Hasta el fin

12 comentarios
Título: Hasta el fin
Autor: Hitomi Nakenshy
Pareja: JaeMin
Género: SongFic, Slash, Lime, Angst
Extensión: OneShot
Advertencia: Nada, sólo tener las hojas de lechuga a mano para cortarse las venas :p Y un pequeño, ligerísimo toque HoMin.

N/A: La canción utilizada es Hasta el fin de Motel. Por si gustan escucharla mientras leen :P
------


“Quisiera poder llorar
aunque fuera una vez más.”


Las marcas que surcaban por sus mejillas dejaban en evidencia que hace no mucho había estado llorando, sus labios resecos temblaban mientras seguía observando una fotografía. Pasó la yema de sus dedos y acarició la imagen, en ella aparecían él y un joven de cabellos negros y piel nívea, por las expresiones en sus rostros parecían sorprendidos. La comisura de sus labios se arqueó formando una sonrisa nostálgica.
Tragó saliva mientras seguía contemplando aquella fotografía que se habían sacado años atrás, lucían tan felices… tan seguros e ingenuos, cualquiera que mirara la imagen nunca pensaría en la encrucijada en la que se encontraban en esos momentos.
Llevó su mano derecha al pecho, justo en el lado del corazón, estrujando la camisa soltando pequeños sollozos. Estaba tan mal… se sentía tan miserable, sin vida. Tenía tantas ganas de llorar, pero parecía que se había secado, desde hace dos horas no había podido brotar ni una sola lágrima. Se sentía tan impotente, sólo podía sacar su coraje llorando, pero ahora ni eso.

-Jae… mi Jae…-susurró abrazando la fotografía.

Quería llorar de nuevo, aunque fuera una vez más. Sólo de esa manera podía saber que aún vivía, ya que desde que JaeJoong partió de su lado, era como si hubiera muerto.

“mi sueño ha quedado atrás
hay algo que muere adentro,”


Lo que más le dolía era que no había tenido tiempo para explicarle todo lo sucedido, y ahora su razón de ser se sentía traicionada y le despreciaba. No hay nada peor que ser odiado por la persona que amas.
-Yo… yo no participaré en la demanda.-articuló el más alto de los presentes, Hero inmediatamente alzó la vista mirándole confundido.
-¿Por qué, Minie?-preguntó rápidamente el delfín, eso había sido extraño, desde hace un par de meses habían estado hablando de ello y ya estaban a punto de meter la demanda como para que se retractara tan de repente.
-Chicos…-esta vez quien hablaba era el mayor de la agrupación.-… nos… ¿nos pueden dejar solos?

Antes de que JunSu tuviera tiempo para reclamar, Micky se lo había llevado con todo y silla del lugar. Un silencio incómodo se hizo presente, estaba sucediendo lo que ChangMin tanto temía.
-¿Cómo así?-logró decir con un hilo de voz que se quebró, el menor no quería verle, pero aun así alzó la vista y le miró. Sintió como si miles de alfileres le atravesaran en el corazón, la persona a quien tanto amaba estaba sufriendo por su culpa. Se sentía un monstruo.
-Tengo mis razones para no hacerlo.-pronunció con serenidad aunque le estaba costando decirlo, sentía que en cualquier momento cedería.
-¿Por qué ChangMin? Estuvimos todo este tiempo… yo… tú…-no había podido concretar la frase ya que el llanto le había vencido, se sentía traicionado.- Dame una buena razón para no pensar que eres un…
-Este no es el momento.-susurró.
-¿¡Si este no es el momento, entonces cuándo, carajo!?-su voz se escuchaba desgarrada y la rabia brotaba en cada una de las palabras.
-Yo sólo espero que me entiendas…-Jae totalmente fuera de sus casillas pateó una pequeña mesa de madera, rompiendo una de las patas, cayendo todo lo que se encontraba en ella. Con lágrimas en los ojos y tras dirigirle una última mirada a su amante caminó directo a la puerta.- Jae…-no pudo evitar parar al escuchar su nombre proveniente de aquella voz.-… Por favor conviértete en un héroe.

El mencionado sin comprender se marchó.
Cuando Shim al fin se halló solo se dejó caer al piso sin ninguna piedad, sin importarle que sus manos se rasparan. Sólo esperaba que algún día lo lograra entender.


A partir de ese día fue como si algo dentro de él hubiera muerto.

“hoy voy a desintegrar, mi cuerpo y llegar a ti,
pasé noches sin dormir, mis ojos se van al cielo.”


La noche estrellada se vislumbraba desde la ventana, ChangMin observaba como los autos transitaban por las calles de Seúl. Perdido en sus pensamientos, perdido en los recuerdos de los momentos gratos que él y Joong habían pasado.
-Minie… ¿no has dormido, cierto?-apareció detrás de él el líder, la preocupación era evidente en su rostro.
-No, hyung…-soltó en un pequeño hilo de voz mientras soltaba un suspiro. La mirada del mayor se depositó en lo que había en sus manos, la fotografía de JaeJoong.

Aunque ahora sólo eran ellos dos no había podido hacer que Min olvidara a Hero, cada vez que veía como el menor lloraba todas las noches por la repentina separación una inmensa rabia aparecía en él. Si él fuera JaeJoong nunca lo haría sufrir. Si tan sólo supiera todo lo que él ha hecho por él.

-Así que están planeando demandarnos.-dijo un hombre con una sonrisa surcando por su rostro, Shim se había sorprendido, ¿cómo se había enterado?- Mira, podemos hacerlo por las buenas o por las malas.
-No sé a qué te refieres… lo de la demanda…-el hombre alzó su índice en señal de que guardara silencio.
-Qué te parece este trato, tú en cambio del resto.-Min frunció su entrecejo sin entender nada.- ¿Me crees tan estúpido como para dejarlos ir como si nada?
-Yo…-vaciló unos momentos, aun no comprendía al cien a lo que se refería.
-Verás… ¿no querrás que a tu querido Jae le pase algo malo?-le miró maliciosamente, el maknae temió por primera vez a esa persona.- Sé que tú y ese están saliendo, así que… como el buen novio que eres estoy seguro que sólo quieres lo mejor para él.-soltó un suspiro cambiando su desplante a uno intimidante.- Me conoces bien, así como los creé también los puedo destruir. ¿Y tú no quieres que pase eso, verdad?
-¿Sólo tengo que seguir yo, verdad?-preguntó resignado, sabía cuánto Jae amaba cantar y lo que había luchado por ser quien era ahora, no querría destruir sus sueños, él aún tenía que convertirse en el héroe de la música como tanto lo deseaba.

Cuando YunHo se enteró decidió quedarse al lado de Min, no podía dejarlo solo en esos momentos, aunque eso significara también dañarse.
-Hyung… ¿crees que si estuviera muerto, podría estar al lado de Jae?-preguntó mirando las estrellas con un deje de nostalgia.
-Ni siquiera lo digas en broma.-pronunció molesto, ¿cómo se atrevía a decir algo como eso?

Una lágrima descendió por el pálido rostro de Max mientras sus ojos se iban al cielo estrellado de esa noche.

“Y déjame recobrar,
mi aliento y mi fuerza para aguantar,
para dejarte ir.”


-ChangMin… déjalo…-susurró suavemente mientras intentaba hacer que el mencionado soltara el retrato que yacía en sus manos.
-No puedo…-su voz se quebró por un momento aferrando más a sí mismo la imagen.
-Tienes que hacerlo, no puedes estar sufriendo por siempre.-tomó del rostro del menor entre sus manos.
-Hyung…-su labio inferior tembló.- Yo lo amo. Lo amo más que a mi vida… no tengo las suficientes fuerzas para dejarlo ir…
-Pero sólo te estás haciendo daño Minnie.-acarició su mejilla con el pulgar limpiando al mismo tiempo una lágrima.

Con las manos temblorosas y, dudoso dio una última mirada a la fotografía, la acarició de nueva cuenta. Soltó un suspiro tragando un poco de saliva, lentamente extendió su mano hacia YunHo.
-Por favor… cuídala por mí.-hizo una pequeña mueca en un intento por sonreír. El líder pasó una mano detrás de su cabeza tomando la imagen, para después rodearlo en un abrazo.
-Todo estará mejor… te lo prometo Minnie…-susurró.

“Hasta el fin, el fin,
hasta el fin”


Cuánto… ¿Cuánto tiempo más podría estar así?




“Y te voy a recordar
pues llevo tu cuerpo en mí,
y sé que no volverás,
pues sé que hoy estas muy lejos.”



Dos cuerpos desnudos moviéndose al mismo ritmo, entregándose en una danza llena de pasión y amor. Cada roce, cada mordida, cada beso era disfrutado y guardado en sus memorias. Las blancas manos del mayor se aferraron a la espalda apiñonada, hundiendo sus dedos marcando la piel. Con su espalda arqueada disfrutando de aquel vaivén y aquella fricción que hacía su extremidad en el abdomen ajeno.
-Jae…-dijo el menor buscando el rostro del nombrado. El otro no tardó mucho en aprisionar sus labios y comenzar con esa batalla de lenguas dentro de sus cavidades. Por escases de oxígeno se tuvieron que separar.
-Te amo, Min.-acercó su rostro al cuello de ChangMin mordiendo delicadamente la piel canela.- Te amo tanto.
-Lo sé…-apresuró el movimiento de caderas, logrando encontrar el punto que volvía loco a su amante.- Lo sé y yo también te amo.
-Ah… Minnie… ah…-gemía descontroladamente.


¿Cómo poder olvidar eso?
Si cada vez que el viento golpeaba su piel los recuerdos de las caricias estaban presentes, era como si su piel estuviera tatuada. Pero qué más podía hacer, él ya no estaba a su lado. Y no volvería, porque conocía bien a JaeJoong, no era de los que fácilmente podían olvidar una traición. Además de que, ¿cómo buscarle? ¿Cuándo? En la agencia se habían encargado de eliminar cualquier posible contacto con el trío, los tenían vigilados día y noche. Eso hacía que cada vez estuvieran más lejos, una larga distancia la cual parecía no tener fin.
Si Jae había pensado alguna vez en perdonarle, esa oportunidad había desaparecido por su lejanía.

“Y déjame recobrar,
mi aliento y mi fuerza para aguantar,
para dejarte ir.”


Como quería olvidarle, o al menos ya no sentir, cada día se le dificultaba vivir. Le costaba respirar, porque en su mente sólo existía una cosa: Kim JaeJoong. Pero no, no sería egoísta, no podía hacerle eso a su amado. Tal vez después de todo el destino no los quería juntos, tal vez no eran el uno para el otro.

Pero aun así… cuánto lo amaba.

“Hasta el fin, el fin, hasta el fin,
no, no, no, no”



YunHo acababa de llegar al apartamento que compartía con el menor. El lugar estaba en completa oscuridad, siendo ligeramente alumbrado por las luces de la ciudad que se colaban por las ventanas. Con gran pesadez arrastró los pies y botó por algún recóndito lugar de la sala el maletín que llevaba en manos, se estiró mientras se encaminaba a su habitación. Estaba tan cansado que ni siquiera tenía ganas de ir a ver cómo estaba Min, mañana le preguntaría, en esos momentos no, muy apenas y se podía mantener en pie.
Al terminar de colocarse una muda limpia se recostó sobre la cama, sus párpados estaban pesados, al parecer esa noche no tendría que consumir aquellas pastillas para concebir el sueño. Soltando un suspiro ladeó su cabeza hacia una de las mesas de noche que se encontraban al lado de la cama, miró la hora que marcaba el reloj, pero algo le extrañó. No se encontraba el frasco que contenía dichas píldoras.
Estaba casi seguro que lo había dejado ahí, confundido y curioso se sentó sobre el colchón buscando en uno de los cajones el medicamento. Aún más desconcertado cruzó la cama buscando en la otra mesilla. No estaba.
Un mal presentimiento atravesó todo su ser y un escalofrió surcó por su espina dorsal. Presuroso emprendió carrera hacia la habitación de Shim, por debajo de la puerta se podía apreciar la luz desde adentro.
-ChangMin…-le llamó tocando con los nudillos la madera.- Minnie…-le volvió a llamar sin conseguir respuesta. Con la mano temblorosa tomó de la manija y la giró lentamente.

Miró con horror la escena, en el piso se encontraban varias de las pastillas, pero eso no fue lo que le impresionó, ChangMin estaba en la cama y sostenía en una de sus manos el frasco que minutos antes estaba buscando.
-¡No, no, no…!-gritó acercándose a Min, tomó su rostro intentando encontrar alguna reacción, sin embargo este estaba inconsciente. Sus signos vitales eran muy leves.




“Déjame desintegrarme a ti,
para llegar a ti,”


Por uno de los pasillos se escuchaban los pasos de varias personas, sus respiraciones agitadas.
U-Know intentaba igualar el paso de los doctores en vano, pues unas puertas le impidieron la entrada. Cerró su mano formando un puño y dándose ligeros golpes en la frente.

-Hyung… ¿crees que si estuviera muerto, podría estar al lado de Jae?

¿Cómo no lo había visto?
ChangMin ya le había dado señales de quererse suicidar, pero por estar tan ocupado en sus asuntos se fue olvidando poco a poco de lo que el menor estaba sufriendo. Si Min moría, no sabría qué hacer. Con la respiración agitada y sintiendo como si la garganta le quemase comenzó a marcar un número desde su celular.



El ruido producido por los platos estrellándose contra el suelo alarmó a YooChun y JunSu quienes se encontraban en la sala. Las manos de Joong temblaban al igual que su cuerpo, su rostro se mostraba tenso y las lágrimas habían aparecido inesperadamente.
-¿Estás bien?-dijo su SoulMate acercándose a la escena, sin embargo Jae ni siquiera intentó darle respuesta.- ¿Jae, te hiciste daño?
-Hyung…-le llamó el delfín un tanto asustado mientras inspeccionaba la cocina intentando encontrar rastro de sangre o algo por el estilo.
-Min…-fue lo único que pudo articular para después girar su vista hacia el pelinegro tomándole de los hombros.- ¡Min! ¡Algo le pasó a ChangMin!

Gritó histérico sorprendiendo a ambos.

-¡Estoy seguro! ¡Algo le pasó!-estaba completamente fuera de sí, Park lo tomó de los hombros intentando que reaccionara pero parecía no tener efecto. Una melodía comenzó a sonar desde la sala.
-¡Su, ve a contestar mi celular!-pidió a gritos para poder distinguirse por encima de la voz de JaeJoong. El menor nervioso se limitó a obedecer.

Después de unos minutos el joven regresó a la cocina, se encontraba totalmente pálido como si acabase de ver a un fantasma, eso no le dio muy buena espina al dandy. Balbuceó intentando formular palabra, pero simplemente no podía.
-¿Qué pasó JunSu?-preguntó con un hilo de voz Hero.
-YunHo acaba de hablar…-logró decirlo pero su vista permanecía en algún punto de la cocina.-… él dijo que ChangMin…
-¡ChangMin! ¡¿Qué le pasó a ChangMin?!-el mayor logró zafarse del agarre de YooChun para después zangolotear a JunSu en busca de respuesta.- ¡¿Qué le pasó?!
-¡Jae!-sujetó de sus muñecas al notar lo fuerte de su agarre.- Estás lastimando a SuSu.
-…ChangMin está en el hospital…-hizo una pausa.- Intentó suicidarse…
-No, no, no…

Jae cayó estrepitosamente al suelo de rodillas, ahogado en llanto, con un pequeño hipo apoderándose de él.
-Te lo dije Chunnie… te lo dije…-el mencionado se puso a la misma altura rodeándolo en un abrazo.- Quiero ir… quiero verlo…

“para pedirle al tiempo,
me deje otra vez vivir, mil años junto a ti,
te esperare hasta el fin,
hasta morir”.


El marco apresurado de sus pasos era lo único que se escuchaba por los silenciosos pasillos, los tres jóvenes fueron inmediatamente a pedir informes, pero la mujer parecía estar en su contra pues los ignoraba. Chun sostenía entre sus brazos a Jae, pues amenazaba en cualquier momento volver a caer.
-¡Ahí está YunHo!-exclamó corriendo hacia el líder quien se encontraba sentado en el piso con la espalda recargada en la pared y la vista baja. Rápidamente se encaminaron hacia él los otros dos.
-Hyung…-susurró haciendo que Jung alzara la vista, sus ojos estaban rojos y el camino que las gotas saladas habían hecho se notaba.
-No debí dejarlo solo…-fue lo único que dijo.- Si yo no lo hubiera dejado solo esto jamás hubiera pasado…
-Pero ¿qué pasó, hyung?-preguntó Xiah un poco desconcertado por las palabras que el mayor decía.
-Él estaba muy mal… y yo no lo noté…-desvió la vista hacia otro lugar-… yo estaba tomando pastillas para dormir, y en un descuido él las tomó…-llevó sus manos al rostro.- ¡Soy un estúpido! -ahogó su propio grito con sus manos- ¡Debí de haberlo sospechado desde ese día!
-¿Cómo…? ¿Cómo está él?-al fin pudo hablar el vocalista principal.
-¡Tú! -se puso de pie tan rápido que sorprendió a los recién llegados, y a uno que otro metiche.- ¡Por tu culpa Minnie está entre la vida o la muerte!-tomó de la playera de Jae dejando perplejo al YooSu.- Si no hubieras terminado con él… si no le hubieras roto el corazón…
-Él me lo rompió primero.
-No, no, no…-negó con la cabeza.- Tú no sabes nada… ChangMin no quería hacerlo, lo amenazaron… él sólo quería que te convirtieras en un héroe, que siguieras haciendo lo que tanto querías… y tú le pagaste así…
-No me digas que…-sus ojos se comenzaron a cristalizar nuevamente, el otro asintió.
-Así es.
-¿Familiares del señor Shim?-cuestionó un hombre vestido en azul quitándose el cubre bocas.
-N-No los hemos podido contactar pero, pero nos puede decir a nosotros, somos amigos de la familia…-tropezó un poco las palabras YunHo.
-Lo siento, necesito que un familia-
-Yo soy su novio, a mí sí me lo puede decir, ¿no?-le miró con rostro suplicante, el doctor soltó un suspiro.
-Está bien,-pausa- afortunadamente pudimos hacer el lavado de estómago con éxito. Aún está en cuidados intensivos, pero cuando se estabilice lo transferiremos a una habitación normal.
-Entonces, ¿cuándo podremos verlo?-preguntó el pequeño delfín con una sonrisa en el rostro y varias lágrimas de alivio cayendo por sus mejillas.
-En unas horas, cuando pueda recibir visita nosotros les avisamos.

La puerta de la habitación se abrió para dar paso a uno de los ídolos surcoreanos, sus ojos se mostraban hinchados, con pasos lentos e inseguros se acercó a la camilla. Cuando quedó a una distancia admisible se hincó quedando a la altura de la camilla, una lágrima brotó por sus oscuros ojos mientras tomaba de la mano de su amado.
-ChangMin…-susurró contemplando al bello rostro del joven quien dormía, se veían tan vulnerable…- ChangMin…
Agachó la cabeza rompiendo en llanto, apretó su mano. Se sentía tan culpable, no supo el dolor por el que el menor estaba pasando y se sentía tan mal, porque en parte era su culpa.
-¿Hyung?-se escuchó la débil voz del menor. Inmediatamente alzó la vista topándose con los ojos de Min sobre su ser, un escalofrío lo inundó y unas enormes ganas de besarlo se adueñaron de él.
-Shh…-le calló tiernamente.- No te esfuerces mucho… ya estoy aquí…
-¿He muerto y estoy en el cielo?-levantó su mano acariciando el rostro del mayor, Jae la tomó depositándole pequeños besos.
-No Minnie, no estás muerto…-susurró tratando de controlar sus lágrimas.- ¿Por qué hiciste eso?
-Pensé… pensé que si moría podía estar junto a ti…
-Ni si quiera lo vuelvas a pensar…-se puso de pie acercándose al rostro del menor, chocando su aliento contra la pálida mejilla.- Siempre, escúchame ChangMin, siempre voy a estar aquí a tu lado. Sólo espera, te libraremos de esa prisión a ti y a YunHo, ¿me esperarás?
-Hasta el fin, hyung.-acarició de nueva cuenta el rostro del mayor desapareciendo lentamente la distancia que existía entre sus labios.


“Hasta el fin, el fin, Hasta el fin.
Hasta el fin, el fin”


Era la primera presentación del trío, las entradas se habían agotado rápidamente. Tras bambalinas un nervioso JaeJoong comenzaba a orar en silencio, sus plegarias eran para que todo saliera bien, ya que si eso pasaba el hecho de tener a ChangMin a su lado era más cercano. Ninguno de los tres pudo evitar romper en llanto al interpretar “W”, el concierto había sido un éxito.
En el camerino un relajado ratón era besado tímidamente por JunSu, Joong decidió darles un poco de privacidad y salió sacando su móvil. Marcó al primer número en su lista.
-Te amo ChangMin…-fue lo primero que salió de sus labios.
-Yo también te amo hyung.
-¿Minnie, aún me estás esperando?-sonrió.
-Claro hyung, hasta el fin.

FIN

12 comentarios:

  1. Oh-por-Dios...!! Lo ame, lo ame, lo ame...
    Es tan triste y maravillosa a la vez.

    No te preocupes Minnie oppa, nosotras esperaremos contigo.

    DBSK Fighting...!!

    ResponderEliminar
  2. anif...
    a dios me apodero un dolor tan horrible
    ahh yo los esperare Hasta el fin...

    ResponderEliminar
  3. sii ;A; yo tambien los espero a los 5... ;A;
    Hasta el fin ;A;

    ResponderEliminar
  4. waaaaa q lindo estubo, el jaemin siempre tan hermoso !!!
    nosotros tambien los esperaremos hasta el fin

    ResponderEliminar
  5. aaaw ~ que lindo.
    Estaba estudiando para el examen de Historia pero decidí leer esto (que es más importante XD)
    Entonces, hasta el fin, ok? CASSIOPEIA -BIGEAST HASTA EL FIN.

    ResponderEliminar
  6. Pochyy9/15/2010

    Always keep the faith !!!
    T.T me hiciste llorar
    ai ke esperar hasta el fin

    ResponderEliminar
  7. yo tambien esperare hasta el fin aunque se a una viejita y ustedes tambien los esperaremos por que los amamos u_u y w

    ResponderEliminar
  8. aaaayyy pooorrr diooosssss pero que fic mas belloooo en serio me sacó lágrimas!!!! T__T

    no saben que envidia me dan (de la buena eh) que escriban tan bonito, sigan asi y felicidades Hitomi Nakenshy

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9/24/2010

    QUE BONITOOOOOO
    CHANGMIIIN T////t


    "aun me estas esperando"
    AASSSSD

    BELLO!!!


    atte:naruchichan

    ResponderEliminar
  10. TwT dioooos que bello moriiiiii pero queria mas lemonsitooo waaa TOT waaaa si de vdd fuera asi, k exitoooo TwT ya vuelvo a recordar el pk el jaemin fue una de las primeras pareja sque me gusto

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3/17/2012

    OMG....Tan hermoso...Amo el JaeMin...Y justo estoy escuchando Winter rose....Casi lloro TOT

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8/13/2012

    FUE MUY LINDO YO TAMBIEN ESPERARE HASTA EL FINAL SU REGRESO DE LOS CINCO UNIDOS PARA SIEMPRE ESPERARE HASTA EL FINAL

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD