Mezcla de amor

8 comentarios
Titulo: Mezcla de amor
Autor: Mily_Yun
Trío: YooSuJae
Género: Lemon
Extensión: Oneshot
-------


<<.Sentimientos desterrados en algún lugar irreconocible de tu corazón roto por las falsas esperanzas que le dabas cuando percibías que todo tal vez podría ser diferente si te dejaras escuchar, si le hablabas con el corazón. Porque mentir y fingir no es sino una falsa escapatoria de la realidad, un falso escondite en donde la felicidad es palpable, pero también efímera.

Y si soñamos y anhelamos con algo inverosímil? es irracional acaso?.

El desprecio del corazón por sentimientos impuros es… pecado?

Porque si lo que siente mi anhelado espíritu es eso… entonces pecar no me resulta para nada ajeno si con esto en realidad puedo sentirme lleno y sin dudas que opaquen la luz que nace cada vez que los veo a mi lado. No como algo inalcanzable o insólito, sino como verídico, espléndido… increíblemente amor. >>



[]

Las vacaciones habían llegado junto con la primavera, para un par de jovencitos, que resulta ahora, lo disfrutan al máximo en su sencilla morada. Es estresante tener que estar, por así decirlo, metido en los libros y demás cosas que implican estudio pero que es necesario para la vida.


-Chunnie ah qué quieres hacer mañana?- preguntó seguido de un lindo mohín el muchacho pelioscuro mientras se sentaba al lado de su concentrado novio. Estaba viendo la Tv en la sala.

-Hn?- volteó a mirarle- No tengo ánimos para salir, Susu.

-Aish qué aburrido eres- susurró cruzándose de brazos. A lo que el azabache se dio cuenta y sonrió de lado.

-Claro que no soy aburrido

-Claro que sí. Estás viendo no sé qué cosa en la Tv

-Es una película Susu

-Lo que sea, ni siquiera entiendo lo que dice!- bufó inflando sus mejillas

-Es porque no tiene subtítulos y el audio está en inglés

-Y por qué rayos miras una cosa así

-Porque tengo que mejorar mi inglés y lo sabes

El pelioscuro rodó los ojos y resopló.

-Y ahora por qué estás enojado- preguntó el azabache mirándole de lado.

-No estoy enojado

-Sí lo estás

-No lo estoy

-Que sí

-Que no!- exclamó a la vez que se ponía de pie y se disponía a marcharse.

-Susu ah- el azabache le tomó de la muñeca y le hizo sentarse de nuevo.

-Suéltame

-No quiero- dijo y en un rápido movimiento recostó su cabeza sobre las piernas ajenas.- No me botaras, o sí?

Junsu sonrió.

-Estoy aburrido Chunnie- infló sus mejillas.

-Qué quieres hacer entonces

-No lo sé…

-No quieres jugar?

-Hn? Jugar a qué

-No lo sé…- susurró mientras iba deslizando sus dedos por los brazos de Junsu- A que… somos una pareja de recién casados y que tendrán su luna de miel- sonrió lascivamente a la vez que sus dedos fueron subiendo por el cuello hasta llegar a los apetitosos labios del pelioscuro.

Junsu frunció el ceño ligeramente.-No me gusta tu juego

-Vamos Susu ah, sólo bromeaba- amplió su sonrisa.

-Eres un pervert—


~ First time when I kissed your lips you were lovable…~

El celular del pelioscuro empezó a sonar y ambos se miraron. Junsu coló su mano al bolsillo de su chaleco mientras el azabache se sentaba.


-Diga?- dijo contestando por fin

-Hola Junsu! Qué harás mañana?

-Ah hola Minie- exclamó sonriendo; acción que al azabache no le gustó- No… creo que mañana no tengo nada que hacer- miró de lado a su novio.

-Que bueno! Porque te quiero invi—


La comunicación se cortó gracias al azabache porque había cerrado la tapa del celular.


-Qué rayos te sucede- frunciendo el ceño Junsu se puso de pie

-Cómo que no tienes planes para mañana?- preguntó poniéndose también de pie

-Y por eso tenías que cortarle?

-Te estaba invitando a salir, o me equivoco?

-Y qué si fuera así? Mi novio al que no veo hace tiempo ni siquiera me invita a algún lado desde hace mucho- se cruzó de brazos

-Su, sabes que estamos ocupados en el instituto

-Pero ya salimos de vacaciones- mohín a la vista

-Está bien- sonrió- A dónde quieres ir mañana

-Hmm… ya no quiero salir- le miró indiferente- Y menos con un celoso

-Hn?

-Si Minie se enoja conmigo no te volveré a hablar en mi vida- le sacó la lengua y empezó a caminar.

-Susu ah…- pero su novio había salido ya de la pieza. Seguro se iría a su cuarto, como cada vez que se enojaba. Y Yoochun sabía eso a la perfección, entonces se volvió a sentar en el sofá.


<<.Celoso, yo?.>>

Pero esa palabra no paraba de rondarle la cabeza, porque no era la primera vez que le escuchaba decir eso. Pero, que no está bien que quieras proteger a la persona que amas y que quieras lo mejor para él?

<<.Pues claro que sí.>>

Aún cuando resulte… casi obsesivo?

Es cierto que el azabache cuidaba en demasía a su pelioscuro novio, pero es porque aún éste era un niño! Tiene 18 años y aún está en el instituto. Aparte está su comportamiento. Junsu se comporta por lo general como un chiquillo… y eso es lo tierno en él; te dan ganas de apapacharlo… besarlo… cuidarlo… y hacer unas que otras cositas indecentes con él. Lástima que aún después de casi dos años juntos no hayan tenido algo de acción.

<<.Todo a su tiempo, Chunnie ah.>> le decía Junsu cada vez que intentaba sobrepasarse. Después de todo, estas acciones eran naturales, él tenía 20 años y sus hormonas nunca dormían.


[]

~ First time when I kissed your lips you were lovable…~

Su celular empezó a vibrar una vez entró a su habitación compartida.

-Debe ser Minie- susurró mientras sacaba el aparato de su bolsillo- Lo siento Min—

-Hola Junsu.

El pelioscuro tragó grueso.-Jaejoong…- dijo en casi un susurro inaudible

-Que bueno que aún me recuerdes

-C-Cómo estás

-Creo… creo que no tan bien como tú

-Por qué lo dices? Dios, no puedo creer que seas tú

-Junsu… lamento esto, en serio. Desde hace cuánto tiempo que no hablamos?

-Eso no importa. Fui yo quien se alejó de Uds.

-Igualmente… han sido cinco años

-Y eso qué

-Que sólo te llamaba para pedirte un favor

-Un favor?

-Si, pero descuida. Cambié de opinión… no soy nadie para pedirte algo

-Cómo que no? Eres mi mejor amigo

-Aún después de tanto tiempo?

-Mi amistad por ti nunca se perdió

-Eres… eres la única persona a la que puedo recurrir ahora

-Dime lo que sucede, Jaejoong

-En una semana regreso a Corea- tras esas palabras el corazón del pelioscuro latió muy rápido.

-C-con mi primo?

-No… yo solo

-Pero—

-No tengo un lugar a donde ir, JunSu

-Puedes quedarte en mi casa- soltó sin pensar.

-No… eso sería—

-No seas idiota. Anota la dirección…

-Por eso… por eso sabía que podía contar contigo

-Somos como hermanos, siempre te lo he dicho

-Gracias- susurró

-Descuida Jae- dijo y a continuación le dictó la dirección de su morada.

-De nuevo gracias, Su.

-Lo que sea por ti- susurró- Nos vemos

-Nos vemos.



[]

-Estúpido- se pateó mentalmente.

Reconocía que estaba exagerando un poco, por no decir mucho, con lo de estar siempre preocupándose por su niño. A veces discutían sobre el tema… últimamente lo hacían.

<<.No quiero que se aleje de mí, eso es todo.>>

Pensativo el azabache se puso de pie y fue en rumbo hacia su habitación, la misma que compartía con su novio. Tenía que hablar de eso que le carcomía inconscientemente y que por el estudio no se tomó el tiempo de conversarlo con su novio.


-Susu ah?- preguntó al ingresar a la pieza pues observó a su novio de pie en mitad de esta.

-Hn?- volteó a ver al azabache.

-Qué sucede?- indagó mientras caminaba hasta quedar en frente del menor

-N-no nada- intentó sonreír. En verdad la llamada de hace algunos minutos atrás lo había descolocado demasiado.

-Ya no estás molesto?

-Hn? No estaba molesto

-Me llamaste celoso- hizo un pucherito- Y me sacaste la lengua

-Oh… eso- sonrío- Si, estoy muy molesto- se cruzó de brazos y le dio la espalda.

-Susu ah…- Yoochun trazó una sonrisa en sus labios y abrazó por detrás al menor. Respiró sobre sus cortos cabellos luego-… Qué hago para que me disculpes?- susurró en el oído y luego bajó sus labios hasta el cuello de su novio.

-Chu-Chunnie ah- susurró el pelioscuro. N-no hagas eso- intentó separarse pero el azabache lo retuvo.

-Te amo- suspiró besando su nuca y liberándolo.

-Chunnie…- volteó a verlo

-Tengo sueño, Susu ah- quiso sonreír- Me haces un masajito?

Junsu amplió una tenue sonrisa.

Como ambos tenían puestas ya su ropa de dormir, sólo caminaron hasta la cama y se acostaron en ella; bueno, Yoochun se acostó boca abajo sobre las piernas de Junsu, y éste se sentó apoyado en el respaldar de la cama, empezando a acariciar los muy negros y sedosos cabellos de su novio.

Aún estaba algo inquieto por lo sucedido antes. Desde la inesperada llamada del que fue su mejor amigo y con el reciente acercamiento peligroso con Yoochun.

Es cierto, Junsu es virgen.

Lleva casi dos años de noviazgo con su Chunnie y hasta ahora no habían hecho… eso.

Pero estaba bien ser paciente, verdad? No es que estén tan desesperados por hacerlo… o tal vez su novio sí lo estaba? Pero si lo amaba lo esperaría; eso es lo que hacen los enamorados.

<<.Acaso soy una maldita chica??.>> Se cuestionó mentalmente por las burradas que se le venía a la cabeza. Y es que cómo no hacerlo? Tenía ese sentimiento de… miedo que le carcomía una parte pequeñita de sí mismo cuando su novio se mostraba muy meloso. Y eso asusta. Sentir ese cosquilleo en su bajo vientre cuando están muy juntos… o cuando al salir del baño tras tomar una ducha nota a Yoochun semidesnudo…

-Ouch…- gimió el que yacía acostado puesto que el pelioscuro jaló de sus cabellos.

-Oh lo siento- se disculpó reaccionando del trance al que se integró involuntariamente.

-No importa… sigue. –murmuró el mayor mientras volvía a cerrar los ojos.

-Es que… ya me cansé

-Entonces buenas noches Susu ah- dijo en un balbuceo mientras se apartaba.

-Buenas noches- susurró Junsu acurrucándose de lado y al instante unos bien conocidos brazos rodearon su cintura por detrás…

.>>Se sienten tan bien… que no quiero que se alejen… pero…<<.

Dando un último suspiro los dos a la vez cerraron los ojos sumergiéndose en el efímero mundo de los denominados sueños…


-.Tres días después.-

Apartamento 505.

10:00 pm



Tocaron la puerta.

-Chunnie ah, puedes abrir?- exclamó el pelioscuro mientras entraba al baño.

El aludido, quien estaba leyendo un interesante libro sobre su sillón favorito, soltó un suspiro, se sacó los lentes que traía puestos y a mala gana caminó hasta la puerta de entrada.

Volvieron a tocar.

-Ya voy- dijo girando la perilla al fin.

Un muchacho castaño estaba de pie frente a él con una mochila a cuestas.

-Qué se te ofrece?- soltó el azabache viendo que el castaño no decía nada; sólo se le quedaba viendo sorprendido.

-E-este es el departamento 505?

-Sí, este es. A quién buscas?

-Aquí vive Kim Junsu?

-Junsu?

El muchacho castaño asintió.

-Bueno, sí. El vive aquí.

El muchacho suspiró. Había pensado que de repente la dirección no era correcta al observar a Yoochun abrir la puerta, cuando se esperaba a su mejor amigo.

-Le puedes decir que un amigo lo busca?

-Amigo?- sorprendido el azabache repitió . O sea, él es el novio y sabía de las amistades de su niño; entonces, por qué no sabía la existencia del que tenía al frente?- Y cómo te llamas?

-Kim Jaejoong

-Bueno… adelante- prosiguió cediéndole el paso al interior de la pieza.

-Gracias- musitó ingresando.

Yoochun cerró la puerta. -Espera un momento- señaló al mueble- Toma asiento, ahora lo traeré.

Jaejoong asintió y se acomodó sobre el sofá; mientras veía al azabache por el pasillo adyacente.

<<.Tienes un amigo que yo no conozco?.>>


Sin pensarlo dos veces el azabache, llegando a su destino, giró la perilla de la puerta blanquecina y, entrando rápidamente a la pieza; volvió a cerrarla.

Su novio estaba bajo la regadera.

Yoochun caminó hasta detenerse frente a las cortinas color azul claro que hacían juego con la prolija habitación.

-Junsu- llamó mientras corría las cortinas sin medir reparo alguno.

-Waa Yoochun!- se tapó como pudo al verse sorprendido- Qué rayos te pasa!

Reaccionando, el azabache se puso rápido de espaldas.-Tu, tu amigo… te espera en la sala

-Qué?- cerró la llave del agua- Pásame la toalla- dijo señalando a su lado izquierdo.

Yoochun cogió el objeto y se lo alcanzó a su pelioscuro novio.

-Tu amigo… Jaejoong, está en la sala- prosiguió alejándose

-Jaejoong?- el pelioscuro abrió los ojos muy asombrado mientras su corazón comenzaba a palpitar muy fuerte- Pero—

-Tienes un amigo que yo no conozco?- preguntó desde la puerta, sin darse vuelta, y con su mano sobre la perilla.

Junsu caminó hasta quedar detrás. -El me llamó hace unos días atrás. No lo he visto desde hace mucho

-Si te llamó, pudiste mencionármelo… no crees?

-Estaba tratando de ver cómo decírtelo. Aparte lo esperaba para dentro de tres días

-Decirme qué?- prosiguió girando su cuerpo.

-Que… que va a quedarse por un tiempo- susurró bajando la mirada.

-Qué?- habló shockeado- Y cuándo fue que lo decidiste?

Junsu levantó la mirada- Yoochun—

-Yo no cuento para nada?

-No empieces- rodó los ojos

-Empezar qué, Junsu? Siempre haces cosas sin consultarme antes

-Son mis cosas

-Esta es nuestra casa

-Yoochun, él es mi amigo y no tiene dónde quedarse

-Qué somos nosotros? Una pensión?

-Basta Yoochun, él se queda quieras o no- frunció el ceño.

El azabache inhaló algo de aire. Pelearse sin motivo alguno con su novio se estaba haciendo ya una irritable costumbre. Si no se detenía ahora, las cosas nunca iban a mejorar entre los dos.

-Me gustaría…-suspiró-… Que de ahora en adelante me digas lo que planeas; porque bueno o malo yo siempre estaré para ti

-Yoochun…

-Lamento haberme portado así; es que es tan repentino—

-No no- el pelioscuro le abrazó repentinamente- Yo tengo la culpa Chunnie. Debí decirte cuanto antes. Por mi culpa… casi peleamos

-Tranquilo- susurró mientras posaba una de sus manos por sobre la espalda aún mojada de su niño, y la otra la mecía sobre sus mojados cabellos- No volverá a pasar.

Junsu inhaló hondamente.

Tener a un cuerpo que con tan sólo abrazarte hace que tu alma viaje a la luna y tus mismos sentidos se nublen es una magnífica y absorbente sensación que no te abandona sino hasta cuando vuelves en sí… o hasta que un beso lleno de amor te toma desprevenido.

-Tu amigo te espera- susurró mientras le besó la frente y aflojaba sus brazos.- Ve a vestirte.

Junsu asintió ruborizado.

-Te amo- dijo el azabache dándose vuelta. Y salió de la pieza.

El pelioscuro se quedó mirando al suelo… sus emociones estaban al límite; su novio le acababa de decir esa frase tan linda…

<<.Te amo.>>


….y siempre se la decía… sin esperar respuesta alguna. Porque claro, él mismo nunca le devolvió el gesto. Siempre era Yoochun el que le decía y demostraba lo mucho que le quería, que lo amaba… entonces, por qué el temor de corresponderle… de expresarle lo mismo que sentía? Miedo tal vez a dejar ir lo que sintió alguna vez por… su amigo? Porque sí, a Junsu desde niño siempre le había gustado Jaejoong, y se lo iba a confesar pero… éste último le declaró que estaba enamorado de su primo.


<<………

[Jaejoong, tengo algo que decirt—]

[Yo primero Su. Tu primo… me ha confesado que yo le gusto]


[Qué]

[Tú bien sabes que yo siempre lo quise. Y ahora… él me lo ha dicho]


[Pero—]

[Mi corazón aún está palpitando muy fuerte… pero yo…]


[…]

[Lo siento lo siento… es que de veras quería que seas el primero en saber, Su]


Sonrisa.

[Oh, tenías algo que decirme?]


[Ah? No Jae… nada]

…………………>>



Desde ese momento, una parte de mí guardó todo lo que sentí por él en lo más profundo de mi corazón. No volví a verlo; no volví a hablar con Jaejoong… porque ahora nuestros caminos estaban marcados y puestos en diferentes direcciones. Aparte, eso era lo mejor… no? Alejarme totalmente para que sea, por así decirlo, feliz… aunque al mismo tiempo me doliera.

Y así sin más pasó el tiempo, cinco años en total, y con ello las heridas fueron sanando… aunque ahora me doy cuenta que no del todo, porque… con tan sólo escuchar su voz… mi corazón late muy fuerte, tanto… que duele, porque este corazón sólo tiene que latir para y por Yoochun. Porque él apareció en el momento en el que necesitaba a alguien… alguien como él, alguien como… Yoochun; sólo él… quien es el único que se preocupa por mí, quien es el único que me cuida, quien es el único que… me quiere; y yo, qué hago?

Nada…


Nada por agradecerle el que esté a mi lado…

Nada por agradecerle cuando me escucha…


Nada por agradecerle soportar mis acciones…

Nada por agradecerle el… amarme…


Nada…


Y cuando estaba por hacer algo, por decidirme al fin darme una oportunidad para borrar el pasado, aparece él… aparece Jaejoong y… de nuevo viene todo. Y tuve miedo.

Miedo de qué pasará…

Miedo de perderme…

Miedo de… volver a creer…

Sin embargo… el sentir los cálidos brazos de Yoochun rodearme como lo hicieron… me hizo volver a sentir calma y creer en lo que siento ahora…

<<…Lo que siento por Yoochun…>>




Después de unos breves minutos ya estaba vestido; ordenó sus cabellos un poco y se dirigió a la puerta. Una vez que la abrió, el corazón del pelioscuro se oprimió.

<<.Habrá cambiado? Cómo estará? Aún… seguirá con mi primo…?.>>

Se preguntaba mentalmente mientras recorría el corto y usual pasillo, que ahora se le hacía distinto… muy distinto. Y cuando llegó, sucedió lo inevitable: su corazón casi se le sale del pecho cuando sus ojos se posaron automáticamente en la persona de cabello castaño que estaba sentada sobre el sofá a espaldas de él.


-Junsu ah- llamó el azabache observando a su novio aparecer.

Al escuchar aquel nombre, el castaño volteó raudamente y, casi como por instinto, se puso de pie.

-Jaejoong- pronunció inaudible

-Junsu- y sin medir reparo alguno corrió a los brazos del pelioscuro.

Sollozo.

-Junsu…

-Jae, qué sucede?- preguntó asustado recibiéndolo.

Yoochun se puso de pie, observando la escena, sorprendido.

Nadie habló.

Los brazos de Jaejoong se aferraban a la espalda del pelioscuro, quien sólo le veía asustado y sin saber qué hacer.

-Jae… qué sucede?- preguntó de nuevo, pues su amigo no dejaba de sollozar- Chunnie?- susurró viendo de repente a su novio quien había empezado a caminar con dirección a la puerta.

-Susu ah, nos vemos- pronunció el azabache sin detenerse y sin voltear.

-A dónde vas

-Creo… que Uds. tienen mucho de qué hablar- puso su mano en la perilla

-Pero—

-Regresaré dentro de poco- y diciendo esto, Yoochun se marchó.


[]

En medio de lágrimas, ya llevaban hablando por dos horas enteras de lo que había sido la vida de cada uno y, conforme más se enteraban, más nostálgicos se ponían. Junsu fue el que más había llorado, puesto que la historia del pelinegro era algo triste.

Es acaso tan difícil hallar algo que te dure para siempre? De no haber comenzado el noviazgo con su primo, Jaejoong no se hubiera ido; o mejor aún… de haberle confesado sus sentimientos… Jaejoong se hubiera quedado en Seúl y nada de eso hubiera pasado.

<<.Pero tampoco hubiera conocido a Chunnie.>>


-Así que… cuando mis padres se enteraron de lo nuestro, me llevaron a Japón. Allí me encerraron prácticamente en esa gran casa y no me permitían tener contacto alguno con nadie

-Y mi primo? No sé nada de él tampoco

-Por lo que sé, lo han comprometido con una niña rica de esas que abundan- susurró entristeciéndose.

-Lo siento, Jae- susurró acariciando los oscuros cabellos de la persona que reposaba sobre su regazo.

-No importa. Éramos unos niños cuando empezó todo esto. No sabía lo que era el amor… sólo pensé que con tenerlo me iba a sentir bien pero… no fue así; no fue lo que me imaginé

-No eran niños

-Tenía la misma edad que tú, trece años; y él dieciséis. Pensábamos distinto.

-Acaso la edad importa?

-No… no es eso. Sino que… él era diferente a ti- susurró posando su mirada en la del pelioscuro.- Estoy feliz de haberte encontrado

-Yo también Joongie- intentó sonreír pero las malditas lágrimas le impedían hacerlo.

-Ya, no llores más

-Es que no puedo evitarlo- otro hipido.

El pelinegro limpió las lágrimas del castaño con sus pulgares y, con ellos mismos fue bajando y delineó los seductores y entreabiertos labios.

-No llores- y en un intento algo torpe, el pelinegro acercó sus propios labios a los del otro. Los besó despacio. Tal vez por alegría; tal vez por sentirse en paz por haber encontrado a su único amigo; tal vez por soledad… tal vez por mero impulso.

-Jae…- ruborizado hasta el tope, Junsu sólo pudo susurrar ese nombre.

-Gracias Su- el pelinegro volvió a poner su cabeza sobre las piernas del castaño. Cerró los ojos.

Junsu únicamente optó por acariciar de nuevo los delgados cabellos de su amigo… mientras una solitaria lágrima surcaba el rabillo de sus ojos.

<<.Chunnie… lo siento.>>

Y como si con el pensamiento lo llamara, el azabache apareció por la puerta.

-Chunnie- sonrió hipócritamente. Estaba contento de verlo, sí, pero… acababa de dejarse besar. Eso se considera infidelidad?

-Susu ah- saludó- Has llorado?- le interrogó mientras veía a esos ojos que tanto amaba con un ligero tono color rojo.

-Sólo un poquito.

-Lo siento, fue mi culpa- interrumpió el castaño sentándose.

-Desde hace cuánto dicen que no se ven?

-Cinco años- respondieron al unísono.

-Hmm… eso es mucho tiempo. Y tus padres saben que estas aquí?- preguntó el azabache mientras se sentaba frente a ellos.

-No…-bajó la mirada. Yoochun abrió los ojos muy grande. En la conversación que tuvo antes cuando le hacía compañía y esperaban a Junsu, ambos conversaron de temas triviales.

-No deberías—

-Sólo se quedará unas semanas- interrumpió Junsu.

-Igualmente Su

-Por favor, no se los digas- susurró Jaejoong.

Yoochun puso su mirada sobre él, luego la dirigió a su novio- Está bien. Pero sólo unas semanas

-Gracias- dijo levantando la mirada y mostrando una tenue sonrisa.

Yoochun le devolvió el gesto.

-Oh tengo hambre Chunnie- bostezando habló el pelioscuro.

-Yo también- respondió- Y si pedimos comida?

-Yo… si quieren yo puedo cocinar- intervino el castaño.

-Acaso sabes hacerlo?

-Claro que sé, Su. He aprendido muchas cosas- sonrió

-Ya veo… Pero no estás cansado por lo del viaje?

-No, para nada.

-En ese caso adelante!

Jaejoong miró a YooChun.

-Por mí no hay problema- sonrió de lado.

-Muy bien- se puso de pie- Y dónde está la cocina?

-Ah yo te llevo- el pelioscuro se puso de pie y del brazo de su amigo empezó a caminar.

Yoochun sonrío. El tal Jaejoong no era nada mal parecido, y tampoco daba la impresión de ser una mala persona.

<<.Sólo unas semanas. Qué podría pasar?.>>


[]

El sí no se podía quejar, la comida estuvo fuera de sus expectativas.

-Tu amigo sí que cocina bien- sonrió abrazando a su novio. Ambos estaban recostados ya sobre su cama.

-Si… no estuvo tan mal. Pero definitivamente yo le gano- sonrió.

-Hn? No sabes cocinar

-Pero cuando aprenda Chunnie

-Oh…

-Hace frío, no?

-Bueno… estamos en invierno Susu; qué esperabas- susurrando le besó el cuello.

-Jaejoong debe tener frío

-Es sólo por esta noche. Mañana desocupamos la otra habitación

-Igualmente. Dormir en la sala sobre un sillón y con una cobija no es saludable

-Susu ah- rodó los ojos.

-Ahora regreso- se soltó del abrazo de su novio y bajó de la cama.

-Adónde vas?

-Voy a llevarle otra frazada

-Ya debe estar durmiendo

-No importa- el pelioscuro caminó hasta el armario que reposaba en la esquina de la habitación, abrió sus puertas y rebuscando en el interior sacó lo que buscaba.

-Hey esa es mi frazada!- exclamó el azabache.

-No seas egoísta- emitió importándole poco la reacción de su novio a la vez que salía de la habitación.

A oscuras y sin prender las luces, el pelioscuro caminó hasta la sala. Inconscientemente quería verlo de nuevo.

-Jae?- susurró el castaño una vez llegó.

-Hn? Junsu- balbuceó sobándose los ojos.

-Tienes frío? Estás cómodo?- preguntó sentándose al borde y arropándole con la frazada que trajo consigo.

-Tranquilo, estoy bien- sonrió.- Y tú? Tienes frío?

-Un poco, pero como duermo con Yoochun—

-Oh. Cierto que me dijiste que eran novios- rodó los ojos- Qué ves en él?

-Es una persona muy sentimental, amable y siempre me hace sentir bien

-No sé… hay algo en él que no me agrada

-Conócelo un poco. Es una buena persona

-Si tú lo dices- el pelinegro gateó hasta donde el castaño estaba sentado- Lo pondré a prueba- lo abrazó por detrás y besó su oído- Porque nadie te puede querer como yo lo hago

-Pero qué dices- susurró Junsu volteando ligeramente.

-Lo pondré a prueba- repitió esta vez dando luego un beso en los labios del otro.

-N-no hagas esto- dijo Junsu poniéndose de pie casi por inercia.

-Está bien- emitió Jaejoong mientras volvía a recostarse- Hasta mañana, Su.

Pero el pelioscuro no respondió. Se quedó de pie por unos breves segundos y caminó rápido hasta su habitación… pensando…

Una vez llegó, rápido se coló dentro de las sábanas y buscó refugio en los brazos de su novio. Yoochun medio adormitado lo rodeó con sus brazos.

-Ah Chunnie- suspiró- Es difícil dejar de amar a alguien…

-Hn?

-Hn? –se sorprendió. Había pensado en voz alta!- Ah no nada- sonrió. Yoochun abrió los ojos y se acercó apenas.

-Te amo- y besó aquellos suculentos labios que le volvían loco con tan sólo probarlos.-Hasta mañana

- Hasta mañana- gimió respirando entrecortado.

Al parecer las cosas se complicarían un poco a partir de ahora.


[]

El tiempo se fue como en un abrir y cerrar de ojos. Había pasado tres meses desde que Jaejoong llegó a la casa de su amigo y le pidió quedarse, sólo por unas pocas semanas, pero… aquí lo tienen.

Si bien a veces los tres no se soportan, la verdad es que mientras más tiempo pasan juntos, más surge un ambiente inexplicable… y eso puede conllevar serios problemas, en especial entre Yoochun y Jaejoong, ya que el primero de estos se ha dado cuenta que el castaño está siendo más que amigo de su novio. Y la espina de la duda cava y cava en lo profundo de su alma.

<<…Junsu…Jaejoong…>>


El azabache tiró su cabeza sobre el respaldar del sillón en el que estaba sentado desde hace una hora ya. Su novio había salido a quién sabe dónde con Jaejoong y le habían dejado solo en casa.

-Tal vez así tengo tiempo para pensar en lo que sucede- susurró Yoochun cerrando los ojos.

Todo le era tan extraño; la relación con Junsu se estaba convirtiendo más en camaradería que en amorosa, y todo por Jaejoong. Ahora él pasaba más tiempo con su novio alegando que no se veían hace mucho ni hablaban ni blahblahblah ¿Y él? ¿Qué sucedía con Yoochun? Es acaso el sobrante en esa relación?... porque ahora no son solamente dos, sino tres. Un número impar. Alguien debe salir… sobrando?

<<.Soy yo el que sobra?.>>

No, claro que no. Junsu es su novio desde hace dos años, y tiene que estar a su lado. Además, Jaejoong sólo lo conoce desde…

[Desde cuando lo conoces?]


[Conozco a Junsu desde que éramos muy niños]


Punto a favor para Jaejoong.

Era cierto que conocía tan bien a su novio como se jactaba?; Sabía de las cosas que le desagradan?

Las que le gustaban?; Cuál es su color favorito?; Y qué hay de la comida?

<<.Claro que lo sé.>>

Pero… Jaejoong lo sabrá?

-Me vale gorro si lo sabe o no. Junsu es mi novio y nadie romperá eso- casi inaudible habló.

Luego de breves minutos la puerta de entrada se abrió, y dos jóvenes muy contentos entraron por ella.

Yoochun se quedó en esa misma posición; ni siquiera abrió los ojos.

-Chunnie ah?- preguntó el pelioscuro observando a su novio en esa incómoda posición

-Parece que se durmió- habló el castaño

-Chunnie ah- susurró acercándose al sofá- Chunnie- le movió ligeramente el brazo.

-Voy a preparar la cena- intervino Jaejoong empezando a caminar con dirección a la cocina.

Junsu se quedó de pie al lado de Yoochun. Una traviesa sonrisa cruzó sus labios. Sin pensarlo, el pelioscuro se sentó a horcajadas sobre el azabache y le dio un pequeño beso en el cuello, específicamente, en su manzana de Adán.

Yoochun sonrió y levantó su cabeza, pudiendo observar muy cerca a su novio.-Susu ah

-No debes dormirte así- le picó la nariz- Puede darte un calambre

-Pero llegaste tú y me salvaste- sonrisa.

-Y siempre lo haré

El azabache besó los apetitosos labios del menor.

-Espera…- susurró el pelioscuro- Jae está en la cocina

-Y?

-No es apropiado- posó sus manos en el pecho de Yoochun y se alejó –Voy a la cocina- intentó pararse.

-Espera- el azabache le tomó de las caderas.

-Yoochun—

-Sólo…-sus manos viajaron a la espalda del menor y le acercaron a su pecho-…Sólo quiero abrazarte…

-Chunnie…

-….Quiero percibir tu aroma- susurró sobre su cuello-…Porque… te siento muy lejos de mí ahora…

-Por qué dices eso?

-Te amo

-Yoochun…- intentó alejarse. Estaba asustándose por lo que oía.

-Junsu ah- lo aprisionó más- Tú me amas?

Y eso bastó para que el silencio acrecentara su presencia.

Era la primera vez que su novio le preguntaba aquello… y tenía miedo. Yoochun nunca esperó una respuesta a la frase que siempre le dice…<<… Te amo…>> y repite <<.Te amo Susu ah.>> y repite una y otra vez… <<.Te amo.>>… Y ahora? Por qué de repente le pregunta aquello? Qué debería responder?

Porque sí, lo quiere demasiado… tanto que le duele, porque inconscientemente está pensando en otro… de nuevo…

<<.Yo…>>

Junsu estaba por articular palabra; por responder a esa pregunta que le mandó su novio, pero, la voz del castaño se hizo escuchar desde la cocina antes de que dijera algo.

-Junsu ah? Puedes venir por favor?

El aludido quedó en silencio; Yoochun levantó su mirada y lo que vio en los ojos de su novio… no le gustó para nada.

-Ahora voy!- dijo el pelioscuro esta vez poniéndose de pie satisfactoriamente puesto que los brazos de Yoochun se aflojaron al instante en el que vio esos ojos…

Y se quedó en su mismo lugar, mirando al vacío.

<<…Yo también te amo Chunnie ah. Pero tengo temor de decírtelo ahora… temor porque…>>


Pensaba el pelioscuro mientras caminaba con dirección a la cocina.


-Ah Junsu lo siento, estabas ocupado?- preguntó el castaño una vez observó a su amigo entrar a la pieza.

-No no. Por qué me llamaste?- se acercó hasta la pequeña mesa que había al centro de la habitación.

-Es que olvidé comprar arroz

-En serio?

-Si es que me distraje con algo y lo olvidé- frunció el ceño- Podrías ir a comprarlo Su?

-Pero ya es tarde- sacó su celular del bolsillo de su casaca- Son las nueve y media de la noche

-Anda Su, por favor.

Junsu suspiró- Está bien

-Oh y pimientos también

-Argh yo odio el pimiento

-Lo sé niñito y veo que no has cambiado- se acercó al pelioscuro- Pero es nutritivo- y le picó la nariz.

-Ouch

Jaejoong sonrió -Eres como un niño pequeño- susurró mientras llevaba sus manos a las mejillas ajenas.

-Tengo 18, ok?- hizo un mohín

-Y yo igual, pero tú eres más lindo

-No es cierto- se ruborizó y bajó la mirada.

-Sí lo es- el castaño acercó sus labios a la frente de su amigo y depositó un beso en ella- Por eso me gustas.

Junsu se ruborizó aún más. - Y-ya me voy a comprar- susurró mientras se apartaba, aún cabizbajo, y salió de la pieza a paso acelerado… como su propio corazón.

Cuando llegó a la sala, miró de soslayo en la dirección en donde supuestamente estaba Yoochun, pero… no percibió nada.

<<.Lo siento… Chunnie ah…>>


Y salió del departamento.



[]

En sí Yoochun no quería hablar del tema con su noviecito, no aún, porque… en su interior, muy en su interior, tenía miedo de lo que le podría decir. Junsu era tan contradictorio en cuanto a sus sentimientos. Un día actuaba muy amoroso, así como al otro podía actuar casi indiferente.

<<.Te amo.>> <<.Tú me amas?.>>


Pero el día tenía que llegar. Le preguntó algo tan simple y…

-No me contestaste- susurró mientras empinaba otro vaso de alcohol. Había pasado… quién sabe cuánto desde que se fue de casa. No soportaba estar ahí, necesitaba salir; y adonde? Al bar más cercano que encontró… a emborracharse mientras pensaba y pensaba… y bebía y bebía…


[]

Las luces de la casa estaban apagadas. Desde que ocurrió esa extraña situación, castaño y pelioscuro no hablaron del tema; cenaron y cada uno se fue a su habitación.

<<.Chunnie…>>

Junsu recostado en su cama no podía dejar de pensar en su novio. Había pasado cuatro horas desde que se fue de casa, y le estaba preocupando. A dónde habrá ido? Qué estará haciendo? Y todo por su maldita culpa. Tan difícil era responderle? Si sentía lo mismo por él! Pero… siempre ese maldito miedo que le carcome lentamente el corazón.

<<.No quiero perderlo a él también.>>

Pensó abatido mientras apartaba las sábanas que lo cubrían para poder salir de la cama pero el sonido de la puerta abriéndose torpemente lo hicieron detenerse.

-Yoochun!- exclamó viendo a su novio caer al suelo de la nada. Junsu salió como pudo de la cama y corrió hasta donde estaba arrodillado el azabache- Yoochun…

Pero él sólo sonreía- Por qué… por… qué… no me… amas?- y se abalanzó a los brazos ajenos.

Junsu soltó una lágrima. Se sentía tan culpable; el peor. No se merecía a la persona a la que ahora se aferraba con todas sus fuerzas.

-Que… qué he… hecho mal- balbuceaba mientras sollozaba sobre el hombro del pelioscuro.

-No no Chunnie. Tú has hecho mucho por mí. Soy yo el que… el que no te merece- susurraba aferrándose más y tratando de no llorar. Esto le bastaba para ver que hacía sufrir mucho a su novio.

-Susu ah… Te amo. Te amo mucho- susurró luchando por no dejarse vencer.

-Lo siento Chunnie- un sollozo se le escapó de la garganta. El azabache llevó sus manos a los hombros ajenos y se alejó. Lo miró a los ojos- Y-yo… yo también te amo- susurró mientras lágrimas descendían de sus hermosos ojos.

El azabache no necesitó más. En su plena conciencia abrazó y besó a su novio como si su vida dependiera de ello. Al fin había escuchado la respuesta que siempre quiso escuchar.

Por su parte el pelioscuro cerró fuerte sus ojos… aún no quería pensar, sólo disfrutar de esa agradable sensación.


-.Al día siguiente.-

8:00am


Despertó. Le dolía mucho la cabeza por haber ingerido licor siguiendo el conocido refrán: “Beber para olvidar”; pero no lo consiguió. Estaba destrozado por lo ocurrido la noche anterior…

<<.Y-yo… yo también te amo.>>


Pero esas palabras aparecieron revoloteando en su mente. Volteó su cabeza al lado, y ahí estaba, aferrado a su pecho como un niño pequeño. Su niño pequeño… su Junsu, quien le había dicho por primera vez que lo amaba.

<<.Ahora te amo mucho más, porque sé que mi amor es correspondido.>>


Sonrió una última vez mirando con ternura a Junsu. Se alejó un poco, con cuidado de no hacer ruido para no despertar a su niño, y bajó de la cama. Primero iría a darse un baño, luego de eso prepararía el desayuno para su novio.


-En la sala-

El reloj daba las 8:45 am y el castaño ya se había levantado. Iba a darse una ducha pero observó que el baño estaba ocupado, entonces de mala gana caminó hasta la sala y se recostó sobre el sofá negro, para esperar. Aunque el sueño lo mataba así que cerró sus ojos sólo un momento. Y empezó a pensar… en lo ocurrido ayer en la cocina con su amigo. Le había dicho que le gustaba, y era cierto, desde niño siempre le gustó el carisma de Junsu… pero tuvo miedo de decírselo pues pensó que el pelinegro no iba por ese camino. Y qué resulta después de cinco años? Oh, tiene novio.

Entonces… si le hubiera dicho lo que sentía desde antes, hubiera tenido una oportunidad? Nunca lo sabría ahora. Porque tiene ya una persona a quien amar.

<<.No está bien lo que estoy haciendo. Junsu es mi amigo y debo respetar que tiene pareja… aunque sea Yoochun. O sea, no es que no me agrade… pero….>>


Unos minutos más tarde el rey de Roma apareció con solo unos bóxers conjunto a la toalla envuelta en su cuello y, notando que su “huésped voluntario” dormía todo complaciente sobre su sillón favorito, una venita estilo anime apareció sobre su cien. Iba a gritar pero… una mejor idea se le ocurrió. Estaba de buen humor. Se acercó despacio, cuidando de no hacer nada de ruido, y se arrodilló al lado del pelinegro.

-Jaejoong ah~- susurró en el oído ajeno lo más sensual que pudo.

No obtuvo respuesta.

-Jaejoong ah~- volvió a hacer lo mismo.

No obtuvo respuesta de nuevo.

-JAEJOONG AH!- gritó poniéndose de pie ya disgustado.

El castaño, tal vez por el sobresalto o por un desconocido motivo se sentó rápido y, al voltear su cara al lado (equivocado por cierto), se topó con un extraño bulto…duro… color azul oscuro y huellitas amarillas.

El bulto se alejó rápido. Jaejoong casi se desmaya al reconocerlo.

-No sabía que tenías esos gustos- emitió el azabache caminando hasta la cocina.

-Q-qué- tartamudeó Jaejoong al percatarse de todo.

<<.Puse mi cara sobre su… cosa.>>

Pero claro que no fue porque quiso.

<<.En primer lugar: Qué rayos hacía ese parado a un lado mío?? Acaso… me estaba observando?.>>

Rubor. Jaejoong era un completo caos y todo por tan minúscula situación. Shockeado aún llevó una de sus manos a su nariz.

<<.Estaba tan… duro.>>

Rubor al máximo.

<<.Raaaayos estúpido.>>


Yoochun, quien estaba en la cocina preparando el desayuno a su dormilón novio, surcó una divertida sonrisa en su rostro cuando observó al castaño entrar todo ruborizado. Iba a decir algo pero de repente entró su novio todo somnoliento.

-Chunnie!! Por qué te levantaste tan temprano- susurró mientras ingresaba a la cocina.

-Te iba a hacer el desayuno

-Oh~ siii?- y acercándose al mayor, le depositó un besito en los labios.

-Te amo- musitó el azabache mirándole tiernamente. Y cuando desvió su mirada hasta el umbral de la cocina observó a cierto pelinegro de pie y cruzado de brazos. No muy contento.

Junsu también volteó. Sonrojo. No se había percatado de su amigo.

-Oh bu-bueno yo me voy a cambiar- dijo caminando hasta la puerta a paso rápido y, cuando pasó por el lado de Jaejoong, sólo sonrió… tímidamente.

<<.Rayos por qué me miró así.>>


-Celoso?- preguntó el azabache mientras abría el refrigerador.

-Y de qué podría estarlo

-Tu mirada lo dice todo

-No soy celoso- sonrió hipócritamente- Y tú?

-Yo sí- sentenció mientras sacaba una botella de yogurt de la refrigeradora.

-Oh…

-Sabes… he notado que a ti te gusta mi novio- soltó sin reprimirse.

-Hn?- el castaño le miró de reojo mientras caminaba hasta el lavabo.

-Y dado que soy celoso… No me gusta la competencia

-O sea… que me ves como una competencia?

-Posiblemente…

-Tranquilo- prosiguió mientras salía de la pieza- A mí me gustas tú

Yoochun enarcó una ceja a la vez que veía al castaño salir.

<<.Qué.>>



Mientras tanto, Junsu era un alboroto al máximo bajo sus cobijas. Tras ver a Yoochun y haberle dado un beso como si se tratara de algo común en ellos y luego voltear a ver a su amigo parado y observándolo todo; ocurría que recordó claramente que anoche se le había confesado a su novio.

<<.Y-yo… yo también te amo.>>


Y se sentía muy tranquilo, como si un peso se le hubiera salido de encima; claro también que cuando sintió la mirada de Jaejoong atravesarlo, se sintió raro.

<<.Yah sal de mi cabeza!.>>

Sacudió sus cabellos desordenándolos aún más de lo que estaba. De pronto después de escasos minutos ingresó Yoochun con una bandeja repleta de comida.

Junsu se giró para apreciarlo.

-Sorpresa- musitó el azabache mientras se sentaba a su lado. Aún llevaba puesto sólo sus boxers y la toalla al cuello. Al pelioscuro no le asombraba ya para nada ver su cuerpo semidesnudo.

-Oh Chunnie- se ruborizó un tantito- No tenías que hacerlo- susurró mientras se acomodaba para poder quedar sentado.

-Tengo que mimar a mi bebé cuando pueda

-Hn?- enarcó una ceja- Tú bebé?

-Eres mío, Su- trazó una sonrisa de lado mientras adecuaba la bandeja frente a su novio- Te amo- susurró acercando sus labios hasta los otros quienes los recibieron gustosos.

-No tienes que decírmelo a cada rato Chunnie- susurró ruborizándose aún más.

-Por qué no?

-Porque… no- desvió su mirada. Yoochun sonrió.

-Te amo- emitió despacio mientras depositaba un besito sobre el cuello del otro- Te amo te amo te amo…

-Basta…- gimió mientras se dejaba hacer. Porque le gustaba lo que Yoochun le hacía; y quería más, sorprendentemente quería más pero por supuesto que no se lo pediría… es demasiado vergonzoso.- La comida Chunnie!

-Ah… lo siento- emitió mientras se separaba- Oh rayos lo olvidé

-Qué cosa

-Que hoy iba a correr- dijo mientras caminaba hasta el armario y revoltejeaba su ropa.

-Oh…- el pelioscuro observaba como su novio se ponía un buzo color plomo y una sudadera del mismo color-…Y me vas a dejar aquí solito?- infló sus mejillas.

-A ti no te gusta ir conmigo cuando te lo pido. Además no estarás solo, Jaejoong está por ahí. Lo llamo?

-No- soltó rápido- Digo, sólo no tardes- esbozó una sonrisa.

-Ok Susu ah- le devolvió el gesto. Y acomodándose sus ropas salió de la pieza.

<<.Me estoy dando cuenta de muchas cosas justo en este momento.>> pensó Junsu una vez quedó solo y probando bocado del desayuno tan bien hecho que le regalo su novio.


[]

Después de haberse ido de la cocina, Jaejoong se dio un ligero pero refrescante baño como tenía planeado hacer desde que despertó.

[-O sea… que me ves como una competencia?]

[-Posiblemente…]


[-Tranquilo. A mí me gustas tú]


<<.Por qué rayos dije eso; yo sólo quería que se callara. Ojalá y no se lo tome en serio.>>

Una vez que terminó de asearse se envolvió la toalla a su cintura, pero no porque sea un exhibicionista, sino es que había olvidado traer su ropa. Así que abrió la puerta rezando por que nadie pasara por allí, ya que claro que siente algo de vergüenza al estar casi semidesnudo. Pero para su mala suerte, ignorando toda petición, apareció Yoochun.

-Bueno Sr. exhibicionista- sonrió de lado- Tienes buen físico

-No soy exhibicionista- sus mejillas se sonrosaron un poco.

-Como digas. Voy a correr un rato, Junsu está—

-Oh vas a correr?- preguntó intrigado.

-Si eso dije

-Rayos lo olvidé. Yo también iba a correr hoy- se revoloteó los cabellos.

-Tú ya no lo necesitas- trazó una sonrisa mirando a los abdominales bien formados del castaño. Y éste se dio cuenta- Además ya te has bañado

-No importa, es una costumbre mía hacerlo- emitió frunciendo el ceño- Me esperas?

Yoochun suspiró- Date prisa

-Ahora vuelvo.

El azabache se recostó en la pared mientras veía desaparecer al castaño. Era raro; tenían algo en común? Tal vez pura coincidencia. A cuántas personas les gusta despertarse temprano en la mañana y salir a correr? Usualmente a no muchas.

<<.Bueno, al menos encontré compañía.>>

[Tranquilo. A mí me gustas tú]


Pensó mirando al techo.


Por qué razón le había dicho eso? No le incomodó ni nada pero… es extraño.

-Yah- se escuchó decir al castaño llegando. Yoochun le volteó a ver; tenía puesto un conjunto de buzo color negro.

-Vamos.

Ambos se encaminaron hasta la puerta y salieron por ella.


[]

-Jaejoong?

El pelioscuro había salido de su habitación y se dirigía a la cocina. Había pasado dos horas desde que su novio salió a correr y una vez que se sintió preparado para salir, lo primero que nota es que su amigo tampoco estaba.

-Habrá salido con Yoochun? No me dijo nada- caminó hasta la sala, aún vestido con su ropa de dormir, y se recostó sobre el sofá. Era extraño lo que sucedía, por primera vez sentía deseos de ver a su amigo y a su novio juntos, que se lleven bien, y que sean felices juntos. Claro que esa idea se le borró al instante puesto que Yoochun no se lleva bien con Jaejoong. Y así era mejor. No quería malentendidos entre ambos.

<<.Precisamente ahora que le dije a Chunnie que lo amo.>>


Sintió un ligero calentamiento en sus mejillas al instante de pensarlo. Para qué negarlo? Se sentía contento.

-Y creo… creo que… quiero hacerlo con él- susurró sin pensar y sin entender de lo que hablaba casi al instante. Sacudió su cabeza de esos “malos pensamientos” y se sentó al instante puesto que el ruido de la puerta lo hizo sobresaltarse.

-No sabía que— Jaejoong calló al ver a su amigo puesto de pie ya.

-Susu ah- sonrió el azabache al ver al pelioscuro- Aún estás en pijama?

-Ah… No sabía que se habían ido juntos- emitió el pelioscuro.

-Bueno es que fue de repente, no fue planeado- intervino Jaejoong.

-Oh…- se sentó de nuevo. Los otros dos hicieron lo mismo.

-Susu ah- el azabache se sentó a su lado y lo abrazó- Te tengo una buena noticia.

-Oh si?

-En la parte sur de la ciudad han abierto unos baños termales

-Hn?

-Y el día de hoy y mañana…- intervino Jaejoong-…la entrada es gratis.

-Alguna vez has ido a un lugar de esos?- preguntó el azabache aún abrazándole.

-No, pero he oído que son muy costosos.

-Te gustaría ir?- preguntó el castaño.

-Pero no tengo dinero, y no quisiera ir solo

-Entonces está decidido- soltando a su novio se puso de pie- Mañana iremos a los baños termales

-En serio Chunnie?

-Ahá. Será divertido Susu ah- sonrió mientras se alejaba con dirección al baño.

-Tú también quieres ir?- preguntó el pelioscuro volviendo a su antiguo estado.

-No lo sé. Parece buena idea que los dos vayan. No quiero ser un estorbo

-No para nada. Sabes que eres mi amigo- sonrió- Será divertido.

Jaejoong asintió.


[]

El día pasó muy rápido y sin ninguna novedad. Oh bueno, sí sucedió algo muy raro: Jaejoong y Yoochun no pararon de conversar todo el rato durante el almuerzo, después de éste, y luego hasta hace unos minutos en la cena también. A Junsu no le importaba eso, al contrario, estaba muy contento por ellos… pero luego algo indescriptible le inquietaba. Cómo desde la noche a la mañana uno se puede llevar bien con otra persona? Era extraño… muy extraño.

<<.O tal vez son cosas mías.>>


Pensó una vez se adentró bajo las cobijas con su novio.

-Estuviste callado hoy día- susurró Yoochun abrazando a su novio por detrás.

-Te pareció?- susurró disfrutando del contacto- Te amo…

-Yo también mi bebé- besó el cuello ajeno- Te amo mucho- y siguió besando y suspirando.

-Chunnie ah~- gimió sin poder evitarlo. Le gustaba mucho lo que le hacía… y cuando estaba por pedir más, sintió algo duro en su trasero- No no- intentó alejarse sin éxito alguno.

-Lo sé Susu. Hasta mañana- y depositando un último beso en su nuca, le soltó y se acomodó de lado.

-Hasta mañana… Chunnie.

Y cerró sus ojos muy fuerte. Se había asustado por el contacto allá atrás.


Mientras tanto Jaejoong no podía dormir aún. Daba vueltas en su cama… recordando lo sucedido en la mañana cuando corría con el mayor…


[Es bueno que tengamos algo en común?]- preguntó el castaño intentado seguirle el paso a Yoochun.

[No lo sé] le miró de lado [Qué más te gusta hacer?]

[Bueno… he pensado en hacerme un tatuaje]

[En serio? Yo he pensado lo mismo; pero a Junsu no le gustan esas cosas]

[Es divertido hacer algo emocionante]

[Lo mismo digo yo] sonrió de lado [Hagámoslo juntos]

[Qué cosa] volteó a verlo

[Un tatuaje. No quiero ir solo]

[Oh claro. Sería genial]

Ambos esbozaron una sonrisa.

[Oye Jaejoong] llamó después de un tiempo en silencio [Por qué dijiste que yo te gustaba?]

El castaño se ruborizó ligeramente. [No fue cierto. Sólo quería que te callaras]

Yoochun empezó a reír [Eso no fue necesario Sr. exhibicionista. Si te gusta mi novio podías habérmelo dicho]

[Claro que no me gusta Junsu. Es lindo sí, pero ya te tiene a ti]

[Cuando eran niños no te atraía? Ni siquiera un poquito?]

[Bueno… un poco. Pero no se lo dije porque pensé que le resultaría raro]

[No es bueno callar sentimientos]

[Lo sé…]

[Has tenido novia o algo?]

[Hn?] volteó a verlo [Junsu no te lo dijo?]

[Decirme qué]

[Yo estuve con su primo]

Yoochun le volteó a ver [En serio?]

[Si]

[Y qué sucedió?]

[Pues… nuestros padres se enteraron. Por eso es que me escapé de casa]

[Y por qué no buscas a tu novio?]

[Eso sucedió hace dos años atrás. Ahora él está comprometido con una niña rica]

[Oh… lo siento. No quise—]

[Descuida, aparte lo nuestro fue muy prematuro. Yo tenía en ese entonces trece y el dieciséis. A esa edad en lo único que piensan es en sexo]

[Pero… es normal que uno quiera demostrar lo que siente]

[Pero así? En una relación heterosexual puede resultar, pero lejos de eso no. Porque uno tiene miedo de que algo salga mal y que a la otra persona le desagrade tanto que ya no quiera nada contigo]

[Eso… eso tiene sentido… Con razón Junsu no quiere aún]

Jaejoong abrió los ojos sorprendido [Lo estás presionando??]

Yoochun se sorprendió igualmente [No cielos; claro que no. Eso sonó horrible]

[Entonces?]

[Lo que pasa es que… a veces me paso de la raya y Junsu piensa otra cosa y luego yo me quedo con las ganas y… ahí acaba]

[Pero si lo amas como me doy cuenta lo sabrás esperar] Jaejoong bajó la mirada [Dios, eso sonó cursi]

El azabache rió despacio [Si… supongo que tendré que esperar]

[A menos que te ayude]

[Hn?] le miró de soslayo [Tú?]

[Yo… yo sé que a Junsu le gusté alguna vez]

[Tienes pruebas?]

[Intuición masculina] susurró [Y también sé que te ama mucho. Sólo que no lo sabe demostrar muy bien que digamos]

[Es cierto. Algunas veces puede ser muy amoroso y luego se pone indiferente]

[Siempre fue así; por eso le tienes que brindar confianza, no lo tomes como algo precipitado]

[Vaya hablas como si tuvieras experiencia] soltó en broma y notó cómo Jaejoong bajó la mirada apenado [Noo. Tú ya lo hiciste??]

[No es de tu incumbencia] jadeó mirando al frente. Estaba llegando a su límite.

[Lo siento] jadeó igual mientras se detenía al llegar frente a un parque. [Paremos aquí]

Jaejoong asintió deteniéndose también. Habían corrido aproximadamente ocho kilómetros sin darse cuenta.

[Esto es mucho de lo que pude haber hecho alguna vez] musitaron al unísono. Esbozaron una sonrisa.

[Bueno… entonces que sugieres?] preguntó el azabache mientras caminaba hasta el banco más cercano. Jaejoong enarcó una ceja mientras le seguía [Con lo de Junsu]

[Oh. No sé… la otra vez leí en el periódico que inaugurarían unos baños termales por aquí cerca. Hacían reservaciones y todo] se sentó a lado del azabache.

[Crees que sea costoso?]

[Supongo…]

[No importa. Le diré a Junsu para ir]

[Dicen que el agua de los baños termales es un buen estimulante] bajó la mirada.

[Lo sabía. Lo hiciste con el primo de Junsu]

[NO] soltó al instante [No no claro que no]

[Como digas] trazó una sonrisa de lado [Pero veo que tienes mucha experiencia para no haberlo hecho] Jaejoong se ruborizó.

[Así que podría pedirte algo?]

[Hn?]

[Podrías… podrías ayudarme a que funcione?]

[Funcione qué?]

[Tú sabes… eso]

Jaejoong enarcó una ceja y luego frunció el ceño. [Acaso pretendes que yo… este presente mientras Uds.— ]

[Yo no sé cómo hacerlo y podría no gustarle]

[Y crees que yo si sé?] Yoochun asintió [Aparte no crees que lo traumarás aún más? Digo. Para ser su primera vez—]

[Por eso quiero que sea único]

[Pues… no lo sé. Sigo creyendo que Junsu se asustará]

[Pero quiero intentarlo. Si no quiere pues intentaré otra cosa] bajó la mirada.

[Yo… está bien] Yoochun levantó la mirada [Pero si Junsu se molesta le diré que fue tu idea]

[Pero tú me lo insinuaste]

Jaejoong frunció el ceño.

[Ok ok, fue mi idea y tú no tuviste nada que ver] esbozó una sonrisa [Gracias]

[Aún no me las des. Falta que Junsu acepte ir]

Azabache y castaño se sonrieron mutuamente mientras se ponían de pie. Volverían a casa.


-Y para mi suerte Junsu aceptó sin más- susurró cerrando los ojos. Estaba muy nervioso, prácticamente iba a ser testigo de… la primera vez de su amigo, y por alguna extraña razón comenzó a imaginarse muchas cosas; indecentes por cierto- No no. Sólo ayudarás a esos dos para que consumen lo que hace tiempo en su interior han anhelado. Si… eso harás…- susurró mientras se perdía en sus pensamientos…


[]

Aún no había entendido del todo el propósito de ir, de la nada, a los baños termales el día de hoy. La idea no sonaba mal ya que nunca había ido a un lugar de esos, y menos con las personas que más quería en el mundo: su novio y su mejor amigo. Cuando al fin amaneció, los tres desayunaron en la mesa como todos los días, almorzaron igual pues según Yoochun le había dicho que el ingreso a los baños termales eran por entrada ya la noche; y bueno le hizo caso.

Una vez llegó la hora de irse al lugar, los tres prefirieron tomar el tren a irse en bus. Tardaron unas tres horas en llegar, y como siempre Junsu ya estaba aburrido preguntando que a qué ahora llegarían. Jaejoong y Yoochun tenían una venita estilo anime en sus sienes; y cuando estaban por decir algo, llegaron a su parada. El lugar era muy amplio, poseía tres niveles, y había regular gente ingresando y saliendo a la vez. Pero como Yoochun había hecho reservación, eso no le importó. Ingresaron al lugar y acercándose a recepción sólo el azabache puesto que no quería que su novio se enterara de que todo estaba planeado, pidió su llave a la recepcionista, ésta se la dio y dando las gracias el azabache retornó con los otros dos. El interior era muy tropical y campestre; al lado izquierdo estaban los baños públicos, que es donde las personas en baños separados para hombres y mujeres respectivamente entran en grupos. A su costado estaban los vestidores y cerca a la entrada principal unas escaleras que conducían a los distintos pisos del lugar. Resultaba que la propiedad también es una especie de hospedaje, y adecuadamente, cada habitación tenía su propio baño libre. Simplemente perfecto.

-No te tardaste nada- emitió el pelioscuro al verle llegar a su lado- Yo pensé que como ser su apertura había algo de tumulto.

-Apertura?- preguntó el despistado castaño. Todo el día había estado así.

-Por inauguración, Jaejoong- intervino Yoochun temiendo que lo echara a perder todo.

-Oh, si…

-Bueno… y ahora?

-Vamos a cambiarnos Susu ah- dijo el azabache empezando a caminar.

-Y adónde- Junsu y el castaño empezaron a seguirle. Yoochun estaba subiendo ya las escaleras que conducían al segundo piso y tercer piso.

-Al vestidor Susu ah- dijo sin voltear.

-Pero que no están allá- señaló al lado izquierdo.

-Lo haremos en un lugar más privado- respondió mientras llegaba a su destino.

-Oh…

<<.Habitación 380….>>

Pensaba el azabache realmente nervioso mientras buscaba su puerta.

-Chunnie ah en dónde es- dijo el pelioscuro siguiéndole detrás junto a su amigo.

-Oh aquí- el azabache se detuvo frente a la puerta que tenía por número el suyo. Giró la perilla y encendió las luces.

-Esta…-prosiguió el pelioscuro ingresando a la pieza- Esta es una habitación Chunnie

-La recepcionista me dijo que este es el único lugar que queda libre

<<.Tengo que reconocer que miente muy bien.>>

Pensaba Jaejoong mientras tiraba la mochila que había llevado a un lado.

-En serio?- susurró Junsu comenzando a caminar hasta el otro lado de la pieza. Había como una especie de puerta de vidrio corrediza.- Chunnie, Jae, vengan a ver!- exclamó sonriente el pelioscuro porque al deslizar la puerta de vidrio pudo darse cuenta de que tenían una especie de mini baño termal y el techo era libre.

Las habitaciones del tercer piso tenían ese privilegio.

-Oh vaya- musitó Jaejoong apreciando la imagen. Se podía ver las estrellas del oscuro cielo.

-Que lindo- sonriendo habló Junsu- Ya no quiero ir a los baños públicos Chunnie ah~

-Por mi está bien, además aquí estaremos más cómodos- dio una última mirada a Jaejoong y caminó hasta la cama. -Me iré a cambiar al baño- sacó de su mochila unas cuantas cosas y se fue caminando.

-Te gusta?- preguntó Jaejoong sentándose al filo de la única cama de la pieza.

-Si, el lugar es muy bonito- esbozó una sonrisa- Y a ti?

-Claro…

-Qué sucede? Estás muy pensativo desde ayer

Jaejoong negó con la cabeza- No sucede nada- en sus labios cruzó una sonrisa.

-Bueno… entonces me voy a meter al agua- dijo mientras se empezaba a sacar su camisa.

-Oh ya estás preparado y todo.

-Así es!- botón por botón fue deshaciéndose de su prenda; todo ante la atenta mirada de su amigo, quien inconscientemente empezaba a morder su labio inferior, y la situación empeoró cuando se despojó de los pantalones, quedándose sólo en bóxers.- Tú no vienes?- le preguntó con una linda sonrisa.

Jaejoong reaccionó al instante.

-Oh sí.- se puso de pie y se sacó la polera que traía encima y los pantalones. Cuando levantó la vista ya Junsu estaba dentro del agua. Caminó lento hasta llegar al filo de la puerta.

-Wo Jae- el pelioscuro se ruborizó al ver a su amigo semidesnudo frente a él.

-Qué

-No nada- intentó sonreír- Ven entra

El castaño asintió y despacio se fue adentrando en el agua caliente.- Si que está casi hirviendo- musitó sentándose al frente de su amigo.

-No exageres

-Junsu- dijo de repente el castaño mirándole fijo- Yo te gusto?

-Hn?- el pelioscuro abrió grande los ojos- Po-por qué me—

-Sólo dímelo

-Creo… creo que este no es el mejor momento para hablarlo.

-Que otro momento si no es ahora? Vamos, sólo dilo

-Jaejoong- susurró bajando la mirada- Yo… sí es cierto, me gustaste, pero hace tiempo. Yo te lo iba a decir pero al momento de hacerlo tú me saliste con eso de mi primo y— cayó de repente al verse sorprendido por los labios del otro. Lo besaba muy dulcemente, mientras Junsu por primera vez disfrutaba del contacto.

Mientras eso ocurría, por fin el azabache había salido del cuarto de baño y estaba por acercarse a las aguas termales cuando se percató de lo que estaban haciendo Jaejoong y su novio. Su reacción hubiera sido más que obvia si los encaraba a ambos por tal agravio; pero no, se quedó observándolos detenidamente mientras un ligero punzón en su vientre le hizo compañía.

Se estaba excitando acaso?

Yoochun mordió su labio inferior e iba a comenzar a satisfacerse pero detuvo todo movimiento cuando observó a su novio alejarse de repente.

-No Jae; esto no está bien. Yo… amo a Yoochun. Aún me gustas pero me he dado cuenta que yo sólo puedo estar al lado de él.

El azabache abrió los ojos muy grande. Esto era un sueño?

-Eso ya lo sabía. Por eso me gustas- sonrió de lado el castaño.

Ahí es cuando Yoochun hace acto de presencia.

-Chunnie ah- el pelioscuro se sorprendió pero no por ver de repente a su novio, sino porque él prácticamente se le abalanzó devorando sus labios.- Yoochun- gimió entrecortado no pudiendo resistirse a los labios que indiscutiblemente le traían loco. Pero recordó que su amigo estaba frente a ellos, así que intentó separarse- No Chunnie ah—

-Tranquilo- susurró sentándose a horcajadas sobre el pelioscuro- Sólo disfruta…- y comenzó a bajar por su cuello, clavícula, pecho… y a Junsu le gustaba, el gustaba mucho.

Ajeno a la situación que se encontraba ante él, Jaejoong trataba de mirar a un lado mientras Yoochun devoraba a Junsu. Sólo podía ver la ancha espalda del mayor moverse despacio, sólo podía escuchar el sonido de los besos que le propiciaba, sólo podía ver como el agua se movía alrededor de ellos; y eso le encendía de sobremanera. No podía escapar a ese sensual cuadro que se pintaba frente a él. Fuera de sus sentidos, un gemido se le salió de la garganta involuntariamente.

Yoochun detuvo sus actos y volteó hasta el castaño. Sonrió de lado y le estiró la mano. Jaejoong enarcó una ceja no entendiendo la situación.

-Chunnie ah?- el pelioscuro miró a ambos confundido. El vapor le estaba nublando los sentidos? O en verdad estaba viendo a su novio extenderle la mano a su amigo? Y lo que es peor, su amigo la tomó?

De repente y de la nada el castaño le dio un beso en los labios a Yoochun, y luego se acercó hasta los labios del pelioscuro.

<<...Qué sucede…>>


Mientras el castaño besaba la clavícula de Junsu, Yoochun besaba el cuello del castaño y sus manos se escurrían para tocar al pelioscuro, quien solo podía gemir y tratar de pensar racionalmente ante esta avalancha de sensaciones.

Las condenadas hormigas (sí, porque precisamente mariposas, no eran) hacían cosquillas por todo su vientre. Parecía que el aire se acababa. Pero ahí no terminaba todo. Junsu abrió los ojos y vio ahora a Yoochun frente a él. Le miró directo a los ojos y, en un par de pupilas había algo indescriptible, mientras que en las otras el desconcierto se reflejaba.

Y de repente Yoochun se puso de pie; de un solo movimiento atrajo a Junsu a su pecho.

-Chu-Chunnie…- iba a decir algo más pero los apetitosos labios de su compañero acallaron toda palabra, frase u oración que podía salir en este instante. Muchas veces se habían besado, claro, pero este beso era diferente; mil un sensaciones infinitas iban y venían como corrientes eléctricas a través de sus labios.

Excitante.

Yoochun desvió la mirada a Jaejoong y le indicó algo; el castaño salió del agua y se adentró en la pieza, cogió un lado de las sábanas que envolvían la cama y las tiró al suelo. Una vez que hizo eso, Yoochun caminó, aún pegado a los labios de Junsu, hasta donde las sábanas estaban tiradas. Y cuidadosamente fue recostando a su novio sobre ellas.

La lengua de uno se volvía en presa suculenta del otro, conforme se adentraba más y más en un beso más que lujurioso.

¿Desde cuándo no se besaban de esta forma?

Es tan placentero sentir esos suaves labios danzar sobre los ajenos, mientras uno que otro gemido se colaba y desaparecía en el aire.

-Chunnie ah- balbuceó una vez su compañero se había separado a penas. Y le tocó el turno al castaño. Yoochun se separó ligeramente de su novio para darle paso a Jaejoong, y cuando hizo eso, Junsu se sentó rápido. Se iba a poner de pie pero el castaño se sentó a horcajadas sobre sus piernas y empezó a besarlo. Junsu se estremeció al sentir la tibieza de esos carnosos labios recorrer su cuello tan dulcemente.

Por su parte Yoochun también hacía lo suyo. Mientras veía como Jaejoong besaba a su novio, el azabache se posicionó arrodillado a espaldas de Junsu y empezó a besarle la nuca, el cuello, a la vez que sus manos recorrían el pecho de su pequeño.

Gemidos y gemidos.

El castaño, en medio de caricias, fue bajando su mano hasta el boxer húmedo de su amigo y agarró firmemente su miembro ya erguido, comenzando a masturbarlo. Junsu abrió los ojos muy grande pues estaban tocando su intimidad, intentó alejarse pero el susurro de Yoochun en su oído le hizo calmarse.

-Tranquilo, Susu ah~- gimiendo habló pues su mano había desplazado ya la del castaño.- Dime si te gusta.

Junsu asintió frunciendo el ceño y apoyando su frente en el hombro de Jaejoong, mientras éste besaba los labios de un excitado azabache a la vez que su mano se colaba para encontrar el miembro ajeno. Una vez encontró su cometido, empezó a bombearlo, y un gemido grave escapó de los labios del mayor. Seguido lo hizo Jaejoong también pues advirtió que Junsu, en medio de la excitación, había empezado a jugar con su erección.

Gemidos y gemidos calentaban la habitación en una atmósfera más que placentera. Era una situación bastante inusual. Era su primera vez y... estaba teniendo un trío? No entendía muy bien algunos puntos pero, qué diablos, lo estaba disfrutando mucho como para detenerlos.

-Un momento- jadeó Yoochun haciendo que los otros dos detuvieran sus respectivas acciones.- Susu ah... quieres seguir?

Junsu quedó en silencio durante unos momentos. Luego asintió tímidamente.

-Entonces lo haré bien- susurró Yoochun besando su mejilla- Jaejoong, párate.

El aludido acató el pedido.

-Tú también Susu ah~- musitó poniéndose de pie asimismo. Luego hizo un ligero movimiento de cabeza mirando al castaño haciendo alusión a que se recostara sobre la cama. Jaejoong obedeció y cuando lo hizo, pudo observar que Yoochun le susurró algo al oído de Junsu; éste negó sonrojándose pero luego volvió su mirada al castaño y se acercó a él inclinándose entre sus piernas, comenzando a acariciar el abdomen ajeno muy despacio. El azabache, quien miraba eso, se acercó también a espaldas de su novio y, inclinándose sobre, comenzó a acariciar su pecho y besar su cuello. Junsu cerraba sus ojos y lentamente fue escabullendo su mano entre el boxer de Jaejoong, comenzando a masturbarlo nuevamente. Ante esto, el castaño se incorporó levemente y besó los labios entreabiertos de su amigo, luego fue bajando hasta su cuello y cuando encontró allí a Yoochun también le besó suavemente. Y mientras hacía eso, el azabache deslizaba lento los boxers de su novio y también los propios. Cuando Junsu sintió algo duro en sus nalgas gimió sorpresivamente deteniendo su acción.

-Quítatelos- el azabache susurró sobre los labios de Jaejoong. Alejándose un poco, el castaño lo hizo y luego se recostó. Junsu se ruborizó al máximo al ver todo desnudo frente a él a su amigo, pero luego su novio le susurró al oído...-Ponte en cuatro Susu-...lo más sensual que pudo. Avergonzado, pero cegado a la vez por el deseo, Junsu hizo lo que su novio le pidió.

Miradas llenas de excitación.

Sin esperar orden, sin esperar aceptaciones ni nada, Junsu penetró de golpe a su amigo, recibiendo como respuesta un sonido grave.

-L-lo siento- trató de alejarse pero al instante sintió algo incómodo atrás de él que se movía- Auch- trató de girar pero su novio no se lo permitió- Te estoy preparando- susurró introduciendo otro dedo en el interior del pelioscuro. Este se volvió a quejar.- Duele- y pensó que le debió de haber dolido mucho más a Jaejoong así que trató de aguantar. Los movimientos circulares que hacía Yoochun ahí atrás le hacían desear algo más grande; y cuando estaba por pedírselo, Yoochun le penetró sin previo aviso, e inconsciente por el impulso embistió a Jaejoong.

-Hn...- Dado por ser su primera vez, a Junsu unas cuantas lágrimas se le escaparon. El castaño se las limpió delicadamente al ver las muecas que hacía.

Y no tardaron en hacer sincronizados los movimientos. Yoochun dándole con todo a Junsu y este mismo embistiendo a Jaejoong.

Gemidos, sudor, nombres gritados al aire; todo, todo eso debería ser una ilusión... una bella ilusión pues no era posible que todo eso pase. Tenía a los dos seres que más quería ahí, con él, haciendo que su primera vez fuera única, inigualable... Pero, y si sólo era sexo? Que definición se le podía dar a lo que estaban teniendo?

-Susu ah~- gimieron al unísono azabache y castaño sintiendo su límite llegar. Inconscientemente Junsu tomó entre sus manos nuevamente el miembro de Jaejoong y empezó a masajearlo.

Al cabo de breves minutos el castaño se vino en la mano de Junsu, éste se vino en su interior, y Yoochun se vino en el interior de su novio.

Sin lugar a dudas, un orgasmo simultáneo.

Junsu cayó sobre el castaño. Estaba exhausto. Por su parte Yoochun salió del interior de su novio y caminando se fue al baño a traer unas toallas.

-Susu ah, sé que te debemos una explicación por todo esto; pero créeme que fue por amor.

Junsu levantó su mirada.

-Mi primera vez fue con Uds., qué más puedo pedir?

Jaejoong sonrió a la vez que su amigo salía de su interior.

Luego vieron a Yoochun acercarse, ya vestido con un short, y con toallas en sus manos. Se las aventó a cada uno.

-Antes que nada- dijo sentándose en la cama- Quiero decirte, Susu, que venir hasta aquí fue planeado.

-Tú lo planeaste?- susurró ruborizándose.

-Con él- señaló a Jaejoong- Pensé que te rehusarías como antes a hacerlo conmigo, pero me alegra que no lo hicieras

-O sea, que he sido violado por Uds.?- diciendo eso se sentó en la cama. Entre Yoochun y Jaejoong.

-No claro que no- se excusó Jaejoong- Tú fuiste el que me violó a mí

-Pero... esto sólo me hace confundir más

-Eso no es cierto- interrumpió el castaño- Cuando te besé y me detuviste, me di cuenta que de verdad amas a Yoochun

-Pero—

-Susu ah- habló esta vez su novio- Está bien que te guste una persona. Pero como me dijiste, tú me amas a mí. Amor y gusto son sentimientos muy diferentes.

Junsu bajó la mirada. No lo entendía muy bien pero... en parte era cierto, cuando poseyó a Jaejoong le hizo muy feliz al tener lo que siempre quiso, pero su novio también estaba presente en sus pensamientos.

Se podrá acaso tener a ambos?

-Yoochun ah, Jaejoong ah- susurró bajito.-Sería egoísta de mi parte si... si los quiero a los dos?

Ambos se miraron.

-Y sería mezquino si dos hombres quieren a la misma persona?- dijo el castaño abrazando al pelioscuro.

-Porque ambos te queremos Susu ah. Y mientras tú estés, el resto no importa

-Chunnie... Pero eso estaría mal

-Entonces somos locos por hacer algo que rompe barreras

Los tres empezaron a reír bajo.

-No te preocupes Su, nada entre nosotros cambiará- dijo el castaño

-Salvo las noches...- susurró el azabache tumbando a su novio en la cama y haciéndole cosquillas junto a su amigo.

-Hahahaha...


<<.Después de esa noche nada volvió a hacer como antes. Mi mente aún sigue un poco confundida, pero mientras los tenga a ellos, lo puedo soportar. Es cierto que las cosas cambiaron radicalmente; en especial este mes. Pero bueno, al fin y al cabo esa ya es otra historia... porque este capítulo, aún se sigue escribiendo.>>

F.I.N

8 comentarios:

  1. Anónimo3/09/2011

    OMG O___O estoy anonadada...que cosa tan maravillosa, un trio YooSuJae....wooooow...esta buenisimo, moriiii...asdadasad Junsu suertudote xDDD io kieroo *w* xDDDD te quedo buenisimo..me encanto <3
    asadasdasadasadasadas >///////<

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/14/2011

    ESPECTACULAAAAAAAAAAAAR


    GRANDIOSO
    MAGNIIIFIICOOOOOOO
    X________________________X

    ResponderEliminar
  3. MAGNIFICO! MAXIMO! EXELENTE! Entre más sinonimos ;___;
    Me encanto! ;w; Me gusta mucho el YooSuJae~<3
    Y asnkda -se convulsiona-
    Seria demasiado pedir que lo continuara? ;-;!

    ResponderEliminar
  4. WAAA OWO!!!!!! eso fue demasiadoooo!!!

    casi muero *o*

    -No claro que no- se excusó Jaejoong- Tú fuiste el que me violó a mí

    hahahhahaha XDDDDD!

    fue increible! te quedó genial *.*

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/21/2011

    omg...necesito transfucion!
    o sea mi primer trio,y estuvo de lujooo waahhh.kien no qisiera estar ahii ahahahha...*pervertida* u_U

    ResponderEliminar
  6. Opino lo mismo que las demas chiks, eso estuvo
    SUPER-RECONTRA-HIPER-DUPER WOOOOWWWWW!!!!
    TODA UNA OBRA MAESTRA!!!! jajaja
    Realmente me mori y regrese a la vida, (O.o) y tambien me encantaria estar en el lugar de SUSU jajaja
    lo acepto ellos me hacen pensar cosas indecentes jiji

    ResponderEliminar
  7. elif20107/20/2012

    WUOO!!! simplemente GENIAL!!! El mejor que he leido gracias por compartir éste hermoso fic mori con el trio me encantan éstos chicos los amo a los tres felicidades a la o el escritor mis respetos muy bien escrito me encantó el como describes las cosas ya que es muy fácil. Sentir que estas ahí mismo vivendo todo gracias de nuevo por tu Excelente trabajo saludos! 8)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11/28/2012

    Djdhehjrhrvdbdhdbe HERMOSO HERMOSO!!! ME ENCANTO *-----*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD