One Incident cap 9

2 comentarios
A las 10:30 los cinco miembros se encontraban en el salón del piso cuatro. La habitación era pequeña y arreglada con sencillez. Cortinas gruesas fueron retiradas de las ventanas mostrando una vista de la ciudad de Tokio. Múltiples luces de colores brillaban con signos y nombres ostentosos en los edificios. La administración se había reunido junto a la banda para repasar su agenda durante su estancia en Japón. Los cinco cantantes y una variedad del personal acomodados en los sofás. El manager estaba ocupado hablando sobre las prácticas, programas de radio, entrevistas en televisión y así sucesivamente.

Jaejoong se encontró incapaz de concentrarse ya que sus ojos se movían entre el líder y Junsu, atentos a cualquier signo de algo…cuestionable como si estuviera viendo un partido de tenis. Ninguno de los dos había hecho ningún gesto que pudiera sugerir que algo más estaba ocurriendo bajo la superficie. Lo único que le había molestado al más grande fue la frecuencia con la que Yunho miraba a Junsu. No miraba descaradamente pero sus ojos se inclinaban sutilmente hacia la derecha. Después de una docena de veces, Junsu finalmente hizo contacto con los ojos de Yunho y sonrió con timidez. El líder le devolvió la sonrisa, sus ojos negros brillantes.

Yunho sintió unos ojos hacia su dirección y volteo la cabeza, sus ojos pararon en Jaejoong. El rostro del rubio estaba lleno de algo extraño. Una mezcla de curiosidad y desaprobación.

“¿Yunho? ¡Yunho!”

El hombre apartó de mala gana su mirada del otro, seguía buscando en ese rostro alguna pista de lo que significaba esa expresión. Supuso que Yoochun le habría dicho a Jaejoong. “¿Sí?”

“Tú eres el líder. ¡Debes prestar atención!” El manager le lanzó una mirada de irritación antes de continuar. “Mañana van a ir al estudio. La práctica se llevará a cabo de 10 a 2. Todos deben estar listos para subir al escenario para un nuevo talk show. Será hasta las 7. Después comerán, se cambiarán, lo que sea. Una entrevista en la radio comenzará a las 9 y estarán de regreso a las 11:30. Yunho te mantendré al día con tu horario.”

El grupo se levantó y se retiró. Se estaba haciendo tarde, el día había pasado rápidamente, Se sentía afortunado de ser capaz de obtener otra buena noche de sueño. Yunho se quedó unos minutos más para cubrir algunos detalles sin importancia.

A la vuelta de la esquina, Jaejoong esperaba al líder. Los otros tres se habían ido a sus habitaciones, la somnolencia metiéndose en sus cuerpos como parásito. Yunho se encontró con el rubio cuando se dirigía a su habitación.

“Aish, lo siento hyung. Por un momento me asustaste.”

Jaejoong murmuró algo, sus ojos negros eran intensos y quemaban cuando preguntó. “¿Puedo hablar contigo?”

Yunho bajó la mirada y su cuerpo se tensó. “Creo que deberíamos dormir algo Joongie-ah, podemos hablar mañana, ¿está bien?”, dijo el moreno apresuradamente con la esperanza de poder escaparse antes de ser detenido de nuevo. No tuvo tanta suerte.

El mayor suspiró y llamó a Yunho con tono severo. El líder se detuvo en sexo, su pulso se aceleró al escuchar el tono.

“Yunho”, repitió el rubio. “Sé sobre tú y Junsu, y no me gusta. Si esto sale, nos van a arruinar. ¿No lo ves? Yoochun está preocupado y nos la hemos arreglado para mantener a Changmin alejado de esto. Yoochun dice que Junsu lo terminó. ¿Está en lo cierto o simplemente ocultas la verdad?”

Yunho estaba enojado. De hecho, era una persona muy paciente pero odiaba cuando el mayor del grupo lo regañaba como si fuera un niño. “Mantente fuera de esto Jaejoong. Es más, tú y Yoochun pueden dejar de cavar, ¿de acuerdo? Suficiente”. Acechado el líder salió de la habitación hacia el pasillo del ascensor.

Las puertas se abrieron con un ding. Cuando entró en la jaula de paneles se dio cuenta de otra figura. Junsu estaba apoyado en la barra del latón con el ceño fruncido. Su expresión relajada, labios acurrucándose en sus rincones cuando ve a Yunho.

“¿Qué te tomó tanto tiempo Hyung?”

Yunho sonrió, lentamente la frustración se filtra de su cuerpo. “Me detuvieron por no prestar atención”, dijo tímidamente, no queriendo molestar al otro hombre con la confrontación de Jaejoong. Presionó el botón de su habitación y las puertas se cerraron. El ascensor subió penosamente lento. Yunho se estremeció cuando unas frescas manos cayeron en torno a él por la espalda, dedos deslizándose por debajo del dobladillo de su camisa. Las palabras de Jaejoong aún frescas y volvió la ira. ¿Quién se cree que es? Él no me puede decir lo que tengo que hacer con mi vida. No es de su incumbencia. Sé lo que estoy haciendo. Está bajo control.

Junsu se inclinó hacia Yunho y presionó su nariz en la caliente piel expuesta a lo largo del cuello del mayor. Aspiró el aroma de la muy conocida colonia. El joven mordió la piel de color canela y pasó su mano a lo largo del pecho del líder.

Yunho exclamó en voz baja, inclinando su cabeza hacia atrás cuando un pulgar corrió a través de su pezón. Le voy a demostrar. Puso sus manos sobre las de Junsu y se volteó a presionar sus labios con fiereza. Arrinconó a Junsu hasta aprisionarlo completamente contra los paneles oscuros, sosteniendo sus manos firmemente a ambos lados de la cabeza. El joven gimió y movió sus caderas hacia delante pecaminosamente.

El aliento de Yunho atrapado en su garganta cuando esas caderas se rozaron contra el pequeño bulto en su ingle. Un pequeño ding obligó a ambos hombres a separarse. Yunho asomó la cabeza por entre las puertas abiertas para comprobar el pasillo. Tomó la mano de Junsu tirando de él con rapidez a lo largo del pasillo que conducía a su habitación. El líder empujó al hombre más pequeño en la puerta, atacando sus labios mientras luchaba ferozmente para insertar la llave en la delgada ranura. La puerta se abrió de repente, ambos hombres atravesándola con tropiezos, y aún así, a pesar de carecer de oxígeno, sin perder contacto entre sus labios.

Junsu deslizó su lengua contra Yunho disfrutando de la dulzura que se encontró. Sus manos se deslizaron desde el pecho del hombre hasta enredarse en sus cabellos. El cantante más joven quedó sin aliento cuando, nuevamente, se vio obligado contra una pared.

Los labios de Yunho viajaron hasta el cuello de Junsu y chuparon suavemente la clavícula. Las manos del menor se deslizaron debajo de la camisa, esta vez tirando de la prenda sobre su cabeza.

Junsu colocó sus labios sobre la manzana de Adán de Yunho y volcó sus posiciones. Besó su camino hasta el pezón del líder, los dientes pastoreando la piel sensible. El capullo se endureció y le pasó la lengua para luego soplar suavemente sobre la piel mojada.

Yunho se estremeció y gimió. El menor se movió más abajo, su lengua rápidamente inmersa en su misión. Se detuvo justo cuando llegó al vello que se asomaba de la cintura de los jeans de Yunho.

El hombre más alto se aferró a la pared, su miembro erecto dolorosamente contra la tela de protección. Los dedos de Junsu tentando con la cremallera. Se levantó para cubrir la boca del líder con la suya. Yunho se quitó los pantalones y desabrochó la camisa de Junsu, deslizando la prenda de sus delgados hombros. Se trasladó a la hebilla del pantalón oscuro de Junsu, deslizando una mano sobre el bulto que se sentía apretado.

Las caderas de Junsu moviéndose hacia delante por contacto pidiendo algo de fricción. Sólo el algodón delgado los separaba ahora cuando Yunho juntó sus caderas para satisfacer al más joven. Sus ingles dolían por su liberación. Los labios de Yunho rozaron la oreja de Junsu cuando le susurró, “Te quiero Su-ah. Te necesito ahora”.

El más pequeño sonrió, sus ojos nublados por la lujuria cuando respondió.

“Entonces, tómame”.

*****

Yoochun escuchó el suave clic de la puerta como Jaejoong entró en la habitación poco iluminada. Inclinó la cabeza pero sus ojos permanecieron en la computadora portátil en la que estaba escribiendo. Su pluma se deslizaba sobre el papel, sus palabras y emociones fluían con facilidad por primera vez en mucho tiempo. Al barítono no le era difícil componer música pero le resultaba un poco más difícil el escribir canciones.

Oyó que el mayor se quedó detrás de la silla frente a él, al lado de la gran ventana. La vista era preciosa. Las luces parpadeaban con vivos colores mientras que las montañas se vislumbraban sutilmente en el fondo. La habitación estaba relativamente tranquila, fuera del alcance del bullicio de la calle.

Jaejoong suspiró y Yoochun pudo sentir la tensión que salía de él en ondas. Levantó la vista de sus papeles. El hombre estaba mirando por la ventana, los ojos desenfocados, masticando su furia.

“Yah, Jaejoong-ah, ¿qué es?”

Los ojos de Jaejoong se mantuvieron en la ventana y no contestó hasta más tarde. “Yunho. Me quedé para hablar con él y básicamente me dio una patada. Le pregunté acerca de Junsu y se molestó. No quería hablar de ello pero dijo que todo había terminado y que podíamos ‘dejar de cavar’”. Hizo una pausa, finalmente volviendo sus ojos a Yoochun. “Parecía muy ansioso por irse y tú sabes que se necesita de mucho para que él se enoje”.

Yoochun asintió. “Él podría estar cansado o puede estar molesto porque Junsu lo terminó. No sabemos muy bien lo que ellos tienen”, dijo con cierta amargura. “Probablemente sólo quiere olvidar Hyung y tal vez deberíamos dejarlo”. El hombre encogió los hombros. Confiaba en Junsu y ni siquiera quiso considerar que su mejor amigo le había engañado otra vez.

Jaejoong se mordió el labio. “Espero que haya terminado”.

*****

Yunho respaldó al joven en sus brazos hasta que sus piernas se reunieron con la cama. Empujó a Junsu hacia atrás, cubriendo ese cuerpo esbelto con el suyo. Sus pieles desnudas eran cálidas y suaves contra la del otro. Yunho se hizo hacia atrás para mirar al hombre más joven. Las mejillas de Junsu se habían vuelto una cortina de color rosa en el sentimiento de autoconciencia. El líder sonrió y le besó la frente.

Junsu tomó el rostro de Yunho para su propia satisfacción, sus labios hinchados chocaron una vez más y no por última vez esa noche.

*****

Yoochun deseaba que Jaejoong dejara de especular. Él se mantuvo entre la idea de una relación oculta y la imposibilidad de la misma. El joven se volvió hacia sus letras, su musa se había ido. Estaba frustrado y en lo único que podía pensar era que su mejor amigo había dejado de hablar con él como lo hacía antes.

*****

Las manos de Yunho se deslizaron hacia abajo a la cintura de Junsu. Apoyó la frente sobre la del otro hombre, sus ojos oscuros reuniéndose. El hombre debajo de él sonrió mientras jadeaba sin aliento. Era todo lo que el líder necesitaba. El mayor besó a Junsu desesperadamente, el beso ya no era dulce. Sus lenguas se peleaban entre sí, tirando gemidos en la garganta del otro. Yunho movió su boca al cuello de Junsu.

El joven gimió el nombre del líder y sus caderas se levantaron cuando sintió que unos dedos se envolvían alrededor de él. Junsu se sujetó con fuerza de las sábanas y se mordió el labio inferior tratando en vano de sofocar la erupción de sonidos de su garganta que harían llorar a su madre. Todavía no podía mantener sus caderas como Yunho continuó con su trabajo. Sintió la dura longitud del otro pulsando en su pierna y una ligera presión en su abdomen. Gimió de irritación cuando la mano se alejó dejando de hacer cualquier tipo de fricción.

Junsu jadeó cuando sintió esas manos en el interior de sus muslos. Levantó la cabeza mirando a Yunho. El líder metió su dedo en su boca antes de dirigirla hacia la entrada de su amante. Deslizó el dedo de forma lenta y Junsu se estremeció ante la nueva sensación. Fue un poco incómodo hasta que Yunho empezó a empujar. Junsu gimió y se deslizó hacia abajo tratando de llegar a su liberación. El mayor deslizó otro dedo y enseguida un tercero. Junsu comenzó a mecer sus caderas con los movimientos de Yunho. Su espalda se arqueó y se estremeció cuando uno de los dedos rozó con su próstata.

Yunho apenas podía soportar la espera. El placer que se vislumbraba en el rostro de Junsu era agonizante. Retiró sus dedos y preparó su longitud contra la entrada de Junsu. Hizo una pausa, la anticipación en el aire.
“Yunho…por favor…”, suplicó Junsu, su voz en un susurro.

Junsu apretó los dientes, ojos llorosos como el mayor se deslizó en él. Su respiración era superficial y luchó contra las ganas de gritar.

Yunho se detuvo de nuevo, totalmente enfundado en el calor del hombre más pequeño, limitando su necesidad de impulsarse de manera errática en el hombre debajo del él. Junsu aprisionaba su longitud. Saboreó la sensación de la espera hasta que el otro se ajustara.

Junsu asintió para que el líder continuara y apretó los dientes para no gemir de dolor. Yunho luchaba por mantenerse a un ritmo lento, pero instó por una mayor velocidad después de un “¡Ah! Yunho…más…”, del hombre más joven.

El cumplió y se inclinó a besar el cuello de Junsu. El joven se apoderó de las sábanas, se movía como el otro se movía dentro de él. Las piernas envueltas alrededor de la cintura del líder, acercando el rostro de Yunho al suyo. Cubrió los labios del mayor con sus propias lágrimas derramadas por sus mejillas, producto del éxtasis. Su espalda se arqueó ante el hombre y una serie de fuertes gemidos siguieron como el miembro de Yunho tocó su próstata.

El líder puso una mano en la cadera de Junsu para sujetarlo. Tomó la velocidad de los insultos del joven como un mantra. Los brazos de Junsu aferrados firmemente alrededor de Yunho tirando de sí mismo más cerca. El vocalista llegó duro como el placer superó a su cuerpo, Yunho le siguió de cerca cuando Junsu gritó su nombre.

Se quedó inmóvil hasta que su respiración volvió a la normalidad y se retiró de Junsu. La cama olía a sudor y sexo. El líder tomó al otro entre sus brazos, la barbilla apoyada en la parte superior de la cabeza de Junsu. El joven cerró los ojos, envolviendo sus brazos alrededor de Yunho.

“Te…te amo Su-ah”, susurró Yunho. Podía sentir a Junsu sonriendo contra su cuello.

El joven se alejó un poco para poder mirar a Yunho. Puso su boca sobre la de su amante rozándola, sus ojos suaves. “También te amo…”

2 comentarios:

  1. Anónimo1/15/2012

    kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    mori literalmente, no es mi pareja favorita
    debo admitirlo, pero la trama esta muy buena
    de verdad.
    espero ansiosa el sigueinte capitulo
    es que si esta el YUNNIES yo muero es muy hot
    gracias por traducir ^^
    (sip)

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaaaaaaaaaa es el mejor Hosu que e leido en serio el mejor.Ya quiero la continuacion esta super emocionate.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD