Our Destiny - Cap. 19

5 comentarios
Sirenas

En el vasto océano escondido de los ojos humanos existen muchas ciudades habitadas por sirenas y tritones, una de estas ciudades es Ciudad Marina.


En esta ciudad vivían tres hermanas junto a sus padres; Hea la hermana mayor fue escogida como guía espiritual de la ciudad siendo separada de su casa a los 15 años para su entrenamiento, Haneul quien también tenía habilidades reconocidas fue seleccionada como discípula un año más tarde y Haewon se quedó con sus padres como la engreída de la casa.


Ciudad Marina siguió prosperando gracias al guía espiritual que gobernaba con sabiduría, a diferencia de las otras ciudades no codiciaban las joyas o la vida humana; solo tenían interés en las perlas.


Hea se convirtió finalmente en la guía de la ciudad, teniendo como apoyo principal a su hermana Haneul. Haewon creció hermosa junto a sus padres aprendiendo los oficios del salón de belleza; ella era muy aventurera y junto a su mejor amiga Sun Hee se divertían de un lugar a otro.


En uno de sus paseos en busca de aventuras conocieron a  Jung Gi, un recolector de perlas, el tritón era apuesto y muy aventurero. Las dos sirenitas se enamoraron al instante; Haewon era muy tímida por lo que solo se atrevió a seguirlo desde lejos, Sun Hee no solo era hermosa sino también extrovertida y muy divertida por lo que llamo la atención de Jung Gi logrando conquistarlo poco después.


Para ambas sirenitas era la primera vez que un sentimiento tan fuerte les embargaba el corazón por lo que no hablaron entre si sobre ello, cuando finalmente Sun Hee quiso compartir su felicidad con su mejor amiga y le conto; Haewon se llenó de odio y envidia, y considero ese enamoramiento como una traición.


Haewon fue perdiendo su brillo y esplendor poco a poco y llenándose de un aura oscura debido al odio que sentía cada vez que veía a Jung Gi y a Sun Hee de la mano por Ciudad Marina. Trato de soportar la situación pero le era muy difícil; finalmente en uno de sus largos paseos fuera de Ciudad Marina encontró un barco y vio a tritones de otras ciudades recolectando joyas, se enamoró de las joyas y adquirió el hobby de acumularlas, empezó a subir más seguido a la superficie buscando cosas perdidas en la arena.


Más pronto de lo que Haewon hubiera querido su mejor amiga Sun Hee y Jung Gi se casaron; humillándola al convertirla en la madrina de la boda. Escapo poco después de la boda buscando consuelo en las joyas viajo por todo el mundo recolectándolas.


Regreso dos años después cargada de joyas que lucir pero al encontrar a Sun Hee y Jung Gi más felices que nunca por la llegada de su primer hijo no pudo tolerarlo más se dijo a si misma que tenía que eliminar a la sirena que estaba usurpando SU lugar. Estaba maquinando planes para asesinar a Sun Hee sin macharse las manos cuando recordó a sus hermanas; ellas eran guías espirituales conocedoras de lo bueno y lo malo en el mar por lo que si recurría a ellas encontraría una manera de matar a su competidora.


Sus hermanas como guías espirituales eran incapaces de dañar a un ser marino por lo que Haewon engaño a su hermana Haneul para conseguir información.


-Hola Haneul, no sabes cuánto las extraño, ya no te veo hace tiempo- haciendo puchero.
-Mi hermanita chiquita- pellizcando los cachetes- cuanto ha crecido en mi ausencia.
-Mucho, soy así de alta- impulsándose con su cola.
-Ya veo, ya veo- jalándole de la cola- y como así nos visitas.
-La verdad quiero que me expliques algunas cosas que quiero aprender
-Tu buscando el conocimiento; en serio- rio.
-Si la verdad es que viaje mucho en estos años pasados sin embargo no pude distinguir algunas plantas y por eso muchos de mis amigos murieron envenenados, fue terrible no sabes, yo quiero viajar de nuevo la verdad no me siento muy cómoda en una Ciudad Marina sin ustedes en casa.
-Bien, serás mi discípula- abrazándola- yo te puedo explicar; mira esto sirve para…


Gracias a los conocimientos que recibió de su hermana no solo de plantas venenosas sino también de pociones Haewon pudo realizar su cometido; en ese momento odiaba tanto a Sun Hee que quería una muerte lenta y dolorosa para ella por lo que tuvo que ausentarse por un año para poder conseguir la planta venenosa que no tenía antídoto. Al regresar se reunió con Sun Hee y Jung Gi en un restaurante reconocido de la ciudad con la excusa de conocer al bebe. Haewon fingió felicidad total al verlos pero fue maquinando  poco a poco como engañarlos y en un descuido de los padres puso la poción en la ensalada. Y así poco tiempo después de su regreso cuando el pequeño tritón no cumplía el año de vida su mejor amiga Sun Hee enfermo gravemente día con día perdía más fuerza y vitalidad apagándose poco a poco sin que Jung Gi o la guía espiritual pudiera hacer la poción necesaria para salvarla. No se pudo descubrir que le había pasado solo que estaba envenenada pero ningún antídoto le resultaba. El pequeño Yunho perdió a su madre antes de cumplir su segundo año de vida. No pudo guardar un recuerdo de ella más que las descripciones que le dieron mucho después.


A Haewon la felicidad de pensar que todo le había resultado perfecto solo le duro unos cuantos días pues su hermana Haneul descubrió su plan poco tiempo después y le reclamo.


-Cómo pudiste hacer una maldad semejante con tu mejor amiga.
-Ella se atrevió a quitarme a Jung Gi, ella se merecía morir.
-Cómo puedes hablar sin una pizca de remordimiento.
-Porque no me arrepiento de lo que hice, yo lo haría una y mil veces más.
-Voy a contarle todo a Hea para que ella destine un castigo para ti.
-Atrévete si puedes y yo diré que eres mi cómplice.
-Como te atreves- gruño
-Pues fuiste tú quien me enseño conocimientos que no tenían por qué salir del recinto espiritual.
-Yo estaba ayudándote.
-Exacto estabas ayudándome a matar a Sun Hee.


Haneul se vio acorralada y no fue capaz de delatar a su hermana porque se sentía culpable indirectamente por haber brindado una información que no debía.


Después de la muerte de Sun Hee, Jung Gi se deprimió completamente, no sabía cómo sobrellevar la situación, se había quedado solo con su hijo y sin el apoyo del amor de su vida. En sus tiempos difíciles de no ser por la guía espiritual a la que siempre acudía por apoyo se hubiera sentido completamente perdido.


Con el pasar de los meses Jung Gi fue olvidando sus penas con las alegrías que le daba su hijo y fue abriendo su corazón poco a poco a Hea. Hea como guía espiritual no tenía derecho a amar a nadie porque su amor estaba destinado a todos los habitantes de Ciudad Marina, pero eso no evito que el amor floreciera en su corazón sin darse cuenta.


Haewon no estaba dispuesta a perder Jung Gi de nuevo, se decidió a tomar la iniciativa acercándose poco a poco por ello fue donde su hermana Hea, para que ella como guía espiritual le ayudara a conquistar su corazón ya que sabía que Jung Gi iba constantemente a verla con el niño. Hea al enterarse de los sentimientos de su hermana tomo la resolución de ayudarla dando alientos a Jung Gi para que abriera su corazón y buscara una mamá para Yunho.


-Yo no puedo hacer eso guía
-Pero tu hijo ya tiene 3 años, él puede entender; hubieras visto lo emocionado que estaba cuando vio los recuerdos de su mama en mi caldera de recuerdos.
-Yo sé que el necesita una madre y yo un apoyo pero eso no es posible
-¿Por qué?
-porque si no eres tú no será nadie, nadie ocupara mi corazón de nuevo
-Yo no…tu sabes que no pod…
-yo lo sé- aproximándose- pero ya no puedo cambiar las cosas- tomándole de las manos- después de lo que paso con Sun Hee pensé que no volvería amar pero cuando te conocí de verdad yo no pude evitarlo…yo te amo-dijo rozando los labios contrarios para iniciar un hambriento beso que fue correspondido.


Haewon estaba tan emocionada de que su hermana iba a ayudarla que se quedó cerca de la habitación escuchando, sin embargo la sorpresa que se dio no fue nada agradable.


-Nosotros  no podemos hacer esto- tratando de alejarse
-Yo lo sé, pero no puedo evitar lo que siento.
-Esto no puede volver a pasar.
-No nos engañemos Hea yo sé que tu sientes lo mismo.
-No eso no es cierto.
-Claro que si- robándole un nuevo beso- por favor no nos niegues una oportunidad.
-Yooo
-Por favor- suplico- no te niegues la posibilidad de ser feliz.


Hea estaba muy angustiada se sentía muy mal por traicionar a su hermana pero ella se había enamorado de Jung Gi y no podía ocultarlo más, se encontraba entre la espada y la pared entre Jung Gi y su adorada hermanita.


-Haneul que bueno que viniste no sabes lo mal que me siento- dijo Hea
-¿Qué paso?
-Yo traicione a Haewon.
-¿Cómo?,
-Yo me enamore del tritón que le gusta sin darme cuenta.
-de Jung Gi- exclamo asombrada.
-Si ¿cómo lo sabes?
-Solo lo sé, pero acaso estás pensando a renunciar a tus poderes para estar con él
-Si lo he considerado.
-Entonces hazlo
-Pero Haewon
-Ella no lo ama, está obsesionada con él, si realmente lo amas y estas dispuesta a arriesgar todo por él hazlo, pero por sobre todo cuídate de Haewon ella no te lo va a dejar fácil.
-¿Porque hablas así?
-N..no te lo dije antes porque yo también soy culpable pero ya es momento que conozcas la verdadera cara de nuestra hermana,
-¿De qué hablas?
-Ella mato a Sun Hee.
-¡¡¡Queee!!! eso no puede ser posible.
-Pues lo es, ella vino a mí pidiendo conocimiento para salvar a sus amigos en sus viajes y evitar que ellos murieran por los seres marinos venenosos y yo la ayude, con esa información ella consiguió un veneno sin antídoto y la mato.
-Ella no pudo hacerlo, ella no…
-Pues lo hizo, y por eso te digo que no debes tener remordimiento pero si cuidarte la espalda porque ella puede apuñalarte en cualquier momento. Yo creo que en estos momentos ella no solo quiere el lugar en el corazón de Jung Gi sino también tu lugar como guía espiritual.


Asimilando las acciones de su hermana menor Hea decidió aceptar la propuesta de Jung Gi y se encamino al abismo sagrado un espacio lleno de magia muy difícil de encontrar. Haewon se enteró de la decisión de su hermana y la siguió, estaba dispuesta a matarla mientras hacia el ritual ya que había escuchado de antiguas leyendas donde se hacia este tipo de sacrificio para obtener poder.


Hea encontró el lugar hizo los preparativos necesarios y memorizo dos conjuros para poder enviar sus poderes hacia la naturaleza marina. Una vez finalizado los preparativos cuando estaba a punto de conjurar sintió un aura negra y oscura a su alrededor, un aura de odio y envidia, escucho que alguien abría el gran libro y entonces lo decidió.


-Lo siento mucho Jung- susurro en una plegaria esperando que llegara a la persona que amaba- es la única manera de detenerla.


“El poder que es mío, el poder que me brindaste, el poder del mar para hacer el bien  y guiar déjalo ir hacia la nueva guía para que gobierne con amor y sabiduría a los seres del mar. Yo tu guía escogida me sacrifico y ofrezco mis poderes a Haenul, la hechicera blanca”- repitió constantemente y antes de que su hermana menor tuviera oportunidad de dañarla se apuñalo en el corazón con una fina daga que tenía en la mano.


Haewon tenía una daga de piedra para herirla con el conjuro que había encontrado pero al voltearla la vio sangrando y muriendo.


-Ya es tarde- sonrio- no serás capaz de hacer nada- tosiendo sangre- todo mi poder está destinado para una persona de buen corazón- dio su último suspiro y murió.
-No puedes morir- chillo Haewon- no puedes hacerlo, despierta, no puedes hacerlo a menos que yo te mate, anda despiértate- grito desesperada corriendo a buscar el libro para ver que podía hacer.


No muy lejos observando la escena sin poder hacer nada se encontraba Haneul quien les había seguido el paso muy de cerca tratando de cuidar a su hermana mayor pero lamentablemente había llegado unos minutos tardes, mientras Haewon estaba tan ocupada con el libro no noto el resplandor que salió del cuerpo de Hea para luego atravesar a Haneul quien sintió el poder recorrer su cuerpo y al mismo tiempo sintió una tranquilidad indescriptible.


Estaba pensando en perdonar a Haewon, su hermana, sin embargo al verla descuartizar a su hermana mayor, a su maestro, no pudo evitar que su corazón se llenara de odio y deseos de venganza nublando el verdadero propósito que ella tenía en el mar.


Regreso sin ser vista a Ciudad Marina y se prometió a si misma vengar a su hermana mayor. Poco después llego Haewon armando un  teatro  de llanto y tristeza por su hermana diciendo que la encontró destrozada y no pudo hacer nada para ayudarla.


Jung Gi se sintió completamente desolado y lloro por mucho tiempo alejándose de la gente por completo y a su hijo también. Haewon se sintió frustrada ya que no podía acercarse a la persona que amaba, para calmarse decidió subir a la superficie a buscar tesoros.


Estaba anonadada viendo las joyas que lucía una actriz que estaba filmando un comercial en la playa que enfureció en cuanto su rostro fue mojado por completo ante algo que había caído al mar. Volteo y vio un brillo especial en el agua nado para rescatar la joya, pero no fue capaz de sacárselo a la persona que lo llevaba, no quería dañarla; por lo que saco al humano del agua y ya en la arena trato de quitarle el collar nuevamente sin embargo en cuanto le vio abrir los ojos y verla ella se hundió raudamente en el mar. Ella añoraba esa joya era un hermoso medallón adornado con unas piedras muy brillantes, subía todos los días a la superficie para poder ver el medallón, pero solo veía hojas escritas, escrituras en la arena, en la piedra que no lograba entender, harta de la situación decidió pedir ayuda a su hermana.


-Y ahora que deseas- dijo aburrida
-hay algunas cosas que quiero preguntarte sobre los humanos.
-¿Humanos?
-Si veras, lo que pasa es que hace poco salve a uno, y el siempre viene y dibuja cosas en la arena que yo no entiendo.
-Déjame ver- se acercó curiosa poniendo ambas manos al lado de la cabeza de su hermana.
-¿Qué haces?
-Ayudándote claro- su rostro cambio drásticamente- ohhh, esto es muy interesante
-¿Qué es? ¿Qué es?
-Pues veras esa persona está enamorada de ti y quiere verte
-En serio- pregunto inquieta
-Pues sí, él es un humano millonario, lleno de riquezas.
-¿Riquezas?
-Sí, es una lástima que seas una sirena, imagínate todas las joyas y el poder que obtendrías en la superficie
-Pero acaso tú no puedes lograr que yo me convierta en humana.
-Creo que sí, pero realmente quieres volverte humana
-Completamente segura.
-Está bien, entonces dame unos días para prepararlo
-Eso me parece muy bien, porque yo tengo unos asuntos que resolver


Haneul había pensado en su venganza y deseaba esclavizar a su hermana más que nunca, se dijo a si misma que crearía la poción para esclavizarla de alguna manera, estaba tan concentrada en su plan que se olvidó por completo de proteger a Jung Gi y a Yunho.


-Hay un problema con la poción
-¿Cuál es el problema?
-Que durante 100 días antes que te conviertas en una humana por completo sufrirás de fuertísimos dolores en las piernas y además no podrás tener hijos.
-No importa yo puedo tolerarlo y ahora dame la poción.


Poco después de que su hermana desapareciera Haneul descubrió lo que había ocasionado; había dejado a un pequeño tritón huérfano, no importa cuánto busco a Jung Gi no pudo hallarlo y por eso al darse cuenta de las consecuencias de su venganza, busco una discípula a quien le enseño todo lo que sabía para que apoyara a la ciudad.


Haneul quería irse muy lejos pero se quedó enseñando a su discípula y cuidando de Yunho como una madre.


La poción que había creado no funciono en la manera que ella quería por lo que su hermana vivía en la superficie sin ningún contratiempo lo que la enloquecía y llenaba de odio, se sentía frustrada al no poder vengar a su hermana mayor cuando recordó algo muy importante.


El odio solo te llevara a tu perdición; las cosas que quisieres lograr debes dejar que fluyan, las personas malas en algún momento reciben su castigo, cuan más malas sean más malo será su castigo.


Recordar las palabras de su hermana mayor le ayudo a tranquilizarse y mentalizarse en hacer que su hermana fuera castigada por el universo. Poco después su hermana la busco.


-¿Por qué no me lo dijiste?- chillo
-¿Decirte que?
-Que puedo convertirme en sirena en cualquier  momento.
-No lo sabía es la primera vez que preparo ese tipo de pociones.
-El año pasado pase dos días completos encerrada en la bañera, sabes acaso como me sentí, pensé que mi marido me descubriría en cualquier momento.
-Lo bueno es que no paso y que solo son dos días.
-Tu nunca me entiendes- se retiró muy enfadada


Escuchar esta noticia le sirvió para entender que su hermana recibiría su castigo en su debido momento. La segunda vez que recibió una visita de su hermana fue unos años después cuando ella estaba embarazada.


-Sácalo, mátalo- chillo- no lo quiero destrúyelo, arráncalo de mí, es un pez deforme no lo quiero en mi vientre.
-No estas exagerando hermana, es tu hijo.
-No, no lo es, tu no entiendes; cuando yo subí a la superficie prometí que nadie, absolutamente nadie se enteraría de mi condición y por culpa de este ser tuve que contárselo a mi esposo, no quiero, no quiero tenerlo así que destrúyelo.
-Déjame ver- tocando su vientre- tu hijo es un humano normal claro que los genes se muestran pero según lo que yo veo será igual q tu primer hijo.
-No lo quiero no entiendes, quiero que lo desaparezcas por su culpa me volví un  monstruo para mi marido, no lo quiero.
-No lo puedo destruir hermana.
-Tú eres la más grande hechicera del mar- agarrándola por los hombros- entonces demuéstrame tu poder y destrúyelo.
-No puedo, está protegido por amor, el amor que tú y tu esposo le estuvieron brindado, no puedo asesinarlo.
-Tienes que, no ves que si yo regreso con mi marido y mi hijo nace bien yo seré el único monstruo de la casa para mi marido. No eso no puede suceder, tienes que hacer algo.
-Hay una opción pero habrá efectos secundarios.
-¿Cómo qué?
-En determinado momento para poder encontrar el amor verdadero y descubrir su lugar en el mundo la vida de tus hijos cambiara.
-Si no puedes matar a este niño lo que sea que puedas hacer está bien.
-Tomate esto dándole una poción amarillenta en un vaso.
-¿Qué es?
-Es un revélate; va a revelar la identidad real de tu hijo así que va a nacer como un tritón; pero eso sí, esta vez quiero un pago diferente. Quiero a tus dos hijos.
-Ehhh…como que a mis hijos.
-Bueno, voy a mudarme a otro sitio por lo tanto necesito un ayudante.
-Entonces me estás diciendo que quieres esclavizar al hijo que tengo en mi vientre no solo para que te ayude sino para que sea tu conejillo de indias y pruebe tus pociones.
-Sí, no había pensado en que sea mi conejillo de indias pero me convenciste.
-De todas maneras no lo voy a ver así q no me importa lo que hagas con él. Pero a Jaejoong no te lo puedo dar.
-Pues tiene que ser los dos; Necesito renovar mis poderes por lo que debo sacrificar a alguien de la familia tu sabes.
-Me estas pidiendo que mate a mi hijo.
-No, yo sé que muy en el fondo lo quieres por lo tanto no pienso en dañarlo, solo envíalo hacia mí en cuanto ocurra su primera transformación, yo me encargare del resto.
-No lo sé, no importa cuán envidiosa me siento por compartir el amor de mi esposo con Jaejoong, no puedo cortar los lazos, no puedo enviarlo a la muerte.
-No voy a matarlo solo necesito un poco de su sangre, además puedo ofrecerte esto- enseñándole un frasquito- es belleza contenida.
-Belleza dijiste- inquirió con los ojos luminosos.
-Sí, belleza, imagínate tú la más hermosa en cualquier reunión, con un hijo maravilloso y al otro un tritón que solo lo veras un par de días así que puedes decirle a la gente que es un pariente lejano.
-Acepto, si hazlo, de todas maneras venía a deshacerme de él.


Cuando Yunho se enteró de la verdad de sus padres y huyo de casa, Haneul cedió su lugar como guía espiritual a su discípula y se fue a vivir a las profundidades hechizándolas y poniendo barreras para que sea de difícil acceso, además de eso se creó una reputación de la hechicera más poderosa y malvada del mar con el fin de eliminar a los tritones y sirenas ambiciosas de poder.


Desistió totalmente contra la venganza hacia su hermana en cuanto leyó el libro sagrado.


“Toda aquella persona que haga el mal y siga haciéndolo sin remordimiento alguno en algún momento el mínimo lazo de amor que lo protege se romperá y caerá ante las maldades que ha provocado”.


[…]

-Así que te pido Yunho que no te manches las manos porque su final está muy próximo.
-¿En verdad ella fue capaz de sacrificar a sus hijos por su bienestar?
-Sí; si lo hizo y por eso dentro de muy poco tiempo sus hijos cambiaran de vida cada 100 días, el que estuvo destinado a la superficie bajara al mar y el que estuvo en el mar subirá a la superficie.
-¿Por cuánto tiempo sus vidas giraran de esa forma?
-Hasta que encuentren el amor verdadero, una vez que lo hagan regresaran al mundo que pertenecen.
-¿Y es cierto que esclavizas a su hijo menor?

-No por supuesto que no; la que lo esclaviza es ella, quien lo odia es ella…yo hasta el momento solo he implantado recuerdos dolorosos en la mente del chico, no los ha vivido pero él piensa que si, llegado el momento lo librare de ese tormento.

5 comentarios:

  1. Entonces la mamá de Jae era mala? ahhh y tan buena(?) que parecia. Entonces talvez ni ame a su esposo. Ella se merece todo, pero Jae y Min no ;-; No es justo.
    Gracias por compartir, me has dejado sorprendida con este capitulo.

    ResponderEliminar
  2. :OO *impactada* pero QUEEEE?!!! Osea como??? La mala es la mamá de JJ!! Que poca mami rn verdad! Muy buen giro de la historia! Lo amé!

    ResponderEliminar
  3. Recién empiezo a leer y fue una fmgran sorpresa para mi el enterarme que la madre de jaejoong es quien mato a los padres de yunho y la hechicera q parecia la mala era buena en verdad 0.0

    ResponderEliminar
  4. No puedo creelo ya sabia que la madre de Jae era una Bitc*, ahora no se que es lo que hará Yunho, mejor sigo leyendo

    ResponderEliminar
  5. Que interesante ante tantas verdades reveladas, la madre de Min y Jae merece todos los castigos y maldiciones que haya, es una bruja.

    Gracias!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD