Eudaimonia - Cap. 2

1 comentarios
—Parte 2—

~ ~ ~
Ser novio de Yoochun es una de las cosas más increíbles que me pudo pasar a mis 20 años de vida, de verdad.

Claro como cada pareja teníamos muchas riñas, normalmente quien las empieza soy yo. “Yoochun, no hables con las bailarinas”, “Yoochun, no seas tan jodidamente coqueto”, “Yoochun, no muestres tanta piel, odio que los demás vean lo que me pertenece”. No es que sea un posesivo celoso, solo que me encanta hacerlo enojar, es muy divertido, y él en lugar de reprocharme algo, siempre me calma con caricias y besos suaves.

Esa es una de las mejores partes de nuestro noviazgo, y que decir que después de tener una pelea siempre terminamos sudados en una cama haciendo el amor. Porque ahora sí hacíamos el amor, no era como las ocasiones pasadas que solo teníamos sexo ocasional, ahora él era de lo más dulce y cálido conmigo, aunque a veces nos gustaba cambiar de rutina y hacíamos algo más rudo. Tal vez sea algo descarado, pero en la intimidad Yoochun y yo hemos hecho de todo, nos conocemos perfectamente.


~ ~ ~


Sonrió estúpidamente al acordarme lo absolutamente enamorado que estaba, quisiera volver a esos tiempos donde nada estaba roto, quizá los hubiera disfrutado más.

¡Ah! Ahora que lo recuerdo, hubo una ocasión en la que las cosas se salieron de control y que casi nos obligan a terminar, ese recuerdo se siente aún tan fresco, aquel dolor en tus ojos...


~ ~ ~


Sí, fue en un concierto de Tohoshinki, como olvidar el día en el cual recibí la mayor reprimenda de mi vida por culpa de él, por nuestras culpas, por ambos estar idiotizados por el amor.

—¡Chicos, cinco minutos para que salgan al escenario!—. Grito uno de los encargados del staff

—¡Sí!—. Respondimos todos al unisono, mientras nos acomodábamos en el lugar que nos correspondía

Note su mirada coqueta dirigida a mi y solo sonreí internamente.

—Changminnie—. Yoochun siempre usaba ese tipo de tono cuando en verdad quería obtener algo

—¿Qué?, no vez que estamos a punto de empezar un concierto—. Le respondí algo molesto, por temor a que alguien nos viera

—Es que es eso, hoy justamente no me diste mi beso de la buena suerte para los conciertos, ¿ya no me quieres? ¿ya no te gusto?—. Las caras que ponía al decir eso eran absolutamente adorables, cómo negarle un beso a la persona de la que estoy enamorado

—Bobo—. Me acerque a él y le di un corto beso en los labios, pero el lo profundizo más y más, no supe cuanto tardamos besándonos, solo sé que cuando rompimos el beso el manager estaba enfrente de nosotros observándonos fríamente. Yoochun se puso más blanco de lo normal y yo solo sentí caer una cubeta de agua helada por mi espalda. El manager no dijo nada, así que solo continuamos con el concierto como estaba planeado.

—Changmin, Yoochun, necesito hablar con ustedes en privado—. Fue lo primero que dijo después de terminar el concierto.

Mierda, me estaba muriendo del miedo, tenía miedo que nos fueran a hacer algo. Yoochun tomo mi mano fuertemente, estaba temblando, normalmente él es muy seguro de si mismo y aunque este pasando dificultades no lo demuestra, eso me hacía crispar más los nervios.

—Qué significa la escenita que me acaban de mostrar hace un rato, ¿eh?—. Hablo el manager con una mirada de repulsión total, nunca nadie en mi vida me había mirado de esa manera.

—No hace falta que lo expliquen, con lo que vi fue suficiente. No pensé que este tipo de atrocidades se dieran en un grupo como el de ustedes, estoy totalmente decepcionado—.

'Decepcionado' odiaba esa palabra, la odiaba.

—¡Maldita sea! Pero esto no solo es su culpa, sino también la mía, por no prestarles atención como es debido. Pero es que acaso tienen basura en la cabeza, no se pusieron a pensar en sus fans, en el grupo, en sus otros compañeros, en ustedes mismos, ¿acaso son tontos? Pero sea lo que sea que tienen ustedes dos, lo doy por terminado ahora, no quiero volver a ver ese tipo de asquerosos actos nunca más—.

Quise golpearlo por tener esa mente tan cerrada y quise callar sus estúpidas palabras, lo mio con Yoochun no era basura, mucho menos algo atroz, pero todo lo que quería decir se quedo atorado en mis labios y lo único que hice fue soltarme del agarre de Yoochun, él me miro con una profunda tristeza y que hice, evite a toda costa su mirada. En esos momentos hubiera querido ser más fuerte, hacerle sentir a él que lo nuestro era en verdad importante para mi, pero no fue así.

—Entonces olvidemos todo y hagamos de cuenta que no tuvimos esta platica—.

Pensé que lo mejor era que todo terminara aquí, fue lindo pero quizá era lo más adecuado, pero él...

—¡NO! Yo definitivamente no lo acepto, no acepto que aleje a la persona que amo tan fácilmente de mi. Así que si su decisión es sacarme del grupo o tomar otras medidas, lo acepto, pero yo no voy a terminar mi relación con él.—

Él volvió a tomar mi mano, esta vez con más fuerza, lo sentí temblar nuevamente en cada una de las palabras que dijo, aún así su corto discurso sonó de lo más convincente, incluso dejo al manager con la boca abierta. Salimos tomados de la mano de aquella oficina para después abordar la van que pronto nos llevaría a los dormitorios, y a nuestra primer gran pelea.

Entramos al departamento en total silencio, sabía lo que estaba a punto de ocurrir, pero hice de cuenta que nada estaba pasando.

—Pensé que lo nuestro era importante para ti también—. Dijo Yoochun, se veía bastante herido, nunca lo había visto así

—Si lo es, pero demonios Yoochun, ¿qué querías que hiciera?—

—Que dijeras algo carajo, que no pudiste defender lo nuestro, acaso soy tan poca cosa para el perfecto Shim Changmin—

No le respondí nada.

—Ya veo, creo que lo nuestro solo es importante para mi... iré a hablar con los chicos de que posiblemente abandone el grupo, quizá a ellos les interese más que a ti—.

Vi como unas cuantas gotas escurrían de los oscuros ojos de Yoochun, sabía lo sensible que era y lo mucho que le afectaban este tipo de cosas, quise abrazarlo y llevarme sus lagrimas con un montón de besos, pero tal vez tenia razón, quizá lo nuestro no es tan importante para mi. Que tonto era en esos tiempos, claro, era aún un chiquillo inexperto. Yoochun-ah, quisiera que estuvieras aquí conmigo.


~ ~ ~


Afortunadamente todo se soluciono con ayuda de los demás miembros, nos dejaron continuar con aquella relación, siempre y cuando fuéramos lo más discretos posibles. En ese tiempo Yoochun no me hablaba y me esquivaba siempre que podía, su rechazo era como una daga que se clavaba más y más en mi pecho, tenia que reconciliarme con él a como de lugar, así que ahí fue otra faceta oculta de mi, una cualidad que solo él lograba sacar, al cursi y tierno Shim Changmin. En aquel entonces no tenía la menor idea de como hacer ese tipo de cosas, así que le pedí ayuda a una de las personas más cursis que conozco, Kim Jaejoong. Prepare una cena exquisita y adorne el lugar con bobos arreglos de corazones, globos y flores por doquier, me sentí absolutamente idiota cuando lo hice, pero dicen que es así cómo se siente el verdadero amor. Y vaya que todo lo que hice dio el mejor resultado posible, él lloro cuando vio todo lo que le prepare y las cosas dulces que le dije mientras cenábamos, esa es una de las imágenes que jamás quiero borrar de mi mente. Terminamos haciendo el amor hasta el amanecer, entre sabanas blancas y unos cuantos 'te amo' soltados al azar. Ahora es cuando extraño el poder de esas dos palabras, más cuando te las dedica la persona que amas, hubiera querido decírselas una y otra vez a él, pero ya no esta conmigo, no tiene sentido soltar esas palabras mágicas al disperso viento.

Legamos al 2009, uno de los mejores años de mi vida, tanto profesionalmente como sentimentalmente, uno de los años que también me causo muchas alegrías y sobretodo lagrimas y dolor.

“El 31 de Julio de 2009, los miembros Jaejoong, Yoochun y Junsu comienzan una batalla legal contra su sello discográfico SM Enterteinment” Y es que, carajo, todos lo sabíamos, nosotros cinco pensábamos hacerlo juntos, pero al final solo ellos tres se fueron.


~ ~ ~


A pesar de que nuestra relación iba de lo mejor posible y nuestro grupo obtenía más de lo que hubiéramos imaginado, su mirada otra vez se tornaba cada vez más triste y oscura, volvía a ver al pequeño inseguro de hace seis años y eso en definitiva no me gustaba, temía por nuestro futuro.

Cada ves lo notaba más distante, solo pasaba tiempo con Jaejoong y cuando le preguntaba de que hablaban, él decía que no era nada importante, hasta que un día sin querer te escuche hablar.

—Jaejoong-ah hyung, estoy harto, harto que me digan como debo manejar mi vida, no quiero ser un títere más, ya no lo soporto. Quiero largarme de aquí cuanto antes, no quiero continuar más—.

—¿Qué quieres decir con eso Yoochun-ah?—. Interrumpí su platica con Jaejoong e inmediatamente se puso nervioso

—¡Changminnie!—.

Tardo algo de tiempo pero me contó todo, me dijo que hace algún tiempo Jaejoong le comento sobre abandonar la empresa y empezar un nuevo camino los cinco juntos. Yo no estaba de acuerdo con su forma de pensar, pero solo lo deje pasar, pensé que se les olvidaría, no fue así obviamente. Después  esas platica involucraron también Yunho y a Junsu, fueron cada vez más las discusiones sobre ese tema. Hasta que por fin llegamos a una conclusión, los cinco demandaríamos a la empresa y comenzaríamos de nuevo lejos de allí.

Yo aún no estaba seguro de que si lo que estábamos haciendo era lo correcto, pero los apoyaría, porque él estaría a mi lado.


~ ~ ~


Despues de eso, no tengo claro lo que exactamente paso, lo único que sé, es que ustedes tres se fueron y yo me quede con Yunho-hyung. Lo peor es que tuve la oportunidad de que tú te quedaras con nosotros, conmigo, pero solo la deje ir, aún no sé si dejarte ir fue la decisión correcta.


~ ~ ~


La demanda hacía la empresa estaba hecha, cada vez le veía menos, sentía menos sus labios y las caricias eran escasas, poco a poco el amor que sentía hacía ellos tres, hacia ti, se fue convirtiendo en odio y rencor, pero creía que aún teníamos alguna esperanza.

Lo recuerdo muy bien, esa noche solitaria, justo a dos semanas de nuestro primer aniversario, todo termino.

Hoy amanecí de muy buen humor, recibí una llamada de parte de él, dijo que nos encontraríamos en el lugar de siempre, tengo un buen presentimiento, quizá todo se arregle.

Cuando llegue a aquel lugar, él ya se encontraba allí, puntual como siempre.

—Yoochun-ah—

—Changmin—.

Sentí su voz extraña, diferente, de pronto un extraño miedo invadió mi mente y mi corazón.

Él tomo mi mano y caminamos en silencio por ese solitario parque, lo extrañaba tanto, quería besarle, tocarle, pero el silencio era cada vez más incomodo, entonces me anime a preguntarle algunas cosas que perturbaban mi mente.

—Chun-ah, cuando van a desistir de esa estúpida demanda, te extraño junto a mi—.

—¡No es estúpida!—

—¿eh?—. Me sobresalto el tono que uso conmigo, él jamás me habría hablado de esa forma

—Lo siento, yo...—. Tenia tanto miedo de lo que me fuera a decir. —Yo no desistiré de la demanda, yo seguiré luchando por lo que creo que es correcto—.

Sus palabras me lastimaban, quizá lo nuestro no es tan fuerte como para atarlo a que se quede junto a mi.

—oh, es así—. Dije mientras solté bruscamente su mano

—Sí, pero... yo también te quiero junto a mi. He estado pensando y por ti sería capaz de todo, incluso de desistir esta 'estúpida' demanda. Así que solo te pido que me digas que quieres, dime que quieres que me quede junto a ti, por favor—.

Me sorprendió que me dijera eso, pero no de una forma grata.

—Yo...—

Miles de cosas azotaban mi cabeza, no tenía idea de que responder, y evidentemente salió mi lado frívolo.

—Yo no te he pedido nada, tu ya tomaste una decisión aún contemplándome, así que no quiero que la cambies—.

Veía dolor reflejado en los ojos de Yoochun, su mirada triste esta vez se la había provocado yo, me sentía terrible pero solo quería herirlo más y más

—¿Eso es lo que piensas?—. Pregunto dolido

—Sí—. Respondí fríamente

Vi aquellos ojos suplicantes llenos de lagrimas, y solo fingí que no me importaba, que estaba bien.

—Al menos me puedes regalar un beso, un beso de la buena suerte, un beso de despedida—.

Me negué.

Poco a poco lo vi alejarse, yo aún quería hacerle daño, el mismo daño que me estaba haciendo a mi al abandonarme.

—Park Yoochun, no te quiero volver a ver en mi vida. Quiero olvidar todo desde aquel día en el que te conocí, no necesito saber mas de tu vida de ahora en delante. Sobretodo quiero borrar que tu y yo tuvimos algo que ver porque para mi nada de eso fue importante—.

Las lagrimas querían escurrir de mis débiles ojos, pero las detuve.

—Yo estoy aquí para complacerte, si es lo que quieres, esta bien. Gracias por todo Changmin-ah, ¡Te amo!—

Eso fue lo último que le escuche decir esa noche, mientras se dejaba y se perdía entre la multitud. Quise detenerlo, decirle que todo era mentira, que yo también lo amaba, pero mis pies se sentían tan y tan pesados, solo me quede ahí parado contemplando la oscuridad de la noche. Tal vez, si hubiera tenido más valor, ahora ese recuerdo no atormentara cada vez más mi conciencia.


~ ~ ~


A partir de ahí, mi vida dio un giro drástico de 180 grados, todo por lo que luche, todo en lo que creí y  todo lo que amaba, desapareció como una ola hacía el fondo del mar.

Poco tiempo después, ellos tres formaron un nuevo grupo y de inmediato los odie, porque vi que lo estaban haciendo bien sin Yunho y sin mi. Estaba realmente enojado con la vida, porque esa noche no solo me arrebataron de golpe a él, sino también a mis otros dos hermanos. A Jaejoong, con quien peleaba todo el tiempo, quien siempre me mimaba sin razón aparente y quien me llenaba de deliciosa comida. A Junsu, quien era quien siempre me hacía reír por más molesto que estuviera, mi victima favorita y un gran amigo. Y él, con quien compartía mis miedos, mis inseguridades, mi compañero de juegos, quien me amaba más que a si mismo, él, mi único y verdadero amor.

Ese tiempo fue el más oscuro de toda mi vida, veía a Yunho ahogarse en cientos de litros de alcohol, lo veía llorar y sufrir todas las noches, porque al igual que yo, ese día perdió a la persona de la cual estaba enamorado y ni siquiera hubo tiempo de decirle lo que sentía. Escuchaba palabras de odio por todos lados, el rencor se fue acumulando en mi corazón y todos los buenos recuerdos se esfumaron en un abrir y cerrar de ojos.

Una noche estaba realmente harto de mi vida, mis amigos más cercanos me ofrecieron ir a beber, y yo acepte para ver si así podía olvidar todo lo que viví con ellos, contigo, aquellos recuerdos, TODO. Llegue bastante borracho al departamento que en ese entonces compartía con Yunho, no sé exactamente como paso, pero termine enredado entre las sabanas con él. Aquella noche yo necesitaba el calor del cuerpo de otra persona y al parecer él también. Yunho se sigue disculpando hasta la fecha por ese asunto.

Después de lo que paso esa noche, decidí que tenía que volver al rumbo correcto con mi vida, no podía seguir torturándome pensando en todo lo que pudo ser si no te hubieras ido, si no hubiéramos roto nuestra relación, por que sí, aún te seguía amando, pero quería demostrarle a todo el mundo, sobretodo a mi mismo que no te necesitaba, que yo y Yunho lo podíamos hacer bien sin ustedes. También decidí que nunca volvería a salir con otro hombre, porque son quienes más se entierran dentro del corazón.

Yunho y yo seguimos con nuestras actividades como 'Dong Bang Shin Ki', ambos tratábamos de poner nuestras mejores caras aunque por dentro la herida seguía más que abierta.

Bien dice que el tiempo lo cura todo o al menos ayuda a sanar las heridas, el tiempo y mis siempre inseparables Kyuhyun y Minho, mis mejores amigos, quienes me ayudaban a levantarme cada vez que desfallecía, ó cada que pensaba en ti.

El éxito volvía a bañarnos nuevamente, incluso tenía una novia de hace unos cuantos meses, de quien empezaba a enamorarme. Repentinamente caí enfermo y fue ahí cuando volví a saber de ti.


~ ~ ~


Me hospitalizaron de gravedad, pero afortunadamente ya estoy bien. Hoy es el día de visitas y estoy realmente frustrado, ya me siento mejor, necesito ir a casa para comer comida real y no esta mierda que sirven aquí.

—Changmin-ah—.

Debo estar alucinando, ó los antibióticos deben tener algún efecto secundario, esa voz no la puedo estar escuchando ahora mismo.

—Qué, ya te olvidaste de cómo hablar—.

—Tu aquí... ¿Junsu?—

—“Gracias por haber venido” no es lo mínimo que me merezco—. Hablo con una enorme sonrisa

—Largate, no quiero verte—.

—No seas testarudo Changmin, te he extrañado y estaba preocupado por ti, me dijeron que estabas enfermo—.

—¿Quién te lo dijo?—. En el fondo sabia la respuesta, solo la quería oír de sus labios

—Yunho-hyung—.

—Maldita sea, ese débil de Jung Yunho—

Junsu se acerco más a mi y se sentó a mi lado.

—Hace tiempo que estamos en contacto con él, nos ha contado que lo hacen muy bien juntos, ¡Felicidades!—

Mierda, ahí estaba aquel Junsu de la personalidad brillante, con quien me era imposible enojarme. Su rostro lucía más mayor y maduro, pero continuaba siendo aquel Junsu que deje de ver hace tiempo.

Platicamos de cosas triviales que nos habían pasado y así de pronto el cuarto comenzó a llenarse de risas y de un ambiente familiar que creí olvidado.

—Changmin, esto te lo manda Jae-hyung, dice que lo disfrutes y que te extraña—.

Me estiro una pequeña bolsa gris de plástico que contenía algunos recipientes con comida, sonreí al verlo.

—le das las gracias, y esto de mi parte—. Le solté un golpe tan fuerte a Junsu que tuve que disculparme segundos después.

Junsu estaba punto de irse, quise preguntarle por él, pero no me quería ver desesperado, quería fingir que no me importaba.

—¡oh! Lo olvidaba, te mandan esto—.

Me entrego un pequeño sobre de color azul...

—Nos veremos después Changmin—

Mi primer impulso fue abrir el sobre cuando llegue por fin a mi casa, lo abrí y vi que tenia una carta con un cd a un lado, vi la carta, la desdoble y observe su letra y que hice, sí, la rompí en miles de pedazos y la tire a la basura. Cosa que me arrepentí poco después, así que pase toda la noche buscando y pegando trozos de papel, soy un loco bipolar.


“Changmin-ah, ¿Cómo has estado?
He sabido de muy buenas fuentes que lo has hecho excelente
como era de esperarse, me haces sentir sumamente orgulloso.

También he visto lo mucho que has cambiado, ya no eres
aquel jovencito tímido de antes, eso me hace feliz, me hace
feliz saber que ya no me necesitas, que estas bien sin mi.

Sabes... para nosotros tres ha sido un poco difícil, pero
también lo hemos hecho bien.

¿No me extrañas? Yo lo hago a cada instante, pero
tengo que sobrevivir, ¿no?

He estado pensando y
creo que sera mejor olvidar todo y continuar como amigos.

PD. Escucha todas las canciones del cd, todas las
cante pensando en ti, de ahora en adelante seré una nueva persona


Gracias por todo

Park Yoochun


Faltaban algunas palabras que ya no pude leer debido a que no encontré todos los pedazos de la carta. Agarre el cd y con el pulso a mil por ciento, lo puse en el reproductor.


Porque eres como un sueño
despareces como uno
Mientras conocemos este destino
volteare las paginas de las estaciones

Como nieve derretida,
mis imparables sentimientos
caen y se derriten

Esta bien si no puedes amarme,
te observare desde lejos
Me mostrare fuertemente
pero quiero estar conectado
contigo, porque todavía te amo


Su voz me continuaba dando la sensación de seguridad y calidez infinita, a pesar de que ya eran casi 4 años en los que no cruzábamos palabra alguna. Pero el sentimiento con el cual cantaba demostraba que seguía siendo el Yoochun de antes, el Yoochun del que me enamore.


Esta bien si lloras más,
esta bien si ríes más
Dime que soy un tonto,
dime que te estoy molestando
Yo solo quiero verte.

Esa sonrisa, como un día soleado
brilló como una luz en mi vida.
La única que me dio un paraguas
para la lluvia de mi corazón
fuiste unicamente tú...
[Park Yoochun- Saiai]


Ahora que lo recuerdo, esa canción le gustaba mucho y me la cantaba en aquellos días de otoño cuando recién empezamos a salir, en ese entonces sonaba como una melodía feliz, porque tu y yo estábamos juntos, pero hoy que la vuelvo a oír, no es así.


“Adiós” es la única palabra que
no puedo decir y ahora las
lagrimas siguen cayendo
dentro de tu sombra

Volviéndose fríos los dedos, cabello y voz
incluso el aroma de nosotros
cuando vivíamos juntos
comienza a desaparecer.


Eres un estúpido Yoochun, por qué me enviás esto, acaso no ves que me haces daño, no fue suficiente lo que ya me hiciste, ¿eh?


Ya, amiga, hermosa amiga
seguirá de esta manera, amiga
tiernamente, ya amiga
desde el fondo de mi corazón, amiga

Siempre amiga,
a partir de hoy...
[Park Yoochun- Friend]


Estaba solo en  mi casa, afortunadamente, porque justo ahora lloraba cual niño pequeño quien necesitaba urgentemente la compañía de alguien, su compañía.


Escuche una canción de una vieja
cinta que encontré accidentalmente
tocando el piano con torpeza,
pero con una voz fresca

Recordé muchos momentos que
me hicieron sonreír
Era una canción que hice para ti
como presente de cumpleaños


En especial, en esta canción su voz sonaba entrecortada, podría jurar que estuvo llorando mientras la cantaba.


El acompañamiento era
pasado de moda
pero aún así te emocionaste
como niña pequeña.

Porque estaba llena de sinceridad,
pudo transmitir ese sentimiento
a veces mientras tarareaba
derramaba lagrimas

Porque estoy envidioso del yo
en esta vieja cinta, porque te extraño,
llore y reí como si no hubiera un fin,
escuchando solo esta canción
como un tonto.
[Park Yoochun- An old song]


No aguante más y arroje el estéreo a la pared, a los pocos instantes me arrepentí, pero ya era demasiado tarde, el cd quedo inservible, solo pude escuchar 3 canciones de las 10 que venían en el. Me sentí un completo idiota, pero sinceramente era lo mejor, ademas como él mismo lo dijo: “Sera mejor olvidarlo todo y continuar  solo como amigos” Tal vez si hubiera leído los pedazos restantes de la carta, nuestra historia tendría un final diferente.


~ ~ ~


Seguí con mi vida, cada vez disminuían mis pensamientos hacía él, la herida comenzaba a cicatrizar o al menos eso era lo que yo pensaba. Hasta aquel día en el que coincidimos en una fiesta y lo volví a ver allí, tan resplandeciente como siempre.

Fue a principios del 2014, lo recuerdo muy bien...


~ ~ ~


No me sentía muy bien, tengo una jaqueca terrible, pero ya tenia planes, no les podía quedar mal a mis hyungs, dijeron que iríamos a un bar, además este es uno de mis días completamente libres, lo tengo que aprovechar.

Llegamos aun bar, uno de los más populares entre los artistas en Seul, lo que menos pensé fue que me lo encontraría allí.

Copa tras copa, el alcohol llenaba mi organismo y ahora comenzaba a entrar en ambiente, me la estaba pasando de lo mejor, al menos eso fue hasta que lo vi ahí.

Me dirigí al baño porque ya no aguantaba las ganas de orinar y después de vaciar mi organismo, dirigí mi mirada a una de las mesas más  alejadas del lugar, fue por instinto o algo así, o tal ves porque tú presencia me llamaba. Entonces vi una multitud de gente, entre los que destacaban eran Jaejoong y él.

Paso toda la noche ignorándome, ó de verdad el lugar estaba muy concurrido. Después de aquella inesperada visita de Junsu en el hospital, Jaejoong me mandaba mensajes más seguido, nuestra amistad continuaba dañada, pero al menos se sentía más cómodo que antes, pase así el resto de la noche, al menos esperaba que Jaejoong me saludara, pero nada. Quería hacerme notar para por lo menos verlo de cerca, después de tantos años.

No sé que fue lo que hice, pero ahora tenía a Jaejoong enfrente mio, el bar estaba comenzando a vaciarse, así que no me preocupe de que alguien nos viera.

—Changmin, cuanto tiempo—.

—poco para los cinco años—.

— Tanto así, pensé que no había pasado tanto—. Hablo con una sonrisa nostálgica en el rostro

La conversación comenzaba a tornarse algo pesada, quería preguntarle por él, pero no me quería ver tan ansioso.

—No te preocupes, Yoochun ya vuelve, solo fue a dejar a unos amigos—. Jaejoong sonrío de una forma que me incitaba a golpearle

—Nadie te pregunto por eso, idiota—. ¿Tan desesperado me veía?

—Yo creía que en este tiempo Yunho te había enseñado modales—

—Y yo creí que al salir la empresa el cerebro comenzaría a funcionarte—.

Nos quedamos viendo fijamente, ambos con miradas de querer matar al alguien, miradas que después se transformaron en risas, me dolieron los pulmones de tanto reír, esa era una de las cosas que más extrañaba de Jaejoong, mis peleas sin sentido con él.

—Cuando Yoochun llegue, lo mandare a la barra, así que haz que luzca natural el encuentro—.

Asentí.

—No te olvides de comer tus cinco comidas del día, pequeño demonio—. Dijo mientras me abrazaba aplastándome todo el cuerpo

—Cuidate Jaejoong, se que es difícil, pero animo, no me gusta verte deprimido—.

Me sonrió de la manera más dulce posible, incluso juro que vi un par de gotas formarse en sus bellos ojos.

—Gracias—-. Susurre antes de que Jaejoong se alejara por completo

Espere alrededor de 20 minutos, hasta que lo vi  acercarse poco a poco a la barra.

—Hola, me puede dar dos copas de wisky por favor—.

Hace tanto que no escuchaba su vos tan cerca de mi cuerpo, la creí distante pero continuaba produciéndome escalofríos como el primer día.

—Yo quiero una copa de ron, por favor—.

—¿Cha-changmin?—. Abrió los ojos de golpe, se veía realmente sorprendido.

—¡Ah! Hola que tal—. Trate de sonar lo mas sereno posible aunque por dentro tenía problemas para respirar

—Estoy bien... ¿estas solo o vienes con alguien?—.

—Yo venía con alguien, pero al final me dejaron solo, como siempre—.

—Ah—.

Al parecer no era el único que le costaba hablar.

No sé cuantas copas de ron y wisky llevamos juntos, pero el efecto del alcohol comienza a notarse

—He estado pensando últimamente y llegue a la conclusión de que antes solo le veía los contras de nuestra ruptura, pero conforme pasa el tiempo, solo le veo los pros—. Él fue el primero en iniciar la conversación como siempre.

—Ah si, ¿cómo cuales?—. Pregunte curioso, ansiando saber su respuesta

—Como que mi cartera ya no termina vaciá cada que salíamos, ahora tengo dinero de sobra—.

Sonreí internamente.

—No lo había pensado de esa manera, pero creo que tienes razón. Ahora duermo más tiempo porque no escucho tus fastidiosos ronquidos a la mitad de la noche—

—Sí, ya no hay nadie quien me quite mi comida y ahora puedo comer lo que me corresponde—. Dijo mientras se llevo a la boca la copa de wisky

—Es cierto, veo que has ganado un poco más de peso—. Él sonrió y el mundo se me cayo encima. —Si, yo tampoco tengo a quien me moje los hombros con ridículas lagrimas a lo largo de los días—.

Le devolví la sonrisa.

—Supongo que de verdad era un fastidio, ¿no?—.

No sé si eran los efectos de mi 25 copa de vino, pero juraría que volví a ver aquella mirada triste del Yoochun de 17 años.

—Sabes... te espere mucho tiempo aquel día—.

Su voz me saco del abismo de mis pensamientos.

—¿Qué dijiste?—.

—Nada... me alegra que volvamos a hablar como antes. Quiero que volvamos a ser los amigos que fuimos antes de que todo lo nuestro comenzara—.

Su petición se me hizo muy extraña, Yoochun no es esa clase de personas, pero si era lo que el quería, no podría negarmele.

—¿Eso quieres? Por mi esta bien, seamos amigos Park Yoochun—. Dije mientras estiraba mi mano derecha para que él me la estrechara. En el fondo ese día rogaba que él no tomara mi mano.

—Amigos, Shim Changmin—.

Él estrecho mi mano cerrando aquel trato: “olvidar todo por el bien de ambos”. Yo no quería olvidar, yo aún no quiero olvidar.

—Cuidate—.

Me gire de inmediato para que él no viera mis lagrimas caer. Si tan solo no lo hubiera hecho, tal vez podría haber visto salir de sus labios aquellas dos palabras que tanto tiempo ansié, que sigo ansiando.

Quizá la palabra 'amigos' no era dañina en absoluto, pero este día mi corazón termino un poco menos vivo, pero podía vivir con eso porque afortunadamente ya era más fuerte y en el fondo sabía que lo de nosotros no tenía futuro. Parece que ahora con  nuestro pasado 'arreglado' puedo continuar bien con mi vida y así lo haré.

Tengo a Yunho, a mis amigos quien siempre me sostienen cuando estoy apunto de caer, siento que cada vez sonrío más y que cada vez recupero más a mi yo perdido, definitivamente la carga sujeta a mi espalda ha disminuido notablemente y ahora me encuentro mucho más feliz.

Ahora con más frecuencia hablo con Junsu o Jaejoong y aunque tengo su numero telefónico, no me animo ni a mandarte un 'hola'. Al pasar el tiempo me entero cosas esporádicas de su vida, como cuando graba un drama o una película. Meses después me entere que él ya tenía novia, me alegre profundamente por él. Aunque por dentro me estaba muriendo.

Doy gracias porque su mirada comienza a cobrar la luz que había perdido, estoy realmente feliz porque alguien bueno apareció en su vida y lo más importante, que le hacía sonreír, aunque ese alguien no fuese yo.


~ ~ ~


Y así continué con mi vida, cada vez lo odiaba menos aunque la herida continuaba allí. En esos tiempos también me hice de novia, ya llevaba bastante con ella, creí que por fin había encontrado a la persona adecuada para mi.

Hasta que paso lo que tenía que pasar, algo que sinceramente rogué porque no ocurriera, porque no quería remover piezas que creí parte del pasado. El reencuentro de los cinco como grupo, la segunda oportunidad que tuve para volver a su lado, cosa que evidentemente desaproveche.

1 comentarios:

  1. Ummm porq minnie porq lo haces porqqqq eres tan tontitooo

    Mas porfis

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD