Why / empty?: Cap. 10

1 comentarios
"Mascara disuelta" (Vol. I)



(N/A: Hola, soy Himenie, Muchas gracias por leer esta historia y los comentarios♥ sin ellos seguramente no lo hubiera continuado, por ello muchas gracias por el tiempo en leer y contestar ~ incluyo este corto mensaje en el capítulo, para avisar, como bien ya sabeís por las advertencias, el próximo capítulo incluye Lemon, aviso por si algún lector no le gusta o le molesta esta etiqueta, para ya advertir del próximo capítulo LOL Mucho Abrazos ~ )




Cuando Jaejoong despertó, se sintió cómodamente tumbado sobre su cama. Las mantas envolvían su cuerpo, ahora completamente seco.

Aún recordaba con nitidez todo lo que había sucedido en el aseo de su propio apartamento, y como había sido salvado de nuevo por Yunho.

Extendido sobre la cama era capaz de escuchar una charla que incluía una voz fuerte y dulce.  ¿Se trataba de la voz de Yunho, hablando con alguien más?

Cuando sus ojos se adaptaron a la amarillenta luz del apartamento, Jaejoong pudo divisar a Yunho al fondo de la habitación, hablando con tono servicial:

—  Debe entenderlo, él esta enfermo ahora, y él no genero ese escándalo por decisión propia ... — intentaba de alguna forma disuadir al hombre que estaba frente a él, dentro del apartamento, y quien le contestaba con plena firmeza:

—  Quiero que se marche— le dijo el anciano sin más.  —  Quise darle muchas oportunidades, a ese joven al que le siento compasión, pero es insoportable — casi grita con su pasada y envejecida voz  —  No es la primera vez que provoca tanto escándalo. Este es un edificio pequeño y humilde, no puede hacer ese tipo de cosas,  es un sitio decente y por su culpa aparecen jóvenes extraños por doquier —  le comunicó a Yunho, quien era incapaz de seguir defendiendo a Jaejoong frente al propietario, que débil por la edad se debió llevar un horrible sobresalto al enterarse que de nuevo una pelea y situaciones impropias habían sucedido en uno de sus apartamentos.

—  Le comprendo, pero no era su intención todo lo sucedido — repitió Yunho —  Al menos, deje que se recupere aquí, él no se encuentra bien —  pidió señalando a Jaejoong en la cama.

El hombre miro con sus rugosos ojos a Jaejoong envuelto en sabanas:

—  Muchacho, cuando se recupere ... dile que tiene que marcharse  —  le dijo por último, antes de salir con pasos torpes.


Cuando desapareció, Yunho hincho sus mejillas y dejo salir un largo suspiro, miró de nuevo hacia la cama y observo a Jaejoong:

—  Estoy en un problema ¿verdad? —  dijo mientras mantenía su cabeza apoyada sobre la almohada.

—  ¿Has despertado, Jaejoong? — preguntó Yunho con cierto entusiasmo, se acerco al lecho y echo un vistazo a ese rostro despierto y aún rosado por el ardor — Estabas empapado, y el agua estaba congelada, no me extraña que tu febril cuerpo no lo soportase y quedaras agazapado en el suelo. — comenzó a relatar —  Hice lo que pude por secarte, y te desplace del aseo a la cama, parecías rendido así que dormiste un largo tiempo ... Me dio tiempo a preparate arroz hervido —

Toda la casa olía a una nauseabunda comida, cosa que hizo sacar una sonrisa a Jaejoong, pero después su rostro entristeció de nuevo:

— ¡Lo odio! ¡Odio que me hagan esto! Ese estúpido no era una persona, sin protección, sin dinero ... se engancho a mi como si fuese un animal.  Por su culpa ... no me encuentro muy bien ahora — se quejó sin intenciones de levantarse. —  Lo siento —  susurró bajando su mirada.

Los hombros desnudos de Jaejoong sobresaliendo de las sabanas reflejaban mas de lo que sus palabras podían decir. Él lamentaba todo aquello sucedido. Le entristecía toda aquella pasada situación, y que Yunho hubiese estado presente era lo que más lamentaba.

Yunho tardo en contestar: —  Es difícil ... No, no es ... no es como lo relatas ... — titubeó, pues recordaba aquel momento en el que Jaejoong  había sido agredido y manipulado, era imposible olvidar su cuerpo desnudo sobre el suelo ... —  Las veces que te pregunte por ello, y alguna vez que me has relatado algo parecido, no tiene comparación a poder verlo. Será verdad que las palabras no expresan lo mismo que una imagen; simplemente, no tiene comparación. No fue agradable ... — su expresión se vio turbada, descontento —  Perdí el control — Yunho recordó como había sido invadido por la cólera.

Jaejoong le miraba fijamente y se preguntó por que Yunho seguía allí, junto a él: —  Entendería que te marcharas corriendo, y no quisieras encontrarte más conmigo. Supongo que ver a un amigo en esa situación, debe resultar patético y molesto. Y si te gusto, como confesaste, ver algo así debería ser suficiente para cambiar de opinión. Es por eso que no espere encontrarme contigo al despertar — aún seguía sorprendido de la fiel presencia del moreno, quien se mantuvo de nuevo en silencio.

—  Me recordó al comienzo. —  continuó hablando Jaejoong, mientras estaba tumbado sobre la cama —  Supongo que cuando estas en un vórtice todo da vueltas, y vuelves al mismo punto una y otra vez. Sentí que ese aseo no era muy diferente a la primera vez, donde también fue en uno. El agua ahogaba mi boca, como al comienzo lo habían echo los billetes; ¿Recuerdas aquella historia? — le preguntó, y él asintió aún en pie junto a su cama, ¿Cómo iba ser capaz de olvidar esa confesión? —  Me alegro de que esta vez estuvieses conmigo, Yunho ... —

Yunho no pudo evitar sonreír sutilmente alagado: —  Me alegro de que desapareciera de tu vida ese tipo de gente —
Jaejoong se llevo la mano al pecho cuando escuchó aquella frase, y suspiró aliviado. — Espero que sea así ... —

—  ¿Has escuchado al propietario? —  le preguntó Yunho, resurgiendo aquel tema.

—  Sí —   rodó sus ojos, y su rebelde voz volvió a aparecer: —  Quiere que me vaya del apartamento ¿verdad?. Ese maldito anciano nunca me tuvo mucho aprecio, ya sabes...; y cuando esos tipos me asaltaron ¡ellos retumbaron el edificio!. Ese hombre acabo por odiarme ... —

—  Él dejará que te recuperes aquí, pero después ... —  paró sin saber como contarle aquello.

—  No te preocupes — Jaejoong alzo su mano de la cama y la movió  —  Tampoco me encuentro tan mal — le tranquilizo, aunque Yunho no estaba seguro de sus palabras, sólo debía echar un vistazo a sus rojas mejillas  —  Sé que me marchare de aquí, pero después ... si regreso cuando haya pasado su enfado, él dejara de nuevo que ocupe este apartamento. No debes de preocuparte. —

—  ¿Tan seguro estás de eso? — preguntó sorprendido   —  ¿Donde iras mientras? —  Yunho hizo una reflexión y continuó antes de que Jaejoong contestara: — Prometí ayudarte si estabas en algún apuro. Mi casa ... bueno, mi familia no estarían felices de que llevara a alguien a casa, pero .... en estos días ellos se marcharon,  no tardaran en regresar... ¿Cuantos días fuera de aquí necesitas para volver a este apartamento? —

—  Sólo dejame uno — Jaejoong contestó alzando uno de sus dedos —  Volveré llorándole al anciano —  tosió.

—  Estás muy seguro de que te dejara vivir aquí de nuevo ... — entre cerró sus rasgados ojos, desconfiando de aquella confianza, y Jaejoong sonrió como respuesta.
Yunho pensó que seguramente él sabría hacer muy bien el papel de niño desvalido e inocente, tanto como para hacer recapacitar a aquel anciano.

—  ¿Por qué tu familia no está en casa? —  le preguntó Jaejoong súbitamente.

—  Ellos fueron a templo Bongeunsa, esta en Samseong-dong, todos los años mi familia se presentan al desfile que se celebra allá, recorren el templo y recitan los sermones. —  Yunho se acerco más a la cama mientras le contestaba.

—  Tú no has ido con ellos ¿Por qué? — Jaejoong  le miro desde abajo, aún tumbado.

—  ¿Quién es ahora el preguntón? —

Ambos sonrieron por ello. Siempre había sido Yunho extremadamente curioso, pero parecía que ahora Jaejoong había tomado el papel de entrevistador.

—  No me habías dicho que todo este tiempo estabas sólo en tu casa  ... —

—  No me habías dicho que el sueño que tanto anhelabas y me ocultabas fuese cantar — contestó Yunho devolviendo la frase.

Aquel cambio de tema dejo a Jaejoong confuso, y a la vez muy sorprendió. Avergonzado dio media vuelta en la cama, y dio la espalda a Yunho:

— Es un sueño de fantasía, mediocre e infantil, ¿por qué te iba a contar algo así? y ¿cómo sabes eso? — preguntó apretando sus labios sobre la almohada.

— Creo que es un sueño como cualquier otro, y fue fácil de deducir tras escuchar a esos miserables tipos en el aseo haciendo hincapié en tu voz —

— Indudablemente listo — murmuro con excitada voz. Yunho había podido averiguar sus sueños solo escuchando a unas sucias ratas hablar, y ahora que lo pensaba, era cierto que frases como "Sólo tiene ojos para él y su voz" habían salido de los labios de aquellos desgraciados. Y Yunho sabia encajar bien las palabras.

— ¿Cantas bien? — le preguntó Yunho, sin poder evitar mostrar curiosidad en sus ojos.

Jaejoong volvió a incorporarse boca arriba en la cama, con su rostro aún rojo y débil, contestó:

— La gente de mi alrededor me elogiaba por ello. Decían que cantaba realmente bien. — parecía orgulloso de ello  — Pensé que quizás podía convertirme en algo de más valor, así que impulsado por esas motivaciones decidí emprender un camino lejos de mi familia. Como tú sabes. Pensé que no iba a ser tan complicado, me hospedaría en esta ciudad, en este distrito y cuando consiguiera dinero y estudios suficientes volvería a retomar el camino hacia una gran oportunidad. — Jaejoong sonrió con cierta desilusión — Sé que muchas empresas realizan muchos tipos de audiciones, y sentí que podía existir una posibilidad para mi, si ganaba el dinero suficiente para presentarme ... Pero ¿No parece esta una historia de película barata?. Nada mas llegar aquí, ya sabes la historia de lo que sucedió, ya te lo relaté todo, ¡lo has visto! y por mas que intente ahorrar, las cosas no pudieron ir a peor. Casi olvido mis sueños en esta sucia realidad. — Jaejoong parecía estar enfadado y frunció su ceño — Ser una persona utilizada y burlada por todos aquellos que me rodean, es algo muy distante a lo que yo quería ser. — le confesó.

Yunho había escuchado con atención, de esa manera tan extrañamente paciente. Jaejoong se abría con facilidad para él, y su misteriosa mascara se disolvía.

— Pienso que no estas muy lejos, Jaejoong. — su amable y alentadora voz volvió a salir — Todos perdemos en algún momento el ritmo de lo que hemos deseado, pero se puede volver a retomar, creo ... —Yunho parecía dudar y rasco su sien con cierta gracia — Solo tienes que volver a ilusionarte. Poner tus sueños por encima de todo. — sólo podía hablar de ese modo un chico con infinitos sueños, como lo era Yunho — ¿Sabes? Yo no escuche lo que esos tipos dijeron sobre ti antes, así que olvidalo tú también. — le dijo por último acercándose aún más a la cama.

Jaejoong logró ver la mano herida de Yunho. Los huesos que sobresalían de ella, formando los nudillos, tenían un color rosado y mas pálido que el resto de su piel, mostrándose agrietada y lesionada, aunque solo era levemente.

— Sabia que te metías en pelas — dijo Jaejoong volviendo a sonreír de esa forma burlona e insoportable, recordando su hazaña al engancharse a golpes en el aseo con aquel imbécil de redondo rostro — Te volviste completamente loco. Me gusta cuando Yunho-ah pelea y golpea, se ve bien en ti… — Jaejoong no era un chico usual, y de pronto tomo aquella mano que había mirado con atención. Entre sus manos, ésta se veía grande incluso siendo joven, sus uñas redondas y sus nudillos rojos hicieron fantasear por un segundo a Jaejoong, quien aún tumbado saco de su boca la brillante punta de su lengua color rosa, y la deslizo sobre aquellas pequeñas heridas en la mano del moreno.

Yunho sintió que un escalofrió le recorría su espina dorsal con tan solo aquella lamida tan pausada como la de un felino, aunque la lengua no era para nada áspera, sino que era suave y ensalivada, increíblemente sensual sin importar cuán enfermo y dañado pudiese estar.
Por un instante la mente de Yunho recreo aquel lejano y resonante "Te quiero" que había escuchado salir de la boca de Jaejoong antes de que finalmente éste quedase rendido sobre el suelo del aseo.


Yunho aparto su mano de aquella tentadora boca, su corazón en pause parecía ahogarle, y dio unos pasos hacia atrás, alejándose un poco de aquella cama.
— ¿Te gusta eso de mi? Que cosas tan extrañas te gustan, Jaejoong-ah ... — dijo tocándose la mano, ahora húmeda. ¿Por qué inesperadamente había echo eso? Sólo lograba ponerle nervioso, y ahora parecía un bobo incapaz de hablar.

 — Para traerme hasta mi cama, me has visto completamente desnudo — soltó de pronto Jaejoong; cierto, estaba jugando con él de nuevo.

— ¿Ah? — Yunho sonrojo al instante — No mire mucho ... —

Jaejoong no pudo evitar lanzar una fuertemente carcajada por aquella contestación:
— ¿Por qué mientes? — preguntó sin parar de reír  — y ¿Por qué continuo desnudo?  — se incorporo sentándose sobre la cama. La sabana se deslizo por su pecho y lo dejo al descubierto. Era un torso plano, sin vello, delgado y pálido, ahora tan seco como su hermoso cabello negro. — Todavía estoy enfermo, no debería estar así — le recordó.

Bajo las sabanas (que le cubrían ahora desde su cintura), Jaejong aún continuaba desnudo. Iba a deshacerse de todo aquello, pero Yunho se precipito a pararle.

 — No sabia si era correcto vestirte. Nunca he vestido a una persona inconsciente o dormida. Lo siento.  — explicó rápidamente  — ¿Vas a comer? o ¿continuaras hablando?  — Yunho se acerco y se inclino hacia la cama para ayudar a Jaejoong en lo que fuese necesario.

Jaejoong, sentado, alzo su cálido rostro febril: — Si, yo también estoy cansado de hablar .... — y rozó inesperadamente sus enfermos labios con los de Yunho en una suave caricia, que para su desgracia no llevo a un pasional beso.


~~~~~~~



Yunho cuido con cierto esmero a Jaejoong los siguientes cortos días, a pesar de lo sucedido (presenciar ciertos duros momentos) se dio cuenta de que amaba a ese desobediente chico, sin importar lo que él había podido hacer en el pasado o incluso de que se tratara de un chico. Cada vez se sentía más seducido por el joven Jaejoong. Bajo aquella fría mirada y modales desastrosos, se encontraba un cálido y divertido chico, que nadie se había detenido a descubrir.

En cada visita a su apartamento y en cada conversación que mantenían, Yunho adoraba más a aquel inquieto chico de personalidad indescriptible.

La enfermedad de Jaejoong no tenia gravedad, por ello fue corto el tiempo en el que tardo en reponerse, y alardeo de ser "un chico muy fuerte".

Fue ese mismo día en el que su estado físico mejoro, cuando recibió la esperada visita del propietario del apartamento, cumpliendo sus amenazas.
Ahora, el viejo señor de canoso cabello se encontraba observando desde la puerta como Jaejoong metía todas sus cosas en una pequeña bolsa.

— Quiero ver como realmente te marchas — le dijo con temblorosa voz, aunque no mostraba odio en ella.

Jaejoong se sintió observado por aquellos diminutos ojos, mientras de cuclillas acomodaba su equipaje con las ultimas viejas prendas de vestir.

De pronto, una tercera persona apareció por la puerta. Como siempre, se trataba de la visita de Yunho (que al anciano no sorprendió).

Yunho hizo una pequeña reverencia: — Hola, señor. Discúlpeme, ¿Jaejoong se marcha ya? — le preguntó con total cortesía. Él habia llegado en el momento idóneo.

El anciano asintió — Así es — le dijo con cierta pena en su voz — Espero que tu vida se enderece después de esto — le dijo a Jaejoong.

Él se levanto, se volteó y contestó: — En la calle lo único que lograre sera morir. — con desafió.

El anciano se marcho tranquilo al ver que Jaejoong tomaba en sus manos el equipaje.

Jaejoong miro a Yunho (ahora ambos estaba solos) y le pregunto indignado: — ¿Nunca estaré es calma? —

Yunho se acerco, tomo la única maleta de mano que tenia Jaejoong, y se hizo cargo de ella: — Espero que un día alojado en mi casa sirva para que puedas regresar aquí, o  juntos encontraremos un nuevo lugar para ti ... — le animó. La voz de Yunho era sin duda la más alentadora, acompañada con una tierna sonrisa que Jaejoong era incapaz de ignorar.

— ¿Siempre eres así de agradable? ¿Donde esta el Yunho que golpea y se mete en peleas? — Jaejoong le dirigió una expresión fingidamente enfadada — Tengo ganas de ver tu hogar. Y sin tu familia ... será mucho más divertido de lo que imagine ... —


1 comentarios:

  1. Awwww ㄟ(≧◇≦)ㄏ
    Jaejoong se la pasa tentando y seduciendo a yunho con sus mensajes de doble sentido

    Yunho sera capaz s resistirse y tener control de sus deseos reprimidos?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD