Insano - Cap. 16

3 comentarios
Mascotas

Jaejoong bebió la última gota de la tercer botella de whiskey, entre él y Yoochun se la habían terminado, pero sobre todo él fue quien bebió más, Junsu ocasionalmente daba algún trago, pendiente de no excederse, era su primera vez bebiendo más de un trago de licor y no quería terminar con una resaca que no pudiera soportar

No habían vuelto a hacerlo, pero permanecían desnudos sobre la cama, los cigarros se habían terminado también, los temas de conversación fueron simples y sin importancia, el reloj marcaba ya las dos de la mañana del día domingo. Sin remedio Jaejoong se durmió  tras decir que solo descansaría los ojos cerrándolos, su cuerpo quedó de forma horizontal en el lado de los pies, mientras que Yoochun y Junsu estaban del lado de la cabecera, la espalda sobre esta y con las piernas extendidas hacia Jaejoong sin tocarlo

Yoochun abrió la última botella de whiskey y dio un trago largo, giró la cabeza hacia Junsu y le ofreció, pero esta vez la rechazó, así que el mayor de los dos dio un sorbo pequeño y la dejó sobre el buró, luego se movió un poco hacia Junsu, la distancia que los separaba ahora era menor a treinta centímetros, el menor lo miró de reojo y le sonrió, pero el otro no correspondió, entonces miró hacia Jaejoong y suspiró

Dime algo —comenzó a hablar, con voz baja, al no recibir alguna respuesta continuó— ¿Quieres a Jaejoong? —preguntó con tono triste

¿Querer? —sonrió con burla— ¿Hablas de amor?

Sí —respondió con sinceridad, luego se inclinó hacia su costado, apoyando la cabeza en el hombro del otro, Yoochun giró un poco la cabeza para observarlo, le miró la parte de arriba de la cabeza, luego miró hacia Jaejoong

No preguntes ridiculeces —contestó tras una pausa larga, sin dejar de mirar al mayor, dirigió la vista hacia su muñeca, justo donde quedaba la cicatriz de su corte tras el último intento de suicidio— Él es tan estúpido… 

Te ama —justificó Junsu, y sus propias palabras le atravesaron el corazón

También tú ¿no? Pero valoras tu vida —contestó con seriedad, Junsu se levantó y avanzó un poco hacia el frente, girándose hacia él, lo miró a los ojos

Es verdad —afirmó, tragando saliva luego— Te amo Yoochun —confesó, sin saber si se trataba del alcohol o por aquel instante de intimidad

Yoochun lo observó fijamente, era la primera vez que se lo confesaba directamente y de frente, sintió una extraña sensación de soledad y le apartó la mirada, Junsu tragó saliva, nervioso, se acercó hasta él y le sujetó el rostro con ambas manos, girándolo hacia él, se observaron, el menor sonrió

¿Qué haces? —preguntó con gesto molesto, Junsu negó en silencio y lo soltó

¿Sabes? A veces creo que solo eres un chiquillo indefenso —dijo con voz dulce, volviendo a su posición anterior, junto a él— Cuando dejamos de vernos hace años, los primeros días, pensaba en ti todo el tiempo —sonrió avergonzado— Me preguntaba ¿Por qué alguien tan joven lleva toda esa carga sobre sus hombros? No es justo… Yo lo recordé el otro día, cuando me dijiste que yo lo he tenido todo, siempre

Por primera vez Yoochun no supo que decir, se quedó completamente mudo, escuchando las palabras de Junsu, mirando al frente pero sin observar nada en específico, el menor volvió a acostar la cabeza en su hombro, cerrando los ojos

Quisiera poder cambiar tu historia y verte sonreír de nuevo, como cuando éramos más jóvenes —confesó sin problemas, era la primera vez que hablaba de esa forma con él, sin intentar lastimarlo, sin esperar ser lastimado

No necesito tu lástima —dijo de forma despectiva tras unos segundos de silencio, a Junsu el estómago le punzó pero sonrió, aquella respuesta es la que esperaba aunque no fuera la que deseaba

Eres tan arrogante… —suspiró con tristeza y pausó

Di más de lo que pude ¿y qué obtuve? Nada, ellos jamás supieron lo que tuve que hacer… Nunca nadie… —se calló y cerró los ojos, el alcohol sin duda lo estaba haciendo hablar de más, quiso controlarse pero no pudo

¿Yoochun? —preguntó confundido, abrió los ojos pero no se apartó de él

Me arrepiento de haberles ayudado —sonrió con desprecio— Habrían muerto sin mí y hubiera sido mejor— su voz, tan fría como cruel hicieron sentir triste a Junsu, quiso abrazarlo pero no pudo, casi estaba temblando— Aquellas miradas, sus respiraciones… las manos tocándome… —se calló de repente, guardando la compostura

Yoochun tú… —levantó la cabeza del hombro y volteó hacia él, Yoochun sonreía de forma extraña y Junsu supo que no era el alcohol, se miraron a los ojos

Fue un par de veces, era asqueroso pero no pagaban mal —rio divertido— Ríete —ordenó en tono autoritario, sin dejar de sonreír, Junsu tragó saliva— ¿Sabes lo que es vender tu cuerpo por unas monedas? ¿Lo sabes? —preguntó enojado 

Junsu negó en silencio, mirándolo con tristeza, no sabiendo cómo reaccionar, aquella era una realidad que jamás imaginó, no viniendo de él

¿Arrogante por arrebatar lo que por derecho me pertenece? —lo miró duramente, como si sus ojos pudieran penetrar los de Junsu— Sacrifiqué lo que era más importante para mí por aquellos a quienes creí amar… ahora los desprecio, si pudiera los mataría con estas manos que se llenaron de heridas para darles de comer —dijo mirándose las palmas de las manos, sus ojos llenos de locura asustaron a Junsu

Basta —pidió Junsu, sintiendo un nudo en la garganta y sin dejar de mirarlo

Yoochun analizó todo lo que había dicho y se arrepintió de haberlo hecho, el alcohol no había mermado pero él no estaba borrado, solo un poco desinhibido 

Solo cambié el lado de la balanza, a mi favor, es todo —concluyó, dejando de lado los deseos por demostrar su furia, Junsu se acercó otra vez a él, en silencio, luego lo abrazó, hincado frente a él, entre sus piernas, rodeándole el cuello, hundiendo la cabeza en el arco entre el hombro y cuello

Yoochun se quedó estático, el calor del cuerpo de Junsu le resultó ajeno, la piel desnuda frotando la suya no lo excitó, su miembro, tibio y flácido sobre su estómago no lo invitaba a tomarlo. Tras una breve pausa le rodeó la espalda con los brazos, pegando más sus cuerpos, el tiempo desapareció, pero no el espacio, Yoochun miró con atención el cuerpo durmiente de Jaejoong, la cicatriz en su muñeca y la pregunta de Junsu rondándole la cabeza: ¿Quieres a Jaejoong?

Sí, lo quiero —respondió, dentro de sus pensamientos, pero aquella confesión era mucho más difícil de decir que la confesión de su pasado hecha momentos atrás


Junsu abrió los ojos y supo que ya era de día, en la madrugada se quedó dormido en brazos de Yoochun, él seguía dormido, bajo su cuerpo, así que el menor con cuidado se levantó, despacio se paró de la cama, miró el buró y ahí vio la cuarta botella de whiskey vacía, a pesar de que la última vez que la vio estaba a la mitad, así Junsu intuyó que se quedó dormido antes que Yoochun, sonrió al pensar que a pesar de eso él no hizo nada por quitárselo de encima y lo dejó dormir en sus brazos

Siempre serás un misterio para mí —pensó seriamente, tras unos segundos de observarlo recordó las palabras dichas, la confesión impensable, sintió un malestar en el estómago, jamás habría creído que Yoochun pasó por aquello —No lo puedo creer, ¿Tú? ¿Prostituyéndote? —pensó nervioso y decidió apartarse de él

Haciendo el menor ruido posible salió de la habitación y fue al baño, cuando terminó se echó agua sobre el rostro, su cabeza dolía un poco, aunque bebió cantidades diminutas de alcohol para él fue mucho. Junsu fue hacia la habitación de huéspedes donde estaban sus cosas y se puso ropa interior, salió y se asomó de nuevo hacia la habitación de Yoochun, aquellos dos continuaban dormidos

Vaya que duermen —musitó sorprendido— No trabajan ni van a la escuela, se nota que madrugo todos los días —pensó con enfado, realmente los envidiaba

Antes que Jaejoong y Yoochun fueran amantes, el mayor trabajaba en una librería, no ganaba mucho pero el trabajo era cómodo y estaba a unas cuadras del departamento, pero ahora el mayor de los tres vivía a sombra de Yoochun, él le daba todo, por lo que el dinero no era problema, Junsu en cambio solo trabajaba en el verano y en vacaciones de invierno, sus padres le daban dinero mensualmente para su educación.

Salió otra vez del cuarto y ahora fue hacia la parte inferior de la casa, fue hacia la cocina y ahí abrió el refrigerador, estaba lleno, se sorprendió, era notable que su amigo vivía bastante bien, había incluso frutas fuera de temporada que seguramente eran muy caras. Junsu prendió la cafetera y preparó café, luego sacó del refrigerador unas naranjas y comenzó hacer jugo para los tres.

Unos pasos sigilosos atrás de él lo hicieron voltear, Junsu vio a Yoochun entrar a la cocina y acercarse a él, Junsu sonrió, a punto de darle los buenos días, pero el otro se le adelantó, se acercó hasta él y le agarró con fuerza el rostro, usando solo su mano derecha, el menor se asustó, dejando caer la mitad de naranja que sostenía en su mano, lo observó sin entender qué pasaba

Te lo conté —afirmó de manera amenazante, Junsu no supo que responder, el exprimidor seguía girando y era el único ruido en ese momento— Escúchame bien, si se lo dices a alguien… —se detuvo, en ese momento Junsu negó en silencio y su mirada angustiosa lo hizo soltarle, el menor se sobó la quijada, sin decir nada se agachó y juntó la mitad de fruta que tiró, luego la desechó en el cesto

¿Crees que me muero por contárselo al mundo? —preguntó molesto, dándole la espalda continuó exprimiendo las naranjas

Olvida lo que te dije ¿de acuerdo? —respondió casi enseguida

No te preocupes por eso —contestó tranquilamente

Yoochun lo observó unos momentos antes de retirarse de la cocina, Junsu oyó sus pasos alejarse y suspiró, luego volteó hacia atrás

¿Cómo crees que te haría eso? —preguntó en voz baja, luego volvió a lo suyo.

Jaejoong abrió los ojos como pudo, semi dormido aún, se sentía aturdido pero no del todo mal, se sentó sobre la cama y rascó su cabeza, terminó de despertar y se halló solo, estiró sus músculos y bostezó repetidas veces, luego se tiró de espalda sobre la cama, miró el techo unos instantes, luego sonrió al recordar todo lo que habían hecho los tres, por fin Yoochun había cumplido la promesa que le hizo la primera vez que tomaron a Junsu entre los dos, ahora eran un trío y a él ya no le importaba compartir, amaba a Yoochun, pero quería mucho a Junsu, ya no volvería a discutir con él por el hombre que ambos amaban

Yoochun atravesó el umbral de la habitación la puerta permanecía abierta desde la noche anterior, vio a Jaejoong acostado de espalda, con los ojos cerrados, lo creyó dormido y se acercó a él, estiró su mano y le acarició el rostro, pensó en lo guapo que era, desde la primera vez que lo vio se quedó hechizado, además tenía un cuerpo maravilloso, sin duda el hombre más atractivo que se había follado en toda su vida. Lo observó seriamente y deslizó su mano por el pecho hasta el estómago, luego la apartó, en ese instante Jaejoong abrió los ojos y le sonrió, el menor lo miró con desconcierto

¿Creíste que dormía? —preguntó divertido, el otro solo observaba— No sabía que me acariciabas mientras duermo —dijo con emoción, mirándolo, pero de pronto Yoochun no lo miraba a él, parecía pensativo

Yoochun recordó lo sucedido en la madrugada tras la conversación con Junsu, el menor lo abrazó hasta que se quedó dormido, sobre él, cuando se dio cuenta fue incapaz de apartarlo, dejó que estuviera sobre él, mientras aprovechó para acariciar su espalda, sintiendo el calor de su cuerpo, en esos momentos fue reconfortante. Yoochun se terminó la botella de whiskey y luego de unos minutos se quedó dormido también

¿Estás en la Tierra? —preguntó Jaejoong preocupado, era raro ver a Yoochun así, pensativo. El aludido lo miró y frunció el ceño

Claro que no suelo acariciarte —contestó enojado, Jaejoong le sonrió

Tal vez si me quisieras, yo ya no te querría a ti —expuso convencido, el otro se quedó callado, observándolo— Es que yo creí que quería que me amaras —confesó— Pero me gusta cómo eres, que me desprecies

Estás enfermo —dijo con desdén, Jaejoong se rio

Pero otra parte de mí anhela que la ames, que me quieras para siempre en tu vida —lo miró con tristeza y luego agachó la mirada— Esa es la parte de mí que no me gusta— confesó— Esa es la parte que me pide quitarme la vida cuando siento que te he perdido —levantó la mirada, Yoochun parecía perturbado, mirándolo

Loco —espetó mirándolo con repulsión

Por eso prefiero esto —se levantó de la cama, se colocó justo a su lado y se tiró al suelo, Yoochun enarcó una ceja, Jaejoong le agarró una pierna y la levantó, colocándose el pie, sin zapato, sobre la cara, dejando al descubierto la boca— Pisotéame, hazme miserable, así me siento vivo —sonrió y luego se rio, Yoochun apartó rápido el pie y dio un paso hacia atrás, miró a Jaejoong tirado en el suelo

Me das asco —expresó mirándolo fijamente, el mayor sonrió de forma vacía, en ese momento Junsu entró en la habitación y miró aquel extraño cuadro, se quedó quieto, mirándolos a ambos y sin entender porque estaba el mayor en el suelo

Está listo el desayuno —dijo sin saber que más decir, Yoochun se giró hacia él, intercambiaron miradas y salió de la habitación, Junsu miró hacia Jaejoong, el mayor le devolvió la mirada— ¿Qué haces ahí? —preguntó sonriendo divertido, creyendo que quizás era un juego, así que se hincó a su lado

Junsu ¿Tú me quieres? —preguntó con voz bajita, Junsu lo miró sin comprender, pero luego le acarició el cabello

Claro que te quiero —respondió rápido, los ojos de Jaejoong se llenaron de lágrimas y se levantó un poco para abrazarlo, Junsu no supo que hacer, ni siquiera fue capaz de darle un abrazo de vuelta.


Los tres terminaron de desayunar, el ambiente se sentía extraño para Junsu, era incapaz de comprender por qué ahora era tan distinto a aquella madrugada, pero no hizo comentario alguno. Junsu juntó su plato y vaso al terminar, dejando a los otros dos, quienes aún comían algo, los observó desde la cocina pero ellos permanecieron en la misma posición, sin hablarse, el menor suspiró

Estos aburridos necesitan alcohol para ponerse “buena onda” —pensó divertido, luego regresó al comedor, se acercó a Jaejoong por atrás y lo abrazó pese al respaldo de la silla, luego miró hacia Yoochun— ¿Qué haremos hoy?

¿Qué quieren hacer? —preguntó el dueño de la casa, Junsu sonrió tímidamente, no podía negar que esa respuesta incluía a ellos tres desnudos

Creo que Junsu en definitiva se quiere alocar —dijo Jaejoong divertido, recuperando su humor de siempre

No es verdad —se defendió el menor, riéndose

¿Y por qué sigues en ropa interior? —preguntó el mayor, terminando su desayuno, a diferencia de él, que se había colocado un short y una camisa, Yoochun seguía desnudo desde que despertó

Está bien, lo admito, quiero follar —dijo con determinación, apretando el abrazo hacia Jaejoong y mirando hacia Yoochun, este sonrió, complacido

Pide y se te concederá —contestó enseguida, se levantó de la silla y se lo arrebató a Jaejoong, jalándolo de la nuca le dio un beso, el mayor los observó y se relamió los labios, pero no se acercó, comenzó a juntar las cosas del comedor

Junsu jadeó al sentir falta de aire, luego se apartó, Yoochun le lamió la nariz, luego la mejilla y se pasó a su oreja, le mordió el lóbulo y luego lo chupó, succionando, el menor volvió a jadear, comenzaba a excitarse, sonrió casi con timidez y segundos después sintió a Jaejoong detrás de él, masajeando sus hombros, luego sus labios sobre su nuca, bajando por la espalda hasta la rabadilla, aprovechando le quitó la ropa interior, después volvió a subir y comenzó a besarle el cuello del lado derecho, Yoochun hizo lo mismo con el izquierdo. El menor exhaló un gemido, luego apretó los labios unos instantes

Fóllenme —dijo en tono excitado, jadeando, estaba en medio de los dos. En esos momentos se sintió perverso pero no le importó, los deseaba como nunca antes los deseó, ese Yo de Él que había despertado estaba sediento de todas las veces que se tuvo que aguantar, de todos aquellos instantes de culpa por ser un homosexual frustrado

Lo soltaron y con urgencia fueron hacia el sillón más grande de la sala, Junsu subió la rodilla derecha y se agarró del brazo del mueble, su otro pie sobre el suelo, Yoochun fue el primero, se acercó por detrás y lo penetró, agarrándose de sus caderas lo embistió con fuerza, haciéndolo gemir vigorosamente, Jaejoong se colocó al frente, le agarró el rostro con las manos y le besó la boca, luego se miraron a los ojos mientras Jaejoong se quitaba la ropa

¿Te gusta? —preguntó sonriendo, acariciándole el cabello, Junsu asintió— ¿Se siente bien? —sonrió perversamente

Sí… —respondió jadeante— Dame más… —suplicó, girando la cabeza hacia atrás, mirando a Yoochun, él no respondió, tan solo enterró con fuerza las uñas en la piel de la cadera de Junsu y embistió con mayor fuerza, haciéndolo cerrar los ojos

¿Así? —preguntó Yoochun, haciendo lo posible por penetrarlo duro

Sí… sí —respondió agitado— No pares

Jaejoong miraba asombrado los gestos de placer de Junsu, en ellos no había el dolor que mostró la primera vez, sonrió emocionado, luego escuchó a Yoochun gemir y supo que se corrió dentro de Junsu, compartieron mirada por primera vez desde el incidente en la habitación, Yoochun no se salió del menor hasta que Jaejoong se acercó a él. Se besaron hasta que el del medio dejó de penetrar a Junsu, se lo cedió al mayor, este se agarró el pene y acarició la entrada de Junsu con él, mojándose un poco con el semen de Yoochun ahí, luego se introdujo, lo hizo fácilmente y comenzó a embestirlo con fuerza, Junsu gemía ahogadamente, disfrutando por completo

¿Más fuerte? —preguntó Yoochun a Junsu, aún seguía al lado de Jaejoong

Ajá… —respondió apenas pudo

Yoochun sonrió y no se aguantó las ganas de darle dos nalgadas mientras Jaejoong lo penetraba, Junsu jadeó sin quejarse, agarrándose con fuerza del sillón. Yoochun dejó caer saliva un par de veces sobre el tronco del pene de Jaejoong, luego dio un paso a su izquierda, quedando a la altura del estómago de Junsu, a su costado, estiró la mano y le agarró el pene, comenzando a acariciarlo para despertarlo, hasta ponerlo duro

Junsu gemía delirante, sintiendo las embestidas de Jaejoong y pronto la masturbación que le hacía Yoochun, haciendo un esfuerzo enorme por concentrarse en ambas, mientras que Yoochun cada vez daba jalones hacia abajo más fuertes, luego lo soltó antes de hacerlo terminar, en cambio Jaejoong se corrió dentro de él casi después. Aliviado, el mayor se salió de él, pero antes que Junsu se quitara le introdujo dos dedos y los removió antes de sacarlos, mojados completamente de semen, el menor se incorporó y Jaejoong llegó hasta él

Abre la boca —ordenó

¿Qué? —preguntó enseguida, Jaejoong aprovechó para abrirle más la boca con la otra mano y le metió los dedos a la boca, sonriendo perversamente, Junsu lo miró un poco molesto pero no le importó chuparle los dedos, cuando el mayor los sacó le acarició los labios con el pulgar, luego lo besó

Tu postre —rio divertido

Idiota —respondió con fastidio aunque no estaba enojado

Todavía te falta postre —dijo convencido Yoochun, que había visto lo de los dedos y de pronto tuvo una idea. Junsu miró sin entender — ¿Eres flexible?

¿Por qué? —preguntó desconcertado

Sin responder a eso, Yoochun llevó a Junsu al sillón y lo acostó, él se dejó hacer sin oponerse, tenía una erección y le urgía hacer algo con ella. Jaejoong se acercó a ver, teniendo una idea de lo que su amante decía, y vio que no se equivocó cuando Yoochun agarró las piernas de Junsu y las levantó hasta arriba

¿Qué haces? —preguntó Junsu nervioso, Yoochun le guiñó un ojo

Con la cabeza y media espalda sobre el sillón, Junsu vio como Yoochun le flexionaba las piernas hacia abajo, doblándole las rodillas a los lados, miró hacia Jaejoong e hizo un asentimiento de cabeza, así el mayor se acercó y le agarró el pene a Junsu, comenzando a masturbarlo, el menor jadeaba agitado debido a la posición, miró hacia su miembro, frente a él hacia arriba, más cerca de lo que jamás lo vio y supo lo que Yoochun quería hacer, pero extrañamente a lo que pensaba no le causó repulsión, se relamió los labios, a punto de venirse, hasta que no pudo más, su miembro colapsó y el semen brotó sobre su cara, sobre todo en los labios y la barbilla, algo cayó también en su pecho

Jaejoong sonrió fascinado, nunca creyó que Junsu accedería a algo así, y verlo disfrutar con su propio semen en la cara, no dudó en agarrar de aquel líquido blanquecino sobre el pecho y llevarlo a la boca del menor, haciendo que se lo comiera. Poco a poco Yoochun bajó las piernas de Junsu y sonriendo se las acarició, mirándolo

No vas a negarlo, tu semen es delicioso —afirmó Yoochun y el menor se relamió los labios, en el pasado si alguien le hubiera dicho que haría aquello se habría vomitado en ese instante, pero ahora estaba disfrutando de aquella semilla, su amigo tenía razón, su semen tenía buen sabor comparado al de ellos dos, aunque no tenía más referentes que aquellos tres


Luego de un rato Jaejoong preparó el Jacuzzi del baño principal, tarareaba una canción alegremente, ese fin de semana era perfecto y la estaba pasando muy bien, antes fue escéptico a si Junsu aceptaría o no a estar con ellos dos, pero ahora eso era una realidad, incluso el menor parecía otro, podía verlo en sus ojos, ardía en deseo, probar las cosas que ellos tenían para enseñarle. Sonrió con entusiasmo y sacó la mano del agua, salió del baño y fue hacia la habitación de Junsu, él estaba ya desnudo, buscando su toalla dentro de la maleta, el mayor se acercó hasta él por la espalda y lo abrazó

Está lista el agua —dijo en tono alegre

Ya voy —respondió relajado, estirando su mano hacia atrás le dio una palmada suave en la cabeza y Jaejoong se separó

Te espero —informó antes de marcharse, Junsu suspiró y sonrió

Todo esto es tan extraño —reflexionó— No los soportaba, detestaba su libertinaje, ahora me emociona, ¿qué está pasándome? —pensó con seriedad, algo no estaba bien en torno a todo eso, pero en esos momentos estaba tranquilo y no quería preocuparse, quizás al día siguiente, cuando el lunes lo saludara, esa necesidad de sexo con sus dos amigos le abandonaría, pero ahora había escapado de la realidad, aquel paraíso sexual era lo único que debía importarle en esos instantes.

Junsu llegó al baño y Jaejoong ya estaba dentro del Jacuzzi, solo, tenía los brazos fuera sobre los bordes, y los ojos cerrados, el menor entró con cuidado en el amplio Jacuzzi y se colocó al otro extremo, frente a Jaejoong, pero sus pies estirados quedaban justo al lado de los de Jaejoong, se sonrieron

¿Dónde está Yoochun? —preguntó el más joven, pero el otro solo encogió los hombros, no sabía dónde estaba

Lo busqué en la habitación pero no estaba, no busqué en otro lado —explicó sin darle mucha importancia y volvió a cerrar los ojos

Ya veo —respondió decepcionado, realmente esperaba ver a Yoochun entrar al baño y unírseles, nunca lo había hecho en un Jacuzzi, aunque viendo a Jaejoong y su estado de relajación dudó mucho en que aquello terminara como esperaba

Junsu decidió seguirle los pasos y cerró los ojos, relajándose, perdiendo la noción del tiempo, pero un movimiento en el agua le hizo abrir los ojos, Yoochun se les unía por fin, dentro del Jacuzzi, sonrió embelesado, como si tuviera tiempo de no verlo, el otro lo miró también, aunque de forma indiferente. El jacuzzi tenía forma circular y Yoochun se acomodó frente a la puerta, quedando sus dos amigos a su izquierda y a su derecha

¿Dónde estabas mi amor? —preguntó Jaejoong, abriendo finalmente los ojos, mirando hacia donde estaba el recién llegado

Revisando mi inventario —respondió con una sonrisa sardónica, ninguno de los otros dos entendió a qué se refería

Tendrás que explicarme eso —dijo Jaejoong sonriendo, levantó la espalda de la loza fría y se acercó lentamente hacia Yoochun, antes de llegar a él se metió por debajo del agua, subió a su cuerpo tocándolo y luego salió a flote, encontrándose con los labios del otro

Se besaron mientras Yoochun lo acariciaba por debajo del agua, Junsu los miró y sonrió, lo que antes le provocaba una terrible envidia ahora lo excitaba, y es que sabía que si ahora se acercaba, Yoochun también le ofrecería sus labios a él. El del medio abrió un ojo y miró al menor, mientras sus manos abrazaban a Jaejoong por la cintura, atrayéndolo más a él, entonces Junsu se acercó sin dudar, junto al mayor, que abarcaba todo el frente de Yoochun, pero este cuando Junsu llegó lo apartó un poco, así él se acercó un poco más y robó los labios de Yoochun de los de Jaejoong, el mayor aprovechó para besar el cuello de Junsu

Ambos se acomodaron frente a Yoochun, quedando la rodilla derecha de Junsu entre las piernas de Yoochun y la rodilla izquierda de Jaejoong también, ambas rozándole los genitales, así el del medio les abrazó por la cintura, una mano para cada uno. Los observó besándose, con las cabezas inclinadas y sin tocarse, jugaban con sus lenguas y él comenzaba a excitarse, movió sus manos para acariciarlos y así dejaron de besarse, Junsu se apoderó de sus labios mientras que Jaejoong se entretuvo con su cuello, subiendo a la oreja

Follátelo —le susurró al oído y Yoochun sonrió, sobre los labios de Junsu, luego él los abandono

Date la vuelta —le ordenó, el otro no tardó en acatar, Yoochun los soltó a ambos y el menor se volteó, así él le agarró de las caderas y se lo sentó, penetrándolo. Al sentirse invadido Junsu sonrió y miró hacia Jaejoong

El mayor sonrió satisfecho y se acercó, de frente a Junsu, le agarró el pene y se lo introdujo, agarrándose a los hombros del menor y comenzó a moverse

¿Cómo se siente? —preguntó mientras jadeaba, Junsu apretó los labios y luego sonrió, delirante, en lugar de responder agarró el rostro de Jaejoong y lo besó con pasión, nunca antes había deseado besarlo tanto como en esos momentos

Gimieron los tres dentro de aquella danza acuática, aunque Jaejoong con mayor esfuerzo, pues con sus movimientos sobre Junsu servían para ayudar en las penetraciones de Yoochun hacia Junsu. El menor lo estaba disfrutando como no pensó disfrutar el sexo, cerró fuerte los ojos y se corrió dentro de Jaejoong, sintiendo poco después la humedad dentro de su ano, Yoochun le lamió la oreja mientras se corría, gimiendo despacio cerca de su oído, haciéndolo sonreír. Se relajaron antes de separarse

Por un momento creí que no lo haríamos —se sinceró Junsu, haciendo reír fuertemente a Jaejoong, quien no dudó en acercarse a él y abrazarlo

Te estás volviendo una zorra insaciable —dijo sin pudor, pero aquellas palabras pusieron pensativo a Junsu— Vamos, no es ofensa, yo lo soy —agregó sin vergüenza, volviendo a reír, el menor sonrió nervioso. Jaejoong dejó de abrazarlo, luego salió de la tina y fue hacia la regadera, estaba cubierta por puertas de cristal y podían verlo perfectamente, el mayor se comenzó a jabonar el cuerpo

No le hagas caso —dijo Yoochun con voz casi amable, sorprendiéndolo

Lo sé —respondió secamente

¿Nadie me ayudará a tallar mi espalda? —preguntó mirando hacia el Jacuzzi, Yoochun se levantó y fue él, agarró el jabón, volteó a Jaejoong bruscamente y le comenzó a enjabonar la espalda, mirando hacia Junsu. Se observaron en silencio, mientras él continuaba enjabonando, con movimientos lentos y sensuales, el menor se sintió hipnotizado, aquella mirada lujuriosa de Yoochun le gustaba cada vez más, quería vivir siendo follado por él, lo amaba más que nunca.

Los tres tomaron una ducha, solo Junsu se bañó solo, al salir se envolvió una bata y se fue a su habitación, miró el celular, el reloj marcaba que eran casi las siete de la noche, el domingo no tardaría en acabar y un sentimiento de tristeza lo asoló, el fin de semana estaba por terminar.


Jaejoong se ofreció a preparar la cena y no quiso ayuda de ninguno de los dos. Mientras en la habitación de huéspedes, Junsu acomodaba las cosas en su maleta, suspiró con melancolía, no quería irse, al día siguiente debía ir por algunas de sus calificaciones pero no tenía ánimo, no quería ver a Hani, no quería cumplir su promesa a Eunhyuk de salir a algún lado cuando acabara los exámenes, lo único que Junsu quería era vivir ese momento, quedarse con esos dos depravados en la casa de Yoochun, aquella experiencia era la mejor que había tenido

El menor salió de la habitación cuando terminó y se dirigió a la de enseguida, ahí estaba Yoochun, sacaba de una caja algunas cosas que sorprendieron a Junsu, se trataba de juguetes sexuales, entonces recordó aquello que el chico mencionó sobre revisar su inventario. Con curiosidad se acercó, colocándose justo al lado de su amigo

¿Por qué tienes todas esas cosas? —preguntó intrigado, Yoochun sonrió

¿Te gustan? —respondió con otra pregunta

Yo nunca… no sé, jamás he usado, no creo que van conmigo —explicó tímidamente, agarró un vibrador y lo revisó— Está limpio ¿verdad?

Claro que sí, idiota —respondió con fastidio, luego se lo quitó de las manos, lo encendió y acercó hacia uno de sus pezones, Junsu se estremeció y lo apartó enseguida, el otro soltó una carcajada

¿Los vamos a usar? —preguntó con timidez, una parte de él se moría de curiosidad, Junsu se asomó hacia el interior de la caja donde aún había algunas cosas

Son para ustedes —contestó con voz suave, girando a Junsu hacia él, le acarició los labios con su pulgar, el menor lo miró embelesado, los ojos de Yoochun sobre él lo emocionaron, ahora tenía ganas de complacer a Yoochun en todo lo que le pidiera


Terminaron de cenar, como siempre la comida de Jaejoong resultaba ser deliciosa, además del sexo, cocinar era su especialidad, Junsu se ofreció a lavar los trastos y los otros dos se retiraron a la segunda planta, entraron a la habitación de Yoochun, el mayor vio los juguetes sobre la cama y sonrió

¿Todavía los tienes? —preguntó divertido, volteó hacia él, el menor asintió, acercándose a la cama también. Jaejoong agarró un par de grilletes y los levantó— Estos me encantan —dijo emocionado— Quiero atar a Junsu —sonrió juguetonamente, acercándose a Yoochun

Hazle lo que quieras —contestó con una sonrisa sardónica, Jaejoong se mordió el labio, aventó las esposas hacia la cama y quiso acercarse a Yoochun para darle un beso, pero él lo apartó, colocándole tres dedos sobre los labios y empujándolo— No seas impaciente —regañó con tranquilidad, Jaejoong torció la boca en un gesto caprichoso

¿Ya no haremos cositas tú y yo solos? —preguntó con tristeza, Yoochun sonrió con burla, mirándolo altivamente

Sí. Solo cuando se me dé la gana —respondió de forma grosera, Jaejoong lo miró fijamente, agachando la mirada unos segundos, Yoochun lo observó y se molestó, acercándose a él lo agarró de los cabellos y le levantó la cabeza con fuerza, mucha más de la que solía usar

Me duele —se quejó agarrando con ambas manos la mano de Yoochun para aminorar la fuerza del agarre— Suéltame

¿No que te gustaba la humillación? —preguntó enojado, con su otra mano le agarró la quijada y apretó los dedos contra su mandíbula, Jaejoong se quejó y trató de calmarse, pero comenzó a temblar

¡Yoochun! —gritó Junsu desde la puerta, acercándose a donde estaban ambos, sujetó al mencionado del brazo y lo jaló— Suéltalo

Con mirada fría, Yoochun miró a Junsu tras girar la cabeza hacia él, pero no soltó a Jaejoong del cabello, solo de la quijada, con fuerza tiró de los cabellos, moviendo la cabeza del mayor hacia Junsu

¿No ves que le gusta? —contestó sonriendo, Junsu miró hacia Jaejoong, él forzó una sonrisa pero una lágrima corrió por su rostro, el menor miró enojado a Yoochun

¡Suéltalo te dije! —molesto le dio una bofetada a Yoochun, él sonrió y soltó a Jaejoong, aventándolo al suelo, Junsu se agachó hacia él

¿Estás bien? —preguntó preocupado, Jaejoong se acomodó el cabello y asintió

Mira bien Junsu —dijo Yoochun, estiró su pie y separó la pierna de Jaejoong, el pantalón deportivo que traía puesto lograba resaltar su erección, el menor volteó y la vio, tragó saliva, no podía creer que realmente eso lo excitó— Te dije que le gustaba —rio divertido y se alejó de ambos, hasta sentarse en la cama, cerca de la almohada

Vámonos a casa, si quieres —propuso Junsu con voz amable, tocándole el cabello

No, quiero quedarme —respondió en tono infantil, Junsu frunció el entrecejo, no podía creer que aun tuviera deseos de estar con Yoochun

Pero…

La estamos pasando bien, además él tiene razón —sonrió, estiró su mano y agarró la de Junsu, llevándosela a la entrepierna— La tengo dura, ¿ves? —Junsu sonrió consternado, luego miró hacia Yoochun

No importa si le gusta, no lo hagas —dijo molesto, Yoochun sonrió divertido

No seas amargado, ven —contestó estirando su mano hacia Junsu, pero él no se acercó, solo permaneció de pie mirándolo— Divirtámonos —el menor tragó saliva y se acercó a él, agarró la mano que le ofrecía y la levantó, metió dos dedos a su boca y comenzó a chuparlos, Yoochun sonrió, dejándolo hacer

Junsu sacó lentamente los dedos de su boca y luego volvió a meterlos, sacándolos y metiéndolos un par de veces, se miraron a los ojos, mientras Jaejoong miraba desde atrás, maravillado. Junsu volvió a dejarlos dentro de su boca y los mordió con fuerza, sin dejar de mirar a Yoochun, que abrió los ojos ampliamente, intentó sacar sus dedos pero Junsu apretó más los dientes, Jaejoong se rio, no era común ver a Yoochun con semejante expresión, hasta que Junsu lo dejó por fin, sacó los dedos y se rio

¿Y a ti te gustó? —preguntó sarcásticamente, acercándose más a un sorprendido Yoochun, bajó su mano y le agarró con fuerza los testículos, Yoochun lo miró con enojo, agarrándole la muñeca con fuerza hasta que abrió los dedos— ¿Te gustó? —preguntó con voz suave, Yoochun sonrió y lo agarró con fuerza de la cara, atrayéndolo a él se dieron un beso, tan profundo que dejó a Jaejoong boquiabierto

Junsu aprende rápido —pensó el mayor de los tres, observando con emoción el espectáculo, verlos besarse así lo estaba excitando más, sin dejar de verlos se comenzó a quitar la ropa

Yoochun agarró a Junsu de los brazos y los apretó con fuerza, apartándolo de él, al separarse lo miró con deseo, relamiéndose los labios, deseando probar su boca una vez más, pero antes de intentar acercarse de nuevo sintió a Jaejoong tras él, su erección chocó contra sus glúteos, luego las manos del mayor rodeándolo por la cintura y sus labios sobre su cuello. La mano derecha de Jaejoong bajó hasta su entrepierna y lo comenzó a acariciar, Junsu comenzó a gemir despacio, sin dejar de mirar a Yoochun, este sonreía, observando sus expresiones

Quítale la ropa —ordenó Yoochun a Jaejoong y él obedeció, se apartó un poco solo para quitarle la camisa, aventándola al suelo, le comenzó a acariciar el pecho, mirando hacia él, pero Yoochun miraba a Junsu a los ojos y él le correspondía, sintiendo las manos de Jaejoong sobre su cuerpo, tocándolo, desvistiéndolo hasta dejarlo desnudo

Jaejoong volteó a Junsu bruscamente hacia él y le agarró con fuerza el rostro para robarle un beso apasionado, pero mirando hacia Yoochun con el ceño fruncido, odiaba cuando “su amante” prestaba demasiada atención a Junsu, aunque estaba de acuerdo en los tríos estaba obsesionado con llamar su atención, ser el primero, aunque no fuera el único. Dejaron de besarse y bajó sus manos, sujetó con la derecha el miembro de Junsu y con la izquierda el propio, acariciándolos, sonriéndole al menor

Está tan dura —jadeó excitado, soltó su miembro sin soltar el de Junsu y se arrimó un poco más hasta que ambos se tocaron, Jaejoong se comenzó a restregar en él, dejando de masturbar a Junsu se agarró de sus hombros, empujándose hacia delante, haciéndolo jadear también

Yoochun los observaba fijamente, sonriendo, su erección también podía notarse a través del pantalón, tan solo de verlos restregar sus miembros así. Jaejoong se detuvo y empujó a Junsu a la cama, él se subió en ella y luego él, lo acostó y se montó encima, volvieron a besarse, para deleite de Yoochun, los observaba atento, no le importaba ser dejado de lado si podía ver aquel espectáculo

Mientras lo besaba, el mayor abrió un ojo y miró a su lado, donde estaban los juguetes, estiró su mano hacia uno y lo agarró, soltó los labios de Junsu y abrieron sus ojos, así Jaejoong le acercó el vibrador a la boca, el menor separó los labios y dejó que lo hiciera, lo chupó como si le hiciera sexo oral hasta dejarlo completamente húmedo, Jaejoong sonrió, se levantó y se dio la vuelta, miró a Yoochun y le sonrió, luego separó las piernas de Junsu y le introdujo el aparato, mientras le besaba los testículos, Junsu se arqueó al frente, levantándose un poco, se agarró de las piernas de Jaejoong y le comenzó a lamer el perineo, bajando a los testículos y luego subiendo hasta su entrada, comenzando a lubricarlo

Junsu miró a su lado derecho y vio los juguetes, agarró un consolador, lo metió a su boca un par de veces, luego se lo introdujo a Jaejoong, el mayor sonrió al sentirlo y encendió el que tenía dentro de Junsu, este se comenzó a mover de forma circular, con círculos no muy amplios, el menor soltó un gemido fuerte y cerró los ojos hasta acostumbrarse al movimiento, cuando lo hizo continuó metiendo y sacando el aparato de Jaejoong, el cuál era fijo. Yoochun observaba desde su lugar, excitado de verlos, de oírlos, era como ver a un par de zorras dándose placer para deleite de un pervertido, sonrió y comenzó a tocarse por encima del pantalón, luego se quitó la camisa

Jae… Jaejoong —suspiró Junsu— Lubrícalo —pidió suplicante y el otro obedeció, lo sacó y escupió un par de veces, chupó el aparato y luego volvió a introducirlo. Aunque el mayor no se lo pidió, Junsu hizo lo mismo con él, usaron los juguetes un poco más hasta que se detuvieron, dejándolos de lado, Jaejoong agarró el miembro de Junsu y se lo metió a la boca, mientras él dedicó su boca solamente a sus testículos, con su mano acariciándole el pene

Yoochun se quitó el pantalón y permaneció en su lugar, sujetó su entrepierna y comenzó a tocarse, mirándolos jugar con sus bocas, se masturbó lento con la mano derecha, mientras con la izquierda se tocaba los testículos. Junsu se estremeció cuando terminó en la boca de Jaejoong, aferrándose a sus piernas, dejó caer pesadamente la cabeza en el colchón, el mayor se levantó, limpió la comisura de sus labios y se dio la vuelta, miró a Junsu a los ojos y sonrió, se acercó a su rostro, sentándose en su pecho el menor se agarró de las piernas de Jaejoong y dejó que este le metiera su pene a la boca, ayudándose de sus rodillas se empujó hacia el frente para penetrar la boca de Junsu, el mayor cerró los ojos, sintiendo las succiones aunque él llevaba el ritmo de la felación

Se corrió en la boca de Junsu pero continuó moviéndose un poco más antes de sacarle el pene, luego se levantó de su pecho, el menor aún no tragaba todo el semen y él le arrebató un beso, comiendo parte de él. Le sonrió ampliamente, luego le acarició los cabellos, volvieron a besarse antes de separarse, ambos voltearon hacia Yoochun, quien aún se tocaba, despacio, sin dejar de mirarlos

¿Qué tal lo hicimos? —preguntó Jaejoong emocionado, Yoochun sonrió, sin responder miró hacia Junsu, el menor movió la vista hacia el miembro de su amigo y se relamió los labios

Yoochun sonrió y soltó su miembro, Junsu se acercó a él mientras Jaejoong miraba, no le sorprendió verlo acercarse, acomodarse en medio de las piernas de Yoochun, agarrarle el pene y comenzar a lamerlo, desde los testículos al glande, redondeándoselo con la lengua, luego introduciéndoselo y comenzando el felatio. Por las expresiones de su rostro, Jaejoong intuyó lo mucho que tenía antojo de chupársela a Yoochun, miró sorprendido, la forma en como su amante gemía le hizo sentir envidia, Junsu lo estaba enloqueciendo, podía darse cuenta lo experto que estaba volviéndose

Cuando lo sintió a punto de colapsarse sacó el pene y dejó que se corriera en su cara, sacando la lengua para obtener algo de aquello, luego lo introdujo despacio tras la eyaculación, dio una última succión y volvió a sacarlo, dejándolo alucinado, Yoochun miraba a Junsu enajenado y este le dirigió una mirada llena de lujuria, mientras al otro lado de la cama Jaejoong miraba, sintiéndose desplazado

¿Ya acabaron? —preguntó molesto, Junsu volteó hacia él y le sonrió

Ven —estiró su mano hacia él pero Jaejoong se cruzó de brazos y le volteó la cara, como niño encaprichado— No seas infantil —dijo en tono serio, luego se acercó a él y lo jaló del brazo— Ven —lo jaló hacia él y Jaejoong fue a ese lado de la cama, donde estaba Yoochun, el menor se acostó en medio de ambos— No quiero que acabe el fin de semana —expresó con pesar

No vayas a la escuela mañana —sugirió Jaejoong, olvidándose de su indignación anterior, mirando hacia Yoochun tras decir eso

Debo ir esa semana por mis calificaciones —respondió con fastidio

Y a terminar con tu novia, supongo —comentó Yoochun, pero Junsu se quedó callado, él y Jaejoong compartieron una mirada, ambos querían que la dejara

Cuando acabe el semestre —respondió al fin

Y mientras tanto ¿Qué harás? ¿Te la seguirás follando? —pregunto enojado Yoochun, mirándolo con fastidio, Junsu enseguida se irguió, mirando hacia él

No, eso fue una tontería, solo me acosté con ella por compasión, ella me lo pidió —respondió de mala gana, haciendo reír a Jaejoong

Cabrón desgraciado —dijo divertido— Eres un patán Junsu —sonrió y se acercó para besarlo, pero él lo rechazó

Solo dije lo que pasó —meditó unos momentos— Nunca debí hacerlo, fue desagradable, como hacerlo con una tabla

Ya no sirve de nada —comentó Yoochun, indiferente. Aunque por dentro estaba sorprendido, apenas el día anterior Junsu casi le rompe la cara a Jaejoong por burlarse de la chica y ahora hacía esa clase de comentarios, no cabía duda que ese fin de semana lo había cambiado todo.


A la mañana siguiente, temprano, Junsu juntó todas sus cosas, mientras Jaejoong dormía, Yoochun despertó poco antes que el menor pretendiera marcharse, lo alcanzó en la primera planta, Junsu tenía su maleta en la mano

¿Te vas sin despedirte? —preguntó con seriedad, Junsu dejó su maleta en el suelo y negó, acercándose después a él

¿Nos vemos por la tarde? —preguntó con una sonrisa, en respuesta Yoochun le agarró la quijada y lo acercó, dándole un beso duro, luego lo apartó bruscamente

Iré a su departamento —confirmó, Junsu sonrió— Por cierto —hizo una pausa y metió la mano a su pantalón, sacó de ahí una llave y se la entregó a Junsu, él la miró sin entender, luego miró a su amigo a los ojos— Es el azul, ya no uses ese auto feo que tienes —dijo de forma autoritaria, Junsu abrió amplio los ojos, o había entendido mal, o Yoochun le estaba regalando uno de sus autos

No puedo aceptarlo… —declaró, confuso, extendiendo la llave de vuelta

Es un préstamo si te hace sentir mejor —dijo indiferente— Si no lo quieres de regalo al menos úsalo solamente

¿Y Jaejoong? No quiero problemas con él

Hablas como si fuera mi esposa —indicó molesto— Usa el auto, es una orden

Está bien —afirmó de manera sumisa, luego sonrió— Gracias —como niño con juguete nuevo se entusiasmó, luego lo abrazó por el cuello y lo beso en la boca, Yoochun no correspondió, se quedó quieto, confundido— Nos vemos en la tarde —se apartó y fue hacia su maleta, la juntó, miró por última vez a Yoochun y se marchó

… 

A razón del mediodía Jaejoong despertó, encontrándose solo en la cama, suspiró cansado y se levantó, estaba desnudo, al pasar por la habitación de huéspedes vio que ya no estaba sobre la cama la maleta de Junsu, entró y buscó pero no había nada que fuera de él, hizo una mueca de decepción

Ya se fue y no lo esposé —se lamentó con tristeza. Rascó su cabeza y fue a la planta baja, pero no había nadie— ¡Yoochun! —llamó sin recibir respuesta, así que buscó por toda la casa, pero no había nadie, así que fue a la cocina, agarró una pera y se la comenzó a comer, regresando a la habitación

Terminó su fruta y se metió a bañar, luego se vistió, Yoochun seguía sin aparecer, supuso que salió, esta vez había dormido demasiado. No le tomó mucha importancia y salió de la casa por aire fresco, comenzando a caminar por la colonia, a su lado pasó un chico bastante atractivo, no muy alto pero con linda sonrisa, se acercó a él mientras caminaba

Hola —saludó con entusiasmo, Jaejoong estaba acostumbrado a que hombres o mujeres le coquetearan, así que no le sorprendió. Miró hacia él y le sonrió

Hola —respondió con dulzura

¿Vas solo? —preguntó interesado, Jaejoong no dejó de caminar

¿Acaso vas a secuestrarme? —cuestionó con gesto serio, enseguida el chico negó

Te he visto —confesó enseguida, entonces Jaejoong se detuvo— Entras a esa casa —la señaló— Supongo que Yoochun es tu amigo

¿Lo conoces? —preguntó interesado, mirándolo detenidamente— Viéndolo bien, está muy guapo —pensó sorprendido, no le había puesto atención al primer instante

Sí, en el club —contestó indiferente— Jugamos raquetbol un par de veces

Ya veo —comentó perdiendo el interés— ¿Solo querías saludarme?

¿Cómo te llamas? —sonrió con entusiasmo

Kim Jaejoong —respondió estirando su mano hacia él, se saludaron

Kim Hyun Joong, mucho gusto —dijo educadamente, soltando su mano

Bien Kim Hyun Joong —dijo en tono burlón— Nos vemos —sonrió falsamente y siguió caminando, llevándole ventaja, el chico lo siguió hasta que Jaejoong se detuvo, se giró hacia él y lo miró a los ojos— ¿Se te perdió algo?

¿Sabes? Tal vez creas que estoy loco, pero tengo percepción para estas cosas —comenzó hablar, Jaejoong enarcó una ceja, mirándolo— Detecté que eres gay y…

¿Estás ligándome? —lo interrumpió, el chico sonrió tímidamente

¿Quieres ir a cenar conmigo? —preguntó entusiasmado, Jaejoong lo miró de pies a cabeza, quedándose callado— Oh espera —lo meditó— Yoochun es tu novio ¿no? —dijo sorprendido— Habría jurado que era heterosexual, esta vez me falló

No es mi novio —respondió por inercia— Pero no quiero ir a cenar contigo

¿Por qué? —cuestionó decepcionado, Jaejoong se encogió de hombros

Eres un extraño para mí, y que vengas y me digas que me has observado da un poco de miedo —explicó

Tienes razón, lo siento —dijo sinceramente y se alejó un paso— Perdóname si te incomodé —sonrió avergonzado y se alejó antes de oír algo más, Jaejoong lo miró marcharse y suspiró

Hace mucho que alguien no me invitaba a una cita —pensó con tristeza— Todos solo quieren sexo conmigo —molesto meditó un poco más, aun podía ver la espalda del chico, así que corrió hacia él hasta alcanzarlo, le tocó el hombro, haciéndolo voltear

¿Qué pasa? —preguntó sorprendido

Acepto, vamos a cenar —dijo decidido, enseguida el otro sonrió ampliamente

¿De verdad? —preguntó entusiasmado, Jaejoong asintió

Mañana en la noche —aclaró y el otro asintió, sacando de la bolsa de su pantalón el celular

Pásame tu número —pidió amablemente y Jaejoong obedeció, el chico anotó el número y llamó a Jaejoong para que registrara el suyo— Nos ponemos de acuerdo mañana

Sí —se dieron la mano para cerrar el acuerdo, luego se despidieron, Jaejoong regresó a casa de Yoochun, pensativo, mientras abría la puerta, el dueño de la casa llegaba, Jaejoong le sonrió y entró, después que él pasó cerró la puerta— ¿Dónde estabas? —preguntó casualmente

Fui a comprarte algo —respondió seriamente, Jaejoong se sorprendió. Yoochun metió la mano a su pantalón y extrajo una caja de madera fina, se la dio

No saliste solo por esto —dijo divertido, luego abrió la caja, adentro había un reloj Rolex de edición limitada, a Jaejoong se le iluminaron los ojos— Yoochun… —susurró conmovido, levantó la mirada y sonrió— Es precioso —lo sacó y extendió la caja a Yoochun, él la agarró mientras el mayor se colocaba el reloj, lo admiró con una gran sonrisa, sus ojos brillaban— ¿Por qué?

Te lo ganaste —dijo de manera arrogante— Junsu se ha convertido en nuestra zorra —confesó con entusiasmo, Jaejoong borró la sonrisa, mirando fijamente el reloj

Yo… —lo dudó un poco pero se quitó el reloj, extendiéndolo hacia Yoochun— No puedo aceptar esto por eso— confesó con tristeza, en cambio Yoochun se rio fuertemente

¿Eres idiota? Te he dado regalos lujosos todo el tiempo —reclamó un poco molesto— Incluso ese viaje de bodas que le regalaste a tu hermana, fue de mi cuenta bancaria

Lo sé pero…

Pago lo que vale tenerte en mi cama —dijo arrogante, Jaejoong sonrió

Entonces no soy una puta tan barata ¿no? —expresó con tristeza, Yoochun lo agarró de la muñeca y lo jaló hacia él, colocándole el reloj de nuevo— ¿Qué le darás a él? Supongo que ya lo contemplas como tu nuevo amante —espetó celoso

El auto azul —respondió descaradamente

Es mi favorito —hizo puchero, luego volvió a admirar el lujoso reloj, esta vez lo vio menos hermoso, había perdido su encanto

Si ya no quieres esto lárgate, me quedaré solo con Junsu —regañó mirándolo con ojos furiosos, Jaejoong sintió un malestar en el estómago, negó enseguida

No mi amor, perdóname —dijo preocupado— Quiero estar con ustedes

Entonces deja de quejarte —espetó, acercándose a él, lo jaló bruscamente hasta tener su cuerpo cerca del suyo, Jaejoong lo miró a los ojos y sonrió antes de que se besaran con violencia, comenzando a tocarse


Junsu evitó a su novia en la Universidad y luego de recibir sus calificaciones de ese día se retiró rápidamente, condujo el auto de Yoochun por varias partes de la ciudad, sin rumbo, era la primera vez que manejaba un auto de ese tipo, incluso con la capota abierta, sintiendo el aire en su rostro, se sentía feliz, el fin de semana que pasó con esos dos fue el mejor de su vida, ya deseaba estar de nuevo con ellos, en especial con Yoochun, y no es que no disfrutara con Jaejoong, pero con él era mero juego, parte de la perversión compartida, aunque lo estimaba, sus sentimientos no eran como los que sentía por Yoochun, él lo hacía volar, querer cada vez más

Entró a su departamento, Jaejoong preparaba algo en la cocina, no se trataba de la cena, sino más bien algún postre, se miraron y sonrieron

¿Cómo te fue? —preguntó el mayor, removiendo con una gran cuchara el contenido de un tazón

Excelente, dos cien y un noventa y seis —contestó entusiasmado, entrando a la cocina, estiró su mano y agarró el rostro de Jaejoong, haciéndolo voltear le dio un beso sobre los labios, el mayor sonrió y el menor lo soltó

Te ves contento —observó con curiosidad

Sí, trabajé duro este semestre —consintió, sonriendo más amplio— ¿A qué hora llega Yoochun?

No debe tardar —respondió tranquilamente, removiendo el contenido del tazón

Me quitaré los zapatos —informó antes de retirarse a su habitación, al entrar vio sobre su cama los juguetes de Yoochun— Jaejoong —llamó desde la alcoba— ¿Tú los trajiste? —preguntó divertido, dejando su mochila en el suelo

Sí —respondió juguetonamente— Me dijo Yoochun que me los trajera

Pervertido —musitó sonriendo mientras agarraba uno, recordando que fue ese el que su amigo introdujo en él, rio por lo bajo y lo dejó de nuevo en la cama, luego se sentó para quitarse los zapatos

Llamaron a la puerta y Junsu salió enseguida de su habitación, fue a abrir, dejando pasar a Yoochun, tras cerrar la puerta él se acercó y lo besó, entregándole una botella de vino blanco, Junsu la miró y leyó la etiqueta mientras Yoochun se acercaba a la cocina, besó a Jaejoong y luego salió de ahí, sentándose en el sillón de la sala, Junsu se acercó a la cocina y dejó la botella sobre la barra

¿Te ayudo en algo?

Tenemos visita, atiéndela —contestó Jaejoong luego de negar, cerrándole un ojo, Junsu sonrió porque esta vez Jaejoong no parecía celoso o envidioso y se alejó hacia el sillón, sentándose a un lado de Yoochun

El auto es fabuloso, gracias —dijo para comenzar conversación, Yoochun asintió

Si te gusta otro pídemelo —respondió como si nada, Junsu asintió con entusiasmo

Ese es perfecto —aclaró, luego se levantó del sillón y se acercó de frente, se subió en sus piernas y le rodeó el cuello con los brazos, buscando sus labios, comenzaron a besarse, Jaejoong removía la masa, observándolos, mirando a Yoochun bajar las manos hasta agarrarle las nalgas a Junsu, apretando contra él, el menor jadeó gozoso

¿Por qué no van a la habitación? —sugirió Jaejoong, Junsu se separó de Yoochun pero él aún le sujetaba del trasero, el menor se giró hacia él

¿Y tú?

Solo pongo esto al horno y listo —contestó relajado— Pueden ver qué usarán —dijo con morbo, mirando a Yoochun, este asintió

Lo prepararé —dijo sonriendo más, Junsu no entendió esas palabras, se giró hacia él e inclinó la cabeza, sin comprender aún— Esta noche te desmayarás de placer —informó con gran sonrisa, luego lo besó y al finalizar le mordió ligeramente el labio, Junsu sintió escalofríos pero se moría de curiosidad

Se levantaron del sillón, Junsu miró a Jaejoong por última vez y se sonrieron antes de retirarse a la habitación junto con Yoochun, el mayor de los tres se quedó en la cocina a terminar con lo que estaba haciendo, tratando de no ponerse celoso, quería aprender a compartir, si la única forma de tener a Yoochun era compartirlo estaba dispuesto a hacerlo, después de todo lo amaba, por alguna loca, extraña y retorcida razón, pero no podía, o mejor dicho, no quería vivir sin él

Nota de autor: Hola, muchas gracias por leer, creo que este capítulo está lleno de sorpresas, qué piensan ustedes? Imaginaban lo de Yoochun? y les tengo una noticia importante, habrá Spin Off de este fic y será sobre Yoochun, quiero que comprendan la naturaleza del personaje y su interrelación con el mundo, como le falló su familia y el por qué está donde está, creo que se lo merece, o ustedes ¿qué piensan? Gracias a quienes comentan, me hace feliz saber que les gusta esta historia rara y loca XD Hasta la próxima

3 comentarios:

  1. Enndefinitivabcreo que este es un capitulo sumamente revelador,vaya manera la tuya de volcar la historia, telo juro, jamás se me había acurrido que mi Chunnie tubiera ese episodio en su pasado y lo que más, la.manera en la que lograste proyectar esas emociines reprimidas luchando por salir de él y sacudiendo todo el momento. Wooo eres en verdad genial. Y Junsu increiblemente es otro. Mil gracia por el Spin Off. La historia de mi Chunnie me tiene intrigada y por que no sé si a "Se merece estar donde está" terefieres al desahogo económico o al estado emicional que esta a causando tantos estragos en su rara conciencia. Creo que Junsu terminara quebrando barreras en su coraza y hara que cosas que Yoochun se aferra a enterrar salgan a flote. Además de ese cuarto personaje totalmente inesperado y la reacción de Yoochun cuando vea que Jae puede mirar fuera de él. Ok te soy franca este Yoochun me tiene loca lo amoooo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5/25/2017

      Gracias por leer mi historia ^^ con lo del spin off al decir 'Se lo merece' me refería a que el personaje merece que se le conozca más, para que tenga sentido el porque es tan distinto del YC que Junsu conoció en el pasado :)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD