Sociedad - Cap. 2

2 comentarios
No puede ser…


-Vaya, mi primer día de clases con ustedes y ya comienzo a conocer a los problemáticos. Todos, tomen asiento.- No podía ser ¿acaso el seria?...

-Me presentare. Soy Jung Yunho y a partir de ahora seré su nuevo profesor de música…

“Seré su nuevo profesor de música…” eso resonaba una y otra vez por mi cabeza. No, él no podría ser el nuevo profesor… ¿o sí?

-Como sabrán, soy el remplazo de su antiguo profesor, Kangin, el cual fue transferido a la escuela en la que yo trabajaba…- Hizo una pausa y nos miró a todos, pero cuando puso su vista en mí, yo me sentí nervioso. Me recorrió con su vista de pies a cabeza. Cruzamos miradas y yo no supe que hacer, me perdí inmediatamente esa mirada profunda y sin pensarlo bajo y admiro sus labios: hermosos. Lo nota y me sonríe para después pasar a Ryeowook. ¿Qué fue eso?, ¿Por qué lo hizo? Ahora me siento más incómodo y nervioso. Pensar que ahora tendré que aguantar esto hasta que acabe el curso…

-Bien, por lo visto son una clase pequeña. Debo advertirles que Kangin ya me ha hablado de todos ustedes, al igual que me ha dado los consejos necesarios para poder tratar con ustedes. Ahora, por favor quiero que cada uno de ustedes me diga su nombre, empecemos por usted, el más alto.

-Shim Changmin- contesto de mala gana, todavía está enojado…

-Siguiente

-¡Hola profe! soy Kim Ryeowook- Le sonríe amablemente

-Siguiente- Dice mientras le regresa la sonrisa a Wookie

-Me llamo Park Yoochun

-Alias el estúpido casanova- le decía Changmin mientras giraba su vista hacia la puerta

-Que dijiste tú…

-¡Basta!- Grito el profesor- No me importa si ustedes dos son los peores enemigos en el instituto, a mí me da igual y mientras estén en mi clase se comportan. ¿Entendido señor Park, señor Shim?

-Si…-contestaron los dos al unísono, aunque de muy mala gana

-Bien, continuemos, usted el chico de la sudadera azul- Ese era yo…

-Eeeh… yo… m-me llamo Jaejoong- Me pongo nervioso y me sonrojo ¿qué demonios me pasa? este hombre en verdad que mueve todo en mí, TODO.

-Jaejoong… Kim Jaejoong… si, lo recuerdo, el profesor Kangin se expresó muy bien de usted, así que espero llevarme la misma impresión ¿entendido?- Me sonríe de una manera tan… sexy. Solo me sonrojo más y asiento con mi cabeza mientras el ríe bajito

-¿Y usted?

-¿Yo que?

-Hombre ¿cómo te llamas?

-Aaah~ jejeje, Cho Kyuhyun

-¿Y usted? el bajito

-Kim Junsu- Susurro su nombre mientras veía el suelo

-Bueno ahora que se sus nombres hare parejas para que estudien las escalas para piano que les dio su profesor antes de irse. Veamos…

E hiso las parejas. Enserio no sé si él se busca que lo odien, pues las parejas han quedado así: Yoochun con Changmin, Kyuhyun con Junsu y yo con Wookie. Una vez hechas las parejas comenzamos a practicar bajo la atenta mirada del profesor. Todos van bien menos yo, pues la última escala no me ha quedado del todo bien así que la repito una y otra vez. Me pierdo, me concentro todo lo que puedo, pues la música es lo único que se me ha dado a la perfección y cuando algo no me sale debo hacerlo una y otra vez hasta que queda bien.

Sin darme cuenta el tiempo ha pasado y mis compañeros ya se han ido, mejor aún, podre practicar sin distracciones. Comienzo de nuevo, toco las teclas bicolor y me dejo llevar, llego a la parte final… fallo. De nuevo no ha salido.

-¡¡Porque no puedo hacerlo!!- Grito mientras me levanto estresado del banco

-Es por que llevas un ritmo muy rápido- Volteo inmediatamente y me encuentro al profesor sentado en una silla detrás de mi

-Eres muy hábil y te gusta llevar tu ritmo, pero es muy rápido para esta tonada- Se levanta y comienza a acercarse a mí. Lo observo, trae una camisa blanca que se ajusta perfecto a ese cuerpo acompañado de una corbata gris y unos pantalones de color café. Perfecto, simplemente eso. Se acerca más a mí y se sienta. Lo imito y me siento a su lado

-Mira, tú haces esto- Y toca como yo lo he estado haciendo- Se escucha mal ¿no? ¿Pero que tal si lo intentamos así?- Y toca, lento, suave es perfecto.- Suena mucho mejor ¿no?- Me mira y me sonríe

-Por supuesto- Le regreso el gesto

-Bien, inténtalo así

Comienzo a tocar de nuevo, pero esta vez lo hago como él me ha dicho, lento. Con cada toque me pierdo más. Amo la música sentirla, tocarla. Viene la parte final, me relajo y lo hago. Por fin comienza a salir bien, pero algo hizo que dejara de tocar. Su mano, no, su brazo está rodeando mi cintura y su otra mano esta recargada en mi pierna, mientras que su cara… dios ¡hasta siento su respiración en mi cuello!

-¿Mnh? ¿qué sucede, porque no sigues?- Me dice en mi oído, mientras me acerca más a él.

-Yo… yo… no está bien- intento alejarme, pero no me deja

-¿Que no está bien?- Dice mientras muerde mi cuello

-Ammh~… yah~… detente…- Me sonroje demasiado y moví insistentemente mi cuello, intentando alejarme

-Mmmm… ¿porque?- Esto es el límite, si sigue así no podré hacer nada. Lo empujo algo fuerte para que se aleje de mí

-¡¿Como que porque?! Tu… no, ¡usted… es un profesor! Y yo…

-Tú eres perfecto

-¡No!- me levanto enojado y me alejo de él. Igualmente se levanta y camina hacia mí- No, no está bien. No puede- Comienzo a temblar, ¿porque? No lo sé, no sé ni que es lo que siento en este momento

-¿Que no está bien? Tú me gustas y sé que yo te gusto. ¿No es eso suficiente para que intentemos algo? – ¿De que va este hombre? ¿Enserio no le importa la situación?

-¡¡¡Que usted es un profesor y yo su alumno!!! ¿No entiende? ¡Es imposible una relación así!- Le grito mientras lloro del estrés

-Oye, tranquilo- se acerca y me abraza- en este mundo nada es imposible y mucho menos si se trata de amor-Me aparto bruscamente de el

- ¿Amor? ¡Habla de amor y apenas me conoce! ¡Usted está mal!- Paso a un lado de el tomo mis cosas y estoy dispuesto a salir cuando él me toma del brazo y me estampa contra la puerta. Él está frente a mí

-Sí, sé que está mal hablar de amor tan rápido, pero hablo enserio cuando te digo que me gustas y déjame decirte que hare de todo para poder ganarme tu corazón-Se acerca a mí y me besa

En ese momento no supe cómo actuar, yo simplemente me paralice y no hice nada más que sentir esos hermosos labios sobre los míos. Después de un rato se apartó de mí y acaricio mi mejilla

-Disculpa si te he asustado- Me abraza y después da media vuelta, toma sus cosas y se va

Y yo me quede ahí, sin hacer nada. Solo me deje caer en el suelo mientras lloraba. No podía ser, no nunca podría ser algo así. Simplemente llore, llore por miedo, coraje ¿y porque no? Felicidad.

Después de un rato decido salir e ir a mi casa, solo quería acostarme e intentar olvidar. Pero no podría, camino mientras toco mis labios, todavía siento sus labios sobre los míos.

“Si, sé que está mal hablar de amor tan rápido, pero hablo enserio cuando te digo que me gustas y déjame decirte que hare de todo para poder ganarme tu corazón”

Que le pasara por la mente, ¿es que acaso no le importa el que yo sea su alumno? Si alguien se enterara de lo que quiere hacer seguro lo despiden o peor aún lo demandan. Voy perdido pensando en todo lo que había pasado y sin quererlo choque contra alguien que salía de un local.

-¡Auch!...- Se quejaba la persona que estaba en el suelo

-Yo… yo, lo siento- Me agache y lo ayude a levantarse

-No importa… ¡ah! ¡¡Jaejoong!! ¡¡Hola!!- Dejo sus cosas de lado y brinco arriba de mí, era Sungmin

-Hola Sungmin

-¿Eh? ¿Qué tienes, estas bien?- Acariciaba mis mejillas aun sonrojadas por lo que había pasado y me miraba preocupado

-Sí, estoy bien- Desvié la mirada y me aleje

-Mientes, tus ojos están rojos, ¿lloraste?- Se acercó más y me miro atento

-Yo…- No pude soportarlo y comencé a llorar

-Anda, perdón no era mi intención, ven- Me jala a una banca para sentarnos y lo abrazo mientras lloro

-¿Pues que ha pasado para que estés así?- Acariciaba mi espalda

-No puedo…- Aunque, tal vez sí. Sungmin siempre ha sido mi consejero del amor, el me ayudo a descubrir si en verdad me gustaban las mujeres o lo hombres y también en mi primera relación

-Anda dime, así te desahogas, además no diré nada- Me hablaba con ese tono tan dulce que solo él puede tener

-¿Prometes no hacerlo?- Le pregunto un poco más calmado

-Prometido, dime ¿fue un rechazo?- Tomo mis dos manos

-Algo así…- Me arme de valor y le cuento todo lo que ha pasado con el profesor. El solo me mira, algunas veces sorprendido y otras enojado

-…y después me pidió disculpas y se fue. No sé ni porque razón lloro, no lo entiendo, es tan… complicado

-Aaaah~ pues no, no es complicado- Me sonríe y me despeina un poco

-¿Qué?- Me ha tomado por sorpresa su comentario

-Vamos Jae, no te hagas el tonto, a ti te gusta el profe nuevo y lloras porque sabes que lo de “ustedes” no se podrá dar

-No… eso…

-Mira-me tomo del hombro- ¿Porque no lo intentas? Digo obviamente con mucha pero mucha discreción.

-¡Pero si apenas lo conozco!

-¡Y no te estoy pidiendo que ya te acuestes con el! A lo que me refería es ¿porque no se dan un tiempo para conocerse? Tengan citas, hablen sobre ustedes… ¡demonios Jae dale la oportunidad de conocerte! Además, desde que tú y Siwon terminaron no has salido con nadie más…

Tenía razón, desde que terminamos él y yo, no he vuelto a salir con nadie. Y es que nadie me había atraído de la forma en la que Siwon lo había hecho, hasta ahora. Desde que vi a ese profesor delante de mí, algo me decía que era la persona indicada. Pero claro, la vida nunca puede ser buena conmigo y tenía que ponerme en esta situación.

-Mi último consejo es que salgas con él, nada pierdes con intentar- se levanta- además ¡sería muy interesante y divertido!- Me abrazo- Solo piénsalo- Y corrió para encontrarse con Kyuhyun que llevaba una flor rosa para Sungmin.

Me quede un rato sentado, pensando. Mi celular sonó y conteste

-¿Hola?

-¡Hey Jae!

-¿Quién eres?- No reconocía esa voz

-¿Por qué sigues con tu mala costumbre de no ver quien llama? Soy Donghae

-¿Que sucede Donghae?

-¿No quieres venir a cenar a mi casa? es que Eunhyuk no podrá venir y pues no quiero cenar solo

-Jajajaja por supuesto, llego en un rato

-Vale, te espero- Y cuelga

Comienzo a caminar y repaso cada una de las cosas que me han pasado en el día. El tan solo recordar al profe… no a Yunho, tan solo en volver a pensar en él, en esos ojos, en ese cuerpo y todo el en general. Tan solo recordarlo y su beso, me emociona, cosquillas en el estómago, mejillas coloreadas y pensamientos llenos de él. No quería, no debía, pero era cierto. Me gustaba mi nuevo profesor de música.

2 comentarios:

  1. tiene razón Sungmin que se de la oportunidad de conocer a yunho no se arrepentirá

    ResponderEliminar
  2. Awww espera tanto por este capitulo, creí que ya no volverías :c ...
    Yunho si que no pierde el tiempo jajaja parece que fue amor a primera vista. Jae tiene que hacerle caso a sungmin y darle una oportunidad a Yun.
    Gracias por compartir y regresar.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD