Insano - Cap. 17

3 comentarios
Confrontación

Mientras canturreaba una canción, Jaejoong colocó el recipiente con la masa en el horno, reguló la temperatura y miró la hora, sonrió emocionado, hace tiempo que no cocinaba un postre de ese tipo. Fue hacia el lavabo, aseó sus manos y luego de secarlas se dirigió a la habitación de Junsu, desde la puerta miró asombrado el espectáculo, sus ojos se iluminaron al verlo a su compañero en la cama, desnudo por completo, Yoochun terminaba de acomodar sobre las sábanas sus juguetes, continuaba con ropa

Vaya —suspiró embelesado, Junsu giró su cabeza hacia él y sonrió nervioso— Te ves tan sensual —sonrió y trató de compartirle su emoción, pero el menor no parecía del todo entusiasmado, aunque su curiosidad seguía sin disminuir

¿Te agrada? —preguntó Yoochun emocionado, Jaejoong asintió y se acercó a él, ambos quedaron frente a Junsu, a pies de la cama

Chicos, no sé si esto…

Te lo dije ¿No? Te desmayarás de placer —reafirmó Yoochun y lo hizo tragar saliva. Junsu miró hacia arriba a su derecha, observando la pulsera de cuero que abarcaba su muñeca y esta sostenida a la cabecera por una cadena de veinte centímetros de largo, su otra mano se encontraba también amarrada

Tranquilo Junsu, no te haremos daño —explicó el mayor, cerrándole un ojo— ¿Está apretado esto? —preguntó con seriedad, acercándose al otro lado de la cama, señalando las sábanas que le rodeaban amarradas bajo las rodillas, mismas que estaban amarradas hasta la cabecera, manteniéndole las piernas abiertas y flexionadas hacia atrás, Junsu negó en silencio, aunque la posición era incómoda

¿Aún quieres hacerlo? Estás a tiempo de arrepentirte —sentenció Yoochun, lo que menos quería era tener después a un Junsu acusándolos de forzarlo

Sí, quiero hacerlo —sonrió aún nervioso, moviendo luego las manos hacia el frente, haciendo mover y sonar la cabecera, pero esta no le pegó, bajo su espalda y parte de la nuca había algunas almohadas. Yoochun sonrió perversamente

Entonces ¿Qué quieres hacer primero? —miró hacia Jaejoong, él le sonrió y luego miró hacia Junsu, relamiéndose los labios

¿Qué quiero hacer primero? —le cerró un ojo al menor y lo meditó, levantando su mano la dirigió hacia la entrepierna de Junsu, deslizando su dedo índice desde el perineo hasta los testículos, haciéndole cosquillas, el miembro de Junsu seguía dormido, descansando sobre su vientre, Jaejoong continuó el paso de su índice por este, hasta la punta, tocándole la pequeña abertura, haciéndolo estremecerse un poco— Pongámoslo erecto ¿te parece?

Dudo que te cueste mucho trabajo —mofó Yoochun, el mayor miró hacia él y sonrió, luego se comenzó a quitar la ropa lentamente, frente a Junsu, él lo observaba fijo, sin reaccionar

¿Te gusta mi cuerpo? —preguntó cuándo estuvo completamente desnudo, Junsu asintió, sin dejar de mirarlo, Jaejoong sonrió, amaba cuando le gustaba a alguien, así que comenzó a tocarse, mientras que Yoochun se sentó al otro extremo, observándolos en silencio, sin dejar de sonreír. El mayor se chupó la punta de los dedos índice y pulgar de la derecha y se comenzó a masajear un pezón, jadeando lentamente, fingiendo que le gustaba más de lo que realmente le gustaba

Jaejoong miró hacia la entrepierna de Junsu, aún no reaccionaba del todo, así que se acercó a su costado, acercándole el pecho al rostro, quedando su pezón cerca de la boca de Junsu, él intentó lamerlo pero Jaejoong lo esquivó, se sonrieron divertidos, entonces el mayor hizo el mismo movimiento y dejó esta vez que Junsu le chupara el pezón un par de veces, luego se alejó hacia los juguetes, agarró una pequeña varita cuya punta tenía un par de plumillas, se subió a la cama, hincándose justo en medio de las piernas del menor y le acarició la punta del miembro con las plumillas, lográndolo estremecer, sin detenerse chupó su dedo medio y lo llevó a su entrada, introduciéndolo, Junsu apenas si jadeó. El mayor comenzó a mover el dedo hacia arriba

¿Te gusta? —preguntó con morbo, Junsu asintió, pero su miembro hablaba por sí solo, ahora estaba completamente erecto, así que Jaejoong sacó su dedo y dejó de acariciarlo, miró hacia Yoochun— Tuviste razón, apenas si empezaba —se encogió de hombros— Tu turno

El aludido asintió, mirando el resultado de la primera acción de Jaejoong, estaba satisfecho, ahora él debía pensar en algo, a diferencia de Jaejoong no se quitó la ropa, fue directo hacia los juguetes, agarrando el que le parecía más divertido, Junsu miró aquel objeto confundido, no sabía que podía ser, Yoochun lo levantó para mostrárselo

Mi favorito —sonrió con morbo y se acercó, Jaejoong se bajó de la cama y permaneció por un costado, observándolo, Yoochun lo usó en él en una ocasión y pasó saliva, sin duda un excelente juguete— Esto —señaló una especie de aguja sin filo, ligeramente más gruesa que una, unida a una especie de anillo— Entra por tu urinal y estimula la uretra —explicó con brevedad, Junsu miró consternado el aparato

¿No es peligroso?—cuestionó preocupado, Yoochun negó, mientras que el mayor sonrió lascivamente— ¿Es una especie de catéter?

Te encantará —le guiñó un ojo Jaejoong para tranquilizarlo— Concéntrate en mantenerte erecto y luego solo eyacular, si lo orinas encima se molestará ¿No es así? —miró hacia Yoochun y este se rio un poco

No me importa —se encogió de hombros— Solo quiero oírte gemir —relamió sus labios y se acercó, colocándose en medio, Junsu lo miró atento, compartieron mirada y aunque la de Yoochun era bastante morbosa, confió en él, así que se relamió los labios y vio hacia su pene, mirando como lo agarraba con su mano izquierda, mientras con la derecha comenzó a acariciarle el glande, relajándolo, volvieron a mirarse a los ojos cuando Yoochun dejó caer un hilo de saliva, luego comenzó a meter el estimulador por el pequeño orificio, lentamente, deteniéndose a la mitad del aparato

Diablos —jadeó Junsu, cerrando sus ojos unos instantes, al abrirlos se topó con la mirada socarrona de Yoochun, luego volvió a sonreír, metió unos milímetros más y luego hizo un movimiento circular con su mano. Al sentir el movimiento Junsu jaló un poco las cadenas en sus manos y se retorció, volviendo luego a mirar a Yoochun— Es genial —sonrió nervioso y se relamió los labios

Te lo dije —sonrió Jaejoong, mirando con excitación como Yoochun continuó, moviendo en pequeños círculos el juguete, luego lo giró un poco sobre su eje, introduciéndolo un poco más y volvió con los círculos, cada vez rápidos

Junsu comenzó a gemir, perdido de placer, apretando los puños y jalando de los grilletes de cuero, cerró luego los ojos, sintiendo los dedos de la mano izquierda de Yoochun sujetarle el pene, sin agarrarlo con toda la mano, comenzando a moverse lentamente de abajo hacia arriba, mientras con la derecha continuaba los círculos

Por favor… —suplicó Junsu, sentía que las piernas le temblaban, comenzaba a sentirse ansioso, quería terminar, lo necesitaba, Yoochun lo sabía pero solo intentaba alargar el proceso, tocándolo lentamente, pero el menor cada vez más jalaba de los grilletes, gimiendo desesperado— Por favor… por favor

Eso es, suplica —dijo con voz morbosa, Jaejoong miraba fascinado, solo de ver él también estaba excitado, pero no se tocaba, de momento se conformaba con ver

Yoochun… por favor… —jadeó excitado, sonriendo nervioso pero visiblemente desesperado, Yoochun se compadeció de él y lo masturbó con un poco más de prisa, mientras introducía el juguete el pedazo que faltaba, Junsu apretó los labios y miró atento como Yoochun sacaba el instrumento y tras él un copioso y espeso chorro de semen, gimió con fuerza mientras apretaba los puños, jalando de los grilletes. Nunca en su vida tuvo una sensación así, ahora respiraba agitado y tenía el abdomen cubierto de semen, en la sábana había más, un pequeño chorro ensució un poco la ropa de Yoochun, pero él lo quitó con sus dedos y lo comió

¿Te gustó? —buscó su mirada y Junsu sonrió divertido, cerró los ojos unos segundos y soltó una risa nerviosa

Fue increíble —admitió, luego buscó la mirada de Jaejoong

Te lo dije cariño… y ahora es mi turno de nuevo

Junsu suspiró, si eso era apenas el comienzo, entonces Yoochun tenía razón al haberle dicho que esa noche se desmayaría del placer


Ese lunes volvió de la Universidad cansada y triste, aunque no sabía exactamente por qué, quizás porque la semana de exámenes acabó y aún Junsu no se ponía en contacto con ella. Cuando le contó a sus amigas sobre su primera vez con Junsu, una de ellas le dijo que su novio la apartaría si ella no volvía a entregarse a él, aunque sus demás amigas la alentaron a no acelerar las cosas y que cada vez fuera espontánea, pero Hani estaba preocupada de que realmente sucediera que Junsu se alejara porque ya habían intimado pero solo una vez, aunque ella estaba convencida de que su novio no era esa clase de hombre

Para distraerse un poco decidió salir a caminar, no muy lejos de casa, al pasar por un pequeño parque, en la acera de enfrente estaba Eunhyuk, quien vivía en la Colonia vecina, al ver a la chica la llamó por su nombre y ella volteó hacia él, se saludaron con la mano y luego el chico se cruzó la calle hacia ella

Que sorpresa ¿Cómo estás? —preguntó con una gran sonrisa, él también le sonrió, señalando una banca para que fueran ahí, entonces se sentaron

Bien ¿y tú? —preguntó amablemente

Bien —dudó unos segundos— Bueno, del todo bien no

¿Qué pasa?

Siento que Junsu está evadiéndome —confesó con tristeza, él la miró fijamente

Si te sirve de consuelo, también a mí —dijo con pesadumbre, entonces ella lo miró asombrada, tal vez algo estaba pasando con su novio y ni siquiera su mejor amigo estaba enterado

¿Le está pasando algo malo?

No lo sé, está distante, distraído, y a veces se comporta como un cretino, al menos así lo sentí la última vez que hablamos —dijo enojado, recordando cómo casi tuvo que sacarle “ficha de espera” para poder hablar con él

Tal vez estoy loca, pero siento que quizás está viendo a otra mujer —agachó la cabeza preocupada, hace tiempo lo había pensado, cuando Junsu cada vez era más frío con ella, aunque eso desapareció cuando tuvieron sexo, pero ahora que volvía a evadirla la sospecha volvió

No lo sé, siento que sus amigos son los culpables

¿Amigos? —preguntó confundida, ella solo le conocía a Eunhyuk, Junsu hablaba con todos y tenía muchos conocidos, pero amigos solo le conocía al chico a su lado, su novio nunca le hablaba de otros

Sí, Jaejoong, su compañero de departamento, siempre ha sido un vago, no estudia y apenas trabaja, además consume drogas —negó molesto— Jamás me ha caído bien

Ah ya, a él lo conozco pero lo he visto una sola vez, parecía buen chico

Solo porque tiene una cara bonita —bufó indignado— Pero siempre se la pasaba invitando a Junsu a fiestas y antros de mala nota

Pero Junsu no lo sigue ¿o sí? —preguntó consternada

Antes no, pero ahora ya no sé

¿Hay otro? Dijiste amigos

Sí, Yoochun, fue su mejor amigo hace muchos años, pero se reencontraron, yo no lo conocí antes, pero cuando nos presentó, hace no mucho, me pareció de lo más arrogante —frunció el entrecejo al recordarlo, le había dejado con la mano extendida sin responderle el saludo, además miraba a Junsu de forma extraña y sospechosa

A él lo desconozco del todo, jamás me ha hablado de él. Y ahora que lo pienso, Junsu es un libro cerrado para mí —dijo con angustia y su voz se quebró, agachándose un poco comenzó a llorar, Eunhyuk no supo que hacer, solo la consoló tocándole los hombros— Perdón —se disculpó avergonzada— No sé porque lloro, estoy sensible tal vez

No te preocupes, puedes llorar —le sonrió amablemente, estirando su mano le sujetó suavemente el rostro y se miraron— Todo va a estar bien ¿sí? —con su pulgar le limpió las lágrimas, ella sonrió sonrojada, luego asintió

Gracias

Bien yo, iba a comprar algo, debo irme

Sí, gracias por escucharme

No es nada, y no te preocupes, hablaré con Junsu ¿de acuerdo? —la miró con compasión y le sonrió, ella sonrió también y se despidieron, luego se alejó. Eunhyuk la miró marcharse y suspiró— ¿Qué  te está pasando amigo? —se preguntó angustiado


Jaejoong miró los juguetes con detenimiento, pensando en cuál sería el próximo en utilizar, esta vez decidió agarrar uno sencillo, un vibrador de dos velocidades, el cual tenía algunos relieves, sin ser completamente liso, dichos relieves eran suaves, se lo mostró a Junsu, sonriendo. El menor lo miró con menos interés, después del que usó Yoochun aquel no parecía tan interesante, Jaejoong lo metió a su boca y lo sacó completamente húmedo, acercándose a gatas sobre la cama, justo en medio de las piernas de Junsu, prendió el juguete en la primera velocidad pero no lo introdujo, sino que comenzó por acariciarle los testículos con él, Junsu sonrió

¿Cómo se siente?

Bien —respondió jadeante, el mayor sonrió, dirigiendo su rostro hacia Junsu, sacó su lengua y le lamió la entrada, lentamente, Junsu se mordió ligeramente el labio inferior y asintió para indicarle que se sintió bien, entonces Jaejoong continuó, lamiendo, chupeteando y de vez en cuando introduciendo la punta de su lengua

Yoochun sonrió al ver el espectáculo, ver a Jaejoong usando su prodigiosa boca siempre era digno de admirarse, excitado comenzó a quitarse la ropa, sin que los otros dos le prestaran atención, se dejó tan solo la ropa interior color blanca, con la erección notablemente visible

Ah… Jaejoong… —jadeó Junsu, sintiendo la boca de su compañero en su entrada junto con los movimientos del vibrador sobre su pene. El mayor sonrió y se separó para acercarse hincado, estiró su mano hacia el pecho de Junsu y le masajeó un pezón con el juguete, haciéndolo retorcerse 

¿Se siente bien? —preguntó con malicia

Sí… sí… —suspiró tras un jadeo y tensó un poco la atadura de los brazos, poco a poco su miembro volvió a endurecerse, Jaejoong lo agarró con la mano izquierda y lo masturbó por unos segundos, luego bajó la mano con la que sostenía el vibrador y colocó el aparato sobre el miembro de Junsu — ¡Ah! —gimió y cerró los ojos

Junsu —susurró emocionado, mordiéndose el labio inferior, ver así sometido a Junsu lo excitó cada vez más, él también quería sentirlo, así que agarró su propio pene y lo colocó sobre el vibrador, quedando el aparato en medio de los miembros de ambos. El mayor sonrió y comenzó a moverse, simulando penetraciones

Yoochun sonrió con perversión, mientras los observaba de pie, en la esquina de la cama, relamió sus labios, la ropa interior se le estaba mojando de a poco, su miembro comenzaba a escurrir, deseaba poseer a Junsu como nunca antes lo deseó

¿Así? ¿Así? —preguntó juguetonamente, acelerando sus estocadas, mientras el vibrador se sacudía en medio de sus miembros, Jaejoong gemía excitado y Junsu también, compartieron una mirada lujuriosa

Más… —chilló— Más fuerte —completamente perdido de placer, Junsu cerró con fuerza los ojos, todo el cuerpo le temblaba

Jaejoong atendió a la súplica y subió la velocidad al número dos, también se movió con mayor violencia, conservando el ritmo, Junsu abrió un ojo, mirando fijamente sus miembros unidos, pero el mayor se soltó unos instantes, dejó el vibrador sobre el abdomen de Junsu y se agarró el pene, introduciéndolo de un solo movimiento, las paredes de Junsu se contrajeron y lo aprisionaron, pero él hizo un gran esfuerzo por no correrse tan pronto a pesar de lo placentero que fue

Junsu gimió fuerte, el miembro del mayor punzaba dentro de él, empuñó las manos y tiró de las cadenas que lo sujetaban, sintiendo algo adentro, en un punto que antes el miembro de Jaejoong no llegó

Eres… increíble… Junsu… —sus palabras, entrecortadas e intercaladas con sus fuertes gemidos fueron música para los oídos del aludido, no tardó en sentir un orgasmo desde su interior, un calor diferente al que solía sentir cuando se corría. Su ano se contrajo, aprisionando a Jaejoong, el mayor no lo soportó más y explotó su semilla dentro de Junsu, mientras el menor se retorció y exclamó un gemido agudo, todo su cuerpo se estremeció

Aun respiraba agitado cuando sintió que Jaejoong se salió de él, pero no le dio tiempo a descansar o calmarse, el mayor le quitó el vibrador del abdomen y lo apagó unos segundos, solo para meterlo a su boca, lubricarlo un poco y meterlo dentro de Junsu, encendiéndolo enseguida, en la segunda velocidad

No… ya no… —suplicó Junsu, en el éxtasis de su recuperación tras el orgasmo, pero Jaejoong no obedeció, se lo dejó dentro y acercó su abdomen para sostenerlo y que no se saliera de él debido a la vibración

Ssshht tranquilo —excitado sobremanera se relamió los labios, le agarró el pene a Junsu con la mano derecha y lo comenzó a masturbar —Disfrútalo —ordenó sonriente, y a pesar de la tortura, Junsu asintió, cerrando con fuerza los ojos, sintiéndose desesperado, era una sensación extraña, estaba excitado, pero se sentía inquieto

Yoochun se sorprendió por aquella acción tan caprichosa de Jaejoong y se acercó a él, por la espalda, le comenzó a besar el cuello, Junsu abrió los ojos y miró a Yoochun, él también lo observó, sin dejar de besar al mayor. Jaejoong aceleró el movimiento de su mano, pero Junsu no estaba lo suficientemente motivado, le temblaban las rodillas

Relájate —dijo finalmente Yoochun tras un silencio de varios minutos, luego llevó su mano a la de Jaejoong y la sujetó, el otro entendió y soltó el miembro de Junsu, sin sacarle el vibrador, Yoochun comenzó a masturbarlo lentamente, dejando caer saliva sobre él, Junsu se comenzó a relajar, gimiendo con más lentitud y más excitado

Estás durísimo amor —susurró Jaejoong en el oído de Yoochun, tocándolo por encima de la ropa interior— ¿Te la chupo? —propuso con su voz sensual, pero él negó, mirando fijamente hacia Junsu

No —respondió de manera contundente— Trae el lubricante —ordenó. Jaejoong, decepcionado, obedeció— Ponle —volvió a ordenar, mientras sacaba el vibrador

Jaejoong obedeció y dejó caer lubricante en la entrada de Junsu, él se estremeció por la sensación de frío, pero no se quejó

Dilátalo —volvió a ordenar, el mayor obedeció, mientras que el menor no se quejó de nada. Sintió dos dedos de Jaejoong dentro de él, escarbando, se sintió bien y jadeó, mirándolo

Dejando caer de nuevo del líquido, Jaejoong agregó un dedo más y comenzó a penetrarlo con movimientos lentos, con esos tres dedos, moviéndolos como si los girara, metiéndolos más a fondo, Junsu comenzó a sentirse extraño, la invasión no terminó, el mayor agregó el cuarto y quinto dedo, metiéndolos hasta los nudillos, Junsu tensó con fuerza los brazos, moviendo la cabecera

Se siente… se siente raro —se quejó, nervioso, Jaejoong y Yoochun compartieron una mirada cómplice llena de malicia, era obvio que se trataba de su primer fisting

Consciente de lo doloroso que podía ser sin la práctica adecuada, Jaejoong aplicó todavía más lubricante y poco a poco metió la mano más, hasta que puede introducir el puño hasta la muñeca. Junsu abrió con fuerza los ojos y exclamó un grito de dolor, mirando hacia abajo, observando como la mano de Jaejoong estaba por completo dentro de él, unas lágrimas le salieron silenciosamente, su cuerpo temblaba mucho más

Sácala… por favor… —suplicó asustado, pero en lugar de obedecer, Jaejoong dejó caer más lubricante, mucho en realidad, e introdujo unos milímetros más la mano, girándola sobre su mismo eje, de izquierda a derecha

Tranquilo —dijo el mayor con voz amable, sin sacar la mano se agachó y le agarró el pene con la otra, introduciéndoselo a la boca, pero solo el glande, comenzando a succionarlo sutilmente, se movió un poco a la izquierda para dejarle mejor espacio a Yoochun. El menor gemía contrariado, entre el placer y el dolor, compartió mirada con Yoochun y apenas sintió como Jaejoong sacaba lentamente la mano, dejándole el ano dilatado lo suficiente

Antes que el esfínter hiciera su trabajo, Yoochun aprovechó, le colocó un poco más de lubricante y colocó también del líquido en su propio pene al bajarse la ropa interior, también colocó lubricante en el apagado vibrador, el cuál juntó a su miembro y dirigió ambos a la entrada de Junsu, el menor negó con la cabeza, asustado

Yoochun no… basta, por favor —suplicó aterrado, moviendo la cabeza en negativa y con los ojos muy abiertos, Jaejoong se compadeció un poco y sacó el  pene de Junsu de su boca, luego miró hacia Yoochun, pero él los ignoró a ambos

Sin importarle más que su propio placer, Yoochun se introdujo junto con el vibrador, luego lo encendió en la primera velocidad, Junsu sintió un dolor agudo y cerró con fuerza los ojos, Yoochun exclamó un gemido placentero, aquello se sentía jodidamente bien, no escatimó en comenzar las penetraciones, Jaejoong dejó caer más lubricante, temiendo que si se acabara, pudiera realmente lastimar a Junsu

Mastúrbalo —ordenó hacia Jaejoong, él asintió, colocándose a un costado de Junsu, con la izquierda le acarició los sudados cabellos y con la derecha lo comenzó a masturbar. Los gemidos ahogados, desesperados y dolorosos de Junsu resultaron ser extremadamente sensuales para Yoochun, que no dudó en pasar a la segunda velocidad

Las vibraciones en su pene eran maravillosas, pero no se comparaba con la sensación de estar dentro de Junsu, oyéndolo casi gritar, gemir ahogadamente, temblando y asustado, porque el placer se estaba convirtiendo en una tortura

Junsu no podía pensar en nada más que aquel cúmulo de sensaciones, placenteras y dolorosas, ambas al mismo tiempo y sin poder saber cuál es cuál, para su cerebro era lo mismo, tortuoso. El menor sabía que no se detendrían hasta que culminara, así que se concentró lo mejor que pudo para correrse en la mano de Jaejoong, esta vez salió menos líquido, el cual le llenó el abdomen, Jaejoong no dudó en agacharse y tragarlo de su vientre, le sonrió al menor para tranquilizarlo

¿Te gusta Junsu? —preguntó el mayor, mirándolo fijamente, Junsu negó, sintiendo aún las penetraciones de Yoochun, el vibrador dentro de él, volvió a sentirse desesperado y trató de no ver, concentrarse en tratar de cerrar sus paredes para aprisionar a Yoochun y ayudarlo a correrse

Oh Junsu… ya… casi… —sintiéndose venir, Yoochun apretó el trasero y se empujó hacia delante, corriéndose dentro, sin dejar de moverse, hasta que la última gota fue derramada dentro del menor

Junsu sintió de nuevo un orgasmo anal e inclinó la cabeza hacia atrás, sus ojos se pusieron en blanco, aquella sensación fue única, la primera vez que tenía un orgasmo tan fuerte que literalmente la promesa de Yoochun se cumplió por algunos segundos, sintió como si sus cinco sentidos le abandonaran al mismo tiempo y perdiera el conocimiento por breves instantes, una especie de desmayo. Yoochun gimió placenteramente incluso después de terminarse de correr. Sacó lentamente el vibrador y lo apagó, tras unos segundos hizo lo mismo con su pene, flácido y cansado

Jaejoong miró el ano de Junsu, demasiado enrojecido alrededor, se puso lubricante en tres dedos y lo comenzó a acariciar con suavidad, hasta que recuperó su tamaño normal

¿Se desmayó de verdad? —preguntó intrigado, mirando el estado aletargado de Junsu, un hilo de saliva le salía por un lado de la boca y miraba perdidamente hacia el techo. Yoochun sonrió satisfecho

Estuviste increíble —halagó a Junsu, dándole una pequeña nalgada, el menor, casi recuperado le dirigió una mirada y sonrió cansado

Tengo sueño… —dijo suavemente y cerró los ojos— Desátame —pidió en el mismo tono, pero segundos después se quedó dormido. Jaejoong llevó sus manos al nudo bajo la rodilla con intención de desamarrarlo, pero Yoochun no se lo permitió

¿Quién te dijo que puedes hacerlo? —preguntó en tono exasperado

Pero…

No estoy satisfecho aun —sonrió con entusiasmo, dejaría que Junsu durmiera un poco, pero la noche aún era joven y él tenía muchas ganas de seguirse divirtiendo


La hora de sacar su pan casero del horno llegó, Jaejoong fue hacia la cocina y terminó lo que había comenzado, mientras que Yoochun se quedó dentro de la habitación, sentado completamente desnudo sobre la cama, admirando a Junsu dormir, parecía tan tranquilo, sonrió con perversión y se acercó a él, comenzando a acariciarlo, comenzando por el abdomen, subiendo lentamente hacia el pecho, masajeó sus pezones y fue hacia el cuello, tocándolo con la punta de sus dedos, hasta que cerró la mano en torno al cuello

Quisiera matarte de placer —susurró cerca de su oído, apretando ligeramente la mano en su cuello, Junsu tosió dormido y Yoochun lo soltó— Ahora que eres mío, quiero ver tus límites —sonrió con perversidad, acercándose más, casi hasta abrazarlo le continuó susurrando en el oído— Por mucho tiempo desee esto, por mucho tiempo fantasee con este momento —relamió sus labios y luego le mordió un pómulo antes de alejarse de él

Yoochun escuchó pasos detrás y volteó, viendo a Jaejoong entrar a la habitación, se había colocado al menos ropa interior, el mayor miró a Junsu, aun atado a la cama y suspiró, acercándose a su supuesto novio

Ya desátalo —pidió preocupado, pero Yoochun sonrió

Entonces te amarraré a ti —respondió con malicia, Jaejoong negó enseguida

Te complací una vez —refutó divertido, acercándose aún más a él, de frente, se subió a sus piernas y le abrazó el cuello, Yoochun no lo tocó siquiera

Sí —sonrió emocionado— Y fuiste la perra más sucia, toda para mí —dijo al recordarlo, Jaejoong sonrió como si de un halago se tratase y le sujetó el rostro con ambas manos, intentó darle un beso en la boca pero el menor lo eludió, volteándole el rostro, el mayor hizo una mueca de capricho

Bájate —ordenó con frialdad y el otro obedeció— ¿Por qué no lo despiertas con tu boquita? —estiró su mano y con dos dedos le acarició los labios, Jaejoong asintió

Si mi amor —respondió automáticamente y se acercó hacia Junsu, de rodillas y luego se agachó, frente a él, le agarró el pene con la mano izquierda y comenzó a lamerlo, lentamente, desde los testículos al glande. Yoochun observó atento y acarició los cabellos de Jaejoong mientras él trataba de despertar a Junsu, pero pese a que su miembro reaccionaba, el menor de los tres seguía dormido

Mételo a tu boca —ordenó con urgencia y el otro no protesto, hizo lo que le fue encomendado, metiéndolo a su boca y comenzando a succionar. Poco a poco Junsu abrió los ojos, encontrándose con Jaejoong frente a él, podía verle la parte de atrás de la cabeza, moviéndose de arriba hacia abajo y la mano de Yoochun acariciándole

Jae… Jaejoong… —suspiró confundido, tratando de despertar del todo, quiso moverse pero se dio cuenta que seguía atado, en la misma posición, miró hacia la cadena que sujetaba su mano derecha y trató de soltarse, sin éxito— ¿Por qué sigo atado? —preguntó en tono molesto, queriendo protestar más, pero las succiones de Jaejoong, cada vez más rápidas lo interrumpían— No… basta… gghh

Inevitablemente se corrió dentro de la boca de Jaejoong y el mayor lo tragó todo, luego Yoochun lo soltó y así él se irguió, sacándose el pene de la boca, pero aún seguía erecto, aunque no del todo, Yoochun hizo a un lado a Jaejoong y tomó su lugar en medio de las piernas de Junsu, mientras el mayor observaba

¿Por qué? —preguntó cansado— Desátenme —suplicó

Pronto… —trató de calmar Yoochun, agarrándole el pene, Junsu jadeó— Te prometí placer, pero no has dejado de quejarte, estoy decepcionado —dijo en tono triste, fingiendo, Junsu no le creyó, sin embargo se sintió mal de mentir, después de todo él accedió a ese juego, incluso cuando Yoochun le dio oportunidad de arrepentirse

Lo siento

Está bien —fingiendo clemencia, Yoochun sonrió, luego se agachó y sacó la lengua, recorriéndole el pene en su totalidad, lentamente, mirando hacia arriba, aquel cruce de miradas excitó a Junsu y se relamió los labios, luego asintió

Jaejoong miró asombrado como Junsu parecía completamente a merced de Yoochun, resultándole imposible que aquel fuese el mismo Junsu lleno de culpa de la primera vez, cuando ellos dos lo tomaron casi a la fuerza. Yoochun dejo de lamerlo y con la punta del índice derecho, lo acarició desde la mitad hacia el glande, un par de veces, luego lo sujetó con los dedos de ambas manos, moviendo solamente los pulgares, haciendo presión hacia arriba, un par de veces, al soltarlo estaba completamente erecto, Yoochun sonrió y con su dedo medio siendo sujetado por el pulgar, le dio un golpe, haciéndolo jadear, mientras el pene se movió como si de una varilla se tratase

Está listo —sonrió con malicia, luego se alejó y pidió a Jaejoong que se acercara, el mayor obedeció— Quítate la ropa —ordenó y el otro acató, quitándose la ropa interior que se había puesto

¿Quieres que me folle Junsu? —preguntó en espera de una instrucción, pero el otro negó, haciendo una seña con el dedo de que se girara, Jaejoong obedeció y se puso en cuatro, casi frente a Junsu, pero con su cuerpo de costado, el menor podía ver todo su lado derecho

Yoochun agarró otro de los juguetes, le puso un poco de lubricante y lo llevó a la entrada de Jaejoong, metiéndolo rápido, luego lo prendió, el mayor sonrió al sentirlo, le gustaba mucho ese juguete, tenía dos partes, una larga y curveada que se introducía por el ano y otra más pequeña que le estimulaba los testículos cerca del perineo. Junsu observó mientras oía jadear a Jaejoong, sintiéndose más excitado, su pene se movía involuntariamente, debido a la cada vez más creciente presión sanguínea 

¿Te gusta lo que ves? —preguntó mirando a Junsu, él asintió

Más fuerte… —chilló Jaejoong, Yoochun no dudó en obedecer y subió la velocidad del aparato, acelerando las penetraciones— Sí… así… así —cerró los ojos y gimió placenteramente, pero Yoochun se detuvo y le sacó el aparato, oyéndolo quejarse

Junsu también se quiere divertir —dijo Yoochun emocionado, Junsu se relamió los labios, esperando por sentir de nuevo algo dentro de él, pero Yoochun agarró de nuevo el primer juguete que usó él, puso algo de lubricante y se lo metió lentamente hasta la mitad, a Junsu le temblaron las piernas, sentir algo dentro del pene resultaba ser extrañamente placentero

No me dejes esperando —suplicó Jaejoong desesperado, disfrutaba mucho de aquel aparato, pero Yoochun le dio algo mejor, penetrándolo él, el mayor sonrió y comenzó a sentir las estocadas, la mano izquierda de Yoochun sobre su cadera, empujándose con fuerza, mientras su mano derecha se dirigió a Junsu y le introdujo el vibrador, prendiéndolo enseguida

El menor exclamó un fuerte gemido y cerró con fuerza los ojos, aquella excesiva combinación de sensaciones lo hicieron estremecerse a pesar de sus ataduras, si no fuera por el juguete dentro de su pene se habría corrido enseguida, el vibrador le estimulaba el escroto y la próstata a la vez, su ano se contraía, causándole un cúmulo de estremecimientos que lo torturaban

Jaejoong giró ligeramente la cabeza a su lado y observó a Junsu, las lágrimas se le salían por las orillas de los ojos y sus manos estaban blancas por la fuerza con la que jalaba las ataduras. El mayor no podía creer que no estuviese sufriendo un infarto en ese momento, sus gemidos sonaban tan placenteros como dolorosos, así que decidió dejar de mirarlo y se concentró en su propio placer

Eres hermoso Junsu —halagó Yoochun, observando fascinado sus reacciones, su sufrimiento— ¿Cómo se siente? —preguntó con morbo

¡Basta! —chilló Junsu asustado— Me muero… —gimió aterrorizado, sintiéndose desfallecer, alrededor del aparato dentro de su miembro comenzó a brotar algo de semen, con fuerza se irguió hacia el frente, pero las ataduras no le permitieron hacerlo mucho, como pudo abrió los ojos, llenos de lágrimas, suplicó con la mirada

Yoochun se salió de Jaejoong sin terminar y se acercó de frente, sin sacarle el vibrador ni el otro juguete

Ven —ordenó al mayor, él se incorporó y se acercó— Córrete sobre él —relamió sus labios, Jaejoong miró con compasión a Junsu pero obedeció, levantándose comenzó a masturbarse, el menor negó con la cabeza, mirando a Yoochun, ya no quería sentir todo eso

Ya… deténtelo —suplicó mientras gemía, sintiendo pronto un orgasmo anal, se retorció con fuerza, Yoochun sacó el vibrador y agarró la punta del otro, introduciéndolo un poco más, haciendo gritar al menor, luego lo sacó y un enorme chorro de semen salió tras él, Junsu abrió los ojos y haciendo la cabeza hacia atrás gimió casi sin voz, el placer fue tan grande que sus ojos se pusieron blancos, todo su cuerpo se estremeció y sintió que perdía toda fuerza

Maravilloso —dijo Yoochun con entusiasmo y comenzó a masturbarse, mientras que el mayor terminó sobre Junsu, mojándole pecho y abdomen, Yoochun fue más arriba y al correrse le llenó la cara y parte del pecho. Junsu se relajó por completo, su miembro sacó las últimas gotas de semen y tras él un poco de orina

Yoochun estaba encantado con aquella imagen frente a él, ni siquiera cuando ató a Jaejoong pudo ver semejante espectáculo de insano placer, sus ojos miraron maravillados a Junsu y se acercó a él, admirando su obra, Junsu estaba lleno de sudor, jadeaba pesadamente, mojado de su propio semen y del de ellos, con las mejillas sonrojadas. Su cuerpo estaba tan relajado que casi parecía perdido

Chico malo —dijo Yoochun sin dejar de sonreír, acariciándole el pene con el dedo índice de la mano derecha, haciendo sentir a Junsu un agradable cosquilleo

Lo lamento… —contestó sinceramente— No quería… —se interrumpió, avergonzado, observando sus fluidos

Está bien —lo miró a los ojos— Solo te relajaste demasiado —agarró el aparato que había introducido para estimularle la uretra y lo chupó, luego lo dejó de nuevo sobre la cama

Jaejoong observó a Junsu fijamente, si todo lo que le hicieron no le pareció lo suficientemente humillante como para mandarlos al demonio, quería decir que sin duda ya era uno de ellos, el mayor sintió envidia del enorme interés que Yoochun tenía en el menor, quizás él ahora sobraba, la sola idea lo atemorizó

¿Ya puedo desatarlo?

Sí, hazlo —respondió con indiferencia y se levantó de la cama, aun de pie miró al chico atado y sonrió, sin poder creer lo hermoso que se veía así, deshecho y aturdido, si él le prometió una noche de inmenso placer, sin duda se lo cumplió

¿Estás bien? —preguntó Jaejoong mientras desataba la última extremidad, Junsu asintió y cerró los ojos— ¿Quieres tomar un baño? —cuestionó al verlo tan sucio y con la piel irritada donde estuvo atado, pero Junsu negó, abriendo de nuevo sus ojos

Quiero dormir —contestó tranquilo. Ninguno de los dos notó cuando Yoochun salió de la habitación, Jaejoong se acercó por un costado de Junsu y le acarició el rostro

Está bien, descansa —sonriendo le dio un beso en la frente y se levantó de la cama, el menor se giró hasta quedar sobre su costado izquierdo, cerró los ojos, Jaejoong caminó hacia la puerta, lo observó antes de salir. Fuera de la habitación estaba Yoochun, sentado desnudo sobre el sillón, en su mano un trozo del postre que Jaejoong había preparado

Eres excelente cocinero —dijo convencido tras tragar un gran bocado del pan— No solo sabes chuparla bien, te felicito —comentó con burla y se rio 

Ni que no hubieras comido lo que preparo antes —respondió molesto

¿Estás enojado amorcito? —preguntó con burla, Jaejoong asintió

Te excediste con él —respondió irritado, señalando la puerta de la habitación

Que moralista me resultas de repente, te corriste en su cara sin problema hace rato —rio de nuevo, divertido, Jaejoong no supo que responder— Esa actitud deberías usarla contigo mismo, porque lo que a mí respecta, puedo hacerte lo que quiera sin que creas que me excedí, pero a Junsu ahora hasta parece que lo quieres proteger, no me hagas reír —mordió el último bocado y lo miró a los ojos, retándolo

No es eso —habló de repente, empuñando ambas manos

¿Ah? ¿Qué dices? —bromeó, como si le importara

Quiero su lugar —lo miró fijamente a los ojos, Yoochun enarcó una ceja— Quiero que me mires como lo miras, quiero toda tu atención e interés en mí —explicó sin problema, Yoochun dejó de sonreír con burla— Creí que podía aprender a compartir pero no quiero, te quiero todo para mí

Deja de decir ridiculeces

No —negó con la cabeza después— Te amo ¿no lo entiendes? Te amo por encima de todo y quiero que me ames también —confesó sin problemas, Yoochun lo miró fijamente a los ojos, en silencio— Sé que el otro día dije lo contrario, que quería tu desprecio pero es mentira, quiero tu amor o no quiero vivir, ya nada tiene sentido para mí…

Patético… ¿Quién necesita tu amor? ¡Me asfixias! —gritó enojado, Jaejoong sintió que le partían el corazón y agachó la cabeza, aquella actitud no era normal en él, el menor de los dos se dio cuenta y lo miró fijamente. Sin darse cuenta algo quebró entre los dos. Jaejoong sonrió con tristeza y levantó la cabeza, observándolo

Que bueno que te gustó mi pastel —dijo con voz suave, Yoochun no entendió por qué evadió de esa forma el tema— Buenas noches —sin decir más le dio la espalda y fue hacia su habitación, encerrándose ahí

¿Qué le sucede? —se preguntó molesto, pero extrañamente su corazón latió inquieto, sin entender por qué

Jaejoong cerró la puerta de su habitación y se cubrió el rostro con ambas manos, comenzando a llorar, tratando de no hacer mucho ruido. Recargó la espalda en la puerta y se dejó caer al suelo, ahogándose en su desgracia


Junsu abrió los ojos a razón del mediodía del siguiente día, al instante quiso moverse pero sintió un ardor en las muñecas, miró las marcas de sus ataduras y recordó todo lo vivido la noche anterior, asombrado de su propia resistencia se sonrojó completamente y cerró los ojos, avergonzado

Soy asqueroso —se recriminó asustado— Pero no me arrepiento —suspiró con pesadez y trató de moverse, su cuerpo dolía como si hubiese hecho mucho ejercicio, la cama estaba aún llena de juguetes sexuales y la habitación hecha un desastre, con ropa tirada— Que flojera limpiar —se lamentó

Miró su celular y al descubrir la hora se asustó, era tan tarde que ya no podía ir a la escuela para recoger sus calificaciones del día, se lamentó por ello

Que idiota soy —enojado y como pudo se levantó de la cama, adolorido salió hacia el baño, miró su cuerpo sucio y decidió tomar un baño, el agua fría sobre su piel lo relajó, al terminar enredó una toalla a su cintura y salió del baño

Sin ir a su habitación fue hacia la de Jaejoong, abrió sin tocar, él estaba acostado en la cama, al ver a Junsu en el umbral de la puerta sonrió, sentándose con las piernas extendidas

Bello durmiente ¿Cómo te sientes?

Bien —respondió tranquilo, se acercó a la cama y se sentó a su lado, al hacerlo la toalla se abrió un poco y mostró un poco más de su desnudez, pero no se cubrió— Aunque creo que tengo algo de resaca moral —bromeó y Jaejoong sonrió

Es normal —se encogió de hombros— ¿Te duele algo?

No mucho —mintió— Pero debía ir por mis calificaciones

Ya veo —hizo una mueca de duda— Hoy en la mañana Yoochun mencionó algo sobre ir por ellas

¿Qué? —asustado por aquella información, Junsu se levantó rápidamente y dejó caer la toalla, sin importarle— Creo que debo ir

¿Ya viste la hora? Aunque salgas en el auto de Yoochun, no llegarás muy temprano, quizás a la última clase ¿no?

Tienes razón —consintió inquieto— Supongo debo confiar en él

Sí —afirmó indiferente, luego miró la entrepierna de Junsu y sonrió— Tápate o harás que se me pare —dijo en broma, Junsu sonrió

Si eso pasa yo me encargo —contestó también en broma y ambos se rieron— Tengo hambre, anoche hiciste pastel ¿no?

Sí, está en la cocina, Yoochun casi se lo acaba

Gracias —sonrió con amabilidad, juntó la toalla y sin taparse salió de la habitación de su compañero hacia la suya, Jaejoong suspiró

El celular de Jaejoong vibró y él lo sintió puesto que estaba sobre la cama, así que lo agarró, sorprendiéndose de que llegaba un mensaje de Kim Hyun Joong, se había olvidado de él por completo, así que lo abrió enseguida

Hola, espero no hayas olvidado que cenaremos esta noche, ¿o te has arrepentido? —leyó Jaejoong en su mente, lo dudó unos segundos, la verdad es que sí se había arrepentido, pero tras recordar que Yoochun le dijo que lo asfixiaba volvió a estar de acuerdo con eso

No lo olvidé y no me arrepiento, te veo a las 8, te mandaré la ubicación del lugar, no quieras pasar por mí ¿de acuerdo? —respondió rápidamente, tras unos segundos recibió pronta respuesta

De acuerdo, hasta la noche —contestó, seguido de un emoticon. Jaejoong suspiró y mordió su labio inferior, pensando. No quería decirle nada ni a Yoochun ni a Junsu y solo esperaba que no lo descubrieran. Luego envió la ubicación a través de otro mensaje


Por la tarde, después de la hora de comida, Yoochun fue al departamento de sus dos amantes, Junsu le abrió la puerta, al verlo el mayor de los dos sonrió ampliamente, mirando con orgullo las marcas de las ataduras, se mordió el labio inferior

Te ves hermoso —halagó emocionado tras cerrarse la puerta

Mentira —respondió, avergonzándose, Yoochun se acercó a él y lo besó rudamente en la boca, robándole el aliento, Junsu suspiró, embelesado, sus besos eran los mejores de todos, siempre lo dejaban temblando

Por cierto, felicidades —metiendo la mano en el bolsillo del pantalón extrajo un papel doblado y lo extendió hacia el menor, Junsu lo tomó y vio sus calificaciones, sonriendo emocionado

Mi promedio es muy bueno ¿eh? —presumió emocionado

Sí, estoy orgulloso —dijo en broma, realmente no le importaba— Ven acá —estiró su mano hacia la de Junsu, él la sujetó y se dejó guiar de nuevo hacia él, Yoochun lo abrazó por la cintura y se besaron suave pero profundamente. Jaejoong salió en ese momento de su habitación y los miró, sintiéndose terriblemente celoso, pero se contuvo

Un ruido en la cocina los hizo separarse y miraron, era Jaejoong que sacaba algunas ollas, cuando cruzó mirada con Yoochun frunció el entrecejo

Hola mi amor —dijo con molestia, Junsu lo percibió y se sintió incómodo

Jaejoong, pasé todas las de hoy con cien —dijo antes que se desatara algún pleito, el aludido miró hacia el menor y le sonrió

Felicidades bonito —dijo amablemente aunque tampoco le importaba mucho si le iba bien o no en la escuela

¿Qué haces? —preguntó Junsu para aligerar el ambiente— ¿Te ayudo?

Les dejaré lista la cena, iré con mi hermana a comprar algo —explicó tratando de no delatarse, pero Yoochun enarcó una ceja mientras lo observaba, no le creía

Te puedo ayudar —ofreció de nuevo el menor, pero Jaejoong negó

Diviértanse ustedes —miró hacia Yoochun de mala gana, eso lo molestó

No seas aguafiestas amorcito —contestó sarcásticamente, Junsu miró a ambos, no entendía lo que estaba sucediendo

Yoochun fue hacia la cocina y al estar frente a Jaejoong le agarró el rostro con ambas manos y lo atrajo a él con rudeza, dándole un beso, al principio el mayor se negó, pero tras unos segundos se dejó llevar, ambos se besaron con pasión y Junsu los miró asombrado, más no celoso, ese era un gran beso

La cena puede esperar —dijo sonriendo, luego lo agarró de la muñeca y lo sacó de la cocina, avanzaron hacia Junsu, Yoochun aventó a Jaejoong hasta él y ambos quedaron uno frente al otro

Junsu le sonrió al mayor y le sujetó el mentón con su mano izquierda, cerró los ojos e inclinó la cabeza, robándole un beso, Jaejoong respondió pero con los ojos abiertos, mirando a Yoochun sonreír.


Jaejoong se levantó de su cama, estaba completamente desnudo, sobre ella aún estaban los otros dos, Yoochun con las piernas estiradas y Junsu atravesado, con la cabeza sobre las rodillas del otro, ambos estaban desnudos

¿Ya te vas? —preguntó con tristeza el menor

Tomaré un baño y luego me voy, no me esperes despierto —dijo mirando solo a su compañero de departamento

Está bien —sin decir más Junsu miró alejarse a Jaejoong, luego miró hacia Yoochun, él aun miraba la puerta— ¿Qué pasa? —preguntó preocupado

Nada —mintió, luego miró hacia el menor— Nos divertiremos sin él —le guiñó un ojo y Junsu asintió, emocionado. Le gustaban los tríos, pero también disfrutaba mucho a solas con Yoochun, aunque él no lo amara, con su amor ajustaba para ambos


Jaejoong salió de prisa del departamento, se despidió de Junsu y apenas si se atrevió a mirar a Yoochun, ahora se dirigía con ánimo y nervioso hacia la cena, era su primera cita en mucho tiempo, generalmente salía con hombres y se acostaba con ellos, sin más, pero ahora estaba ansioso por esta cita. Hyun Joong lo esperaba ya dentro, Jaejoong fue guiado por el mesero hasta la mesa y su acompañante se puso de pie para saludarlo, dándole un beso en la mejilla, Jaejoong sonrió, luego ambos se sentaron, frente a frente

No sabes lo feliz que me haces viniendo —dijo sonriendo Hyun Joong

Gracias por la invitación —respondió de buen humor, pero en su mente aún estaba Yoochun, sus crueles palabras, lo que le deparaba el futuro le parecía incierto

¿Pedimos algo de beber? —preguntó y el otro respondió, Hyun Joong llamó a un mesero y este se acercó hacia ellos, tomándoles su orden de bebida mientras se decidían por algo del menú

Jaejoong miró fijamente a Hyun Joong mientras este observaba la carta, sonrió, anticipando el resultado de aquella noche, tal vez no sería tan mala como pensó


Yoochun sonrió al ver a Junsu acostado sobre la cama de Jaejoong, con las piernas abiertas frente a él, masturbándose mientras se observaban a los ojos, los gemidos cada vez más apurados de Junsu excitaron a Yoochun, que estaba de pie, admirándolo, el menor se metió dos dedos a la boca y al sacarlos los llevó a su entrada, introduciéndolos, sin dejar de masturbarse

¿Te gusta? —preguntó Junsu jadeante, cerrando unos instantes los ojos, luego al abrirlos volvió a mirar los ojos del otro, el mayor se acercó hasta la cama y se subió en ella, hasta llegar a Junsu, le agarró la mano con la que se profanaba y le sacó los dedos, reemplazándolos por sus dos pulgares, los cuales introdujo con las uñas juntas y luego los movió hacia el frente, abriéndole más el ano, Junsu se retorció hacia arriba unos instantes antes de dejar caer de nuevo la cadera sobre el colchón

Me encanta —respondió morbosamente, tratando de dilatar aún más su entrada, el menor jadeó con dolor y dejó de masturbarse— No te detengas —regañó y Junsu volvió a tocarse, Yoochun sonrió y dejó caer saliva dentro de Junsu, sacó los dedos y se agachó, comenzando a lamerlo— Más fuerte —ordenó y Junsu obedeció, moviendo su mano cada vez más rápido y rudo, las piernas le comenzaron a temblar y Yoochun continuó lo que hacía, metiendo luego dos dedos de su diestra

Voy a… —anunció Junsu antes de la inminente eyaculación, cerró los ojos y gimió mientras se corría, manchándose el abdomen y parte del pecho. Yoochun sintió que sus dedos eran aprisionados por Junsu y sonrió, comenzando a chuparle los testículos, Junsu miró hacia abajo, jadeante y lo observó, luego sonrió

Yoochun se incorporó, sacándole los dedos y le agarró las piernas, separándolas un poco más, se acomodó y lo penetró con fuerza, Junsu se inclinó hacia delante y se agarró de los hombros del mayor, comenzando este a embestirlo, se besaron unos instantes y luego se miraron mientras Yoochun continuaba, aferrándose a las piernas del menor, empujándose con fuerza, Junsu se agarraba fuerte a sus hombros y movía su cadera para una mejor penetración

Más… más… más —suplicó Junsu, sintiendo que llegaría pronto, dentro de él se contrajo algo y ahogó un gemido, abrazándose al cuello de Yoochun lo sintió correrse dentro, jadeó cerca de su oído, respirándole sobre la piel, al mayor se le estremeció todo, le apretó la cadera con las manos y le dio un último empujón hacia delante

Junsu sonrió, soltó su cuello y aferrándose a su espalda buscó sus labios, Yoochun no dudó en dárselos y se besaron lentamente, un beso muy húmedo, luego el mayor se salió de él y se alejó fríamente, haciéndose el cabello hacia atrás, luego se acostó al lado de Junsu, buscó en el cajón del buró los cigarros de Jaejoong y prendió uno

Estás mejorando —dijo Yoochun luego de la primera calada, Junsu sonrió y se acercó a él, apoyando la cabeza sobre su estómago, con el resto del cuerpo en posición perpendicular, lo miró

Gracias, es la práctica —bromeó con buen humor, Yoochun lo miró con seriedad y luego apartó la mirada, continuando con su cigarro

Transcurrieron unos segundos en silencio, Junsu, mirando hacia el techo, con las manos sobre su vientre, ahora Yoochun terminaba su cigarro

Yoochun, ¿puedo hacerte una pregunta?

No, pero sé que de cualquier modo la harás —contestó de mala gana, Junsu se rio discretamente y asintió

Cuando tú… —dudó unos momentos, luego se armó de valor— Hacías “eso” ¿era con otros hombres? —preguntó finalmente, sintiéndose arrepentido momentos después debido al silencio que siguió tras su pregunta, tampoco se atrevió a mirar a Yoochun

Sí —respondió casi enseguida, sorprendiendo a Junsu su tranquilidad— Todos fueron hombres —confesó sin problema. Junsu meditó unos momentos, tenía otra pregunta que hacer pero no sabía si era apropiada o no, tal vez ya conocía la respuesta

¿Y tú…? 

Sí —respondió incluso antes de oír la pregunta, Junsu volteó hacia él, sin moverse de lugar— ¿Acaso no es obvio? —preguntó indiferente, encogiéndose de hombros

¿Y entonces por qué tú…?

¿Quieres hacerlo? —interrumpió de nuevo, sonriendo con burla, Junsu abrió más los ojos, observándolo sorprendido. Yoochun llevó sus manos al cabello del menor y lo comenzó a acariciar, luego el rostro— ¿Quieres follarme? —preguntó de forma socarrona, Junsu se sonrojó por completo— Contesta —ordenó tranquilamente, pero el otro enmudeció— ¡Contesta! —gritó, agarrándolo de los cabellos jaló con fuerza, haciéndolo emitir un quejido— ¿Quieres follarme?

Sí —respondió enojado, mirándolo con recelo, le agarró con fuerza la mano y le enterró las uñas hasta que Yoochun le soltó el cabello, se miraron molestos— Quiero follarte —se relamió los labios y lo miró de forma obsesiva, Yoochun sintió un escalofrío, observándolo tratando de parecer indiferente

Junsu se levantó y acercó hasta él, hincado, subió su mano y le acarició el labio inferior con su pulgar, Yoochun miró en los ojos de Junsu algo diferente, un fuego que no había visto antes, el mayor sonrió en respuesta

Serás idiota —dijo con sarna, agarró la mano de Junsu y la apartó de él— ¿Olvidaste lo que te dije? La balanza está ahora a mi favor, nadie más volverá nunca a llegar hasta ese lugar, nadie —determinó con la certeza en alto, luego le dio una bofetada a Junsu, aunque no muy fuerte, él se sujetó la mejilla y lo miró con rabia

Imbécil, no me golpees —espetó furioso, Yoochun se comenzó a reír, estiró su mano y quiso sujetarle el cuello para atraerlo hacia él, pero Junsu le dio un manotazo, haciéndose hacia atrás— Vete al diablo

No te hagas el digno —respondió molesto, pero aparentó tranquilidad, sacó otro cigarro y comenzó a fumar, se observaron a los ojos— Ven —sonrió, estirando su mano, Junsu miró fijo pero se quedó estático— Ven —insistió, dando dos palmadas al colchón, junto a él, estiró el brazo un poco más, hacia un lado

Junsu dudó unos segundos, se acarició la mejilla una última vez y se acercó a Yoochun, acostándose a su lado, el mayor cerró el brazo alrededor de sus hombros y lo abrazó, poco a poco el menor también se acercó más y lo abrazó por la cintura

Olvídalo ¿de acuerdo? Ni tú ni Jaejoong me follarán, nunca —sentenció decidido, Junsu suspiró para sus adentros y asintió

Perdóname —pidió Junsu con tristeza— Debió ser difícil para ti esa situación, soy egoísta —dijo sinceramente, sintiéndose mal, pero Yoochun rio para sus adentros, de alguna manera terminó incluso disculpándose cuando fue él quien lo abofeteó

Entiende una cosa Junsu —dijo con seriedad— Nadie me violó, nadie me prostituyó sin que yo quisiera, deja de tenerme lástima o te golpearé nuevamente —sentenció enojado, Junsu asintió y se abrazó con mayor fuerza a Yoochun, no es que le tuviera lástima, es solo que seguía sin poder concebir que alguien como él hubiera pasado por aquella situación


Terminaron de cenar y caminaron por las calles durante casi una hora antes de volver por el auto de Hyun Joong, mientras conversaban y se comían un helado, Jaejoong estaba tranquilo como hace tiempo no lo estaba, había olvidado por segundos a Yoochun, a Junsu, la insana vida que los tres habían comenzado

Quiero mostrarte algo —dijo Hyun Joong mientras conducía, Jaejoong asintió y no preguntó a dónde iban. Después de quince minutos manejando llegaron a un mirador, en una colina de la ciudad, desde el auto se podían ver las luces de la gran ciudad de Seúl

Permanecieron dentro del auto, admirando al frente

¿Te gusta? —preguntó feliz Hyun Joong, el otro asintió y miró al frente, luego alrededor, eran el único auto, nadie más estaba por ahí, ni siquiera a pie, Jaejoong agachó la cabeza y meditó, seguramente lo llevó hasta ahí por algo, después de todo era un sitio muy alejado y casi oscuro

Sí, es perfecto para el buen final de una cita —respondió decepcionado

¿Qué? —preguntó confundido, mirando hacia el lado, Jaejoong quitó su cinturón de seguridad y lo miró fijamente— No entiendo ¿De qué hablas?

Del final de nuestra cita —contestó con una sonrisa perversa, se giró hacia él y estiró su mano hasta la pretina del pantalón y le desabrochó el botón, Hyun Joong miró hacia abajo a su entrepierna y cuando Jaejoong bajó el cierre e intentó meter la mano por debajo del pantalón, Hyun Joong lo agarró por la muñeca y le apartó la mano, completamente sonrojado miró hacia él

¿Qué diablos haces? —preguntó avergonzado, Jaejoong lo miró confundido

No te enojes, iba hacerlo con la mano, pero si prefieres una mamada…

¡No! —interrumpió antes que dijera más— ¿Crees que te traje aquí para tener sexo? —preguntó sorprendido

Claro —contestó indiferente— Lo de la cena era mero teatro ¿no? Siempre es así, termina en sexo y no nos volvemos a ver —dijo convencido, Hyun Joong lo miró con asombro, se acomodó la ropa y aclaró su garganta

Me gustas —dijo con voz baja, Jaejoong lo miró atentamente— De verdad me gustas, no quiero que pienses que soy esa clase de persona

Jaejoong lo miró asombrado, era la primera vez que alguien lo rechazaba de aquella forma, de alguna manera se sintió conmovido y sus ojos se humedecieron, Hyun Joong lo notó y observó preocupado

Oye, no —dijo preocupado, también desabrochó su cinturón de seguridad y se giró hacia Jaejoong, acariciándole la mejilla, él volteó y se miraron— No quise lastimarte, perdóname

No es eso —dijo enseguida— No estoy acostumbrado a que me traten así —confesó un poco nervioso, ahora Hyun Joong fue el conmovido. No tenía idea de qué cosas había vivido Jaejoong para que actuara de esa forma. Ahora él recordó las pocas veces que Yoochun fue amable con él, pero aquellas pocas veces fueron precisamente porque aún no se lo llevaba a la cama

Jamás me perdonaría si te hiciera daño —lo miró a los ojos, Jaejoong sonrió con timidez y se acercó a él, temiendo que le rechazara un beso, pero esta vez no hubo tal respuesta, Hyun Joong le acarició los labios y lo sujetó sutilmente del mentón, compartieron un beso suave, Jaejoong se aferró con fuerza de una parte de su asiento, con la otra mano se agarró del cuello de Hyun Joong hasta que terminaron

Al separarse se miraron a los ojos, Jaejoong sonrió emocionado, hacía tanto tiempo que no lo besaban de esa forma, se separaron y Hyun Joong sonrió

Tal vez creas que soy ñoño o anticuado… —Jaejoong negó rápido, en silencio, sin dejar de mirarlo— Pero ¿quieres ser mi novio? —preguntó nervioso, el otro se sorprendió, si lo pensaba detenidamente, nunca había tenido realmente un novio, ni siquiera cuando comenzó con Yoochun podía llamarle precisamente novio, aunque él se empeñó mucho en hacerlo ver así frente a Junsu

Yo… —meditó unos instantes, pensando en la relación que tenía con los otros dos, si le decía que sí a Hyun Joong tendría que engañarlo con aquellos. Quería decirle que sí, le emocionaba la idea de pensar que podía alguna vez llevar alguien bueno frente a sus padres y presentarlo como su pareja, que ellos se sintieran orgullosos de su hijo, pero no quería lastimar a Hyun Joong, engañarlo acostándose con los otros

Se quedó callado durante largos segundos, pensando, confundido, Hyun Joong lo miró atento, preocupado, temiendo una negativa

No puedo decirle que amo a alguien más —pensó abrumado— Pero sí quiero intentarlo, quiero volver a verlo

¿Qué pasa? ¿No te gusto?

Me gustas, eres muy guapo y realmente lindo —sonrió avergonzado— Pero…

Puedes pensarlo, no me respondas ahora —dijo animado, no quería ser demasiado insistente con el asunto

¿Cuándo puedo responderte?

Cuando estés listo —dijo amablemente, estiró la mano y le acarició la mejilla, luego se acomodó de nuevo en el asiento y se abrochó— Te llevaré a casa

No —dijo rápidamente, luego se colocó el cinturón de seguridad— Quiero visitar a mi hermana ¿me dejas en su casa?

Claro —contestó tranquilo —Donde quieras

Gracias —respondió Jaejoong aliviado, no quería que Yoochun supiera que tuvo una cita con su compañero de Club, además si visitaba a una de sus hermanas tenía la cuartada para su historia, le pediría a ella que lo llevara a casa

Avanzó el auto y se alejaron rumbo a casa de la hermana de Jaejoong, mientras este, aun dándole vueltas la cabeza, meditó sobre los pros y contras de aceptar ser novio de Kim Hyun Joong, sin duda le gustaba mucho, pero muy a su pesar, su corazón solo pertenecía a Park Yoochun.


Yoochun se levantó de la cama de Jaejoong, mientras Junsu dormía profundamente, los dos seguían desnudos. Yoochun miró la hora, el mayor aun no volvía y se sintió inquieto, no estaba preocupado por él, pero estaba molesto porque intuía que les había mentido, así que salió de la habitación y se sentó en el sillón de la sala a esperarlo

Ese idiota, sé que no fue con su hermana —pensó muy enojado, se cruzó de brazos y esperó

Casi una hora después la puerta se abrió, Jaejoong entró tranquilamente y lo primero que vio fue a Yoochun, sentado desnudo sobre el sillón, rápidamente cerró la puerta, se miraron a los ojos

¿Qué haces desnudo ahí? Mi hermana me trajo, que bueno que no le dije que subiera —dijo enojado, Yoochun bufó

Ese cuento no me lo creo —contestó enojado

¿Por qué he de mentirte? —preguntó acercándose a él, al estar lo suficientemente cerca Yoochun estiró su mano y lo jaló del brazo hacia él, Jaejoong cayó encima e intentó apartarse, pero Yoochun lo jaló más fuerte, sentándoselo en las piernas— Déjame —ordenó molesto

Deja de hacer berrinche —contestó enojado, agarrándole el rostro con una mano, lo obligó a mirarlo a los ojos— Dime donde estuviste, dime con quién

En casa de mi hermana, luego salimos a comprar algo —mintió nervioso, aunque la mirada de Yoochun le hizo sentir extraño ¿Acaso lo estaba celando?

¡No me mientas! —gritó enojado sin importarle si despertaba a Junsu

No miento, pero si así fuera, si me hubiera visto con otro ¿Qué pensarías? —preguntó interesado y nervioso, le temblaba el labio inferior

Que siempre serás la puta de cualquiera que se te ponga enfrente—contestó con burla, le soltó el rostro pero no lo dejó levantarse

Te odio —dijo con tristeza, Yoochun se rio, burlándose de él

Me amas —contestó molesto, volviendo a agarrarlo con fuerza del rostro, mirándolo a los ojos con rencor— ¡Di que me amas! —reclamó, agarrándolo del cabello, obligando a mirarlo a los ojos de cerca

Te amo —obedeció sin dilación, Yoochun sonrió

Eres mío —dijo con voz suave y lo besó con fuerza, Jaejoong correspondió, dejándose llevar por él, el menor lo soltó bruscamente y lo empujó, girándolo después, el mayor tembló, no podía negar que lo necesitaba, lo quería dentro, siempre requería de él para sentirse amado, a pesar de sus maltratos

Yoochun le bajó los pantalones y comenzó a restregar su miembro en el trasero del mayor, hasta provocarse una erección. Lo penetró con fuerza y Jaejoong comenzó a gemir, cerrando con fuerza los ojos, agachándose hasta sujetarse del brazo del sillón, Yoochun lo agarró de los cabellos y le hizo la cabeza hacia atrás, empujándose con violencia, embistiéndolo, juntó su pecho con la espalda de Jaejoong

Me perteneces —susurró, mordiéndole después la oreja, haciéndolo jadear, el mayor sonrió, sintiendo el placentero penetrar de Yoochun, su violencia y su pasión, supo que no necesitaba más, que se necesitaban mutuamente

Sí —gimió con urgencia— Soy tuyo mi amor, solo tuyo —abrió los ojos y por ellos se asomaron algunas lágrimas, estaba feliz por ese dominio sobre él

Sí… eres mi puta —dijo jalando cada vez más sus cabellos, haciéndole la cabeza hacia atrás, tomó posesión de sus labios hasta que se corrió, gimieron en la boca del otro

Respirando agitados, Yoochun salió de Jaejoong y el mayor se giró hacia él, al ver sus lágrimas aun adornando su rostro, el menor le agarró con fuerza el rostro y se besaron

Solo mío… —susurró cuando terminaron de besarse, luego comenzó a abrirle la camisa, jalándola sin quitar los botones apropiadamente, al mayor no le importó que su ropa se arruinara, tan solo miró a Yoochun besarle el pecho, chupándole a su paso los pezones, bajando hasta su pantalón desabrochado, lo jaló más hacia abajo y sujetó su miembro, comenzando a lamerlo

Yoochun —susurró excitado, hacía tiempo que no le practicaba él sexo oral, así que lo observó sin perder detalle, mientras el menor lo succionaba, Jaejoong se agarró a su cabeza y no aguantó mucho, corriéndose en su boca, Yoochun tragó todo y se incorporó, mirándolo amenazadoramente

Si te veo con otro, te mato —sentenció enojado— ¿Oíste? —el mayor sonrió y asintió, el otro se alejó sin más, hacia la habitación donde reposaba Junsu

Perdóname Hyun Joong, no puedo ser tu novio —susurró resignado, por segundos creyó que podía abandonar a Yoochun, intentar ser otra persona, pero ahora más que nunca estaba convencido que solo podía amar a Yoochun, que él era su todo.


Junsu despertó temprano, Jaejoong estaba a su lado, dormido. Eran los únicos sobre la cama del mayor. Junsu talló sus ojos y se puso de pie, sin colocarse ropa fue al baño, al salir regresó a la habitación y se acostó de nuevo, luego recordó que ese día también recibiría calificaciones y se levantó de prisa, tomó una ducha rápida y se vistió sin arreglarse mucho, dejó al mayor dormido y se marchó en el auto de Yoochun

No llegó a tiempo a la primera clase, cuando llegó su profesor estaba por marcharse y no quiso darle la calificación, Junsu sabía que eso significaba que cuando las subiera al sistema, tendría diez puntos menos, resignado fue hacia la cafetería, tomaría algo en tanto llegaba la próxima hora. A lo lejos, su amigo Eunhyuk lo divisó, no dudó en acercarse para hablar con él

Diablos, ahí viene Eunhyuk —pensó molesto Junsu, resignado lo esperó mientras bebía su café, de pie cerca de la puerta— Hola —saludó cuando su amigo llegó

Que sorpresa Junsu ¿podemos hablar?

Estamos hablando —contestó sarcásticamente, al ver la expresión de su amigo sonrió divertido— Es broma, vamos

Salieron de la cafetería y fueron a las jardineras donde solían hablar, su amigo fue directo sin demoras

¿Qué está pasando contigo?

¿De qué hablas? —preguntó mientras se sentaba, su amigo se sentó también

Has estado extraño, ausente, no sé qué te pasa

Nada, ¿Qué esperabas? ¿Qué seamos los amiguitos que se cuentan todo y se pintan las uñas juntos? —rio divertido— Si quieres nos tomamos de las manos y vamos juntos a todos lados…

Mientras decía todas esas cosas, Eunhyuk lo observó sorprendido y preocupado, esa clase de humor, la forma de hablar, ese no era su amigo Junsu, había cambiado demasiado, podía ver la arrogancia en sus ojos

A eso me refiero —lo interrumpió— ¿Qué diablos te pasó? ¿Qué has estado haciendo? Hani también está preocupada por ti

Hani… Debo terminar con ella —pensó al recordarla— ¿Te gusta? Quédatela —contestó con ironía, sonriendo socarronamente, Eunhyuk se quedó boquiabierto

¿Sabes qué? Hablamos luego, estás insoportable en estos momentos —comentó molesto, sin más se levantó y se fue, Junsu suspiró

Que delicado —dijo sorprendido, luego sonrió— Ni modo —encogiéndose de hombros se levantó y se dirigió al salón de su segunda clase

Al pasar por el edificio contiguo, en medio de este divisó a Hani acompañada, al parecer otro hombre, a ella podía verla de frente y a él de espaldas, aguzó la mirada y se dio cuenta que ese hombre era Yoochun, sorprendido abrió ampliamente los ojos

¿Qué demonios hace? —pensó preocupado, si se le había ocurrido hablarle de la relación extraña que mantenían, Junsu lo iba a estrangular. Apresurado fue hacia ellos, al verlo Hani se sorprendió, se acercaba a ellos y se veía molesto, por segundos ella creyó que quizás estaba celoso por verla con otro

Junsu —susurró preocupada, Yoochun sonrió y giró la cabeza hacia atrás. Cruzaron miradas. La chica estaba prácticamente acorralada en la pared, Yoochun tenía el brazo extendido hacia ella— Solo estábamos conversando —dijo rápidamente cuando él llegó hasta ellos. Yoochun quitó la mano de la pared

Tenías toda la razón Junsu, tu novia es una preciosura —sonrió burlonamente, en realidad él nunca le había hecho algún comentario sobre la apariencia de la chica, Hani se sonrojó, sintiéndose halagada

¿Qué haces aquí Yoochun? —preguntó molesto, ignorando a Hani, ella se sintió confundida, parecía que había un tema oculto ahí por el cual peleaban con las miradas

Vine a buscarte y me encontré con tu chica, solo conversábamos

Es verdad —aclaró la chica— Me da gusto conocer a otro de tus mejores amigos —dijo sinceramente, ella a diferencia de Eunhyuk, no conocía a Yoochun

¿Lo ves? —miró hacia la chica y estirando su mano hacia su rostro le hizo una caricia sobre la barbilla con su pulgar, la cual la hizo sentir incómoda— No te enojes —se alejó por fin de ella, Junsu se acercó a Hani

Tenemos que hablar —le dijo con seriedad, Yoochun sonrió ampliamente, sabía que Junsu la terminaría en ese momento

Sí —sonrió tranquilamente y miró hacia Yoochun— Un placer

El placer es mío —dijo con voz seductora, le agarró la mano, besándole el lomo de esta, Hani frunció el entrecejo unos segundos, confundida, Junsu la agarró de la mano con poca suavidad y la jaló, dirigiéndole una última mirada dura a Yoochun

Si no te presionaba nunca lo harías —pensó triunfante y los miró alejarse

Llegaron hacia la parte trasera de los salones, estaba solo, Junsu le soltó la mano a su novia y ella se acercó a él, le agarró el rostro y le besó los labios, él no se opuso pero se alejó cuando ella lo soltó

¿Qué pasa? —preguntó preocupada— ¿Te ha ido mal con las calificaciones?

Escucha —la evadió e hizo una pausa, por alguna razón Hani se sintió inquieta, miró fijamente a Junsu y tragó saliva

¿Qué pasa amor?

Debemos terminar… —dijo secamente, y aunque estaba decidido, sintió extraño decir aquellas palabras. El mundo alrededor de Hani se alejó, como si la apartara de la realidad y en medio solo quedara Junsu, diciendo tan crueles palabras

Si es por lo de Yoochun, te juro que solo conversábamos —dijo temblando, completamente confundida, Junsu la miró y negó

No es eso… es que ya no te quiero —expresó sin titubear, aunque quizás nunca la quiso, al menos llegó a sentir un poco de cariño por ella

¿Qué? —dolida sus ojos se comenzaron a humedecer, no supo que decir, solo negó en silencio, paralizada

Perdóname —dijo sinceramente— Debí haberlo hecho antes, no quería que te preocuparas por mí

Hani entendió por qué Junsu había cambiado con ella, porque su distancia y su frialdad a pesar de que ella creyó que habían llegado a otra fase después de haber tenido relaciones, pero ahora comprendía que todo fue una ilusión, una tonta creencia de su mente enamorada

Te amo —dijo como si eso cambiara las cosas— Te amo Junsu —se acercó a él e intentó abrazarlo, pero él la rechazó, empujándola sutilmente con la mano sobre su hombro

Lo lamento… espero encuentres alguien que te ame como esperas —intentó sonreír pero no pudo, no sabía si sentía culpa o si estaba demasiado aliviado que podía salir corriendo de ahí. Solamente le dio la espalda y se alejó de ella, Hani comenzó a llorar, sin poderse explicar desde cuando él la dejó de querer, porque al menos le quedaba claro que amor nunca sintió por ella y la realidad la estaba matando


Cuando Jaejoong despertó se encontró solo en el departamento, intuyó que Junsu fue por sus calificaciones y que seguramente Yoochun se fue desde la noche anterior, entonces aprovechó para llamar por teléfono a Hyun Joong, este le contestó de muy buen humor, emocionado de recibir su llamada

Estaba pensando en ti —dijo Hyun Joong antes de que Jaejoong respondiera algo, haciéndolo sonreír, en realidad le gustaba mucho como lo trataba Hyun Joong, pero le había quedado claro que entre ellos no podía haber nada

Perdón, solo llamé para decirte que no puedo… —comentó antes que le dijera alguna otra cosa, dejando a Hyun Joong mudo— No puedo ser tu novio

¿No puedes o no quieres? —preguntó con seriedad, Jaejoong tragó saliva

No puedo —dijo secamente, aunque se le quebró un poco la voz

¿Por qué?

Es que yo… es que eres demasiado para mí —dijo cabizbajo

¿Demasiado para ti? No entiendo, por favor explícame

Mereces algo mejor, no me busques más por favor —dolido colgó el teléfono, antes que la conversación se alargara, sintió un peso encima, dentro de él algo le decía que había tomado una decisión errónea

Hyun Joong se quedó confundido, mirando su teléfono, era incapaz de comprender el cambio tan repentino, cuando se besó con Jaejoong sintió que le gustaba también, que estaba emocionado como él de que algo pudiera nacer entre ellos, ahora lo había bateado con argumentos realmente extraños, diciéndole que No podía ser su novio y que se merecía algo mejor

Algo no está bien con él, de alguna forma me siento preocupado —pensó con agitación, sin dejar de mirar su teléfono. Algo en su interior le decía que debía insistir, que él podía salvarlo de algo a lo que se sentía cruelmente atado


Junsu estaba muy molesto por la visita no deseada de Yoochun a su campus, así que salió de la escuela de prisa, sin importarle sus calificaciones, si querían bajarle puntos por no recibirlas personalmente que lo hicieran, ya no le importaba. Junsu se dirigió a la casa de Yoochun, sabía que no iría al departamento de vuelta porque seguramente se aburría si no tenían sexo

Manejó de prisa y al llegar tocó el timbre insistentemente, pero nadie atendió, miró atento la fachada, no parecía haber nadie, así que chirrió los dientes y se dio media vuelta, Yoochun se acercaba, sonreía ampliamente

Hola —saludó casualmente y Junsu se molestó

Debemos hablar —dijo molesto

¿Terminarás conmigo también? —sonrió burlonamente

¡Hablo en serio!

Cállate —preocupado de que hiciera un escándalo, lo agarró del brazo y lo jaló hacia la casa, abrió la puerta y entraron, al hacerlo cerró con fuerza— Odio las escenitas

¿Escenitas? —bufó divertido— ¿Cómo ir a acorralar a mi novia? —preguntó

¿Novia? Creí que la habías terminado

Ex novia, da igual —confirmó la sospecha de Yoochun, este sonrió

Así que por fin tuviste los cojones para hacerlo —rio divertido y se acercó a él, pero el menor lo repelió, mirándolo con enojo— Vamos, no seas caprichoso, diste un gran paso

Me orillaste

Lo estabas dejando pasar, dime ¿Acaso tu “encantadora” novia se lo merecía? —preguntó como si le importara, porque sabía que a Junsu sí, el menor meditó

No, es una buena chica —dijo convencido, Yoochun sonrió

¿Lo ves? No merecía que su novio homosexual reprimido se revolcara con dos sujetos cada noche mientras ella esperaba al menos una miserable llamada —expresó con burla, tratando de herirlo, Junsu se sintió peor de lo que ya se sentía y agachó la mirada, observando sus pies

Soy una basura ¿cierto? —preguntó en voz baja

No —respondió enseguida, acercándose a él— Te dejaste llevar por tus deseos, es todo —contestó usando una voz suave, hasta que llegó a él y lo abrazó por la cintura, el menor lo empujó, girando leve la cabeza, para evitarlo— Sabes que fue lo correcto, dejarte llevar por nosotros —susurró en su oído y lo hizo estremecer— Mi Junsu

Al oír eso Junsu levantó la mirada y lo observó, los ojos brillantes, sintió un agradable cosquilleo por todo el cuerpo, Yoochun se aprovechó de eso y le acarició la mejilla con la diestra, sin soltarle la cintura con la zurda

Mi pequeño Junsu… Ahora me perteneces —lentamente buscó sus labios y el menor los entreabrió, dejándose invadir, correspondió lentamente el beso, antes de volverse apasionado, se colgó a su cuello

Muy dentro de sí, Junsu sabía que esas palabras no eran más que mera manipulación, que su amigo solo quería sexo, que no lo amaba, que ni siquiera lo quería, que no era más que un objeto de sus insanos deseos, pero no le importaba, el tan solo poder sentir su piel, su boca, su aliento, todo su cuerpo, valía la pena la humillación, aunque muchas veces su mente le jugaba una broma y su viejo yo emergía, incapaz de dejarse llevar, de casi odiar al que tenía enfrente, era como si la mente de Junsu se partiera en dos, rumbo a la locura

En esos instantes no le importó nada, Yoochun lo desnudó sin que él protestara y lo llevó a la sala, ahí lo tumbó y él se hincó de frente, abriéndole las piernas, le hizo sexo oral, colocándose las piernas sobre los hombros, Junsu se sintió desfallecer, la boca del mayor era tan experta como la de Jaejoong, el menor se lamentaba que no hiciera aquello más seguido, era como si aquella fuese una recompensa de parte de Yoochun

Se corrió dentro de la boca de Yoochun y él lo tragó todo, sacó el miembro de Junsu de su boca y lo observó, jadeante, sonrojado, mientras se mordía ligeramente el dedo medio, Junsu sonrió y se incorporó un poco, Yoochun se puso de pie frente a Junsu y se comenzó a desabrochar los pantalones, Junsu relamió sus labios y terminó por él, al bajarle la ropa interior vio su miembro ya erecto, lo agarró con una mano y con la otra le agarró los testículos, comenzando a lamerle el glande, mirando hacia arriba

Yoochun sonrió, Junsu estaba sentado en el sillón, haciéndole sexo oral, succionando lentamente, llegando la punta hasta su garganta, el mayor bajó una mano y le agarró el cabello, guiando sus movimientos, mientras se miraban a los ojos

Cada vez… lo haces mejor —gimió satisfecho, cerró los ojos e hizo la cabeza ligeramente hacia atrás, se concentró en el placer pero en no terminar, aquellas succiones gloriosas de Junsu estaban siendo más placenteras de lo normal, pero no quería correrse en su cara o su boca

Yoochun detuvo a Junsu y este sacó el pene de su boca, el mayor lo agarró de un brazo y lo ayudó a levantarse, le agarró el rostro con ambas manos y le dio un beso suave, al soltarlo le cambió de lugar, Yoochun se sentó en el sillón, Junsu estaba de pie

Date vuelta —ordenó y el menor obedeció, sintiendo las manos de Yoochun en su cadera, él lo jaló hacia el sillón y Junsu obedeció, se subió de pie al sillón, dándole la espalda a Yoochun, el mayor le lamió el trasero, luego lo masajeó y separó los glúteos, buscó la entrada de Junsu con su lengua y comenzó a lamer

Junsu se inclinó un poco hacia delante y temió caerse, pero Yoochun lo sostenía con fuerza de la cadera, enterrándole los dedos. El placer que sintió fue indescriptible, Yoochun le metió dos dedos y continuó lamiendo mientras los metía y sacaba. Tras unos segundos los sacó, jaló a Junsu de la cadera hacia abajo y él dobló las rodillas, sintiendo el miembro de Yoochun entrar hasta que se sentó sobre sus caderas, los dos jadearon. Los pies de Junsu quedaron sobre el sillón y los usó como soporte para comenzar a moverse de arriba hacia abajo

El miembro de Yoochun entraba y salía de él, sin que el mayor se moviera, tan solo le agarraba las caderas y lo ayudaba a moverse, Junsu jadeó excitado, esa posición era increíble, lo podía sentir por completo llenándole el interior, su miembro saltaba al mismo ritmo, golpeando su abdomen y a veces llegaba a golpetear los testículos de Yoochun

Es increíble… —jadeó alucinado, acelerando el ritmo, hizo una mano hacia atrás y agarró la nuca de Yoochun, también inclinó la cabeza atrás y sus labios se encontraron, sin perder el ritmo, el miembro del mayor punzó en su interior y supo que era momento, dejó de brincar sobre la cadera de Yoochun, apretó un poco su trasero e hizo un movimiento circular con su cadera, la presión ayudó a Yoochun a correrse

El mayor gimió con placer mientras acariciaba la espalda de Junsu con sus labios, respirándole sobre la piel, haciéndolo estremecer. Yoochun le acarició el pecho y jadeando sobre la espalda de Junsu, luego lo lamió suavemente, continuaba alucinado, dentro de él. El menor sonrió satisfecho, rara vez Yoochun lo acariciaba tanto después del coito, pero ahora habían tenido un sexo excelente, estaba alucinado, no quería que el mayor se saliera de él nunca, pero Yoochun agarró de nuevo su cadera y lo empujó hacia arriba, Junsu se levantó y bajó del sillón

Estuviste magnífico —halagó sonriente, Junsu sonrió con emoción y se mordió el labio inferior— Ven —el menor obedeció, acercándose de nuevo a él, Yoochun lo agarró de la muñeca para ayudarse a poner de pie, estando de frente se dieron un beso, al finalizar, Yoochun le lamió los labios— Ahora vístete y ve a casa

¿Qué? —confundido por la orden, Junsu enarcó una ceja— ¿Por qué tan de repente? —preguntó liado

Debes prepararte, ahora que terminaste con Hani, darás otro paso

¿Otro paso?

Hablarás con tus padres, es hora de aceptar abiertamente tu homosexualidad

¿Qué? —alterado por la afirmación, Junsu miró asustado a Yoochun

Esto es lo que harás —comenzó a indicar, como si fuera su dueño— Pasará la semana de calificaciones, irás con tus padres y tu hermano, les dirás que terminaste con Hani y luego te declararás Gay —ordenó, aunque con voz amable

Pero…

La familia de Jaejoong lo sabe, mi hermano lo sabe, es tu momento, no seas cobarde —dijo con determinación, Junsu tragó saliva— ¿Te quedó claro?

Sí —contestó nervioso, la sola idea lo aterraba

Todo estará bien, confía en mí ¿Confías en mí?

Sí —respondió rápidamente, Yoochun sonrió con triunfo, se acercó a él y le dio un beso suave en los labios, para darle confianza, hacerlo sentir seguro, Junsu sonrió tranquilo y se abrazó a él— Gracias Yoochun, me has hecho enfrentar mis miedos

Al oír tan absurdo agradecimiento, Yoochun sonrió con burla, aunque luego tuvo un recuerdo remoto, cuando ellos eran simples estudiantes de secundaria, la memoria le vino de pronto, no recordaba aquel suceso hasta ese momento, su corazón latió de prisa al recordar sus viejas inseguridades, antes que el mundo se encargara de convertirlo en la persona que hoy era. 

Yoochun correspondió el abrazo y meditó unos instantes, ahora es que podía decir que por fin había logrado dominar a Junsu, estaba a un paso final de su gran obra maestra, doblegar por completo la voluntad de dos personas, al grado de que se volvieran su todo, ahora él era incapaz de imaginar su vida sin aquellos dos, enamorados y entregados a él, su dueño.

Nota de autor: Hola queridas lectoras. Les traje un capítulo largo lleno de altas y bajas, me gustaría saber su opinión ¿Ustedes creen que Jae sea capaz de dejarlos realmente y comenzar otra vida dónde se ame a sí mismo? ¿Creen que Junsu se convierta en el juguete sexual definitivo de Yoochun? ¿Yoochun siente más que obsesión por ellos dos? Je je je se los agradecería mucho.

3 comentarios:

  1. Después de semejante Fic te aseguro, jamás voy a ver a ninguno de los tres de la misma forma, lo digo en el buen sentido, porque de verdad que a cada uno le haz dado tonos super intesos. DEMOOONIOS QUE INCLUSO ASÍ DE MALO Y PERVERTIDO ME ENCATA YOOCHUN LO AMO e imaginarlos tomar semejantes posturas y acciones uff nooo hay palabras para descrivirlo, creo que si siente algo por Junsu y por Jae aunque creo que no esta listo para admitirlo e igual, que sera Junsu el que le hará darse cuenta de que si hay no solo sebtimiento de posesió, mi Chunnie esta traumado... se prostituyó por decición propia pero eso no quita que le llegaran tipejos asquerosamente enfermos que causaron daños en él, Junsu esta removiendo cosas en su interior. Y Jae oh pobre Jae él es el más bulnerable e inseguro emocionalmente, tal vez llegue a intentar algo con HyungJoong, quien literalmente fue super tierno y caballeroso con Jae,y si lo hace tal vez sea su amor el que lo haga recuoerar su autovaloración en definitiva ese espiritu galante en el personaje de HJ va a ser decisivo para Jae y el resto de la historia. JUNSU MMM Junsu esta bailando en la tablita, entre caer en la trampa de Mi Ratón y ser su juguete y conservar la dignidad... creo que esa parte suya que enfrenta la oscuridad de Yoochun y se resiste a caer es lo que atrae a Mi Chunnie pienso que todo cambió en Él sera a consecuencia de Junsu y el temor a perfer a Jae o ambos. Es muy granse el deseo de posesió y sometimiento. POR DIOS NIÑA ESTO ES UNA MARAÑA PSICOLOGICA TREMENDA¡¡¡ Lo juro pese a que dan ganas de adofetear a los tres por sadicos, patanes,sumisos e ingenuos o debiles me hacen reir por su osadia y descaro. Muchas Gracias y como dicen por ahí Hasta no verle fin(^.<) Gracias por el Capo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5/25/2017

      Mil gracias a ti, amo tus comentarios apasionados, me da gusto seguir escribiendo esta locura de fic, además creo que entiendes muy bien a los personajes y eso se agradece

      También quiero decirte que aun faltan muchos giros dramáticos que te sacarán más de una sorpresa, espero jejeje

      Eliminar
    2. Fantástico¡¡¡ estare super pendiente de los prox capitulos, escribes genial, creo que eres de las mejores escritoras se lemon plus que hay, eres capas de crear ese alter a cada personaje.Mil gracias por eso.

      Eliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD