Eudaimonia - Cap. 1

3 comentarios
La mayoría de las personas se quejan de no poder encontrar a su amor verdadero en el lapso de su vida, ese claramente no era mi caso.

Yo si lo encontré, apareció por casualidad o por destino en mi vida y de las dos veces que él se trató de aferrar a mí, simplemente lo deje ir, que estúpido fui.

Mi historia comienza más o menos así...

Me llamo Shim Changmin, nací el 18 de febrero y soy originario de Corea del Sur. Soy hijo de dos grandes profesores y hermano de dos preciosas chicas. Mi tipo de sangre es B y soy Acuario. Además que soy... o fui miembro de una de las boybands más populares de toda Asía, ¡Dong Bang Shin Ki! Sí, este soy yo 'Choikang' Changmin.

Aquel amor no surgió a primera vista como muchos dicen que es cuando te encuentras por primera vez con tu media naranja. Aunque si fue algo especial.




~ ~ ~




Mierda, a mis 15 años debería estar haciendo algo productivo con mi vida, como estudiar más u otra cosa. No ensayando bailes sin sentido y cantando letras huecas de pop barato, no, no, no, eso definitivamente no es para mí.

–Lo siento–. Ahí fue la primera vez que escuche su voz

–Maldita sea, todo el dinero que traía lo use para comprarme este chocolate caliente y ahora viene una persona sumamente torpe y me lo tira encima, ¡Demonios! –.

Estaba que sacaba chispas del coraje, era todo lo que mi paladar probaría hasta la tarde y ahora estaba regado en mi ropa y en el piso.

–Puedo saber quién es el tarado que no sabe caminar bien–.

Levante la mirada y ahí fue donde me topé con los ojos oscuros más bonitos que he visto en mi existencia, aquellos ojos tristes.

–Lo siento-. Volvió a repetir aquel chico de la mirada triste

Vi tanto dolor en su mirada que inmediatamente quise disculparme por tratarlo tan bruscamente, pero es que ese era mi único alimento del día, mi furico enojo tenía justificación. Cuando trate de disculparme, él ya no estaba.




~ ~ ~




Así fue como él y yo nos conocimos, fue un encuentro bastante extraño pero que sin duda me marco para el resto de mis días, un recuerdo que aún no puedo borrar.

Ese mismo día conocí el nombre del dueño de la mayoría de mis celos tontos, de mis incontables enojos, el causante de mi más grande tristeza y de mis miles de lágrimas derramadas. Pero no solo eso, ese día también conocí a la persona que provocaba mis más profundos suspiros, el dueño de aquellos labios que me hacían sentir tanto, con quien pase noches interminables de sensualidad y dulzura, el ser que me mostro lo bonita que es la vida cuando se vive con amor. Él, aquel chico de la mirada perdida en la tristeza, él, mi primer e inencontrable verdadero amor...




~ ~ ~




Pase todo lo que resto de la mañana perdido en la profundidad de aquellos ojos tristes. Demonios, de verdad me había pasado de la raya con aquel chico y ahora mi persistente conciencia me reprochaba que había obrado mal.

–Chicos vengan les tengo que mostrar una sorpresa–. Hablo nuestro encargado de grupo

Veía como los otros tres se empujaban y reían alrededor del manager, me preguntaba por qué me habían puesto a unos completos descerebrados como compañeros de grupo, descerebrados a los que debo en parte, mucha de mi felicidad.

–Hyung, ¿Qué crees que sea? –. Dijo el chico más alegre de nosotros

–No lo sé y deja ya de saltar que me pones nervioso–. Respondió el mayor de nosotros

Esperamos alrededor de 15 minutos en lo que el manager volvió a entrar, no venía solo venía con un chico más o menos de nuestra edad. Era él, mi persona especial, como no me pude dar cuenta antes.

–Chicos, él es Park Yoochun, viene recién llegado de los Estados Unidos, por favor sean pacientes y háganlo sentir como en casa–.

¡Oh Dios Mío! Acaso lo invoque con el pensamiento, qué hacía aquí el chico que me tiro encima mi preciado y sabroso chocolate, el destino quería que me disculpara con él.

Los demás hyungs fueron en extremo amables con el recién llegado, pero por alguna razón yo no me animaba a acercármele.

La presentación y el mini ensayo terminaron, el profesor de baile se retiró y los demás fueron por sus cosas para ir directo a descansar. Este era mi momento perfecto para disculparme con él sin que nadie me viera.

–Hola, soy Kim Junsu, ¿Quieres que te ayude con tus cosas? –.

Justo cuando estaba a punto de acercármele, Junsu se aparece, vaya suerte la mía.

Esa también fue la primera vez que te vi sonreír, vaya sonrisa más hermosa que tenías, eso compensaba aquellos ojos tristes.




~ ~ ~




Seis meses pasaron para que por fin debutáramos. En ese tiempo te vi llorar tantas y tantas veces, que ni todos los dedos de mi cuerpo alcanzaban a juntar la cifra correcta. Todas esas veces siempre quise estar a tu lado, consolándote con mi calor, pero tú los tenías a ellos, sobre todo a él.

"Kim Junsu fue mi primer amigo al llegar a Corea" Anhele que esas palabras fueran dirigidas a mí, pero yo no lo merecía, ¿No es así?

"No importa si solo nos mantenemos en silencio, siempre sabemos lo que piensa el otro" Supongo que nuestra relación era más compleja que eso, ¿No? Creo que las palabras entre nosotros siempre fueron importantes, sobre todo si eran dichas con tanto amor y tanta dulzura. A estas horas de la noche es cuando comienzo a extrañarte.

La noche del debut todos los miembros lloraron, todos excepto yo. Recuerdo que siempre me reprochaste por ser tan frío a la hora de mostrar mis sentimientos, pero en ese entonces me costaba tanto. Mi sensibilidad actual te la debo a ti.

Esa noche también el manager nos llevó a la que sería nuestra nueva casa, sí, nos obligaron a vivir los cinco juntos que disque para formar 'lazos de amistad' o algo así. Pamplinas, creo que en nuestro caso fue algo más que eso, aunque precisamente ahí no fue donde me di cuenta que estaba enamorado de ti.

Al principio me fue muy difícil acostumbrarme a vivir con otras personas que eran tan distintas a mí. Contigo fue un caso aparte, ya que mientras con los otros te mostrabas lindo y amigable, con mi persona solo eras cortes, creía que yo te desagradaba y como sabías fingir muy bien ante todos, la demás gente pensaba que éramos cercanos. Pero no, yo no quería que tú fingieras, yo definitivamente quería ser tu amigo.

Me fui ganando tu confianza con pequeños detalles, nada ostentoso, solo te trataba mejor que a los demás.

La primera vez que sentí que de verdad éramos amigos fue en tu cumpleaños número 18, cuando lo celebramos todos juntos con nuestras fans. ¿Recuerdas lo que te dije esa vez? "Micky-hyung, espero pasar todos tus cumpleaños contigo siempre, hyung te amo" En aquel tiempo era muy joven y no sabía que las cosas que decía en un futuro no se podrían cumplir, ese también fue mi primer 'te amo' para él, aunque tampoco sabía el significado de esas palabras. Esa también fue la vez que me contaste que te sentías muy solo porque tu familia no estaba a tu lado, agradecía que me empezaras a contar tus cosas personales, de verdad quería obtener tu confianza. Habíamos comenzado con el pie izquierdo pero no más.

Nuestra amistad fue creciendo al mismo tiempo que la inmensa popularidad de nuestro grupo. Cada vez me sentía más cómodo contigo y creo que a ti te pasaba igual, éramos cómplices para jugarles bromas sucias a los demás miembros, era muy divertido, creo que compartíamos el mismo tipo de humor, solo que tú al final te arrepentías de lo que hacíamos. A pesar de que te veía sonreír más, tus llantos no disminuían, ni tu mirada triste tampoco, diablos, me preocupabas tanto.

Paso poco más de un año y la empresa nos dijo que teníamos que debutar en Japón como un nuevo grupo de j-pop, los cinco estábamos aterrados, pero no podíamos oponernos o algo por el estilo, así que fingíamos sonreír. El día que nos lo dijeron, fue la primera vez que tomaste mi mano, temblabas cual niño pequeño y tus oscuros ojos reflejaban inseguridad. En ese entonces aún no era consiente de mis sentimientos hacía ti, lo único que tenía claro era que tenía que protegerte, protegerte de todos aquellos que intentaran borrar esa hermosa sonrisa de tu cara.

Japón, aquellos tiempos fueron muy turbios y sombríos.

La barrera de lenguaje, la manera de comportarnos, la gente que nos rodeaba, todo era diferente. Fueron noches de arduo trabajo e imparables lágrimas provenientes de diez ojos que luchaban por un mismo sueño. Pero como dicen todo esfuerzo tiene su recompensa, la nuestra tardo pero llego, nuestra fama subió como espuma caliente, nos sentíamos profundamente agradecidos por permitir entrar a los corazones japoneses a unos forasteros como lo éramos nosotros, porque después Japón se volvió nuestro segundo hogar.

Tú estabas muy feliz de que nos estuviera yendo tan bien como Tohoshinki, aunque tus ojos se notaban tristes, cada vez sonreías más y más, eso en verdad me alegraba. Pero al contrario de ti, yo comenzaba a sumergirme en una profunda depresión, de verdad que éramos como el ying y el yang, cuando tú estabas feliz, yo estaba triste y viceversa. Creo que solo los dos juntos llegábamos a aquella estabilidad emocional, éramos perfectos juntos.

"Changminnie, si tienes un problema no dudes en confiármelo, yo siempre estaré ahí, apoyándote" ¿Dónde estás ahora Yoochun-ah? Ahora que necesito contarte tantas cosas, ahora que necesito la calidez de tus besos y abrazos. Park Yoochun, te extraño tanto.

Conforme paso el tiempo nos hicimos más y más cercanos, no solo tú y yo, si no todos los miembros de DBSK. Confieso que muchas veces me sentía celoso de tu cercanía con los demás, porque no hacías distinción con nadie, te llevabas bien con todos y yo como era más tímido me costaba abrirme con los demás.

Empecé a crecer más y más, las hormonas locas me pegaron tan fuerte, que si no fuera por tu ayuda...

Digamos que cada mañana amanecía con eso muy despierto, odiaba tener que bajarlo yo mismo, necesitaba una novia urgentemente o alguien que me bajara ese calentón que traía, pero diablos, la empresa no permitía que mantuviéramos una relación formal y de todas maneras era tan difícil. Así que me tuve que refugiar en aquellos videos especiales. La risa inunda mi ser al recordar esa época dorada en mi vida.

Recuerdas la primera vez que me cachaste viendo eso, yo lo recuerdo muy bien.




~ ~ ~




–Changmin-ah, ¡¿Qué haces?! –.

Demonios, por qué precisamente él tenía que ser el que me descubriera viendo mi pequeña colección de videos.

–Yoochun-ah, yo... este... nada–. Comencé a sudar frio de los nervios

Él empezó a observarme de pies a cabeza, de pronto una sonrisa maligna se formó en sus rosados labios.

–Pues esa tienda de campaña en tus pantalones no dice lo mismo–.

Maldito, creo que esa fue la primera vez que sentí que mi color de piel cambiaba de color trigo a color azul, luego a morado para terminar en rojo, estúpido Yoochun.

–Idio-ta–. Fue lo único que salió de mis labios.

–Cuando quieras te ayudo a bajarla–.

Abrí los ojos como platos al escucharle decir eso, mientras él se reía perversamente, yo solo me limite a ir corriendo al baño para aliviar mi pequeño problema.




~ ~ ~




Después de eso las bromas pesadas entre él y yo crecieron a niveles inigualables, Yoochun me molestaba siempre con eso en todos lados y lo peor que yo no era capaz de refutar nada. No sé cómo pasamos de las bromas sucias a la misma cama él y yo, de verdad no lo sé.

Aquella noche, nuestra primera noche juntos es una de mis más preciadas memorias.




~ ~ ~




Él se encontraba muy triste porque acaba de romper con una de sus novias con quien había durado bastante tiempo. Era una noche fría de Julio, se avecinaba una gran tormenta y estábamos solos él y yo en el departamento.

Acababa de terminar de bañarme cuando escuche que alguien lloraba en la sala, tenía curiosidad y me acerque para ver quién era. Era él, Yoochun, tenía los ojos sumamente rojos, se veía terriblemente herido, parecía un cachorrito abandonado en medio de la calle. No lo pensé dos veces y me acerque a él, esperando a que me dijera que ocurría para que así pudiera confortarlo.

–Changminnie, ella me dejo, dijo que nuestro amor no era lo suficientemente fuerte para continuar con la relación–.

Su aliento olía terriblemente a alcohol, estaba más que borracho.

–Yoochun, yo... –.

Él no me dejo terminar la oración porque sus labios atraparon a los míos en un profundo y suave beso. Mis labios eran aún inexpertos, los únicos besos que había recibido a parte de los de mi familia eran los de Jaejoong, quien robo mi primer beso oficial.

Mi respiración era completamente irregular, no podía seguir el paso a sus alocados besos, además que no podía dejar de perderme en lo largo de sus pestañas.

Yoochun rompió el beso tiempo después, sus labios antes rosados ahora se veía rojos y en su triste mirada ahora estaba yo reflejado, no creí ver tanta belleza junta la verdad.

Volvimos a juntar nuestros labios, esta vez con más fuerza y deseo. No sé cómo paso de besar mi boca, a mi cuello y demás partes de mi cuerpo. Sentí como se deshizo sutilmente de mi camisa depositando cortos y cálidos besos alrededor de mi abdomen. Sentía como mi cuerpo era víctima de un calor placentero que era otorgado por él.

De pronto un hilo de cordura volvió a mi mente y si no paraba ahora, no lo haría después.

–Yoochun, por favor para–. Mi voz salió entrecortada debido a la reciente estimulación.

–Changmin-ah, no me pidas eso. Acaso también te causo asco como a ella, tú también me odias–.

Otra vez esos ojos tristes. Yoochun se alejó completamente de mí, sentí mi corazón achicarse y no lo soporte, así que caí rendido ante él, ante sus besos, sus caricias, su forma tan única de amarme.

–Changmin, relájate y disfruta–.

Fue lo último que me dijo antes de entrar completamente en mí. ¡Dios Mío! Se sentía como la mismísima mierda y el dolor era indescriptible, no pude contener las lágrimas salirse de mis ojos. Él solo se dedicó a limpiarme a aquellas gotas saladas con la yema de sus dedos y a repartir besos por todo mi cuerpo.

Después él me estimulaba tocando y mordiendo puntos que no tenía idea que existían en mi cuerpo, poco a poco el dolor en la zona baja de mí espalda fue disminuyendo. Y demonios, yo necesitaba más, para olvidar que alguien estaba partiéndome en dos.

–Yoochun, muévete por favor–.

Así fue como empezó la danza de nuestras caderas, ese movimiento tan placentero que me hacía sentir tocar las estrellas con las manos. Se sentía pero tan bien, que el nivel de placer que estaba experimentando era inaguantable. Yo necesitaba tocar más a Yoochun, sentirlo profundamente dentro de mí, así que aproveche el cambio de posición para probar y morder toda la piel que estaba a mi alcance. Al parecer yo lo estaba haciendo muy bien o él era un muy buen mentiroso porque nuestras caras reflejaban todo lo que pasaba en ese exquisito momento. De verdad él era mi complemento, aquello que le hacía falta a mi vida.

Unos cuantos movimientos más y juntos llegamos a la cima de lo inigualable, un éxtasis delicioso, nuestro más preciado orgasmo. Caí directo al pecho de Yoochun y él volvió a atrapar mis labios en un fogoso beso, le correspondí de la misma manera. Nos quedamos así unos minutos, hasta que por fin él salió de mí. Era una sensación extraña pero me gustaba, al final los dos caímos rendidos cubiertos por una celeste sabana.




~ ~ ~




Aún recuerdo lo que dijiste la mañana que descubriste que me habías robado mi virginidad.




~ ~ ~




–Changmin-ah, lo que hicimos no es correcto, tu eres como mi hermano pequeño–.

Yoochun y su exagerada sobreprotección para conmigo, después de todo lo que me hizo sentir la noche pasada, ahora solo quería golpear su boba cara.

–No seas idiota, lo disfrutaste, ¿no es así? –. No respondía. –Pues yo si lo hice, así que cállate por favor–.

Él dejo de morderse el labio inferior y me dedico una enorme sonrisa.

–Si lo pones de esa manera, creo que está bien... y... y ¿qué tal estuve? Acabas de decir que lo disfrutaste, entonces eso es un diez–.

–Tarado idiota–.




~ ~ ~




Así fue como comenzaron nuestras sesiones de 'sexo sin compromiso'. Me dijiste "El que se enamore primero invita la cena por siempre" Acepte de inmediato, porque yo el perfecto Shim Changmin no me enamoraría de alguien tan imperfecto como Park Yoochun. ¡No! ¡Nunca en la vida! Sí... que equivocado estaba.

Las bromas pesadas entre nosotros se volvieron cada vez más frecuentes, recuerdas aquella vez que en un concierto nos manoseamos en frente de todos, fue realmente divertido, hasta que involucraste a Junsu, descubrí que no me gustaba que estuvieras mucho con él.

El tiempo voló y conforme nuestros encuentros sexuales aumentaban, algo también comenzaba a crecer dentro de mí, algo llamado amor y me asuste de sentir esas cosas por ti.

Quería parar, ya no quería tener sexo sin sentimientos contigo, tenía que detener esto antes de que ya no pudiera abandonarte

"Changmin-ah, quiero que cantes conmigo esta canción" ¿Lo recuerdas Yoochun? Recuerdas que te conteste: "Yo no canto esas cosas tan cursis, vete al diablo" Y qué fue lo que provoco que aceptara, uno de los besos más candentes y fugaces de mí vida.

Hasta la fecha sigo reproduciendo esa canción en mi playlist, como borrarla si la letra describe nuestra historia perfectamente.




Tal vez es intuición,

pero hay cosas que no se preguntan
como en tus ojos,
veo mi futuro en un instante

Sé que esto puede sonar
más que un poco loco,
pero creo que

sabía que te amaba 
antes de conocerte 
pienso que te traje a la vida
desde un sueño

No hay rima o razón
solo el sentimiento de que estoy completo
y en tus ojos yo veo
las piezas perdidas que estoy buscando

[Savage Garden- I Knew i loved you]




Esa noche tú mirada estaba llena de amor, quise creer que era dedicada especialmente para mí. Que equivocado estaba, ese día planeaba revelarte todo lo que en mi provocabas y justamente cuando lo iba a hacer te encontré besándote con una chica. Yo no soy alguien que llora por una decepción amorosa, pero esa vez lloré tanto que termine enfermo.

Después de ese incidente me aleje de ti, tú lo notaste pero simplemente lo ignoraste, al fin que siempre tuviste a Jaejoong o a Junsu para que te consolaran.

Decidí que debería ser menos tímido y comenzarme a abrir más con la demás gente y así fue cuando conocí a una chica muy linda y tierna quien se convirtió en mi primera novia, me agradaba mucho, pero lastimosamente ella no era tú.

La noche en la que te dije que tenía una relación, nunca la olvidare.




~ ~ ~




Estaba solo en el estudio leyendo un libro, escuche el rechinar de la puerta, alcé la vista y note que era él. No pasó ni un minuto y empezó a repartir pequeñas mordidas por mi cuello, sabía lo que pretendía y me extraño en demasía porque tenía más de tres meses que no teníamos intimidad.

–Yoochun, detente–.

Sabía que si continuaba no podría parar y ya era tiempo de poner fin a toda esta locura.

–No me digas que no quieres Changmin-ah–.

Maldita sea, odiaba cuando empezaba a usar esos tonos melosos conmigo.

–Yoochun, yo… yo tengo una relación con alguien–.

–¡¿Qué?! –. en ese momento detuvo todos sus besos y caricias furtivas

–Yo tengo una relación con alguien y acostarme con otro no es correcto–.

–Ah… ¿Es así?... ¡Felicidades!–.

Note como le costó pronunciar esas últimas palabras, quería correr a sus brazos pero tenía que ser fuerte por ambos, sobre todo por mí. Yoochun salió del estudio dedicándome antes una última mirada. Sentí mi corazón crujir, esos ojos picaros y coquetos de hace unos instantes desaparecieron y fueron reemplazados por una mirada triste, tan triste como el día en el que lo conocí.




~ ~ ~




Nuestra amistad quedo intacta, me tratabas igual que antes, dolía tu cercanía pero era lo mejor para los dos. Muchas veces observe que me mirabas de reojo con unos ojos vacíos y llenos de resentimiento, no lo soportaba. Quería de vuelta al verdadero Park Yoochun, así que te cite en un lugar que ambos frecuentábamos y ahí fue donde obtuve la declaración más tonta, cursi y embarazosa de mí vida y claro, la más hermosa de todas.




~ ~ ~




Era una cálida noche de verano, para ser exactos el 23 de agosto del 2008 a las 3:12 am, bonita hora para comenzar una relación, ¿no?

Yoochun se encontraba más torpe que de costumbre, yo lo cite en nuestro restaurante favorito, terminamos de comer y él me llevo a un parque que se encontraba cerca de allí. Ni él se animaba a hablar ni yo tampoco, no sé cómo terminamos ambos sumergidos en una fuente de aquel parque.

–Maldita sea Changmin, lo que he tratado de decirte toda la noche es… es ¿Qué si quieres ser mi persona especial? –.

–¿Persona especial? Lo siento Yoochun, pero no te entiendo–.

–Demonios, no me obligues a decirlo con palabras más específicas, de por sí estoy muriendo de la vergüenza-. Refunfuño mientras salía de la fuente empapado de pies a cabeza.

También salí de la fuente en las mismas condiciones, a veces Yoochun se comportaba demasiado extraño.

–Sera mejor que me vaya–. Camine dos pasos, él me detuvo del brazo y me tomo de las dos manos

–Yo… es difícil, pero en este tiempo que hemos pasado como grupo y como amigos, descubrí algo, algo que al principio me asusto y me mantuvo noches enteras sin dormir. No sé si es algo bueno o malo para ti, porque para mí es una de las mejores cosas que me han pasado…–. Tomo mucho aíre y... –¡Me gustas Changmin! Me gustas y creo, no, mejor dicho ¡Estoy locamente enamorado de ti!–.

A claro Yoochun me acaba de decir que esta…

–¡¿QUÉ?! –.

–Supuse que pondrías esa cara de asco, realmente lo siento–.

Su mirada reflejaba una completa decepción, yo no quería expresarle eso.

–No, Yoochun no es eso… yo…–.

–Olvídalo Changmin, solo estaba bromeando, vaya broma más estúpida, ¿no? –.

Sus ojos vidriosos reflejaban que no estaba bromeando, no me gustaba ver llorar a la gente, sobre todo a él y eso era lo que estaba a punto de ocurrir.

–Idiota, ¿no lo entiendes? –.

–¿Entender qué? Que amas a tu novia y no la puedes dejar por alguien que vale tan poco como yo–.

–Eres el ser más imbécil y terco que he conocido–.

–Sí, lo soy, ¿algún problema con ello? –.

–Sí, tonto–.

Ahí fue donde atrape su boca en un profundo y tierno beso. Nos separamos un instante después para poder respirar, pero solo duro muy poco tiempo el que estuvimos alejados porque de inmediato continuamos conociendo nuestras bocas como si fuera la primera vez que se probaron la una a la otra. Entonces fuegos artificiales comenzaron a salir del follaje de los árboles, el idiota lo tenía todo planeado.

–Estas temblando–. Mi voz salía entrecortada

-Tú eres el causante Changmin-ah, entonces el beso significa que somos pareja–.

–Por supuesto que no idiota, yo te odio–.

–Pero… yo pensé…–.

No le deje terminar de hablar y atrape otra vez sus carnosos labios rosados, con el tiempo tenía miedo de hacerme adicto a ellos. Y vaya que lo hice.

–No es demasiado temprano para ver este tipo de espectáculos–.

Aquella voz era tan, pero tan familiar… ¿Jaejoong? ¿Él aquí?

–Si Changmin, no queremos observar todo lo que has aprendido en tus videos porno–.

¿Junsu?

–¡Shhh! Cállense alguien puede oírnos o peor aún, pueden vernos–.

¿Yunho-hyung? Que acaso es una reunión familiar para ver cómo me como los labios de Yoochun.

–Tú… tú les dijiste–. Mire a Yoochun, no me respondió, eso significaba que era cierto. –¡Maldito traidor! –.

–Amor, lo siento, pero ellos me obligaron a decirles, sabes que no soporto ese tipo de presión–.

–¡Idiota! Tú y ellos…–.

–Ya Changmin, si no hubiéramos animado a Yoochun, te hubieras quedado sin él, además tú me confesaste que te gustaba–. Hablo Jaejoong con una boba sonrisa

–¡Tú! Te lo conté en secreto Jaejoong, demonios… que no sabes lo que se hace con los secretos, se guardan idiota–.

En esos momentos toda mi cabeza estaba llena de furia, quería molerlos a todos a palos, incluso a mi actual novio. ¡Oh Demonios! Tengo ¡novio! Y es uno de mis mejores amigos y mi compañero de grupo, nunca creí tocar esos extremos, me gusta.

–Bueno no importa quién se lo revelo a quien, el chiste es que ustedes dos están juntos. Queremos que sepan que los apoyaremos siempre–. Dijo Junsu quien sonreía brillantemente

–Sí, siempre, aún y si su relación no llegara a funcionar siempre estaremos con ustedes–. Complemento Yunho-hyung

Las ganas de llorar de Yoochun eran totalmente perceptibles, empezaba a ponerse sentimental. Esa es una de las cosas que más extraño de él.

–Chicos, gracias–. Respondió Yoochun yendo a ellos a darles un cálido abrazo.

Ese día también quise llorar pero me aguante las ganas y solo me uní a aquel abrazo. Debí decirles lo mucho que significaban, que significan para mí.

–Los quiero en habitaciones separadas y nada de mostrarse arrumacos en público, solo sigan actuando normal, por favor–. Frunció el ceño Yunho después de romper el abrazo

–Yunho-hyung–. Dijo Yoochun en tono de suplica

–¡Ya! No queremos que nadie los descubra, nadie, por su bienestar y el del grupo–. Replico Jaejoong

–Está bien–. Respondí algo cabreado, pero bien sabía que una relación homosexual no traería nada bueno al grupo, sobre todo con el éxito que estábamos teniendo y que tanto tiempo y esfuerzo nos costó conseguir.

–Bien, ahora regálenos un tierno beso par de tortolos–. Vi la sonrisa de perversión de Jaejoong, idiota.

–No, no, no besare a Yoochun enfrente de todos ustedes porque…–.

No pude terminar la frase porque él atrapo mi boca en un suave beso.

–Aléjate Yoochun, te odio–.

–¿Por qué? Ahora que hice mal–.

–Les das el gusto de vernos besándonos, en lugar de que me apoyes–.

–Lo siento–. Lo vi bajar la mirada un poco decepcionado

¬–Idiota–.

Lo jale del cuello de su camisa y le di un corto beso en su fría nariz. Vi cómo se sonrojaba, sus mejillas parecían dos adorables tomates. Esas pequeñas cosas hacían de nuestra relación algo mágico.

–¡Aww! Qué lindo, pero muero de frio, vámonos–. Hablo Junsu

Así todos caminamos hacia el departamento, en la oscura noche en la que Yoochun y yo nos volvimos novios.
~ ~ ~

Sí, así fue como comenzó nuestra relación formalmente, una bella relación de casi un año, porque el día que me entere que planeaban demandar la empresa, la di por terminada.

3 comentarios:

  1. Anónimo1/11/2015

    me encanto el capitulo todo lo que min conto sobre el y yoochun su primer amor por favor continuación esta interesante.

    ResponderEliminar
  2. ummmmmmmmmm dime que no desapareceras como siempre lo hacen lporfis tienes que terminarla es una obligacion jjejeejpor haberme enganchado

    ResponderEliminar
  3. La ame!! Me gustooo!! Siii yomin lo mejor!! Mas mas . Graciass!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD