Endless winter

11 comentarios

Título: Endless winter 「Invierno interminable」
Autor: Himenie
Pareja: JaeMin
Género: Lime / Slash
Extensión: Oneshot
----


Introducción: La navidad es una época de reencuentros, pero Changmin nunca se habría imaginado que después de un tiempo se reencontraría de nuevo con Jaejoong de ese modo ...

Hacia demasiado frío en las coloridas calles envueltas de nieve y luces de colores que iluminaban por completo la noche que lo rodeaba. Las luces que parpadeaban a su al rededor hacían la acción de afirmar que estaban en aquellas frías fiestas. Changmin envuelto en un cálido abrigo podía sentir como el frió traspasaba este, incluso a pesar de que sus manos estaban envueltas por aquellos guantes de lana, él seguía teniendo frió. Tanto que acurruco sus brazos al rededor de su pecho, dándole aquel aire de hombre serio y tan frió como aquella nieve que empezaba a parecer en pequeños copos, apenas predecibles.

Changmin había salido solo para hacer alguna compra, se había enfundado aquel gran abrigo negro y masculino, guantes de lana del mismo color, y una bufanda que cubría gran parte de su mentón y labios. Quería pasar desapercibido, pero unos grandes ojos femeninos siempre lo estaban observando. Y no era para menos. Aquel invernal hombre era similar a un modelo, piernas largas y pelo alborotado, que empezaba a verse irresistible cuando se envolvía de aquella leve nieve.

Él hizo caso omiso a aquellas miradas puestas en el, para continuar andando y realizar unas compras. Quería algo de comer, y regresar a su casa, para poder estar de nuevo abrigado entre sus mullidas y cálidas mantas. "Ah - suspiro en su mente - como deseo llegar a casa" pensó mientras seguía caminando.

— ¡¿Changmin?!—

Changmin paro en seco. Aquella voz masculina había gritado su nombre. Le era tan similar. Quiso hacer caso omiso de aquella llamada, pero su curiosidad le hizo parar.
¡¿Como era posible que lo estuvieran interrumpiendo?!, él deseaba salir corriendo de nuevo para llegar lo antes posible a casa.

— Changmin —

Volvió a escuchar su nombre. Esta vez mas bajo. Pero con un tono aun mas audible para Changmin, quien empezaba a intuir de quien se trataba aquella voz.

Aquella masculina voz provenía de uno de aquellos oscuros callejones. Esa callejuela se encontraba justo al lado de Changmin, que al mirar hacia allí se percato de que aquella familiar silueta se abría paso en aquel oscurecido callejón para salir a la calle iluminada por la navidad.

Se escucho el fuerte maullido de un gato, y aquel chico replicar: — ¡Callate Jiji¡ —
— ¡Jaejoong! — Changmin exclamo ese nombre hasta el punto de gritarlo, le había impresionado encontrarse a Jaejoong justo a su lado. Hacia mucho tiempo atrás que no veía o hablaba con este, y se veía completamente diferente a aquel entonces, sin haber cambiado en su belleza.

Jaejoong tosió fuerte mientras seguía mirando a Changmin con unos ojos inundados de felicidad. Tenia entre sus brazos a aquel adorable felino de color grisáceo, que maullaba mientras sus ojos se entrecerraban a causa del frió.

Jaejoong tenia el cabello algo desordenado, sus piel estaba clarecida, salvo sus mejillas que se encontraban de un color morado tal y como gran parte de sus labios por el frió, ¡y es que apenas iba abrigado!. Changmin tuvo que pasar su mirada dos veces sobre él para ver aquella poca vestimenta que llevaba. Aquella camisa parecía demasiado fina para ese fuerte invierno.

Al pobre y hermoso Jaejoong se le veía temblar y toser.

— Estas loco — le espeto Changmin — Como se te ocurre salir de ese modo con el frió que esta haciendo. Y ademas, de sacar un gato a pasear tal como si fuera un perro — Changmin tuvo que contenerse la risa, por que quería parecer lo mas serio posible mientras lo decía — Deberías de haberte abrigado bien, va a empezar a nevar — le advirtió por ultimo mientras se proponía a seguir su camino.

Hacia tanto frió y tenia tanta hambre que en lo único que podía pensar Changmin en ese momento era volver a casa, lastima que Jaejoong estaba allí para desbaratar sus ideas.

— Changmin, realmente te extrañaba, veo que eres igual de frió ... — le dijo — Pero, estas equivocado, yo no estoy paseando a Jiji, en realidad ... — Jaejoong sacudió la cabeza negando y de pronto puso un semblante triste — No tengo un sitio donde dejar a Jiji —

— ¿A que te refieres? — le pregunto Changmin con preocupación por el rostro triste de aquel bello chico.

— Yo …— dijo bajando la mirada — Me embargaron hace poco.— confeso
Changmin abrió sus ojos impresionado a la vez que incrédulo:

— ¿Te embargaron? —

— Si. — contesto Jaejoong avergonzado — ¿Debo contarte toda la historia? ó ¿Debo resumirla diciendo que ya no tengo nada? —

— ¿Nada? —

— Ah, parece que no me entiendas.— a Jaejoong se le humedecieron los grandes ojos que se iluminaban por las luces de la calle.

— Creo que estoy entendiendo perfectamente – contesto Changmin

— ¿Enserio? Es una suerte que te encontrara. En realidad, e sido incapaz de decírselo a alguien. Creo que me da vergüenza decir que ya no tengo prácticamente nada. Seria preocupar a mi familia ¿No es así? Me da vergüenza — confeso.

— ¿Pero no te da vergüenza estar en un callejón? Es contradictorio.—

— Eres incapaz de entenderlo ...— Jaejoong se sintió ofendido y miro a Changmin con cierto dolor.

— Creo que si ...— Changmin dijo aquellas ultimas palabras mientras volvía a caminar, dejando atrás a Jaejoong.

— ¡Changmin! Tengo frió, Jiji también tiene frió ... — le dijo, intentando que Changmin parara de caminar, implorándole que se quedara y sintiera algo de compasión — Y me as dicho que va a nevar ..., realmente me voy a morir de frió y hambre. Ademas se me esta empezando a encrespar el cabello —

Changmin paro en mitad de la calle, y rió con aquella burlona risa amplia, por aquella ultima fase del mayor. Se giro y le dijo — Ven —

— ¿Si? — pregunto Jaejoong emocionado.

— Si, acompañame ...— Jaejoong ando hasta llegar a Changmin. El menor se vio incapaz de dejar a Jaejoong atrás, no después de aquella impactante noticia y confesión.


Ambos se pusieron de nuevo a caminar. Changmin se quito el abrigo que llevaba puesto, y cubrió con este a un tembloroso Jaejoong. Changmin llevaba un jersey de lana bastante abrigado, en cambio a Jaejoong se le veía mucho mas desabrigado, ahora con aquel abrigo se le veía mucho mas cálido y feliz.

Las luces navideñas parecían iluminar el hermoso rostro de Jaejoong
— En realidad eres como un ángel, Changmin —
— Pues yo creo que es una mala suerte que justamente yo me tuviera que encontrar contigo. Mira que podías haberte reencontrado con Yunho o YooChun — dijo mientras seguían caminando. Jaejoong rió.
— Si me llevas a tu cálida casa, yo te prepare algo de comer — le propuso de pronto.
— ¿Esto es una especie de trato? — le pregunto Changmin.
— Sí. ¿Te sigue gustando el estofado de kimchi? —
— Me encantaba cuando preparabas kimchi-jjigae ¡ó Doenjang-jjigae! Sabia realmente bien — los ojos de Changmin parecían iluminar de entusiasmo cuando Jaejoong nombro la comida. Así que cuando se quiso dar cuenta de lo mucho que se había dejado llevar por el tema se dio por vencido — Esta bien — acepto Changmin.
— ¿A donde te dirigías? — le pregunto un feliz Jaejoong mientras sostenía a su fiel gato.
— A comprar — le contesto.
— Perfecto, ¿tienes ingredientes en casa para el estofado de kimchi? —
— Creo que no tengo tofu … — Changmin pareció pensativo antes de contestar aquello.
— ¿Como no puedes tener tofu? Se necesita para el kimchi-jjigae y doenjang-jjigae, no podre hacer nada si no tienes.— Jaejoong empezó a quejarse — Eres un desastre.— afirmo, sientiendo como los ojos de todas aquellas personas se posaban en ellos, en aquellos hombres perfectos discutir entre el ambiente invernal.

Cuando llegaron a aquellas pequeña y remota tienda, Jaejoong pareció adueñarse de los productos, ya que sabia comprar con inteligencia, tal y como si tuviera un instinto en ello. Changmin (quien le había tocado llevar en brazos a un adormilado Jiji) quedo sorprendido cuando Jaejoong le pidió el dinero para pagar los ingredientes que había comprado, era bien cierto que Jaejoong no tenia nada de dinero en aquellos momentos. En realidad reencontrarse con él había sido una suerte para ambos, uno podría comer rico y el otro al menos comer algo.

Al salir de la tienda, la nieve empezó a cubrir de un manto blanco las calles. Estaba empezando a nevar tal y como Changmin había deducido. Aquellos copos eran molestamente refrescantes cuando caían en su rostro.
Changmin seguía con Jiji entre sus brazos, mientras Jaejoong llevaba las bolsas de la compra. El menor miro a aquel animal con cierta preocupación. Después suspiro agotado y desanimado al ser incapaz de ignorar al tembloroso animal. Se quito aquella cálida bufanda que llevaba puesta y cubrió al felino con ella.

— Si haces eso, le vas a caer muy bien — dijo Jaejoong sonriendo mientras miraba la acción de Changmin. Mientras caminaban Jaejoong se inclino para hablar al grisáceo minino — El es Changmin, JiJi.— le empezó a hablar — Tu no lo conoces, pero ahora si. ¿Es bueno, verdad?. Lo conozco hace mucho tiempo —
— Deja de hablar con el gato, me estas avergonzando. La gente va a pensar que estas algo mas que loco — se quejo Changmin apartando al gato de Jaejoong.

~~~~~~~

Al llegar a casa de Changmin, nada mas abrir aquella puerta, Jaejoong quedo fascinado ...
Aquella amplia casa estaba tierna y levemente decorada. Al entrar, se podía sentir el calor que desprendía el interior. Después del frió y nieve que se abalanzaba en el exterior, el hogar era como un bendición. Parecía gritar que aquel hogar era de Changmin. Incluso Jaejoong podía jurar que toda aquella casa desprendía el olor del menor.

— ¡Aah Aah! Realmente esta cálida — empezó a exclamar Jaejoong entusiasmado, mientras se quitaba ansioso sus zapatillas y se introduccia en la casa.
— Tiene climatizador — explico Changmin dejando sobre el suelo al animal que había llevado en brazos todo el camino de regreso.
— ¡Ah, Jiji! — exclamo de nuevo Jaejoong al ver que el gato corrió despavorido hacia el interior de la casa — Hace tiempo que no come nada, debe tener hambre — explico Jaejoong mientras caminaba con las bolsas de la compra hacia el interior, dejandose guiar para averiguar donde se encontraba la cocina.
Changmin suspiro. No sabia aun si había sido una buena idea haber accedido al plan de Jaejoong. Pero a pesar de no saber la historia completa de lo que le había sucedido, era incapaz de deshacerse de él en un momento semejante.

Jaejoong había encontrado sin dificultad la hermosa cocina, cuando entro Changmin observo que Jaejoong había accedido a un pequeño bol donde empezó a vertir la leche que había encontrado en la nevera. Jiji, quien se relamía sin cesar se acerco ansioso a aquel liquido blanco para engullirlo con ganas cuando Jaejoong se arrodillo a ofrecérselo. Changmin se acerco a ambos, podía ver el rostro del mayor completamente iluminado por la luz fuerte de la cocina

— Estas sucio — le dijo.
Jaejoong miro a Changmin sorprendido — ¿Como? —
— Estas sucio, ¿cuanto tiempo llevas en la calle? — le contesto Changmin a la vez en la que le preguntaba curioso.

Jaejoong contesto seguro — Dos días —
Changmin lo miro preocupado <<. ¿Dos días? .>> pensó, y recreo a un Jaejoong dos días en la intemperie. Era difícil de imaginar.

— Tienes mugres en las mejillas — le dijo Changmin, señalando sus propias mullidas mejillas.
— ¿Si? — Jaejoong se vio preocupado por ello, y empezó a limpiarse con sus manos las mejillas.
— Y tu cabello esta mal — le continuo diciendo el menor.
— ¿Puedo bañarme? — le pregunto Jaejoong.
— Debes bañarte — le contesto, exigiéndolo.
— Pero ... yo ... solo tengo esta ropa —
— Ah ... realmente eres un fastidio. Lo único que saco en beneficio de esto es una grata comida. En cambio, tú consigues de todo ...— gruño Changmin.
— Pero estabas solo aquí, y son fiestas — Jaejoong pareció bajar su voz — Así que te hago compañía —
— Menuda compañía … — susurro Changmin
— ¿Que? — pregunto el menor incapaz de haber escuchado la frase del menor, quien seguía mirándolo con cara malhumorada, a la vez que sus alargados labios hacían un ligero movimiento hacia abajo
— Nada ... Solo que debes prepararte la ducha — le contesto Changmin, para después agarrar de los hombros a Jaejoong y técnicamente arrastrarlo afuera de la cocina — Y espero que sea una ducha rapida, realmente me estoy muriendo de hambre —
— Sigues siendo igual de exigente — afirmo Jaejoong.

~~~~~~~

Changmin bufo mientras dejaba sobre la cama la ropa que prestaría a Jaejoong. No pensó mucho en ello, la primera camisa y pantalones que encontró los dejo cuidadosamente sobre la cama, para que cuando Jaejoong saliera de la ducha pudiera cambiarse sin problema. Aunque era obvio que no utilizaban la misma talla, Changmin no se preocupo mucho por ese detalle.

Al tomarse una ducha caliente, Jaejoong se sintió en el paraíso. Había sido una suerte encontrarse con Changmin, en el pasado habían vivido mucho tiempo juntos, habían cantado juntos y habían enlazado buenos lazos que por razones ajenas habían sido separados. Era bueno saber que seguía manteniendo la amistad de él a pesar de todo. Ahora era navidad, y estaba en su hogar, aquello hizo a Jaejoong sonreír.
Sintió que el agua caliente inundaba todo su rostro, aquel que había estado bajo el frió tanto tiempo. Aquello era mejor que el propio paraíso ...

Al salir de aquel aseo y encontrar en la habitación de Changmin, se sintió extraño. Observo que el menor le había preparado la ropa encima de la cama, esta estaba totalmente doblada. Jaejoong sostuvo entre sus manos la camisa de color celeste, y la miro feliz, por fin podría cambiarse de ropa, algo que estaba deseando de hacer.
Se puso aquella camisa y se la abotono despacio. Le quedaba algo larga.
A continuación miro los pantalones, pero ... <<. ¿Donde esta la ropa interior? .>> pensó Jaejoong mientras removía todo, buscando.

— ¡Changmin!— grito saliendo hacia el pasillo.
Changmin apareció a la llamada, mirándolo de arriba abajando y exclamando — ¡¿Por que diablos no te has puesto los pantalones que te e prestado?! —

De pronto las mejillas del menor se pusieron sonrojadas, el cuerpo de Jaejoong parecía pronunciarse al no llevar pantalones, sus piernas parecían suaves como la porcelana, y aquella camisa celeste daba mas que un inicio a la imaginación. Le quedaba lo suficiente larga como para cubrir su parte mas intima, pero dejaba en él un aura de sensualidad atrayente.

Jaejoong hizo un puchero con sus rosados y carnosos labios — Se te olvido prestarme ropa interior —
El rostro de Changmin parecía una cereza madura. Estaba completamente enrojecido y tartamudeo cuando se imagino que bajo esa tela celeste se encontraba aquel cuerpo desnudo.

— Yo ... yo, ¿Yo que iba a saber que ibas a necesitar incluso eso de mi? — dijo.
— ¿Acaso no es algo obvio? — Jaejoong cruzo sus brazos
Changmin suspiro cansado y se camino junto a Jaejoong a la habitación.
— Oh, Dios mio, ¿Por que das tantos problemas? Estas fiestas no podían ir peor — mascullo Changmin, mientras rebuscaba entre sus cajones abundantes de ropa.
— Antes ... ¿Estabas sonrojado? — le pregunto Jaejoong.
— ¡No! — contesto Changmin firmemente, mientras volvía a sonrojarse.
— Yo estoy feliz de estar en invierno aquí — admitio Jaejoong.
— ¿Por que deberías? — le pregunto Changmgin curioso
— Por que voy a preparar kimchi-jjigae a Shim Changmin — afirmo Jaejoong con una dulce sonrisa mientras se peina el cabello corto con las manos
Changmin saco al fin una ropa interior blanca, y bastante simple — Estos creo que estan bien — los deposito sobre las manos de Jaejoong.
El menor se disponía a irse de la habitación cuando Jaejoong le llamo
— Changmin ...— quedo mirando aquella blanquecina prenda intima.
— ¿Ahora que quieres? — le pregunto.
— Me los puedes poner tu — Jaejoong no puedo evitar sonreír tras decir aquella propuesta.
— ¡Jaejoong! ... ¿Acaso estas jugando conmigo? — Changmin volvía a fundirse el color rojo en sus mejillas, el era muy masculino pero cuando sus blandas mejillas se teñían de rosa parecía un niño. Jaejoong solo dijo aquella frase para ver de nuevo aquellas mejillas sonrojarse — No voy a hacer tal cosa, mas te vale vestirte y prepararme la cena ya, como me has prometido, o agarrare a Jiji y ...—
Jaejoong le paro asustado — Vale, vale ... ahora mismo haré tu comida — afirmo.
Cuando Changmin se fue de la habitación, Jaejoong dejo de lado aquella prenda ...

~~~~~~~

Changmin miro tras el cristal. La ventana del salón daba al exterior, aquel que parecía ser frió e intenso. Estaba nevando con mucha fuerza allí fuera. Y mientras Changmin miraba aquella tormenta de imbatibles copos de nieves, pensó en que hubiera sucedido si no se hubiera encontrado con Jaejoong <<. ¿Ahora estaria hay fuera? .>> pensó preocupado. En realidad se alegraba por no haberlo dejado en la intemperie.
Un maullido lo distrajo de sus pensamientos. Se trataba de Jiji, que lo miraba desde el suelo con ojos felinos y dulces.

Chanming se puso de rodillas y acaricio al animal — Si, realmente una suerte que os encontrara —
De pronto un olor extraño proveniente de la cocina le hizo cambiar de opinión ...

— Lo siento, lo siento mucho, Changmin — repitió Jaejoong una y otra vez cuando observo que Changmin entraba a la cocina.
Chanmgin olfateo aquel fuerte olor a quemado.
— ¿Que es ese olor? — pregunto, después dirijo una mirada a Jaejoong — ¿No te dije que te pusiera los pantalones? — le pregunto al ver las descubiertas piernas de un preocupado Jaejoong.
— Pensé que estaría mas cómodo si no los utilizaba ... pero, pero ... al parecer aun así se me a quemado un poco uno de los ingredientes — dijo nervioso
— ¿Un poco? Huele como si hubieras incendiado toda la cocina — Changmin parecía incapaz de pestañear. La cocina había acabado por ser un desastre, y eso que Jaejoong era un hombre que sabia bien utilizar la cocina.

El mayor nervioso intento recoger todo aquel desastre que había generado.

— Lo sien … — Jaejoong fue incapaz de terminar la frase de disculpas, sus fortuitas manos y su patoso cuerpo hicieron que aquel gran trozo de tofu que se presentaba sobre la encimera cayera descontroladamente hacia el suelo junto a Jaejoong, quien callo sentado, justamente encima de aquel blanco y blando tofu.

— ¡Que desastre! — exclamo Jaejoong, después miro a Changmin, quien presenciaba el desastre con ojos desorbitado e incrédulos. Jaejoong sentía aquel producto resbalarse debajo sus muslos. — Ni siquiera e sido capaz de agradecerte que me dejes estar en tu casa, me has acogido a pesar de todo ..— Jaejoong tenia los ojos sus brillantes, y las lagrimas a los bordes de sus lagrimales — Changmin, lo siento mucho. — dijo intentando ocultar esas lagrimas — Yo queria preparate algo rico, y solo te estoy dando problemas, y ademas en fiestas —

Changmin miro a un Jaejoong lloroso, que seguia sentado sobre aquella comida, incapaz de levatarse del suelo —Yo recogere todo esto — afirmo Jaejoong.

— Jaejoong, esta bien … — dijo de pronto Changmin quien se inclino hacia el aun sentado Jaejoong, le agarro de los hombros para retenerlo allí, y le dijo — Es una sorpresa — en un leve susurro.
— ¿Como? — pregunto Jaejoong confuso a la vez en la que se frotaba los ojos, para quitarse aquella pesada humedad de sus ojos y observar el rostro perfecto del menor mirarlo de frente.
— Eres una sorpresa — Changmin se sonrojo — Y me gusta mi sorpresa de navidad, a pesar de todo — confeso.

Jaejoong, de ojos perfilados, los dejos abiertos en un aura de sorpresa, y se acerco tímidamente a los labios de Changmin, besándolos sin previo aviso a la vez en la que cerraba tímidamente sus ojos, cosa que sorprendió al menor, quien por lo contrario abrio los ojos con fuerza al ser besado por este.

— Tenia ganas de hacer eso — dijo Jaejoong nada mas apartar sus labios de los de un aun sorprendido Changmin. Al observar que el menor era incapaz de procesar alguna palabra, Jaejoong agarro aquella oportunidad para confesar — En realidad no me e puesto los pantalones, pero tampoco me e puesto la ropa interior, soy un mal huésped, ¿verdad? — le pregunto.

Changmin dirijio su mirada aquella camisa celeste, bajo mas alla para mirar las piernas, y bajo ellas aquel brillante tofu.

— Cierto, solo das problemas. — contesto al fin — Tendrás que esforzarte mucho para que lograr que te deje quedarte aquí toda la navidad...—
Jaejoong quedo pensativo unos segundos mientras mordía su labio inferior, después exclamo —¡Dejare que te comas el tofu! —

Changmin pareció confundido, el único gran tozo de Tofu ahora se encontraba bajo el cuerpo de Jaejoong. Agarro de las piernas descubiertas de Jaejoong e inesperadamente lo volteo sin dificultad.

Jaejoong exclamo asustado cuando se encontró bocabajo sobre el suelo de la cocina.
Era cierto lo que había confesado Jaejoong, su cuerpo bajo aquella camisa celeste estaba descubierto. Y aquel desparramado trozo de tofu habia quedado pegado sobre su desnuda piel fina y pálida.
Jaejoong grito sonrojado cuando sintió la húmeda y cálida lengua del menor tocar su piel, logrando con esta saborear aquel alimento que Jaejoong tenia esparcido por la parte superior de sus piernas.
Era increíble, a Changmin le pareció que aquello estaba aun mas sabroso de lo que podía estar servido y cocinado. Sobre la piel de Jaejoong aquel producto blanco parecía estar dulce. Quizás era solo su imaginación, y su lengua le había causado aquella sensación de dulzura.

Cuando Changmin se quiso dar cuenta, sus mejillas y manos estaban cálidas, como si las acabara de exponer junto al fuego de la chimenea. A pesar del frió invierno fuera la casa, Changmin estaba ardiendo. Sorprendido observo a Jaejoong, extendido bocabajo sobre en el suelo de la cocina, tenia aquella camisa celeste levemente subida, dejando ver mas de lo que la imaginación podría llegar.

Changmin aun seguía atónito, la calidez que se generaba en él, y aquel impulso de su lengua sobre su piel ¿era por que le gustaba? ¿le atraía?. Generaba en él algo nuevo. Era algo extraño, desde que se había reencontrado con Jaejoong ese día, este solo le había dado problema tras problema, y aquella cocina era prueba de ello. Pero a pesar de eso, Changmin estaba de pronto inundado de una extraña felicidad de que en ese invierno Jaejoong estuviera allí.

Con sus largos dedos se apodero de algunos pequeños trozos de tofu, estaba frió y blando. Con su otra mano levanto un poco mas aquella camisa, dejando al descubierto sus blancas y suaves nalgas. Jaejoong avergonzado dio un pequeño grito de nuevo, volviéndose quejido cuando los dedos del menor manchados por aquel alimento se introdujeron entre sus nalgas , logrando que el cuerpo del mayor se inundara de pequeños pero fuertes escalofríos, dejando aquella caliente entrada eroticamente manchada.
Jaejoong ya se imaginaba que haría el amor, pero aun sabiendo ese dato, no parecía nervioso, es mas, parecía que lo hubiera estado buscando todo ese tiempo, desde el primer momento en el que entro en la casa de Changmin.

Changmin volteo a Jaejoong sobre el suelo, para mirarlo de nuevo de frente. Jaejoong tenia los ojos aguados y las mejillas esparcidas de un rosa fuerte, por lo que el corazón de Changmin parecía acelerarse cada momento mas y mas.
Jaejoong alzo un poco su cuerpo, para que su rostro se encontrara con el de Changmin, besándolo con intensidad durante un largo rato.
— Changmin ..., me gustaría que este invierno fuera interminable — gimió sobre sus labios.

- Fin -

11 comentarios:

  1. Anónimo1/16/2012

    awwwwwwwwww que bonito siempre los one shot te dejan con ganas de mas quiero continuacion de esto ><

    ResponderEliminar
  2. *w* que bonito!!!!!! waaa aunque en un principio pense Changmin eres un baka como tratas a Jae pero woooooooo *o* esta genial!!!!!!!!!!!!!1

    Mi docis de JaeMIn waaaaa me encanta

    ResponderEliminar
  3. awwwwwww lindo lindo lindo...más Jaemin!!!!!!
    thank you so much for that!

    ResponderEliminar
  4. ♥Qué liiinda♥ De pronto quiero que sea invierno y leer esta historia mientras veo nevar...además me encanta cuando meten a Jiji en las historias, Jae es una persona de gatos, aunque no sé que tuvo que pasar para que JJ cayera en la indigencia, lo que sea que los juntó, los planetas se alinearon, me hizo feliz *O*

    ResponderEliminar
  5. waaaaaaa preciosa historia, me encanto >.<

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1/19/2012

    COMO ES POSIBLE QE NO TENGA CONTI!!!!
    Me quede helada cuando baje para ver si haya mas texto y decia FIIIIIN!!!!!!!!!!! xD

    realmente un Jaemin muuuy buenooo , la sensacion de las emociones qe profesaban se sintio tan real ...
    En serio quiero conti T.T

    ResponderEliminar
  7. Dominic1/22/2012

    omggggg necesito una continuacion de esto,hazlo interminableee de verdad sasdaddsasdsads

    ResponderEliminar
  8. Romina1/22/2012

    wawaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me mueroooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo ah este Jaemin me encanto ahh pero queria mas.. aun asi Max tan serio pero tan cute se sonrojaba awwwwwwwwwww bello bello .. ñ_ñ si hay segunda parte seria muy feliz y mas si hay mas .. :p ahh muy buenoo ^^ :)

    ResponderEliminar
  9. me encantooo!!
    amo el jaemin!!
    pobre jaaee y jiji!!
    pero menos mal changmin lo encontrooo!!
    aawwwnn!!!
    ^^

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1/25/2012

    Wow!! Estuvo genial, que pena que lo dejaras JUSTO ahí!! Jajaja... anyway ¡¡me encantó!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD