Business Affairs - Cap. 7

4 comentarios
“- Al parecer me debes un beso, Changmin-ah~”

En los próximos días, las cosas en la oficina de Yunho eran simplemente extrañas. Changmin se quedó en casa, aún enfermo, y Yoochun también se tomó esos días libres. Yunho tenía la sospecha de que Yoochun se había alojado en la casa de Changmin para cuidar de él, pero ninguno de los dos lo mencionó y él no estaba tan interesado como para preguntar.

Pero la ausencia de sus dos grandes amigos no era lo que lo hacía raro. El problema era Jaejoong, o tal vez era él mismo, no estaba seguro de eso todavía.

La tensión era insoportable. Jaejoong jugaba inocentemente, pero Yunho estaba seguro que sabía exactamente lo que estaba pasando. ¿Cómo no saberlo? Cada vez que su mano tocaba la de Jae, cada vez que sus ojos se encontraban. Cada vez que Yunho lo miraba de reojo y lo veía mordiéndose el labio.

Era como un cable de alta tensión, podría explotar en cualquier momento. Y durante esos pocos días, dos veces más Yunho engañó a su esposa.

No fue culpa suya, por lo menos no del todo. Jaejoong definitivamente tenía la mayoría de la culpa. Debido a que Yunho no podía evitar ver que las camisas de Jae siempre estaban un poco más arriba de lo que deberían estar y que sus pantalones estaban tan firmemente apegados como una segunda piel. Él no era el que pedía a gritos un beso con los labios ni tampoco el que miraba con ojos anchos y profundos que ardían como el fuego.

En realidad, si pensaba en ello, la primera vez había sido cien por ciento culpa de Jaejoong. Yunho había estado de pie en el pasillo llenando su taza, cuando Jaejoong había pasado casualmente y le había robado un beso antes de que Yunho pudiera siquiera decir hola. Jaejoong le había guiñado un ojo y se había alejado, sus caderas balanceándose tentadoramente, y Yunho lo había observado hasta que había desaparecido por el pasillo.

Al menos eso había sido algo pequeño. Después de todo, él no había respondido (no había tenido tiempo para hacerlo) y desde luego no había iniciado él. No se sentía culpable, incluso en el más mínimo.

La segunda vez... Bueno, su memoria no era muy buena.

Jaejoong había estado haciendo absolutamente nada. Él se había estado moviendo en su silla de oficina haciendo que el crujido de las ruedas fuera la única interrupción del silencio de la habitación. Eran las seis y cuarto, y Jaejoong debería haberse ido ya, pero había esperado a que Yunho terminara con la excusa de que alguien podía intentar violar a Yunho y se sentiría horrible por no haber estado allí para protegerlo. Yunho se había reído, señalándole a Jaejoong que él tenía más probabilidades de ser violado.

- ¿Estás diciendo que soy violable, Yunho-sshi? - Había preguntado Jaejoong, batiendo sus pestañas.

Yunho podría haber resistido si eso hubiera sido todo, pero entonces Jaejoong lamió sus labios, lentamente, en broma, y Yunho perdió el control.

Había lanzado a Jae, dejando las cosas que estaba haciendo a un lado y sentando a Jaejoong donde él había estado sentado. Jaejoong había sido muy receptivo, sonriendo contra sus labios mientras Yunho lamía toda su garganta.

Yunho no estaba muy seguro de cuánto tiempo habían estado ahí, pero terminó medio tumbado en el regazo de Jae y sólo se apartó cuando la silla amenazó con volcarse.

En el momento en que él y Jaejoong finalmente dejaron  la oficina, ya eran las seis con treinta y cinco minutos.

Eso... había sido del todo culpa suya.

Se prometió que sería el último incidente que tendría con Jae. Cuando Changmin y Yoochun regresaron al trabajo, Changmin mirando molesto y Yoochun sonriendo tan ampliamente como podía, las cosas empezaron a volver a la normalidad. Yunho pasó el fin de semana limpiando su mente de todo lo que había pasado con Jaejoong y el lunes, las cosas estaban bien. Jaejoong lo trató como un jefe normal, no hubo bromas, ni insinuaciones o maliciosa sonrisas ni miradas con coquetas.

No fue sino hasta el jueves que Jae hizo su siguiente movimiento.

Caía la tarde, y Yunho se centró en los archivos frente a él. Cuando escuchó que su puerta se abría y luego se cerraba, el sonido del clic del seguro de la puerta lo sacó de su ensueño.

Miró hacia arriba, y en el momento en que vio a Jae avanzar hacia su escritorio, supo que estaba en problemas.

- Hola, Yunnie - Saludó Jae, colocando sus manos firmemente sobre el escritorio de Yunho.

- ¿Qué quieres? - Preguntó Yunho con cautela.

- ¿La pregunta no debería ser qué es lo que tú quieres? - Preguntó Jaejoong humildemente, subiendo una ceja y sonriendo con picardía.

- No juegues conmigo. - Dijo Yunho, queriendo sonar enojado, pero sólo salieron palabras débiles.

- Yo no estoy jugando. - Negó Jaejoong inocentemente.

Yunho se quejó. - Pensé que esto había terminado. - Murmuró.

- ¿Qué cosa? - Preguntó Jae.

- Ya detén esa personalidad inocente. - Gruñó Yunho. - Esta… Esta cosa que hay entre nosotros.

- ¿Hay algo entre nosotros?

- No lo hagas.

- Pero tú quieres que lo haga.- Sonrió Jaejoong.

- Yo no quiero, Jae. - Dijo Yunho. - Tal vez en algún retorcido mundo tuyo tú crees que yo quiero, pero no es así.

- Entonces, ¿por qué me besaste el otro día?

Yunho hizo una pausa. - Estaba cansado. No estaba pensando con claridad.

- Estás mintiendo.

- Mira - Dijo Yunho. - Yo no quiero un romance. Esto causaría problemas con mi esposa si ella se llega a enterar y lo que menos necesito es estresarme.

- Puedo aliviarte el estrés. - Murmuró Jaejoong, inclinándose más. Yunho alcanzó a ver sus pectorales del hueco que quedaba en su camisa. - Y tu esposa no tiene por qué saber.

- Ella sospechará si me quedo hasta tarde todas las noches. - Señaló Yunho, tratando de no estremecerse cuando Jaejoong rodeó el escritorio, agarrando sus brazos. Sus caras a centímetros de distancia.

- ¿Todas las noches? Debes tener bastante apetito. - Se burló Jae. - Y no tienes porqué quedarte hasta tarde. Tenemos una pausa para comer, ya sabes.

- ¿Qué estás…

- Yo podría venir aquí, Yunnie. Y podrías violarme en este gran escritorio tuyo.

Yunho se quejó, sus ojos pestañeando rápidamente.

- Y si una vez al día no es suficiente, entonces podríamos hacer horas extras juntos. Sólo tendrías que decirle que estás trabajando hasta tarde. Un asunto de negocios.

Yunho tragó saliva. - Esto no va a funcionar. - Advirtió.

- Sí, sí lo hará. - Insistió Jaejoong. - Vamos a mantener esto de forma profesional. Tú puedes tenerme en cualquier momento que quieras, y puedes ir donde tu esposa después.

- Una condición. - Dijo Yunho y Jaejoong sonrió.

- Lo que sea.

- Sin emociones. No quiero que esto se desordene.
Jae dudó brevemente antes de decir: - Está bien, sin emociones. Pero no puedo prometerte que no va a ser desordenado.

Yunho borró la sonrisa de la cara de su secretario con sus labios.
---------------

- De ninguna manera. - Dijo Changmin. - Te equivocas.

- ¡No, de verdad! - Insistió Yoochun. - Vi a Jae ir allí hace cuarenta minutos, y no han salido todavía.

- Pero Yunho no lo haría - Negó Changmin sacudiendo la cabeza con firmeza. - Él no engañaría a nadie en primer lugar, y segundo, él no lo haría en el trabajo. ¡Mucho menos a medio día!

- Te lo estoy diciendo, Min, ellos lo están haciendo allí.

- ¿Quieres apostar? - Lo retó Changmin desafiante.

- ¡Por Dios, sí quiero apostar! - Exclamó Yoochun. - ¿Qué obtengo si gano?

Changmin se encogió de hombros. - Es tu decisión, no la mía.

- Cierto. Pues bien, si yo gano, quiero que me beses.

Hubo un momento de silencio donde Changmin lo miró con recelo. - ¿Hablas en serio? - Dijo finalmente.

- Por supuesto.

Changmin suspiró. - Bien, como sea. No vas a ganar de todos modos. Ahora, si gano yo, quiero que dejes esta especie de coqueteo o lo que sea que estás haciendo conmigo.

- ¿Por qué? - Preguntó Yoochun, sonriendo. - ¿Te hace sentir incómodo? ¿Un poco avergonzado, tal vez?

Changmin rodó los ojos. - No, sólo me molesta. Y eso no es todo, quiero que me lleves a ese sushi bar japonés que está de camino a casa también y que me compres todo lo que pueda comer.

Yoochun le tendió la mano. - ¿Trato hecho?

Changmin tomó la mano. - Trato hecho.

- Ahora vamos para demostrarte que tengo razón. - Dijo Yoochun, aplaudiendo. Se acercaron a la puerta de la oficina de Yunho en puntillas. Yoochun giró el pomo de la puerta con suavidad, pero estaba cerrada.

- Mierda. - Murmuró.

- Hazte a un lado. - Dijo Changmin, sacando una horquilla de su bolsillo trasero. La deslizó en la cerradura y comenzó a girarla.

Yoochun resopló. - Esas cosas sólo funcionan en las películas.

Changmin tarareaba en voz baja, sin dejar de mover la horquilla en el cerrojo de la puerta.

- En serio, Minnie, deja de perder el tiempo.

La cerradura hizo un “clic”, y Changmin se apartó de la puerta con una sonrisa de satisfacción.

Yoochun lo miró boquiabierto. - Oh, Dios mío, ¡eres un genio!

- Sí, me lo dicen a menudo. - Bromeó Changmin.

- Bien, el momento de la verdad. - Dijo Yoochun, y luego giró el pomo de la puerta.

Cuando abrieron la puerta, la mandíbula de Changmin se cayó. Jae estaba a boca abajo en la mesa de Yunho, su camisa tirada en la silla. Las manos de Yunho estaban en los pantalones vaqueros de Jae, juntando su pelvis con el trasero de Jaejoong, y sus labios estaban rojos.

- ¡¿Qué mierda?! - Gritó Yunho. Agarró la camisa de Jae y rápidamente la extendió alrededor de Jaejoong, tratando de cubrir su espalda desnuda. - ¡Fuera de mi oficina!

Yoochun silbó. - Excelente, Jae.

Jaejoong miró a Yoochun por encima del hombro, sonriendo. - Gracias, Chun.

- ¡Yah! ¿Eres sordo? ¡Fuera de aquí! - Exigió Yunho.

- Está bien, está bien. - Se rio Changmin, levantando las manos en el aire frente a la derrota. - Pero recuerda que tienes un cliente que llega en veinte minutos, Yunho. No vayan a iniciar algo que no pueden terminar, ¿de acuerdo?

Cuando la puerta se cerró, se escuchó un quejido de Yunho parecido a un "¡Aish!".

Yoochun sonrió con malicia. - Al parecer me debes un beso, Changmin-ah.

4 comentarios:

  1. kyaaaaaaa *v* Al fin actua de este fico... Ese Joongie se pasa de coqueto xD Ahora tienen una relación a escondidas de la bruja... Ya sabia yo que en algún momento Yunho iba a ceder... Eso de no emociones ni tu te lo crees Yunho xD y el Yoomin jajajajajajajaja Min perdió la apuesta... Y Yoochun va a cobrársela con gusto... Ojala ahí ya avancen mas en su relacion(?
    *se va a leer el siguiente*

    ResponderEliminar
  2. genial y el trato de Yunho y Jae por fin se darán con todo cada que puedan o que los dejen pues al parecer Min y Yoochun son muy curiosos por no decir chismosos pues los interrumpieron y no terminaron lo que en pesaban lastima
    y Min podrá cumplir le a Yoochun con la apuesta espero que si pues ya perdió y a pagar
    esto se pone bueno Gracias sigo con el otro bye

    ResponderEliminar
  3. Jae es un bitch! Ya veremos si no se involucran los sentimientos, yo digo que si, van a tener mas que una relacion de sexo. Jajajaja se pasa el Yoomin <3

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaja pinches soulmates!!! Como hasta yoochun le hecha porras a jae xDD jajajaja

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD