You Wanna Play With Me?

1 comentarios
Título: You Wanna Play With Me?
Autor: TinaKim♥
Pareja: YooSu 
Género: Lemon/ Suspenso 
Extensión: One- Shot.
Advertencia: Masoquismo (algo, no mucho xD) 
Reseña: 
-Yoochun, desátame.. por favor~..- Su voz tiembla un poco pero trata de mantenerse firme, el frio está calando más profundo en su cuerpo pronto comenzaría a temblar.

-¿Desatarte baby?..- El pelinegro se acerca un poco más a los labios del pelirrojo mientras sonríe divertido.- ¿Por qué habría de hacerlo?..

¿Deseas jugar con nosotros?

----
Nota: Ok, com,o sabran muchos andan con el exite de 50 Sombras no? entonces, salio el Mv de JYJ que medio sexoso, y las ideas se juntaron.. No megustan las 50 sombras, siempre he dicho que es un libro que carece de sentido pero eso no pud evitar que leyera el libro =w= Asi que..

 Version YS♥ de 50 Shades of Grey. Mi version claro xDD

PD: A mi parecer quedo muy Hard (si todavia me creo una puritana y que xD) pero cuando pongo tortura no es Ayyyy sii!! La matadera ahi, nop xD asi que calmense!

LEAN ESTO; NO LO IGNOREN!! ;w;
----------

You Wanna Play Wiht me?

¿Que tal un juego de roles?, ¿lo han hecho?, bueno yo digo que siempre depende del juego. ¿Ustedes no?



Seoul Art Center’s Opera Theatre
Kim Junsu siempre había interpretado ese tipo de papeles en su debut como la muerte en Elisabeth, pero esto, esto era la mitad del iceberg.

La pasión desbordante de aquella escena, su camisa siendo abierta, los besos, las caricias, la manera de cantar como si su voz fuera a apagarse en un susurro descarado.

Sintió una mirada pesada entre el público, creyó estar alucinando pero no fue más de hora y media después que sentía la misma sensación, y se dio cuenta. De que allí, en primera fila le observaba alguien, capucha negra y no veía con claridad su rostro. Pero por temor de olvidar sus líneas dejo sus desbrayes a un lado y siguió actuando.

Esperando conseguirle al final de la presentación se dio cuenta de que su asiento, estaba vacío. Se había ido.

¿Quién era esa persona?



El, era su fascinación.

¿Sería un poco enfermo si le decimos acosador, stalker, admirador secreto? Claro que no, pero no lo podía evitar. Evitar que su mirada se fuera tras esas caderas tan sensuales que con cada paso su caminar se volvía la danza más excitante del planeta, le calentaba la manera de su mirar, su voz.. oh su dulce voz.. ¿Cómo sonaría al borde del orgasmo?

-Demasiado sexy..- Y le ve allí, bailando como solo él sabe hacerlo, mueve sus caderas al ritmo de su nueva canción, tentándote sin saberlo.



-¿Qué le pasara a ese idiota?, hace tres días que no le vemos..- El rubio coloca sus manos sobre sus caderas soplando el flequillo sobre su frente frustrado al tener de nuevo la contestadora del celular de su amigo, el menor simplemente se encoge de hombros.

-Tal vez este muy ocupado, antes de desaparecer, estaba un poco extraño..

-¿A qué te refieres?..

-Pues, no lo sé, solo.. extraño..

Y es que no querías admitir que tras cada mirada que te lanzaba desde lejos tu cuerpo se siente un poco intimidado, y excitado, como si dejarle mirar fuera algo realmente malo. ¿Pero mirar qué?, oh Yoochun respondería a esa pregunta, pero vamos, Junsu no es tonto y cuando se trata de Yoochun mucho menos. Aunque le asuste un poco llegar a equivocarse.

-Me iré temprano..

-¿Tú también?..

-Pues sí, Yoochun no llego hoy tampoco y apuesto a que también mueres por irte temprano Jae así que porque no dejarlo hasta aquí hoy, ya mañana regresaremos y continuaremos..- Jaejoong mira la mirada decisiva de el pelirrojo y mira a su alrededor al staff. Va hasta ellos explicando la situación mientras Junsu disimuladamente salía del lugar.

Una sensación de vértigo se instalaba en su estómago y unas ganas inmensas de ver al pelinegro de pronto le saltaron encima.

¿Por qué?



1:27 am.

Había llegado a su departamento y con ello una ducha caliente y una cena ligera le habían acompañado. Dormitaba en su cama sin realmente conciliar el sueño, ¿estaba esperando algo? Pero que era eso, es decir. El salir temprano era la posibilidad de dormir mas pero el simplemente no podía pensar en otra cosa que no fuera la salida tan repentina del pelinegro esa tarde hace más de 72 horas.

-¿Qué habrá hecho?..

Suspira hacia la nada mirando su celular. 1:28 am. Debería dormir, mañana seguramente Jaejoong los atiborrara de trabajo ya que hoy han salido temprano, pero apenas cierra los ojos el zumbido de su teléfono le hace respigar tomándolo con ansias.

-¿Chun?..- Susurra, se escucha la respiración pesada al otro lado de la línea.- ¿Chun estás ahí?..- Jadeos y gruñidos roncos.- ¿Yoochun estas bien, porque suenas así? ¿Paso algo?..- El pelirrojo se ha levantado de la cama tomando lo primero que encontró, los sonidos seguían al otro lado de la línea.- ¿Chun?..

-Help me..

-¡¿CHUN?!..

La llamada se cortó, Junsu entro en pánico, termino de colocarse esos pantalones cortos y tomo rápidamente su abrigo del perchero en su habitación, salió hasta el recibidor tomando sus llaves desesperado, pero algo le detuvo de llamar a la policía, ¿Qué era aquello?. Maldición, de nuevo esa sensación de vértigo.



2:01 am.

El pelirrojo baja de su auto un poco asustado, el ambiente es frio y hasta cierto punto escalofriante. Cerrando un poco más el abrigo se dirige hasta el elevador del estacionamiento subterráneo del departamento del pelinegro, presiona ansioso los botones. ¿Qué demonios pasaba? Hace tres días que no veía al pelinegro, le había llamado, enviado mensajes, preguntado por el en la compañía, ¡Hasta Jaejoong desconocía su ubicación!

-¿Debería llamar a la policía?..- sus pensamientos se detuvieron al igual que el ascensor, el pasillo estaba casi oscuro una lámpara titilaba incesantemente. Este no parecía el departamento del pelinegro, parecía una escena de terror, el frio volvía a calarle los huesos pero no le importo. Siguió su camino hasta la puerta que sabía era del departamento de su amigo.- ¿Qué demonios..?

La puerta, estaba abierta. Esto no era una buena señal. Su teléfono, ¡¿Dónde carajos esta su teléfono?! ¿Yoochun, donde estaba, estará bien? ¿¡Porque hacia tanto frio!, alguien le estaba siguiendo, alguien le estaba mirando?

-¿Yoochun?..- Voltea lentamente solo para sentir su boca sellada por algo que parecía ser un pañuelo con un olor muy extraño, sus ojos estaban cerrados, estaba asustado ¿Acaso Yoochun ha sido secuestrado y él está ahora también bajo cautiverio?, su respiración fue disminuyendo, su cabeza daba vueltas, y entre vestigios de luz pudo ver esa capucha negra.

La misma que había visto en su musical hace tres días.



2:43 am.

Sentía frio en sus muñecas, algo sobre sus ojos ¿tela? No, eso no era tela común. ¡¿Pero eso que importaba?! ¡Estaba atado!, sentía frio, aunque sus piernas estaban recubiertas con algo que parecía un pantalón, aunque no estuviera muy seguro, su piel se erizaba por las corrientes de aire frio que flotaban sobre su pecho, sus pezones estaban erectos y su piel se veía aún más blanca. Aunque él no lo notara, alguien más si lo hacía.

Yoochun se deleita la mirada sentado en su sillón de cuero negro con un pequeño látigo en sus manos relamiéndose los labios y sonriendo macabramente cuando ha oído a su amigo despertar, definitivamente era la escena más erótica que ha podido disfrutar en todo su existencia.

-Ahh ~..- Sentía su boca seca y el dolor crecer en sus muñecas.- ¿Qué es.. que es esto.. qué..? ahh~ ¿Dónde estoy?..- Suspiraba adormilado, eso solo pudo hacer que esta vez Yoochun si dejara escapar su risa.- ¿Quién está ahí?..¿Yoochun?..- Movía su cabeza de lado a lado como buscando con la mirada lo que sea a su alrededor, aunque solo viera negro, no importaba.- ¿Yoochun, estas ahí? Por favor, respóndeme..- Yoochun gruñe y ríe sintiéndose poderoso.

-Te ves tan.. endemoniadamente sexy..

-Yoochun~..- Suspira aterrado, su amigo no suena herido o asustado, suena..- Yoochun, ayúdame..- Pero no escucha una respuesta, solo siente como algo duro y frio pasa por su estómago subiendo de a poco por su pecho golpeando suavemente sus pezones.- Uhm~..- Escucha de nuevo la risa de Yoochun, el objeto sube hasta su cuello sintiendo ligeras cosquillas hasta que golpea suavemente sus labios, no sabe que es pero le da mucho miedo preguntar.

-Yoochun, desátame.. por favor~..- Su voz tiembla un poco pero trata de mantenerse firme, el frio está calando más profundo en su cuerpo pronto comenzaría a temblar.

-¿Desatarte baby?..- El pelinegro se acerca un poco más a los labios del pelirrojo mientras sonríe divertido.- ¿Por qué habría de hacerlo?..

-Yoochun, estas demente suéltame..

-No, no estoy demente..- La vara de cuero se pasea por su espalda desde la nuca hasta su espalda baja viendo como Junsu se contraía y dejaba sin querer más a la vista su perfecto trasero.- ¿Sabes lo mucho que espere para tenerte así?..- El pelinegro golpea una porción de piel sacando un gemido del menor.- Jà.. hay tantas cosas que no sabes de mí Su~..

-¿Qué diablos es esto Yoochun?.. No me jodas, desátame ya..- El pelinegro sonríe, aunque Junsu quisiera sonar firme y amenazante solo conseguía escucharse más asustado.

-¿Y que gano con eso?..¿Qué me darás a cambio?.. ¿eh?..

-¿Darte a cambio?.. Yoochun que carajos te pasa..

-Me pasa.. me pasa muchas cosas..- El tacón de sus zapatos de marca resonaban en la habitación, Junsu sentía que se alejaba.- Me pasa, que estoy tan caliente que podría violarte sin consentimiento en este mismo instante..- Junsu respingo, de nuevo esa sensación de vértigo.- Me pasa, que quiero azotarte tan fuerte hasta dejar tu piel roja de la excitación, me pasa.. que quiero joderte tan duro.. hasta hacerte llorar y me supliques por más..- Junsu sintió de repente su miembro empezar a palpitar, no sabía porque, pero sea lo que sea, Yoochun parecía estar diciendo y haciendo las cosas correctamente.- Eso es lo que me pasa Junsu, me pasan muchas cosas contigo..

Junsu siente de nuevo la cercanía de Yoochun tras de sí, sentía su respiración pasearse por su nuca, sentía sus labios besando sus hombros, sentía su mano bajando cautelosamente hasta presionar entre sus dedos ese perfecto trasero, te hace gemir y respingar dejando caer tu cabeza hacia atrás. ¿Qué te pasa? Estas cayendo lentamente, pero no podías evitarlo, esto es demasiado excitante como para abandonar.

-Entonces.. qué.. ¿Qué quieres a cambio?..

-¿Qué me darás?.. No quiero nada material.. tampoco dinero.. pero quiero algo que solo tú puedes darme pequeño..- Sentía su cercanía frente a él, le abraza por la cintura besando su mentón, lamiendo su cuello y depositando besos húmedos por su barbilla y mejillas, dejando su boca junto a su igual. Junsu lo pensó, algo no material, no económico, ¿algo que solo el tenia?.

Lo comprendió.

-Me quieres..- Yoochun deja un casto beso sobre los labios del menor.- Me quieres a mí..

-Te quiero para mí, completamente y solamente para mí.. Su~..- El pelinegro sonrió para luego tomar del cuello al menor y estamparse sobre sus labios, el beso cadente y demandante estaba ahogando al menor aunque seguía a penas el ritmo del mayor.

Junsu halaba sus manos aun atadas le dolían las muñecas de tanto forcejeo pero eso a Yoochun no le importaba, no cuando tiene a Junsu servido en bandeja de plata. Baja con besos rudos por su mentón pegando su cuerpo al del menor susurrando palabras sucias mientras el menor jadeaba de delirio. Pero de miedo también.

-Chun..- El pelinegro ya había llegado hasta la orilla de sus pantalones que por cómo se les pegaban al cuerpo por el sudor dedujo que eran pantalones de cuero.-Chun.. por favor, desátame~.. ahh..- El pelinegro apretujaba sus caderas mientras mordía la piel debajo de su ombligo.- Me las-lastiman las muñecas..

-¿Duele?..- Pasea su lengua lujuriosamente sonriendo cuando mira hasta arriba solo para ver al menor asentir suavemente.- También me duele Junsu..- Se levanta colocándose detrás del menor en un santiamén restregando su miembro sobre el trasero del menor sacándole un gemido avergonzado.- No tienes idea, de todo lo que duele..

-Chun~..- El menor sin querer deja caer su cabeza hacia atrás sintiendo los dientes de Yoochun clavársele en el hombro, el cuello, en su lóbulo derecho. Junsu podía sentir la presión crecer en sus pantalones.

-Dime, ¿te rindes Junsu?.. ¿Mmh?..- El pelinegro se separó del cuerpo de su amante tomando un utensilio de la pequeña mesa junto a su silla de cuero negro.- ¿Te rendirás ante mí y harás lo que te pida?..

-¿Chun?..

-Yes.. or.. Not..- La pequeña navaja de estilo americano se paseaba por sus dedos.- Aceptas, ¿ser mi sumiso?..

-Ah~..- Sintió algo frio, frio y puntiagudo.- Chun, aleja eso de mí..

-Yes..or..Not..- La navaja comenzó a rasgar pedazos de tela del pantalón, paso por los laterales dejando respirar sus piernas.- I’m waiting for you~..

-Chun..- Junsu sentía el frio ahora atacando sus piernas, como el pequeño utensilio cortaba sin dañarle, aunque el frio calara profundo en sus músculos.- Suéltame~..

-Wrong answer babe..- Un azote en sus recién descubiertos muslos, Junsu tembló de incertidumbre.-Dilo Junsu, solo dilo..

-Pero..- El pelinegro tomo sus caderas con fuerza asechándolo por detrás de nuevo susurrando en su oído.

-Dilo..- Junsu sintió sus piernas temblar, el bulto entre sus piernas creer y esa sensación de vértigo llenarle de excitación.

-Yes..

Eso fue todo lo que el pelinegro necesito, volteo con deseo la cabeza del pelirrojo para besarle con rudeza, sus labios se encontraban de nuevo y sus lenguas felices se saludaban, un hilo de saliva corría por las comisuras de sus labios, pero eso no importaba ahora, no cuando Yoochun se haya separado de su boca para pasear su lengua en medio de toda su espalda hasta llegar a la orilla de su ropa interior, baja lentamente el bóxer negro besando cada porción de piel, mordiendo los glúteos con emoción cuando Junsu ha soltado aquel gemido indecente. No sentía sus manos, sus brazos incluso olvido como era sentir sus hombros, pero no importaba.

Yoochun lamia su entrada y apretaba sus glúteos dejándole marcas rojas por la presión, pasaba las yemas de sus dedos simulando una penetración con sus dedos dejando al pelirrojo descontento gruñendo en el proceso.

-¿Molesto?..

-Ha-Hazlo~.. por favor..

-Baby~.. tu no das las ordenes aquí..- El pelinegro se levanto de su lugar viendo la escena frente a él, Junsu completamente desnudo con aquella tela de encaje negro que tanto se esmeró en conseguir apenas vio la foto de su amigo en aquella revista. Junsu le hacia el trabajo tan fácil a su mente morbosa.

Junsu sintió alivio, el pelinegro tomo las pequeñas llaves del buro y desato las manos del pelirrojo, iba a acariciar sus muñecas cuando el pelinegro le ha tomado de las mismas y colocarlas sobre su pecho.

-Desnúdame~..- Susurro ronco, el menor no pensó y obedeció, sus manos tocaban la textura de la camisa que llevaba el pelinegro, los primeros botones fueron difíciles de desencajar y opto por abrir la camisa de un tirón.- Uhh~ salvaje ¿eh? Sin embargo, no te di permiso para hacerlo~..- Junsu mordió su labio inferior.- Pero creo que lo dejare pasar..- Una pequeña sonrisa ladina apareció en aquellos labios gruesos y el menor prosiguió a seguir en su tarea. Había quitado todo, excepto los pantalones.- Vamos, hazlo ahora..- Desabrocho el cinto negro, abrió el botón, bajo el zipper y Yoochun lo detuvo por el mentón.- Mira hacia arriba babe~..- Junsu miro hacia arriba bajando lentamente el pantalón luego lentamente el bóxer abandono también el cuerpo del pelinegro.- Buen trabajo Babe~.. ahora, siéntelo..

Junsu paso sus manos suavemente por los muslos de Yoochun buscando su objetivo, sintió la piel, el vello y luego su miembro, estaba duro e hinchado aunque no lo pudiera ver lo sabría, había sentido el suyo así muchas veces.

-Hazlo~.. en tu boca, ahora..- Abrió la boca lentamente albergando la hombría de Yoochun, el moreno tomo de los cabellos pelirrojos al sentir solo la primera fuerte succión, Junsu jugueteaba con la punta y lamia los lados con sus manos le masajeaba. Yoochun le soltó y extendió sus manos hacia los lados como si fuera dios.- Así Baby~ , así~..-Suspirando y gimiendo placentero, las succiones de Junsu eras fuertes y precisas, sentía su orgasmo llegar demasiado pronto así que le insto a parar.- Ahora, quiero jugar..

-¿Jugar?..- Junsu sintió al pelinegro entrelazando su mano derecha hasta conducirlo de nuevo hasta los grilletes.- No, Chun~..

-Shh~..- El pelinegro cerro los grilletes y luego beso lentamente sus labios.-Lo disfrutaras baby~..- Sintió luego una cosa acercarse a su boca.- Con esto, no gritaras tanto..

-¿Chun?..

-Abre la boca..- El menor relamió sus labios y obedeció, sintió una especie de pelota entrar en su boca y supo de inmediato que era, la idea de tener aquello en su boca le lleno de morbo y excitación.- Es solo para que no se te acabe tan rápido la voz baby~.. porque te hare gritar..

Junsu escucho vibraciones, algo abrirse y cerrase y luego las manos del pelinegro de nuevo sobre sus glúteos. Respingo al sentir algo frio y duro restregarse sobre su entrada, luego las vibraciones.

-¡Mmh!..- Arqueo su espalda sintiendo las vibraciones en su entrada y como poco a poco aquel objeto se hacía espacio en ella.- ¡Mhh! ¡Mmmh!..

-¿Te gusta?..- Yoochun besaba sus glúteos y mordía las piernas lechosas, Junsu solo gemía.

Junsu sentía que no aguantaría mucho, Yoochun estaba masajeando ahora su miembro mientras seguía penetrándole suavemente con aquel vibrador, sus piernas temblaban y apretaba las cadenas entre sus manos, una convulsión mas y Yoochun sonrió al sentir el semen de su amante sobre su mano.

-Eso es Baby~.. así me gusta..- Junsu bajo su cabeza respirando fuertemente. Yoochun desabrocho las correas de la pelota roja quitándola de un tirón de la boca de Junsu besándole salvaje, Junsu reacciono al instante besándole también, se sentía cansado pero también excitado, muy excitado.

-Quiero que me lo hagas tu ahora.. Házmelo..- Gemía y jadeaba, su cuerpo aun temblaba por el orgasmo. Yoochun sonrió macabro y desabrocho de nuevo los grilletes. Junsu de inmediato se lanzó a su boca enredando brazos y piernas en el cuerpo del pelinegro restregándosele ansioso sintiendo como su miembro se le clavaba prácticamente en la entrada.- Vamos~..

-Aun quiero jugar~..- Yoochun dejaba que Junsu lo abrazara, lo mordiera, le gimiera en el oído que le necesitaba, se sentía poderoso.- Pero quiero que me veas jugar.- Le llevo hasta una especie silla con grilletes en sus orillas superiores y en sus apoyabrazos. Junsu se dejó hacer esta vez sabiendo que gozara tanto o aun más si es Yoochun quien le penetra.- Listo baby~..

El menor asiente, pero esta vez siente como las manos del pelinegro van hasta su cabello acariciándolo suavemente quitando la tela sobre sus ojos lentamente. Sus ojos no necesitan acostumbrarse, hay poca luz y su primer objetivo se encuentra justo frente a él.

-Chun~..

-Necesitaba ver tus ojos, que me sigan hipnotizando como siempre lo hacen..- Yoochun tomo las piernas del pelirrojo por debajo de las rodillas, trabajo mucho más fácil gracias a los grilletes, y restregó su miembro en la entrada del menor.- Quiero que me lo pidas, que me pidas como mi sumiso por mas, pídemelo Junsu, dime que quieres~..

-Quiero que me jodas, que me folles, que me hagas lo que quieras, pero necesito de tu cuerpo para sentirme lleno.. literalmente Chunnie~..- Yoochun sonríe y acerca su boca a la del menor.

-Así me gusta, mi amor~..- Una sola fuerte estocada y Junsu encorvo su espalda completamente gimiendo fuerte y tirando su cabeza hacia atrás.

-¡CHUN!.. ¡mmh!.. ¡ahh!..- Junsu encerraba las cadenas con fuerza mientras sentía el golpeteo incesante de la pelvis del pelinegro contra sus glúteos. Sentía al pelinegro morderle la piel, dándole nalgadas mientras embestía salvaje, Junsu le miraba con sus ojos entrecerrados sonriendo y gimiendo fuerte cuando Yoochun golpeaba aquel punto en su interior que le hacía enloquecer de placer.- ¡Dios! ¡De nuevo! ¡De nuevo! ¡Por favor! ¡Ahh!..

-¿Aquí? ¿te gusta aquí? ¡mmh!..- Sentía la entrada del menor contraerse deliciosamente, sentía que el aire le escaseaba de los pulmones, no aguantaría mucho tiempo.

-¡Sí! ¡Oh Dios! ¡Sí! ¡Chunnie! ¡Ahh!..

-¡Ahh! ¡Maldición Su! ¡Mmh!..-El pelinegro apretuja de nuevo las caderas ajenas cuando se inclina para besar los labios del menor, labios rojos e hinchados por los encuentros rudos y salvajes.-¡Su! ¡No, Dios! ¡Ahh!..

-¡Dentro! ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Dentro Chunnie!..- Yoochun golpea fuertemente una última vez dejando toda su esencia dentro del menor, Junsu arquea su espalda dejando sus nudillos blancos al tomar de las cadenas de acero tan fuerte, Yoochun jadea sonoramente sobre el cuello del menor.

Se toman solo unos minutos para regular sus respiraciones, Yoochun se separa del cuerpo de Junsu viéndole aun perdido en su mundo a ojos cerrados, sus pezones aun erectos se ven demasiado tentadores y no puede evitar lamerlos.

-Mmh~ Chunnie no ~..- El pelinegro succiona una última vez para verle sonriente.

-Es que me vuelves loco..

-Ahora si, por favor ¿me desatas?..

-Claro..- Toma la llave junto a la mesa de aquel juego y abre las cuatro esposas de acero.- ¿Duele mucho?..- Comenta un poco culpable al ver las marcas rojizas e hinchadas de las muñecas del menor.

-Valió la pena..-Sonrió para enredar sus brazos en el cuello del mayor.- Así que.. eras tú el de capucha negra que fue a ver mi musical hace tres días..

-En efecto~..

-Me dio miedo, no sabía quién era pero sentía su mirada sobre mi tan intensamente que creí que me haría algo más, no lo se~..

-Y no fuiste capaz de llamarme..

-Tu celular estaba apagado, te perdiste tres días Chunnie, ¡¿Cómo creías que me sentía, idiota?!, no quería preocupar a nadie por eso no hice nada, pero definitivamente si esto llegaba al quinto día yo mismo ayudaba a la policía a buscarte..- El menor pucheo y pelinegro le carga hasta la salida aun dentro de él.

-En el fondo sabias que estaba bien, lo sentías en tu corazón, ¿a qué si baby?..

-Pues sí, pero no significaba que no me preocupara, además, me diste miedo al principio Chun, en serio pensé que era un secuestrador que me iba a violar, además te oías desesperado por teléfono, sin contar las luces que titilaban en la entrada de tu departamento..

-Todo era parte del plan ,además esto te ganas por nadar teniendo ese tipo de escenas de cama en tu musical, no sabes lo furioso que estaba ese día, la manera en la que te toca en que disfruta lo que le haces.. Simplemente me enferma..- Bajo al menos ya en la ducha gimiendo un poco cuando le haya separado.

-Es solo actuación, lo que tengo contigo es real mi amor~ además no me regañes, ¡no soy yo el que tiene una escena de cama en 3D con la china fea esa!..

-Es solo actuación, lo que tengo contigo es real baby~..- Ambos ríen mientras comienzan a ducharse.

-No sabía que tenías este tipo de fetiches Chun, ese cuarto.. es escalofriante..

-No lo es.. además tenemos muchas cosas que probar allí..

-¿Por preparar ese cuarto te perdiste los tres días ¿cierto?..

-No es mi culpa que dejes tus libros en mi casa y a mí me dé por leerlos..

-¡Se me hacía parecido ese escenario!..- Junsu le mira sorprendido.

-Cumplí una de tus fantasías ¿no?..

-Por eso me dijiste sumiso.. entiendo..- Ahora Junsu se puso de espaldas al pelinegro apoyándose en la muralla frente a el.- Entonces, aquí estoy para ti, Amo~..

-Dios Junsu~..- El pelinegro le besa la espalda susurrando en su oído.- Te amo tanto..

-Tambien te amo~..

Porque quien sabe.

Un cuarto oscuro de dolor, no siempre es una mala idea.

Porque a pesar del placer desenfrenado siempre encontraran amor.

Y como Yoochun adopta fetiches sadomasoquistas que no le van nada mal, Junsu puede asegurar que no hay nada mejor y más placentero que.. Ser sumiso.

¿Qué? Yoochun siempre puede violar a Junsu con todo el amor del mundo.

¿Y tú?

¿Deseas jugar con nosotros?

FIN.




1 comentarios:

  1. esperanza1/29/2015

    buenisimo,me gusto mucho muy sexsoso ,esos dos se las traen, lo lindo de esto es que se aman tanto gracias.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD