Odiarte no era fácil, amarte Sí. Cap 2

6 comentarios
La época de exámenes había tomado un receso.

Hace casi 2 semanas que no se veían.

El mayor lo sabía: el pelicastaño estaba enojado y no quería verlo ni siquiera por error.

- “y dile que no se olvide de utilizar acentos cada vez que le mande mensajes amorosos a esa perra!”
-
Fueron las palabras que le habían hecho llegar a Yoochun mediante el rubio.

Era viernes a la noche, y él se encontraba pensando nuevamente en Junsu. Estaba sentado, bebiendo en algún lugar junto a Jaejoong y Yunho, que poca atención parecían mostrarle.

Yunho se había vuelto casi un idiota enamorado desde que había conocido al rubio. Al pelinegro le causaba risa, pero en parte, también envidia.
Sabia de la oscura historia de su amigo antes de conocer Jaejoong. Sin embargo, éste había apostado al cambio solo para poder lograr que él lo aceptase.

Yoochun, lo había admitido hace mucho: quería ese mismo destino, con Junsu.

Pero su historia era un poco mas complicada por supuesto.

No iba a negar que extrañaba pasar noches junto a Yoe Hee, pero sabía que eran los efectos de su primer amor, de su primera vez.
Desde hace más de 5 años venía encontrándose con ella, incluso antes de que se comprometiera con el señor Kim.
Sufrió demasiado al principio, al enterarse que su pareja era nada mas ni nada menos que el padre de uno de sus mejores amigos: Zuno.
Y desde la primera vez que piso su casa y vio a Junsu correteando por ahí, sintió que era mejor alejarse, ya que ese chico era especial para él.

Su vida se volvió callejera, y poco a poco la culpa ya no formaba parte de él. Así también conoció a Yunho, que tenía una historia, más o menos parecida.

Todo pintaba oscuro y entregado al placer hasta que se cruzo, aquel día en la universidad, con los ojos a Junsu.

No sabia que era, pero si sabia lo que sentía: ganas de estar con él, de hacerlo sonreír, de abrazarlo, besarlo, pasar horas contándole historias, caminar juntos como una pareja lo haría.
También sabia que le daba miedo que él lo odiara de nuevo como antes, que se valla con una mujer y porque no… con otro hombre.
Eso explicaba el porque de la desconfianza hacia Changmin y Jaejoong al principio.

Yunho lo despertó de su nube de pensamientos no muy pasivamente… pero ya era tarde y el clima no favorecía en nada.

- Oye Yoochun, Jaejoong y yo nos iremos a mi casa.
- Otra vez te lo llevas?
- Yunho… no hace falta... – el rubio seguía mostrándose avergonzado cada vez que lo amigos del moreno le hablaban – si quieres… solo puedo tomarme un taxi e irme a la mía…
- Quiero que vengas a la mía… - con la intención de molestarlo, el moreno, se acerco a su cuello y le susurro despacio algunas que otras lindas palabras, la cara del pelinegro era fatal en ese momento.
- Ya paren ustedes dos… escucha Jaejoong, sabes donde esta Junsu ahora?
- Hoy es viernes?
- Si… hoy es viernes.
- Mmm no lo se…
- Ni que él fuese su madre Yoochun…
- No… pero tal vez lo sabe…
- A si si, probablemente tomando sus clases de natación… siempre lo hace los viernes, sábados y domingos por la noche.
- En el club de la universidad?
- Si ahí mismo…
- Muchas gracias rubio...

Tomo su mochila y rápidamente salio caminando hacia la puerta, suponía que a la pareja no le iba a molestar la ausencia de un saludo.

- Preparado para ser rechazado Park? Igualmente… suerte!
- El no va a rechazarme Yunho… encárgate de hacer feliz a tu novio.
- Jaja, solo quería desearte buena suerte malhumorado….

Una linda y extraña escena iba a desarrollarse en la puerta de la universidad esa noche.
Yoochun tendría toda la paciencia del mundo y estaba dispuesto a esperar hasta la hora que sea necesaria.
Pasada la media noche, ya bajo una leve llovizna, vio salir a Junsu con un bolso en la mano, caminando tranquilo, acompañado de un muchacho que solía ver en la universidad.

Jamás le había caído bien… menos ahora, que amanazaba con llevarse las sonrisas de Junsu, esas que a él, tanto le gustaban.
Se bajo del auto ignorando el hecho de que sus ropas iban a mojarse y pudo notar la cara de sorpresa del menor.

Su acompañante lo saludo cortésmente y luego abrazo al pelicastaño para despedirse.
Eso de algún modo le había echo hervir la sangre.

Era tarde y ya era peligroso encontrarse ahí, por lo que decidió hablar en otro lugar.

- Vamos junsu, sube a mi auto, te llevare a tu casa…
- Estas loco?... ni lo pienses!
- Tu estas loco? Piensas caminar solo de noche y encima bajo la lluvia.
- Si porque no? Antes que estar contigo!
- No seas caprichoso, solo hablaremos…
- No necesito hablar… mándame un mensaje como ultima opción… vuelve a tu casa!

Dejo a yoochun con la palabra en la boca y comenzó a caminar lentamente. El mayor no podía seguirlo, no podía dejar el auto estacionado en el medio de la calle.

Opto por subirse y conducir despacio a su lado. En algún momento, el orgullo del menor podría debilitarse.

Le gritaba desde el auto en movimiento, pero Junsu solo parecía ignorarlo.

- idiota, esta comenzando a llover! Sube al auto!
- Por que no te largas de una buena vez?
- Llevo más de 5 cuadras siguiéndote, no voy a darme por vencido…
- Pues… faltan dos para llegar a mi casa y deberás quedarte en la puerta, porque no voy a dejarte entrar…
- Le pedire a Yoe Hee que lo haga… - era la peor broma, en el momento menos adecuado, pero simplemente salió y lo hizo reir a el mismo.
- Eres realmente mas idiota de lo que pense! – se dirigió hacia el auto y lo pateo enojado, yoochun solo se quedo mirándolo sorprendido… parecían una de esas parejas agresivas que no pueden controlar sus discusiones – Yoe Hee esta de viaje!
- Voy a denunciarte, romperás el auto, ni siquiera es mío!
- Ah no? De quien es?
- De yunho…
- Pufff, el me cae peor, se llevo a mi amigo! – volvió a patear el auto y pudo notar la cara de odio del mayor asechándolo.

Junsu se echo a correr en ese instante, Yoochun solo pisó el acelerador.

Lo espero en la puerta de la casa, ya que había llegado primero… no iba a dejarlo pasar sin que antes lo escuche.

El pelicastaño llego y trato de esquivarlo, pero sin éxito, ya que lo tomó por el brazo en ese instante y lo obligo a quedarse quieto delante de él.

- Ya terminaste con tu escena?
- Noo… recién estoy comenzando… - le era fácil comportarse como un caprichoso frente a Yoochun… por lo que terminaba dedicándole tontos pucheros que solo hacían enfurecerlo un poco más. El mayor intento besarlo como primer reflejo, pero Junsu no se lo permitió.
- Estas haciéndome enojar…
- Entonces estaremos los dos enojados Chun..
- Chun?
- Si… chun, chunnie, no te llama así Yoe Hee?
- En realidad, no… - Junsu se sonrojo, ya que el solo le había colocado apodos cursis al pelinegro. – pero si quieres… tu puedes llamarme así…
- No me toques yoochun! – grito el menor al sentir sus manos rodeándole la cintura – no quiero perdonarte!
- Junsu… yo jamás le envié esos mensajes de los que Jaejoong me hablo…
- Entonces como es posible que estuvieran en su celular?
- Porque, la noche que te traje ebrio a tu casa, yo discutí con ella y me quitó, casi robó permíteme decirte, el teléfono.
- Mmm?
- Al otro día, cuando fui a buscarte al café, ella estaba esperándome y ahí mismo me lo devolvió… fue un plan muy elaborado para venir de la mente de Yoe Hee…
- Por eso estabas con ella esa tarde….- le respondió aun mas avergonzado, sintiendo ahora, como las gotas gruesas de la lluvia comenzaban a taparlo.
- Claro… no se que habrás pensado, ni que te hayan dicho, tampoco que decían los mensajes, ya que ella los elimino de mi celular, pero quiero que sepas que ninguno es cierto…
- Nada es cierto?
- Que te quiero… eso si es cierto Su…

Yoochun termino su frase con un beso corto sobre aquel hermoso puchero que Junsu hacia. Con el tiempo el menor iba a aprender, que el era alguien insaciable, que siempre iba a estar dispuesto a “jugar” un poco mas, por lo que tampoco era bueno provocarlo.

La lluvia los golpeaba, pero era casi invisible para aquellos chicos que, por primera vez, hacían concientemente las cosas y ya no buscaban nada más que cariño.

Esta vez, si tenían respuestas. Esta vez, se querían.

Así como tierno podía resultar Junsu, era el más peligroso de todos. Él mismo pegó más a Yoochun sobre su cuerpo y comenzó a beber las pequeñas gotas que resbalaban por su mejilla, quitándole la boca al pelinegro en su intento de profundizar más el beso.
Este río apenas, espero a que él menor terminara con las lamidas y luego lo separó, pero solo para obtener mejor posición a su cuello, el cual iba a llevarse todos sus besos. Junsu tiro la cabeza hacia atrás, mientras sujetaba la firme espalda del mayor.
Solo podía decir incoherencias y ya empezaba a sentir el calor aunque se encontraban en el medio de una tormenta.
Aquella deliciosa piel, que moría por probar durante tiempo, hoy le era suya. No dudo es besarlo, lamerlo y marcarlo cada vez que el era posible, dejando ese húmedo camino que se perdía con las gotas de lluvia


- Si Yoe Hee pregunta, fui yo el que te hizo suyo esta noche…
- mmh mmh, yoochun, aun no te he perdonado… - sintió como la mano del mayor se acercaba a su cintura y apretaba su trasero, llamándole la atención por hablar en un momento así. – Yoochun! Guárdate la mano!
- Shhh… ya me haz perdonado Su… siempre morí por hacer eso…
- Pervertido…entremos…
- Luego el pervertido soy yo Su? – le respondió sarcásticamente, ahora llevando ambas manos a su trasero
- Sh… alguien podría vernos, aunque ya sea tarde..

Sujeto al pelinegro y lo arrastro hacia la entrada, abrió la puerta como pudo, ya que estaba muy ocupado recibiendo besos y tratando de que Yoochun no siguiera propasandose, aunque en realidad… eso le encantaba.

Las chaquetas encontraron lugar en el suelo, al igual que las zapatillas que iban quedando por el camino. No sabían a donde querían llegar pero no podían quedarse quietos. No había luz, estaban mojados, sus labios hinchados debido a la pasión, pero… ¿Qué importaba ya?

El mayor desprendió la camisa del pelicastaño, casi sin que este se de cuenta y la lanzo lo mas lejos que pudo. Éste no iba a quedarse inmóvil, por lo que traviesamente comenzó a desabrochar los pantalones del mas alto, que no dejaba de lamer y darle besos cortos a su cuello, y empezaba a estimular aquellos pequeños montecitos que se en endurecían cada vez mas.

Comenzaban a perder el control, el calor ya estaba molestándoles y no tenían mas pensamientos en la cabeza que no fuesen próximos movimientos en aquel juego.

Aquel juego, que sabían, no estaba del todo bien… pero después de todo, se habían conocido de una manera bastante “mala” por así decirlo. Le daba un morbo especial el saber que era el “hijastro” de su amante, pero le preocupa que sea el hermano de uno de sus mejores amigos.


Yoochun empujo al menor y rozó su miembro con la pierna apropósito. Sabia que junsu tenía ahora un problema… y le excitaba de sobremanera verlo así.
A pesar de tener una tierna imagen de él, sabía que se volvía un diablo cuando se enojaba.

Gimió sin darse cuenta y rompió de un tirón la camisa del mas alto pudiéndolo ver, por primera vez, con el torso desnudo. Descubrió así un hermoso tatuaje que tenia en el pecho. Se quedo observándolo unos segundos, eso llamo la atención del pelinegro.

- Que pasa Junsu, te molestan los tatuajes?
- No me gustan… pero se ven lindos en ti… - le respondió sellando su boca con un beso e invadiendo su cavidad sorpresivamente, aunque no solía ser él, el que daba los primeros pasos.
- No te portes mal… - le llamo la atención con una falsa envestida, que hizo gemir y retroceder al menor.
- Chun… compórtate… - le respondió mientras jugaba con los mechones mojados que le impedían ver el su rostro.

El beso se tornaba cada vez mas intenso y sus cuerpos cada vez respondían menos… la luces apagadas representaban un problema, ya que ninguno sabia que había detrás suyo…

Terminaron tirándose sobre el sillón… aquel en donde tantas veces se habían desatado discusiones con Yoe Hee.
Yoochun cayó sobre Junsu que yacía inmóvil, debido a que los pantalones que llevaba estaban cargados de agua y le pesaban más de lo normal. O tal vez simplemente, se había asustado, debido a que sabía que estaban dispuestos a llegar a más.
El rose repentino de sus entrepiernas al caer, los hizo gemir ronco… y sonrieron casi por reflejo al notar que ambos se encontraban duros y excitados, a tal punto que les llegaba a doler.

Yoochun se acerco a los pezones del menor, y los mordió tortuosamente, haciéndole suspirar profundo y arquear la espalda inconcientemente. Se echó completamente para atrás, dispuesto a dejarse hacer. Recorría los brazos del mayor, quitándole las gotas que los hacían resbalarse sin querer y lo besaba cada vez que podía. Los rasguños no estaban de más ante los roces intencionales.

“Lo siento Yoe Hee, esta noche el es mío, o mejor aún, yo seré suyo”

Sonrió de inmediato al oír sus pensamientos y abrió los ojos instintivamente al sentir la mano de Yoochun colándose entre su bóxer y su miembro mientras comenzaba a masajearlo.

Apenas veía por la oscuridad pero notó la presencia de una tierna bola de pelos clavándole la mirada… esa filosa y brillosa mirada que solo… “Tiger” podía tener.

Se encontraba mirándolos desde que habían llegado? La dulce e ingenua cara del gato, que se encontraba inmóvil, hizo entrar en razón a Junsu: Zuno se había llevado a su mascota el día en que decidió mudarse. Solo significaba una cosa…

…Zuno estaba estaba en la casa

Empujo inconcientemente a Yoochun y cayeron ambos al suelo, se sonrojo y busco la luz mas cercana… si su hermano los había visto, el juraba que como mínimo, debía mudarse de país, aparte de que le dio cierto morbo que Tiger los estuviera observando tan dulcemente debajo de la mesa.

- Que ocurre Junsu! Es solo un gato!
- Tiger no vive aquí Yoochun, el vive con Zuno… y que yo sepa, esta mañana no estaba el felino rondando por las habitaciones!
- Dices que la casa no esta vacía?
- Se suponía que debería estarlo… Yoe Hee viajo a ver a mi padre, vuelve mañana por la mañana… Zuno no aviso que vendría…
- Estas seguro que es él y no un gato vecino?
- Es mi gato, es como mi hijo, sin dudas es él… espera un momento…

Junsu se dirigió escaleras arriba para revisar las habitaciones.
Ni en la suya, ni en ninguno de los dos baños, ni en la sala de juego, ni en el antiguo cuarto de su hermano había nadie.

Le faltaba solo uno… el cuarto de su padre y Yoe Hee.

No solía entrar ahí, porque todo le traía muy malos recuerdos… pero era necesario, por lo que olvido los problemas y abrió la puerta…

[…]

Mientras tanto Yoochun se encontraba esperando en el comedor. Le llamó la atención un sobre azul al lado del teléfono. Se acerco a buscarlo aunque sabia que no debía hacerlo.
Cuando intento agarrarla, el minino salto sobre su mano y maulló como si lo estuviera desafiando.
No se dejó intimidar y se llevo la sobre igual, después de todo, solo era un gato.

Siempre odié los gatos…los perros son mucho mejor…. – murmuro para sí mismo mientras se cruzaba con la mirada amenazante de la “tierna mascota”.

Era una carta importante… era de Zuno. Pensó si seria bueno leerla o simplemente llamar a Junsu… pero la curiosidad le ganó.

“Junsu, sorpresa ¿verdad? Vine a Seúl a festejar el cumpleaños de un amigo… me quedaré dos días y dormiré en su casa. No puedo llevar a Tiger, lo siento. Siento también el habérmelo llevado sin tu permiso… pero no quería quedarme completamente solo. Ojala no encuentre Yoe Hee la carta… y si la encuentra ella… o mejor dicho, si la estas leyendo ahora, quiero que sepas que luces vieja en las fotos nuevas tuyas que ví.
Cuida a Tiger hermano… ah perdido su habito de salir a la noche a festejar, ahora solo duerme y come pescado.”

El primer pensamiento de Yoochun fue: ¿realmente Yoe Hee esta vieja?. No era la primera persona que se lo decía… y el segundo: no habrá nadie en casa, Zuno dormirá en lo de su amigo.

Él y Junsu se encontraban más que solos…
Genial.

[…]

Al ingresar a la habitación, junsu se sintió nervioso y extraño. Sabia que esa cama guardaba los secretos mas horrendos… que el pretendía olvidar.
Se paró frente a ella y por un momento se quedó pensando en lo que había sucedido… o mejor dicho, en lo que estaba por suceder.
Sintió como su miembro comenzaba a molestarle… o tal vez jamás lo había dejado de hacer… tenia la necesidad de controlarse… y un baño de agua fría no era la mejor opción en ese momento, no con su “amigo” esperándolo abajo.

No seria la primera vez que él debía “atenderse”, pero le ponía nervioso el hecho de que Yoochun se encontraba estaba cerca.
No iba a bajar y simplemente decir: “Chun has algo al respecto”.

Dejo la mente un blanco y bajo el zipper de su pantalón… introdujo su mano y comenzó a masturbarse, mordiéndose los labios para que aquellos gemidos no llegaran al piso de abajo. Comenzaba a sentir esos primeros calores cuando tuvo que detenerse debido a que alguien entró a la habitación.

- será mejor que yo me encargue de esto Su… - Yoochun le susurro esas palabras tan sexymente al oído, que juraba podría haberse venido en ese instante.
- Mmm Chun… no… no hace falta… alguien podría vernos… ahh… - trató de detenerlo pero falló en reiteradas ocasiones, era demasiado el placer como para usar la cabeza y la mano del pelinegro tocaba su miembro como si fuera una de esas esculturas que hay que moldear.
- Nadie va a vernos… tu hermano dormirá afuera esta noche…
- Como lo sabes?
- Dejo una nota… espero no te moleste que la haya leído…
- Por supuesto que no ahh…- otro gemido que no podía contener, cuando sintió aquella dura parte de la anatomía del pelinegro chocando contra su entrada.

Junsu se giró y apoyo su rostro sobre el aún cuerpo desnudo de Yoochun y le jaló del cabello indicándole que se acelerara aquellos masajes. Sentía dulces escalofríos por su espalda y, entre jadeos, dejaba algunos besos en su cuello.

- No vamos a hacerlo aquí cierto? – pregunto ingenuamente el pelicastaño, mientras cerraba los ojos y simplemente se sujetaba del cuerpo mojado del mayor.
- Y… por qué no?
- Es el cuarto de mi padre…
- Y?
- Y… qué? No es… adecuado… - el pelinegro se quedo callado, esperando a que Junsu dijera algo más, pero ambos se quedaron en silencio. Ahí recordó: No iba a ser la primera vez que Yoochun mantuviera relaciones en esta habitación…
- Ja! Había olvidado que para ti no es nada complicado profanar camas ajenas…
- Su… – le mordió el cuello como si en algo le hubiese molestado el comentario… pero la realidad era otra… no le importó. El menor se vino al instante en su mano debido al brusco movimiento de la mordida.

Cayó de rodillas, debido a los espasmos del orgasmo. Yoochun solo llevo su boca aquel líquido blanquesino y sonrío al probarlo. – Cuando quieres puedes ser delicioso Junsu… - continuo jugueteando hasta levantar su rostro y hacerle probar su propio sabor llevando el dedo a su boca. Junsu, que se encontraba con los labios entreabiertos, no se pudo negar.

Aun en el suelo y sin casi nada de ropa, termino de desprender los pantalones y boxers del mayor, dejando su miembro al descubierto.
Apoyo sus manos en la cintura de Yoochun y comenzó a usar su lengua para jugar y estimular su miembro. El pelinegro sentía aquellas lamidas como pequeños golpes, que le hacían sentir un poco mas de ese placentero dolor. – Mételo de una vez, no seas niño… - Junsu le hizo caso y se lo llevo completamente a la boca como pudo, ya que seguía sosteniéndose de su cuerpo.

Ahogaba sus gemidos y hundía sus dedos en los mechones del menor, incluso hasta se movía inconcientemente debido a la adicción que tenia por sentir mas y mas placer.

Se detuvo un momento y sonrío, cuando escucho liberar aire al mas alto…

- ¿Que dices Chun, lo hago mejor que esa perra? Chupó a penas la punta, solo para hacerlo escucharlo suspirar enojado.
- Lo haces bien… pero aún no alcanza…
- Idiota… - bufo molesto y volvió a introducirlo en su boca, esta vez succionando mas fuerte que antes y deslizando sus uñas por los costados del cuerpo de su amante, dejándole un camino de piel rojiza
- Junsu… ahh… lo estoy haciendo contigo… no… con tu gato… ahh.. – lo ignoró completamente y siguió con su trabajo – que el gatito tome la leche ahora… - susurro despacio, antes de venirse en la boca del pelicastaño, que se limpio los labios y trago lo mas que pudo de su semilla.
- No me duras nada Yoochun, te has venido muy rápido… - dijo mientras iba levantándose y lo besaba lujuriosamente, provocando aquel intercambio de fluidos que los hizo conocerse y saborearse un poco más.
- Justo iba a decirte… que eras más bueno que Yoe Hee pero…
- Pero nada Chun…

Se recostó boca arriba en la cama, esperando a que el más alto se colocara sobre él, mientras pensaba en aquellas preguntas que iban a atormentarlo mañana.
Le había hecho sexo oral a Yoochun y realmente se sentía victorioso, y sí que su amante sabia delicioso.
El pelinegro, subió tranquilamente sobre él, mientras terminaba por quitarse la camisa y se perdía en aquellos orbes marrones. Por primera vez, creía que no estaba siendo odiado y sonreía al sentir, como la piel de su amante, reaccionaba antes sus delicados toques.

Se encontraron al final en un impaciente beso… que se convertía en casi una lucha, que el mayor, iba a ganar de nuevo.
Comenzó Junsu con las falsas envestidas, tratando de estimular nuevamente a Yoochun… lo necesitaba…
Sus cuerpos demandaban el calor del otro, sus mentes querían saber de una vez por todas si realmente se pertenecían.

Y si que se querían… se amaban… porque a pesar de todo lo que había ocurrido, y de ser quienes eran cada uno, pudieron perdonarse y hoy se encontraban en aquella habitación comenzando a hacer el amor.

- Solo mío Junsu…
- Solo mío Chun… y nunca mas quiero verte cerca de esa perra…
- Olvídate de ella, no se compara contigo…- sonrió bobamente al escucharlo decir eso, el corazón le latió desbocado como si volviese a ser aquel adolescente enamoradizo que fue.

Yoochun sonrío al recordar a Yoe Hee en aquella habitación.
Ni modo… capaz era cierto que era vieja… y sin contar, que ni una palabra salía de sus labios cuando tenían relaciones.
Era una mujer sin alma, era sexo, y de lo más horrible ahora que lo pensaba.

Junsu era perfecto… era su amante… y hasta su amigo.

Deslizo sus propios pantalones y se movieron hasta quedar en la mitad de la cama. El menor jugaba con aquellas miradas lascivas que le estaban haciendo perder el control. Si no eran suficientes las gotas de lluvia que aún quedaban, sus cuerpos perlados mejoraban aún más el ambiente erótico de la escena.

- No te tardes Chun…
- Tranquilo cariño… no me tardaré…

Sabia que probablemente, iba a ser la primera vez de Junsu con un hombre… por lo tanto debía ser… “gentil”. Aunque, pensándolo un poco mejor, se estaba comportando como un gato caprichoso, tal vez debía olvidarse de su lado amable
.
Llevo 3 de sus dedos a la boca del menor… y se deleito mirando como los chupaba y lamía lentamente, casi a proposito. Nuevamente se había excitado, solo con verlo.

Maldición, como podía el menor hacerle perder el control sin ni siquiera tocarlo!

Gimió profundo ante aquella escena y el dolor aumento en su miembro… Junsu no estaba siendo para nada considerado con él.

- Ahora abre las piernas…
- Oblígame…
- Vamos chico travieso…
- Mmm…
- No juegues conmigo… - Yoochun le golpeo el muslo izquierdo y luego con la mano libre, lo obligo a ceder.
- Auch… agresivo!
- Así te gusta parece…

Se colocó sobre él en el preciso momento que uno de sus dedos se hundió en la entrada de Junsu. Éste se movió inquieto y cerró los ojos del dolor. – No… no pares…Chun, siempre imaginé, que dolería al principio… Mª - libero entre sollozos el menor, incentivándolo a continuar.

El segundo, lo hizo gemir despacio... podía ver el pecho del pelicastaño bajar y subir costosamente, casi luchando…

El tercero, le hizo derramar algunas lágrimas, mas cuando comenzó a moverlos en círculos, tratando de dilatar su pasaje. Fueron suaves caricias, las que limpiaron aquellas gotas que se resbalaban por sus mejillas ruborizadas debido a la excitación.

Saco sus dedos y lo besó lujuriosamente… tomándolo por sorpresa, a la vez que hundía su hinchado y molesto miembro en aquella, ahora dilatada, entrada.
Aquel gemido de dolor, desapareció en su boca…
Se dejo rasguñar y morder… sabia que aquel dolor era insoportable, y mas aún porque era su primera vez.

Junsu abrió los ojos y sujeto el rostro de Yoochun con la fuerza que le quedaba… antes de asentir e indicarle así, que estaba listo para comenzar con los movimientos.

Mentiría si digiera que no dolía o que sintió placer desde el principio…
Lo estaba matando… a tal punto que sentía su cuerpo desarmarse.
Se sujetaba con fuerza al cuello del más alto y contaba sus suspiros, intentando distraerse,

Pareció largo el momento… pero al instante, Yoochun pudo comenzar a envestirlo sin culpa y con muchas mas fuerza. Realmente se sentía en el paraíso, quería que fuese suyo y nada más que suyo

Los gemidos de Junsu hacían sonreír satisfecho al pelinegro, que se tomaba su tiempo para besarle y seguirlo marcando de vez en cuando.

Las piernas del pelicastaño encerraron a su cuerpo, por lo que el movimiento de los 2 era aún más sincronizado.

Gemían a la par… casi inconcientemente.

Yoochun estaba que ardía con aquellas estrechas paredes aprisionando su erección.
Que rico era tener relaciones con un hombre! Tiempo ya había pasado desde la última vez que lo había hecho, porque consideraba que solo había sido para pasar el tiempo y quitarse las ganas.

Sus manos se apoyaron sobre la cabecera de la cama, presionando lo mas fuerte posible… ahogando esos gritos de placer que moría por largar.
Así su cuerpo, logró aprisionar al pelicastaño por completo entre su pecho y aquellas sábanas blancas.

Las envestidas llegaban al punto exacto para hacer que Junsu volara sin darse cuenta. Gritaba el nombre de Yoochun cada vez que podía… y lo mordía el hombro también.
Sabía ahora, que no le importaría sentir aquel pequeño dolor cada vez que lo hicieran, siempre y cuando, lo llenaran así de placer luego… y si que lo estaba disfrutando…

- Junsu… voy a venirme…
- Hazlo…
- Ahh… me perdonarías ahora?
- Te quiero Yoochun...mmh… y te perdono, pero por el amor de dios, aún no pares aah…
- Tranquilo Junsu-ah, aún no…

Aguantó unos instantes mas hasta que se corrió dentro del menor y gimieron a la par, liberando todo ese calor que tenían.

Junsu limpió las gotas de sudor del rostro del pelinegro y río apenas tratando de regularizar su respiración. Podía olvidarse de sus actividades como futbolista por un largo rato, ya que, aunque Yoochun había abandonado su interior, su entrada seguía latiendo, dejándolo inmóvil.

El pelinegro soltó aquellas vigas de madera y se recostó a su lado, llevando una de las sabanas que se encontraba en el piso, sobre el cuerpo del adolorido Junsu.
Se rió sin notarlo…

- de que te ríes?
- De nada…
- Puff…
- Sabes? Esta sin dudas fue la mejor experiencia en esta cama…. – lo beso tiernamente en los labios… y al no recibir respuesta continuó - eres un desquiciado en la cama Junsu–ah!
- Tú eres el atrevido auch…! – lo alejó de repente avergonzado… y se quejó de aquel dolor que lo estaba inmovilizando nuevamente.
- Ten cuidado…
- Gracias, lo tendré… - aquella sonrisa típica que daba Junsu, cada vez que respondía con ironía. – si changmin se entera de esto…
- Que? Cual es el problema?
- Oye.. no seas celoso…
- Obvio que lo soy… ahora eres mío o no?
- Siempre y cuando no hallan más mentiras…
- No las habrá, lo prometo…

[…]

La mañana siguiente Junsu se levantó tarde…
Como era de esperarse, Yoochun ya no estaba a su lado.

El reloj marcaba casi las 12:30… el almuerzo con Jae y changmin tendría que esperar

… o tal vez, ellos podrían esperarlo a él.

Se levantó y se miro al espejo… aun estaba desnudo y las marcas en su cuello habían tomado un color extraño. Sonrió divertido, a Yoe Hee no le gustaría ver eso.

Se puso algo de ropa como pudo y bajo a desayunar, la muchacha se encontraba peinándose en el baño.

- Pensé que nunca te despertarías mocoso!
- Ya me desperté!
- Tus amigos te esperan abajo… - lo miré sorprendida al ver que a penas traía puesto unos shorts como pijama. – vístete bien muchacho! No olvides que vives con una dama!
- Ja… dama?
- Por supuesto que sí tonto… ¿Quién habrá sido la dama que te hizo eso en el cuello?
- La más linda de todas… y no, no eras tú…
- Entonces dudo que sea la más linda…

Continúo con su camino y ella con el suyo.

Bajó las escaleras y ya se encontraban Jaejoong y Changmin mirando la televisión junto a Zuno.
Corrió a saludarlos y besó a Tiger en la cabeza, lo tomó de los brazos de su hyung…

- tiempo sin verte hyung!
- Es verdad Junsu… como has estado? Controlaste a esta loca?
- Jajaja, si lo he hecho…
- Salgamos… con tus amigos… yo llamaré a los míos…
- De acuerdo… Changmin, Jaejoong, ¿Cómo han estado?
- Bien Junsu y tú? Fue la respuesta amable del rubio, mientras que el morocho solo giro la cabeza…
- Bien bien…
- Oigan… me esperan 15 minutos? Voy a cambiarme…
- De acuerdo Junsu, iré a abrirle la puerta a papá…

No llegó a subir 4 escalones cuando escucho un grito de Yoe Hee, proveniente de la pieza.

Se escucho como sus tacones se clavaron firmes en el suelo y empezó a caminar hacia aquella habitación donde todos se encontraban.

- como pudiste? Como pudo? Como pudieron?
- De que hablas?!
- De esto! – la chica sumamente alterada, le arrojó ropa interior en la cara. Junsu se quedó pensando un momento… ¿Por qué dejo Yoochun su ropa interior?
- Esta loco, lo hizo proposito…
- Tú estas loco! Llamaré a tu padre y se enterará de todo esto! Te dije que no te acercaras a él!
- Me estas amenazando?
- Si Kim Junsu!
- Perdóname… pero… eres la menos indicada… - le devolvió la ropa interior, la cual recibió con desprecio e indignación – si mi padre se entera que seguiste encontrándote con Yoochun va a dejarte sin parte de la herencia sabes? Te va a echar!
- A quien va a creerle… a ti o a mí?
- No tiene que creerle a nadie señorita… - gritó zuno escaleras abajo.
- Buenos días señor Kim… - dijeron a la vez Jae y Changmin que se divertían observando aquella escena, y saludando al hombre, que se encontraba desde la puerta escuchando la pelea del piso de arriba.
- Buenos días muchachos…

La cara de Yoe Hee se transformó al oír la voz de Sr Kim desde abajo. Trago hondo y maldijo a Junsu, otra vez… mientras se encontraba quieta al igual que él.
El hombre camino escaleras arriba, hasta llegar a donde ellos estaban…

- Yoe hee, solo voy a decirte una cosa…
- No le creas, es todo una trampa, yo ya no me veo más con Yoochun, ES SOLO UNA TRAMPA! – dijo la chica volviéndose loca, tratando de excusarse, aunque sabía, ya era demasiado tarde.
- Si ya has terminado… déjame hablar…
- De acuerdo…
- Tu no me amas, y yo tampoco a ti… ya no tienes un centavo en tu cuenta bancaria, estas en la calle… ya no eliges si irte o quedarte, necesitas hacerlo para sobrevivir.
- Seguiré siendo tu esposa y soportando a tus hijos y no veré ni un solo centavo? Solo por qué tú quieres? Es injusto!
- No Yoe Hee, que te acuestes con cualquier hombre, mientras eres mi pareja, eso es injusto.
- Idiotas, puedo quedarme aquí, pero nada va a ser como ustedes quieren. No van a arruinarme… no a mí! – respondió la muchacha al borde de un ataque de nervios, corriendo hacia la pieza y encerrándose allí.

El silencio fue destructivo en la habitación.
Junsu agachó la cabeza, Jae y Changmin se retiraron despacio y Zuno solo se sentó junto a Tiger en el sillón. Bufó por lo bajo al notar que aún se encontraba mojado… porque la “pareja” no había sido capaz de secarse antes de comenzar a jugar.

- Padre… yo… lo siento tanto…
- No me digas nada Junsu… - le sujetó el hombro y lo obligó a mirarlo, iba a ser la única vez en su vida que expresaría esas palabras para su hijo – mentiría si te dijera que no escuche toda la pelea, o si… te felicitara por estar con un hombre..
- Papá…
- Pero… te arruiné la vida desde que tu mamá se fue… esta vez, solo te dejaré ir… - los ojos de Junsu se cristalizaron de golpe, no podía creer que su padre actuara tan comprensivamente con él, simplemente, creyó que lo mataría.
- Te quiero tanto papá…
- después de todo hijo… estoy orgulloso de ti…

Fueron las ultimas palabras del hombre, que se dio media vuelta y se retiro de la casa… probablemente a beber o jugar al golf, como solía hacerlo cada vez que se estresaba.
Antes de eso saludo a Zuno, que después de todo, no había hecho nada malo

- Zuno...
- Si papa…
- Cuando me presentaras a aquella novia tuya…
- Ya la conoces…
- Mmm?
- Es aquella que orgullosamente carga tus papeles…

Lo miró extrañado pero entendió perfectamente el mensaje… nada mas ni nada menos que Kim Jie Yo, su secretaria desde hace 6 años.

El pelicastaño miro la escena desde arriba hasta que su padre se retiró.
Zuno subió y lo abrazó, no sin antes decirle: “dile a Yoochun que le cortaré las manos por haberse aprovechado de mi hermanito”

Ambos rieron y siguieron su camino… después de todo, eran hermanos y se entendían más que nadie.

Una sonrisa se dibujó en los labios de Junsu cuando cruzó la puerta y vio a Changmin y a Jaejoong esperándolo… y mas aún a leer el mensaje que había llegado a su celular…

“ Buenos días Su… ojala puedas moverte luego de lo de anoche… te amo y no mas mentiras si?”
~ Yoochun.

6 comentarios:

  1. me encantó *-*
    escribes muy bien :D

    ResponderEliminar
  2. Waaaaaaaa habrá mas verdad?.....
    Dime q si o me dará un ataque cardiaco

    ResponderEliminar
  3. ahhh!!! que tierno me llevo 4 dias leerlo y.y
    pero aun asi quiero conti hahaha xD (eso sono mas como exigencia verdd) ^ ^ pero aun asi esta mas que genial
    Omereto! omo y mas la relacion de Yoochun y Junsu : 3 es mas que fabulosa ^ ^ conti, conti < va por su silla a esperar > Omo! yo quiero saber mas del padre y de Yoe Hee por fin recibio su merecido ^ ^ nah! pero que suertuda la chica que tenga a Chun como marido >.< o novio. Eso es cierto lo tierno puede ser mas travieso de lo que uno piensa ^ ^

    ResponderEliminar
  4. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh

    *w*
    que lindo"!
    lo ame!!!


    AMO EL YOOOOOOOSUUUUUU!!!!!!


    AWWW LOCA AJJA TE QUEDASTE SOLA
    PORQUE MI HERMOSO YOOSU TIENE Y DEBE QUEDARSE JUNTOS!!!!!


    TE AME! ♥

    ResponderEliminar
  5. Miki-chan2/27/2012

    *o* genial!! me lo leí en 1 día, fue adictivo.
    Me dio ganas de patear a esa tipa ó.ó.
    Que bueno que el YooSu se quedo junto, aunque vaya pelea que tuvieron pero al final me gusto su reconciliación, fue como un drama *o*..cuando el chico persigue hasta su casa a quien ama y luego la toma xD.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. yuedgsfgeygfydrefurg TE AMO ! *O*
    Fue totalmente hermoso, lo amé. Tan apasionante y duewvfcdyevfcuwecbfewyucgfwe *O* Amo tu imaginación weon >< Me hubiera gustado que siguieras para ver que pasaba con la tipa esa e.e ewjkfhwegfwefgewufi
    Gracias ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD