Dicho por Changmin

11 comentarios
Título: Dicho por Changmin.
Autor: Changmin
Pareja: YooMin
Género: Lemon
Extensión:
OneShot.

Nota: Lol en realidad el autor es Aemin, solo era por darle efecto XD

Era un día bastante normal en el departamento. Yo estaba sentado en el sillón, saboreando mi ramen recién salido del micro-ondas mientras Yunho hyung leía boca abajo en el otro sillón, una de sus revistas favoritas creo. La televisión estaba encendida, y eran más o menos las siete de la tarde. La puerta se abrió y entró Jaejoong hyung. Le dirigí una mirada de odio por llegar después de que me dio hambre y obligarme a cocinarme yo solo, pero él la ignoró.

-Ah, estoy molido – dijo, echándose en el tercer sillón. Tragué el bocado y le observe de reojo.
-Buen trabajo, Jae. Aunque no entiendo por qué te matas en el gimnasio si a las fans – le respondió Yunho, volteándolo a ver, sonriéndole pícaramente,- y a mí nos gustas tal y como estás.
Jae hyung sonrió.
-No quiero perder lo que he ganado por dejar de cuidarme, Yunho.
Hice ruido con mis fideos, incómodo.
-Tórtolos –murmuré.

Tras una puerta se escuchaban los gritos de Junsu jugando Ha-lo y riéndose él solo. Suspiré.
-Aigo… - estaba yo sólo ahí sentado, intentando ignorar al YunJae. Procuré enfocarme en mi plato de ramen. Comida…mi primer gran amor.

Se abrió la puerta del baño que estaba en el pasillo detrás de nosotros. Sentí de inmediato el aroma a colonia fresca, jabón y humedad proveniente de ahí. Yunho volteó y luego regresó a sentarse al lado de Jaejoong.
-Hoo, bueno, si es por eso – abrazó a Jae, - está bien, pero me dejas solo todo el tiempo que te vas… - como eran odiosos así, Yunho con su puchero y Jaejoong riéndose.

-No hables con la boca llena, Changmin – me indicó Yoochun, saliendo entre los vapores del baño con una toalla en la cabeza. Luego se sentó al lado de mí. Seguí comiendo, fingiendo no haber visto a Yoochun. El Yunjae seguía.
-Pues nunca he dicho que no puedas acompañarme, Yunho yah – ahí estaba la sonrisa encantadora y ése abrazo que sólo servía para invitarme a salir corriendo. Yoochun apoyó su cabeza en mi hombro, obligándome a voltear a verlo.

-¿Sucede algo, Min?

Yunho tomó a Jaejoong por la barbilla y yo fingí estar ciego a ellos. Tragué el bocado y miré a Yoochun.

-Nada, disfruto de mi ramen.
-Ah…-me respondió, seco.
-¿Quieres? –añadí, sonriendo de lado luego de tragar otro bocado.
-Claro, - me respondió, abriendo la boca y los ojos por completo. Se veía tan gracioso…pero si sacaba el celular para tomarle una foto, tendría que soltar mi plato. Jamás. Tomé algunos fideos y verduras con los palillos y los llevé a su boca.
-¿Rico?
Yoochun masticó, saboreó y luego habló.
-Gracias a que me lo diste tú, está realmente exquisito –me sonrió, mirándome a los ojos.
Yah, siempre me hace eso. Es un ligador. Una máquina de testosterona. Por lo menos sólo es así conmigo y en el escenario.

-Todo lo mío es exquisito, -le respondí y desvié la mirada, comiendo ramen, acercándolo a mi boca. En eso el YunJae volvió a ser real ante mis ojos.

-Ah, ya veo. Eso es bueno…-decía Yunho, - para el instructor, porque habría muerto si no…
-Yunho…me hieres – ahora Jaejoong hacía puchero, - ¿qué no confías en mí.

Hazte el imbécil, Changmin, me dije, hazte el sordo. Unos labios gruesos y un aliento cálido se pegaron a mi oreja. Una voz grave me susurró, haciéndome sentir un escalofrío:

-De eso no cabe la menor duda, Min~
Me volví y me encontré con la mirada pícara de Chun. Borré así al YunJae del mapa otra vez.
-Eres un pervertido – le respondí a Yoochun. Luego tomé otro bocado de mi ramen.
-Me atrapaste –rió él, abrazándome y mordiendo mi oreja suavemente, - ¿o debería decir que yo te atrapé a ti?

Ouch. Mierda. Mi oreja. Uno de mis puntos débiles. Quería seguirle el juego pero los tórtolos a mi izquierda me estaban desesperando. Me aparté de Yoochun, dejando mi plato en la mesa del centro.
-¿Quieres jugar a las atrapadas, ah? –le dije, alejándome del sillón, - ¡veamos si me alcanzas! – y empecé a correr por la sala.

-¿Obtengo algo si gano, Changminnie? – me preguntó Yoochun mientras se levantaba y corría tras de mí, - Algo como…una noche juntos o… ¿algo así? – sus ojos destellaron con picardía. Lo reté.
-Alcánzame y lo sabrás, - le dije, mandándole un beso desde detrás de la mesa del comedor. Nuestra sala compartía paredes con el comedor, sólo la cocina tenía paredes que la separaban y una puerta, y el baño y las habitaciones estaban en el pasillo.

-No me retes – me respondió, corriendo hacia mí, - ¿o es que quieres que gane?
Corrí de ahí, saltando el sillón de la sala, le dí la vuelta a la mesa ignorando a las lapas del sillón, y volví hacia el comedor. Con la gracia de un camello Yoochun hizo lo mismo. Ja, al no tener mis piernas largas no podía hacer mis mismas peripecias…y no lo digo en el doble sentido. Me eché al suelo y gatee por debajo de la mesa del comedor, esquivando las sillas.

-Alcánzame si puedes, tortuga~ -lo reté aún. Detrás de mí, Yoochun se arrodilló y gateó intentando darme alcance. Ninguno de los dos sabíamos perder, y si algo sabían los demás miembros era de que yo disfrutaba con el sufrimiento ajeno, incluso el de mi Chun.

Salí por el otro lado de la mesa, me levanté como un rayo y me lancé hacia la sala una vez más, corriendo cual ágil guepardo.
-¿Huh? – Yoochun me miró desde debajo de la mesa, se dirigió hacia el otro lado y derrapó, luego salió y se incorporó, algo jadeante, - ¡no te me vas a ir! –sentenció, corriendo tras de mí. Creí que era el momento oportuno y me dirigí al pasillo, entrando a mi habitación. Reí. Yoochun logró ayudarse del picaporte y jalándolo entrar a mi cuarto al mismo tiempo que yo, pero yo ya estaba a unos metros de la puerta.
-Queda menos distancia entre nosotros, Min…y puedo seguir este juego hasta que te canses.
-Adelante, -le respondí, saltando sobre la cama y brincando en ella. De suerte no llego a pegarme con el techo. Yoochun se quedó observándome unos segundos. Y recuperando el aliento.

-Veamos…-dijo, tomando vuelo y saltando hacia la cama, al mismo tiempo que me abrazaba. Me dejé caer hacia atrás, sobre la cama, y le robé un beso. Me correspondió y nos besamos, pasionalmente como él me había enseñado. Él me había introducido en los turbios saberes del placer carnal, poco después de debutar realmente. Lo acepto, ya desde antes yo veía porno, pero no lo había hecho con nadie, menos con otro chico.

Nos gustaba experimentar distintas posiciones, y a veces terminábamos como pretzels, abusando un poco de mi flexibilidad, pero nos llevaba a un éxtasis inmenso.

Riendo nos empezamos a acariciar sobre la ropa. Luego Yoochun juntó sus labios con los míos y conforme el beso se fue volviendo más pasional se fue trepando sobre mí, recostándose sobre mi cuerpo. Me quitó la camisa y empezó a recorrer mi piel con su lengua, delineando mis músculos. Yo me estremecía al contacto. Luego se detuvo sobre mis pezones largo rato. Subió a mi clavícula con besos cálidos y mientras besaba mi cuello fue desabrochándome el nudo de los pants. Me los bajó y besó mis muslos, arrugando mis bóxers para llegar hasta arriba. Volvió a subir, pegándose por completo a mi cuerpo, que ya sentía arder, y fundió sus labios a los míos.

Empujándolo un poco fuimos girando sobre el colchón, sin romper el beso, quedando un poco de lado, yo sujetándole de la cintura, pegándolo contra mí. Acariciando mi oreja y mi cabello empezó a usar su lengua dentro de mi boca, y yo utilicé la mía. Le desabroché el pantalón del pijama y empecé a bajárselo mientras nos besábamos, nuestros cuerpos y cinturas en un vaivén delicado. Su bulto se dibujaba en su trusa, y continuamos girando hasta que logré colocarlo debajo de mí, rompimos el beso y terminé de quitarle el pantalón y luego la camisa. Apoyando una rodilla sobre su creciente entrepierna, doblándome tanto como mi largués permitía, besé su pecho, dejándole los pezones más rosados de lo normal. Su boca emitía roncos gemidos cada vez que se los apretaba con mis labios. Retiré mi rodilla y me acomodé sobre él, con las piernas dobladas a cada lado, sin cesar mi labor sobre su pecho. Traviesamente Chun coló una mano bajo mi bóxer, acariciándome una nalga, lascivamente. Yo me dejé hacer, subiendo mis besos a su cuello, lamiendo su gran manzana de Adán, hasta que me empezó a bajar el bóxer con ambas manos.

Bajé de encima de él y se inclinó, besando mi abdomen. Recorrió el interior de mis muslos con su lengua y luego mi base, acariciando mi cintura. Cerré los ojos, disfrutando. Metió mi miembro en su boca y me fue irguiendo, poco a poco, sus labios dejándome en éxtasis. Luego se bajó la trusa, se recostó sobre mí y frotó su exitación contra la mía, uniéndolas más dentro de su mano, mientras nos besábamos con pasión.

-¡No! ¡No! ¡Nooooo! – los gritos de Junsu en el cuarto contiguo me hicieron notar que no cerramos la puerta. No nos importó. Que nos oigan, siempre escuchamos al YunJae…

Metí el miembro de Yoochun en mi boca mientras él masajeaba el mío, hincado frente a mí y yo recostado de lado. Se fue sentando mientras se lo hacía peor no me detuve; puso sus manos sobre mi cabeza, entrelazando sus dedos largos con mi cabello, mi boca asegurándose de dejarlo tan levantado como yo estaba. Su frente empezaba a perlarse, y su piel a exhalar un aroma dulce de deseo. Me tomó por los hombros y tiró de mí. Me enderecé un poco y besé su boca, acomodándome sobre él para volver a encontrarnos cuerpo a cuerpo. Mientras nos besábamos empezó a mover su cadera, despacio, haciendo que nuestros torsos se rozaran y nuestras hombrías se frotaran, crecientes.

Entre caricias y besos llegó el momento de la estimulación extrema. Mientras yo le lamía la punta, Yoochun dilataba mi entrada con dedos y lengua. Lo diré con descaro: la suya no es excesivamente larga, pero si gorda, así que necesitó tres dedos. No sé si me explico.
Ya que estuve listo separé bien mis piernas, Yoochun se acomodó sobre mí y me invadió, empujando despacio. Yo gemí contra sus labios con cada embestida, el colchón bajo nosotros vibrando con cada movimiento. Mezclábamos saliva, sudor, aliento, todo. Mientras me cogía me ayudé con la mano, excitado a más no poder. Yoochun se movía con frenesí sobre mi cuerpo, apenas y saliendo de mí, tocando mi punto más sensible al instante. Delirante. Tan lleno de humedad que sentía la cabeza llena de vapor, me corrí entre nuestros cuerpos. Yoochun llegó al clímax poco después. Se recostó sobre mí, nuestros pechos jadeando por la actividad tan vigorosa. Pasó un rato y se recostó a mi lado, tomando mi mano y entrelazando los dedos. Cerré los ojos, sonriendo satisfecho.

-¿Chang?
-¿Uhm?
-¿Vives?

No, tonto. Sonreí ante su estupidez.
-Seh…

Voltee a verlo y me sonrió, travieso.

-¿Molestamos a Junsu?
-Bueno. El que le desconecte la consola primero, gana –le dije, apresurándome en ponerme la pijama antes de salir corriendo.


-¡Ah, los mato, los mato a los dos! – fue el grito de Junsu cuando arranqué el enchufe de la pared mientras Yoochun se doblaba de risa a mi lado, - y apestan a sexo, ¡lárguense!


Nada mejor para la cereza del pastel que un Junsu encabronado después de un buen revolcón con mi Chunnie.

FIN

11 comentarios:

  1. no ma xDD pobre junsu, me encantó ese cierre XDD.. orale.. pq andas ventilando lo que solo yo se de chunie u_u!, vas a ver pri!.. me gusto pero es algo dominguero.. como esas películas palomeras XDD, ya sabes cual estoy esperando ¬-¬~

    ResponderEliminar
  2. gracias a dios hay un yoomin jeje gracias enserio muchas gracias poor subirlo me encnato me fasino incluso mas que eso gracias

    ResponderEliminar
  3. jajajajjaajaj lo ame xD, me encanta el Yoomin son unos cochinones xD, pobre de mi Junsu como van y me lo molestan luego de tan exitante revolcon, él es un ángel no me lo corronpan jajaajaj xD gracias por el one shot estuvo buenisimo ^^

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajajaja junsu encabronado jajajajajajajajajaja eso me mato.....el final me dio mucha risa

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajaja junsu encabronado jajajajajajajajajaja eso me mato.....el final me dio mucha risa

    ResponderEliminar
  6. XD que bueno que les gusto. MIno, se que fue dominguero pero se me ocurrio y a falta de YooMins, ahi ta..pronto seguire con el que me pediste~

    A las demas, me alegra que les guste..."cochinones", me mato XD Khamila. Pues si, lo son XD

    ResponderEliminar
  7. joajoajaoajoajoa mori!!!! son tan ellos!!! me encanta que no les allas cambiado las personalidades como suelen hacer en todos los fics, sobre todo con changmin e.e XD me encanto! felicidades!!! *.*

    ResponderEliminar
  8. tambien me gusto mucho!!!
    sobre todo lo de corromper a mi pobre SU cuando esta jugando el angelito...mejor me voy a leer suminXD Y FLEICITACIONES

    ResponderEliminar
  9. dios mee encanto!! me he reido incluso sonrojado un podo dios amo a ese min!!! y el pobre junsu siendo bulleado por ellos dios.. ojala encontrara mas fics asi en verda me encanto!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9/13/2014

    Aahhhhhj chamaco malcriado como que trata de pervertido a su Hyung cuando el es el pervert magnae por excelencia yahhh ademas de nuesto.favorito aaahhhhh me.encanto tu fic es tan XD no se pero siento que chunie como casanova es justo justo asi eoomeo y Chan.Min ni que decir lo.adoro maravillosoooo¡

    ResponderEliminar
  11. Cosos sexosos jajaj amo el Yoomin porque es como el chamoy dulce, picoso acidito y chiga quedito jajaja. Pobre Junsu el tan mono y luego de su sesió xxx estos va y cabrean. Jajaja su "larguense apestan a sexo" casi me mata de risa.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD