Loving you is my sin - Cap. 17

2 comentarios
ENCUENTRO INESPERADO

Después de la muerte de sus padres Jaejoong se convirtió en uno de los directores más inteligentes, estratégicos y guapos de la ciudad. Él se encargaba de verificar el trabajo de los abogados que trabajaban para él, el aceptaba los casos más mediáticos, difíciles y que pudiera hacerle mayor propaganda a su bufete.


Jaejoong trabajaba junto con Yoochun quien era su mano derecha, juntos se encargaban de solucionar los casos más engorrosos del país, Yoochun seguía soltero sin novia conocida porque tenía muchas. Siwon y Boa se habían casado hace un año y luego de una larga luna de miel, Siwon empezó a trabajar como el director de sus hoteles y Boa como cirujana general en el hospital de la universidad de Seúl.


Jaejoong incapaz de amar a otra persona que no fuera Chagmin, y habiéndose olvidado casi por completo de Minah, solo le quedaban los recuerdos, recuerdos que a toda costa a pesar de ser pecado no quería olvidar, por ello constantemente salía con Bommi, ya que con ella podía hablar de Chagmin sin ser criticado. Ellos empezaron a salir oficialmente hace tres años y se llevaban muy bien, ella trabajaba por su lado en el hospital pero aun así se daba tiempo para verlo de vez en cuando en la oficina del bufete, salían a comer e incluso lo ayudaba con algunos de sus casos de defensa.


Jaejoong se dio cuenta con el tiempo que ella era la mujer ideal, aquella que siempre te espera con una sonrisa así hayas llegado media hora tarde a la cita, es la mujer que está pendiente de tus asuntos y te ayuda sin entrometerse demasiado, es aquella mujer que te consuela y conforta en tus tristezas, es aquella mujer que te da tu espacio cuando es necesario, es aquella mujer que te comprende y apoya cuando los otros no lo hacen. Para Jaejoong la perfecta mejor amiga, él sabe y está consciente que ella no está enamorada de él, ya que ambos siguen enamorados de la misma persona de Shim Chagmin, aquella persona que desapareció hace más de 6 años. Sin embargo al compartir ese amor, sus tristezas y recuerdos  los hace ver como una pareja real.


Decidieron casarse hace unos seis meses atrás, lo decidieron con el fin de dejar de lado a Chagmin e intentar una relación real entre ambos, Jaejoong ha puesto todo de su parte y Bommi también. Ambos creen que al realizarse la boda dejaran de lado por completo a Chagmin y serán capaces de iniciar juntos una vida en común.


Faltan solo días para la boda, y hoy es la última vez que Bommi se probara el vestido de novia, le ha pedido que vaya a recogerla porque saldrá un poco tarde. El vestido lo han solicitado en una de las boutiques más importantes de Seúl cuya sucursal queda al lado del aeropuerto.


Llego al lugar demasiado temprano pero aun así decidió entrar a la boutique, al entrar al cuarto de pruebas pudo ver a Bommi, realmente se le veía bellísima en se vestido perla con encajes.


-Nooooooooooooo- grito Bommi en cuanto lo vio- tapate los ojos no veas.
-Porque- dijo inocentemente Jaejoong- te ves preciosa.
-No largo, es de mala suerte.
-Y vas a creer en eso amor.
-Si yo creo en esas cosas y ahora vete.
-Ok-le mando un beso volado con los ojos cerrados- regreso en un rato por ti lindura.


Salió de la boutique y sin saber dónde ir, dio vueltas por el lugar, caminando y caminando un largo trecho diviso un parque, se aproximó y se sentó en una de las bancas observando el cielo, a centímetros de él podía escucharse la bulla de los niños que jugaban en el parque. Dirigió su mirada a los niños añorando su infancia, vio a un niño de unos cuatro años jugando en la tierra y se acordó de Taemin antes de que se perdiera.


-No, no quelo- chillaba el niño inflando sus cachetes.
-Oma se va a molestar si te ensucias.
-No, oma no molesta
-Vamos por un helado si- insistía la mujer.
-No yo quelo a oma- el niño salió corriendo en dirección a Jaejoong pero antes de llegar al banco tropezó y cayó en la acera.


Jaejoong corrió hacia el niño lo levanto, limpio su ropa y trato de tranquilizar su llanto.


-Quiero a mi oma, me luele muto- dijo llorando
-A ver- Jaejoong saco su celular y se lo dio al niño- porque no llamas a oma- mientras yo te curo.
-Voy a hablar con oma- dijo cesando su llanto
-Si – dijo Jaejoong colocándole una moneda en la frente para que no le salga un chinchón.


La mujer que cuidaba al niño llego agotada, y trato de ver como estaba.


-¿Tiene el número de su madre?- pregunto Jaejoong.
-Es el de su papá- enseñándole el numero en el celular- pero sigue llamándolo oma
-Cuando voy a hablar con oma- repitió el niño
-Un momento- Jaejoong marco el número y le paso el celular al niño, mientras le limpiaba la frente y mantenía la moneda en su lugar.


-Omaaa- chillo el niño, agitando los brazos- me caí y me luele, toy con un ñor que me dio su mono, oma onde te as ido, me luele oma, oma vienes, si oma, yo me quelo quieto aquí.


Minutos después sonó el celular de la mujer que recibió un sermón enorme sobre cómo cuidar niños.


Jaejoong mientras tanto jugaba con el niño, haciéndole un avioncito de papel.


-¿Cómo te llamas?- pregunto Jaejoong.
-Doosun
-Ohh…gran nombre y con quienes vives
-Con mi oma


La mujer interrumpió la conversación se disculpó con Jaejoong agradeciéndole la gentileza que tuvo con el niño y se lo llevo.


-Oma dijo que me quelala aquí- chillaba el niño.
-Oma está esperando, vamos- trataba de convencerle la mujer.
-Oma, dijo…-insistía el niño, negándose a soltarse del poste al cual se había asido.


Jaejoong volvió a acercarse al niño.


-Puedo conocer a tu oma- dijo haciendo señas a la  mujer para que avanzara.
-Sí, oma es lindo.
-Entonces vamos a encontrarlo, si, oma llamo y dijo que está cerca, vamos- dijo señalando el celular.
-Vamos a alcanzal a oma
-Si- dijo Jaejoong tomándole de la mano


Caminaron un largo trecho, el niño iba saltando por momentos mientras buscaba a su oma con la mirada, Jaejoong se sentía tan feliz no sabía porque pero ese niño de ojos cafés le era tan familiar.


-El señor Shim me dijo que llevara a su hijo hasta el hotel
-¿Y está cerca?- pregunto Jaejoong
-Unas cuadras más y ya llegamos, gracias de nuevo- dijo la mujer
-Apa -le dijo el niño- cángame sí, me canse
-Ahh…-Jaejoong se sorprendió ante las palabras del niño y demoro en actuar
-Apaaaa…- dijo sacudiéndole las piernas- cangameeee


Tan pronto como Jaejoong lo cargo el niño se durmió en sus brazos, llegaron al hotel, subieron hasta la habitación y la mujer le indico donde poner al niño.


-Podría quedarse unos minutos con él, tengo que ir a recepción unos momentos- suplico la mujer.
-Por supuesto respondió Jaejoong.


Pasaron los minutos, un cuarto de hora, media hora, una hora y la mujer no regresaba, Jaejoong no podía salir dejando al niño solo y después de ver el reloj se dio cuenta de lo tarde que era, salió fuera del cuarto y realizo una llamada.


-Amor donde estas-preguntaron al otro lado de la línea.
-Me llamo un cliente- mintió, lo siento no creo que pueda ir por ti.
-Pero amor, dejaste tu carro.
-Ahh,…eso fue porque pasaron por mí para poder sacarlo de la comisaria, ahorita estoy realizando los trámites necesarios para evitar que se quede esta noche encarcelado.
-Estaba preocupada pensé que te había pasado algo.
-No yo estoy bien, ve cuidado más bien.
-Y que va a pasar con tu auto.
-Tienes un duplicado de mi llave cierto, llévatelo a tu casa ya mañana paso por él, buenas noches.
-Adiós amor, no te desveles.


Minutos después de colgar su llamada con Bommi sonó su celular.


-Alo…-contesto Jaejoong
-usted tiene a mi hijo, donde lo tiene, dígame que no le hizo nada malo…si quiere rescate dígame cuanto es, pero no le haga nada por favor...
-Tranquilícese, su hijo está bien, no soy ningún secuestrador.
-¿En dónde está?
-La mujer que lo estaba cuidando, dijo que usted le pidió que llevara a su hijo al hotel donde se está quedando.
-¡Que!…yo no le dije eso, le pedí que me esperara en el parque…esa mujer, me va escuchar- bufo la voz al teléfono.
-Ella ya no está aquí me dijo que cuidara a su hijo unos momentos y desapareció
-Como pudo dejar a mi hijo con un desconocido, no se mueva de allí, estoy llegando en un segundo- y colgó.


El niño seguía profundamente dormido el reloj marcaba las 11 de la noche cuando Chagmin llego corriendo a su habitación de hotel para ver a su hijo.


Entro a su dormitorio y sin saludar a la persona que se encontraba allí se dirigió hacia su hijo dormido, le reviso el pulso, su semblante, la herida que se había hecho al caerse; fue al cuarto contiguo, saco unos guantes, unos instrumentos de limpieza y el suero para su hijo. Limpio cuidadosamente la herida en el brazo y los rasguños en la cara, molió una pastilla y se la puso en la herida, lo vendo, le aplico la intravenosa coloco el suero, lo arropo y después de eso volteo a ver a la persona que se encontraba sentada en el sillón del cuarto.


Al voltear se encontró con un rostro muy conocido para él que estaba muy sorprendido de verlo.


-Cha…Chagmin…_ murmuro Jaejoong
-Jae…Jaejoong ¿Qué haces aquí?- pregunto Chagmin aun con el rostro desencajado.
-Bueno, el niño…tu hijo… ¿es tu hijo?, ¿Cuándo lo tuviste?
-Si es mi hijo…-Quiso decir más pero no fue capaz de hablar
-¿Dónde estabas?, ¿Te busque por todas partes?
- En España- dijo casi sin darse cuenta.
-¿Te casaste?

2 comentarios:

  1. Wao sos increíble, realmente eres la ostia cuando de escribir se trata ^o^ ^o^

    ResponderEliminar
  2. Changmin tendrás que decir toda la verdad al igual que Jae por la salud de su bebé.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD