Novio secreto - Cap. 8

0 comentarios
Alguien a favor

La cálida luz de la mañana en su rostro lo despertó, el sonido distante de alegres pájaros le hizo sentir tranquilidad, pero lo que le hizo sonreír como si el resto del mundo no existiera fue la persona acostada a su lado, casi desnuda, si no fuera por aquella tortuosa sábana que tapaba su hermoso cuerpo. Se sonrieron y el universo pareció ser la creación de la vida menos asombrosa, comparada a la de aquel frente a él

   ¿Acaso estoy soñando? —preguntó con la voz cálida, mirando a su ser más especial, pero él no le respondió, solo le observaba, eso lo comenzó poner inquieto, se levantó un poco y estiró su mano, dispuesto a tocarlo, pero en ese instante se desvaneció, a su alrededor solo encontró sombra y un terrible frío que le heló las venas…

Despertó intempestivamente, respirando agitado, con el cuerpo sudándole hasta el último rincón. Se sentó sobre su cama y miró alrededor, la noche lo encontró solo en su habitación, sus propias respiraciones hacían un eco, todo se sentía vacío, dentro y fuera de él. Los ojos se le humedecieron y tapó su rostro, encogiendo las piernas se ocultó, casi en posición fetal, así permaneció un rato, luego se tiró de espaldas a la cama y miró al techo, sin observar, la mirada perdida, tratando de no sentir el terrible dolor que le estaba impidiendo respirar, pero era imposible, sentía que se ahogaba

   Jaejoong… ¿por qué? —susurró apesadumbrado, cerró los ojos y se tapó la cara de nuevo, volviendo a llorar, cada vez le era más imposible contenerse, pero dentro de él sabía que no podía estar deprimido por tanto tiempo, debía recuperar a Jaejoong, así tuviera que gritarlo a los cuatro vientos


Jaejoong miró su celular de nuevo cuando comenzó a sonar, era Yoochun, pero él no quería responderle, estaba muy molesto con él, aunque le dolía porque era su mejor amigo, pero debía ser firme en mostrarle su postura en contra de que odiara su relación con Changmin, incluso aunque esta ya había terminado

   Diablos, te extraño tanto… —dijo al recordar a su ex novio. Desde que el Sol amaneció no dejaba de pensar en él, ni siquiera había comido, no recordaba las horas que tenía sin hacerlo

Jaejoong estaba acostado en su amplia cama, no quería levantarse porque aun percibía el olor de la colonia que usaba Changmin, ni siquiera se había bañado para no opacar aquel olor, se sentía como un vago pero no le importaba, el aroma de su ex era lo único que lo mantenía lúcido en esos momentos. Se abrazó a la almohada y cerró los ojos, intentando dormir


Con pesar Changmin se levantó de cama y tomó un baño, su mente estaba automatizada para trabajar bajo la situación que fuera y necesitaba ir a esa estúpida sesión de fotos. Salió de casa y fue por su propio pie al lugar, negándose a que el manager lo recogiera después de haber recogido a Yunho, ya que no tenía ganas de verle la cara, salvo lo indispensable

Llegó y fue inevitable, Yunho ya estaba ahí, lo comenzaban a maquillar, el mayor lo miró a través del espejo pero Changmin le sostuvo la mirada menos de un segundo, avanzó hacia su lugar y se sentó, estaba muy cerca del de Yunho, pero hizo como si no estuviera ahí. Mientras que el mayor por dentro se sintió terriblemente mal, Changmin podía ser muy frío si se lo proponía y era la primera vez que se la aplicaba a él

   Diez minutos chicos —indicó el director de fotografía, Yunho ya estaba vestido pero Changmin no, así que se levantó de donde estaba y fue con la cordi, no tardó mucho y regresó para maquillaje, mientras la otra chica terminaba a Yunho

   Comenzaremos contigo —indicó alguien del staff, Yunho miró a Changmin esperando que le correspondiera pero no tuvo éxito, así que se marchó, el menor le miró la espalda mientras se alejaba, a través del espejo, se sintió mal por tratar así a su hyung, pero solo de recordar lo que hizo le daban ganas de estrangularlo.

Terminaron ambos sus sesiones individuales y les tocó hacer algunas fotos juntos, pero Changmin evitó en lo posible cualquier acercamiento, aunque el fotógrafo hacía indicaciones su actitud fue fría en todo momento

   Bien, es todo —dijo el fotógrafo mientras apagaba la cámara, Changmin y Yunho agradecieron educadamente y se apartaron de la zona de reflectores, como era costumbre, vieron sus fotos en los monitores antes de que pasaran a edición

   Excelente trabajo chicos —halagó el director, ellos agradecieron y se despidieron del staff, luego fueron a cambiarse de ropa, el mánager los acompañaba, lo cual agradeció Changmin, no quería estar solo con su compañero

   Gracias —respondió Yunho cabizbajo, el manager los miró fijamente y enarcó una ceja

   ¿Están peleados? —preguntó confundido, enseguida los dos voltearon

   ¿Qué? —inquirió Yunho

   Los conozco muy bien, nunca están tan distantes —observó con maestría, mirándolos a ambos, el menor apartó la mirada y bufó

   Me voy a casa – dijo finalmente y les pasó de lado a ambos, pero antes que pudiera salir de la habitación, su mánager lo sostuvo de un brazo y se lo impidió - ¿Qué pasa?

   No me importa lo que pasó entre ustedes, lo arreglan ahora o ninguno sale de aquí – ordenó con voz autoritaria, ambos sabían que esa forma inflexible de ordenar no era refutable, así que no tuvieron remedio – Cerraré la puerta y estaré afuera – indicó y salió

Reinó un silencio incómodo por alrededor de dos minutos, hasta que Changmin se decidió a mirarlo, Yunho tardó en corresponder la mirada, avergonzado

   Si crees que te perdonaré por lo que hiciste puedes irte olvidando – sentenció molesto, aunque se sentía mal por hablarle así a su amigo, estaba muy decepcionado y enojado por lo que les hizo a él y a Jaejoong

   Y si tú crees que me arrepentiré de lo que hice, también olvídalo – respondió sin dejar de sostenerle la mirada, ambos se voltearon la cara mutuamente, cruzándose de brazos

   Pues tampoco me arrepiento de haberte golpeado en el estómago, solo me arrepiento de no haberte partido la cara – secundó en el mismo tono – Pero perdóname por llamarte hijo de perra, tu mamá no tiene la culpa de tener un hijo tan imbécil – culminó, volteando a verlo, Yunho hizo lo mismo y le sonrió

   ¿Es eso una disculpa? – preguntó aliviado, Changmin tardó en responder, mirándolo fijamente

   No, eso fue un “Soportaré verte la cara en el trabajo si no vuelves a meterte en mis asuntos” – contestó de mala gana, pero Yunho lo conocía bien y sabía a la perfección que esa mirada que le echaba en esos momentos contradecía a sus palabras. Changmin en realidad tenía muy buen corazón y él lo sabía

   Gracias Changmin – dijo en tono suave y le sonrió nuevamente, Changmin solo asintió y le dio la espalda, avanzando hacia la puerta, Yunho lo siguió, en silencio, afuera se reunieron con el mánager y fingieron haberlo solucionado del todo frente a él.


El celular de Jaejoong sonó insistentemente durante varias horas hasta que no hubo más, él sabía que se trataba de Yoochun, que seguramente la culpa lo consumía, que quería arreglar las cosas con él, pero estaba enojado con su amigo, con todo a su alrededor, cuestionándose si había tomado la decisión correcta, hasta que recordó las cartas anónimas, los chantajes, lo que Yunho le dijo acerca de la misma situación, si Changmin estaba realmente en peligro él lo protegería, contra viento y marea, así tuviera que dejarlo libre

   Quizás algún día nos volvamos a ver —pensó con nostalgia, a punto de llorar de nuevo, pero se hizo el fuerte y solo suspiró profundo para dejarlo pasar— Quizás es tiempo de tomar otra clase de decisiones

Jaejoong vio la hora en su celular, y aunque ya era de noche no le importó, hizo una llamada al celular personal del presidente de su agencia, sabía que ya no se encontraba a esa hora en las oficinas, además rara vez estaba ahí con seguridad.

La llamada duró casi una hora, aunque el CEO quiso reunirse en persona, él no quiso, tratando todos los asuntos en esa casi breve llamada. Discutieron sobre la forma en que hicieron las cosas, usando a Yoochun casi como carnada, eso había molestado mucho a Jaejoong, así se los hizo ver, aunque el CEO le ocultó sobre su reunión con el CEO de SM Entertainment. Las mentiras continuaban, pero Jaejoong había tomado su decisión

   Estar ahí quizás me ayude a aclarar mi mente, si tengo mejor suerte dejaré de amarte mi Changmin, haré todo lo posible por sacarte de mi corazón —suspiró y dejó caer pesadamente su cuerpo sobre el colchón, agarró su celular y miró la lista de llamadas perdidas, casi todas eran de Yoochun, pero entre ellas encontró una de Junsu, sonrió animado y pensó en llamarle, pero realmente se sentía muy triste y no quería contagiar a su alegre amigo


La mañana siguiente, Changmin revisó su agenda y no encontró nada programado para ese día, así que se bañó y vistió con urgencia, si Jaejoong se negaba a buscarlo, él buscaría a Jaejoong, lo había decidido. Así que salió de casa y se dirigió a la zona residencial donde vivía su ex amante, se paró justo enfrente de la entrada del gran edificio y timbró en el número de Jaejoong

   Seguramente es Yoochun —pensó enojado, sin tomarle importancia no fue a revisar el video de vigilancia frente al interfono— Ni crea que le hablaré tan fácilmente —pensó con aun mayor molestia, le daría a su tonto e insidioso amigo una lección.

Changmin siguió llamando sin resultado, no quiso mandar mensaje ni hacer una llamada para advertirle que estaba ahí, aunque supuso que el mayor seguramente lo vio por el video y que por eso no quiso atender

   Algún día tienes que salir —pensó abrumado, cruzándose de brazos, esperó unos segundos y luego volvió a insistir, sin pensar en nada más

Escuchó unos pasos acercarse, pero él estaba inmerso en el timbre, haciéndolo sonar una y otra vez, sin darse cuenta de nada a su alrededor, sin percibir el par de ojos curiosos que lo miraban de forma incrédula

   ¿Changmin? —escuchó una conocida voz que lo sobresaltó, aunque iba cubierto con un gorro de chamarra y lentes oscuros, al parecer logró ser distinguido, pero no fue eso lo que le sorprendió, si no la voz de la persona que lo reconoció

Se giró sobre sus talones hacia dónde provenía la voz y efectivamente se trataba de quien pensó, cruzaron miradas unos instantes, el recién llegado le sonrió en una extraña mueca de asombro, pero él en cambio frunció el entrecejo, desvió la mirada unos instantes y luego se llevó el índice diestro a los labios, pidiéndole que se callara

   ¿Qué haces aquí? Nunca imaginé verte afuera del edificio de Jaejoong —dijo con asombro, pero Changmin le volvió hacer la seña de que se callara, luego se acercó a él y lo agarró del brazo con poco cuidado

   Cállate y sígueme —respondió con voz casi trémula, luego le pasó de lado y caminó con discreción hacia su auto, el otro lo siguió, observándolo con curiosidad. Hizo una seña con su mano de que se subiera del lado de copiloto y obedeció, Changmin subió frente al volante y metió la llave, en cuanto comenzó andar el auto se sintió más relajado— ¿Cómo has estado Junsu? —preguntó tranquilamente, como si nada

   ¿Cómo estoy? Intrigado, sorprendido, confundido e inexplicablemente contento de verte —respondió sonriendo, girando la cabeza hacia él, pero el menor miraba el camino, fijamente

   Necesito un favor —respondió, como si ignorara todo lo anterior

   Supongo que también estás contento de verme —dijo con sarcasmo, pero triste

   ¡No hagas comentarios obvios! —gritó avergonzado, Junsu lo miró de nuevo y sonrió— Pero no es de lo que quiero hablarte

   ¿Entonces?

   Lo resumiré —dijo con tranquilidad— Jaejoong y yo estábamos saliendo

   ¿QUÉ? —preguntó alterado— Saliendo como ¿Novios?

   Así es —respondió tajantemente

   ¿Novios? ¿Eran novios? —preguntó otra vez, confundido a más no poder

   Deja de hacer dramas —regañó enojado— El punto es que él me cortó

   ¿Por qué? ¿No te quiere?

   Si no me quisiera lo mandaría al demonio —respondió con sinceridad— La cuestión es que me ama, tanto como yo lo amo, pero me terminó —comentó con tristeza, Junsu le creyó

   ¿Entonces?

   Porque según él lo nuestro no funciona, nos hemos estado escondiendo desde hace mucho tiempo —confesó triste

   ¿Cuánto?

   Desde antes que se fueran de la agencia —admitió— Fue la primera vez que nos separamos, luego nos reencontramos y duramos varios meses, escondiéndonos, hasta hace unos días —explicó rápidamente, sin entrar en detalles— Hasta donde sé, Yunho le hizo tan atroz sugerencia y él obedeció como si nada, estoy tan enojado —dijo indignado, moviendo la cabeza en negativa, Junsu estaba sorprendido

   Increíble —expresó— Sí que lo ocultaron bien

   Al parecer no

   ¿A qué te refieres?

   Te contaré algo —dudó un poco— Pero no se lo digas a Jaejoong

   No, dime

   Llegó una nota a la empresa, es anónima pero al parecer viene de alguien que trabaja dentro de los medios de comunicación —pausó unos segundos— Acompañada de fotos, Jaejoong saliendo de mi casa

   No puede ser —exclamó asustado— ¿Qué pasó con esas fotos?

   No lo sé —movió los hombros— La empresa iba a encargarse, yo les mentí sobre la identidad, aunque no desmentí que salía con un hombre

   Interesante

   Ni tanto, porque creo que no me creyeron, debieron hablar con Yunho, por eso él se involucró en asuntos ajenos, ese idiota….

   Changmin, pero eso es muy grave, si todos los medios se enteran, si mi empresa se entera, no sé qué podrá pasar

   No me importa —interrumpió, molesto— Amo a Jaejoong y esta vez quiero luchar por él, esta vez no vamos a separarnos, lo voy a recuperar

   Changmin —la determinación de su ex compañero conmovió a Junsu— ¿Y lo que quieres que yo haga es?

   Ayúdame a verlo, te lo suplico, no puedo ni quiero vivir sin él

   ¿Cómo lo hago?

   Volvemos al departamento, me escondo y llamas a la puerta, él te dejará pasar y yo subiré contigo, es todo —explicó a la brevedad

   ¿Y si no me abre? Por lo que vi estabas desesperado timbrando

   Así es, pero por eso vas a llamarlo al teléfono, diciendo que no atiende al timbre

   Cierto, que buen plan

   Gracias Junsu, no pensé que quisieras ayudarme —dijo con tristeza

   ¿Por qué no lo haría?

   Ya sabes, por todo lo que pasó… realmente nunca tuvimos tiempo de sentarnos a hablarlo con calma, todos —admitió luego de un suspiro, Junsu sonrió

   Eso ya no importa, lo increíble ahora es que ustedes dos se aman, no me lo habría esperado nunca, pero me siento contento, me alegro por ustedes

   ¿En verdad? —miró hacia su lado unos instantes, el mayor asintió

   Noté un cambio en él, sus ojos volvieron a brillar, me sentía un poco triste que no me dijera lo que le estaba pasando, que no me hablara de su repentina felicidad, pero no me enojé, ahora que sé de lo que se trataba me siento contento —explicó sincero, Changmin sonrió, aliviado

   Gracias Junsu —el aludido negó

   Gracias a ti por hacerlo feliz —sonrió con emoción y Changmin también sonrió, conmovido, era lindo encontrar alguien que estuviera a favor de su amor por Jaejoong


El timbre había dejado de sonar con insistencia y se sintió más aliviado, aunque la culpa lo atacaba de repente, él y Yoochun eran los mejores amigos, estarlo ignorando así le hacía sentir mucha tristeza, pero debía resistir si quería aprender a delimitar sus asuntos personales, aunque se dejó llevar por las palabras de su ex compañero, pero estaba decidido a que el maldito chantajeador no se saliera con la suya

Pasaron casi veinte minutos desde el último timbrazo cuando escuchó otro, sorprendido por la insistencia de Yoochun caminó hacia el monitor, pero no era él quien pedía entrar, sino Junsu, recordó que anoche tuvo una llamada perdida de él y supuso que lo preocupó no haberle respondido, se sintió conmovido y decidió atender
   Pasa —dijo amablemente, activó el portón y se alejó del monitor, sin darse cuenta que junto a su compañero, venía Changmin— Pobre Junsu, debe estar muy preocupado, siempre responde al instante —pensó mientras sonreía

Abrió la puerta y la dejó así para cuando Junsu llegara, mientras avanzó hacia la cocina, vería si tenía algo que ofrecerle. Escuchó pasos a la entrada y sonrió

   ¿Tienes hambre? Tengo fruta —dijo con amabilidad, pero no hubo respuesta, se giró sobre sus talones y frente a él, tras la división de la cocina, vio a Changmin, de pie muy cerca de Junsu. Jaejoong miró confundido a su ex— ¿Qué haces aquí? —preguntó alarmado

   Mi amor yo…

   ¡Vete! ¿Qué no fui claro? —respondió nervioso, temblaba

   No me pidas eso, no lo haré —contestó enojado. Jaejoong miró hacia Junsu

   ¿Por qué? No tenías derecho —regañó molesto, pero la mirada de su amigo lo ablandó, así que miró de nuevo a Changmin— Ya no hay nada entre nosotros, será mejor que te vayas

   No, tenemos que hablar

   No Changmin, vete ya, no te quiero ver de nuevo, olvídame —ordenó, temblando cada vez más, tratando de no llorar

   Eres muy injusto, me dejaste en medio de la nada, con una nota confusa, ¿es así como merezco que me dejes? Al menos dame un motivo real, algo que no hayamos hablado cientos de veces —dijo desesperado, entrando a la cocina, se acercó a Jaejoong, pero él lo empujó, mientras Junsu observaba, turbado

   Porque no vale la pena —mintió, sintiéndose terrible

   ¿Qué?

   Lo que puedo perder por tu culpa, no vale la pena —exclamó tratando de convencerlo, pero ni siquiera él estaba convencido— Todo lo que logré en mi carrera, no voy a arriesgarlo por el amor que sentimos, estoy seguro que te puedo olvidar fácilmente —mintió de nuevo, quería herirlo, lastimarlo hasta lo más profundo

   Tú no… no piensas así, ¿verdad?

   Claro que pienso así, nos enamoramos muy jóvenes, siempre hemos tenido un amor muy inmaduro, es hora de que te des cuenta

   ¡No es verdad! Eres todo mi mundo, mi razón de vivir, no es un amor adolescente, te quiero para siempre en mi vida, vámonos lejos si lo prefieres, donde nadie nos conozca, no me importará nada más que tú, te lo juro —suplicó, a punto de llorar, el orgulloso Changmin era capaz de arrastrarse si fuera posible, Jaejoong que lo conocía mejor que nadie sabía que suplicar así no era usual en él, que seguro le costaba mucho, Jaejoong quiso llorar pero se aguantó, observando la mirada acuosa del otro

   No seas ridículo —respondió con dificultad, habría querido fingir que se burlaba de él, pero no podía, era demasiado— No dejaré lo que tengo aquí, prefiero dejarte a ti, estoy seguro que dejarte de amar será fácil si me lo propongo

   ¡Estás mintiendo! —gritó frustrado— Si Yunho te pidió decir todas esas estupideces te juro que lo mato

   No digas tonterías —tragó saliva asustado— Yunho solo me dijo lo que yo ya venía pensando, solo me dio un empujón —mintió de nuevo, y con cada mentira una parte de él iba muriendo— Deja de humillarte así, no quiero volver contigo

   Sé que mientes, te conozco mejor que nadie —se acercó a él y antes que lo rechazara le dio un fuerte abrazo, todo en Jaejooong se desplomó, tuvo deseos de abrazarlo, besarlo, hacerle el amor, pero se contuvo y armándose de valor lo empujó

   Que arrogante eres, acepta que no significas para mí lo mismo que yo para ti, es mejor dejarnos antes de hacernos daño, ahora vete —ordenó con frialdad, Changmin lo miró fijamente en silencio, luego asintió

   Si es lo que quieres te dejo en paz —respiró profundo— Si cambias de opinión, sabes dónde encontrarme, porque yo ni siquiera intentaré olvidarte, siempre te estaré esperando —dijo con una sonrisa dolorosa y su voz se quebró. Changmin se alejó no sin antes sonreírle a Junsu, quien estaba sorprendido, tampoco había creído las crueles palabras del mayor

En cuanto la puerta se cerró, Jaejoong se desplomó sobre la barra, tapándose la cara comenzó a llorar, mientras Junsu lo observaba con impotencia, sin saber que hacer se acercó a él y lo abrazó por la espalda, llorando junto a Jaejoong


NOTA DE AUTOR: Me disculpo por la demora ¿Les ha gustado el capítulo? Me he sentido mal por Changmin, pero Jae tampoco la está pasando mejor, ¿ustedes creen que Junsu debería intervenir? espero sus comentarios :)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD