¿Por Qué te deje ir?. Cap 2

4 comentarios
----------------Presente…-------------------




“Changmin” eso era lo único que pasaba por mi mente, es que acaso ¿Pasaría mi vida pensando en ti? Sin poder evitarlo deje caer mi cabeza sobre aquella mesa para ver si así salías de ella, pero aparte de tener un gran dolor, mi mente solo hizo que recordara que hace algunos años hice exactamente lo mismo, con la diferencia de que estabas ahí conmigo, a mi lado, preocupado, y con eso mis pensamientos me vuelven a repetir una vez más que jamás te valore.







Sin poder evitarlo, y cómo una rutina me levanto de aquella mesa, para dirigirme a la cocina, sacando de una de las alacenas una botella, ¿De qué? No tengo idea lo único que buscaba era alcohol, ni si quiera me moleste en tomar un vaso, no lo necesitaba, ya que sabía que tarde o temprano todo el contenido de aquella botella terminaría en mi organismo.




¿Tan bajo he caído?, ahora ves lo que has ocasionado en mi Changmin, si me vieras en este estado ¿Qué harías?, sonrío amargamente mientras una lagrima se desliza por mi cara, al ver frente a mi tu expresión preocupada diciéndome “¿Por qué lo haces Hyung?”, lo sé, soy patético, pero el alcohol hace que pueda ver tu rostro, aquellas imágenes y recuerdos, que es lo único que me queda de ti…




---------------------- 6 años antes -------------------




Observaba con fastidio aquel pizarrón, en el cual habían escrito números y operaciones extrañas, de las cuales no llegaba a entender ni la mitad, , Matemáticas ( Cálculo en este caso), nunca había sido mi fuerte, me di cuenta que prestando atención a las otras materias, eran pan comido, pero a Cálculo no le entendía nada, e intentarlo me estaba provocando dolor de cabeza, y si no quería quedarme el resto de mi vida en ese lugar viendo como mi hermana heredaba todo tenía que entender, y juro que lo intentaba, pero no me entraba nada.




Fue cuando por fin sonó la campana, avisando el término de clases, y aun así no estaba feliz, ya que apenas era lunes y quedaba una larga semana.




Caminaba por el patio de aquella institución, y dirigirme hacía la salida, cuando sentí un golpe en la nuca, voltee molesto para ver al desgraciado que se había atrevido a golpearme, pero cuando lo hice mi mal humor se esfumo, ahí estaba con una sonrisa de oreja a oreja mi mejor amigo: Yoochun




Su gran sonrisa cambio rápidamente a una mueca de preocupación, se acerco a mí, y paso una de sus manos en mi frente.




-No tienes fiebre-




-Claro que no tengo fiebre tonto ¿Por qué lo dices?- Sonreí ante lo que había dicho Yoochun.



-Creí que estabas enfermo, con eso de que todo el día me ignoraste y pusiste atención en clases-



Mi humor volvió a cambiar a una de enojo, ya que él no era el primero en decirme lo mismo, incluso me llegaron a preguntar que sí no quería o necesitaba ir a la enfermería.




-No es eso idiota, simplemente quiero subir mis notas-



-¿Por qué?, nunca te han importado-




Me contesto como diciendo que no entendía la cosa del por qué cambiar de actitud de un día para otro y no lo culpaba. Solo suspire y termine contándole todo.




Si, ahora estaba arrepentido de haberle contado a Yoochun, el muy condenado se estaba muriendo de la risa, con una de sus manos se sostenía del tronco de un árbol, y con la otra sujetaba su estomago, en ese momento de haber podido lo hubiera acribillado.




Ya me estaba hartando de esa situación y fue cuándo me di cuenta de algo




-Oye Yoochun ¿Y Junsu?-




Se me hacía extraño no verlo ahí, ellos parecían uña y mugre, y aunque yo no le agradaba a Junsu este siempre venía a petición de Yoochun, fue en ese instante que Yoochun dejo de reírse, y su cara cambio a una de fastidio, y con una de sus manos señalo un punto, gire mi cabeza hacía donde había señalado Yoochun y encontré a Junsu abrazando a…




-¿Changmin?-




-¿Lo conoces?-




-Bueno la verdad no mucho, pero es con quién comparto apartamento, por cierto ¿De dónde lo conoce Junsu?-




-Según se sus padres son amigos, por lo cual ellos se conocen desde que eran niños-




-Ya…-




Volví mi vista y vi cómo Junsu zarandeaba a Changmin enojado, y le gritaba algo, mientras este bajaba la mirada, pero Yoochun interrumpió mis pensamientos.




-Me sorprende que no lo hayas visto antes, o al menos escuchado su nombre-




-¿Por qué debería?-




-Los maestros se la pasan hablando de él y de lo inteligente que es-



-No es como si les prestara atención-




-Ya… en eso tienes razón-




Seguimos viendo aquella escena hasta que al parecer Yoochun se harto, se acerco a ellos y por inercia lo seguí.




-Su es hora de irnos-




Observe cómo ese niño sonreía y empujaba a Junsu contra Yoochun, y este lo arrastraba fuera de la escuela mientras Junsu gritaba.




-Ni creas que te libraste de nuestra conversación Shim Changmin, mañana seguiremos hablando-




Voltee a ver a ese niño, que mantenía una sonrisa en su rostro, fue cuando volteo a verme y como siempre lo ignore, siguiendo mi camino para salir de ese lugar.




Era frustrante el caminar de la escuela a aquel departamento, y luego subir aquellas escaleras hasta el tercer piso, pero antes de que pudiera a empezar a subir esta escaleras infernales, me llamarón la atención unas cartas que sobresalían en un buzón de aquella pared cubierta de estos, me acerque y me di cuenta que eran del apartamento donde estaba, saque aquel complejo de llaves, probando con varías de ellas, hasta que por fin una de ellas entro en aquella cerradura, y de ahí saque 6 cartas, cerré aquel buzón y me concentre en subir aquellos horribles 3 pisos.



Llegando me senté en una de las sillas, comenzando a revisar aquellas cartas, que de las 6 solo 2 eran mías, y las otras 4 eran de Changmin, así que solo las deje en aquella mesa y comencé a leer mis cartas.




La primera la vi con fastidio, era otro sermón de mis padres, pero aun así la iba a leer, si no me darían uno peor si sabían que no la había leído.



-Cariño-




Existe un gran número de personas que no tienen nada durante su vida, y otras que no valoran lo que tienen, no pertenezcas a esa clase Jaejoong, y aprende de la vida, aprende mientras estés vivo, es posible que lo que hoy es para ti un castigo, algún día tal vez te sirva para valorar lo que tienes, y que no subas tus calificaciones por regresar a lo que tenías antes.




No permitas el no valorar la verdad, y lo que tiene valor en sí, no te conduzcas a la falta de aprecio, tanto de de las personas como de las acciones correctas, y la falta de aprecio a lo genuino, y a lo que te rodea, respeta a las personas que conoces y a las que conocerás, porque uno no sabe cuando se irán de tu lado, y después te arrepentirás por haberles dejado ir.



Espero que esto te haga reflexionar Jae te queremos, con amor tus padres




-Con amor si como no-




Fruncí el seño, ¿Qué se supone que era todo eso?, arrugue aquella hoja y la avente a la basura, sin saber que en un futuro no muy lejano aquella carta no estaba tan equivocada después de todo…




Con fastidio mire la otra carta, no quería mas sermones, porque al abrirla empezaba como la anterior “Cariño” pero que equivocado estaba, ya que al ver el sobre me di cuenta que había sido enviada a mi antigua dirección y luego reenviada a la nueva, así que le puse más atención.
Cariño




Hola ¿Cómo has estado mi amor?, ha pasado mucho tiempo ¿Cierto?, demasiado diría yo, sabes, te he extrañado, ¿Tu me extrañas?




Sabes todos los días pienso en ti y está separación solo hizo darme cuenta que cada día te amo más, así que me decidí y pienso escaparme un día de mi casa, en lugar de ir a la escuela iré para allá, estaré ahí el lunes al medio día, estaremos todo el día juntos hasta entonces




Con amor YUNHO




No me tomo medio segundo después de leer eso salir corriendo de aquel lugar, la carta decía que llegaba hoy al medio día, y eran las 6 de la tarde, con solo pensar en que ya no estaría ahí, mi corazón se sintió oprimido.




Caminaba por las calles hasta qué llegue a donde vivía antes, y sonreí al verlo ahí con un cigarrillo en la boca, con aquel porte elegante que siempre había tenido, aun cuándo claramente en su cara se veía que estaba fastidiado de estar ahí, y claro que no lo culpaba, la carta debía de haber llegado hace 2 días, pero al reenviarla a mi nueva dirección tardo más.




-Yunho-ha-




El alzo su vista y sonrió, al parecer estaba feliz de que al fin apareciera, el se paro y me abrazo, hacía tanto que no lo veía, y cuando deshizo aquel abrazo deposito sus labios sobre los míos, y simplemente me deje llevar, mis brazos subieron hasta su cuello, y lo jale para hacer más profundo aquel beso, había extrañado tanto esos labios, cuando nos separamos por falta de aíre nos miramos, y sonreímos, para después volver a unirnos en un abrazo, de nuevo nos separamos y me vio con reproche.




-¿Sabes cuánto tiempo llevo esperándote?




-Lo lamento, pero apenas leí la carta, y una vez leída salí corriendo-




El me miraba con cara de confusión, ya que él no sabía que ya no vivía en ese lugar.




-Es una larga historia, ven te lo contare en el camino-




Y sin decir más tome su mano y comencé a caminar con él hacía mi “nuevo” departamento, y cómo se lo prometí, le conté cada detalle de lo que había pasado con mis padres y mis notas.




Subimos aquellas escaleras hasta mi apartamento, cuando entramos lo revise, y aquel niñato aun no llegaba, sonreí, ya que tenía el apartamento sol para mí y Yunho, pero antes de poder ir con él, este se me adelanto, ya que pude sentir cómo colocaba sus manos sobre mi cintura, acercaba su cuerpo al mío, y depositaba sus labios sobre mi cuello, sintiendo su cálido aliento, y sin poder evitarlo un suspiro salió de mis labios, sin saber cómo o en qué momento el me giro, no supe pero ahora nos besábamos, había una lucha entre nuestras lenguas, mis manos habían terminado en su nuca, acariciando sus sedosos cabellos, con torpeza caminábamos hacía lo que ahora era mi cuarto, dejando nuestra ropa en algún lugar, y la verdad no me importaba, y cuando me pude dar cuenta Yunho se encontraba sobre mí en aquella cama, ambos desnudos y besando cada tramo de piel que se nos atravesaba, puso 3 de sus dedos en mi boca, haciendo que los lamiera, y sabía lo que iba hacer, cuando los saco de mi boca los llevo a mi entrada, al meter el primer dedo sentí como mi cuerpo se tensaba, introdujo el segundo y el tercero sentía una punzada de dolor, y al parecer él lo noto, ya que aun cuando seguía moviendo sus dedos dentro de mí, comenzó a mover su otra mano con rapidez en mi miembro, fue cuando sentí que el detenía todo movimiento, sentí quitar sus dedos de mi entrada, para ser sustituidos por su miembro, y el muy… sin delicadeza entro de una estocada, haciendo que un grito de dolor saliera de mi boca, y pequeñas lagrimas salieran de mis ojos.




-Lo lamento, me deje llevar-




Fue lo que me susurro en mi oído, mientras que limpiaba mis lágrimas con su lengua, agradecía que se quedara quieto, mientras pasaba el dolor, moví un poco mis caderas para indicarle que podía continuar, y así lo hizo, cada estocada se sentía tan bien, pero lo quería que entrara más profundo, pase mis manos sobre su nuca, y mis piernas rodearon su cintura, este acto hizo que un gruñido escapara de los labios de Yunho.




Jung Yunho, lo conocí desde que éramos niños, nuestras familias siempre han sido socias, con el tiempo nos volvimos grandes amigos, pero esa amistad se convirtió en amor, pero por cuestiones de trabajo él y su familia se tuvieron que mudar, y no lo había visto en más de 1 año, y ahora que sentía sus manos recorrer mi cuerpo, sentir sus labios sobre mi cuello, sentirlo dentro de mí cada vez más profundo con cada una de sus estocada, me hacía darme cuenta lo mucho que lo había necesitado.




Estaba realmente agotado por lo hecho pocas horas atrás, eran pasadas las 11 de la noche, y aquel niño no había llegado, no sabía porque, pero me estaba preocupando, sacudí mi cabeza, yo no tenía por qué preocuparme por él, me senté en una de las sillas, estaba realmente cansado, pero aun con esos pensamientos, inconscientemente mi vista estaba fija en aquella puerta, la cual deseaba que se abriera de una vez por todas




Sentía mis parpados pesados, y lentamente se fueron cerrando, para caer en un profundo sueño, y un susurro escapo de mis labios, sin saber el por qué…



-Changmin-



Siguiente

4 comentarios:

  1. Disculpen, adonde esta el capitulo uno? No mas vi el Prologo y luego cap 2. O_O

    ResponderEliminar
  2. lo publicaron pero luego lo borraron ya pedi que

    lo volvieran a publicar espero que sea pronto

    lamento las molestias n.n

    ResponderEliminar
  3. Gracias por avisarme. Esperare pacientemente entonces. ^__^

    ResponderEliminar
  4. ya esta el cap 1 n.n

    cuando quieras pasarte

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD