Business Affairs - Cap. 17

7 comentarios
“- Se supone que tenías que ponerte celoso y tirarme sobre tu escritorio para mostrarme quién es el jefe.”


Yunho no pudo dormir en toda la noche. Lo intentó durante horas antes de ir a sentarse en la sala de estar, mirando la televisión sin comprender nada.


¿Cómo diablos no se había dado cuenta de que estaba enamorado de Jaejoong?


Parecía dolorosamente obvio para él ahora. Los pequeños besos, los abrazos, la forma en que habían hecho el amor la noche anterior, porque eso es lo que había sido, sensual y tierna y mierda, los recuerdos hacía que un calor recorriera por las venas de Yunho.


Yo lo amo.


Ese pensamiento se mantenía en la mente de Yunho, y eso lo estaba volviendo loco. Él nunca había estado enamorado de esta manera. Claro, había tenido un par de amores en la escuela secundaria, unos pocos romances de adolescente fracasados. Pero entonces, había llegado Sooyeon y había olvidado completamente lo que era tener a alguien con el que realmente quería estar. No supo cómo estar enamorado nunca más, no supo cómo era hacer las cosas bien.


Una parte de él quería correr hacia Jaejoong ahora mismo y decirle, pero su otra parte estaba demasiado asustado y solo quería correr para el otro lado.


Mierda, ¿qué se supone que debo hacer? Yo lo amo. Yo lo amo.


Nunca había dejado a Sooyeon antes porque realmente, no había habido ningún incentivo. Dejar a Sooyeon sólo quería decir que iba a llegar a una casa vacía, o bien algunas veces llevaría a casa un juguete para una aventura de una noche. No creía en sus posibilidades de encontrar un socio, así que, él había tratado a Sooyeon como alguien especial.


Pero ahora, ahora Yunho podía ver el incentivo. Se veía llegando a su hogar con Jaejoong, siendo recibido con un abrazo cálido y suaves besos, abrazados delante de la televisión y teniendo el mejor sexo que jamás había pensado.


Pero también podía ver todas las cosas negativas que vendrían con una relación real. Las peleas, la ira, las lágrimas. Nunca había tenido una relación funcional donde tuviera que trabajar en ello, hacer compromisos. Ya podía predecir lo que iba a ocurrir, podría verse a sí mismo jodiendo todo. Probablemente diría algo estúpido, y Jaejoong se alejaría de él sin una segunda oportunidad.


Entonces, ¿dónde estaría? Solo de nuevo. Suspiró profundamente, presionando sus dedos en las sienes.


He arruinado todo. ¿Por qué tuve que enamorarme de él?
---------------


Yoochun silbaba una melodía para sí en voz baja mientras caminaba desde su oficina. Al pasar junto a la cocina, escuchó una conversación en voz baja.


- Así que me enteré de que está saliendo con Kyuhyun ahora.


- Extraño. Siempre pensé que Changmin tenía algo con el jefe.


Yoochun se detuvo en seco. Asomó la cabeza en la cocina. - ¿De qué están hablando?


Ryeowook, uno de los más jóvenes en su oficina, casi saltó fuera de su piel. - ¡Oh! Um, hola Yoochun-sshi.


- Entonces, ¿qué es eso de Kyuhyun y Changmin?


- ¿No lo has oído todavía? - Preguntó Yesung.


- No. Pero suena bastante interesante.


- Bueno, yo no he hablado con Changmin directamente. - Admitió Yesung. - Pero al parecer, Kyuhyun lo invitó a cenar y él dijo que sí.


- En serio - Dijo Yoochun rotundamente. - Esto es interesante.


- Correcto. Uh... Nosotros deberíamos volver al trabajo. - Dijo Ryeowook con una incómoda sonrisa. - Yo me voy, ¿Yesung?


- Sí - Respondió Yesung, siguiéndolo. - ¡Adiós, Yoochun-sshi!


Yoochun se burló en voz baja. - Salir con Kyuhyun, eh… - Murmuró para sí.
---------------


Cuando llegó su hora de almuerzo, Changmin esperaba a Yoochun en su oficina. Habían planeado comer juntos, y los cinco minutos de espera se convirtieron en diez, Changmin estaba impaciente.


Caminó por el pasillo hasta la oficina de Yoochun, preguntándose por qué se le había hecho tarde. Encontró a Yoochun encerrado en su oficina, mirando distraídamente su pantalla del ordenador.


- ¿Por qué no has venido a verme? - Preguntó Changmin, cerrando la puerta tras de sí.


Yoochun lo miró por un momento antes de volver su atención a su ordenador. - ¿No sería mejor comer con tu precioso Kyuhyun? - Se quejó.


- ¿Qué?


- Me enteré de tu cita con él. - Explicó Yoochun alegremente. - No hay necesidad de ocultarlo.


- No es nada, de verdad - Dijo Changmin, apoyado en el escritorio de Yoochun. - Es sólo una cena.


- Eso es precioso. Que tengas un buen rato.


Changmin hizo una pausa, mirándolo en una total confusión. - ¿Qué? ¿No vas a decirme que no puedo salir con él?


Yoochun suspiró. -¿Qué cosa buena traería eso? Al final, tú puedes salir con quien quieras. Si trato de evitar que hagas eso va a pasar que me vas a ignorar como lo hiciste la última vez y yo no quiero eso.


Changmin parecía aún más confuso. - Bueno - Comenzó inseguro. - Bien, eso es algo bueno. - Pareció recuperar la compostura. - Sí, algo muy bueno. Porque yo iba a salir con Kyuhyun, independientemente de lo que dijeras. Él es un gran tipo.


- Hhmm.


- Y… Y me gusta mucho. Él me ha estado persiguiendo desde hace un tiempo, y eso me hace sentir especial, ¿sabes?


- Bien.


- Sí - Dijo Changmin, caminando alrededor de la mesa y sentándose en el borde, frente a Yoochun. - ¡Y míralo! Es guapísimo. Muy sexy.


- La basura de un hombre es el tesoro de otro. - Comentó Yoochun, hojeando algunos archivos.


- Increíblemente sexy. - Hizo hincapié Changmin, cada vez más y más frustrado con Yoochun. - Apenas puedo mantener mis manos fuera de él. Apuesto a que es bueno en la cama.


- Me alegro por ti Changmin. - Dijo Yoochun con calma, dejando sus archivos para mirar los ojos de Changmin. - Mereces ser feliz.


- Maldito idiota - Susurró Changmin, y antes de que Yoochun pudiera darse cuenta de lo que estaba sucediendo, Changmin tiró a Yoochun por el cuello de su camisa y estrelló sus labios contra los suyos.


Los ojos de Yoochun se abrieron cuando Changmin separó sus labios dando paso a su lengua, consumiendo cada rincón de su boca. El cerebro de Yoochun se apagó por unos minutos y cuando estaba empezando a funcionar nuevamente, Changmin se había separado.


Changmin lo soltó y Yoochun volvió a caer en su silla, aturdido. - La cita con Kyuhyun era una farsa. - Le dijo Changmin exasperado. - Se supone que tenías que ponerte celoso y tirarme sobre tu escritorio para mostrarme quién es el jefe. No sentarte allí todo agradable. - Sacudió la cabeza con un frustrado suspiro y salió de la oficina de Yoochun.


¿Ch-Changmin me acaba de besar?
---------------


Yunho se paseó por su oficina, mordiéndose el labio. Había estado evitando a Jaejoong toda la mañana, intercambiando apenas cuatro palabras con él y bloqueando la puerta de su oficina para que no pudiera entrar.


Sabía lo que tenía que hacer.


Respiró profundo para armarse de valor, abrió la puerta y asomó la cabeza. - Jaejoong, ¿puedes venir? Necesito hablar contigo.


Las cejas de Jaejoong se fruncieron. - Por supuesto.


Yunho volvió a respirar hondo y se volvió hacia su escritorio dejando la puerta abierta para Jaejoong. Oyó la puerta cerrarse y el sonido del chirrido de la silla cuando Jae se sentó.


- ¿Entonces? - Preguntó Jaejoong.


Yunho no podía siquiera mirar a Jae. Porque si lo miraba, su corazón latiría más rápido y su pecho iba a hacer esa cosa de dar vueltas y antes de que pudiera detenerse estaría besándolo. Se quedó mirando la pared de espaldas a Jaejoong. - Te he llamado aquí para informarte que la empresa ya no tiene una posición para ofrecerte. Esta es tu notificación con dos semanas de anticipación, después de que ese período haya terminado, puedes irte.


Hubo una pequeña pausa antes de que Jaejoong hablara. - ¿Qué?


- Estás despedido. - Dijo Yunho simplemente.


Otro momento de silencio y luego Jae se puso de pie. - ¡Yah! ¿Por qué al menos no me miras a la cara como un hombre cuando dices algo?


Con una mueca de dolor, Yunho se dio vuelta hacia Jaejoong, la ira y la confusión evidentes en el rostro de su secretario. - Jae, lo sien...


- No, no lo sientes. - Lo interrumpió Jaejoong. - Si lo sintieras, no estarías haciendo esto en primer lugar.


Yunho no dijo nada, y Jaejoong resopló con irritación. - ¿Cuál es tu razón, entonces? ¿Mis mamadas no son lo suficientemente buenas para ti? ¿Acaso ya no soy lo suficientemente estrecho?


Yunho suspiró, frotándose la mano por la cabeza. - No es así, ¿de acuerdo?


- Bueno, ¿qué se supone que tengo que pensar que es? - Preguntó Jaejoong, su voz ácida. - Me escogiste porque era fácil y conveniente en el sexo, y lo único que te pedía yo a cambio era este trabajo. ¿Ahora ni siquiera puedes darme eso?


Yunho palideció. - Yo... nunca pensé en ti de esa manera, yo… - Se mordió con fuerza su labio inferior, mirando sus pies.


- ¡Responde cuando te hago una pregunta por el amor de dios! - Exigió Jae.


El silencio de Yunho fue definitivo.


Jaejoong caminó hacia delante y empujó a Yunho duro en el hombro. - ¡¿Vas a tratarme como tu esclavo sexual y luego despedirme sin darme una razón?! ¡Se supone que éramos amigos, por Dios! ¡Pensé que te preocupabas! ¿Es por lo que dije la otra noche, ah? ¿Es por eso?


- ¿Quieres saber por qué te estoy despidiendo? - Preguntó Yunho airadamente mirando desafiante a Jaejoong. - ¡Está bien, te lo diré!


- Por favor. - Respondió Jaejoong  sarcásticamente.


- Es porque teníamos un acuerdo, Jaejoong. Teníamos un acuerdo de sexo casual. Y ya no funciona, ¿de acuerdo? Tengo que tomarme un descanso, tener tiempo para ordenar mis cosas en mi cabeza.


- ¿Qué quieres decir con que no está funcionando? ¡Parecía estar funcionando el otro día cuando me estabas penetrando!


Yunho gruñó. - No lo está. Esto se suponía que era simple sexo y orgasmos regulares. No... No la maldita cosa en que se ​​ha convertido ahora.


- ¡Esto es totalmente sexo casual! - Gritó Jaejoong. - ¡Tú te calientas, nosotros follamos y luego dos minutos más tarde estoy de vuelta en mi escritorio de trabajo! Yo no sé qué te parece a ti, ¡pero esto es bastante casual para mí!


- ¡Pues no lo será nunca más! - Exclamó Yunho, golpeando sus manos en el escritorio. - ¡Dijiste que no habría ataduras de por medio!


- ¡No hay ataduras, Yunho!


- ¡ME ENAMORÉ DE TI! - Gritó Yunho. - ¡Y eso es una enorme maldita atadura!
El silencio cayó entre ellos. Jaejoong sólo podía mirar a Yunho con amplios ojos. - Y-Yunnie. - Comenzó diciendo mientras daba un paso hacia Yunho.


- Estás despedido. - Dijo Yunho, dándole la espalda a Jae de nuevo. - Por favor, deja mi oficina.


Otra pausa, y luego pasos. El sonido de una puerta que se cerraba. Y luego suave sollozos cuando Yunho cayó en la silla de su oficina con su cabeza entre sus manos.


Mierda, Yunho... ¿Qué estás haciendo?

7 comentarios:

  1. Aplauso para Yunho y Yoochun, son unos genios, unos genios.......Hay!

    ResponderEliminar
  2. Estúpidos YooMin feels ;____;
    Me encantó este capítulo.
    Muchas gracias por traducirlo :DDD

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/27/2015

    Este capitulo, estuvo buenísimo ;)

    ResponderEliminar
  4. Ay Dios!! Como se complican la vida estos dos ... Yunho reacciona!!! Y el Yoomin tambien sean directos y amense

    ResponderEliminar
  5. Por Deos!!!! .... Yunho se dio cuenta de que no solo es sexo, es amor AMOR! ... Jae se quedo pasmado.......y pues ahora Yunho lo despidio, por miedo, por las dudas. Jae lo ama, espero que se lo haga saber a Yunho, y asi Yunho pueda entender que Jae es la persona correcta para el, y que estando con el va a ser feliz, si se queda con la bruja de su mujer, solo sera desdichado y vivira con muchos vacios...y sin Jae. Y el Yoomin ..... xD ... Min me sorprende O_O Mil gracias!!!! :-)

    ResponderEliminar
  6. No mmz yunho!! NO MMZ!!! Que haces Jung??? Pobre jj u.u él tan enamorado y el yunho tan idiota u.u

    ResponderEliminar
  7. no por dios este par de hombres son unos verdaderos tontos como dejar que se alejen de ellos las personas que de verdad aman
    Gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD