Do Not Go .Cap 1

4 comentarios
POV Yoochun


Hoy desperté y me levante gracias a la insistencia de la mujer que trajo al mundo a mi madre; siempre he sido un gran dormilón no lo niego, de hecho de vez en cuando podrían meterme a un cajón diciendo que me pase a la otra vida y yo ni cuenta me daría, incluso ni me despertaría y quizá sea lo mejor, el saber que cometí el gran error de mi vida al distanciarme de la persona a la que he querido posiblemente mas que a un simple amigo me duele, si, nunca me lo habría dicho a mi mismo pero realmente me lastimo su indiferencia los últimos días, se que fue mi culpa así que lo que puedo hacer después de haberlo herido y lastimado tantas veces es dejarlo en paz, dejar de lastimarlo, incluso sacarlo de mi vida e intentar buscar a alguien que me escuche, se que lo extrañare pero ya lo eché todo a perder.
Tal vez fue porque sentía un gran coraje al verlo con otro; tal vez fue por que se interpusieron o fue porque en mi vida nunca he permitido que alguien se me acercara o por lo menos no tanto, Changmin al entrar en mi vida, al ser los mejores amigos cambio mi concepto, al parecer fue el primer amigo en mi vida, el primero al cual he valorado mucho, con él lo hice todo, siempre estábamos juntos y yo me atreví a lastimarlo con mis palabras, pero no quería que sufriera no podía permitir que salga lastimado y yo ni siquiera lo supiera, era mejor hacerlo yo que terceras personas. Changmin lo siento, de verdad lo siento.

Los días continúan pasando y llega otro en el cual debo asistir al colegio, pronto será las vacaciones y agradezco el tiempo en que no lo veré, buscare una solución en ese tiempo, una en la que pueda olvidarme de todo; me levanto de la cama gracias a mi abuelo que logro despertarme, me siento en la cama pensando en que o como debería de actuar ahora, no lo se, solo pienso que por el momento es no decir nada por mucho que quiera hablar con él.
Salgo de la casa encaminándome al colegio cada paso que doy lo siento como si fuera a ser el peor día de mi vida o solo un triste día, en el camino veo el cielo el cual presenta solo un color celeste azulado, se ve lindo “¿Por qué lo hice?” digo en voz alta volviendo a mirar al frente y moviendo mi cabeza en negación, me había prometido olvidarlo y sacarlo de mi mente porque lo ultimo que he hecho desde ese día fue eso tenerlo en la cabeza día a día.
Después de estar caminando por 20minutos logro llegar al colegio, una vez que entro puedo notar que todo esta totalmente vacío al parecer fui la primera persona en llegar o quizá la última; hubiera sido bueno si hubiese sido la primera opción, pero no para mi desgracia fue la última. Llegue tarde, entre resignado a dirección a que me dieran un castigo pero para mi suerte no lo hicieron, solo me dijeron que podía ir a mi salón a pasar las clases, la verdad es que se me hizo raro porque usualmente no dicen “no se preocupe puede pasar al salón” al momento ya me hice una idea, seguramente mi madre había llamado antes para informar que llegaría tarde, en fin di un suspiro seguido de un “gracias” y salí de aquel espacioso lugar. Me dirigí al salón en la cual de seguro estarían mis compañeros sentados haciendo una bulla tremenda y efectivamente, antes de que entrara al salón ya se oían los gritos y risas de los que seguramente se encontraban dentro. Respire hondamente para entrar pero antes de hacerlo vi como mi madre me llamaba y si, se lo que piensan ¿Cómo demonios mi madre me pudo llamar si me encontraba en el único lugar donde se supone que no podía entrar?, pues les diré que ni yo mismo se la respuesta exacta
- ¿Qué haces aquí? —le pregunte resignado a su presencia en vivo y en directo que me mostró, con una sonrisa maternal se acerco a mi
- Hoy no pasaras clases mi cielo, tenemos cosas mas importantes que hacer así que camina bebe — ¿Cosas mas importantes que asistir al colegio?, vaya madre ¿no?, lo pensé por un momento para después terminar accediendo, al menos no lo vería por ese día algo que en cierto modo me haría sentir mejor.
Camine en dirección a la salida pero mi madre se detuvo algo que me llamo la atención
- Adelántate iré a hablar con el director, el auto esta en la entrada espérame dentro de ella si cariño — me dijo brindándome una de las sonrisas mas tiernas
- Claro, entonces te espero — dije continuando mi caminar, Salí por fin del colegio y efectivamente vi el auto junto con nuestro chofer “buenos días joven amo” dijo haciéndome una reverencia para después abrir las puertas del vehiculo, asentí a aquel saludo solo bajando mi cabeza para después entrar dentro del auto, me acomode perfectamente y tome uno de mis libros favoritos para continuar leyéndolo. A los 15 minutos mi madre entro “por favor conduzca, ya sabe a donde tenemos que dirigirnos ahora” le dijo al chofer quien obedeció de inmediato.
- ¿Dónde iremos? — pregunte sin dejar de ver el libro, no obtuve respuesta por lo que no le di importancia, de todas formas ¿Qué seria lo peor que me hiciera esta vez?, ¿matarme?, bueno la verdad con tantas cosas que me ha hecho ya no me sorprende lo que haga, debieron pasar como 30minutos antes de que sintiera como el auto se detenía.
- Mi vida ya llegamos — me quito el libro para que le prestara atención, cerré mis ojos por unos segundos para después levantar el rostro y verla a los ojos — no me mires así jovencito que sabes bien que para tener tu completa atención tenia que hacerlo, se que odias que te interrumpan de esa manera pero era la única forma de lograr que tus cinco sentidos estén a mi completa disposición — me dijo ante de que pudiera articular palabra alguna.
- Y bien… — baje la ventana del auto para después ver a mi madre — ¿Qué haremos en un hospital?, ¿te sientes mal? — le pregunte haciendo notar que usaba el sarcasmo puesto que entre ella y yo era totalmente obvio que el que estaba mal era yo.
- Bebe… no seas así, el mes pasado te rehusaste a venir, no quiero que pase algo malo contigo si es que no te haces una revisión completa nuevamente
- Mamá estoy bien no tienes que preocuparte por cosas así, mejor retirémonos de este lugar — dije volviendo a tomar mi libro pero al instante me lo quito nuevamente mirándome con ojos preocupados
- Cariño tanto tu como yo sabemos que estas completamente delicado de salud ¿Por qué eres así?, sabes que por fuera pareces un chico muy sano… sin embargo la realidad es otra, internamente sufres ¿crees que no lo se? Soy tu madre, hijo no hagas esto difícil para ti — dice tomando mis manos dejando caer el libro en el asiento, era cierto, estaba muriéndome por dentro pero no me importaba, no le he encontrado sentido a mi vida desde que nací, pero no podía permitir que mi madre continuara con su discurso, sabia que le dolía y no quería se pusiera a llorar
- De acuerdo — le dije soltándome de su agarre para salir del auto al momento vi como el chofer se encargaba de abrir por completo la puerta permitiendo con esto que lograra salir sin dificultad, me pare en frente del hospital mirándolo de manera nostálgica.
- No te preocupes, se que estarás bien — escuche la voz de mi madre detrás mío.
Caminamos hasta entrar a aquel edificio el cual odiaba con todas mis fuerzas, el volver a recorrer esos pasillos me hacían sentir mareado, harto, y molesto de por si, entramos al ascensor que me llevaría al piso 22, que siempre he odiado; llegamos a nuestro destino, las puertas se abrieron salimos e recorrí con la mirada el lugar, nada había cambiado, todo estaba igual — iré a hablar con tu doctor espérame aquí si — me miro sonriente para después caminar hasta una habitación. Observe el lugar buscando aquel sofá que siempre he visto desde que tengo uso de razón, me dirigí hacia el para descansar un poco realmente me sentía fatal cuando pisaba ese lugar. Vi un par de revistas por lo que me dispuse a leerlas pero a los pocos segundos se apareció un muchacho al cual ignore completamente
- Yoochun ¿Por qué estas aquí? — escuche que me llamaban, no mostré reacción alguna porque esa voz la conocía perfectamente bien, levante mi rostro encontrándome con la mirada preocupada de un compañero de clase
- ¿Qué haces tú aquí?, ¿acaso te faltaste a clase? — dije viéndolo seriamente, no me gustaba el hecho de que personas que no conocía bien se enteraran o preguntaran cosas que no son de su incumbencia
- Responde mi pregunta ¿Por qué… acaso… tienes problemas de salud? — me miro fijamente a los ojos
- Junsu por favor déjame en paz — respondí fríamente tomando una revista para leerla e ignorarlo.
- Cielo, ya es hora, vamos el doctor te espera — la voz de mi madre fue ahora la que interrumpió mi lectura, me levante dejando la revista en su respectivo lugar para después pararme — ¿Junsu?, ¿eres tu?
- Perdone mi falta de educación señora — Junsu se levanto para saludarla con un beso en la mejilla y una reverencia
- Pero ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar en el colegio pasando clases? — dijo con alegría de verlo, al parecer mi madre estimaba mucho a ese chico puesto que era el hijo de una de sus amigas
- Bueno me hago la revisión médica cada dos meses y hoy me tocaba así que decidí hacérmela hoy que mañana
- espérame aquí mamá entrare solo de acuerdo — dije comenzando a caminar en dirección al consultorio, no recibí respuesta alguna por lo que no me detuve ni siquiera a verla solo continué hasta llegar a ese infierno.
Al entrar el doctor me recibió con una sonrisa — ¿Cómo se siente mi paciente favorito? — dijo levantándose de su asiento
- Acabemos con esto de una vez, haga lo que tenga que hacer — respondí dándole a entender que mis urgencias de irme del lugar eran inmensas
- Nos has cambiado, bueno espero que el problema que tienes muestre una mejoría de lo contrario me temo que…
- No lo diga, solo termine con lo que tenga que hacer por favor — Quería salir lo mas antes posible pero estuve como tres o mas horas haciéndome varios análisis de todo tipo, el tiempo se fue volando.
Ya eran aproximadamente las 13:00pm hora en la que por fin había terminado la bendita revisión médica.
- Corazón ¿Qué dijo el doctor? — pregunto mi madre una vez que me acerque a ella, aun se encontraba junto con Junsu por lo que decidí irme, sentía que vomitaría en cualquier momento si no salía de una buena vez
- Pregúntale tu mamá, yo iré bajado, te espero abajo—dije y sin que me pudiera responder entre en el ascensor
- Por favor cuídate — pude oír aquellas palabras que Junsu decía antes de que las puertas del ascensor se cerraran por completo.
¿Qué quería lograr con eso?, ¿Qué lo perdonara? Acaso quería remediar la herida que me había dejado hace ya tanto tiempo con su egoísmo y su falta de atención, si quería hacer eso perdía el tiempo, yo nunca le tuve algún remordimiento, lo perdone el mismo día que me hizo daño, pero no podía actuar como si nada hubiera pasado, lo que me hizo no se olvida tan fácilmente incluso si lo trataba como antes, volvería a caer y sin pensarlo dos veces lo besaría nuevamente, no podía permitirme hacer eso, no debía lastimarlo ni lastimarme
Las puertas del ascensor se abrieron, camine con rumbo al auto entre sin que el chofer me ayudase, me senté e inmediatamente vinieron recuerdos de lo que había sucedido ya hace años, a la vez recordé como había conocido a Changmin, todos los recuerdos buenos y malos venían a mi mente, de pronto el auto comenzó a moverse algo que me saco de esos dolorosos recuerdos.
- Mi madre aun no baja ¿Por qué esta arrancando sin permiso?—pregunte a aquel chofer que era de edad.
- Lo siento joven amo, pero le dije repetidas veces que su madre me dio la orden de alejarlo de este lugar pero se encontraba ausente, discúlpeme — respondió apenado.
- No te preocupes fue mi culpa — levante el libro que se encontraba en el asiento mirando las letras que se encontraban en ella
- ¿A dónde lo llevo joven amo? — pregunto muy interesado
- A cualquier lugar que no este cerca de la casa, hospitales y colegios por favor—le dije viéndolo por el retrovisor del auto— en otras palabras a un lugar que sea tranquilo…
- Entendido — asintió con la cabeza, para después permanecer callado.
Esboce una sonrisa para regresar a mi lectura, poco después sin darme cuenta caí dormido, realmente me encontraba muy cansado por alguna razón.

Desperté a eso de las cuatro de la tarde, me encontraba en mi cama y aun tenia sueño sentía como si me hubiera pasado un tractor encima, realmente me dolía el cuerpo, abrí los ojos y pude ver con claridad a Junsu a mi lado, me sorprendió por que el naturalmente nunca venia a casa desde aquella vez sin embargo ahí estaba, aun continuaba con los extraños hábitos de dormir que tenia, mire a mi alrededor notando que no se encontraba nadie
- Junsu despierta… vamos despierta — toque su hombro moviéndolo un poco
- Chunnie… la comida ya esta lista… por favor… come y… déjame dormir un poquito más… —respondió aun con los ojos cerrados tapándose mas con la colcha. Lo mire con seriedad puesto que había pasado un buen tiempo desde que él me llamaba “Chunnie” y me decía esas palabras como siempre lo había hecho desde que éramos novios, recuerdos vinieron a mi mente, aquellos en donde luchamos por nuestro amor aun con la intervención de Jaejoong o de cualquier persona que se atreviese a separarnos pero de la nada todo terminó. Me levante en dirección al baño aun viendo a Junsu baje mi cabeza y entre puesto que necesitaba una ducha inmediata o volvería a dormir; Después de un rico baño me puse la bata, al salir Junsu continuaba tirado en la cama como si estuviese muerto solo moví la cabeza para después dibujar una sonrisa en mi rostro “no has cambiado” dije en voz alta, me dirigí al ropero en donde escogí la ropa que me pondría pero de pronto sentí un calido abrazo por detrás.
- Y tu tampoco, sigues con esa manía de verme mientras duermo — sentí la respiración de Junsu en mi espalda, esa calida sensación que me producía al estar cerca de él invadía de nuevo mi cuerpo, sin pensarlo me voltee quedando frente a frente, puso sus manos sobre mi pecho viéndome a los ojos — ¿Chunnie… yo sigo vivo en tu corazón? — Pregunto para después rozar nuestros labios—al instante mi corazón comenzó a acelerarse, una vez mas empezaba a latir por él — lo siento, no debería estar preguntando esto cuando se que tienes una relación con Changmin — bajo la mirada apartándose de mi. ¿Relación con Changmin?, ¿Cómo podía pensar algo así?, él solo era mi amigo o mejor dicho ahora ya no es nada mío — perdóname Chunnie, se que no debería estar aquí pero ya no soporto el hecho de estar lejos de ti, me lastima, perdóname yo no quise herirte, no quiero lastimarte mas de lo que ya lo he hecho, pero permíteme… permite que sea tu amigo… por favor — no sabia que responder, el solo pensar que Junsu este cerca… puedo hacer cualquier estupidez incluso me lo comería a besos pero no puedo volver a caer en ese tipo de sentimientos no de nuevo — por favor Chunnie — me mira con un rostro de lo mas angelical
- Esta bien… seremos un par de amigos…— dije sin verlo a la cara mirando a un punto x de la habitación
- GRACIAS — me abrazo tan fuerte que creí que moriría ahí mismo — seré el mejor de los amigos lo prometo Chunnie…
¿Qué podía decir ante eso?, ¿acaso… restregarle en la cara todas sus promesas no cumplidas el tiempo que estuvimos juntos?, continuaba sintiendo mas que amistad por él, no podía decir algo así, se que fue el peor conmigo pero eso no amerita a que yo lo sea.
- toc toc… ¿acaso… estoy interrumpiendo algo? — entro mi madre con la típica sonrisa que la caracteriza, Junsu se me aparto al instante al oír su voz
- Hola señora, lo siento me quede dormido al lado de Yoochun, no pude hablar sobre… — ¿eh? ¿Que tenia que decirme?, acaso… otra locura de mi madre
- No te preocupes querido, yo se lo digo…— se acerco a mi poniendo una de sus manos en mis cabellos—Yoochun-shi invite a Junsu a vivir en esta casa hasta el inicio de vacaciones prácticamente se quedara por una semana ¿no te afecta verdad?
- ¿afectarme? ¿A mi? Como se te ocurre mamá — dije caminando hacia la salida, no podía ser cierto “si se quedaba entonces yo… no, tengo que controlarme, solo será una semana, una semana, además estaremos en cuartos separados así que no afectara mucho” pensaba mientras salía de la habitación
- Se me olvidaba…, COMPARTIRAN LA HABITACION BEBE — Me congele en el acto cuando dijo eso ¿Qué podía ser peor? Ahora tendría que parar en la ducha para regular mi temperatura ¡¡OH DIOS!! ¿Qué hacer?
- Claro no hay problema, ahora si me permites mamá debo ir a…— “no hay problema” pero que gran mentira pero era mejor que decir “ah… no, no, no, no nooo ¿estas loca mamá, si él se queda créeme que tendrás que irte de la casa todas la noches por el resto de la semana, no puede quedarse, simple y sencillamente no puede!!” definitivamente no diría eso ni en un millón de años, me he caracterizado siempre por no mostrar reacciones ante los demás sobre todo si son sentimentales, era un chico serio pero al lado de Junsu era completamente diferente, lo mismo estaba sucediendo con Changmin creo… solo creo que puede que haya desarrollado un sentimiento hacia él uno que va mas allá de una simple amistad… uno similar a lo que siento por Junsu…
Salí de la habitación sin completar mis palabras y fui directo a la cocina en donde las personas que trabajaban en esa parte de la casa me saludaron de manera respetuosa saliendo del lugar, sabían perfectamente que cuando yo estaba ellos debían retirarse puesto que me gustaba estar solo “ demonios, esto no puede ser cierto” pensaba sacando una botella de agua del refrigerador “lo único que me queda ahora es actuar de manera normal al lado de Junsu, dije que me olvidaría de él y así lo haré, no permitiré que algún sentimiento renazca de las cenizas haciéndose cada vez mas y mas fuerte, no señor, no lo permitiré.” Diciéndome eso repetidas veces tome el agua para después salir con ella rumbo a mi cuarto tenia que cambiarme o no llegaría a la cita que tenía con Yunho.
- Pero mi amor ¿solo agua?, tienes que comer — mi madre me veía de manera preocupada
- No te preocupes mamá, iré a comer fuera — entre a mi habitación para cambiarme, por suerte Junsu no se encontraba en mi habitación así que me puse un traje y al terminar salí de la casa, el chofer que teníamos me llevo a la casa de Yunho, baje del auto o mejor dicho limosina porque era tipo salchicha — gracias puedes retirarte — le dije al señor quien después de tocar el timbre y hacerme una reverencia dijo
- Cuídese joven amo — entro al auto comenzando a conducir. Al momento se abrieron las rejas de la casa para permitirme la entrada, la casa de Yunho era muy bella parecía un bosque puesto que estaba rodeada de flores preciosas y un montón de árboles grandes
- Al fin llegas — y ahí estaba con uno de sus disfraces infantiles, traía puesta la ropa del príncipe del cuento de blanca nieves
- ¿Otra vez jugando? — pregunte viéndolo de pies a cabeza
- A que estoy guapo con esto ¿cierto?—dijo sonriendo y acercándose a mí
- Quieres… que sea honesto — cerré los ojos — si te ves genial con esa ropa y como todas las demás que tienes
- Sabes amo tu honestidad siempre me pone de buen humor… bien su alteza Jung Yunho o sea yo, le invita a su alteza Park Yoochun o sea tú a la cena real que se efectuará dentro de 15 minutos — dijo haciendo varios ademanes y viendo al final su reloj pulsera
- Será un honor comer la comida de su alteza — respondí siguiéndole el juego, ambos comenzamos a caminar rumbo a “palacio” para servirnos la comida real.

Yunho era uno de mis mas antiguos amigos, nos conocimos desde que teníamos uso de razón y siempre fuimos unidos hasta aquel año cuando él cumplía sus 10 y a mi me llevaron a los EEUU para estudiar no lo volví a ver por unos largos años desde entonces, sin embargo siempre estábamos comunicados por teléfono o Internet. Pero cuando volví no tuve la oportunidad de pasar tiempo con él normalmente estaba al lado de Changmin o Junsu y siempre que tenia que pasarla con él tenia planes en mi agenda, fuera de eso siempre estábamos comunicados gracias a la tecnología que existe hoy en día.
- Y… bueno no es que me den celos solo que cuando me contaste que besaste a otro que no fuera a mi me sorprendió — Yunho al decir eso logro que recordara que mi primer beso fue con él ya hace como siete u ocho años.
- Yunho… ¿aún lo recuerdas? — pregunte seriamente
- Y como olvidarlo si incluso tenemos una foto… además el beso fue de amigos solamente — sonrió ante lo ultimo que dijo
- si eso ya lo se pero no entiendo por qué demonios continuas guardando esa bendita foto…
- Eso es obvio que lo hago para chantajearte jajaja — se alejo de mi pues bien sabia que si continuaba a mi lado correría sangre de por medio, y si el muy inteligente a estado usando esa foto frecuentemente para que lo ayudara con sus problemas ¿Qué pasaba si no lo hacia?, bueno el simple y sencillamente publicaría la foto en periódicos revistas, la tele, el cielo si es posible y lo peor de todo… a todo color. Entramos a la casa, nos atendieron los sirvientes cenamos riquísimo, siempre me pregunte quien era la persona que cocinaba para su familia porque la comida era exquisita, desde la primera vez que la probé me pareció la mejor de todas, realmente era algo delicioso.
-Yunho… ¿Quién es el chef? — cruce mis brazos poniendo mi completa atención hacia su respuesta
- La verdad no lo se, pero siempre he hecho llegar mis mas sinceras felicitaciones — se limpio la boca con una de las servilletas
- ¿Nunca lo viste en persona? — ¿acaso podía ser eso cierto?, con lo social que es me extrañaba que dijera que no sabia quien era el famoso chef que ha cocinado por décadas en su familia
- No, sabes como es mi madre, no quiere que me meta con la servidumbre, pero no te niego que cuando viaja hacemos fiesta con todos, pero cada que se presenta la oportunidad el chef desaparece solo se que se apellida Kim, en esta casa todos lo llaman el señor Kim
- Ya veo, bueno la comida estaba deliciosa, como siempre, y dime ¿qué tenias que hablar conmigo?
- Pues quería comentarte que en vacaciones mi familia ira de viaje, yo no viajare por motivos x… así que… ¿te animarías a acompañarme el tiempo de mi soledad?, Yoochun quiero que te despejes, además con tu enfermedad no es bueno que tengas esos problemas, quiero que te olvides de ellos por un tiempo — esa mirada seria que Yunho me mostraba era comprensible, prácticamente el sabia casi absolutamente todo lo que había sucedido al igual que mi enfermedad, él sabia cosas que ni siquiera se las he contado a Changmin o a Junsu. Al parecer él era la única persona que podría decirse que me ha cuidado desde la distancia durante el tiempo que estuvimos separados, durante el tiempo en que pase por momentos difíciles; no tenía planes ni mucho menos iba a hacerlos. Acepte su invitación, el se puso contento e incluso me obligo a bailar con él
- Espero que pronto encuentres a tu princesa su majestad — dije burlándome de él una vez que logre soltarme de su agarre logrando con eso que el baile parara
- JAJAJA para eso sin duda falta mucho, pero cuando la encuentre te diré “es preciosa realmente preciosa sin duda… ella es mi otra mitad, la persona a la que he estado buscando desde hace tiempo, la persona que mantendré por siempre a mi lado” pero Yoochun para eso falta mucho tanto que capaz me muera antes de encontrar a la persona indicada
- Como digas, bueno es hora de irme, y gracias, siempre me das ánimos te lo agradezco — me dirigí hacia la puerta de salida
- No tienes porque agradecer, soy tu amigo y nunca te dejaría solo en momentos críticos como los que estas pasando ahora — se acerco poniendo una de sus manos sobre mi hombro
- Lo se… — sin decir nada mas salí de la casa
- Espera yo te llevo en mi CARRUAJE — salio dándome alcance
- ¿carruaje?, no, puedo llamar a mi chofer y…
- Estas loco, deja que el pobre hombre descanse, vamos no te cobrare lo prometo — me arrastro junto con él hasta el famoso carruaje, para mi suerte si era un carruaje de verdad con los caballos y todo
- ¿Cuándo demonios te compraste todo esto? — dije sin despegar la vista a aquel transporte que se usaba antiguamente en alguna parte de este mundo
- Bueno este no es mió es de mi hermanita, pero ella esta de viaje así que hay que aprovechar — comenzó a entrar dentro del carruaje
- Creo que caminar hace bien, así que…
- A no por supuesto que no tú subes conmigo — jalo mi brazo obligándome a subir a su medio de transporte
- Yeong por favor conduce—le dijo al señor que ya se encontraba sentado en la parte posterior del carruaje
- ¿tienes permitido que esta cosa circule por la ciudad? — estaba preocupado de que pasara algo malo en el transcurso del camino
- Por supuesto, mi padre se encargo de eso hace mucho tiempo, no te preocupes que despejaran las calles para que nuestro viaje sea cómodo.
- Cierto, tu padre… — se me olvidaba que el señor Jung movía cielo mar y tierra por la felicidad de su único hijo varón y ni que decir de lo que hacia por la felicidad de su única hija. El viaje era tranquilo, no me atreví a mirar por la pequeña ventana del carruaje solo me dispuse a disfrutar el viaje, todo iba bien hasta que se detuvo
- ¿sucede algo señor Yeong?—pregunto Yunho al curioso
- Joven amo lamento informarle que hubo un accidente de coche y no podemos avanzar por esta ruta, debemos regresar y tomar la otra calle
- Pero que desgracia… ni modo, no te preocupes, has lo que tengas que hacer pero llévanos hasta la casa de Yoochun de acuerdo
- Si mi amo — respondió aquel amable señor, pero a los pocos segundos se oyó un fuerte grito a lo que Yunho salio del carruaje para ver que pasaba y quizá ayudar pero cuando lo hizo choco con alguien y en el acto ambos cayeron al suelo uno sobre otro
- ¿Te encuentras bien? — le pregunto a aquella persona que aun se encontraba encima suyo
- Lo siento — respondió levantándose, cuando lo hizo pude reconocerlo al instante.
- No pasa nada me alegra que estés bien, comenzó a pararse, Yunho levanto la vista para ver el rostro de la persona que había chocado con él y al hacerlo se quedo como piedra
- Disculpa se que este lugar estaba despejado pero tenia que comprar… — no pudo terminar de hablar puesto que unos guardias de seguridad venían corriendo gritando algunas amenazas que iban dirigidas a esa persona — perdón, lo siento… — dijo esto ultimo comenzado a correr. Yo continuaba en el carruaje viendo como Yunho aun continuaba tieso, baje del carruaje comenzando a moverlo de un lado para otro
- Yunho ¿Qué te pasa? Reacciona — por fin pestaño y me miro de manera extraña
- Yoochun… — fijo su vista en dirección por donde aquel chico se había ido — es precioso realmente precioso, sin duda… él es mi otra mitad, la persona a la que he estado buscando desde hace tiempo, la persona que… mantendré por siempre a mi lado…
Cosas del destino, claramente había escuchado que para decir eso faltaba mucho pero pasan unos 20 minutos y ya me lo dice, sin embargo ahora que sabia que se enamoro de Kim Jaejoong a primera vista no podía decirle que lo ultimo que sentía respecto a eso, no podía decir que Jaejoong era el chico que aparte de interponerse entre Junsu y yo hace mucho tiempo era quien ahora estaba detrás de Changmin, si, Kim Jaejoong me robo la amistad y la atención de Shim Changmin.
Se que era buena persona pero los resultados de lo que hizo fueron dolorosos para mi, descubrí que lo que sentía hacia Changmin era mas que amistad, lo supe cuando Jaejoong beso a Changmin aquella mañana cuando se suponía que Min tenia que decirme algo importante, pero al ver que vi lo del beso ya no me dijo nada, incluso comenzó a evitarme por un tiempo y lo mas extraño es que no se atrevió a verme a la cara después de eso…

Ya había pasado un par de minutos desde que volvimos a subir al carruaje en dirección a la casa de Yunho, al parecer se quedo embobado al ver tremenda belleza en un hombre lo único que hice fue sonreír al ver lo contento que estaba y en definitiva en su estado no era una buena idea de que me acompañara a casa, una vez que llegamos a la casa de Yunho tuve que ayudarlo a caminar porque ni eso podía hacer el pobre, estaba tan metido en sus pensamientos que parecía un robot
- Yunho… por favor ayúdame que no soy Hércules para estar prácticamente cargándote — me detuve un momento ya que aun no se dignaba a ayudarme, y hubiera podido solo, sino fuera porque comenzó a moverse de un lado para otro, sabiendo eso le hubiera pedido ayuda al señor Yeong
- Lo viste… sus ojos son preciosos, tiene una piel bella, su cuerpo es sensacional… y… sus labios… esos carnosos labios…
- Si es un chico muy guapo — dije comenzando a caminar pero no tuve éxito puesto que Yunho me miro a los ojos poniendo sus manos sobre mis hombros y detenido toda acción
- ¿Lo conoces? ¿Quién es? ¿Dónde vive? ¿Dónde reina? ¿En que colegio esta? ¿Tiene novia? — me bombardeo con sus preguntas sin dejar siquiera que lograra responder por lo menos una
- Te lo diré si te dignas a caminar con normalidad — cruce mis brazos viéndolo seriamente algo que funciono porque al instante Yunho se encontraba como si nunca hubiera necesitado mi ayuda para caminar
Por fin llegamos a su casa en donde nos sentamos en uno de los sofás que se encontraba en la sala, mire el reloj de la pared y ya era muy tarde, di un suspiro tenia que irme pero ¿Cómo? Si cuando entramos Yunho dio la orden de cerrar todo bajo llave para que no pudiera salir hasta que le contara todo sobre Kim Jaejoong
- Listo ahora joven Park le contara a su majestad todo sobre ese chico
- …Su nombre es Jaejoong, esta en mi colegio asiste al mismo curso al que yo voy, es una gran persona, el año pasado gano el titulo de Mister del colegio pero… — mire para otro lado al parecer lo mejor era no decir nada mas
- ¿pero? ¿Pero que? — puso su mano sobre mi barbilla obligándome a verlo a los ojos
- Pero… ese titulo lo hubiera ganado otra persona si es que hubiera concursado…— me puse de pie — bueno es hora de irme, gracias por la comida enserio que estaba riquísimo
- ¿eso es todo? — se puso de pie — ¿no me dirás nada mas?
- Si te gusta deberías averiguarlo y… — antes de que pudiera terminar de hablar me interrumpió diciendo
- ¿y que crees que hago?, estoy investigando… pero la fuente de información que tengo no me da mas información que estoy seguro sabe — me miro acusadoramente
- me refería a que lo hagas conociéndolo, ¿Cómo quieres entablar una conversación con él si ya sabes absolutamente todo?, digo acaso le dirás que se quede mudo mientras lo contemplas?, si quieres conocer cosas de él lo mejor es que inicies una conversación sincera con él así descubrirás lo positivo y negativo que pueda tener pero te diré que tienes que aprender a diferenciar la verdad con la mentira oíste, bien ahora abre una de esas puertas que tengo que regresar o mi madre me hace uno de sus dramas.
Yunho solo se me quedo viendo por unos segundos para después abrazarme y decir “Gracias”.

Llegué a casa muy cansado por ahora lo mejor era dormir, entre a mi cuarto en donde Junsu no estaba y lo agradezco porque si no… ni pensarlo. Me puse la ropa de dormir para después acostarme y caer en un sueño profundo.

*Al día siguiente*
Me encontraba en mi asiento sentado leyendo uno de los libros que había pedido prestados de la biblioteca
- Jaejoong… no me gustan los abrazos y lo sabes — escuche la voz de Changmin, y como no reconocerla si ya la había escuchado por tantos años; en la materia que nos tocaba se supone que… teníamos que sentarnos juntos pero…
- Yoochun ya llego ¿te sentaras con él? — pregunto uno de nuestros compañeros, no pude oír la respuesta de Changmin pero pude sentir su negativismo y notar como me veía antes de dar su respuesta, solo sonreí de medio lado sin levantar la vista de aquel libro y concentrarme en la lectura, tiempo después Junsu se acerco con una de sus mas sinceras sonrisas pidiendo sentarse a mi lado, no le respondí pero el me conocía, el no hacerlo significaba que me daba lo mismo si sentaba o no así que puso su mochila en el asiento y se sentó a mi lado, demasiado cerca diría yo, pero cuando hizo eso descubrí que mi nerviosismo al estar a su lado se esfumaba cuando Changmin también estaba presente.
A los pocos segundos llego el profesor, saludamos y volvimos a nuestras actividades porque el profesor tenia una reunión con sus colegas y nos daba la hora libre. Junsu me hizo reír toda la hora logrando con esto que me olvidara que Changmin se encontraba cerca sentado en uno de los bancos al lado de Jaejoong, sin embargo no podía evitar después de un tiempo el escuchar su voz detrás mío, quería habarle pero no debía, seguramente ni me miraría porque al parecer así lo decidió, no podía reprocharle nada porque en parte era mi culpa, en fin intente olvidarme de que se encontraba en el mismo curso ignorando todo lo que estaría haciendo, ya no me importaba, de todas formas el logro del todo ignorarme y yo debía hacer lo mismo.
Pero el sentir una especie de enojo dentro de mi al verlo con Jaejoong tan cerca como si se conocieran de toda la vida me estaba molestando, además siempre caminaban juntitos delante mío y realmente odiaba que lo hicieran en mi delante en ese tipo de momentos no podía ignorarlos porque ¿Cómo hacerlo si llamaban mi atención a como de lugar gritando, riendo fuerte o pasando por mi lado?, no se si lo hacían a propósito o solo era pura coincidencia que los vea en situaciones comprometedoras. Al parecer Junsu también lo noto ante eso diría que me ayudaba tomando mi mano y sacándome de los lugares en donde Changmin y Jaejoong hacían sus escenas amistosas de afecto mutuo.
Cuando salimos al patio del colegio en uno de los recesos Junsu no dijo nada en toda la caminata que hicimos lo miraba por momentos preguntándome que le sucedía, normalmente estaría sacándome canas verdes pero ahora estaba serio, el timbre toco terminando con esto el descanso caminamos un poco mas hasta que de la nada se detuvo, me di la vuelta para averiguar que demonios estaba sucediendo pero en eso sentí unos calidos labios sobre los míos, una sensación no olvidada hasta ahora.
-Chunnie ya no lo veas, solo… veme a mi, ten ojos para mi — dijo ocultando su rostro en mi cuello y colocando sus manos alrededor.
- Junsu… ¿de… de que estas hablando?
- ¿crees que no lo he notado?, siempre lo ves… aunque no quieras aceptarlo, tus ojos siempre están viendo a Changmin… no lo hagas, me… me duele, me lastima que estando yo presente lo mires… y aun tengas ojos para él…— ejerció fuerza en su agarre; sentí como una punzada en el pecho y no fue por lo que dijo sino porque sentí un liquido sobre mi piel
- No llores… — correspondí aquel abrazo como solía hacerlo en el pasado uno lleno de cariño y muestra de que no estaba solo, que yo siempre estaría a su lado y lo protegería siempre.
Lo que ahora estaba en mi mente era el hecho de que no podía creer lo que me dijo… pensaba que estaba ignorando a Changmin, al parecer… yo lo buscaba con la mirada inconscientemente. Ver a Junsu llorar me dolió mucho, no me gustaba verlo de esa manera, sin su sonrisa, realmente aun continuaba queriéndolo y quería verlo feliz.
Volvimos a clase en donde en esa asignatura tenia que sentarme obligatoriamente al lado de Jaejoong, al verlo solo suspire para después sentarme a su lado sacando un libro y concentrarme en mi lectura
- Hola Yoochun, ¿Por qué no me hablas?, ¿que ya me cambiaste por otro? O algo así—dijo sonriendo
- No creo que debas decir algo como eso, bien sabes que es mentira — me dispuse a actuar de manera normal con él
- jaja es bueno saber que no me cambiaste. ¿Puedo preguntar algo?
- No veo por qué no…
- De acuerdo, ¿Por qué ya no hablas con Changmin? — Cerré el libro para levantar la vista hacia el frente — ustedes dos eran como uña y mugre ¿Por qué se separaron?
- ¿acaso no lo sabes?
- …Se lo pregunte a Min pero me cambio de tema y no quise insistir, sabes como es si se lo molesta demasiado — dijo comenzando a sacar algunas cosas de su mochila — mira — puso delante de mi rostro varias fotografías — ayer salí con Changmin en una especie de cita y nos sacamos algunas fotos para recordar nuestros momentos juntos… la verdad fue mi insistencia porque Min no quería sacarse alguna foto conmigo pero luego lo razono y supo que capturar el momento en que nos divertíamos era buena idea — sostuve entre mis manos aquellas fotografías en donde Changmin se encontraba abrazando a Jaejoong traía puesto unos pantalones de color azul y un canguro rojo, se veía apuesto, cada foto que iba pasando veía a un Changmin sonriente, con el pasar del tiempo comenzaba a sentir un dolor mas y mas fuerte en mi pecho, de pronto Junsu se apareció a mi lado quitándome las fotografías y tomándome del brazo
- Perdona que te robe a Chunnie pero necesito que en este momento su atención este completamente a mi disposición — puso las fotos sobre el banco para después llevarme hasta su asiento, en el camino pude notar como Changmin no nos quitaba la vista de encima algo que me puso un poco incomodo, mire a Junsu para preguntarle que es lo que quería y me dijo que necesitaba que le explicara algunos ejercicios de matemática que no entendía, puse una de mis manos sobre sus cabellos desordenándolos un poco para después sonreír y decirle “en definitiva no cambiaste en lo absoluto Kim Junsu” me hizo un pucherito precioso como respuesta el cual adore, me senté a su lado para comenzar con mi “tutoría” gracias a eso… olvide las dichosas fotografías que había visto con anterioridad.

El timbre de salida toco, los alumnos se fueron como alma que lleva el diablo quedando el curso como si de un cementerio se tratase… con esto al fin había concluido una mañana mas de clases, acomode mis cosas por suerte había logrado que Junsu se fuera sin mi junto con sus amigos, al levantar la vista vi a Changmin salir del curso solo, algo que me extraño un poco, cargue mi mochila en uno de mis hombros dispuesto a salir, pero sentí un fuerte dolor en el pecho junto con una borrosa visión mi cuerpo comenzó a temblar, todo comenzaba a dolerme, como pude me senté en el banco esperando que el maldito dolor se fuera para así continuar con lo mío, espere unos buenos minutos pero con el pasar del tiempo iba aumentando mas y mas, sentía que la cabeza me explotaría en cualquier momento, cerré mis ojos con una gran fuerza apoye mis codos sobre el banco y sostuve mi cabeza con unas ganas infinitas de arrancármela ya no podía soportar mas, supongo que fue eso porque después de unos minutos mas me desmaye perdiendo totalmente la conciencia.
- Oye despierta, ya es tarde, deberías estar en tu casa… vamos despierta los bancos no son para dormir — la voz de un hombre me puso cuerdo por así decirlo.
- Oh perdone… — fue lo único que se me ocurrió decir
- Tranquilo… pero niño, ¿tienes un aspecto terrible te sientes bien? — vi como una de sus manos se aproximaba a mi frente en ese momento sostuve el brazo de aquel hombre antes de que notara mi estado de salud y se le ocurriera llamar a mi familia, al verlo a la cara pude reconocerlo de inmediato, ese hombre era conserje del colegio
- No se preocupe, me encuentro bien — me levante tomando mi mochila para acto seguido salir del curso. Lo bueno es que ya no me dolía mucho, me sentía mejor. Al salir del colegio note claramente que era el ultimo en retirarse, era extraño a la entrada era el ultimo o el primero en llegar a la salida el ultimo o el castigado.

Como me gustaba caminar el chofer nunca venia a recogerme después de clases por mucho que mi madre se lo ordenase, siempre le decía que podía tomarse las horas libres; quedábamos en un lugar para encontrarnos e ir a casa, porque si no llegábamos juntos quizá el hombre seria despedido. Ese día fue diferente, ahí se encontraba en la entrada del colegio con ese auto que llama mucho la atención
- Joven amo, me preocupo ¿se encuentra bien?
- Si no te preocupes… — abrió la puerta para que entrara — … gracias… por venir hoy…
- Estoy a sus servicios, no tiene que agradecerme nada joven
El hombre que has sido el chofer de nuestra familia por décadas era posiblemente la única persona que sabia cuando necesitaba realmente ayuda; antes de volver a casa detuvo el auto en un parque en donde no había mucha gente
- ¿Qué hacemos aquí? — Me intrigaba el saberlo, me sorprendió que no me dijera nada —por favor dígame ¿Qué hacemos aquí?
- Joven se que usted odia los hospitales, lo vi muy mal y me tome la libertad de llamar a un doctor para que lo viera y recomiende alguna medicina, disculpe mi atrevimiento — agradecí su preocupación pero algo que también odio son los doctores, no iba a decírselo así que salí del vehiculo dándole a entender que aceptaba su ayuda, el chofer me llevo en dirección a un árbol en donde se encontraba un hombre de edad al llegar el hombre inicio con su revisión medica
- Muchacho tienes que acudir mas seguido al hospital, si no lo haces esto puede empeorar, tu salud esta tomando un rumbo peligroso
- ¿La enfermedad que tengo esta avanzando?
- Lamento decir que si, necesita un tratamiento de inmediato
- Gracias por sus servicios, tomare en cuenta su diagnostico y sus consejos… permiso — hice una reverencia y me fui de aquel lugar. Camino a casa el chofer en todo el transcurso del camino solo me veía en silencio por el retrovisor del automóvil con un rostro de gran preocupación.
FIN POV YOOCHUN

(Continuara)

4 comentarios:

  1. Anónimo9/03/2011

    Me encantoooo quiero mas mas mas YA!!!! aun que prefiero mas el yoosu que a changmin con chunnie1!1 -se mata-

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/17/2011

    awwwww yoomin me encanta!!! pero ke rabia JJ ¬¬
    chunnie se morira???? T.T

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10/18/2011

    cuando la conti eh????
    me encanto, escribes bien sigue asi :-D
    y repito CONTIIIIIIIII XD

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11/06/2011

    Jae no es malo... solo hay malentendidos xD

    me encantó! <3 amo el YooMin!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD