Business Affairs - Cap. 6

8 comentarios
“ ¿Seduces a todos tus jefes?”

Yunho se golpeó la cabeza en el escritorio.

- Concéntrate. - Se dijo volviendo a mirar la pantalla de su ordenador. Pero no sirvió de nada, dos segundos después, él estaba pensando en Jaejoong de nuevo.

- Ugh, sal de mi cabeza. - Se quejó masajeando sus sienes. Su cerebro golpeó contra su cráneo y pudo sentir que se acercaba un dolor de cabeza, probablemente producto del alcohol, las luces y la música a todo volumen del club, sin mencionar la terrible charla que había recibido de Sooyeon cuando había llegado a la casa.

Ugh… Sooyeon…

Yunho estaba dando vueltas en círculos, sus pensamientos lo distraían completamente de su trabajo. Por un lado, su mente repetía las escenas de la noche anterior, reviviendo la sensación de tener el cuerpo de Jaejoong frotándose contra el suyo, de sus dedos delicados y sus caderas traviesas.

Y por otro lado (la mano izquierda para ser exactos) el anillo en su mano se sentía pesado, un frío recordatorio de su esposa, Sooyeon, el hecho de que él era un hombre casado y que además, estaba engañándola.

También estaba el hecho de que no le importaba si le asustaba o no.

No era como si él estuviera enamorado de Sooyeon, eso nunca había pasado. Y aunque él siempre le había dicho a Yoochun que la razón por la que se había quedado con ella era por respeto a la decisión de sus padres, no era exactamente esa. Pero aun así, había algo en la situación que le hacía sentirse enfermo. Se sentía culpable por mirar a Jaejoong, porque bastaba solo con una mirada para comenzar a pensar cosas que no debería pensar. Y si bien nunca había sido un marido fantástico, él creía en la honestidad y la confianza.

El engaño era algo que nunca había considerado y que iba en contra de toda su moral. Nunca, nunca había pensado en tener una aventura.

Hasta que había conocido a Jaejoong.

Ni siquiera estaba seguro de qué es lo que hacía a Jaejoong tan... Atractivo. Sí, era muy bonito, pero desde que comenzó a trabajar en la empresa, Yunho había visto a personas extraordinariamente hermosas. Pero Jaejoong era más hermoso que cualquier otro. Él era amable y divertido, y tan seductor. Sus sonrisas eran como el sol, y cuando pasaba la lengua por los labios…

Yunho dejó escapar un sonido de frustración. - ¡Basta, basta, basta!

Apretó el botón del intercomunicador. - Jaejoong, ¿puedes traerme un café?

Unos minutos después, la puerta se abrió y Jaejoong entró sosteniendo una taza. Dejó la taza sobre el escritorio de Yunho y junto a ella colocó una caja de paracetamol.

- Pensé que podrías necesitar estos.

- Gracias. - Dijo Yunho sacando dos pastillas. Jaejoong se dio la vuelta para salir y Yunho lo llamó. - ¡Espera un momento!

Jaejoong se dio la vuelta. - ¿Sí?

- Toma asiento. - Dijo Yunho. - Quiero hablar contigo.

- Oh, no. -Dijo Jaejoong mientras se sentaba. - Eso es lo que dicen siempre antes de que te despidan.

Yunho se rio. - No voy a despedirte.

- ¡Bien! - Sonrió Jaejoong.

- Es, uh... Es por lo de anoche. - Comenzó Yunho con nerviosismo.

- ¿Qué sucede? - Preguntó Jaejoong con curiosidad, inclinando la cabeza hacia un lado como si no supiera exactamente a lo que Yunho se refería.

- Quería disculparme por mis acciones de anoche. - Dijo Yunho, sintiendo cómo la sangre llegaba a sus mejillas. - La forma en la que me comporté fue inadecuada y me aseguraré de que no vuelva a ocurrir.

- ¿Una conducta inapropiada? - Repitió Jaejoong. - ¿De qué hablas?

Yunho se aclaró la garganta. - Bailar contigo en la manera en que lo hice no fue profesional. Eso fue un error de mi parte.

- La mayoría de la gente baila así, Yunho -ah - Sonrió Jaejoong - No veo lo inapropiado en ello.

- Ese tipo de acciones por lo general conducen a nuevos tipos de comportamientos inapropiados, y... Y realmente, no es saludable para nuestra relación de trabajo ser amigos.

- ¿Y a qué tipo de cosas no llevaría? - Preguntó Jaejoong inocentemente.

- Jaejoong - Comenzó Yunho a modo de advertencia.

- Y cuando dijiste que no podíamos ser amigos - Continuó Jaejoong, inclinándose hacia delante. - ¿Eso significa que podríamos ser... Algo más?

- Jae - Dijo Yunho de nuevo, sus manos apretando el borde de la mesa.

- ¿Algo así como amantes? - Preguntó Jaejoong, poniéndose de pie y apoyándose sobre el escritorio de Yunho. Yunho se echó hacia atrás, alejándose de su secretario.

- Estoy casado. - Dijo.

- Emocionalmente disponible. - Respondió Jaejoong.

- Eso también fue inadecuado de mi parte.

- Si sabías que era inapropiado, ¿por qué lo dijiste?

- Yo…

- Porque quieres esto. Tú me quieres. - Dijo Jaejoong. Se inclinó aún más cerca poniendo su rodilla sobre el escritorio de su jefe.

- No deberíamos hacer esto. - Suspiró Yunho.

- ¿Cómo algo así va a ser malo si se siente tan bien? - Lo desafió Jaejoong. Su rostro estaba a sólo unos centímetros de distancia, y Yunho podía sentir las ganas en sus dedos de llegar y enredarse en el pelo de Jaejoong.

- Yunho-ah. - Continuó Jaejoong. - Nunca me dijiste a qué podía llegar lo de anoche.

- ¿Seduces a todos tus jefes? - Preguntó Yunho.

- Sólo a los más guapos. - Se burló Jaejoong para luego acortar la distancia entre ellos, juntando sus labios.

Yunho fue lento en responder, su mente temporalmente en modo apagado. Los labios de Jaejoong eran de terciopelo y Yunho los empujó con aprensión. Jaejoong, felizmente obligado, agarró las mejillas de Yunho acercándolo más, mientras que la lengua de Yunho se deslizaba por sus labios entrelazándola con la suya.

Jaejoong sabía a vainilla y a pecado. Yunho pensó que era un sabor que fácilmente podría ahogarlo y, demasiado pronto para su gusto, Jaejoong se apartó.

- Disfruta tu café. - Dijo con una sonrisa y luego se marchó.

Con un quejido, Yunho hundió la cabeza entre sus manos. ¿Qué estás haciendo, Yunho…
---------------

Yoochun no despegaba su vista del reloj y cuando faltaban solo cinco minutos para el almuerzo de Changmin, salió de su oficina y dio un paseo por el pasillo hasta el departamento de Yunho. Se sintió confundido cuando encontró vacío el asiento habitual de Changmin.

- Oh, hola Yoochun. - Saludó Jaejoong, que apareció por una esquina. - ¿Qué estás haciendo aquí?

- Estaba buscando a Minnie. ¿Sabes dónde está?

- ¿Changmin? Él llamó para decir que estaba enfermo. - Dijo Jaejoong con el ceño fruncido. - Pobre chico, creo que tiene un virus estomacal.

- Pero él parecía estar bien anoche. - Señaló Yoochun con las cejas fruncidas.

Jaejoong se encogió de hombros. - Tal vez el alcohol le hizo mal.

Yoochun suspiró. - Quizás. Oye, si alguien pregunta, diles que me fui a casa temprano, ¿de acuerdo?

Jaejoong lo miró un poco sorprendido. - Um, está bien.

- Gracias. ¡Nos vemos mañana, Jae! - Exclamó Yoochun con alegría, agitando su mano mientras salía de la oficina.

No era como si Yoochun fuera un acosador o algo así, sino que más bien, quería conocer dónde vivía Changmin. Nunca había estado en la casa del menor antes, y ahora parecía un buen momento para visitarlo.

En el camino se detuvo en la farmacia para conseguir un poco de medicina y en el local de comida china para llevar un poco de sopa de pollo (era terrible en la cocina y todo lo que intentara cocinar, probablemente le haría peor a Changmin en lugar de mejorarlo)

Cuando llegó a la casa de Changmin, tocó el timbre. No hubo respuesta, pero Changmin era tan predecible así que buscó la llave debajo de una maceta junto a la puerta. Sacudiendo la cabeza, Yoochun abrió la puerta y entró.

- ¿Changmin? - Llamó. - ¿Hola?

No hubo respuesta, y se tomó un momento para inspeccionar la sala de estar de Changmin antes de dirigirse por el pasillo hasta donde él suponía que estaba la habitación. Las primeras puertas que abrió fueron erróneas; una habitación libre, un cuarto de baño y un armario. Sin embargo, la cuarta puerta tuvo más éxito. Cuando abrió la puerta, Changmin saltó de miedo y dejó escapar un ruido ahogado de sorpresa.

- Minnie, solo soy yo.

- ¿Yoochun? - Dijo Changmin dubitativamente. Con una mano se agarraba el corazón. - Oh, Dios mío, ¡me asustaste! - Gritó desde su capullo de frazadas.

- Llamé cuando entré. - Se defendió Yoochun. - No es mi culpa que seas sordo.

- Estoy enfermo. - Se quejó Changmin. - Déjame en paz.

- Lo sé, Jae me dijo. ¿Por qué no me llamaste? - Preguntó Yoochun, sentándose al lado de Changmin y colocando sus bolsas en el suelo.

- Porque no eres mi jefe y no estoy obligado a llamarte cuando estoy enfermo. - Respondió Changmin rodando los ojos.

- Pero, ¿quién iba a cuidar de ti? - Se inquietó Yoochun. Subió las mantas hasta la barbilla de Changmin.

Changmin resopló. - Soy un hombre adulto, Yoochun, puedo cuidar de mí mismo cuando estoy enfermo.

- Bueno, no estás haciendo un buen trabajo. - Dijo Yoochun. - Aquí te traigo un poco de sopa de pollo. - Sacó la sopa y la cuchara de plástico, entregándoselos a Changmin.

- Tan cliché. - Murmuró Changmin, pero abrió la sopa y comenzó a comer en seguida.

Yoochun sonrió suavemente. - Deberías tomarte algunas de estas, también. - Dijo Yoochun, sacudiendo la caja de pastillas frente a su cara. - Voy a traerte un vaso con agua.

Le tomó un tiempo encontrar la cocina y luego el mueble con los vasos, y para el momento en que regresó a la habitación, Changmin se había quedado dormido, la sopa agarrada débilmente en sus manos y un rastro de ella chorreando por la barbilla.

Yoochun se rio y tomó la sopa de Changmin, colocándola en la mesita de noche. Cogió un pañuelo y le limpió la boca. Se apoyó sobre la cama para acariciar el cabello del joven mientras subía más las mantas para cubrirlo bien.

- Y decías que podías cuidarte solo. - Murmuró en voz baja, dejando un suave beso en la frente de Changmin.

8 comentarios:

  1. Los cuatro son unos tontitos, tan cerca de la felicidad y no la pueden tomar.

    ResponderEliminar
  2. kyaaaaaaaaaa *corre como loca* se BESARON, Joongie no desaprovecha ninguna oportunidad :3 Yunho no te resistas y deja a la bruja! Changmin también debería dejar de resistirse a los encantos del ratón! Ahora no va a tener escapatoria, Yoochun se va a quedar a cuidarle y mimarle aunque no quiera... Ame este capo!!!
    Muchas Gracias por actualizar al fin!!! *v* no te tardes mucho por favor... :)

    ResponderEliminar
  3. eso es todo jae si tu no tomas la iniciativa yunho no lo ara pues es un poco mas consiente de su situación y quiere respetar a su mujer pero ella no lo merece pues no lo cuida y lo maltrata bastante
    y yoochun cuidando de min que bello es todo me encanta hasta pronto bye

    ResponderEliminar
  4. Me enternece el YooMin *-* es bonito.
    Actualiza pronto, gracias.

    ResponderEliminar
  5. tan bello mi chunni cuidando al minni y el boborote de Yunho que pienza hacer ahora que Jae se le fue directo y sin tapujos que deje a esa arpia y sea feliz por primera vez en su vida gracias x compartir y disculpa x no comentar los anteriores no podia dejar de leer

    ResponderEliminar
  6. wooo que gesto mas tierno el Chun, será una pervertido y todo,pero están lindo y amable, sobre todo con Min... hasta que al fin hubo un beso, Yun ya no te resistas mas ¡caray! no pienses en la bruja, piensa en tu felicidad..
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1/15/2015

    Cada momento se pone más bueno! ahfahsd sexys!
    que buena traduccion!
    gracias meguri chan!

    ResponderEliminar
  8. Awwee casi no leo yoomin, pero en esta historia está siendo adorable!!! El yoochun todo loquillo por changmin! Y el Yunjae!!! Oh dios!! Que buena historia!! Su primer beso :3

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD