10 años - Cap. 13

0 comentarios
2013 "Por siempre TVXQ" - Cuarta parte

Changmin llegó a la casa que compartía con Yunho en Japón tratando de no hacer mucho ruido, seguramente a esa hora Yunho ya dormía, no era tan tarde como para preocuparse de no rendir bien en el escenario, pero si lo suficiente para que su amigo se preocupara o pudiera regañarlo. Así que Changmin caminó con cuidado, entró a su habitación y prendió la luz, llevándose una gran sorpresa, Yunho estaba acostado en su cama y estaba dormido, traía puesta la ropa con que lo dejó antes de salirse y no la ropa de dormir que solía usar, no pudo evitar enternecerse con la escena, así que se acercó a la cama con cuidado, se sentó delicadamente a su lado y lo observó, Yunho se veía muy adorable cuando dormía, sobre todo cuando su boca no estaba grandemente abierta, aunque debía confesar que verlo así también le entusiasmaba, a Changmin le gustaba ver indefenso a Yunho, saber de cierta forma que estaba a su merced. Se avergonzó rápidamente al pensarlo y apartó la vista unos momentos, luego estiró su mano y le acarició el cabello, sonrió al acto y sin apartarse lo contempló

-       ¿Qué has estado haciéndome Yunho? – pensó el menor al contemplar el cándido rostro dormido de Yunho, entonces recordó toda su plática con Kyuhyun, estaba de acuerdo en todo, pero le costaba mucho trabajo sincerarse con sus propios sentimientos, sabía que si existía una persona en todo el mundo capaz de hacerle verdadero daño era él mismo. 

No se trataba de Yunho o la extraña relación que mantenían en los últimos años, sino de él mismo, porque justo en esos momentos estaba librándose una dura batalla en su interior 

–      Ya, no puedo torturarme estos días, debes pensar con la cabeza fría Shim Changmin, mentalízate, eres Max Changmin y tu única prioridad es TVXQ – dijo en voz baja pero completamente audible, se cercioró que Yunho siguiera dormido y lo corroboró usando sus manos, llevando la derecha a la entrepierna, al no ver reacción suspiró aliviado y retiró la mano, volvió a mirarle el rostro pero no pudo evitar mirarle después el cuerpo - ¿Qué estás pensando? – avergonzado de sus propios pensamientos

Changmin desvió la mirada, quizás el alcohol que había bebido lo había hecho desinhibido de nuevo 

–         Por tu culpa ya no me domino a mí mismo – reclamó a un dormido Yunho, lo pensó unos momentos y entonces comenzó de nuevo, como por inercia, tal vez como llevado por una especie de embrujo, lo único que supo es que cuando reaccionó su mano ya se encontraba en la entrepierna de Yunho, por encima de la ropa, su miembro se percibía suave, dormía igual que su dueño. Changmin le miró el rostro mientras lo acariciaba, parecía tan tranquilo que no temió despertarlo, así que aferró con menos sutileza los contornos del miembro de Yunho entre su mano - ¿Qué estás haciendo? – aunque se regañaba a sí mismo no pudo detenerse, con su mano derecha continuaba acariciando a Yunho, mientras la izquierda la dirigió a su propio miembro, tocándose por encima de la ropa tras abrir un poco más las piernas, pero comenzó a sentir remordimientos por aquellas acciones y se detuvo abruptamente, pero aun sujetando ambos miembros con sus manos

Miró fijamente a Yunho y como si estuviera esperando, éste comenzó a despertar, entonces rápidamente Changmin retiró ambas manos y se alejó de Yunho antes que éste se diera cuenta de lo que estaba haciendo, o mejor dicho, pretendía hacer. Poco a poco el mayor abrió sus ojos y vio a Changmin levantarse, rápidamente terminó de despertar y se sentó sobre la cama, tallándose después los ojos

-       ¿Acabas de llegar? – preguntó adormilado, Changmin asintió, mirándolo cerca de la puerta de la habitación, Yunho siente un calor extraño bajo su abdomen y baja la mirada, pero todo parecía normal aunque su pene estaba ligeramente levantado, no le costó trabajo pensar en que era solo un acto reflejo, de aquellas típicas erecciones que experimentaban los hombres al dormir, aun así se avergonzó un poco y apretó las piernas, tratando de disimular. Changmin parecía nervioso y Yunho no tardó en darse cuenta de ello - ¿Qué sucede? –

-       Nada – respondió Changmin, tratando de sonreír

-       No te enojes, solo me quedé dormido aquí, perdón – se disculpó Yunho, aunque había querido dormirse ahí con toda intención de dormir al lado de Changmin, como lo habían hecho tantas veces durante su gira Time, pero se arrepintió en esos instantes

-       Está bien, duérmete ahí, yo me iré a tu habitación – propuso tratando de parecer normal, pero su compañero negó varias veces con la cabeza

-       No, es tu habitación, me voy yo – con cuidado se puso de pie y avanza hacia la puerta donde estaba Changmin, el mayor agachó la mirada al pasar a su lado pero antes que pueda salir el menor lo sujetó del antebrazo, impidiéndoselo - ¿Qué pasa? – preguntó Yunho sin mirarlo

-       O podemos dormir aquí los dos – propuso avergonzado, desviando la mirada unos instantes, pero no hubo respuesta inmediata, Yunho giró la cabeza hacia él y lo miró seriamente, Changmin devolvió aquella mirada

-       No, me iré ¿de acuerdo? – contestó con seriedad, se miraron fijamente por varios segundos y entonces Changmin lo soltó, conocía esa mirada fuerte y decidida, aquello fue una orden y él no tenía más remedio que obedecerla

-       Descansa – dijo con amabilidad, regalándole una dócil sonrisa, entonces Yunho sintió un extraño cosquilleo en el estómago, lo supo con solo ver la expresión en el rostro de Changmin, el más alto se entristeció con sus palabras, eso leyó Yunho en aquel gesto

-       También tú – respondió y enseguida se fue de la habitación, Changmin suspiró para sus adentros, se había contenido de sujetarle el rostro con fuerza y besarlo contra su voluntad. Mientras tanto en su habitación, al cerrar la puerta Yunho apoyó la espalda en ésta y suspiró cansado, cerrando los ojos, que ganas de haberlo tirado todo a la basura y aceptar la propuesta, quizás cuando estuvieran juntos en aquella cama Changmin se dejaría tocar y tal vez algo más, pero no había podido, no podía seguir permitiendo estar a merced del menor cada vez que a éste se le antojara, después de todo fue el mismo Changmin quien lo rechazó antes de irse a beber con su amigo Kyuhyun - ¿Hasta cuándo Changmin? Deja de jugar conmigo… - pensó con tristeza, sabía de antemano que él tampoco estaba jugando limpio dentro de toda aquella situación, pero el juego de ‘estira y afloja’ que había creado Changmin entre los dos comenzaba a cansarlo.

Su amor por él no había disminuido en todo ese tiempo, al contrario, había dejado de ser etéreo para convertirse en algo más tangible, algo real, algo físico y sin dudar había crecido más, pero su paciencia disminuía a pasos agigantados, Changmin parecía estar cada vez más interesado en las cosas entre los dos, pero al mismo tiempo parecía más indeciso, se estaba convirtiendo en algo indescifrable.



Horas más tarde tuvieron que despertarse para comenzar a preparar su presentación en el SMTOWN junto a sus compañeros de agencia. Para ambos presentarse en el país del sol naciente en un concierto de SMTOWN resultaba bastante interesante, era una especie de concierto de Tohoshinki y uno masivo, cuando era su turno de salir a escena prácticamente todo el recinto se convertía en un océano rojo, una situación que siempre resultaba interesante. Cuando Changmin despertó, Yunho ya se encontraba sirviendo el desayuno en los platos para ambos, compartieron una mirada cuando el menor llegó hasta la mesa del comedor

-       ¿Jugo? – preguntó Yunho instantes después, el menor asintió dejando de mirarlo y sentándose en una de las sillas frente a la mesa, parecía ensimismado, Yunho lo observó unos instantes y después sirvió el jugo en ambos vasos. El staff les había surtido un poco el refrigerador antes de que llegaran a Japón, así que para Yunho fue fácil preparar algo sencillo para que comenzaran el día – Aquí tienes – dijo amablemente al dejar el plato con el desayuno y el vaso de jugo, luego se retiró y fue por los de él

-       Gracias – contestó Changmin con voz tranquila – Buen provecho – usando el Japonés para decirlo el menor comenzó a comer, Yunho lo observó unos instantes y después comenzó a comer también, ambos en silencio. El menor terminó primero y enseguida Yunho agarró uno de los bordes del plato antes que el menor se levantara

-       ¿Te sirvo más? –

-       No, me sirvo solo – respondió de manera educada y jaló el plato, logrando llevárselo sin dificultad, dejando a Yunho un poco inquieto ¿estaban peleados o algo así? No entendía. Changmin volvió con su plato lleno de nuevo y siguió comiendo, el mayor también hizo lo propio y ésta vez terminaron casi al mismo tiempo

-       ¿Te llenaste? Puedo hacer más… -

-       Así está bien, gracias – interrumpió el aludido, luego le miró y sonrió por compromiso

-       Entiendo –

-       Con permiso, iré a bañarme – se levantó del asiento al decirlo y se alejó, Yunho miró aquella fría espalda hasta perderse dentro de su habitación, luego lo observó salir de ella y entrar al baño. Cuando Changmin salió de bañarse lo hizo ya vestido, por lo general salía en toalla y se vestía en su habitación, pero ésta vez no, Yunho esperaba por el baño, había levantado todo lo restante de la mesa pero los trastos no estaban lavados, era regla entre los dos que si uno cocinaba el otro lavaba los trastos - ¿A qué hora vienen por nosotros? – preguntó tranquilamente

-       En una hora más o menos – respondió en igual término, se miraron en silencio y luego Yunho se alejó al baño, Changmin abrió ligeramente la boca mientras lo miraba, como si quisiera decirle algo pero se arrepintió, así que el mayor entró al baño y lo dejó solo

-       Siento como si nos hubiéramos peleado pero no fue así, es incómodo – pensó con cierto aire de angustia mientras se dirigía a la cocina para lavar los trastos del desayuno, al terminar fue hacia su habitación para arreglar las cosas que se llevaría al ensayo y posterior concierto. Luego de unos minutos escuchó la puerta del baño abrirse, le pareció raro que Yunho tardara menos de lo acostumbrado, seguramente no le había apetecido tirarse unos pasitos de baile como solía hacer. 

Cuando pasó por la habitación del menor lo hizo sin prestar atención en él, Changmin lo miró de reojo y se dio cuenta, así que suspiró cansado, no podía soportar más esa situación, mucho menos a un par de horas de subirse juntos al escenario, así que esperó un momento para salir de su habitación, no quería irrumpir en la de Yunho y encontrárselo desnudo como tantas veces pasó antes, simplemente verlo sin ropa ya no era lo mismo que en el pasado, ahora cuando lo veía sin tela que le cubriese no podía evitar pensar en las veces que había tenido aquel mismo cuerpo sobre el suyo. Llegó hasta la habitación y tocó un par de veces

-       Espera… - escuchó la voz de Yunho desde el interior, tardó unos segundos nada más en abrir, al hacerlo Yunho lo recibió con una sonrisa – Dime –

-       ¿Podemos hablar? – preguntó seriamente

-       ¿De qué? – contestó con disimulo, mirándole con aquellos ojos inocentes que solía poner

-       De lo que está pasando – respondió ligeramente avergonzado

-       ¿Qué está pasando? No entiendo – aguzó la mirada al decirlo, como si pretendiera orillarlo a iniciar una típica conversación incómoda entre los dos

-       Yunho, déjame entrar – pidió al ver que su amigo cerraba la puerta un poco más, como si estuviera a punto de cerrarla en sus narices. El mayor lo observó unos instantes sin responder, luego se hizo a un lado y abrió la puerta, Changmin entró y lo primero que vio frente a él fue la cama, instantáneamente recordó algunas cosas de su primera vez con Yunho, entonces desvió la mirada pero no se acobardó, terminó de entrar, el otro lo observó desde un punto cercano a la puerta mientras Changmin avanzó unos pasos más, lejos de la puerta y lejos de la cama, se miraron fijamente

-       Dime ¿qué está pasando? ¿de qué quieres hablar? – cuestionó con un tono de eterna paciencia, Changmin suspiró antes de comenzar

-       Perdóname –

-       ¿Eh? – lo miró fijamente, sin entender el motivo de su disculpa

-       Por rechazarte anoche, debí besarte y ahora estaríamos bien – explicó avergonzado, sin dejar de mirarlo a los ojos, Yunho se sorprendió de aquellas palabras pero guardó silencio por unos momentos, luego sonrió de forma sarcástica, pocas veces lograba mostrar aquella ruda sonrisa, pero Changmin sabía que cuando la mostraba estaba siendo completamente sincero

-       ¿Crees que estoy enojado porque me rechazaste un beso? – preguntó casi con burla, a Changmin le dolió escuchar ese tono en su voz. No respondió, solo lo miró fijamente – No estoy enojado Changmin, ni siquiera es eso, solo estoy cansado – explicó con firmeza, con una expresión casi vacía, luego sonrió – Y tú me pides perdón por rechazarme un beso, creo que jamás entenderás el fondo de todo esto – continuó, sin esperar una respuesta, ni siquiera una reacción por parte del otro – Te quiero, me quieres, nos deseamos, hemos tenido intimidad numeras veces, en dos ocasiones incluso llegamos al sexo, pero tú pareces ser el mismo de siempre, distante, confundido, me dejas acercarme y cuando creo haber llegado a ti me alejas, ya no puedo seguir así… no quiero más esto, no quiero caer más y más en éste juego – culminó con un quiebre de voz, pero manteniéndose firme en su mirada y su lenguaje corporal, Changmin tragó saliva mientras analizaba todas y cada una de las palabras, pero le dolió que usara la palabra ‘juego’ ¿Es que Yunho pensaba que para él todo era un juego?

-       No eres para mí ningún juego y no quiero que me mires de esa forma, no soy un monstruo, no soy ese ser horrible y egoísta que dibujas en tus palabras – respondió sin temor a nada, Yunho lo miró en silencio, pensando en lo que podía decir, pero no salió nada, quizás todo estaba dicho - ¿Por qué eres tan injusto? – ante la pregunta el mayor estuvo a punto de responder, pero el otro se le adelantó antes que lo hiciera - ¿Crees que para mí no es importante todo lo que ha sucedido entre nosotros? ¿Crees que me muestro confundido y distante solo por hacerte sufrir? ¿No has intentado ponerte en mi lugar al menos una vez? – pausó unos momentos - ¿Quién de los dos cedió para que el sexo por fin fuera posible? Se trata de mi cuerpo Yunho… y te permití tomarlo, te dejé… - volvió a detenerse, pensando en qué decir, ambos tenían los rostros cubiertos de color carmesí y no dejaban de mirarse a los ojos – Dejé que penetraras algo más que mi cuerpo, te entregué sentimientos y sensaciones que ni siquiera sabía que tenía. A ti que eres hombre y mi amigo ¿Cómo crees que debo sentirme? Piénsalo, quizás eres tú quien no termina de comprender nada… - terminó su discurso, su corazón latía tan rápido como si acabaran de bajar del escenario, compartieron la misma mirada de momentos atrás, en completo silencio

Yunho tuvo miles de respuestas a eso pero ninguna podía decirla, sintió que la mano le temblaba y la colocó en su cadera, luego agachó la mirada, como si pensara de nuevo qué responder, Changmin no esperó y solo lo observó desde el mismo lugar 

–         Todo esto es absurdo… - sin decir más solo salió de la habitación.

Yunho alzó la mirada cuando escuchó los pasos y no trató de detenerlo, estaba confundido, no había pensado nunca en todo lo que Changmin había dicho, sobre todo aquella difícil pregunta: “¿No has intentado ponerte en mi lugar al menos una vez?”. 

La verdad es que Yunho jamás había pensado en lo que sería estar en el lugar del menor, por primera vez el peso de aquella suposición le aplastó con fiereza, Changmin no lo amaba, él si amaba a Changmin, aquella desventaja del menor no la poseía él, para Yunho era fácil hacerlo sentir culpable por “jugar” con él, porque estaba enamorado, el hecho de que Changmin no se tomara las cosas “seriamente” resultaba un sufrimiento para él porque vivía un amor no correspondido, pero eso Changmin no lo sabía ¿Por qué le reclamaba por todas las cosas que siempre le había reclamado si el menor no era capaz de ver todo el panorama? Pero no era su culpa, porque Changmin desconocía sus sentimientos, entonces Yunho lo comprendió, quien siempre fue injusto y egoísta había sido él, porque envolvió a Changmin en el entorno de su “historia de amor” solo que sin conocerla, de haber sabido el menor que él lo amaba muy seguramente ni siquiera hubiese permitido aquel primer beso en el viejo departamento, nada entre ellos habría pasado, porque si Changmin hubiera sabido de su doloroso amor habría sido incapaz de ilusionarle y luego hacerlo pedazos. 

Ahora comprendía el temor de Changmin, su desesperada petición de que ninguno se enamorara, porque la existencia o inexistencia del amor en una relación cambiaba todo, los había cambiado a ambos

-       Quizás sea momento de decirle que lo amo y que todo esto termine, cuando él lo sepa, cuando esté enterado se horrorizará y no permitirá que haya nunca más algo entre nosotros, dejaré de ser un egoísta y pensaré en ti, perdóname Changmin – pensó avergonzado y triste, aquel momento era el que más temía, el de la despedida. 

Salió de su habitación y encontró a Changmin en uno de los sillones de la sala, estaba sentado pero con la espalda encorvada al frente, las piernas ligeramente abiertas y los codos sobre sus rodillas, ocultando la cabeza entre sus brazos, las manos sobre su cabello, cerrándose los dedos por encima de su cabeza 

-        ¿Estás bien? – preguntó alarmado al verlo en aquella pose, pero no hubo respuesta, así que se acercó, pero Changmin no se movió ni un poco, ni siquiera cuando él decidió sentarse a su lado. Yunho inclinó la cabeza hacia él, miró los ojos del menor cerrados, por sus pestañas se asomaban un par de gotas – Lo siento, fui muy duro – sin responder el menor movió la cabeza en negativa, bajó las manos de su cabeza y apoyó por completo los brazos sobre sus piernas, agachando más la cabeza – Changmin… - habló con voz dulce, sin dejar de mirarlo, estiró su mano hasta su barbilla pero sin hacerlo voltear, se acercó y besó su mejilla, subió un poco más y depositó otro beso en su pómulo, quedándose ahí, deslizando su mano hasta rodearle el rostro y poco a poco lo giró hacia él, el menor no se opuso y sin abrir sus ojos terminó de voltear, sus narices se toparon y sutilmente abrieron sus labios, comenzando a besarse

Changmin abrió los ojos y las lágrimas que se agolpaban en sus pestañas cayeron, observó el rostro tranquilo y entregado de Yunho al besarle, sus ojos cerrados, luego él los volvió a cerrar y culminaron ese beso en medio de un jadeo lleno de satisfacción pero también de dolor, Yunho sonrió aún con sus rostros tan cerca, ninguno había abierto sus ojos 

–         Perdóname, de verdad… lo lamento – sujetó su cara con ambas manos y le besó de nuevo, ésta vez sin respuesta, solo besando sus inmovibles labios – He sido cruel contigo – lo soltó pero no se apartó del todo, los dos abrieron sus ojos, Yunho vio aquellas lágrimas y nuevamente el peso de todas sus mentiras cayó sobre él

-       Ambos tenemos la culpa – comentó al fin el menor, luego se enjugó las lágrimas y le sonrió con tristeza, Yunho lo observó unos instantes, luego asintió – Y los dos debemos ponerle fin a todo esto – sugirió con un nudo en la garganta, Yunho asintió de nuevo luego de unos momentos

-       Pero antes debes saber algo – refutó el mayor con nerviosismo, Changmin lo observó fijamente, de nuevo aquel semblante decidido de Yunho, sintió escalofríos – Resulta complejo para mí hablarte de esto, pero nadie mejor que tú para conocer mi más grande secreto – comenzó con elocuencia, pensando que palabras usar, no se atrevía simplemente a decir “Te amo” tenía antes que justificar sus palabras, después de todo aquella era una confesión difícil – Cuando te conocí… - justo en el momento que Changmin prestó mayor interés en las palabras de Yunho, el timbre de la casa sonó, al oírlo Yunho gruñó con enojo de forma poco audible, en cambio el menor terminó de erguir la espalda y miró hacia la puerta, luego fijó su mirada en Yunho

-       Platicamos después – dijo tranquilamente, sabía que era el manager que había ido por ellos, el mayor sintió una enorme decepción, seguía temblando tan solo de pensar que por fin el otro sabría de sus sentimientos, pero los habían interrumpido. Changmin lo miró y se inclinó hacia él, regalándole un beso sobre los labios – Luego hablamos, después de eso nos daremos el último beso, prométemelo – pidió casi en tono infantil, Yunho sintió que se estremecía pero sonrió, se miraron fijamente hasta que de nuevo sonó el timbre y eso los exaltó, entonces Changmin se puso de pie y fue hacia la puerta para abrir. Yunho se quedó en el sillón, pensando unos momentos antes  de escuchar la voz de su manager, entonces tomó su actitud de Yunho U-know, era momento de atender los deberes de su profesión


Como era de esperarse, el concierto fue todo un éxito, en Japón Tohoshinki era el más popular, pero las fans acogían muy bien a los demás artistas y como siempre todo salió bien. Para Yunho fue emocionante ver a Changmin divertirse sobre el escenario con Kyuhyun, ambos portando unas botargas para cabeza en forma de fresa, mientras lo veía miles de recuerdos con él se agolparon en su mente, desde el inicio de su historia, cuando se conocieron, a medida que se convirtieron en amigos, en confidentes, cuando vivieron tiempos difíciles solo ellos dos, cuando comenzó todo aquello de su “relación especial”, cada beso, cada caricia, cada momento, le resultó casi imposible pensar que eso estaba por terminar, que tanto él como Changmin habían llegado al tope, ya no podían más, era eso o perderse uno al otro para siempre, era obvio que ambos se cuidaban y que esa decisión por primera vez era mutua. 

Ahora que el concierto había terminado se despedían del público según lo acostumbrado, mezclándose los artistas de los diferentes grupos, jugueteando, aprovechando las pocas veces que podían verse unos a otros, los SMTOWN siempre eran muy divertidos para todos. Cuando bajaron uno a uno del escenario hasta vaciarlo comenzaron a salir los asistentes, Changmin había aprovechado para reunirse con Kyuhyun, Minho y otros artistas de la compañía, mientras que Yunho fue abordado por Donghae, ambos se saludaron con gusto a pesar de haberse visto antes en el escenario

-       ¿Cómo estás? – preguntó el miembro de SJ ya que no habían tenido oportunidad de charlar

-       Bien ¿Qué tal tú? –

-      También – respondió sencillamente, luego guardó silencio y miró a Yunho unos momentos, él lo entendió rápidamente, Donghae quería decirle algo y no sabía por dónde comenzar, conocía muy bien al chico, después de todo era uno de sus mejores amigos

-       Ya dilo, no te golpearé – dijo de pronto el miembro de TVXQ, su amigo se sorprendió unos momentos pero después sonrió, había sido descubierto

-       Escucha, tú sabes que no me gusta meterme en asuntos ajenos a mí, que soy un pacifista y siempre trato de mantenerme al margen pero… -

-       Heechul te pidió que hablaras conmigo – interrumpió tranquilamente, sin fastidiarse, conocía a Donghae y sabía que lo que le decía era cierto, él no solía meterse donde no lo llamaban pero seguramente la insistencia del amigo de ambos había resultado muy persistente, así que no lo culpaba

-       Perdón, pero él realmente se toma en serio su amistad, si no, no insistiría, por favor dale una oportunidad de hablar contigo – pidió con sinceridad, Yunho volvió a sonreír

-       Lo haré por ti – respondió enseguida

-       No, hazlo por él, en serio. Nuestra amistad es muy valiosa para él y para mí, sé que para ti también, desde siempre hemos sido los tres, no lo olvides – volvió a pedir con llana sinceridad, el mayor no respondió hasta después de unos segundos

-       Sé que es importante nuestra amistad, pero él me engañó, compréndeme porqué estoy enojado, perdón si has quedado involucrado, no ha sido tu culpa, no pretendo ponerte de mi lado, pero si te prometo que hablaré con él – explicó elocuentemente, Donghae sonrió contento y asintió después

-       Gracias. Nos vemos después –

-       Sí – se despidieron con un abrazo rápido y Yunho se dio media vuelta, comenzando a avanzar hacia el basckstage, pero Heechul salió de entre unas bambalinas y lo interceptó – Estabas oyendo ¿verdad? – observó el menor de los dos al miembro de SJ, Heechul agachó la cabeza unos instantes, luego le sonrió

-       Lo siento, sé que fue infantil – se disculpó pronto, Yunho lo observó en silencio - ¿Ya me perdonarás? – preguntó con mirada de cordero – Todo lo que hice fue solo porque los quiero – se excusó rápidamente

-       Quiérenos por separado, no tengo problema, pero no vuelvas a hacer eso, más aún… no se te ocurra involucrar a Changmin – sentenció para asegurar que Heechul no se le ocurriese hacer lo mismo con él. El miembro de SJ lo pensó mientras guardaba silencio, había prometido a Jaejoong reunirlo con Changmin alguna vez

-       También quiere verlo – confesó sinceramente, aquello molestó a Yunho

-       De ninguna manera, protegeré a Changmin de cualquier cosa que pudiera dañarlo, sé que verlo le afectará – comentó irritado

-       ¿No es más bien que quieres protegerte a ti mismo? – espetó con firmeza

-       ¿Qué? –

-       ¿Tan importante era Jaejoong para Changmin que tienes miedo? ¿Qué vuelvan a ser amigos? Dime lo que te afecta ¿Qué te duele Yunho? – las insinuaciones del mayor descolocan los estribos de Yunho y éste enseguida se acerca a él casi de modo amenazante, como nunca antes lo había hecho con él, Heechul siente una opresión en la boca del estómago pero le sostiene con dureza la mirada, si estaba siendo rudo y directo con él es porque le importaba, y porque había descubierto su secreto hace tiempo

-       ¿Te burlas de mí? – preguntó enojado

-       Sabes que no, así como sabes lo que trato de decir – respondió tranquilamente

-       Tonterías… me voy – no quería aceptar palabras sin sentido, al menos no lo tenía en ese momento, pero el mayor no estaba dispuesto a permitir que se marchara

-       ¿Tanto es tu amor por él? – inquirió antes que Yunho diera su tercer paso lejos de él, haciendo que se detuviera, aun dándole la espalda – Solo alguien que te conoce tanto como yo se daría cuenta ¿no es así? Porque es tu secreto más preciado ¿cierto? Tanto que ni siquiera me lo dirías a mí, pero yo lo sé, amas a Changmin ¿verdad? Estás enamorado de él… - dijo en voz baja pero audible, a su alrededor no había nadie, por eso Heechul no había dudado en decirlo. Yunho se quedó quieto donde estaba, dándole la espalda a su amigo – No te preocupes, ni siquiera lo he hablado con Donghae, pero creo que él también lo sabe, a veces los mira juntos y su cara se endurece, creo que ambos sentimos tristeza por ti, tal vez… – explicó sin sutilezas, Yunho no podía creer lo que el otro le decía, ¿Tan evidente era? ¿Por qué Donghae jamás habló de eso con él?

-       Cállate – respondió tajantemente y sin decir nada más comenzó a alejarse de él

-       ¡Quiero que me perdones! Pero no me arrepiento de lo que hice – confesó mientras Yunho se alejaba, pero no fue tras él, Heechul se entristeció pero no abandonó aquella mirada fría y determinante que ponía cuando solía ser una persona seria – Solo es porque te quiero, no pretendía hacerte daño – dijo en voz baja, pero ya no estaba Yunho para escucharlo, sin embargo Heechul estaba seguro que tendría una nueva oportunidad de hablar con él más adelante, cuando el enojo mermara un poco más. Ahora solo debía concentrarse en lograr que Changmin se reuniera también con Jaejoong, se lo habría prometido al miembro de JYJ


Cuando regresaron a casa después de haber celebrado con los demás miembros de la compañía y sus respectivos staff, Yunho y Changmin se encontraron de nuevo con el silencio, tenían una conversación pendiente, ambos pensaban en ella pero ninguno se atrevía a dar el primer paso. El mayor estaba en su habitación, acostado con los audífonos puestos mientras leía un tomo del manga de One Piece, en tanto el menor también estaba en su habitación, leyendo la última novela de Haruki Murakami, recién publicada ese año, como siempre, la trama le había envuelto tanto que se encontraba inmerso en la lectura, solo cuando tomaba un pequeño respiro recordaba a Yunho y el inicio de su relato… “Cuando te conocí…” así lo había comenzado y así se quedó antes que los interrumpieran

-       ¿Qué habrás querido decir? – pensó en unos momentos, dejando el libro sobre la cama con el separador dentro, miró hacia el techo y luego cerró los ojos, recordando el beso que se dieron antes que llegara el manager, que sincero y profundo le pareció. Entonces se tocó los labios con la punta de los dedos y sonrió, pensando ¿Realmente era capaz de abandonar todo eso? ¿Estaba Yunho dispuesto también? O quizás solo fue la debilidad del momento, la congoja de saber hasta donde habían llegado porque ambos lo permitieron, porque ambos eran culpables de hallarse atrapados en medio de una extraña pero exquisita relación, un sadomasoquismo opcional del que quizás jamás lograrían escapar – Si no hablas tú lo haré yo – dijo para sus adentros, decidido, luego se puso de pie, salió de la habitación y fue hacia la de Yunho, pero éste se había quedado dormido, ¡Vaya novedad! Él siempre se quedaba dormido mientras hacía algo, en cualquier lugar – Menos mal que nunca te quedaste dormido cuando estuvimos… - se sonrojó sin siquiera ser capaz de terminar su frase, solo se acercó al manga que ahora yacía tirado en el suelo y lo levantó, colocándolo sobre la cómoda, después se acercó a la cama – Descansa… Yunho – se agachó hacia él y casi besa sus labios, pero se arrepintió y solo besó la mejilla, cerca de la comisura de su boca, se levantó y apagó la luz, luego con cuidado cerró la puerta y fue a la cocina por algo para comer, pasaba de la una de la madrugada, momento perfecto para un bocado



Sus actividades como Tohoshinki esos días impidieron que pudieran conversar lo que dejaron pendiente, ese fin de semana fue de SMTOWN en Tokio, sin embargo regresaron a Corea el día 29 de Octubre, cada uno se haría cargo de sus actividades individuales, en unos días Changmin viajaría a Busan para grabar el programa donde aparecía como MC, mientras que Yunho tenía otros asuntos pendientes. Al salir del aeropuerto los esperaba como siempre la vagoneta que los llevaría a sus casas. Mientras viajaban dentro de ella, ambos se encontraban en la parte trasera, adelante junto al chófer iba el Manager

-       ¿Crees que ya lo olvidé? – dijo de pronto Changmin, en tono bajo, Yunho lo había escuchado perfectamente y volteó hacia él, el menor lo miraba con seriedad

-       ¿El qué? –

-       Nuestra conversación – respondió un poco avergonzado, se habían prometido un beso de despedida después que Yunho le contara aquello, desde entonces no se habían vuelto a besar aunque se trataban casi con normalidad, como siempre. Yunho lo miró fijamente al escuchar eso y tragó saliva, después de su charla con Heechul ya no le parecía tan buena idea confesarse con Changmin, después de todo su amigo había dicho cosas muy ciertas, él se protegía a sí mismo, incluso del mismo Changmin a quien se juró proteger. Vaya lío

-       Eso ya no importa – respondió tajantemente, asombrando al otro

-       ¿Qué dices? Parecías muy convencido en querer contármelo – se quejó enseguida

-       Sí, pero era una tontería, no me prestes atención – mintió sin problema – Olvídalo ¿sí? –

-       Yunho – el aludido volteó, mirándolo fijamente – Aun así… me debes algo – reclamó avergonzado, Yunho y él se habían prometido un beso de despedida, aunque la voz y el tono de Changmin dieron a entender que quería otro tipo de despedida, o quizás solo era un reflejo de sus propios deseos, Yunho quería estar con él por tercera vez y quería creer que era lo mismo para el menor, pero era incapaz de leerlo en sus ojos, solo podía suponer

-       Lo sé – estiró su mano y rozó ligeramente la suya – Quédate ésta noche en mi casa – propuso sin vacilar, era extraordinaria la forma en que podían girar su propia historia en unos segundos, Changmin se sonrojó y asintió, sin decir nada. El mayor sonrió y se dirigió al chófer y el manager, no hacía falta ir a casa de Changmin y dejarlo primero, el menor se quedaría en su casa esa noche. La situación era habitual en los dos, así que para el chófer y el manager resultaba algo normal.

Llegaron hasta el hogar el Yunho, donde tantas veces habían estado a solas, incluso compartiendo cama cuando el invierno era muy frío, o cuando simplemente querían la compañía silenciosa del otro, incluso habían vivido cosas ahí, los típicos besos esporádicos que se daban en cualquier lugar cuando había oportunidad, pero todo eso fue antes de romper la barrera más crítica y espesa de su relación. La pasión física. Si en algo Kyuhyun había acertado completamente entre todas sus palabras para Changmin es que entre el recién mencionado y Yunho nada sería lo mismo, aquello podía sentirse con tan solo estar ahí, a solas en un lugar tan íntimo como la casa de Yunho, evitando mirarse directamente a los ojos, evitando preguntarse sin palabras si estaban listos para acostarse por tercera vez. Quizás ambos lo deseaban, o quizás ninguno lo quería en esos momentos, pero ni uno ni otro parecían querer investigarlo

-       Yunho… -

-       ¿Sí? – respondió tan pronto le escuchó, se miraron por primera vez desde que habían entrado a casa del mayor – Dime –

-       Tengo sed – sonrió - ¿Me regalas agua? – preguntó tímidamente, casi como si hubiera preguntado por algo más. Yunho asintió con amabilidad y se retiró a la cocina, era extraño, el menor solía estar en su casa como si fuera la propia, incluso solía atacar el refrigerador apenas pisaba un pie adentro, pero se le notaba nervioso. Al cabo de unos momentos Yunho regresó portando el vaso con agua, encontrándose con un Changmin cerca de uno de sus cuadros, aquel que le reprochó en un ocasión que no estaba lo bien limpiado, el menor lo observaba

-       Aquí tienes – lo llamó desde atrás y el aludido enseguida volteó para agarrar el vaso, sus manos se tocaron en el momento y enseguida sus ojos se encontraron, pero Changmin no agarró el vaso en ese instante

-       Gracias – respondió con seriedad, poco a poco agarró el vaso y Yunho lo soltó. Cerró los ojos mientras bebía el contenido completo del vaso y al terminar los abrió – Yo lo llevo – comentó antes que Yunho le quitara el vaso, luego se alejó hacia la cocina. Yunho suspiró, quedándose mirando hacia el vacío, pensando. Cuando Changmin regresó con sus pasos lentos y silenciosos lo observó, su amigo parecía tan indefenso, sintió escalofríos, rara vez se veía a Yunho en esa pose y con aquel gesto - ¿Estás bien? – preguntó instintivamente, Yunho volteó y le sonrió

-       Sí, perfectamente bien – respondió con su característica amabilidad, Changmin le respondió la sonrisa mientras lo observaba

-       Escucha - habló antes que Yunho comenzara, lo había visto con esas intenciones al abrir la boca ligeramente – Sobre todo lo que te dije en Japón… no pensaba hacerte sentir culpable, perdón – confesó con un sutil tono de voz, Yunho negó con la cabeza, sin hablar – Mi confusión es real, tienes que entenderme, tuve sexo con un hombre, contigo… - se sonrojó – Sé que para ti también fui el primer hombre, pero tú no… -

-       No fui pasivo – completó con vergüenza, sonrojándose un poco más, Changmin asintió

-       Que nos besáramos ya era raro, pero el sexo nos cambió… siento que cambié, pero no he deseado ser cruel, sabes lo mucho que te quiero – explicó sin pudor, acercándose hasta él

-       Lo sé… también sé que el injusto fui yo – sonrió nervioso – Te orillé a acostarte conmigo, de verdad perdóname – imploró casi con un nudo en la garganta, si Changmin estaba confundido era por su culpa, si el amor de Yunho no hubiera sido tan aplastante las cosas no habrían llegado hasta ese nivel. Pero Changmin no buscaba culpables, solo necesitaba de su comprensión. El menor negó un par de veces con la cabeza, se acercó más hasta Yunho, solo les separaba menos de medio metro

-       No me orillaste a nada, pasó porque ambos lo deseábamos, si no hubiera cedido yo estoy casi seguro que tarde o temprano lo habrías hecho tú – sonrió con melancolía, agachando un poco la mirada, después la cruzó con la mirada de Yunho – De cualquier forma no puede continuar ¿verdad? Por eso acepté venir hoy – el mayor asintió

-       Sé a qué viniste – respondió sin dudar, Changmin sonrió con un extraño nerviosismo, como si desde su vientre sintiera un espasmo lleno de incertidumbre. Las 2 veces que habían tenido sexo se dio de forma espontánea, solo se encontraron besándose y al minuto siguiente se despojaban de sus ropas, sin hablar, sin ponerse de acuerdo, pero ahora parecía que ambos se encontraban en la antesala del anfiteatro, esperando por el inicio de la función. Se miraron en silencio, luego una sonrisa tímida, todo aquello era muy extraño - ¿Quieres… hacerlo en el sillón? – señaló con timidez la sala que se encontraba al costado de ellos, aproximadamente a dos metros de distancia, el menor se sonrojó completamente y mirando hacia el lugar señalado tan solo negó con la cabeza, luego miró hacia Yunho

-       Vamos a tu habitación – respondió con voz suave, aun ligeramente ruborizado, el mayor asintió y caminó hacia allá, Changmin suspiró profundamente mientras se llevaba una mano al pecho, cerró los ojos con la cabeza volteando hacia el techo – Esto es tan raro – sonrió nerviosamente y abandonó esa posición, dirigiéndose a la habitación de Yunho, éste estaba quitando el cobertor de la cama para dejar solo las sábanas, pero Changmin no prestó mucha atención en ello, solo fijó su mirada en la cama, ahí habían dormido juntos numerosas veces, luego miró hacia el sillón y recordó el día que comenzaron a ver el drama donde actuó Yunho, aquella noche fue una de las tantas donde habían supuestamente puesto fin a su extraña relación, noviazgo atípico o lo que fuera, sonrió con expresión de burla, quizás esa noche también era igual a aquella, terminar para luego volver, enredados en un círculo vicioso sin salida

-       Changmin… - llamó Yunho desde el mismo lugar, éste volteó

-       ¿Sí? –

-       Aquí hay otro sillón – respondió mientras señalaba el mencionado lugar, Changmin lo miró con fastidio, directamente a los ojos – O en la cama, está bien – se apresuró a aclarar ante la mirada ruda del menor, ni siquiera él mismo sabía por qué insistía hacerlo en un sillón. El menor lo miró y al ver las expresiones lindas de su rostro al retractarse no pudo evitar sonreír, Yunho le respondió y ambos se comenzaron a reír después, destruyendo un poco la tensión que se había creado entre los dos – Perdón, no sé porque estoy diciendo tonterías – se disculpó, Changmin lo miró fijamente y luego negó con la cabeza

-       Son parte de ti – respondió en burla, Yunho le mostró media sonrisa, luego borró toda expresión de su rostro mientras se acercaba a él. Changmin estaba de pie entre la puerta y la cama, observando a su amigo acercarse decididamente, comenzando a ponerse nervioso. No dejó de temblar ni siquiera cuando Yunho se acercó demasiado, el mayor llegó hasta que la distancia era menor a 20 centímetros, estiró ambas manos hacia el menor y le agarró las muñecas, se acercó sin jalarlo y lo besó en los labios, pero Changmin no sintió el conocido deseo de besarlo y se quedó inmóvil, sintiendo aquella carnosa boca sobre la suya, poco a poco Yunho aflojó el agarre de las muñecas del más alto y comenzó a deslizar sus manos por los brazos, mientras atraía el cuerpo del menor hacia el suyo, sus pechos se tocaron y entonces Changmin comenzó a reaccionar, besando lentamente a Yunho, acariciando con suavidad aquella boca que no le exigía nada. 

Las manos del mayor llegaron hasta sus hombros, enseguida una de ellas subió hasta su cuello y lo atrajo nuevamente en una acción delicada, pasando la mano a la nuca, haciéndolo estremecer, mientras la otra se deslizó hasta rodearle la cintura, no dejando espacio alguno entre sus cuerpos

Cuando dejaron de besarse no se miraron a los ojos ni cambiaron de postura, solamente Yunho, cuya boca no dudó en acariciar la tersa piel en el espacio tras la oreja del menor, bajando con suaves besos hasta el cuello, donde quitó la mano para darle oportunidad a sus labios de reemplazarle, mientras la otra mano en la cintura le atrajo más, haciéndole sentir su miembro contra el suyo. Changmin jadeó, avergonzado, en tanto su respiración comenzó a agitarse, sintiéndose incómodo pero excitado, aunque no mucho, cerró los ojos y trató de entregarse al momento, pero estaba demasiado tenso, no se había movido ni un poco, incluso sus brazos permanecían a los costados de su cuerpo mientras Yunho hacía sus pericias. Pero el mayor no era insensible ni tonto, se daba cuenta de aquella rigidez, Changmin actuaba como si él mismo fuera un objeto inanimado, mientras él le hacía cariños, le besaba, lo tocaba; entonces se detuvo, se alejó muy poco de él, levantó la cabeza del cuello del menor y buscó sus ojos, Changmin los abrió al no sentirlo besarle y lo miró

-       ¿Qué pasa? – preguntó confundido, no esperaba que Yunho se detuviera de aquella forma, solía pasar que cuando comenzaban no se detenían hasta que hubieran concluido

-       Nada… ¿Tienes hambre? Puedo preparar algo – cuestionó con una sonrisa, desconcertándolo, pero cuando Changmin quiso hablar Yunho se alejó de él, soltándolo en el acto, le dio la espalda y avanzó hacia la puerta abierta de la habitación

-       Yunho… - lo llamó cuando el aludido salió del cuarto, entonces él lo siguió, lo vio entrar a la cocina y él también lo siguió - ¿Estás bien? ¿Por qué te detuviste así? – inquirió confundido

-       Creo que es obvio – volteó a verlo, sonriendo, no parecía enojado – En estos momentos no tienes ganas, quizás más tarde, primero comamos algo ¿sí? – explicó con tranquilidad, aunque por dentro se moría de ganas por hacerle el sexo, tomarlo entre sus brazos, pero tampoco quería orillarlo a nada de eso. Changmin lo reflexionó unos momentos, era inútil refutar aquel argumento cuando estaba cargado de la absoluta verdad. Mientras Yunho lo tocaba y besaba no sentía lo que solía sentir cuando yacía entre sus brazos, entregándole su cuerpo

-       Es verdad, perdón… no sé qué me pasa – se excusó avergonzado, pero Yunho no parecía reprocharle nada, aprendía de sus errores, reprocharle ya no era ninguna opción, quería ponerse en su lugar, ser más sensible a su posición, después de todo Changmin desconocía de su amor, ya no quería aprovecharse de esa ventaja, el sentirse herido por él pero sin ser capaz de explicarle la raíz de su dolor

-       No tienes que disculparte – contradijo el mayor, se acercó a él y le colocó ambas manos sobre los hombros, luego besó su nariz, causándole un estremecimiento tal que lo lastimó, aquella sensibilidad nunca antes había sido mostrada por Yunho, ese comportamiento en exceso amable y tierno, se sintió triste sin poderse explicar bien el por qué. 

El mayor lo notó en sus ojos y se percató de su error, sonrió por inercia, sintiéndose incómodo por su propia acción 

-      ¿Qué te apetece? – preguntó para cambiar de tema y ponerse de una vez a cocinar, antes de esperar respuesta bajó las manos de los hombros del menor pero éste le asió de la cintura para impedir que se alejara, no regaló el más mínimo segundo para reaccionar y le sujetó el rostro con su mano izquierda, separando sus labios en el acto mientras inclinaba su cabeza, al tacto del resoplido de su nariz contra la suya Yunho correspondió con su boca a ese desesperado pero suave beso, hacía tanto tiempo que no se besaban tan profundamente, con dosis de pasión, como si pudieran explorarse la garganta sin pretender dominar uno sobre el otro. Un beso muy adulto, profundo, casi duro y a la vez sutil. Inclinaron su cabeza hacia el otro lado apenas soltándose unos milisegundos, fundiéndose sus respiraciones, las manos de Yunho encontraron apoyo en la espalda de Changmin, apretándola con firmeza, mientras la mano del menor en su cintura le rodeaba casi hasta el costado contrario. 

Les comenzaba a faltar el aire, pero no querían separarse por lo que sus respiraciones cada vez eran más agitadas, la mano de Changmin que antes estaba en el cuello de Yunho comenzó a deslizarse hacia abajo, deteniéndose al nivel de su pecho, le sujetó la tela de la camisa a esa altura y la apretó, como si con aquella acción pudiera reclamar a Yunho como suyo, haciéndole sentir un profundo vacío en el pecho, esa noche era la despedida, y fuera como fuese debía terminar con ambos satisfechos, habían vivido una experiencia para toda la vida, sin importar lo que el futuro les deparara

La separación fue inminente, detuvieron el beso de forma sutil, bajando el temperamento cada vez más hasta que el mismo se apagó por sí solo, Yunho abrió los ojos y contemplo el rostro de Changmin tan cerca del suyo, aún con los ojos cerrados, la mano con la que el menor le sujetaba la camisa aflojó el agarre hasta apoyar la palma por completo sobre su pecho, en tanto la otra mano dejó de reclamar como suyo el cuerpo de Yunho, pero éste no se separó del todo, en lugar de bajar las manos de la espalda de Changmin, las subió hasta pasar los brazos por encima de sus hombros, sin rodearle el cuello, manteniéndolos estirados, el menor abrió los ojos y se sostuvieron la mirada, el primero en sonreír fue Yunho, luego le siguió Changmin

-       Aunque no pase “eso” hoy, no te librarás de mi último beso, será mejor que éste – sentenció un divertido Yunho, ensanchando esa hermosa sonrisa de dientes y labios perfectos. Changmin inclinó un poco su cabeza, como si pensara, luego dejó de apoyar la mano sobre el pecho de su amigo y la subió hasta su barbilla, lo atrajo para darle un sutil beso en la boca, después bajó por completo ambos brazos, manteniéndolos a los costados de su cuerpo

-       Eso será mañana, hoy solo seremos tú y yo siendo nosotros simplemente – respondió con sencillez el menor, sintiéndose entre aliviado y triste – Pero ahora aliméntame – comentó en tono burlón, no quería pensar en despedidas ni besos finales

-       A la orden – respondió con ligereza

-       Gracias Hyung – agachó la mirada unos segundos, Yunho supo que estaba siendo tímido porque lo llamó Hyung y pocas veces solía hacerlo, entonces lo entendió y bajó los brazos, alejándose hacia el refrigerador. Changmin observó su atractiva espalda mientras se apartaba de él, sintiendo un escalofrío amargo ¿Por qué se sentía así? Él era el primero siempre en alejarlo, en proponer que aquello se terminara, en que ambos dejaran atrás algo que no debía continuar, que ni siquiera debió haber comenzado, ahora que estaba a punto de obtenerlo se sentía vacío. 

Pensó en las palabras de Kyuhyun, que debía sincerarse con él mismo, poner en orden sus prioridades y sus sentimientos, sabía de antemano que su cariño por Yunho era cada vez más fuerte, pero no sabía el grado de intensidad que éste tenía, porque aún no experimentaba su ausencia, la soledad de ya no tener ningún tipo de relación con él que no fuera de amistad o trabajo. Ahora que iban a “separarse” pondría a prueba su propia resistencia



Yunho preparó una pasta sencilla para Changmin, sabiendo lo mucho que le gustaba la comida Italiana, sobre todo la pasta, el menor sonrió al ver el platillo, sin duda Yunho y Kyuhyun eran dos amigos que lo conocían muy bien, ambos siempre trataban de deleitarlo con sus comidas favoritas. El mayor sonrió ampliamente al verlo emocionado por la comida, incluso cuando Changmin comenzó a devorarse aquel platillo, por sus gestos Yunho pudo notar que no era tan mal cocinero. Sin darse cuenta Yunho se encontraba observándolo fijamente, sin haber tocado su propia comida, el menor lo notó y volteó a verlo, sintiéndose incómodo, Yunho tenía una mirada muy linda cuando veía tan intensamente

-       Lo siento – se apresuró a disculparse cuando se encontró descubierto, Changmin le devolvió la sonrisa y continuó comiendo, así que Yunho no tuvo más remedio que dejar de observarlo y ponerse a comer

-       Tonto – pensó Changmin al notar el apremio de Yunho por comer para no observarlo, y es que el menor lo sabía, en numerosas ocasiones lo encontró observándolo de forma discreta, o al menos lo que Yunho creía que era discreto. No lo culpaba, pero no por sentirse irresistible a la mirada del mayor, sino porque él también lo hacía, muchas personas se lo habían dado a entender, entre ellas Victoria, otras tantas como Sam o Kyuhyun habían sido más directas y se lo dieron a entender irremediablemente, eso sin contar las fans, él lo sabía, había leído gran cantidad de fanfics donde insinuaban toda esa clase de “descubrimientos”, la única diferencia es que en los relatos de las fans ellos eran unos amantes furtivos y a veces hasta desdichados, eran capaces de crear los dramas más grandes y enredosos con tal de imaginarlos en una situación de romance, cabía señalar que en los fanfics de las fans ellos dos estaban locamente enamorados y luchaban contra viento y marea por estar juntos, ¡Vaya imaginación tenían las fans!, aunque no estaba lejos de la realidad que habían llegado a tener una relación aún más que especial, que incluso habían llegado a la cama, pero la diferencia es que ellos no vivían realmente grandes dramas, mucho menos estaban perdidamente enamorados uno del otro, eso era mera fantasía y él deseaba que lo siguiera siendo, porque enamorarse de Yunho o que Yunho se enamorara de él era la idea más atroz que podía concebir, mucho más terrible que cuando en el pasado imaginaba que Yunho algún día lo besaría o le haría “algo” contra su voluntad, esa clase de pensamientos que durante finales de 2008 y prácticamente casi todo 2009 le atormentaban

El menor terminó su comida mucho antes de darse cuenta que lo había hecho, sus pensamientos le habían absorbido de manera tal que perdió la noción del tiempo. Imaginando, pensando, debatiéndose, como siempre, cada vez que estaba cerca de Yunho a solas no podía dejar de pensar una y otra vez en su situación, sin darse cuenta cuando comenzaba a tejer toda clase de ideas, tampoco reparaba en el hecho de que todos sus pensamientos al fin y al cabo terminaban en ningún lugar, sin conclusión alguna ¿A Yunho le pasaría igual? ¿Qué pensaba realmente Yunho de toda su situación? Porque no hacía falta ser un sabio para entender que había cosas dentro de la profunda mente de Yunho que no compartía con él. Era la primera vez que Changmin se preocupaba de esas cosas con tanto interés

-       He estado pensando… - comenzó a hablar Yunho mientras miraba a Changmin desde la estufa, el menor lavaba los trastos como signo de cortesía – Creo que deberías venir a la fiesta que estoy organizando – propuso con emoción, hacía días que pensaba en esa posibilidad, Changmin sonrió al oírlo, enjuagó el último plato y se secó las manos, girándose hacia él

-       ¿Ah sí? Creí que no entraba en “tu categoría” por ser menor al resto de invitados – respondió con aire de dignidad, Yunho soltó una pequeña carcajada mientras lo observaba

-       Es verdad, me delato – respondió divertido – Pero no soporto la idea de una fiesta organizada por mí para mis amigos y que no estés tú – confesó sonriente, haciéndolo sentir animado, se miraron unos momentos a los ojos, en silencio

-       ¿Cómo harás para justificar mi presencia ante tus amigos? – inquirió curioso

-       Sé mi fotógrafo – pidió amablemente, sorprendiéndolo

-       Estarás de broma… - respondió enseguida, asombrado – Soy cantante, no fotógrafo. No podría – contestó avergonzado, ocasionando en Yunho otra carcajada

-       Vamos, la modestia no va contigo ¿o sí? He visto tu trabajo, eres realmente bueno Changmin, además sabes bien la técnica, has tenido buen maestro – espetó con aire de respeto al referirse a Kim Young Joon, el mentor de Changmin en la fotografía, Changmin se sonrojó levemente

-       Gracias –

-       ¿Qué dices? No quiero una negativa de tu parte, te lo advierto – sentenció en tono juguetón, haciéndolo sonreír de nuevo

-       Puede ser – respondió en juego, mirándolo fijamente, como si realmente pensara en ello, pero la verdad es que ya había decidido que sí… - Trato – manifestó al cabo de unos instantes, logrando poner a Yunho de buen humor, entonces se acercó hasta él y estiró su mano, sujetando suavemente la de Changmin

-       Muchas gracias, significa mucho para mí, sé que tienes tus asuntos con tu programa y que pronto comenzarás a rodar un mini drama, pero te darás el tiempo de ayudarme – confesó un poco avergonzado, se sentía conmovido por el esfuerzo de Changmin, quien al escuchar aquellas palabras se sonrojó un poco más

-       Para eso estamos los amigos ¿no? –

-       Claro – hizo una pausa para mirarlo, apretando ligeramente su mano, luego cuando quiso soltarlo fue el menor quien le sujetó para impedir que se alejara - ¿Qué sucede? –

-       Nada, solo quise… -

-       Está bien – sonrió para hacerle saber que lo entendía, se giró un poco sobre sus talones sin soltar su mano y caminó hacia fuera de la cocina, con Changmin siguiéndole, al salir por completo Yunho se detuvo y volvió a mirarlo, sin soltarle la mano - ¿Quieres que hablemos de algo? Siento que hay demasiadas cosas por decirnos y ésta es la última oportunidad ¿Qué piensas tú? – preguntó de forma madura, inquietando a Changmin, aunque éste sabía que aquella noche era la última vez tratándose como “amantes” no supo que responder, el mayor sintió que aflojaba el agarre de su mano y lo soltó también, Changmin se encogió de hombros

-       No lo sé, tal vez solo debamos… no sé… ya sabes… solo… - sin saber que decir solo estaba ahí, frente a Yunho, tratando de pensar en una forma inteligente de decirlo, pero las palabras no estaban saliendo coherentemente de su boca. Yunho volvió a sonreír, sin duda extrañaría ese aire lleno de dudas de Changmin, amaba ver su gesto azorado, su manera tímida y a veces agresiva de decir las cosas, cuando solo se dejaba llevar, lanzándose a una pasión que después le avergonzaba. Changmin era un hombre de múltiples facetas, más aún cuando se trataba de ese tipo de relación – Solo eso y ya – quiso explicar al fin, pero solo le estaba dando vueltas al asunto, Yunho se enterneció por su forma de actuar y decidió ayudarle en su explicación, por lo que se acercó hasta él, lo miró fijo a los ojos y al instante subió su mano, casi frenéticamente para tomarlo del cuello con firmeza y atraer su cabeza, robándole un beso en los labios, apretado y desprevenido. 

Pero el menor conocía aquel tipo de reacción, Yunho se la había aplicado más de una vez, solo que en ésta ocasión él había propiciado la situación en su totalidad, por eso no dudó en sostenerse de su cuerpo para responder, echándole los brazos al cuello, profundizando el beso, Yunho tampoco dudó en apretarle la tela de la camisa que colgaba en uno de sus costados mientras la otra continuaba en su cuello, sujetándolo como si no quisiera soltarlo nunca, pero tuvo que hacerlo cuando el aire comenzó a faltar, haciéndolos separarse, Changmin respiraba aceleradamente y antes de poder abrir los ojos Yunho lo abrazó con fuerza, aferrándose a su cuerpo como si no quisiera soltarlo nunca, Changmin sonrió nervioso, deslizando las manos que antes estaban alrededor de su cuello para bajarlas a la altura de sus hombros, sin tratar de apartarlo. Yunho sonrió, dudó un poco en las palabras que diría pero decidió arriesgarse, así que levantó ligeramente su pecho del otro para deslizar sutilmente su cabeza y poder hablarle al oído

-       Tal vez solo debamos hacer el amor y ya ¿no es cierto? – susurró suavemente, el rostro por completo rojo y temblando de pies a cabeza, si aquella sería la última vez entonces no temía ser rechazado después, que Changmin le dijera que eso era imposible, el sexo entre ellos jamás tendría por qué ser nombrado de esa forma. Pero Changmin no dijo nada, se mantenía en aquella posición, sonrojado también, con los ojos ligeramente más abiertos de lo normal, aferró sus manos a la tela de la camisa de Yunho sobre sus hombros, aquella expresión le impactó, resultaba curioso como las personas empleaban términos específicos para un acto meramente sexual, la unión de dos cuerpos entre sudores y gemidos. 

‘Hacer el amor’ ‘Acostarse’ ‘Tener relaciones’ y otros más metafóricos, le parecían meros pretextos para no decir que se estaba cometiendo semejante acto, pero en esos momentos encontró oportuna la frase, después de todo aunque ninguno estaba enamorado del otro, la verdad es que Yunho era muy importante para él, las dos veces que habían estado en una cama representó mucho más que sexo. ¿Un acto meramente carnal y sexual? Sí, eso fue, pero los sentimientos que le entregó en esas dos ocasiones fueron más fuertes de lo que creyó, a tal grado que sintió cosas muy intensas a la vez, incluido el miedo, sensación que conoció con toda fuerza solo estando bajo el calor de su cuerpo

-       Yunho… que cosas dices… - respondió avergonzado, todo su rostro estaba impregnado de un rojo intenso, estaba tan nervioso que no había encontrado nada apropiado para decirle. Yunho rio con energía mientras le abrazaba con mayor fuerza, sintiendo que temblaba, pero Changmin interpretó ese temblor como parte de su risa y se sintió aún más avergonzado ¿Acaso Yunho jugaba con él? Pero no quería exaltarse, se lo tomaría con ligereza - ¿De verdad te gusta tanto en los sillones? – preguntó con cierto aire de inquietud, provocando una risa mayor en Yunho, quien pronto se alejó de él para observar su sonrojado y dubitativo rostro, le acarició la mejilla antes de apartarse por completo

-       Lo del sillón no lo decía en serio – respondió con diversión, notando en las facciones de su amigo que aquello le tranquilizaba

-       ¿Sabes? A veces creo que para ti es una especie de placer hacerme desatinar – regañó Changmin sin estar enojado, mirándolo acusadoramente, Yunho le respondió con el mismo tipo de mirada desafiante, directa

-       Existen cosas que me causan mayor placer que eso – contestó en tono burlón, tratando de imprimir un doble sentido a sus palabras, Changmin lo entendió por completo y solo emitió una media sonrisa nerviosa

-       Quisiera ver eso – comentó casi en el mismo tono – Tal vez una demostración – dijo mientras le miraba con aquellos ojos brillosos tan expresivos que a Yunho le volvían loco, no sabía si era porque se trataba de la última vez que estarían juntos sexualmente o porque el menor se sentía cada vez más en confianza con él en asuntos de intimidad, pero aquella pequeña conversación le resultó en cierta medida excitante y no lo pudo evitar, no podía siquiera esperar un segundo más, lo necesitaba así como sabía a la perfección que Changmin lo necesitaba a él, así que se acercó con decisión, tomándolo con violencia entre sus brazos, agarrándolo desprevenido pero encontrándose con una respuesta positiva, ahora Changmin no era la tabla rígida de una hora atrás, en ésta ocasión le correspondió, agarrando la hebilla del pantalón de Yunho con su mano derecha para jalarlo hacia él mientras daba pasos hacia atrás, saliendo de la cocina, mientras se besaban. 

Yunho abrió un ojo y su sospecha de que Changmin iba directo a estrellarse en la mesa del comedor fue cierta, así que lo movió hacia la izquierda para cambiar el rumbo, volviendo a cerrar los ojos, ésta vez llegaron a la recámara sin contratiempos, pero la falta de aire los obligó a separarse, Changmin abrió los ojos en el instante que Yunho comenzó a besarle la quijada, bajando a su cuello, respondiendo a sus caricias labiales colocándole una mano en la parte trasera de la cabeza, atrayéndolo hacia él, como si quisiera que aquellos carnosos labios fueran parte permanente de su cuello, que lo acariciaran; mientras su otra mano bajó hasta la espalda, jalando la tela de su camisa hacia arriba. 

Al sentir aquella acción Yunho se separó, sabía lo que quería Changmin y entonces sin leerlo en sus ojos hizo lo concerniente, quitándose la camisa la tiró al suelo y cambiaron la posición, Yunho cerró la puerta que se encontraba atrás de Changmin y sin previo aviso lo agarró del brazo y lo aventó hacia ella, haciéndolo golpearse con la espalda sobre la superficie 

–      Auch – expresó con voz suave el menor, sonrojándose, pero no se sintió intimidado por ello, ni siquiera cuando Yunho se acercó rápidamente, atrapándolo entre su cuerpo y aquel pedazo de madera.

El mayor evitó ver sus ojos y pronto encontró quehacer para sus labios en el largo y delicioso cuello del menor, llevando ambas manos hasta la cintura del más alto, tocándole la piel por debajo de la ropa, sus manos estaban frías y Changmin se sintió estremecer ante aquel tacto, mordiéndose ligeramente el labio inferior, Yunho sintió aquella sensación de estremecimiento y no tardó en compartirla, comenzaba a arder en deseo como nunca antes le sucedió. 

Pensó en sus presentaciones de Keep Your Head Down, cada vez que les tocaba estar uno frente al otro para ‘pelearse’, sus deseos escondidos por hacerle daño a Changmin afloraban, recordaba aquel episodio en Tailandia, el menor lo agredió sin proponérselo, había sido un accidente, pero de aquello resultó en el primer acto de intimidad que compartieron, el menor le satisfizo debajo de una sábana, tocándolo con la mano hasta hacerlo eyacular, jamás olvidaría eso, aunque en su momento sintió un tremendo sentimiento de culpa, la verdad es que ahora lo recordaba en otro tono, quería “cobrarse” y lastimarlo, pero también llenarlo de placer. 

Aquellos pensamientos perversos lo avergonzaron, pero ¿Quién, si no Changmin era perfecto para que estos afloraran? Solo con él podía sentir aquella pasión insana, ese deseo por poseerlo hasta hacerlo desfallecer, había esperado por él muchos años, con amor y devoción inocente, ahora tocaba a su Yo adulto ejercer, saciar los deseos escondidos durante tantos años… ¿Lo odiaría Changmin por eso?

-       Tra… tranquilo – susurró Changmin avergonzado al sentir la pasión con la que Yunho lo besaba, abrasándole la piel al calor de sus labios, jamás se sintió tan abrumado bajo la pasión de su amigo, pero en esos momentos estaba siendo demasiado efusivo, se sintió intimidado pero a la vez atraído, nunca había experimentado nada igual. Yunho abandonó los besos solo para quitarle la camisa gris de manga corta que traía puesta y continuar besando la cálida piel del menor, bajando hasta morder sutilmente su clavícula izquierda, haciéndolo emitir un jadeo, besó aquella parte y descendió ligeramente por el hombro, pasando cerca de la axila hasta llegar al pecho, no dudando en rodear su pezón con los labios para besar con timidez. 

Era la primera vez que mancillaba aquella parte, Changmin se sonrojó al sentir de nuevo la presión de aquellos labios sobre su pezón, dejando un rastro húmedo antes de proceder con el otro, haciéndolo gemir 

–      Ya… ya no… - suplicó en medio de otro gemido, Yunho había succionado con demasiada fuerza y eso lo había hecho sentirse incómodo, en las dos ocasiones anteriores que tuvieron sexo él se había ocupado de Yunho en esa parte, ahora que le tocaba a él se sentía extraño, a Changmin le gustaba aquel sabor, lo había probado en dos personas y las había hecho retorcerse, pero jamás imaginó que aquello fuera realmente placentero hasta ahora que lo sentía en la boca de Yunho. 

Era vergonzoso. Yunho sonrió y besó delicadamente antes de apartarse, subió a la altura del menor y se miraron a los ojos unos momentos antes de fundirse en otro beso apasionado, el mayor buscó en la boca del otro explorar todo cuanto pudiera, si aquellos eran los últimos besos quería aprovechar

Sonrió sobre la piel de su barbilla antes de proseguir camino abajo, con la misma pasión que besó y succionó sus pezones, Changmin miró hacia abajo mientras Yunho descendía, mirando su cabello fijamente, bajó su mano derecha y comenzó a acariciarlo en tanto el mayor desabrochaba el pantalón, buscando entre su ropa interior el miembro de Changmin, casi erecto, protestando por la falta de atención, el menor se sonrojó, en más de una ocasión Yunho le había tocado, lo había besado y lamido, pero cada vez que sucedía le resultaba vergonzoso, claro que el acto terminaba siendo placentero a morir, pero verlo introducirse aquella parte de su cuerpo a la boca era demasiado erótico, le hacía perder la cabeza. 

Cerró los ojos y ahogó un jadeo cuando Yunho lo introdujo a su boca para prepararlo, deslizándose poco a poco, sin hacer uso de sus dientes, había aprendido la lección, ya no quería volver a lastimarlo; lo mantuvo dentro unos instantes para asegurarse que la saliva lo cubría y luego lo sacó, húmedo y más sensible que antes, Yunho lo sujetó con su mano derecha e hizo un par de movimientos de abajo hacia arriba mientras sus labios se ocuparon de besarle los testículos. Más avergonzado que antes Changmin subió ambas manos hasta su boca y la cubrió con estas, ahogando una expresión de desconcierto, pero no lo frenó, le dejó continuar a pesar que sus rodillas estaban temblando, aunque se negó a mirar, la vista estaba al frente, sintiendo esa mano y aquella boca sobre su miembro y genitales.

Unas pequeñas gotas de semen se deslizaron por su tronco cuando hubo despertado al fin, Yunho las limpió con su lengua antes de subir a la punta, depositar un par de besos y luego introducirlo de nuevo a su boca. Aquel sexo oral superaba por mucho a sus antecesores, a tal grado que Changmin temió que Yunho se hubiese “perfeccionado” en otros hombres, le invadieron los celos solo de pensar que el mayor se hubiera acostado con otros hombres sin habérselo contado a él. Yunho se detuvo sin el afán de hacerlo concluir, terminó de quitar el pantalón y la ropa interior que yacían a los pies del menor, se limpió la comisura de los labios y se puso de pie, Changmin bajaba sus manos cuando Yunho terminó de levantarse, observó sus ojos brillosos y su rostro sonrojado, sonrió con orgullo, había hecho que Changmin sintiera un enorme placer. 

Sin darle tiempo a decir nada Yunho lo agarró del brazo y lo jaló hacia la cama, sin delicadeza, pero Changmin se le adelantó antes que pudiera tumbarlo, lo agarró del rostro con ambas manos y le robó un beso duro y fuerte, si Yunho creía que solo él tenía derecho a tratarlo con rudeza estaba equivocado.

Las manos de Changmin no se hicieron esperar y bajaron hasta su pantalón, con la derecha le tocó el miembro por encima de la ropa, decidiéndose a atacar su cuello con la boca, mientras su mano se deslizaba firmemente en su extensión y con la otra le arañaba la piel de la espalda, aquella espalda tan bien proporcionada y firme. Yunho sonrió, aunque Changmin había asumido el rol pasivo en las dos ocasiones que tuvieron sexo, el menor sabía muy bien controlar la situación, hacerle sentir que él dominaba, en esos momentos se lo dejó en claro, la forma de reclamar su cuerpo, de tocarlo, de repartir besos

-       Ah… Changmin – suspiró cuando el menor coló su mano por debajo de sus prendas, sujetándole el miembro completamente erecto, Yunho era de poco estímulo, era fácil hacerlo despertar. El menor atrapó su boca en un beso mientras le acariciaba con su mano, el pantalón cayó por completo al piso, a sus pies igual que la ropa interior, luego Changmin se separó de los labios del mayor y se acercó de nuevo, ésta vez abrazándolo, rozándose contra el cuerpo de Yunho, ambos sintieron el miembro del otro sobre el suyo, duros y sensibles, el más alto lo había hecho a propósito, Yunho lo entendió y enloqueció cuando Changmin se movió para que se tocaran con mayor precisión, pudo sentir en aquel abrazo como su piel se calentaba más. 

Ardían en deseo, quizás más que las veces anteriores ¿Sería a causa de la despedida? O ¿Quizás porque cada vez se deseaban más que la anterior? Su primera vez fue tierna, extraña y torpe, la segunda le superó por lo decisivo de ambos, porque se entregaron de manera más íntima y menos dolorosa, pero ésta tercera vez prometía estar llena de pasión insana, algo que jamás harían con nadie más, estaban traspasando todas las barreras, era emocionante y preocupante a la vez, pero la excitación del momento que turbaba los sentidos no les permitía pensar en ello

Yunho se deshizo de la ropa que le faltaba cuando Changmin separó su cuerpo, ahora ambos estaban completamente desnudos, el mayor se apresuró a tomar al menor de una oreja y jalarlo hacia él para darle un beso, usaron sus lenguas sin importar nada, mientras avanzaban a la cama, se soltaron súbitamente y Yunho no dudó en empujarlo, haciéndolo caer sobre el mueble, Changmin le observó con mirada lasciva pero no en un gesto de reproche y luego se subió por completo en la cama para esperar a Yunho, sin despegarle la vista de encima. 

El mayor se acercó hasta él, de bruces, tomó sus labios con firmeza, apretando fuertemente contra sus dientes, como en varias ocasiones Changmin lo besó a él, mientras su mano derecha se colocó en su pecho, haciendo presión hacia abajo para obligarlo a acostarse y tenerlo a su merced, pero Changmin no se dejó tan fácilmente, estirando su cuello lo besó demandantemente, exigiendo sus labios, para que le pertenecieran en esos momentos. Yunho no protestó, dejó que Changmin lo reclamara, en cuanto terminara sería su turno y así fue, bajo la presión de sus besos el menor terminó acostado en la cama, la sensación de tener las frías sábanas bajo su espalda desnuda le excitó más de lo que estaba y Yunho aprovechó al verlo así, sonrojado pero lúcido, atacó su cuello con besos apasionados y húmedos, se apoyó sobre la cama con su codo izquierdo mientras su mano derecha subió hasta los cabellos del otro y los sujetó con firmeza, aunque no muy fuerte, luego los jaló hacia atrás, haciéndolo exclamar un jadeo, luego una sonrisa, Yunho seguía besando y sus labios gruesos y húmedos dejaban un rastro delicioso. 

El mayor soltó sus cabellos y deslizó la mano por el rostro del menor, le acarició la cara con cuatro dedos mientras el pulgar le acariciaba los labios, Changmin estaba muy excitado, al sentir el pulgar en su boca no dudó en lamerlo; Yunho continuaba besando su cuello, succionando demasiado fuerte cuando bajó ligeramente al pecho

-       No… - susurró Changmin al sentir que Yunho había chupado muy fuerte – No dejes marcas… - pidió en una súplica elocuente y el mayor se avergonzó durante segundos, no podía dejar chupetones en la piel del menor, no podían arriesgarse a cometer semejante descuido, así que se detuvo, quitó la mano del rostro de Changmin y comenzó a acariciarle el pecho, se levantó hasta quedar a su altura y volvieron a besarse, entonces Yunho colocó su mano derecha en la cintura del menor pero no le abrazó, se detuvo ahí unos momentos hasta que comenzó a deslizarla hasta su cadera, apretó con fuerza la carne de esa zona al tiempo que abandonó los labios de Changmin, besándole de nuevo el cuello y atrás de la oreja – Mmmhh – bufó mientras sentía los carnosos labios. 

Por instinto movió su pierna derecha, deslizando su pie hasta flexionar la rodilla, Yunho se encargó de deslizar su mano derecha sobre la cadera izquierda de Changmin hasta tocarle el glúteo, hundiendo los dedos en la piel de esa zona mientras sus labios se hundían también en el hombro del otro, ya no solo besando, sino lamiendo y mordiendo con delicadeza, sin dejarle marcas como bien había pedido. 

Luego de abandonar su cadera, la mano de Yunho se deslizó por aquella pierna aún apoyada en su totalidad sobre la cama, luego volvió a subir para deleitarse con su glúteo, usando sus uñas en un movimiento, sintiendo el cuerpo de Changmin estremecerse. Usando sus brazos largos, el mayor recorrió la pierna de Changmin en una sensual caricia, deslizándose desde la cadera hasta la rodilla, el menor por instinto flexionó su pierna izquierda al igual que la derecha y Yunho pudo seguir deslizando la mano por la pantorrilla hasta el tobillo y luego le sujetó por breves instantes, el menor exhaló un suspiro, necesitaba más que caricias y besos, estaba en su punto, demasiado excitado y ansioso, Yunho lo sintió en su estómago, el miembro de Changmin punzaba y se humedecía

-       Te gusta… – dijo en voz baja sobre la piel del pecho de Changmin donde ahora se encontraba – Y mucho – sonrió entusiasmado al escuchar jadear al menor, éste subió las manos a los hombros de Yunho y los apretó, entonces él volteó la mirada hacia arriba, topándose con la del menor que lo observaba, lo vio en sus ojos, Changmin lo quería dentro pero era completamente incapaz de decirlo, pero él lo sabía, esa mirada perdida, respiración agitada pero acompasada, el rubor en las mejillas, su cada vez más caliente piel. 

Así que subió hasta él, sin mayor rodeos, se apoderó de su boca mientras sus manos aprovecharon la posición de las piernas de Changmin, no le costó trabajo colocarse en posición, entre sus piernas, sus miembros se tocaron nuevamente, acariciándose, ambos completamente duros y húmedos, habían estado sacando líquido seminal a medida que los besos y caricias les envolvieron momentos atrás, la mano derecha de Yunho abandonó la pierna izquierda de Changmin y se coló por en medio de sus cuerpos, el mayor levantó ligeramente sus caderas para poder introducir bien aquella mano, cuyos dedos buscaron la entrada del menor, necesitaba estímulo si no quería después causarle alguna especie de desgarre, jamás se lo perdonaría si él resultaba herido

-       Yunho… - exclamó su nombre al sentir el dedo medio dentro de él, por instinto se agarró de los hombros del otro con ambas manos, apretando. Cerró los ojos y se relamió los labios, sintiendo posteriormente un segundo dedo abrirse camino después de algunas caricias

-       ¿Duele? –

-       Un poco… - sabía que el mayor se preocupaba mucho por él, en verdad dolía bastante pero no quería decirle aquello, así que se aguantó, tratando de no pensar en el dolor, se concentró en lo erótico que era aquello y se entregó a eso, gimiendo suavemente cuando Yunho se deslizaba en sus adentros usando los dos dedos. El tercero llegó poco después pero no permaneció mucho tiempo, pues Yunho concluyó su trabajo ahí y los apartó, compartió un corto beso con Changmin y mientras se miraban a los ojos el mayor se acomodó, agarrando su miembro y dirigiéndolo a la entrada de Changmin, comenzando a penetrarlo suavemente, mirando en Changmin diversas expresiones, confusión, angustia, dolor y placer. 

Se sintió culpable, la pregunta de su amigo, “¿No has intentado ponerte en mi lugar al menos una vez?” revoloteó en su cabeza, había sido muy egoísta con el menor, lo orilló a tomar el rol pasivo en el sexo, sin ponerse a pensar en todo lo que implicaba dicha posición, la entrega que requería, no solo físicamente, sino emocionalmente, además de los principios, el sentirse dominado. Podía comprender la raíz del miedo, pero no lo entendería completamente hasta no encontrarse en su lugar.

Se miraron profundamente cuando Yunho terminó de entrar, sintiendo ambos un enorme placer, sobre todo Yunho, su amigo era aún tan estrecho que le aprisionaba con fuerza, volviéndolo loco. Comenzó con las estocadas, sin mucha suavidad, siguiendo la línea de pasión conque estuvieron besándose antes de tirarse sobre la cama, el rostro de Changmin estaba más rojo de lo normal y gemía con placentero dolor, apretando los hombros del mayor, inclinando su cabeza hacia atrás, Yunho observaba aquellas expresiones y se volvía loco, quería herirlo sin lastimarlo, oír quejas de dolor por mero morbo, no porque sufriera entregándose a él 

–         Hazlo – llamó en medio de gemidos, de principio el mayor no entendió a que se refería, pensó luego que quizás se refería al acto de eyacular, que le pedía que lo hiciera pero no fue así. Sin detener las estocadas observó su sonrojado y abstraído rostro, el menor lo observaba como si hubiera leído sus pensamientos – Lastímame… - pidió avergonzado – Hazme daño – suplicó mientras temblaba, había visto en los ojos de Yunho aquella mirada, lo conocía tan bien que casi podía leer su mente como un libro abierto, Yunho lo supo y no dudó, se salió de él con el miembro chorreando un par de gotas de semen, agarró el brazo del otro y lo jaló hacia él, lo besó en la boca con pasión cuando Changmin se sentó en la cama, luego que se sentara lo guio para que se levantara un poco, le agarró de las caderas y lo obligó a voltearse, quedando de bruces sobre la cama, Changmin se avergonzó más que nunca, se sintió extraño y sucio, pero Yunho lo quería así y él se lo permitiría. 

Con las rodillas sobre la cama y los brazos estirados hacia la sábana, mientras sus manos se aferraban a éstas, su rostro se tiñó de color rojo intenso, aquella posición tan sumisa lo avergonzó sobremanera, pero Yunho lo deseaba así y no dudó en agarrarlo de las caderas para penetrarlo, metiéndose en él hasta el fondo, haciéndolo exclamar un gemido de dolor que duró poco, Changmin apretó los dientes y Yunho comenzó las estocadas, sujetándole la cadera con ambas manos, balanceándose de atrás hacia adelante, hincado atrás de él. Changmin cerró los ojos y se agarró con mayor fuerza de las sábanas, gimiendo una y otra vez. 

Se sintió sucio pero no se quejó, en cambio Yunho se sintió excitado completamente, apretando las caderas con sus largos dedos, dándose el lujo de agacharse hasta besarle la espalda, lamiendo también, no le importó dejar uno que otro chupetón, la espalda no era algo que mostrara fácilmente

-       Changmin… Ahhh Changmin – gemía una y otra vez, haciéndolo suyo, pero el menor tan solo gemía, sin llamarlo, sin pedir nada, solo recibiendo el pene de Yunho, deslizándose por sus paredes anales de forma áspera y profunda. Se sintió desfallecer cuando la mano de Yunho le sujetó su miembro y comenzó a masturbar, Changmin abrió los ojos de golpe, víctima de un frenesí jamás experimentado, no tardaría en perder los estribos y derramarse en la mano de Yunho, quien jalaba con firmeza pero sin ser violento, sintiéndose en lo más alto, el mejor sexo de su vida y Changmin se lo había permitido. 

El menor sintió aquel calor abrasante en el abdomen antes de la eyaculación, no pudo mantenerse más tiempo y se derramó en la mano de Yunho, gimiendo con desesperación al sentir aún la invasión, mientras se corría, como era de esperarse debido al orgasmo Changmin apretaba el miembro intruso en su interior, causándole aún mayor placer a Yunho, cuya vista se nubló, era inminente que él también llegó a su clímax y llenó por completo a Changmin, quien sintió milímetro a milímetro de aquel semen dentro de él, saliendo de Yunho al mismo tiempo que las lágrimas abandonaban los ojos del menor de forma discreta, sin sollozar, solo bañándole el rostro en silencio. 

Jadeó cuando sintió a Yunho salirse, el semen tardó unos segundos en salir de Changmin tras el miembro de Yunho, deslizándose por su cuerpo hasta las sábanas, lo demás se quedó dentro de él. El menor se limpió las lágrimas antes que Yunho pudiera verlas y se tumbó en la cama, con el pecho sobre las sábanas, se quedó quieto, tranquilo, tan solo reflexionando, poco después sintió el cuerpo de Yunho muy cerca del suyo, besándole la baja espalda, pasándose hasta sus glúteos y luego volvió a subir con besos, el último lo depositó sobre la nunca de Changmin, cuya cabeza estaba sobre la almohada, girada hasta la derecha, Yunho estaba al lado izquierdo 

–       Changmin… - lo llamó con voz suave, acariciándole la espalda - ¿Estás bien? – preguntó con sutileza, sabía que al menor aquel tipo de preguntas después del sexo no le agradaban pero necesitaba saber. Volvió a besarle la espalda - ¿De verdad te hice daño? Perdóname – se disculpó preocupado al no escuchar respuesta

-       Estoy bien – respondió al fin, luego se giró en su eje, quedando boca arriba, le sonrió

-       Menos mal – comentó aliviado, se acercó a él y se besaron en los labios

-       ¿Tú estás bien? – preguntó interesado, no por compromiso, Yunho sonrió y asintió

-       Tuve miedo que de nuevo las cosas resultaran al revés, que mis impulsos terminaran lastimándote. Por un momento creí que para ti fuera demasiado doloroso haberte tomado así – expuso de forma poco ceremonial, pero sintiendo cada palabra dicha, Changmin no respondió en largo rato, pensaba en lo mucho que le dolió haberse entregado de esa forma, pero no quería decírselo, así que solo le sonrió de forma amable y negó varias veces con la cabeza

-       Yo te lo pedí, era un juego nada más, para hacerme daño hace falta más que eso – explicó con cierto aire de arrogancia, Yunho sonrió ampliamente y afirmó, luego ambos se besaron en la boca, Yunho se acostó a su lado, no se abrazaron, tan solo uno al lado del otro, con los ojos abiertos, mirando hacia arriba, cada quien en sus propias cavilaciones. Pasaron así varios minutos

-       Changmin ¿Ya te dormiste? – preguntó Yunho mientras aún miraba hacia el techo

-       No ¿Qué pasa? – respondió enseguida, Yunho se giró sobre sí mismo hasta quedar sobre su costado izquierdo, mirando a Changmin, éste se dio cuenta y volteó, encontrándolo  mirándole

-       Nada, solo quería saber – lo miró fijamente, como embelesado, deseaba tomarlo de nuevo, tenerlo entre sus brazos y hacer ese momento eterno, pero era imposible, estaban por terminar algo que quizás ni siquiera comenzó, después de todo nunca fueron oficialmente amantes, ambos habían acordado ser libres sin tener responsabilidades con el otro, de modo que si alguna chica que les interesaba rondaba por ahí, ambos eran libres de ir con ella. Changmin se giró también para estar frente a él, lo miró a los ojos y por unos instantes todo su semblante se llenó de luz, Yunho sonreía cálidamente y aquel sentimiento le hizo estremecer, tanto que apartó la mirada, cerrando después los ojos, no quería ver el rostro hermoso de Yunho, pensar en lo mucho que le gustaba, en la paz que le hacía sentir cuando lo miraba, antes y después del sexo, sentía una terrible dependencia a esos ojos negros de mirada profunda

-       Creo que es hora de dormir – sugirió el menor sin abrir los ojos, ya no quería pensar, ni recordar lo que habían hecho, quería solo dormir, al día siguiente todo sería diferente, lo sucedido entre ambos se convertiría solo en un recuerdo del ayer, algo que pasó porque se sentían solos, jamás porque hubiera amor de por medio. Changmin vivía cada día de su vida durante los últimos meses tratando de convencerse de ello, todo para no terminar cayendo en la trampa terrible y enamorarse, no soportaría más dolor por segunda ocasión, tener a la chica que tanto amó y luego perderla fue muy triste, ya no quería pasar por eso. Yunho miró sus párpados cerrados, se agitaban, como si el menor pensara en algo terrible, el mayor se preocupó y se deslizó sobre la cama, hasta estar cerca de él, abrazó su cuerpo desnudo, Changmin abrió los ojos, observándole

-       Te quiero Changmin, confía en mí – dijo con voz suave pero el menor no entendió

-       ¿A qué viene eso? – cuestionó extrañado

-       Nada, solo quiero que sepas que te quiero, que me preocupo por ti –

-       Gracias – contestó avergonzado, pero no quería ser demasiado mustio y despreciarlo, así que se acurrucó en sus brazos, por ser la despedida lo permitiría. Yunho sonrió emocionado, sus cuerpos estaban desnudos y aún cálidos, incluso sus miembros se rosaban uno con el otro, pero era demasiado pronto para otra erección, así que no fue incómodo estar así, abrazados, con las piernas entrelazadas – Descansa – dijo Changmin con voz suave, después sonrió

-       Igual tú – contestó el otro con tranquilidad. Al cabo de unos momentos se quedaron dormidos, no despertaron hasta el día siguiente, cuando los rayos de sol estaban en lo más alto, aunque las cortinas de la habitación de Yunho no permitían que les molestara, sin embargo toda la habitación estaba iluminada, eran las 9 de la mañana, no tenían actividades de grupo o individuales a esa hora, así que no era necesario madrugar.

El primero en abrir sus ojos fue Changmin, encontrándose con Yunho del otro lado de la cama, ya no estaban abrazados, lo miró atentamente, el mayor le daba la espalda y estaba cerca de la orilla, el menor recorrió su cuerpo con la mirada, desde la nuca hasta sus glúteos, dándose cuenta que Yunho tenía una especie de moretón cerca del cóccix, de pronto sintió un ligero dolor en la mano izquierda, a la altura de los nudillos, miró su mano y notó una sombra muy tenue de color rojo, no tardó en entender la situación, había golpeado a Yunho mientras dormía, se sintió muy avergonzado, no era la primera vez que dormían juntos y que el mayor se despertaba con alguna dolencia, pero era la primera vez que le dejaba un moretón, Changmin no solamente hablaba dormido, también tendía a moverse mucho y a lanzar golpes, así había sido desde hace varios años

-       Que torpe soy – se inculpó avergonzado, luego se acercó a Yunho y dirigió su mano hacia el moretón, comenzando a sobarlo – Perdóname hyung – musitó cerca de su oído y Yunho comenzó a despertar al sentir los roces de la mano del menor, rápidamente se puso en alerta y se giró hacia él, exaltado, relajándose cuando vio que era Changmin quien estaba atrás suyo

-       ¿Qué estabas haciendo? – preguntó sorprendido ¿acaso Changmin estaba acosándolo mientras dormía? El menor se sonrojó ligeramente, luego se apartó

-       Lo siento, es que te golpeé y dejé una marca – explicó apenado, más por el golpe que por haber sido descubierto tocándolo. Yunho enseguida sintió el dolor y se tocó, luego sonrió a su amigo para tranquilizarlo

-       No es la primera vez – comentó para aminorar la situación

-       Pero nunca antes te dejé moretón, en verdad lo siento – sonrió avergonzado, agachando la mirada unos instantes

-       Está bien, yo sé cómo duermes, así que no te preocupes – dio por zanjado el tema y se estiró con fuerza, todos sus músculos del torso y brazos se tensaron, Changmin apartó la mirada ¿por qué diablos el cuerpo de Yunho era tan atractivo? Él ni siquiera se sentía atraído hacia el cuerpo de los hombres, pero el de Yunho era la excepción, le gustaba verlo, incluso tocarlo y besarlo, sentir el peso sobre su propio cuerpo, apreciar el calor combinado al suyo, el sudor que manaba de los poros de su piel… quiso alejar esos pensamientos pero no lo consiguió, lo único que el menor logró conseguir fue una erección que no pasó desapercibida a los ojos de Yunho, el mayor sonrió y apartó la mirada discretamente cuando Changmin se cubrió con la sábana tratando de disimular - ¿Quieres desayunar – preguntó mientras volteaba a verlo nuevamente, Changmin también volteó hacia él y Yunho percibió aún el sonrojo en sus mejillas – Changmin… - lo llamó casi de forma tímida, se habían mirado con discreción hasta entonces, ahora el menor se mostraba curioso, Yunho parecía dudar entre decirle algo o no, conocía ese gesto - ¿Puedo ayudarte con eso? – inquirió con inusual timidez, el mayor solía ser más directo para hablar de esas cosas, Changmin entendió perfecto a que se refería y negó enseguida, tan avergonzado como si jamás hubiesen hecho ese tipo de cosas

-       Anoche fue la última vez y aprovechaste bastante bien – respondió en un gesto de regaño ante los pucheros de Yunho. Se quedaron en silencio, el mayor se encogió de hombros tratando de aparentar que no le importaba tal rechazo, pero Changmin conocía al menos el 99 por ciento de todos sus gestos y sabía lo que significaba cada expresión, al mayor le importaba mucho más de lo que pudiera aparentar, así que suspiró – Yunho – lo llamó cuando el mayor estaba por levantarse de la cama, éste se giró hacia él y observó a Changmin apartarse la sábana de encima, pero sin mover las piernas, aun así lograba verse su erección, Yunho miró el rostro del otro y lo vio tan rojo como un jitomate, sin darse cuenta otra vez lo había orillado a ceder a sus deseos y se sintió culpable. Sonrió avergonzado

-       Perdóname Changmin, si no quieres no – dijo apenado, casi desviando la mirada

-       Ahora no puedes arrepentirte, esto es vergonzoso – regañó nervioso, tenía deseos de salir de la cama y correr al baño a esconderse, pero se quedó ahí, quieto ante Yunho, éste sonrió tímidamente y volvió a la cama, acercándose a Changmin hasta quedar sus rostros enfrentados, el menor no lo resistió y estiró un poco su cuello, dándole un beso, apartándose rápidamente, pero Yunho levantó su mano y le acarició la mejilla, besándolo ahora él. El mayor estaba a su lado, de rodillas, mientras Changmin estaba sentado, luego de compartir otro beso Yunho besó su cuello, descendiendo por el pecho hasta el abdomen, deteniéndose ahí, comenzando a tocarle con la mano derecha mientras le besaba el estómago, Yunho estaba semi acostado, sobre su lado derecho, apoyándose con el codo sobre la cama. 

Changmin echó la cabeza hacia atrás, sintiendo como le masturbaba, no quería pensar en despedidas, solo en ese momento y así se entregó, sintiendo la áspera caricia de Yunho, comenzó a gemir, que agradable era sentir la mano del mayor deslizarse por su miembro, mientras su boca besaba el estómago, abrió los ojos y observó el cuerpo de Yunho sobre la cama, podía ver perfectamente, el miembro del mayor comenzaba a reaccionar ante los gemidos del menor, Changmin lo observó y no lo pudo evitar, estiró su mano hasta tocarlo, él también lo comenzó a masturbar, al sentir aquel acto Yunho dejó de besarle el estómago y lo miró, el más alto observaba hacia su lado derecho, donde estaba él, por instinto movió las piernas para que pudiera tener mayor libertad, dejando su pierna derecha sobre la cama, estirada hasta la parte lateral, mientras la izquierda la flexionó, dejando reposar el pie sobre la sábana, Changmin miró hacia su rostro y compartieron una mirada. 

El cuerpo de Changmin recorría la cama verticalmente y el de Yunho horizontalmente. De pronto el mayor se detuvo, mientras el menor lo miró desconcertado, solo para observar como Yunho giraba sus piernas hacia donde estaba él, pero sin acercarse completamente, solo para permitirle tocar mejor, se miraron a los ojos en silencio, sonrojándose pero sin protestar, Changmin se agachó hasta apoyarse sobre su lado derecho, dejando el codo sobre la cama, igual que Yunho, ambos se movieron para amoldar su cuerpo con el otro, acostados sobre sus lados derechos, Changmin también flexionó su pierna y Yunho aprovechó para dar el primer paso, comenzando a darle besos sobre el miembro, sintiendo como el menor temblaba y se estremecía, luego lo sintió él, la húmeda boca envolver el suyo

Ninguno de los dos imaginó jamás hacer eso, ni siquiera dentro de sus fantasías, ni siquiera podían concebir la idea de que estuviera sucediendo, que entre ellos lo llevaran a cabo, pero había surgido de forma tan natural que no pudieron reprocharse, se hacían sexo oral mutuamente, mientras sus manos, tímidas y nerviosas se acariciaban las piernas, agarrándose para poder sostenerse mejor, disfrutando el sabor del otro. Los gemidos, placenteros y temerosos, se ahogaban en sus gargantas, Yunho era el más excitado, le gustaba el sabor del pene de Changmin, no es que tuviera experiencia o supiera el sabor de otros, pero le resultaba agradable el sexo oral, a pesar de su falta de circuncisión resultaba más estético que otros que había visto, y cuando estaba erecto se curvaba ligeramente hacia arriba, ahora que estaba al revés de las ocasiones anteriores que lo disfrutó podía sentirlo entrar más cómodamente, sin que los roces con su garganta lo hicieran sentir ganas de vomitar. 

Para Changmin ese roce de su punta con la garganta de Yunho resultaba delirantemente placentero, gimió agitado mientras lo sentía, deteniéndose de su labor, cuando el mayor dejó de meterlo hasta su garganta entonces pudo continuar y volvió a rodear el miembro de Yunho con su boca, probando nuevamente su agradable sabor, si él hubiese sido el mismo Changmin de hace 5 años jamás habría concebido la idea de estar haciendo aquello, mucho menos con Yunho ¡Vaya aberración!... pero ahora era distinto y podía no llegar a sentir culpa, estaba siendo fiel a sus deseos, tal como se lo sugirió Kyuhyun y en esos momentos lo deseaba tanto, probar de Yunho el pecado y ser parte de él, al fin y al cabo cuando saliera de esa casa todo habría acabado, era tiempo de abandonar

Sus miembros duros punzaban dentro de la boca del otro, sabían lo que significaba, el placer había llegado a un nivel incalculable y entonces aceleraron la succión, el primero en lograrlo fue Changmin, quien se agitó por completo y eyaculó en medio de un gemido, manchando la cara de Yunho, quien no se limpió, aprovechó para limpiar con su lengua los rastros que escurrían por el tronco, durante esos instantes Changmin se detuvo, gimiendo con fuerza mientras cerraba los ojos, cuando pasó el orgasmo continuó hasta que Yunho colapsó, escuchó sus gemidos mientras aquel líquido poco espeso y translúcido se coló en su boca, llenándole la lengua y los labios, jadeó al sentir parte del líquido estrellarse en su garganta, cerró la boca y lo tragó, era la primera vez que se lo comía pero apenas lo notó, hace tiempo había leído que el sabor del semen era relativo a la buena o mala alimentación de su poseedor, así que notar que el sabor no era desagradable le tranquilizó. 

Respiró agitado, limpió sus labios con la sábana y miró hacia abajo, Yunho se limpiaba el rostro también con la sábana, compartieron una mirada cómplice e íntima, después de eso podían realmente decir que rompieron cualquier barrera, pero eso quedaba ahí, en la intimidad de una cama, dentro de 4 paredes frías, pero fuera de estas el mundo era otro completamente distinto, lo sabían, por eso era preciso terminar, porque no podían sumergirse completamente en esa relación sin futuro, sintieron el mismo tipo de tristeza mientras se separaban, evitaron volver a verse durante unos momentos, hasta que el silencio resultó más incómodo que intentar hablar de lo que acababan de hacer

-       Jamás pensé que yo… - intentó hablar el menor pero el mayor lo calló con un beso, luego le sonrió amablemente

-       Ni yo – amplió su sonrisa hasta mostrar seductoramente sus dientes, haciendo sentir a Changmin que se desvanecía. Esas últimas horas junto a Yunho habían sido más especiales de lo que creía, se estaba enamorando de todo lo que manaba de él, si quería ser franco estaba en la línea, casi a punto de marcar un antes y un después en su vida, más fuerte de lo que jamás creyó, el sentimiento le hacía remover las entrañas – Prepararé el desayuno – informó antes de ponerse de pie, caminó hacia su ropero y sacó ropa interior y una camisa

-       ¿Puedo tomar una ducha? – preguntó el menor cuando Yunho avanzó hacia la puerta, éste volteó enseguida, sonriendo de nuevo

-       Claro, mientras cocino – dio la espalda de nuevo y se alejó, Changmin suspiró profundamente y se dejó caer sobre la cama, se tapó la cara con ambas manos durante unos momentos

-       Contrólate… estás perdiendo ante todo – pensó con elocuencia, desde que tenía con Yunho una relación ‘especial’ estaba dejando de lado todos sus principios, todas sus ideologías, incluso cambiando sus prejuicios

Desayunaron lo que preparó Yunho de forma tranquila, incluso conversando sobre el trabajo, los futuros proyectos, su prometido y tan ansiado concierto de aniversario que pronto comenzarían a idear, el disco que se produciría para su próximo regreso el año siguiente y muchas cosas más, entre ellos siempre había un tema de conversación

-       ¿Te gustó? – preguntó con interés el mayor, siempre que cocinaba y Changmin degustaba dicha comida le interesaba saber su opinión. El menor levantó su pulgar en signo de aprobación y eso hizo feliz a Yunho, quien pasando por alto la regla de no lavar trastos si cocinaba, se puso a lavarlos, Changmin miró el reloj de su celular y vio que eran casi las 11 de la mañana, el tiempo se había pasado demasiado deprisa

-       Creo que es hora de irme, en unos días viajaré a Busan a rodar para mi programa, ésta misma semana grabaré para MiMi, tengo aún muchos pendientes – dijo con pesadumbre cuando Yunho regresó al comedor. De pronto se sintió melancólico, sabía que una vez cruzando esa puerta ya no habría marcha atrás, él y Yunho ya no estarían juntos, así lo habían acordado. El mayor notó aquel gesto de tristeza y sonrió amablemente, acercándose a él, Changmin sentado y él de pie, se agachó a su altura para besarlo sobre los labios, luego se miraron antes que Yunho se apartara

-       Yo tampoco quiero que te vayas – dijo en tono solemne, como si hubiera escuchado de labios del menor un ‘No quiero irme’, es lo que Yunho leyó en sus ojos, Changmin se asombró un poco, después sonrió con gesto de dignidad

-       ¿Qué te hace pensar que no quiero irme? – preguntó en tono presuntuoso, Yunho sonrió y lo agarró del brazo, ayudándolo a ponerse de pie, estando los dos frente a frente el mayor le rodeó el rostro con ambas manos, dándole un beso en los labios, Changmin no tardó en responderlo, luego se soltaron, quedándose callados unos instantes, observándose

-       ¿Me equivoqué? – cuestionó casi en tono infantil, haciéndolo sonrojar, luego el menor aceptó su derrota y meneó la cabeza, sin hablar – Lo sabía – sonrió con triunfo, luego se alejó de él - ¿Quieres que te lleve? –

-       Por favor – respondió con otra sonrisa. Changmin traía puesto algo de su ropa de la que solía dejar en casa de Yunho – Bien, supongo que es todo – comentó con cierto aire de congoja, Yunho asintió y se dirigió a la entrada de su casa, ahí había un porta llaveros, agarró las llaves de su auto y las levantó, moviéndolas ligeramente, Changmin suspiró profundamente y avanzó hacia donde estaba Yunho, volvieron a mirarse

-       ¿No olvidas algo? –

-       ¿Algo? No, creo que no – contestó el más alto luego de meditarlo

-       ¿No íbamos a darnos un último beso? – inquirió sin vergüenza, Changmin abrió los ojos como platos, sorprendido

-       Después de todos los besos que nos dimos anoche y hoy ¿quieres más? – el mayor asintió ante la pregunta – Incluso hicimos mucho más que besarnos y ni siquiera estaba en mis planes… mucho menos lo de hoy – confesó avergonzado, Yunho soltó una esporádica carcajada

-       Está bien, no te preocupes, vámonos – dijo en tono amable, ya no lo orillaría jamás a ceder ante sus deseos, la noche anterior le permitió tomarlo con rudeza y esa mañana habían hecho algo demasiado íntimo, si seguían así la despedida sería eterna

-       Sí – Changmin asintió y caminó lo que faltaba para estar tan cerca de Yunho, cuando el mayor se giró y colocó la mano sobre la manija sintió la mano de Changmin sobre su hombro y entonces volteó, así el menor tuvo oportunidad de sujetarle el otro hombro con la otra mano y lo empujó hacia la pared junto a la puerta, se miraron a los ojos, cuando Changmin relamió sus labios fue observado por Yunho quien los miró fijamente, cuando levantó la mirada Changmin se colgó de su cuello, aferrando con fuerza sus brazos en torno a éste y separaron sus labios sutilmente, tocándose enseguida, comenzando a acariciarse lenta y acompasadamente, Yunho bajó sus brazos hasta rodearle la cintura a Changmin y se besaron en esa posición hasta el final. Se separaron lentamente, como si costara demasiado trabajo separarse, abrieron sus ojos y Changmin apartó la mirada, aún con sus brazos alrededor del cuello del mayor – No fue un error – confesó de pronto el más alto, con un hilo suave de voz, Yunho lo observó fijamente, instantes después volvían a mirarse a los ojos

-       ¿De qué hablas? – preguntó intrigado, Changmin tenía las mejillas cubiertas de rojo

-       Nuestro primer beso, en aquel departamento – manifestó con vergüenza, pero sin dejar de observarlo a los ojos – Al día siguiente dije que fue un error, que no debimos dejar que pasara… pero estaba equivocado – aquella declaración tomó por sorpresa a Yunho, haciéndolo sentir una sensación agradable y enseguida sonrió

-       Changmin… - soltó su cintura y acarició su mejilla con la mano derecha

-       Nada de lo que nos ha pasado fue un error, te agradezco por todo y… te quiero Yunho – dijo avergonzado, pero completamente convencido, su estómago también experimentaba diversas sensaciones, volvió a sentir miedo ante lo desconocido. Yunho lo observó con cándida expresión y casi sintió deseos de llorar, aquel habría sido un momento perfecto para confesarle sus sentimientos, decirle que estaba enamorado de él, pero ¿Qué caso tenía? Estaban a punto de separarse y cerrar ese capítulo en su vida, entonces guardó silencio, solo sonrió y después le acarició sutilmente los cabellos, Changmin sintió un intenso escalofrío ante el gesto y sonrió tímidamente, hacía mucho que Yunho no se comportaba tan fraternalmente con él

-       Yo también te quiero Changdolla, te quiero mucho – sonrió con tristeza pero tratando de aparentar alegría, Changmin apenas si lo notó, sonrió y asintió, luego se dieron un abrazo, al soltarse no hubo nada más, salieron de la casa de Yunho, durante el trayecto no volvieron a hablar del tema, ni siquiera en los días posteriores, era como si todo lo que vivieron hubiera sido parte de un pasado muy distante, algo que los unió profundamente, pero también hubo dolor. Aquella noche de su separación Yunho lloró al encontrarse de nuevo solo en casa, recordando lo vivido la noche anterior, lo que sucedió aquella misma mañana, su tierna separación, aquel último beso, no podía creer lo fácil y rápido que terminó, tal como había comenzado


Pasaron los días, Changmin grababa para su programa de variedades en tanto grababa también para su próximo mini drama, no era de muchos capítulos pero requería un gran esfuerzo, ya que debía cambiar su apariencia con 10 años de diferencia debido a su papel, mientras que Yunho preparaba todo lo concerniente a su fiesta, la cual se llevaría a cabo el día 14 de Noviembre, en tanto el día anterior a ese debía atender una conferencia de prensa, previa a la transmisión del programa ‘KBS Road for Hope’ donde tuvo que viajar a África semanas atrás. No se habían visto en muchas ocasiones en esas dos semanas, pero como siempre se habían estado comunicando por teléfono, ya sea en mensajes o con llamadas. Esa noche anterior a la fiesta de Yunho, Changmin invitó a sus amigos de la Kyu-line a cenar a su casa, y claro, a beber alcohol, como siempre. En ésta ocasión pudieron reunirse los cuatro, incluso Jonghyun, a quien sus actividades con CNBLUE no siempre le permitían asistir a las reuniones. 

Kyuhyun y Jonghyun habían ido por la comida, no solían pedirla a domicilio porque era muy arriesgado, los repartidores a veces vendían aquella información a las acosadoras, mientras en la casa de Changmin se encontraban él y Minho, preparando la mesa para cuando llegara la comida, acompañarían con algo de Soju, ya que comerían platillos nacionales. El miembro de SHINee estaba muy contento, hacía mucho que no se reunía con sus amigos, los que más se frecuentaban eran Changmin y Kyuhyun, incluso se habían hecho mucho más unidos, él en cambio cada vez se alejaba más de Changmin, cuando el mayor de los dos aún se encontraba en suspensión de actividades por la situación de su grupo recurría mucho a él, habían ido incluso juntos al concierto tributo de Michael Jackson donde Yunho fue el principal intérprete en Corea, en aquella ocasión un artículo de prensa Japonesa había confundido a Minho como la novia de Changmin, generando una situación muy graciosa entre los dos, pero de eso hacía varios años, ahora en el presente se habían hecho menos cercanos

-       Tengo mucha hambre ¿Por qué tardan tanto? – preguntó inquieto el mayor, sin mirar a su amigo, quien terminaba de acomodar los platos principales y donde colocarían los complementos de los platillos, Minho miró hacia él e hizo un gesto de impaciencia

-       No lo sé, igual tengo mucha hambre – comentó con tranquilidad – Listo ¿Qué tal? – el aludido volteó y miró el trabajo de Minho, sonriéndole le mostró el pulgar derecho – Ahora queda esperar – Changmin asintió ante el comentario

-       Sentémonos en la sala – sugirió Changmin y Minho estuvo de acuerdo, se sentaron ahí, uno junto al otro – Hasta pareciera que ellos mismos fueron a cocinar – comentó indignado, se moría de hambre – Cuando Yunho se queda acá y trae comida nunca tarda tanto, fueron a donde va él –

-       Quizás haya mucha gente – sugirió el menor de los dos

-       ¿En Miércoles? Lo dudo – respondió meneando la cabeza

-       No deben tardar, no te preocupes – dijo para tranquilizarlo, colocándole una mano sobre la pierna para darle un par de palmadas, Changmin volteó a verlo y le sonrió

-       Y dime ¿Qué ha hecho últimamente el gran Choi Minho para pasar el rato? ¿Alguna fémina te ha robado el corazón? Siento que ha pasado mucho desde la última vez que charlamos – comentó con pesadumbre el miembro de TVXQ, Minho negó enseguida, sonriendo

-       Nada aún, con las actividades de SHINee y mis asuntos individuales no ha habido tiempo de nada – confesó con tristeza, Changmin asintió, conocía esa sensación, la había vivido muchas veces, claro que con Yunho eso cambió mucho, ambos pertenecían al mismo grupo, solían compartir habitaciones de hotel también y eso era una notable ventaja - ¿Y tú? Hay una nueva afortunada? Ninguna de tus relaciones ha durado mucho ¿cierto? – el aludido asintió, luego suspiró largamente, desde que había comenzado con Yunho su extraña relación, todas las demás eran poco duraderas, ninguna chica llenaba sus expectativas, ni siquiera compaginaban a la hora del sexo, Changmin solo había tenido relaciones con la ex novia de la que estuvo enamorado y con Yunho

-       Dudo que algún día vuelva a enamorarme – confesó con tristeza, pensando en Yunho

-       Al menos te has enamorado – refutó con un gesto de envidia – Y al menos ya no eres virgen, soy el único de los cuatro que lo sigue siendo – comentó con fastidio, Changmin soltó una sonora carcajada, ahora era él quien palmeaba la pierna de su amigo

-       Cuando llega, llega, no te preocupes – le guiñó el ojo, Minho asintió y ambos guardaron silencio

-       De verdad que tardan mucho – dijo al cabo de unos momentos

-       Bebamos Soju mientras llegan – emocionado Minho asintió, hizo un ademán de levantarse del asiento pero Changmin le hizo una seña con la mano de que se detuviera, él iría por las botellas del ansiado licor. Cuando regresó de la cocina con ambas botellitas se sentó de nuevo, dio una a su amigo y otra se la quedó, después del primer trago miró fijamente la etiqueta – Ésta es la marca favorita de Yunho – comentó tranquilamente, Minho miró el nombre de la marca y asintió

-       Es buena – concordó con su compañero de agencia

-       Yunho no es bueno bebiendo cerveza, pero el Soju le gusta mucho, aunque tampoco aguanta mucho – sonrió con burla – Su rostro se pone todo rojo cuando bebe – recordó con emoción, su amigo lo miró de reojo y luego de inclinar levemente la cabeza volvió a beber de su botellita

-       Supongo entonces que no has sido mala influencia con él como conmigo – observó con diversión, Changmin rio un poco

-       Supones bien – respondió con una sonrisa – Dudo que lleguen antes de que mi intestino se coma a sí mismo – comentó con exageración el más alto, Minho asintió

-       No deben tardar, en serio –

-       Preguntaré a Yunho como hace para que lo atiendan pronto – comentó de pronto, Minho volvió a mirarlo de reojo, escuchándolo atentamente – Quizás es su encanto natural, sonríe y siempre obtiene lo que quiere – comentó casi ensimismado, como si no hablaba con Minho, éste miró fijamente hacia el suelo después, pensando – Por algo en el pasado lo elegimos como líder, siempre sabe que hacer, admiro eso –

-       Sí, Yunho es bastante prudente – coincidió con su amigo - ¿Tendrás más Soju? – preguntó mientras mostraba su botellita vacía, Changmin asintió, agarró la botella vacía y se retiró a la cocina, Minho lo observó en total silencio, cuando el mayor volvió entonces el miembro de SHINee sonrió respetuosamente

-       Aquí tienes – entregó la botella y se sentó

-       Gracias – enseguida abrió la botella y bebió, observó de reojo que Changmin sonreía - ¿Qué pasa? Dicen que cuando una persona hizo una travesura y sonríe sola es porque la acaba de recordar ¿Qué hiciste? – indagó con interés, girándose hacia él, Changmin meneó la cabeza en negación, luego bebió de su Soju

-       No es ninguna travesura, solo recordé algo que me dijo Yunho hace tiempo – contestó volviendo a sonreír, Minho entornó los ojos y no comentó nada – Imaginábamos como sería si yo hubiese sido el líder, ellos tres se habrían ido mucho antes del grupo – observó con diversión, aunque Minho nunca le preguntó que era lo que había recordado – Fue la primera vez que hablamos de ellos – guardó silencio unos momentos – Tampoco es que hablemos seguido, prácticamente nunca hablamos del tema – sonrió – Supongo que ambos nos protegemos mutuamente – bebió de su botella. Hubo silencio entre los dos, Minho miraba fijamente a su amigo, bebió un trago largo antes de volver a hablar

-       Quieres mucho a Yunho ¿no es cierto? – comentó con seriedad, Changmin cayó en la cuenta de que había estado hablando demasiado de Yunho – Si fueras mujer juraría que estás enamorado de él – volvió a comentar algo que hizo a Changmin guardar silencio. Minho bebió un sorbo pequeño de Soju, luego sonrió – Incluso podría pensar que eres Gay si no supiera lo mucho que te gustan las mujeres – observó para finalizar, lanzando una pequeña risa, pero Changmin estaba serio, pensativo, el menor de los dos se da cuenta y mira hacia él – No quise ofenderte, son solo comentarios sin sentido – apuró a decir, luego bebió de nuevo de su botella, entonces el mayor reaccionó y se giró levemente, sonriéndole

-       Tienes mucha imaginación – comentó al fin el miembro de TVXQ, volviendo a quedarse callado unos momentos, luego antes que pudieran renovar su conversación la puerta de la entrada se abrió, Kyuhyun se había llevado las llaves a petición de su amigo

-       Llegamos – anunció un sonriente Jonghyun mientras el miembro de Super Junior cerraba la puerta, luego ambos caminaron hacia el comedor a depositar las cajas de comida, enseguida Minho se levanta del sillón y camina sonriente hacia ellos

-       Ya era hora, estábamos a punto de enloquecer por el hambre – comentó con tono exagerado, husmeando entre las bolsas, comenzando a charlar algo con el miembro de CNBLUE, pero Kyuhyun no les prestó atención, había mirado hacia donde estaba Changmin, su amigo se encontraba muy quieto, sentado en el sillón, mirando hacia nada en concreto, entonces se acerca hasta ese lugar

-       ¿Todo bien? – preguntó con aire de preocupación, Changmin volteó al escucharlo

-       Sí… que bueno que llegaron – respondió enseguida y luego se levantó, no quería tener que dar explicaciones, pero su amigo lo agarró del brazo antes que se alejara, estando los dos muy cerca

-       Luego hablamos, algo te pasa y quiero saber – comentó el mayor con aire solemne, Changmin no respondió pero su amigo leyó en su mirada que estaba de acuerdo

-       Eh, ustedes dos, luego se hacen cariños, cenemos de una vez – comentó Minho del otro lado del comedor, el mayor de los cuatro volteó enseguida, sin mostrarse avergonzado

-       Ya vamos – contestó con tranquilidad, soltó a Changmin luego de dedicarle una mirada y fue hacia donde estaban los otros dos

-       Changmin, anda que se enfría – dijo Jonghyun, el aludido volteó enseguida y asintió, debía despejar sus ideas y concentrarse en su pequeña reunión si no quería después que le hicieran preguntas incómodas.

Entre pláticas triviales terminan de cenar y beber, habían estado sentados a la mesa durante casi dos horas, era tiempo de limpiar todo aquel desastre y ya después seguirían bebiendo en la sala, la noche aún era joven. En la cocina se encontraban Changmin y Jonghyun lavando los trastos, mientras que Kyuhyun y Minho limpiaban el desastre del comedor y acondicionarían la sala para seguir con sus charlas banales mientras bebían alcohol

-       Listo, terminamos – informó el miembro de CNBLUE cuando salieron él y Changmin de la cocina, en la sala estaban los otros dos que hace tiempo habían terminado también, se les habían adelantado con una botella y media de Soju cada uno

-       Nos acabaremos todo – comentó Minho con alegría, era quien más había bebido y comenzaba a notársele en la voz

-       No es justo, nosotros seguíamos lavando trastos – protestó Jonghyun, Changmin asintió para mostrar su apoyo a las palabras de su amigo

-       Como sea, es mejor que agarren su botella o Minho no les dejará nada – refutó Kyuhyun y los aludidos pronto hicieron caso. Ahora los cuatro estaban en la sala, la cual no era muy grande y tampoco muy pequeña, constaba de tres sillones, como las salas tradicionales, uno individual, otro de 2 piezas y uno de 3, en medio de estos una pequeña mesa de cristal, ahí es donde estaban las botellas de Soju y algunos bocadillos para acompañar. En el sillón individual estaba Kyuhyun, justo al lado en el sillón de dos piezas estaban Jonghyun y Changmin, en tanto en el de tres estaba solo Minho, casi acostado a sus anchas. Reían mientras se burlaban de Jonghyun, quien era el único con novia de los cuatro, aunque su relación no era pública ellos lo sabían, la burla se debía a las llamadas que ella le estaba haciendo pero que Jonghyun no estaba contestando debido a la reunión, entonces su teléfono vuelve a sonar al cabo de unos minutos

-       Es ella de nuevo ¿cierto? – pregunto divertido Changmin, dando un par de tragos a su cuarta botella de Soju – Ya perdí la cuenta de las veces que ha llamado, mejor apaga el teléfono – sugirió el más alto y sus otros dos amigos apoyaron moviendo la cabeza

-       A ver… - Jonghyun sacó al fin su celular para verificar – 69 llamadas perdidas– comentó enseguida, Changmin que estaba a punto de beber de su botella al escuchar aquel número no pudo evitar recordar aquel día de su separación con Yunho, inevitablemente escupió el sorbo de Soju que se disponía a tragar, siendo observado fijamente por los otros tres, quienes lo miraron con interés, Changmin tenía todo el rostro cubierto de rojo

-       Permiso – avergonzado por lo que había pasado, Changmin se pone de pie rápidamente y se dirige enseguida a la cocina, sin darse cuenta que Kyuhyun iba tras él. Changmin agarra una servilleta y se limpia la boca

-       ¿Estás bien? – preguntó de pronto el mayor, asustándolo, Changmin dio un pequeño salto sobre sus talones y luego se giró hacia él, llevándose una mano al pecho, cerrando unos instantes sus ojos

-       Me asustaste –

-       Perdón… -

-       Sí, estoy bien – mintió con facilidad, aunque sus ojos no sabían engañar

-       Desde hace unos días te noto distante, muy pensativo. A pesar que no nos vemos tan seguido has estado así ¿Te peleaste con Yunho? – preguntó sin miramientos, Changmin lo miró fijamente y negó con la cabeza

-       Estamos bien, solo se podría decir que “terminamos” – confesó cabizbajo, pero tratando de no aparentarlo, Kyuhyun lo miró sorprendido, era la primera vez que Changmin admitía sin rodeos que él y Yunho habían sido pareja, amantes o como quisieran llamarlo

-       ¿Por qué? – preguntó con sumo interés

-       Era el momento, ambos hemos preferido nuestra amistad, dejando a un lado el egoísmo de cada uno – se encogió de hombros – No sé, de cualquier forma no estaba funcionando – explicó sin decir toda la verdad, no quiso hablarle de su conversación con Yunho en Japón, de su momento de debilidad. El miembro de SJ lo miró atentamente

-       Es obvio que ésta separación te ha afectado ¿cierto? – observó con atino, Changmin asintió discretamente, luego pasó saliva con dureza y sonrió, mirando hacia abajo, meneó ligeramente la cabeza, como si quisiera decir algo que no se atrevía a decir

-       No lo digas, entiendo – reconfortó enseguida, sonriéndole con amabilidad. Changmin al fin levantó la vista y Kyuhyun pudo notar un peculiar brillo en sus ojos

-       Va a odiarme y no lo culpo – confesó con apremio – Le hice pasar por tanto y al final de cuentas he sido yo quien rompió la promesa, me siento como un estúpido – reveló dolorosamente, Kyuhyun se sorprendió de escucharlo, su amigo estaba siguiendo su consejo de ser sincero con él mismo - ¿Sabes? – sonrió con amargura – A pesar de eso dejé que pasara por tercera vez, Yunho y yo volvimos a tener sexo – manifestó con temor, mientras su labio temblaba sutilmente. Instantes después escucharon el ruido de cristales cayendo y dispersándose por todo el suelo, ambos voltearon rápidamente, no veían nada más que los vidrios en el suelo, se acercaron a la entrada de la cocina y detrás del pilar que la dividía del comedor vieron a Minho de pie, paralizado, no tardaron en entender lo sucedido, el menor de su pequeño grupo de amigos había escuchado parte de la conversación, muy seguramente solo el final, lo suficiente para haberlo dejado en ese estado casi catatónico

-       Minho… - susurró alarmado Kyuhyun, en tanto el mencionado y Changmin compartieron una mirada por breves segundos, en los cuales Minho parecía por demás desconcertado, justo habían hablado sobre el tema y Changmin no fue capaz de decirle la verdad. Con incomodidad el miembro de SHINee apartó la mirada y enseguida se agachó para juntar los vidrios

-       Perdón – dijo rápidamente, agarrando con torpeza los vidrios, Changmin lo observaba fijamente, luego tragó saliva con dureza, en tanto Kyuhyun se acercó para ayudarle a juntar los restos de las botellas de Soju, instantes después llegó Jonghyun, quien acababa de colgar una llamada con su novia

-       ¿Qué pasó? – preguntó desconcertado, el ambiente se percibía demasiado tenso, mientras dos de ellos juntaban los pedazos de vidrio Changmin miraba fijamente, alarmado de que Minho hubiese escuchado su conversación con Kyuhyun – Les ayudo – se agachó y ayudo a que terminaran más pronto, Minho juntó lo que sus amigos le ayudaron a levantar y lo tiró en el cesto de basura, mientras Changmin lo seguía con la mirada, no podía hablar

-       Minho – lo llamó por fin, éste volteó unos segundos y le dio la espalda después

-       Debo ir al baño – sin decir más salió de la cocina, Changmin sintió que su estómago se encogía, sintió aquella actitud como despreciativa, seguramente Minho encontraba repulsivo que él y Yunho hubiesen tenido sexo, porque era obvio que los escuchó

-       ¿Qué sucede? – preguntó preocupado Jonghyun, miró a Kyuhyun y a Changmin

-       Después te platico – respondió Changmin, el miembro de Super Junior lo miró fijamente ¿de verdad le contaría todo a Jonghyun? No lo sabía, tan solo vio que el miembro de CNBLUE se quedaba tranquilo de momento, conocía lo discreto que podía ser, así que no era de preocuparse

-       Como tú quieras – respondió con una sonrisa, después le palmeó el hombro – Debo irme, no podré quedarme a desvelarnos bebiendo como siempre – expresó afligido

-       Está bien, nos vemos después – contestó Changmin en respuesta, luego sonrió

-       Hasta pronto – se despidió también Kyuhyun

-       Creo que ya no veré a Minho, me despiden de él – Changmin asintió ante la petición, luego se dieron un abrazo de despedida y Jonghyun salió de la cocina, ambos escucharon la puerta principal cerrarse y después compartieron una mirada

-       Nos oyó, estoy seguro – dijo el menor con gesto de preocupación

-       Lo más seguro es que sí – contestó con tono afligido, que eventualidad tan incómoda

-       Siento mucha vergüenza, no quiero verlo a los ojos – confesó Changmin, aquello desconcertó a Kyuhyun, quien lo miró fijamente unos momentos

-       Conmigo no pareces estar avergonzado – comentó extrañado

-       Es diferente, no siento que sea tan cercano a Minho como contigo – confesó ligeramente apenado – Además comprenderás que no es tema fácil – completó y su amigo estuvo de acuerdo. Instantes después oyeron la puerta del baño abrirse y se miraron a los ojos

-       Debemos salir – propuso Kyu y Changmin estuvo de acuerdo con él, entonces salieron de la cocina, el miembro de SHINee parecía más tranquilo, vieron su cabello un poco mojado en los bordes del rostro e intuyeron que se había mojado el rostro. Los tres se miraron, un inquieto silencio les invadió unos momentos

-       ¿Y Jonghyun? – preguntó Minho mirando hacia Kyuhyun, como si Changmin no existiera, eso lo lastimó pero no dijo nada

-       Tuvo que irse – respondió enseguida el miembro de SJ – Creo que me iré también, necesitan hablar – sugirió el mayor, pero enseguida el menor de los tres se opuso

-       No puedo… mejor dicho, no quiero – espetó molesto, seguía sin mirar a Changmin, quien se sintió nuevamente herido, pero se mantuvo sereno

-       Vamos, no te pongas en esa actitud – defendió Kyuhyun, acercándose más hacia Changmin para colocarle una mano sobre el hombro y reconfortarlo. Minho por fin miró hacia él y sus miradas se toparon en silencio - ¿Por qué estás molesto? – preguntó directo, sin pretender que el tema quedara en el olvido - ¿Por qué no te lo contó a ti? –

-       Kyuhyun, no… - quiso intervenir Changmin, pero su amigo se lo impidió, Minho y Kyuhyun se miraron fijamente como si se retaran

-       No seas tan vanidoso… y si no es eso, si es porque te causa asco saber lo que hay entre Changmin y Yunho entonces mejor vete, no mereces ser llamado amigo – dijo sin remordimiento, las palabras salieron fácilmente de su boca, Kyuhyun solía ser el tipo de persona que sin importar a quien se dirigía siempre hablaba con absoluta sinceridad, lastimara o no a la otra persona. Minho guardó amplio silencio, pasó saliva un par de veces, no sabía que comentar

-       Eres libre de pensar y sentirte como quieras, no tengo nada que reprocharte – habló por fin el miembro de TVXQ, ahora la mirada de Minho estaba sobre él

-       Que tonto soy ¿Por qué no me di cuenta antes? – comenzó a hablar el miembro de SHINee, sin haber respondido a las palabras del miembro de Super Junior – Yunho esto, Yunho aquello, Yunho lo otro, solo hablas de él últimamente… pero entiéndeme, no te veo en unos meses y ahora tú y él son homosexuales, han tenido sexo y todo eso ¿Crees que puedo asimilarlo tan fácilmente? – cuestionó a Changmin de forma ruda, mirándolo fijamente a los ojos – Y tú me tachas de mal amigo – miró hacia Kyuhyun – Me han excluido de todo últimamente ¿y me he quejado? Creo que merecía saber, también soy su amigo – culminó su regaño, Kyu no tardó en sonreír bufonamente

-       Entonces si era por vanidad y ahora resulta que se trata de ti ¿no? eres un egoísta ¿Crees que para Changmin es fácil estar hablando de todo esto? Fui yo quien lo intuyó y se lo hice saber, le pregunté directamente porque lo veía triste y confundido, Changmin no tuvo más remedio que confesármelo y hacerme su confidente ¿Cómo te atreves a acusarle de haberte hecho menos? Eres un idiota – espetó con enojo, Changmin nunca lo había visto así de enojado, mucho menos peleándose con Minho, quien se quedó mudo ante lo último, era la primera vez que su amigo lo llamaba de esa forma

-       ¡Kyuhyun! Ya basta – regañó Changmin preocupado. Incluso hace años cuando discutía junto a Yunho con sus ex compañeros de grupo jamás salieron de sus bocas palabras ofensivas, para Changmin ese momento era la primera vez que veía a alguno de sus amigos pelearse

-       Claro… - sonrió Minho con burla – El súper amigo siempre has sido tú –

-       Deja de ser tan imbécil e infantil –

-       Ya cállate ¿no? esto es entre Changmin y yo – contestó irritado

-       No me callo, solo estoy diciendo la verdad, estúpido –

-       ¡Los dos! Ya basta – dijo enojado Changmin, poniéndose en medio de los dos – Deja de ofenderlo – se dirigió hacia Kyuhyun

-       ¿Por qué? Es un imbécil –

-       Kyuhyun, en serio, ya déjalo –

-       No, que continúe, es bueno saber lo que realmente piensa de mí – contestó Minho y un nudo se formó en su garganta. Se quedaron en silencio los tres, Changmin estaba muy nervioso, no sabía cómo remediar la situación

-       Perdón – dijo de pronto Kyuhyun, había reflexionado sobre su actitud, quizás si se había pasado un poco, pero cuando dijo todas aquellas palabras las sentía de verdad – Pero me sacaste de mis cabales – se defendió de forma despectiva, Minho lo miró unos momentos – No quise ofenderte –

-       No me importa que me llames idiota o cómo quieras pero ¿realmente crees que discriminaría a Changmin porque es homosexual? – preguntó indignado, el aludido enseguida se sonrojó

-       Oh no, espera, no soy homosexual – aclaró pronto, Minho lo miró intrigado – Es verdad, me he acostado con Yunho, pero no soy Gay – completó rápidamente

-       Si no te gustan los penes ¿cómo has conseguido acostarte con él? – cuestionó interesado

-       ¿Eh? – la pregunta en cuestión resultaba un tanto extraña, pero por alguna razón le causó mucha gracia, Changmin comenzó a reír divertido

-       Digo, porque Yunho tiene pene, obvio, es hombre – completó con voz más ligera, aquella risa había amenizado el ambiente, incluso había hecho sonreír a Kyuhyun

-       Sí, si tiene – comentó Changmin – Y uno muy grande – remató, al mismo tiempo Kyuhyun y Minho hicieron un gesto de indignación

-       Demasiada información – regañó Minho y luego sonrió. Discretamente miró hacia Kyuhyun quien parecía un poco avergonzado – Perdón, me comporté como un niño con falta de atención –

-       Es cierto – intervino Kyuhyun

-       Ya, por favor no vayan a comenzar – dijo Changmin con voz cancina – No quiero volver a verlos pelearse – comentó afligido, Kyuhyun y Minho se miraron unos momentos

-       Lo siento – se disculpó el miembro de SJ, estirando su mano hacia Minho quien la tomó en señal de tregua, luego se alejó

-       Changmin, si quieres contarme, puedo oírte – comentó avergonzado, Changmin se sintió más aliviado y sonrió ampliamente

-       Sí, te contaré todo – contestó enseguida

-       ¿Jonghyun lo sabe? Preguntó de pronto Minho, luego reparó en el hecho de que no estaba ahí - ¿Dónde está? Por cierto –

-       Tuvo que irse. Y no, no lo sabe – respondió Changmin, observando como Minho se alegraba un poco, muy probablemente al saber que Jonghyun no lo sabía – Se lo contaré después –

-       Yo también debo irme, tienen mucho qué hablar – declaró Kyuhyun y Changmin asintió – Hasta luego – se despidió de ambos, luego se acercó a Changmin y le dio un abrazo, de Minho se despidió normal, como si aún hubiera fricción entre los dos, Minho no respondió al respecto

Luego que se quedaran solos por fin Changmin contó a Minho todo lo que había sucedido mientras continuaron bebiendo, desde aquel intento de beso de Yunho en la famosa entrega de premios de finales del año 2008 hasta los últimos acontecimientos de su despedida, omitiendo detalles íntimos que no venían al caso contar. También le contó sobre la fatídica promesa que se habían hecho él y Yunho hace un tiempo y como ahora por causa de ésta misma le perseguía la culpa como un cruel y despiadado verdugo



Al día siguiente Changmin se despertó con una tremenda resaca que le hacía sentir estallar la cabeza, había bebido mucho alcohol y estaba aturdido, Minho se había ido en taxi dos horas después que Kyuhyun, habían hablado lo suficiente, el miembro de SHINee ahora estaba al tanto de todo respecto a la relación de los dos miembros de TVXQ y sobre los sentimientos de su amigo, le resultaba muy increíble todo lo que Changmin le había contado, en ningún momento lo juzgó o le hizo sentir mal, aunque para Minho era muy raro ver a su amigo tan entusiasmado con otro hombre, después de tantas pláticas sobre mujeres y sabiendo los gustos de Changmin, era como haber escuchado a otra persona muy diferente a él. Changmin se preparó un café fuerte y sin azúcar, por la noche debía cubrir un evento de Yunho con su cámara, se sentía extraño, amaba la fotografía pero no se veía a sí mismo como un fotógrafo, le halagaba que Yunho lo hubiera considerado uno bueno

-       Haré mi mejor esfuerzo – pensó emocionado mientras ponía la pila de su cámara a cargar, en tanto engullía un sándwich prendió su computadora, necesitaba vaciar la memoria de su cámara para llevarla limpia a la fiesta de su compañero, mientras lo hacía observaba las fotos, sonriendo al recordar los momentos al lado de sus personas más especiales, cuando vio fotos de su querida Kyu-line no pudo evitar sentir una extraña melancolía, la noche anterior temió perder la armonía de ésta y que sus dos amigos se hubieran peleado en peores términos, pero por fortuna Kyuhyun se había disculpado y parecía ser que Minho le había perdonado. 

Changmin terminó de clasificar todas sus fotos, las tenía muy ordenadas dentro de una carpeta protegida con contraseña, no podía exponerse a alguna vez perder su laptop y que alguien viera sus fotos más íntimas 

–         Debería abrir una carpeta con solo fotos de Yunho – pensó eventualmente, como una idea que solo llega de repente, luego meditó lo que acababa de pensar y se sonrojó – Changmin tonto, eres incluso capaz de ponerle corazones – rio divertido, hace tiempo no se burlaba de sí mismo. Después se puso completamente serio y buscó entre sus fotos más recientes una de Yunho, al abrirla sonrió por inercia, en ella se veía a Yunho de los hombros hacia arriba, la había tomado en Japón, en el último SMTOWN al que asistieron, su compañero sonreía, mostrando casi todos los dientes, se veía bastante guapo, Changmin volvió a sonreír, estiró su mano hacia la pantalla y rosó dos de sus dedos con ésta, como si tocara los labios de Yunho, en ese momento el teléfono de su casa sonó, exaltándolo, rápidamente dio un pequeño salto y por inercia cerró la tapa de su computadora, sin cerrar la fotografía – Que susto – pensó divertido, luego se levantó de la silla y fue hacia el teléfono para contestar, era Heechul, Changmin se extrañó de que le llamara pero contestó


Cuando cayó la noche Changmin se preparó para ir a la fiesta con un look un tanto Hípster, no es que fuera muy partidario de ese tipo de apariencia, pero lo había encontrado oportuno, después de todo Yunho había organizado la fiesta en un ambiente ochentero, su amigo había prometido incluso tener máquinas de monedas como Pinball. Llevaba un pantalón color amarillo y una camisa blanca de botones, encima una chamarra color azul marino con fondo amarillo, igual que la tela en la parte de los codos, anudada al cuello una corbata negra con bolitas blancas, sus zapatos eran color café, se colgó al cuello su cámara y buscó las llaves de su auto, luego avanzó a la puerta y estuvo a punto de salir, pero recordó algo

-       Mi pulsera, que tonto soy… - regresó a su habitación y buscó su invitación, Yunho había diseñado para sus invitados una pulsera hecha con cristales de una importante marca Austriaca, la miró y sonrió, después de todo Yunho tenía buen gusto, se la colocó y admiró su muñeca – Listo, ya no falta nada – con muy ánimo echó la invitación a su chamarra y salió de su casa, condujo rumbo al lugar de la fiesta, se trataba del Restaurante Italiano de uno de los mejores amigos de Yunho, el lugar se llamaba ‘De Karmeliet’, dicho amigo era DJ, Changmin sabía que su amigo lo admiraba mucho y debía reconocer que él también aunque solo lo había visto un par de veces. 

Llegó por fin al fino Restaurante y dejó su auto con el Valet Parking, al entrar se llevó una gran sorpresa, Yunho estaba recibiendo a sus invitados como si fuera una alfombra roja, quien llegaba entregaba su invitación con la donación que Yunho había pedido para después entregarla a una buena causa, luego se tomaban una foto, las cuales Changmin sabía que saldrían en una revista de su agencia junto con las que él tomaría, Yunho le había explicado un par de cosas. Yunho recibió a Changmin con una sonrisa y éste le correspondió igual, se sentía muy emocionado, aunque luego se entristeció ver que de momento Yunho no podía estar con él porque debía recibir a sus otros invitados 

–        Manos a la obra – pensó resignado, comenzaría a tomar fotos

-       ¿Qué te parece? – escuchó una voz atrás de él y Changmin volteó, era el amigo de Yunho, Mo Ji Hwan, a quien no había tenido oportunidad de saludar, ambos se saludaron con mucho gusto

-       Excelente, parece sacado de una película – respondió asombrado, causando una risa en el otro

-       Es cierto, Yunho eligió la ambientación de algunas películas, y ya sabes, con lo detallista que es – comentó sonriendo, enseguida Changmin también sonrió

-       Sí, así es él – dijo con suavidad, luego reaccionó en que debía cuidar su forma de referirse a él, no quería que después más personas se dieran cuenta de lo que estaba pasando, pero por fortuna el amigo de su compañero no lo vio de otra forma lejos de la admiración

-       Y vamos, no solo tomes fotos, diviértete también – aconsejó amablemente, luego le palmeó la espalda y se fue, Changmin suspiró

-       Divertirme… - susurró suavemente, luego buscó a Yunho con la mirada, éste estaba platicando con un grupo de amigos, reían animadamente mientras reían y bebían, Changmin lo miró fijamente, perdido en aquella visión, era como si Yunho de repente fuera tan distante, sintió un extraño sentimiento de tristeza

-       ¿Qué te pasa? – escuchó la inconfundible voz de KangIn a su espalda, enseguida volteó, sonriéndole alegremente

-       Hola, que milagro verte – saludó con entusiasmo, el miembro de Super Junior sonrió

-       Ya nos habíamos visto – respondió después de reír

-       Sí, hace rato, pero estabas ocupado, apenas si nos saludamos con un gesto –

-       Sí, perdón, debía saludar a todos porque debo irme temprano – informó con tristeza – Preferiría quedarme pero el deber me llama –

-       Entiendo –

-       Ahora dime ¿Qué tienes? – preguntó poniéndose serio

-       ¿Qué tengo? –

-       Sí, te veías algo triste, o quizás estés aburrido – lo miró atentamente, esperando algún tipo de respuesta, pero Changmin no supo que decir

-       No es nada, me distraje un poco – mintió con cautela

-       ¿Mirando a Yunho? – guiñó un ojo en broma y Changmin se sonrojó enseguida

-       Nada de eso – respondió rápidamente, a KangIn le causó mucha gracia su expresión

-       Es broma – se apresuró a comentar, en realidad él no se había dado cuenta de nada, su comentario había sido solo una broma pero la reacción de Changmin casi pudo haberlo descubierto – Bien, debo irme, y no te duermas – aconsejó con una sonrisa

-       No lo haré – él también sonrió y se despidieron con un apretón de manos, Changmin miró a su compañero de agencia marcharse, el cual se acercó a Yunho para despedirse, ambos compartieron un par de palabras antes que se marchara. Cuando KangIn se fue Yunho miró hacia donde estaba Changmin, desde hace rato había sentido que alguien le miraba, pero al estar ocupado con sus amigos no se dio cuenta. Sus miradas se cruzaron y Changmin solo sonrió con gentileza, levantando su mano para saludarlo, Yunho hizo lo propio y luego se alejó de nuevo, ahora con otro grupo de amigos, Changmin suspiró – Que guapo se ve – pensó con letargo, mirándolo fijamente, interactuando con sus amigos, riendo y jugueteando, luego se dio cuenta de que estaba demasiado embelesado viéndolo y sacudió su cabeza, debía dejar de ser tan obvio. Se alejó para seguir tomando fotos mientras agarraba un par de tragos de Vodka, no mucho ya que debía manejar de regreso a casa



Yunho estaba de muy buen humor, desde hace tiempo soñaba con hacer una fiesta de ese tipo y ahora que la había hecho se sentía muy satisfecho y orgulloso, sobre todo feliz por haber reunido ahí a sus amigos, quizás no todos, pero si la gran mayoría, sobre todo se sentía contento de haber podido invitar a Changmin y que éste hubiera aceptado ser su fotógrafo. Se apartó de un grupo de amigos para buscar una bebida, a lo lejos vio a su compañero de grupo platicando con uno de los invitados, sonrió instintivamente, su amigo se veía muy tranquilo, podía incluso pensar que estaba contento, aunque en varios ocasiones lo descubrió mirándolo fijamente o solo sintiendo su mirada encima, era extraño pero agradable

-       Excelente fiesta – halagó su amigo Sohn Ho Joon al acercarse a él, Yunho sonrió al actor y se estrecharon la mano aunque ya se habían saludado desde hace mucho, Yunho pasó su brazo por el hombro de él y brindaron

-       Gracias, pero es excelente gracias a mis invitados – contestó con modestia

-       Es gratificante cuando nuestras agendas pueden coincidir y podemos vernos todos, bueno, la gran mayoría – comentó con una sonrisa, Yunho asintió – Creo que siento envidia de Changmin – dijo con sinceridad, Yunho volteó a verlo, bajando su brazo del hombro, ahora estaban frente a frente, Yunho bebió de su copa

-       ¿Ah sí? –

-       Sí, él te ve muy seguido, envidio eso – explicó

-       Ah ya… vamos, no seas celoso – contestó en broma y ambos echaron a reír

-       Cuando sales con alguien, segura ella también siente celos de Changmin –

-       Puede ser – respondió de forma evasiva, no quería hablar mucho de Changmin y luego terminar siendo descubierto, tal como había pasado con Heechul y muy seguramente Donghae, para Yunho era difícil hablar de un tema como el de su amor por Changmin, hasta el momento solo lo sabía uno de sus amigos de infancia que aún vivía en su ciudad natal

-       ¿Sabes? Tengo alguien para presentarte – dijo luego de meditarlo unos momentos

-       ¿Alguien? ¿Cómo así? – preguntó confundido

-       Sí, una amiga, se llama *Han SunHee, es soltera, tiene un año menos que tú, y no es una loca que sea tu fan – explicó con mucho interés - ¿Quieres que te la presente? – preguntó con interés, Yunho se quedó estupefacto ante la propuesta, era raro escuchar ese tipo de proposiciones, sobre todo porque siempre era él quien fijaba su atención en alguna mujer, no estaba acostumbrado a que le presentaran a alguien

-       No lo sé – respondió con sinceridad, luego dio un trago a su copa

-       Vamos ¿No es un poco irritante solo estar rodeado de hombres? La gran mayoría claro, y pasar demasiado tiempo con Changmin, creo que te falta una chica, al menos un par de citas, no te digo que le pidas ser tu novia, será bueno para ti, te distraerás – expuso jovialmente, como si pensara que esa era la mejor idea del mundo. Yunho lo meditó, desde su extraña despedida con Changmin no habían vuelto a estar tan cerca, claro que los roces y el típico coqueteo siempre existía, pero era demasiado sutil, como hace tiempo, cuando era 2011 y su relación no había llegado tan lejos

-       Es que… -

-       Yunho ¿hace cuánto no estás con una mujer? – preguntó de forma indiscreta, haciéndolo sonrojar, Yunho sonrió con nerviosismo y se calló durante unos segundos

-       Tres… o cuatro años, no sé – respondió avergonzado, terminando de tomarse el contenido de su copa. Su amigo lo interpretó como bastante tiempo, porque claro, Yunho no le estaba diciendo que eso no quería decir que no hubiera estado con alguien después, pero su amigo había preguntado por una mujer, obviamente no entraba Changmin en esa categoría

-       ¿Lo ves? Necesitas algo de emoción, no todo en la vida es trabajo –

-       Cierto – respondió ensimismado, luego echó una mirada hacia Changmin, su amigo estaba tomando fotos. Entonces recordó sus numerosas pláticas, incluso cuando estaban ‘juntos’ habían acordado que si aparecía una chica en sus vidas no estaban unidos el uno al otro, ahora que estaban ‘separados’ debería de ser igual, pero Yunho se sentía culpable

-       ¿Qué dices? – lo miró atento, Yunho suspiró, luego sonrió discretamente

-       Está bien, pero no te prometo nada, si no compaginamos… -

-       Te encantará – lo interrumpió, luego sonrió emocionado, Yunho también sonrió

-       ¿Cómo has logrado convencerme? – rio un poco y luego su amigo también

-       La llamaré, que venga hoy – dijo de pronto, sorprendiéndolo

-       ¿Qué? – cuestionó alarmado – Pero… -

-       Le diré que venga cuando acabe la fiesta, cuando se hayan ido todos, que Mo Ji Hwan les deje el local para su cita ¿Qué dices? – enarcó ambas cejas, como si le hiciera una propuesta muy indecorosa, Yunho lo meditó unos momentos, luego miró discretamente hacia Changmin, no quería que éste se enterara que iban a presentarle a una mujer, aunque ya no fueran nada, se sentía avergonzado

-       ¿No estás precipitándote? – preguntó tratando de sonreír, pero estaba consternado

-       Te conozco, si lo dejamos para después no habrá muchas oportunidades, tu agenda es muy apretada Yunho – explicó con convicción

-       Eso es verdad – reconoció enseguida – Que diablos… - sonrió divertido – Llámala entonces – cedió rápido, esperaba no levantar más sospechas, su amigo sonrió ampliamente y sacó su celular, alejándose un poco para poder llamar, Changmin se dio cuenta que Yunho ahora estaba solo y se acercó, encontrándolo muy nervioso, y es que Yunho esperaba que su amigo no regresara diciendo animosamente que la cita estaba concertada, así que miró hacia él, quien seguía hablando por celular

-       ¿Qué pasa? Te ves preocupado – observó Changmin, enseguida Yunho se puso aún más nervioso, luego lo miró

-       Nada ¿te gusta la fiesta? – evadió el tema, el menor ya no quiso comentar y solo asintió

-       Me gusta mucho la mesa de Pinball, ¿puedo llevarla a casa? – preguntó emocionado

-       Lo siento, es rentada, de colección, comprarla incluso te costaría muy caro – contestó bonachonamente, pero aún se percibía nervioso

-       ¿Seguro que estás bien? –

-       Sí, de verdad – respondió con media sonrisa

-       Ya está – comentó su amigo actor al acercarse hasta donde estaban ambos, Changmin lo miró fijamente, como preguntándose de que se trataba, eso solo puso más nervioso a Yunho

-       Que bien, ahora vámonos – interrumpió antes que se le ocurriera abrir la boca

-       ¿A dónde? – preguntó Changmin

-       Por otra copa ¿verdad? Vamos – sin darle tiempo a decir nada más, Yunho jaló a su amigo por el brazo, Changmin observó a ambos alejarse y solo enarcó una ceja, no entendía nada

-       ¿Qué pasa? –

-       Es que no quiero que se entere –

-       ¿Por qué? – preguntó intrigado

-       Porque querrá que le presentemos una a él – fue lo primero que se le ocurrió

-       No hay problema, tengo más amigas – respondió emocionado, sacando su celular para ver su lista, pero enseguida Yunho lo interrumpió

-       Tiene demasiados compromisos en el trabajo, él no puede distraerse – excusó rápidamente, no quería que Changmin anduviera en citas, le daban celos solo de pensarlo

-       Está bien, no te alteres – respondió tranquilo

-       Que toda la diversión sea para mí – dijo en broma y ambos se comenzaron a reír, al verlos tan alegres varios amigos se acercaron y volvieron a tener conversación en grupo, Changmin miraba fijamente, Yunho se veía extraño, lo conocía demasiado bien como para no darse cuenta



Hacia el final de la fiesta, uno a uno los amigos de Yunho se iban despidiendo, todos se marchaban con un buen sabor de boca, Yunho había organizado una fiesta de muy buen gusto. Changmin aún se encontraba ahí, tomando las últimas fotos, mientras que Yunho cada vez estaba más nervioso, su amigo le había informado que en una hora su amiga estaría ahí, pero no estaba nervioso por encontrarse con ella, sino porque Changmin no parecía tener intenciones de irse pronto, quizás hasta lo estuviera esperando, eso le preocupaba

-       Muy buena fiesta – dijo una de las amigas de Yunho

-       Me alegra que te haya gustado, gracias por venir – respondió con alegría

-       Hasta pronto – se despidió la chica y se dieron un abrazo, enseguida se marchó, Yunho suspiró, ella era prácticamente la última, ya que solo quedaban él, Changmin, Sohn Ho Joon y el dueño del local, incluso su prima DJ, DD se había marchado. Yunho miró hacia Changmin, éste revisaba las fotos de su cámara, entonces se armó de valor y se acercó hasta él

-       ¿Qué haces? – preguntó fingiendo no saber

-       Revisando las fotos, creo que no quedaron tan mal – contestó convencido, sin retirar la mirada de la cámara

-       Vamos, no seas modesto, quedaron bastante bien – refutó mientras las veía también, Changmin percibió claramente el olor del perfume de Yunho, quien estaba hombro con hombro junto a él, demasiado cerca

-       Gracias – respondió avergonzado, sabía que aún le quedaba mucho que aprender para ser considerado fotógrafo, pero le agradaba oír ese tipo de halagos, sobre todo si venían de Yunho

-       Es tarde ¿No te parece que debes ir a casa? – sugirió repentinamente, desconcertando a su compañero ¿acaso Yunho lo estaba corriendo? Changmin se alejó un poco de su lado y lo observó fijamente, dudando

-       ¿Qué tramas? – preguntó extrañado, sorprendiendo a Yunho

-       Nada, es solo que no quiero que te expongas y quiero que descanses bien – se excusó rápidamente, pero estaba mintiendo, había visto discretamente su reloj, faltaban menos de veinte minutos para que la chica llegara – Además comenzaremos a limpiar todo esto, los del aseo llegan hasta mañana –

-       Yo ayudo – contradijo emocionado, le gustaba sentirse útil, pero eso no le agradó a Yunho

-       No hace falta ¿Sí? Vete a casa – dijo en un tono más autoritario, Changmin enarcó una ceja y sonrió sarcásticamente mientras lo observaba

-       Está bien papá – contestó con burla, apago su cámara y se alejó hacia uno de los sillones del fondo, donde había dejado su mochila, guardó sus cosas y se la colgó al hombro

-       No bebiste mucho ¿verdad? Puedes manejar – inquirió preocupado, Changmin asintió

-       Bebí muy poco, no te preocupes – sonrió con amabilidad

-       Está bien, maneja con cuidado, nos vemos después –

-       Sí, cuídate – se acercó a él y le dio un abrazo de despedida, aspirando sutilmente el olor de su cabello, no sabía porque lo había hecho pero sonrió, se llevaría ese recuerdo a casa

-       También tú – Yunho no dudó en regresarle el abrazo, el tacto de la espalda cálida de Changmin en la palma de su mano fue bastante agradable, no habían estado tan cerca desde hace días. Se separaron y se miraron por última vez antes que Changmin girara hacia atrás y se marchara, Yunho lo observó irse y sintió de pronto un poco de culpa, en unos minutos llegaría la amiga de su amigo y él lo había ocultado como un secreto. Sohn Ho Joon llegó instantes después, sonreía emocionado

-       Listo, se ha ido ¿verdad? Ella no tarda en llegar – dijo alegremente, Yunho sonrió por mera amabilidad y suspiró ¿Qué clase de chica sería?



Tardó en llegar un poco más de tiempo del previsto, pero no demasiado, Yunho esperaba junto a Sohn Ho Joon y Mo Ji Hwan, dueño del Restaurante. Los tres estaban sentados en el sillón más amplio, no muy lejos de las máquinas de videojuegos, habían ordenado solo lo esencial, pero el local se veía bastante pulcro. 

Al entrar la amiga de Ho Joon se pusieron de pie, Yunho se asombró de la chica que llegaba, era bastante guapa, de buen porte y tenía además una brillante sonrisa, parecía ser bastante agradable, no era alta pero con sus zapatos de tacón alto casi estaba a la altura de Yunho, tenía un largo cabello negro, completamente lacio que le llegaba a media espalda, de tez blanca pero no pálida, sus cara era delgada, de nariz perfilada y labios no muy gruesos ni delgados, de entre los cuales se asomaba una sonrisa de dientes lustrosos, el corte delgado de sus cejas le daban una expresión sofisticada; también era delgada, pero no se marcaban sus huesos, salvo las clavículas, notoriamente marcadas gracias al tipo de vestido que traía puesto, negro, de tela delgada pero no traslúcida, un vestido sencillo de tirantes pero de buen gusto, no muy corto, sin embargo se podían ver claramente sus piernas, delgadas pero torneadas, el músculo de la pantorrilla bien delineado gracias al uso de los tacones altos. 

Yunho la miró discretamente de pies a cabeza, no era una belleza abominable pero la chica era bastante bonita y además guapa, caminaba con paso seguro pero lento, llegó hasta ellos mostrando una gran sonrisa

-       Hola – saludó sutilmente, su voz era bastante suave, no muy gruesa ni aguda, el tono perfecto para una mujer, como le gustaba a Yunho, quien no pudo evitar mirar fijamente sus ojos, eran de color café oscuro pero muy expresivos, entonces pensó en Changmin, estaba mal pero no pudo evitar compararlos, los ojos de su amigo eran mucho más expresivos, brillantes y bonitos, volvió a sentir culpa por haber aceptado una cita con ella

-       Hola, gracias por venir – contestó el amigo de Yunho, quien no tardó en hacer las presentaciones pertinentes, primero presentó al dueño del local y después a Yunho, ella lo miró fijamente, resultaba ser más guapo que en la televisión o las fotos, ambos se sonrieron

-       Perdona esta eventualidad, mucho gusto – saludó con tranquilidad pero un poco avergonzada, Yunho negó con su cabeza suavemente mientras sostenía su mano

-       No te preocupes, te estoy agradecido por aceptar – respondió amable, se volvieron a sonreír y poco a poco soltaron sus manos

-       Bien, creo que nosotros los dejamos solos – dijo el actor mientras compartía una mirada cómplice con el dueño del local, quien asintió enseguida, Yunho se volvió a poner nervioso y pudo notar que ella también

-       ¿Cuál es la prisa? – preguntó inocentemente Yunho, logrando que sus amigos soltaran una carcajada, lo miraron con discreta burla pero no respondieron a la pregunta

-       Que tengan una linda velada, por favor siéntanse como en casa – dijo Ji Hwan amablemente

-       Gracias – contestó la chica con un poco de timidez, mirando hacia Yunho

-       Gracias por todo – secundó el miembro de TVXQ, tratando de no ponerse nervioso. Sus amigos se despidieron de ambos, dejándolos por fin solos, compartieron una mirada y luego se sonrieron, apartándola después – Por favor – dijo Yunho de forma galante, indicándole que se sentara, ella enseguida lo hizo, al sentarse no cruzó la pierna, sino que se sentó rectamente y con las piernas muy juntas, eso tranquilizó a Yunho, podía entender que ella no tenía intenciones de seducirlo

-       Ho Joon habla mucho de ti, te aprecia bastante – rompió ella por fin el hielo después que Yunho se sentara a su lado, los separaban al menos 30 centímetros – Yo sabía que eras famoso, pero no sé mucho de TVXQ, perdón – explicó avergonzada, Yunho no lo sintió como ofensa, además después de todo él no solía salir con fans, así que estaba bien

-       No te preocupes – sonrió amablemente de nuevo, mostrando sus perfectos dientes, ella sonrió también y apartó la mirada unos momentos – Ah, es verdad – dijo con voz suave - ¿Qué quieres de beber? ¿Te gusta el Vodka? O prefieres otra cosa –

-       Vodka está bien – contestó enseguida, aunque no solía beber mucho. Yunho se marchó enseguida por la botella y los vasos, regresó al cabo de unos momentos, sirvió de pie y luego extendió el vaso hacia ella, agarró el suyo y se volvió a sentar, sin darse cuenta que ésta vez lo hizo más cerca de ella. Brindaron y bebieron el primer sorbo, volvió a quedarse en silencio el loca

-       Oh espera, falta música – sonrió avergonzado, estaba siendo mal anfitrión, se puso de pie nuevamente y caminó hacia la rockola, buscó una lista de reproducción de R&B y la puso, le gustaba mucho ese género - ¿Está bien eso? –

-       Sí, gracias – respondió con suavidad – Tienes buen gusto – halagó

-       Gracias – sonrió avergonzado – Y ¿a qué te dedicas? – preguntó sin mucha curiosidad, pero de algo tenían que hablar, la miró fijamente mientras le respondía

-       Soy Arquitecta – respondió sosegadamente – Trabajo para un corporativo, pero no tengo un puesto muy alto – explicó con modestia, la verdad es que tenía muy buen puesto de trabajo

-       Impresionante – comentó Yunho con cierta fascinación, después bebió de su vaso

-       No es para tanto – sonrió con timidez, volvieron a verse a los ojos y sonrieron

-       Yo creo que sí – sonrió emocionado

-       Creo que ser estrella Hallyu lo es más – contestó enseguida

-       Serlo es increíble pero tiene sus contras –

-       Supongo –

-       Por ejemplo ésta cita, no me puedo ver con una chica linda como tú libremente – explicó sin pena, pero aquella afirmación la hizo sonrojar, Sun Hee desvió la mirada – Perdón ¿dije algo malo?

-       No – negó con la cabeza mientras lo decía, después lo miró – Gracias por lo de linda –

-       Solo es la verdad – respondió con sinceridad, pero después se avergonzó de haberlo dicho – Perdóname, estoy siendo muy confianzudo ¿verdad? –

-       No… solo un poco – hizo una seña con sus dedos índice y medio. Yunho se rio nerviosamente, bebiendo después de su vaso

-       Mejor sígueme hablando de ti – pidió Yunho con sutileza, quizás a medida que avanzara la velada podría realmente sentir que congeniaban, no quería que ella se llevara una mala impresión de él



Changmin llegó a su casa en menos tiempo del que pensó, dejó las llaves de su auto sobre el llavero que se encontraba cerca de su puerta y fue directo a su habitación, dejó la mochila sobre la cama y fue hacia el tocador, se quitó la pulsera y la observó, luego de sonreír la guardó con el resto de sus accesorios pero dentro de una cajita que había comprado especialmente para guardarla, luego fue a la cama y se sentó, había dejado los zapatos a la entrada, se quitaría la ropa para meterse a bañar, entonces vio la mochila y la agarró, sacó la cámara y vio de nuevo algunas de las fotos, mirando atentamente algunas donde estaba Yunho, sonrió emocionado, su amigo había estado muy alegre toda la noche, claro, salvo casi al final que se había comportado extraño

-       Tengo curiosidad por saber cuáles escogerán para la revista – pensó entusiasmado, en la fiesta había otro fotógrafo, pero muchas de las fotos que él tomó saldrían en la revista que editaba su compañía – Con las demás le haré un regalo a Yunho – pensó emocionado. Su cámara comenzó a encender y apagar un foco rojo y Changmin supo que le faltaba batería, así que agarró de nuevo la mochila y buscó su cargador, pero no estaba - ¿No está? – se preguntó confundido, agarró otra vez la mochila y la colocó de cabeza, comenzando a sacudirla, pero no cayó ningún cargador - ¿Será posible? – trató de recordar y enseguida lo hizo, había dejado enchufado el cargador sobre el suelo, atrás de uno de los sillones – Tendré que regresar por él – decidió rápidamente, no podía dejarle esa tarea al descuidado de Yunho porque quizás se le olvidaría, así que se preparó de nuevo para salir, si era verdad y se habían quedado a limpiar todo muy seguramente seguirían ahí



A medida que siguieron conversando la timidez desapareció, conversaban amenamente mientras seguían bebiendo, casi uno frente al otro, pero no muy cerca, sus rodillas casi se tocaban pero no reparaban en ese detalle, Yunho estaba girado hacia ella, que estaba a su lado derecho, él sostenía su vaso con la mano izquierda, mientras su mano derecha estaba sobre su propia rodilla derecha, ella continuaba con sus piernas bastante juntas pero ahora girando ligeramente hacia Yunho, sosteniendo su vaso con la mano derecha mientras la izquierda se posaba sobre su regazo

-       Éste año iré con mi hermana a hacer un poco de alpinismo aficionado a Canadá, es la primera vez que iré – comentó en tono entusiasta mientras sonreía, Yunho la miraba fijamente, a medida que se conocían le parecía cada vez más bonita, él no era alguien que solo se fijara en la apariencia exterior, si alguien le agradaba en su personalidad incluso le veía más agradable a la vista y eso le había sucedido, ella cada vez le gustaba más, tenían más cosas en común de lo que pensó

-       Yo he hecho snowboarding pero soy muy bueno – contestó divertido – Me gusta mucho –

-       A mí también, pero la experta es mi hermana, por eso voy con ella –

-       Ya veo, entonces es de familia el gusto – Sun Hee asintió, luego bebió de nuevo de su vaso, quedaba poco y se lo terminó – Incluso tengo un primo que es instructor –contó con una sonrisa, Yunho le sonrió también y luego fijó su mirada en el vaso – Te serviré más – intentó agarrar el vaso pero ella se lo impidió

-       No gracias, conduciré de regreso – habló con amabilidad

-       Nada de eso, te llevaré a casa, mañana mandaremos por tu auto – contestó enseguida

-       Entonces ya no bebas tú – sonrió gentilmente

-       Es verdad – coincidió con ella, se sonrieron otra vez

-       Ha sido una velada muy agradable, muchas gracias – dijo en tono afectuoso, mirándolo a los ojos y Yunho asintió, mentiría si dijera que fue mala idea aceptar la cita

-       Si quieres… - hizo una pausa breve – Podemos vernos otra vez – sugirió mientras la miraba

-       Me encantaría – no tardó en responder, mirándolo también, sin darse cuenta estaba apretando la tela del vestido sobre su pierna izquierda con la mano del mismo lado, Yunho miró por breves segundos aquella acción y sin pensarlo, guiado solo por su instinto colocó su propia mano derecha sobre la de ella, un poco nerviosa Sun Hee agachó ligeramente la cabeza, fijando su vista hacia sus manos, pero Yunho no tardó en usar su mano izquierda para sujetarle sutilmente la barbilla, levantándole la cara y entonces sus miradas se encontraron nuevamente. 

No hacían falta las palabras, no era ningún secreto para ambos que tarde o temprano llegarían a eso, Yunho se acercó sutilmente mientras inclinaba su cabeza, cerró los ojos al tocar los labios de ella con los suyos y Sun Hee poco a poco también cerró sus ojos, el beso fue apenas un roce de unos segundos, pero sin separarse del todo volvieron a unir sus labios, apretándose las manos cuando comenzaron a besarse, ésta vez moviendo sus labios, sutil y acompasadamente


Changmin estacionó su auto a un costado del restaurante, ya no había servicio de Valet Parking como bien intuyó y caminó hasta la entrada principal, intentó abrir pero estaba cerrada, tocó pero nadie le abrió, pudo escuchar lejanamente el sonido de una canción, entonces comprendió que quizás no fue escuchado por la música, metió la mano a su bolsillo para llamar a Yunho pero recordó que éste había estado en su mochila y cayó en la cama cuando la vació

-       ¿Y ahora? – se preguntó un poco molesto – Debo tocar más fuerte, supongo – pensó en un instante, pero al otro recordó que había otra puerta, la de la cocina, donde sacaban la basura y recibían a los proveedores, la vio cuando salió a fumar, lo cual hace tiempo no hacía, pero no se pudo resistir a unos Lucky Strike que traía uno de los amigos de Yunho – Con suerte alguien está en la cocina – se dirigió hacia aquella puerta, estaba cerrada como pensó, se acercó con pesimismo pero estirando su mano hacia la manija, al apoyarla ésta se comenzó a mover, entonces supo que no tenía algún seguro, sonrió triunfante – Está mal pero entraré – dijo en voz baja y abrió con cuidado, no quería asustar a nadie, cerró después de entrar y prendió la luz, era una bodega que se conectaba con la cocina. 

Pudo percibir el sonido de la música más nítidamente, no era fan pero enseguida reconoció a Sugababes como las intérpretes, no tardó en darse cuenta que Yunho seguía ahí pero además de la música no se percibía ningún sonido más, no quería irrumpir en alguna conversación y ser indiscreto así que caminó con cuidado y salió de la cocina, fue hacia el lugar donde fue la fiesta y a escasos dos metros vio a Yunho, pero no estaba solo, Changmin se quedó paralizado al verlo, estaba con una mujer y se besaban



No era cualquier beso, estaban demasiado cerca, sentados en el sillón, uno al lado del otro, la mano derecha de ella sobre la mejilla izquierda de Yunho, mientras la izquierda estaba sobre su pierna, permitiéndole acercarse más a él, su compañero de grupo la abrazaba de la cintura con su mano izquierda mientras su brazo derecho lo tenía sobre el respaldo del sillón, los cuerpos de ambos recostados, la cabeza de ella reposaba sobre el brazo derecho de Yunho y la mano de él la sujetaba con suavidad. Esa cercanía y la falta de timidez en el baile de sus labios hicieron que Changmin sintiera un retortijón en el estómago, podía ver por la expresión de sus ojos cerrados y el resto del gesto facial que ambos estaban sumergidos en un momento muy íntimo y quizás placentero. 

Tragó saliva con dureza, perdido en aquella visión, por breves instantes sintió deseos de interrumpir, separarlos, pero estaba paralizado, no sabía quién era ella ni mucho menos por qué Yunho estaba haciendo eso ¿desde cuándo se besaba con desconocidas? O quizás ya era su novia y jamás se lo contó, sintió tristeza y enojo, pero sobre todo celos, estaba celoso como nunca lo estuvo en toda su vida, cerró la mano derecha con fuerza y apretó los labios en una mueca, antes de cometer alguna tontería hizo un esfuerzo grande por darse media vuelta e irse en total silencio, tal como había llegado. Salió del Restaurante tan enojado que no se dio cuenta cuando estuvo ya de pie junto al auto, miró hacia aquel lugar y más se enojó, estaba indignado

-       Ya entiendo tu urgencia porque me fuera – pensó irritado, sin pensárselo golpeó con su puño el toldo de su auto, el estómago le volvió a doler, cerró los ojos unos momentos – Cálmate – se dijo a sí mismo, tratando de respirar tranquilo, luego de unos momentos se subió al fin, hizo un gran esfuerzo por no conducir como maniaco y controlarse, no podía exponerse a que algo sucediera, así pudo llegar bien a su casa, sin cargador y con la moral baja hasta el suelo, aunque trató de controlarse no pudo, se acercó hasta la cama y agarró el cobertor, lo jaló con fuerza y lo aventó al suelo, con todo y sus cosas, por fortuna su cámara la había dejado sobre el tocador, pero su celular no corrió con suerte, sin embargo no le importó, así como tampoco le había importado entrar a la casa con zapatos y dejarse caer sobre la cama, de espaldas, mirando hacia el techo, cerró los ojos y se llevó un brazo al rostro, tratando de asimilar lo que había visto, entonces la imagen volvió, Yunho con una mujer, besándola, tocándola muy de cerca, y ella, tocándolo como si le perteneciera ¿Quién se creía ella para estar así con Yunho?… Su Yunho

Ahora es que el peso de tantas advertencias cayó sobre él, Victoria se lo había dicho en forma de consejo para la supuesta novia de Yunho, Kyuhyun también le había dado numerosos consejos, haciendo hincapié en que tenía que ser fiel a sus sentimientos y con él mismo, incluso Samu-san había insinuado que hablara con Yunho sobre sus sentimientos. Pero estuvo ciego, no había querido ver, mucho menos aceptar lo que le estaba sucediendo, lo que Yunho había cambiado en él era muy fuerte, Changmin no era el mismo desde hace tiempo, sus pensamientos estaban en Yunho día y noche al grado de que incluso Minho se dio cuenta. 

Había roto su promesa, una cruel promesa que él mismo propuso, porque tenía miedo, había vivido asustado desde hace mucho tiempo, por eso escapaba una y otra vez, haciéndose el fuerte, ahora solo le tocaba perder y aceptar bien su derrota, Yunho había encontrado a alguien que quizás si lo mereciera, no como él, que lo había envuelto en un extraño juego, pero al menos le quedaba un consuelo, Yunho no había roto su promesa, él aún estaba a salvo, podía enamorarse tranquilamente de aquella chica o de cualquier otra, él se haría a un lado, Yunho jamás debía enterarse que él, Shim Changmin, estaba completa y tontamente enamorado, quizás de forma más profunda y desesperada de lo que alguna vez amó a aquella mujer que le rompió el corazón.

Tragó saliva con dureza y en medio de aquella acción el nudo que se había formado en su garganta afloró, lanzó un pequeño bufido y comenzó a llorar, poco a poco las lágrimas cayeron hasta que después cayeron rápidamente una tras otra, se cubrió la cara con ambas manos mientras apretaba los dientes y cerraba con fuerza los ojos


-       ¡Idiota! – se recriminó con enojo, recordando a Yunho como nunca lo recordó y extrañándolo como jamás lo extrañó, jamás había sentido una opresión tan fuerte en el estómago. Así continuó llorando hasta sentirse agotado, sus ojos estaban rojos e hinchados, había llorado por muchas cosas a la vez pero sobre todo porque se sentía muy estúpido por haberse enamorado y más estúpido por haber perdido a Yunho. 

Limpió sus lágrimas y se mantuvo en la posición, había llorado por más de media hora y ahora le dolía la cabeza, sin importarle sus propias reglas de limpieza agarró la sábana y se limpió la nariz que le escurría debido al llanto, luego se quedó en esa posición como si fuera una estatua, hasta que recordó cierta llamada de cierta persona, se sentó sobre la cama, suspiró cansado y se puso de pie, buscó su celular entre el desastre que dejó sobre el suelo y lo levantó, por fortuna no se había hecho nada, así que comenzó a redactar un texto en su cuenta de Kakao Talk “Está bien, dile a Jaejoong que accedo a verlo, que ponga él fecha, hora y lugar” lo leyó tres veces antes de animarse a enviarlo, suspiró resignado y lo hizo, quizás lo estaba haciendo por coraje, por mentirle a Yunho como él le mintió, no sabía, lo único que tenía por cierto es que se sentía terriblemente mal. 

Ahora que había admitido que estaba enamorado de Yunho debía buscar la forma de olvidarlo, entre ellos no podía haber amor y sabía de antemano que su amigo no lo amaba, dejar de amarlo era su única opción para evitar la autodestrucción

Continuará...

Nota de Autor: *Han Sun Hee es el nombre de una tenista surcoreana, pero no tiene nada que ver con el nombre que pongo en éste capítulo xD el personaje me lo he inventado, busqué nombres coreanos y ese me gustó mucho, después supe lo de la tenista pero no quise cambiarlo, perdón!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD