Lights Fight

1 comentarios
Título:  Lights Fight
Autor: Fanny YS
Pareja: YooSu [MinSu]
Género: Universo Alterno, Angst, Drama, Lime
Extensión: OneShot
Advertencia: Muerte de personaje.
Reseña:  ‘Nada dura para siempre, ni una vida, ni un sentimiento, mucho menos un sueño. ‘  Ellos dos se aman con la existencia misma, ella lo sabe, ChangMin ha llegado demasiado tarde a ese sueño.
----

-ah~… mnha~-

Una gota de sudor baja por su mejilla desde sus rojos cabellos; otra por su frente; por su pecho. Por y entre sus piernas. Su vientre. Su espalda. Sus labios están hinchados; rojos. Ansiosos. Los muerde; jadea. Los vuelve a morder. Gime; se ahoga y sigue cabalgando sobre el pelinegro.

-mngh~ a~ Su-u…-

Él le toma de las nalgas como dos bombones. Los aprieta y saborea con las yemas de sus dedos; las palmas de sus manos. Su cabello negro esta mojado, como lluvia entre la noche. Le embiste con devoción y éxtasis, como puede y le permite el cuerpo lo embiste. Y se deja llevar. Embiste. Una; dos; tres veces.

-ah~ a-ah mgh… ma-as- Sus labios están rojos, como fresas frescas, como su cabello. Como la sangre en sus venas latiendo.

El musical de gemidos. Música de amor. Música de pasión. De devoción, pura devoción y amor. De entrega, de placer. De verdadero amor.

Cuatro; cinco; seis; siete; ocho; nueve; diez… veces más. Sus cuerpos chocan. Sus bocas se hacen el amor. Doce; trece; catorce… Están cansados. Están desesperados;  ansiosos. El tiempo es corto. Es tan poco. Dieciséis; diecisiete; dieciocho… y viene la cuenta regresiva otra vez en sus mentes casi extintas. No piensan, solo sienten.

Quince; catorce; doce; ocho; cinco; dos… Boom.

El sonido gutural de boca de ambos casi lastimoso, casi insoportable, inagotable. El agudo sabor del placer, tan profundo, infinitamente abrumador capaz de hacerles tan locos. El olor a éxtasis, a amor. El dolor. El calor. La piel… La humedad. El aire. Los latidos del corazón; de un corazón que son dos; que son uno. 
El de cabellos negros abre los ojos solo un momento y le mira con devoción, casi endiosado. Le mira y se encuentra con las dos hermosas luces que tiene por ojos. Su estómago se llena de calor, hasta el corazón. Hasta el cerebro. Hasta cada maldito órgano. Mira al pelirrojo todavía encima suyo, él aun dentro del pelirrojo. Lo toma entre sus brazos y los asfixia de su ser; de su piel,  en un abrazo. 

-JunSu, te amo-
Esas luces, esos ojos aguados le miran.

-Y yo a ti YooChun- Ojos llenos; complacidos. Ojos llenos de amor.- Desde toda la vida.- Jadeos; jadeos de dos bocas en busca de aire. 

La noche está terminando. La noche se está esfumando. El amor se está escondiendo, y se pierde lentamente entre la oscuridad que se deja absorber por los rayos del sol.

El sudor se seca y el calor se hace necesario entre esos dos cuerpos que se abrazan. 
El sol saluda a la Cuidad y la oscuridad y el amor terminan por esconderse.



++++++


La mujer le mira llegar. En silencio le sigue con la mirada. Él la ignora. Camina atravesando la elegante sala. Y se pierde en el resto de la enorme casa.

La mujer suspira. Derrotada. Porque la duda siempre se queda ahí. Sin respuesta. Park Bom siempre se queda con la incertidumbre de una respuesta. Y una pregunta que nunca hace…

Park Bom nunca habla con Park Yoochun. No esas mañanas que le ve llegar después de estar ausente la noche anterior en los brazos de su joven y desconocido amante.

Y sin más, aquella mujer bebe el vino que esa mañana resulta tan antojable para ahogarse así en paciencia e ignorancia. En ingenuidad forzada.



+++++


-Kim JunSu.-

El hombre ha estado hablando por horas, y Kim JunSu apenas lo ha notado.

-Joven Kim le ruego que…- 


-Lo lamento.- Y JunSu quita por fin los ojos de esa ventana transparente y suspira mirando su pupitre y no al hombre que le habla. Está cansado, tiene sueño. Esta adolorido. Y no olvida por qué… Suspira. Y entonces en sus labios se pinta una sonrisa inesperada, sincera, feliz.

El reloj parece avanzar lento, casi nada. Y poco le importa. Poco importa si el hombre habla. Poco importa si se deja caer sobre su pupitre escondiendo el rostro sonrojado y somnoliento. Poco o nada importa lo demás mientras deja llenar su mente de recuerdos.


Tiembla.


Se siente cálido…




+++++




Park Bom camina entre las calles. Su ropa y perfume finos sobresalen de entre las demás personas que paralelas miran la soledad que le embarga enteramente. Aquel bellísimo rostro de labios rojos y ojos cubiertos de rímel y sombra. 


Un rostro hermoso lleno de tristeza.

La miran y sus ojos murmuran silenciosos su lastima. Y a ella poco le importa, porque ni siquiera los nota. Camina tan sumergida en su tristeza que no los nota, hasta que alguien se impacta haciéndola retroceder y perder de las manos su bolso.

Escucha una disculpa absurda y sus ojos viajan de un lado a otro sobre el piso. Su bolso no está por ningún lado. Por fin logra hallarlo y vuelve a colocarlo en su lugar. Y sigue su camino, sin camino.

Mira el otro lado de la calle, el semáforo rojo y como las personas caminan de un lado a otro. Ella también va a cruzar…

Alguien la detiene. Le sujeta amablemente el brazo. -Ya no puede hacerlo. Se ha puesto verde.

Ella solo mira rojo; rojo muy brillante. Un rojo con pequeños ojos como los suyos, perfectamente bien pintados, una pequeña y tierna nariz y una boca de labios jóvenes, carnosos, que sonríen amablemente.

-Debe tener más cuidado. Camine con precaución.

El chico de cabellos de fuego se aleja. Kim JunSu. Kim JunSu es el nombre que estaba grabo en las hojas que llevaba en las manos.

Park Bom mira su espalda y como se aleja.  ¿Existen ángeles con cabellos color sangre?, se pregunta distraída.

“JunSu” Susurra repitiendo el nombre del hermoso joven que ya se ha ido.



+++++


JunSu espera a YooChun en la misma habitación de ese hotel como siempre. Es su lugar, su único lugar escondido. JunSu se ve bellísimo esa noche. Sonríe naturalmente mientras espera sobre ese sofá de piel negra y mira el reloj sobre la pared. 10 pm en punto. Acaricia sus dedos entrecruzados sobre sus piernas y vuelve a sonreír con esos labios de 19 años.
El reloj avanza.

11:30 pm. La noche se ha vuelto más fría. 1:47 am. La botella de vino está por terminarse en la copa de JunSu. 3:59 am; Los ojos del pelirrojo están cerrados y soñando. 5:30 am. JunSu se siente más solo que nada y nadie en el mundo.

6:00 am. YooChun no llego. YooChun no beso sus labios. No le dijo cuanto le amaba, no le hizo el amor como anhelaba. YooChun no le sonrió, no le beso con esos labios de pecado. No suspiro su nombre. No le miro perdido en el placer. YooChun… no estuvo con él.
YooChun nunca llegó esa noche a esa habitación.




+++++


A JunSu no le importó y rompiendo el pacto que compartieron desde el principio,  fue a su casa. La casa que YooChun comparte con su esposa. Aquella mujer que nunca ha visto en su vida.

JunSu está helado. Perdido…
No escucha, no cree lo que sus ojos ven. Es imposible. Es tan imposible. Irreal. Es un sueño; No, una pesadilla. Hace frio. Se está muriendo de frio y está flotando. Flota pero se siente pesado. Se está ahogando. Un hombre le habla, pero JunSu no escucha.

JunSu solo puede ver el cuerpo de YooChun postrado y destrozado sobre alfombra blanca de esa sala que nunca conoció. YooChun está blanco. No respira, no se mueve. YooChun no abre sus ojos cuando él le llama. YooChun no le mira… no se mueve.

“Levántate” JunSu le dice y susurra una vez más. “Levántate YooChun”. Después de eso, todo se vuelve confuso, negro. Todo es  aplastante. Agonizante. Todo es nada. No hay nada. No puede y quiere respirar. Y JunSu no sabe más…

¿En dónde se encuentra? Solo hay oscuridad…



+++++


ChangMin supo del homocidio al magnate y millonario Park YooChun de 25 años de edad y el suicidio de su hermosa esposa Park Bom, aquella mañana. “Crimen pasional de una esposa y mujer desesperada”, pensó cuando entro a la casa. ChangMin es el detective a cargo. 

El joven pelirrojo esta postrado en la camilla de hospital. ChangMin solo lo mira en silencio. ¿Quién es él? Se pregunta una y otra vez. Siente una inmensa curiosidad.

Y más que curiosidad cuando lo mira dormir.



++++


JunSu se quiere morir. 

JunSu se quiere morir cuando se da cuenta que la pesadilla es más real que nunca y que nada.
Una pesadilla en donde YooChun ya no está.



++++


ChangMin visita a JunSu en el hospital psiquiátrico todos los días. Llega con esa cara seria. Casi inexpresiva. Camina por los pasillos y de memoria sigue el camino. Cuando ChangMin ve a JunSu sentado en su silla mirando la ventana, sonríe. Solo a él le sonríe. Y luego hay una mezcla de felicidad y amargura.

ChangMin sigue visitando el hospital siempre que puede. Siempre puede. No se cansa, no puede. No quiere, necesita verle.


Necesita ver al pelirrojo ahogado en tristeza. ChangMin quisiera más que nada en el mundo salvarlo de esa tristeza.



++++


A JunSu no lo dejan salir de su pesadilla. A JunSu no le dejan hacer nada… No le dejan hacer lo que quiere. Lo que desea.

Todos quieren que JunSu siga durmiendo. JunSu en sus sueños siempre ve a ChangMin. 

ChangMin sonríe muy bonito... Cuando ChangMin ríe, sus ojos pierden simetría, y eso hace reír a JunSu. JunSu olvida entonces un poco lo triste que puede estar. Lo triste, perdido y solo que se siente.

Pero ChangMin no entiende que JunSu ya no quiere soñar. Ya no quiere vivir en esa pesadilla. JunSu solo quiere despertar y ver otra vez a YooChun.


++++


Un día JunSu,  logró despertar. 

Y en un último momento, ese cuando ya era demasiado tarde, JunSu recordó la bonita sonrisa de ChangMin, pero ya no pudo dar marcha atrás. 

Ese día ChangMin lloro como nunca en la vida lo había hecho, y como nunca en la vida volvió a hacerlo.

++++


-Joven Kim… joven Kim, ¿podría por favor poner atención en clase?

La voz del hombre le hizo despertar. JunSu miro su pupitre con los ojos perezosos y llorosos, algo desorientado. Miro sus manos y recordó su sueño. De pronto una tristeza extraña y extraordinaria le embargo llenándole los ojos infinitamente de lágrimas... ¿Quién era “YooChun”? ¿Quién era “ChangMin”?

Estúpidos sueños suyos. Estúpida clase de literatura.

La puerta suena al otro lado y de pronto alguien se asoma. JunSu no mira. Cierra los ojos regresando a la realidad.

-Chicos, permítanme presentarles a su nuevo compañero. –JunSu sigue con los ojos cerrados.

-Jung YunHo.

JunSu lo mira.


FIN.

1 comentarios:

  1. Wao q bonitoo me encanto es decir yoochun y mine vivían solo en el sueño de junsu y solo en el tenían a junsu cerca y no kerian dejarlo ir pero mine lo disfruto muy poco no lo amo enteramente junsu no debiste despertar aunq x chunni lo hizo me encanto q pusieras a bumi y m encanto tu narración fue como una poesía gracias x compartir tu historia
    pdta.yunho?? Es su realidad :::::: buu mineeeeee

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD