Condena

3 comentarios
Título: Condena.
Autor: Maxalime (http://panciito-de-iwaki-ioay.blogspot.com/)
Pareja: HoMin.
Género: Romance.
Extensión: One-Shot.
Reseña: Ambos, mutuamente, representan la condena eterna del otro.
Una condena húmeda y lasciva.
El sonido se hacia tenue paso a paso. Mantuvo como pudo el equilibrio, y cogió despreocupado las llaves, que indicaban que no, que no iba tomado, que estaba lo suficientemente lúcido como para manejar un automóvil. En vez de llegar en taxi como en realidad lo había hecho.
------------------------------------


Suspiró pesadamente cuando descubrió la puerta cerrada; el sueño ligero se vería interrumpido por el ruido.


—Mierda.


Y sin más, decidió salir y acabar por meter la pata por completo de una vez por todas.


Cogió la chaqueta que cinco minutos antes había aventado en el sofá, dejó las llaves en la repisa nuevamente, y salio, sabiendo perfectamente a donde iría a parar.


Iría a ensuciarse. Solo un poco más.


—¿Estás ahí?—preguntó por la bocina al tiempo que presionaba el botón. Tenia llave, pero no el tino suficiente para lograr ocuparla en la cerradura.—Soy yo.


—En un momento—la voz, adormilada pero sexy le aseguró la noche.


Y un dolor comenzó a crecer en su entrepierna.


"En un momento...lo tendrás".


—Adelante.


Una sonrisa, y YunHo se preguntó el porque de una formalidad innecesaria, ¿no podía lanzarse a sus labios y ya?


—Perdon por molestar.


—Nunca lo haces. Tranquilo.


El anfitrión subió un escalón pero el brazo de YunHo lo detuvo.


—¿Me ayudas?


Sonrió de nuevo.


—Pareces un bebé.


—Soy un bebé.


—¿Un bebé borracho?


Las manos, una sobre el hombro y la otra sobre esta, el aliento a alcohol golpeando la cara de ChangMin salvajemente.


—Cuando tomas lo haces bien, ¿eh?


—Por supuesto.


Llegaron al apartamento y los zapatos quedaron fuera.


—De nuevo, lo siento.


Shim no contestó, sentó a YunHo en su sofá y fue directo a su habitación, Jung pudo ver entre el pequeño hueco la cama de ChangMin, aquella cama que habían manchado con sus pecaminosos deseos desde hacia ya mucho tiempo.


—Toma. Tu pijama de turno, la dejaste la última vez.


—Gracias—y antes de que lograra cogerla entre manos, ChangMin apretó fuerte uno de sus hombros.


—¿Quieres hacerlo?—y fue directo, y en realidad le importaba una mierda lo que YunHo pudiera decirle, porque ya se encontraba mordiéndole los labios, y succionandolos.


Buscando sus pezones y apretándolos, preguntándose como es que pudo aguantar sin mientras subían las escaleras.


YunHo actuaba torpe, con el alcohol golpeando sus venas, y la boca de ChangMin exigiendole más.


Él no necesitaba hacerlo, pero sabia que ChangMin si.


—¿Te dejó?


—Justo antes de casarnos—murmuró con los labios frente a la cremallera del Jung—¿puedes creerlo?, luego de dos años—y la bajó, aunque sinceramente YunHo dudó de eso. Parecía que en realidad se la había arrancado.


—Me dijiste que no la amabas...


—Y así fue. Pero igual, dejarme casi con el pastel de bodas en la boca...es muy de putas.


ChangMin rió y YunHo apretó su cabeza hacia abajo mientras le bajaba el pantalón.


—Puro desenfunde. "Soy joven Minnie, quiero disfrutar antes de atarme. Pero voy a regresar a ti". Cuando regrese va a estar tan follada que tendrá un agujero en lugar de un coño, no gracias.


YunHo escuchaba y no. Quería escuchar, pero no era sencillo si tenia la boca de Shim entre las piernas.


—¿Y tú?, ¿como vas con BoA?


Se tardó en contestar cuando un jadeo atravesó su garganta, producto de una lamida gruesa en toda la extensión de su miembro.


—Ahh...bien, es decir...aún seguimos tratando.


—¿De tener un hijo?


—Más bien...de fingir que nos amamos.


ChangMin atrapó todo su pene en su boca de sopetón, y no tuvo más remedio que hacer la cabeza hacia atrás y perderse.


Eso era demasiado.


—No me digas que aún no follas con BoA—formó la boca de Shim entre lamidas largas.


—Para nada. Somos amigos, lo sabes.


Y por fin un leve mordisco, y la semilla del Jung se encontró manchando la boca de Shim.


—Lo siento, yo...


—Callate. Vamos, quítate todo.


Las manos temblorosas de YunHo trataron de viajar a su camisa, saco y el pantalón que yacía aún en las pantorrillas para hacerlos desaparecer. Pero no pudo.


—Dejalo—una mano y un movimiento, y ya se encontraba desnudo bajo el cuerpo de ChangMin—¿eres tan torpe siempre?


—Solo cuando tomo.


—Claro—se desnudó a si mismo, el cuerpo de YunHo extendido sobre el sofá caliente, esperando por él y su gran polla—no lo hemos hecho aquí nunca, ¿verdad?


Los ojos de Jung brillaron, recordando noches y mediosdías compartidos con aquel joven de arrogante sonrisa.


—No, nunca.


—Es hora de dejar marca aquí tambien—y buscó sus labios de nuevo, hurgando entre la carne exquisita de los muslos, separando las piernas que tímidas pero entregadas se dejaban hacer.


—YunHo.


—¿Hmm?—musitó apenas, al sentir el aliento suave en el cuello.


—Sabes que si pudiera casarme contigo lo haría, ¿verdad?


—Si. Y sabes que yo también.


—Así es.


Y se perdió de nuevo, en el aroma sin irse del alcohol, el sudor y el pecado conjugados.


Con el esposo de su hermana, con su mejor amigo desde siempre, a quien no necesitaba decirle nada para que le entendiera.


—Sabes lo que siento aunque no lo diga.


—No me molestaria escucharlo de vez en cuando.


—Imbécil...


Su adicción eterna, su perdición y su cura.


El culpable de todas sus condenas.

3 comentarios:

  1. Genial, me encanta la trama aunque es un oneshot es realmente fascinante!!!!...
    PERO ES MUY CORTO QUIERO CONTI; CONTI!!!!

    ResponderEliminar
  2. wooo...!!
    quiero mas!
    ♥o♥

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/02/2012

    que bonita historia...me conmoví :)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD