Lonely Heart - Cap. 10

2 comentarios
POV Yunho
Espera



Siento que voy a morir.

Siento que voy a enloquecer.

Siento muchas cosas en este momento. Mi mente me sigue culpando por lo que paso y sé que tiene toda la razón. Es mi culpa, no debí hablarle así, y hacer que escapara de mi lado. Fui un total estúpido.

Me pregunto cómo estará. Si estará bien, si estará mal, si estará aguantando hambre o necesidades. Creo que lo más probable es lo último. Sé que jaejoong jamás había salido de la casa hogar por sí solo, así que no creo que se esté acoplando bien allá afuera. Quisiera estar con él para protegerlo o cuidarlo….pero ni siquiera sé donde está.

Estos últimos días han sido una pesadilla para mí. No como bien, no duermo bien, ando de mal humor todo el día y creo que se está notando. Me vuelvo loco sin él.

Le pedí al director dejarme quedar unos días más en el orfanato para así poder saber de ti si acaso regresas. El acepto y yo me quede, y lo bueno de esto es que puedo salir sin ningún impedimento para así poder buscarlo. Me he recorrido casi toda la ciudad. He pasado por insadong, myundong, gangnam y muchas partes más, por el sur y el norte de la ciudad, y no he visto ni siquiera un mínimo rastro de jae.

¿Ahora me odias jaejoong? ¿Por lo que te dije? No fue mi intención herirte, solo quería lo mejor para ti. Eso es algo que odio de mí, nunca mido el poder de mis palabras y después estoy pagando caro por eso.

-¿Nada que aparece? – me pregunta un preocupado jeon guk al ver mi mueca de fastidio mientras estoy almorzando en el orfanato. Sé que mas de que se preocupe por jaejoong, el se preocupa por mí. Por mi estado de ánimo. De alguna manera, le agradezco por eso.

- No, nada – le respondo fríamente. Ya hasta se me han quitado las ganas de hablar.

- Qué pena – se sienta con su bandeja frente mío.

No digo nada más y solo me limito a comer mi almuerzo.

- Así que “ese” no aparece, ja ese ya debe estar muerto por allá, no creo que haya podido soportar ni dos días ese mariquita– oigo decir a ky hyun que pasa detrás mío con su manada de ineptos. Sé que lo hace con la intención de ofenderme porque siempre alza la voz cuando estoy cerca, diciendo esos comentarios tontos e hirientes. Ha estado así las últimos días y honestamente ya me está hartando. Mejor dicho, ya me harto ese imbécil.

- ¿Puedes repetir lo que dijiste? – le exijo desafiante levantándome de la silla. Ya no puedo soportarlo más.

- ¿Qué? – voltea hacia mí. Todo su grupito también lo hace.

- repite lo que dijiste.

- Estoy hablando con ellos, no contigo. No te entrometas en lo que no te importa.

- Y tú no vayas por ahí diciendo estupideces como la que dijiste hace un rato. A nadie le importa tus tonterías – contraataco.

El deja su bandeja en la mesa y se acerca a mí, preparado para enfrentarme. Aun así, no le tengo miedo.

- ¿Qué? ¿Estás enojado porque tu “noviecita” se fue de aquí? Porque todos creemos que lo que ustedes tenían era más que solo una simple amistad ¿o me lo vas a negar, Jung yunho?

- Ni a ti ni a nadie le interesa saber eso, así que deja de ser tan metido.

- eso mismo te digo yo a ti, no te metas en mis conversaciones.

- Me meto porque me lo estas restregando en la cara, hablando de él como si no tuvieras ni un poco de decencia. Que lastima me das.

Todos los demás chicos de la casa se acercan al ver que se avecina una pelea, queriéndole echar más leña al fuego.

- Yunho deja de jugar conmigo, si no quieres meterte en problemas como la otra vez – dice serio. En realidad, sus amenazas hasta me dan risa.

- Entonces detente de hacerlo, detente de hablar de jaejoong. ¿Qué acaso no te puedes controlar con él, cierto? ¿Qué acaso estas tan enamorado que necesitas estar hablando de él a cada rato?

Sí, me he dado cuenta ky hyun, yo no soy tan estúpido como tú crees. El tan solo se queda callado mientras un gran “uhhhhhh” inunda el comedor.

- ¿Qui...en…porque crees eso? – tartamudea, delatándose a sí mismo.

- Por dios, ky hyun, eres tan obvio. Solo lo molestas porque piensas que esa es la única forma de acercarte sin temor a revelar a tu naturaleza homosexual.

- ¡Cállate! ¡Tú eres el puto aquí! ¡Tú eres el que se revuelca con él cada vez que tienen oportunidad!

- Tienes razón, yo también soy así, pero yo no soy como tú. Yo no ando fastidiando a los demás para sentirme superior, yo no ando intimidando a la persona que me gusta por temor a que se dé cuenta de lo que siento. Solo eres una basura, ky hyun, además de gay reprimido. Y si, estas en lo cierto, yo me ando revolcando con jaejoong cada vez que puedo, y ¿quieres que te cuente algo? Jaejoong en la cama es delicioso, espectacular – le recalco esto último. Todos en la sala quedan asombrados ante mi confesión.

El se queda sin habla y yo no puedo creer que este admitiendo ser gay ante todos y que me importe una mierda. Esto se siente tan genial.

- Ahora si me disculpas, tengo que ir a buscar a MI novio, permiso – salgo firmemente del comedor, mientras ky hyun se queda petrificado en medio del comedor. Su expresión es tan graciosa.

Los cuchicheos y murmullos no se hacen esperar. Sé que hablan de mí, de jaejoong y de ky hyun pero no me importa. Ahora lo único que me importa es encontrar a jaejoong.

________________________________________




Bajo el intenso sol que hoy hace en Seúl, llevo un mapa con el propósito de buscar a jaejoong. En el mapa, señalo los lugares por los que ya he buscado y señalo también por los que me faltan por buscar. Esto es muy agotador y estresante, pero lo único que me mantiene luchando es la esperanza de encontrar a mi jae. Sano y salvo.

Reparto algunos volantes (los que la gente sin consideración tira apenas recibe), y entro en algunas tiendas preguntando si lo han visto o no. La policía tiene registro de que esta desaparecido, pero como es un huérfano y no tiene familia que presione para que lo busquen, no tienen afán por buscarlo. La casa hogar tampoco pone de su parte, haciendo que todo el trabajo recaiga en mis hombros. Una sola persona buscando a otra sola persona en una ciudad que a pesar de que no es tan grande, tiene a millones y millones de personas, es frustrante y hasta yo diría, casi imposible.

Pero mi espíritu no decae y creo que tengo que darme crédito por eso. Muchos en mi lugar ya hubieran desertado (y eso que llevo buscando menos de una semana) pero yo se que el amor lo puede todo y yo se que lo voy a terminar encontrando. Bueno, eso sono algo cursi.

Voy caminando y paso por la biblioteca en las que solía “pedir prestado” libros para que mi hermoso jaejoong leyera. Dudo si entrar o no. Conociendo a jaejoong tal vez estaría dentro devorándose uno de los miles de libros que se encuentran allá, pero no estoy muy seguro si estoy equivocado o no.

Dejando atrás mis dudas decido entrar en la biblioteca.

Entro y una bella vista se muestra delante de mis ojos. En realidad, esta biblioteca es muy bonita. Normalmente yo venía por la noche (ya que era el mejor lapso de tiempo en donde podía escaparme y a la vez robar libros) así que no podía apreciar la magnificencia de esta biblioteca. Pero viéndola ahora, es mucho más impresionante de lo que veía antes. Hay mucha actividad, muchos estudiantes y mucha más gente, bueno creo que eso es obvio, pero me parece que le da un enfoque más familiar y no tan sobrio.

Embobado me encuentro con el aspecto de la biblioteca que no me doy cuenta cuando un chico llega por la puerta, llevando más libros de los que puede cargar. Hasta le tapan la cara. Gracias a la cantidad de libros que acarrea se le caen algunos en el suelo. Creo que lo mejor es ayudarlo. Me dispongo a ayudarlo cuando veo su hermoso rostro sobresalir de todos esos libros. Ese…es…mi…jae

- ¿Necesitas ayuda? – le pregunto. El me ignora – jaejoong – el voltea esta vez y bota todos los libros al suelo debido a la impresión de verme.

- Yun...ho… - tartamudea.

- Jae…joong – lo imito molestándolo.

- ¿Qué haces aquí? – finalmente pregunta.

- vine por ti – me le acerco acunando su rostro entre mis manos, el parece un poco nervioso ante mi tacto.

- Tenemos que recoger esto – trata de escapar de la situación desviando toda la atención a los libros que boto.

- Está bien, te ayudare – le ayudo a recogerlos y a ponerlos en una estantería donde dice “Libros donados”.

Justo cuando el pone el último libro en la estantería, lo jalo del brazo llevándolo al lugar más oscuro y solitario de aquella biblioteca. El trata de resistirse pero al final se deja.

- Ahora sí, me vas a explicar – le exijo justo cuando llegamos al lugar. El tan solo baja la mirada incapaz de hacerme frente – ¿Por qué escapaste de la casa hogar, ah?

- Porque si – finalmente me dice. Esto va a tomar tiempo.

- Jaejoong no juegues conmigo.

Se queda callado.

- ¿Qué acaso estas enojado por lo que te dije que día?

Se cruza de brazos y aparta la mirada. Es obvio que sí.

- jaejoong si es así, yo no quise…

- Cállate yunho – me dice con una frialdad que desconozco de él. No puedo soportar su actitud, y lo cojo por los hombros estampándolo contra el mueble de libros que se encuentra detrás de el.

- ¿Sabes lo preocupado que me has tenido estos días? No he podido ni comer bien, ni dormir bien, ni estar tranquilo. Jaejoong, dime lo que te pasa, dime.

Levanta la cara decidido a responderme.

- Yunho, tú me dijiste que ya no querías estar conmigo ¿Qué más podría hacer? – su voz comienza a temblar, un signo evidente de que está a punto de quebrarse.

- ¡Yo no te dije eso, jaejoong! ¡Porque pones palabras en mi boca que nunca dije!

- ¡Tenias la intención de decirme eso! yo solo hice…lo que creí conveniente.

- ¿y acaso crees conveniente irte y abandonarme así, ah jaejoong? – Agarro fuertemente su cara obligándolo a que recapacite - ¿acaso crees conveniente irte, salir a la calle a pasar hambre y frio?

Cierra los ojos, sus lagrimas comienzan a fluir – yo no quiero molestarte.

- ¡Deja de decir eso ya! Tu no me molestas, yo te amo, ¿lo entiendes? Y si me voy es porque ya no puedo seguir en la casa hogar, no porque quiera alejarme de ti.

¿Por qué es tan difícil que lo entiendas?

El aparta la mirada con el ceño fruncido, una clara señal de que está enojado conmigo, ¿o tal vez está enojado consigo mismo?….aishh no se a veces jaejoong es tan difícil de comprender. Cuando creo que lo conozco bien sale con acciones como están que me dejan otra vez en ceros.

- ¿Te molesto lo que te dije que día?

Asiente con la cabeza pero no lo veo muy convencido

- ¿Así que por eso escapaste, cierto?

Se queda callado de nuevo. Dios, jaejoong.

- Yo…solo quería…que tú te preocuparas por mí, que…me salieras a buscar, lo siento, hice una rabieta, perdóname – se lanza a llorar a mis brazos – una parte de mi quería irse y dejarte atrás, pero la otra parte tan solo quería que me encontraras - Así que esas fueron sus razones, ahora soy yo el que se siente mal.

- Ya, shhh, silencio – trato de confortarlo entre mis brazos, acariciándole suavemente la espalda. Sé que yo estaba un poco enfadado con él pero después de todo, jaejoong es un muchacho herido, quien no había conocido el amor hasta que llegue yo a su vida. Tal vez su actitud no fue la mejor, quizás fue algo exagerada, pero a él todavía le faltan por sanar muchas heridas de su corazón, y yo en vez de juzgarlo debo guiarlo y amarlo a pesar de todo. Eso debo hacer.

- Yunho, te he extrañado – dice entre sollozos – ha sido muy difícil sin ti.

Lo alejo un poco para poder observar su cara, la cual esta húmeda y roja - ¿Dónde te has quedado todo este tiempo?

Duda en responderme, sabe que lo voy a regañar – en la calle. Bueno en realidad en un lugar de construcción, en un cilindro de cemento – esto me lo dice bajito, como si quisiera evitar que yo lo escuchara. Yo solo abro mis ojos ante la confesión pero decido calmarme para no alterarlo.

- ¿Has comido bien?

Niega con la cabeza.

- Oh dios jae, eres un tonto.

- Yo he comido con el dinero que me dan acá trayendo libros, mas sin embargo….

Lo atraigo a mis brazos y lo abrazo de nuevo.

- Ya no tendrás que hacer eso – le acaricio la cabeza – ven, vayamos juntos al orfanato – lo jalo instigándole a que me siga pero él se retiene.

- ¡Noo! ¡No quiero volver allá! ¡No quiero volver si tú no estarás allá!

Por dios, no otra vez esta discusión – jae no puedes seguir viviendo en la calle, es mejor que estés en el orfanato, además yo te visitare cada vez que pueda – trato de decirle en el tono más amable que puedo.

- ¡No iré yunho! – argg ¿Por qué este chico es tan terco?

- Jae no discutas…

- ¡No! – trata de huir pero lo retengo entre mis brazos, plantándole un beso en los labios. Es lo único que se me ocurre hacer.

- ¿Cuántas veces te tengo que besar para que recapacites? – le susurro suavemente sobre sus labios cuando me aparto de su boca.

- Ninguna.

Vuelvo a besarlo pero esta vez mas apasionadamente. El trata de alejarme, pero no puede hacerlo. Estamos luchando con nuestros cuerpos y nuestras bocas.

- ¿Ahora? – le pregunto con aliento demacrado. Ese beso fue demasiado intenso.

- No – me responde también sin aliento.

Lo vuelvo a besar más fuertemente. Nuestros cuerpos chocan contra los libros y los muebles del lugar, gracias a la intensidad con la que estamos peleando.

- ¿y ahora? – no puedo respirar.

- No.

- Bien.

Otra vez lo beso, abriendo más su boca, dejando que mi lengua entre y explore su cavidad. El intenta correr, pero lo detengo, levantando sus piernas haciendo que se enrolle alrededor de mi cuerpo. Lo sostengo del trasero para evitar que se caiga y él se sostiene de mí por los hombros. Sus besos comienzan a ceder, indicándome que también los extrañaba tanto como yo lo hacía.

- ¿y ahora? – le pregunto por enésima vez.

- No.

Esta vez él es quien se lanza a besarme apasionadamente mientras que sus manos juguetean con mi cabello. De un momento a otro me muerde fuerte y yo en venganza lo muerdo a él. Nos separamos cuando el aire comienza a faltar en nuestros pulmones.

- ¿ya te convencí?

- No lo sé.

- No te volveré a besar hasta que me digas que sí.

Hace un lindo puchero. Dios jaejoong, me dan ganas de hacerte el amor aquí mismo en esta biblioteca.

- tú no lo entiendes yunho – dice alejándose de mis brazos – volveré a ser como era y a sentirme como me sentía antes de que tu llegaras a mi vida. Eso me entristece tanto…que….yo – deja escapar un suspiro entrecortado, bajando la cabeza, incapaz de terminar su frase.

- Jae, no volverá a ser igual. Ahora sabes que hay alguien en el exterior que pensara en ti, te cuidara y te amara….aunque sea desde lejos… prometo que no volverás a sentir la soledad que sentías antes de conocerme – aprieto con mis manos sus manos, dejándole saber que no está solo, que siempre estaré de alguna manera junto a él.

- Los días sin ti serán tristes…y aburridos.

- Les diré a los chicos que te integren. Si no lo hacen los golpeare, enserio. Y tú también déjate integrar, si no lo haces…

- ¿Me golpearas?

- algo así – digo con una sonrisa melancólica, siento que mis lágrimas también empiezan a brotar.

- Esta bien, tu ganas – dice estirando su boquita para que lo bese sin embargo no lo hago. El protesta tiernamente.

- No lo has dicho – bromeo con él.

- ¿Qué cosa?

Levanto una ceja ante su respuesta.

- Bien, me convenciste, iré de vuelta al orfanato.

- Buen chico – le sonrió y lo vuelvo a besar, guiándolo hasta la salida.

____________________________________



- Prométeme que me visitaras seguido – me dice jaejoong sentando encima de mi maleta.

- Lo prometo – acuno su cara y le planto un tierno beso en la nariz- Y tu Prométeme que te portaras bien y que hablaras con los demás chicos.

- Esta bien, lo prometo – imita mi acción anterior besándome también en la nariz.

Ha pasado tan solo un día desde que encontré a jaejoong pero sin embargo me tengo que ir ya que es el trato que tenia con el director. Yo lo encontraba y después me iba. Tan solo nos quedo tiempo de hacer el amor una vez más y eso. Y ahora, sentados en la antesala, esperamos a la patrulla de policía que me llevara a casa.

- Creo que tendré que hacer eso después de que devolviera todos mis libros nuevos – me dice después de un rato.

Luego de salir de la biblioteca jaejoong decidió devolver los libros que yo le había regalado y por eso, llevamos todos los libros a su hogar original. Pude ver como su carita se ponía triste al regalar todos esos libros pero yo le prometí que como ahora volvería a trabajar en el taller, le compraría miles y miles de libros más, incluso hasta le compraría la biblioteca nacional de corea. El se burlo ante lo iluso de mi comentario.

- También te tengo que comprar un celular, para hablar todos los días contigo – le digo.

- Yunho no gastes tu dinero en mí, estoy bien así.

- Jae – vuelvo a coger su cara – una de las razones por las que me quiero ir es porque quiero trabajar para ti, quiero que todo ese dinero sea destinado a ti.

En su cara se dibuja una linda sonrisa mientras digo esas palabras.

- Además que rico seria despertarme todas las mañanas oyendo tu voz e irme a la cama de la misma manera.

- Yunho eres tan cursi – jae se sonroja.

- y podemos practicar un poco de sexo telefónico también – cambio mi modo romántico a uno descarado.

-¡Yunho! – el me golpea el pecho, fingiendo indignación. Mm algo me dice que le gustara la idea.

Yo me rio ante sus expresiones.

- Aun así – me dice después de un rato – me siento mal que tú trabajes y yo no haga nada para ayudarte.

- Yo no trabajo solo para ti jae, yo trabajo para nosotros. Quiero que cuando salgas de acá tengas un futuro, quiero que estudies para que seas escritor, y quiero que cuando salgas de acá ambos tengamos una vida mejor.

- Yunho eso es tan lindo pero en realidad no creo que pueda estudiar apenas salga de aquí, ni siquiera tengo el título de bachiller ¿Cómo pod…? – lo callo besándolo. No quiero oír que se rinda ante sus sueños.

- Hallaremos la manera – le respondo y él se calla.

- Bueno de todas maneras todavía queda mucho para que yo salga – murmura como si estuviera hablando consigo mismo más que conmigo.

- 3 años – le respondo.

- Exacto.

- Es el tiempo suficiente para que yo te pueda armar una vida allá fuera – le digo tratando de animarlo. Siento que otra vez esta triste.

- Supongo – se entretiene con los dedos de sus manos – pero para mí es demasiado tiempo sin ti.

¿Ouchh, que este niño no entiende?

- jae ya te lo dije, esto no es una despedida para siempre, es un hasta pronto.

- Lo sé, lo sé….pero tengo mucho miedo a que te olvides de mi. Eres mi guapo yunho y yo se que te puedes conseguir a alguien mejor.

Ahora sé por dónde va el asunto. Su inseguridad y su falta de confianza es lo que más le perjudica.

- Jae, a pesar de todas esas personas yo te elegí a ti. Elegí al chico tímido, callado, que nadie quería y que ni el mismo se quería. Tu eres tan diferente a todas las personas que he conocido y tú me has enseñado tantas cosas. Tantas cosas del amor y de la vida, que dudo que con otra persona las haya podido aprender.

- Yunho…- susurra, profundamente tocado por mis palabras.

- Se que piensas que yo fui el que te salvo a ti, que tu eres el que necesita de mi. Pero es al revés. Tú fuiste quien me salvaste a mí, yo soy el que más necesita de ti. Y por eso es que no debes tener miedo a perderme, porque yo no me alejare de ti. Tal vez mi cuerpo se aleje pero mi corazón siempre estará contigo. Siempre.

Toco su corazón con mi mano y el pone su mano sobre la mía.

- Llegaste en el momento más importante de mi vida – se atreve a decirme – y yo no dejo de estar tan agradecido contigo por eso. Eres el chico divertido, molesto, entrometido, escandaloso, hiperactivo – no estoy seguro si me está alagando o si en realidad me está criticando – pero a pesar de todo, muy noble, que me enseño las cosas buenas que tiene la vida. Te amo.

- También te amo – le digo y no puedo evitar que una lágrima se me escape de los ojos. Esas palabras fueron tan hermosas. Me siento tan realizado al lograr que jaejoong se sintiera feliz con su vida, y aunque sé que todavía queda trabajo por hacer, yo tengo la fe de que lo va a lograr. Él lo hará.

Luego de nuestros discursos, nos besamos como si no hubiera un mañana. Yo lo sostengo de la espalda mientras que él cierra sus brazos en mi cuello, como si estuviera aferrándose a mí. Tal vez sea el último beso que nos demos en un gran tiempo, así que quiero que sea memorable, tanto para él como para mí.

La bocina de la patrulla de policía nos indica que la hora de irme ha llegado, haciéndonos separar de nuestro beso. Con una incómoda sonrisa de felicidad y tristeza, jaejoong me acomoda la ropa y me ayuda a bajar la maleta para meterla en la cajuela del auto. El director del orfanato llega a despedirme y algunos de mis compañeros también lo hacen. Me despido de todos y abro la puerta del carro para entrar.

- No olvides la promesa que me hiciste – le digo a jaejoong sosteniéndole una mano – yo no olvidare la promesa que te hice. Hasta pronto – le digo mientras beso su mano. Su rostro está lleno de lágrimas.

Me meto en el auto y él se aleja hasta quedar justo debajo de la puerta principal del orfanato. La patrulla comienza su marcha y yo me volteo para mirar por la ventana de atrás. Puedo ver como jaejoong (aun con todo y lágrimas) me brinda una tierna sonrisa, mientras alza su mano batiéndola en modo de despedida.

Cuando pierdo la vista de él, me volteo y saco de mi bolso el regalo que me dio ayer por la noche justo cuando acabábamos de hacer el amor. Lo acaricio y sonrió, mirando el titulo de la novela que escribió “Lonely heart”: la historia de un triste huérfano que un buen día encontró al amor de su vida, Jung yunho.

Vuelvo a meterlo en el bolso, sonriendo esperanzado de que nuestro futuro será mejor. Mucho mejor.

2 comentarios:

  1. Hay mi corazoncito ♥ ;^; dime qie habra otra temporada o algo es que quiero saber que pasa con jae osea ya se qur estaran juntitos pero por que termino asi ? Voy a llorar ojala te animes para la conti hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. hola mmmmm estaba esperando la conti y derepente oh! actu y que????????? completo? OSEA FIN...........me dio miedito leerlo por como quedo la actu pasada pero en fin valio la pena las esperas leerlo a media noche o quizas mas tarde porque me gusto de principio a fin este capitulo y el otro al igual q todos jajajja me dejaron boquiabierta porque osea ese tarado q lo fastidiaba estaba enamorado de jaejoong wuaj tarado nunca lo tubo jamas y yunho waaaa q lindo yo tmb me enamore de el esa personalidad tan tan de hombre jajaja protector y muy yunho no tengo palabras y jaejoong tan delicado tan jaejoong pense q esa mujer con la que se encontro era su mama para mi q si era pero no se lo dijo....pero waaa la escena bonita fue cuando se encuentran y la hipertriste cuando se separan me dejo con un q no hay mas tres años?? despues de esos años se encontraran y viviran felices verdad? creo q quedara a la imaginacion , sobra decir que me hiperrecontraarchibubiencanto tu fanfic y yunjae mas aunque yo escribo minsu porq me gustan esos dos taradetes jiji bye y ps adios ya no leeras mis comentarios y ya no te leere a menos q escribas otro fic bye amix muak! besos........*-* ame tu fic

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD