Why / empty?: Cap. 12

2 comentarios
"Traición" (Vol. I - Final)


Yunho apagó las luces decidido a poner fin a aquel día cuando derramó parte de su energia junto a Jaejoong.

Aunque para su joven cuerpo tener sexo no suponia algo extremadamente agotador, ahora que se encontraba en el interior de aquella individual cama, calido y arropado, preferia descansar después de la corta conversación con Jaejoong, quien estaba recostado junto a él con su cuerpo aún desnudo, logrando que el corazón de Yunho martillease en el interior del pecho al recordar lo recientemente sucedido entre ambos…

Yunho solamente quería acoger al inquieto Jaejoong ese mismo día en el que perdió su modesto apartamento, y le ofreció un lugar donde pasar el día.... aprovechando aquellos momentos en los que su familia se ausentaba de casa.

Sin apenas darse cuenta la noche les había rodeado en la habitación, y momentos antes, en esa misma cama, Jaejoong se había montado sobre su cintura. Yunho podía decir que las trabajadas piernas (debido al baile que realizaba como hobby) eran las que le habían hecho capaz de sostener el cuerpo del pelinegro, pero mentiría…, ya que el peso de Jaejoong era increíblemente ligero capaz de ser fácilmente soportado sobre su cuerpo.

Fue con esa visión de Jaejooong en lo alto, con la que Yunho pudo confirmar que era un chico extremadamente hermoso, aún más cuando sus blancas mejillas adoptaban color, y su voz parecía armoniosa incluso en los momentos en los que gimoteaba. No había ninguna duda de que Jaejoong no había mentido sobre sus sueños y aspiraciones (que había relatado a Yunho), y si su voz era capaz de sonar tan bien diciendo incoherencias y balbuceos... Yunho podía hacerse una idea de lo bien que sonaría cuando comenzara a tatarear algún párrafo.

Solamente se trataba de una persona con deseos que se había dejado boicotear, zarandear y utilizar por lo demás, y ¿Quien no había cometido algún error pensando que quizás hacia lo correcto? En los pensamientos de Yunho, aquel chico que ahora estaba a su lado sólo era alguien intentando abrirse paso fuera como fuese, y por eso utilizo sus últimas frases de la noche para animarle y alentarle. Jaejoong pareció corresponderle con un: “— Así lo haré, Yunho ... —“ mientras le depositaba un leve beso en los labios.

Tras la conversación, el moreno comentó avergonzado: — Es hora de dormir — pero en realidad la mente de Jaejoong parecia estar inmersa en otros planes diferentes…

— Dormir junto a alguien ... ¿Por qué será mejor que dormir solo? —  preguntó con su cuerpo aún agitado por las embestidas. Todavía se sentia descuidado, pero todo eso era algo irrelevante al lado de Yunho (quien tenía un estado similiar). — Gracias por dejarme dormir en tu cama — fué su última frase con picara voz, contestada por una, como siempre, agradable sonrisa de Yunho, capaz de ser visible incluso en la oscuridad.

El plan que ahora surgió en la cabeza de Jaejoong era disparatado…, egoísta, y desesperado, pero esa misma noche iba a realizar una locura de la que quizás se arrepentiría después...


~~~~~~~


Las luces se habian apagado, y todo se encontraba sumergido en la oscuridad, pero gracias a la única ventana que disponia la habitación de Yunho, una tenue luz que procedia de las calles penetraba haciendo un juego de sombras en el dormitorio.

Jaejoong tenia sus ojos abiertos, incapaz de cerrarlos, y tumbado ladeo la cabeza hacia un lado, donde se encontraba Yunho tendido boca arriba.

Gracias a las luces del exterior podia ver su perfil, aquellas pestañas de forma recta que parecian ser puas y su apiñada boca comenzándose a abrir poco a poco debido al profundo sueño en el que había caido de inmediato.
 <<. ¿Cómo es capaz de dormir tan rapido después de lo sucedido? .>> pensó Jaejoong al ver esa escena. Ya había presenciado una vez la manera de dormir de Yunho, era de lo más peculiar…

— Yunho — le llamó con voz suave, sólo queria asegurarse de que estaba dormido...  — Yunho-ah — repitió alzando un poco su tono mientras con su mano tocaba aquel brazo canela expuesto e inmovil. La unica respuesta que recibió Jaejoong fue una respiración grave (llegando a ser un ronquido) que de forma chistosa le sobresalto.

 — He estado ciego, completamente ciego — Jaejoong comenzó a hablar ahora que sabia que Yunho estaba totalmente dormido (y así siguió cuando Jaejoong comenzó su perorata …). — Me deje guiar por lo que los demás querian de mí, por lo que los demás decian de mi, pero era lo único que me hacia sobrevivir ... Suena horrible decir que vives a través de los demás ¿verdad? — no esperaba contestación...

Jaejoong se incorporo en la cama, y sentado echo un vistazo al cuerpo inmóvil de Yunho, a su lado. Le gustaba saber que, aunque sólo fuese por una vez, Yunho era incapaz de escúchale:

— Sí la cosas fuesen tan sencillas como me has comentado, yo no estaria metido en este problema. Pero las cosas no son faciles… — continuó murmurando. Parecía que hablase con un pequeño bebé por su tono de voz, aunque Yunho no tenía un rostro de bebé, a Jaejoong le parecía un chico de lo más atractivo allá tumbado en la leve luz, con sus cabellos alborotados y su boca entreabierta. — Ahora hemos pasado un buen momento juntos… Nadie antes me había besado de ese modo, como tú me has besado — sonrió maliciosamente con su mirada fija en él. — y yo también te quiero … pero también quiero que todo termine. — movió su cabeza cansado, una vez que comenzaba a confesar era incapaz de parar — Si me hablas de alcanzar lo que deseo, sin duda… tendré que hacer esto … — de pronto Jaejoong hizo el ademán de levantarse de la cama, había hablado con tanta delicadeza que Yunho ni tan siquiera gesticuló, ignoró toda una profunda y cursi revelación que Jaejoong había dicho por puro deleite  para justificar el plan que ahora iba a realizar...

Se levanto con excesivo cuidado, no quería despertar a Yunho.
Sus piernas salieron primero de aquellas sabanas. Estaba desnudo, y el frio de la noche parecía envolverle al salir de aquella cálida cama en la que había hecho el amor con Yunho minutos antes.
Era incomodo, pero bastante peculiar ir desnudo por una habitación ajena...  Jaejoong se sentía como un vulgar ladrón depravado.

Se acerco con pasos descalzos al desorden que había cerca del escritorio, con todos aquellos libros y objetos sobre el suelo, donde recordó el fogoso beso inicial de Yunho.
Sacudió sus cabellos negros al recordarlo, <<. No es momento para pensar en eso .>> se repitió una y otra vez mentalmente junto con la respiración acompasada de Yunho de fondo .

La tenue luz no era de gran ayuda a la hora de rebuscar entre las ropas dispersas que ambos habían dejado al desnudarse anteriormente. Jaejoong intento encontrar algo con lo que cubrirse antes de salir de la habitación, y con sus manos en el suelo alcanzó unos bóxers que atino a ponerse con rapidez. No tardo en darse cuenta de que esa ropa interior no se trataba de la suya, pero eso no era importante…

De pronto una respiración profunda le alertó. Asustado y de modo casi automático, Jaejoong se arrodillo en el suelo. — Oh, mierda — masculló, sólo se trataba de una respiración forzada de Yunho mientras daba una pequeña vuelta encima de la cama, pero seguía completamente indiferente, adormilado...


Jaejoong avanzó casi de puntillas, hasta salir al fin de la habitación de Yunho.


 ¡Qué silenciosos se encontraba el salón!. Los ojos de Jaejoong se habían acoplado a la noche como si fuese un astuto animal de pelo negro, labios gruesos, y cuerpo leche. Aún así, aquella oscuridad era un grave problema para avanzar en una casa desconocida.

Jaejoong recordó aquel momento en el que había cometido el error de abrir la puerta equivocada cuando buscaba con curiosidad el dormitorio del Yunho. Recordó perfectamente que al lado de la habitación de Yunho se encontraba la habitación de sus padres. No le resulto difícil adentrarse en esa habitación que ahora estaba desierta....

— ¿Qué estoy haciendo?… — murmuró una vez en el interior de la habitación conyugal.

Jaejoong se acerco sutilmente a uno de los armarios. Su corazón bombeaba sin fin.
Sí, él era un chico desleal, y había podido rabiosamente rebajarse ante los demás, pero nunca había hecho nada semejante como meter su hábil mano en el interior de un gran armario desconocido, como en ese momento...

Rebuscó con cierto empeño en el interior, mientras el tambor de su corazón retumbaba en sus oídos a modo de alarma, le parecía escuchar: “Esto está mal”, traicionar y abusar de la confianza de Yunho, el único que le había  tratado de forma diferente... Quizás no estaban errados aquellos que le habían clasificado como “perro”, pero… en un callejón sin aparente salida lo único que puedes hacer es escavar sin más. Y Jaejoong escavó entre el montón de ropa y objetos del armario.

Sabia que cerca, no muy lejos, podía encontrarse uno de esos malditos sobres lacrados y blancos que muchas familias comunes y de salario habitual (como en el caso de la familia de Yunho) utilizaban para guardar sus preciados ahorros y tenerlos siempre al alcance. Sabiendo que esto era algo común en las familias, Jaejoong opto por rebuscar como un sabueso aquel preciado sobre a modo de mal acostumbrado cobro.

— Tsk … — siseó rechinando los dientes blancos. Allá semidesnudo, pensando de ese modo, se sintió un chico despreciable.... Pero Jaejoong sabia que era el único modo de poder avanzar.
El dinero era el puente que debía recorrer para lograr sus sueños ¿Quién podía avanzar sin el?, fue por lo que se humillo tantas veces, y era hora de que aquellos ánimos por parte de Yunho se convirtieran en realidad…

Pero Jaejoong no encontraba absolutamente nada… Los cajones repletos de insignificantes cosas le consumían la paciencia, su alma estaba pendiente de un fino hilo.
¿Qué diría si Yunho apareciese de entre las sombras, y le encontraba rebuscando como un delincuente entre las pertenencias de sus progenitores? Jaejoong no había pensado en una escusa adecuada para ese momento, y por eso su cuerpo temblaba ligeramente ante el terror de ser descubierto.

Podía dejar de hacerlo, detenerse y volver a la cama, pero no iba a desistir. Se acerco de nuevo a otra de las cómodas de la amplia habitación y retomo su búsqueda.
Su sangre se paralizo cuando sus dedos tocaron el áspero tacto de un sobre mullido en el interior de uno de los cajones.

Sus ojos se abrieron ligeramente en la oscuridad, sacó de entre los objetos y prendas aquel pequeño botín en forma de papel. Lo abrió con dedos temblorosos. Jaejoong observo entre la leve luz el color de unos billetes azules y verdes amontonados. ¡Oh, era una buena cantidad de wones! Una buena suma de dinero por aquella mayoría de billetes de 10.000 que Jaejoong apretó con sus manos y acerco a su pecho desnudo con aquella extraña sensación de triunfo y alivio, mezclado con prematuros remordimientos...


~~~~~~~


Silencioso, y cautelosamente, regreso a la habitación del moreno...

Yunho, aún envuelto en sabanas, parecía igual de sumido en sus sueños, y su respiración seguía rebotando en las paredes.
Jaejoong se acerco con sigilo, se puso de cuclillas y le observo a los pies de la cama, como un gato.
El rostro de Yunho embozaba una sutil sonrisa entre el hilo de su saliva. Era masculino, pero extremadamente tierno, inevitable preguntarse qué estaría soñando y si quizás tenia relación con lo que antes habían vivido....

— Tú no me has tratado como los demás, y yo no quiero tratarte como a los demás, pero voy a cobrar mi dinero, Yunho. — nuevamente no fue escuchado, pero eso era lo que deseaba Jaejoong — Lo siento — se incorporó, era incapaz de seguir mirando a Yunho por más tiempo sin revivir parte de su contenida pasión. Lo mejor en ese momento era vestirse y marcharse rápidamente ahora que la noche aún estaba presente…


2 comentarios:

  1. Jaejoong como pudiste hacer eso?!
    traicionando la confIanza q el pobre yunho t tiene tan bueno

    Ahora has robado >< eso esta mal, y a el, q ha sido tan atento contigo...

    ResponderEliminar
  2. Jae te odeo. ...XD regresa con Yunie.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD