Why / empty?: Cap. 12.2

4 comentarios
"Traición" (Vol. I - Final)


Yunho despertó con el sol sobre su rostro, y en sus oídos el sonido de unas llaves que hacían un peculiar ruido en la puerta principal de la casa. Alarmado se incorporo sobre la cama, froto sus adormecidos ojos e inconscientemente su mano rebusco la figura que debería estar a su lado… Incluso de sus labios salió un leve y preocupado: “- Jaejoong -” que no fue respondido.

Yunho no tenía previsto aquella precipitada aparición de sus padres (los únicos que ahora podían estar entrando por la puerta principal),  se puso tan nervioso que poco le falto para caer de su desecha cama, de la que después salió precipitadamente.

No había rastro de Jaejoong en todo el dormitorio, y Yunho se inquietó de inmediato al imaginar que pudiese estar fuera de la habitación, completamente expuesto. No era su intención  que su familia descubriese que había acogido a alguien de manera libre y autosuficiente, a pesar de no ser un niño, no era correcto…

Echando un rápido vistazo a la habitación, Yunho pudo observar el desorden ocasionado la noche anterior. Los objetos, libros, e incluso su propia ropa, estaban dispersos por el suelo. Era un desorden desastroso.

A una velocidad extrema, pero torpemente, Yunho se vistió.
No podía dejar de pensar en dónde diablos se había metido Jaejoong, pues su ropa ya no estaba en el suelo, y su dulce aroma era una de las pocas cosas que habían quedado como prueba de que la pasión sucedida anoche fue real.

¿Quizás Jaejoong se había marchado intuyendo aquella incomoda situación? No,  aquella era una opción improbable, Jaejoong no era clarividente para intuir la adelantada e imprevista llegada de su familia. También descarto la idea de que Jaejoong se marchara por la noche o madrugada avergonzado por la intima acción que habían realizado, eso seria algo impropio de Jaejoong (quien era atrevido, insolente y deslenguado, como para sentir vergüenza por eso) y el arrepentimiento tampoco era algo que Yunho imaginara, pero… no tenía más ideas ni opciones en su mente que le dieran una explicación a la repentina salida de Jaejoong.

Fuera por lo que fuese, era cierto que Jaejoong no estaba allí. Sólo tuvo que salir de la habitación para comprobarlo. Nada más salir, tras acomodarse la ropa, escuchó:
— Yunho, ¿Ya estás despierto? Hemos regresado. —de aquella voz familiar y femenina.

Todo estaba en calma, y Yunho respiraba tranquilo ahora que nadie parecía intuir nada extraño. Las únicas frases de reprimenda que recibió fueron por el insólito desorden de su habitación.

Yunho, tras recibir cálidamente a su familia, se dirigió a la entrada, donde pudo comprobar que la bolsa con el equipaje de Jaejoong, que había dejado la noche anterior allá,  ya no estaba...



~~~~~~~



Jaejoong tenía pensado desde un principio volver a aquel empobrecido apartamento del que había sido desalojado. Según había comentado a Yunho, tenia como plan volver tras pasar un tiempo fuera. Quizás era demasiado pronto, pero Yunho supuso que Jaejoong había regresado de nuevo a aquel mísero edificio… y fue allí donde se dirigió.

Cuando llegó al ensombrecido pasillo un gran cumulo de recuerdos aparecieron en su memoria. Se había vuelto algo bastante usual aparecer por ese sombrío lugar. Se acerco a aquella puerta de número desgastado, que tantas veces había tocado y abierto.

Inseguro de que Jaejoong estuviese en el interior, Yunho dio unos pequeños golpes en la puerta, y se sobresalto cuando  escucho una voz vieja y rota tras su espalda.

— ¿Qué haces de nuevo por aquí? — le preguntó aquel hombre.
Yunho se  volteo, y el anciano tosió mientras le miraba inquisitivo.

— Busco a Jaejoong … —

El propietario abrió sus pequeños ojos sorprendido — ¿Oh? ¿Ese muchacho…? pero tú viste como ayer se iba de aquí ¿Qué te hace pensar que el regresaría? — preguntó extrañado rascando sus escasos cabellos blancos.

Yunho suspiró, aquello significaba que Jaejoong no se encontraba allí:
— Entonces… ¿No le ha visto? — preguntó.

Él hombre negó con la cabeza. — Ese apartamento va a tener un nuevo inquilino, que espero que sea mucho menos problemático — le contestó señalando la puerta de la habitación que en un pasado había habitado Jaejoong— ¡oh! Y ese chico no tiene remedio… — apostilló advirtiéndole  antes de marcharse con costosos pasos.



~~~~~~~


No había otro lugar. Tras su fallido intento por encontrar al “desaparecido” Jaejoong en el antiguo apartamento, se dirigió por las calles al restaurante que Jaejoong solía frecuentar.

En su interior (casi desierto, como era habitual) se encontraba la mujer oronda que atendía tras el mostrador. Neung Mi, cuyo nombre Yunho recordaba, había sido la encargada de cuidar (como le era posible) a Jaejoong. Todavía recordaba la breve historia que Jaejoong le había contado acerca de esa mujer, también recordaba aquella primera conversación con él en una de esas mesas del vacio restaurante, y aún podía escuchar a Jaejoong gruñirle cuando se conocieron....

— ¡Buenos días! —Yunho saludo con una pequeña reverencia de cabeza. Apenas miró a su alrededor  y directamente se dirigió al mostrador, donde tras el se encontraba Neung Mi frotando sus manos en su húmedo delantal.

— Yunho … — dijo su nombre como si se tratara de un saludo. Ya conocía a ese joven bastante bien, pues pasaba mucho tiempo con Jaejoong — Estás buscando a Jaejoong ¿cierto? —

— Sí — respondió poniendo sus manos sobre la repisa.

— Él llego temprano aquí. ¡Me va a volver loca! — refunfuño como una madre — Parecía estar esperándome toda la noche. — Yunho se sorprendió al escuchar eso <<. Entonces ¿En que momento se marcho de mi casa? .>> — Él estaba en la entrada del restaurante cuando abrí, muy temprano. Estaba de cuclillas frente a la puerta, hecho un ovillo. Tenía un aspecto cansado, así que me preocupe por él. Pero se veía bastante despreocupado y firme, incluso desayuno aquí. Jaejoong estaba hambriento… —

— ¿Dónde está ahora? —incapaz de ocultar su inquietud.

— ¿No te comentó nada?… — Ambos se miraron tras aquella pregunta; la respuesta era un evidente “No” — Oh, eso si que es extraño…, estabais muy unidos estos días — dijo mientras adjuntaba sus dos carnosos dedos índices — Aunque eso explicaría por que él me dió esto antes de marcharse… — dirigió sus manos a uno de los pequeños bolsillos de su delantal blanco y de allí saco una nota doblada que dejo sobre el mostrador.

— ¿Marcharse? — dijo Yunho extrañado, mientras agarraba aquella nota.

Ella movió su cabeza afirmándolo: — Sabrás que él no iba a aquedarse en este distrito siempre, él tiene pájaros y nubes en su cabeza y no para de fantasear ¡qué chico! — exclamó — ya me lo advirtió su familia…. Y Jaejoong solo se detuvo aquí para poder independizarse y lograr sus metas una vez consiguiera el dinero necesario para poder avanzar. Aunque, supongo que conociendo a Jaejoong, esto ya lo sabrías —

Sí, era cierto que Yunho sabía ese dato, pero todo esto le parecía inesperado y precipitado:
— ¿Se ha ido? — ahora parecía mucho más apocado que antes.

— Me dijo que ya había conseguido lo necesario. También él intuyó que vendrías a verle  — señalo la nota que tenia en la mano. Sin duda Jaejoong sabía que Yunho acabaría por aparecer por allá, y escribió algo sobre aquel papel. — Yo también lo voy a extrañar — añadió ella suspirando al observar el rostro de Yunho, que había quedado enmudecido  — ¿Quieres algo? Si quieres te puedo preparar alguna cosa que llevarte a esa boca —

Yunho acepto la proposición, mientras se dirigió a una de las raídas mesas, donde se sentó pesadamente con aquella nota entre sus manos.

 <<. ¿Por qué no me has dicho nada? ¿Por qué tan repentinamente? Después de anoche….>> pensó.
¡Aquello era una locura! Pero extrañamente se había encariñado de Jaejoong, y anoche todo parecía ir bastante bien. ¡Oh! Su piel se calentó con sólo pensar en Jaejoong.
Tenia ganas de decirle esas mismas preguntas, pero… era incapaz de saber donde estaba.

Neung Mi llegó con una bandeja de su especialidad, un humeante galbitang que sirvió frente a él mientras le sonreía entristecida antes de irse.

Yunho abrió la nota, sería incapaz de probar bocado si no leía antes aquel enigma:

“Lo siento, Yunho-ah… Voy a seguir el camino… .”

Fue lo primero que leyó, pues estaba escrito con letras grandes entre un texto que tenía unas  consonantes ‘ieung’ redondas y enormes.

Iba a continuar leyendo aquella corta nota pero una voz le sorprendió:
— ¿Qué es lo que él ha escrito? —

Yunho alzo la vista y pudo observar el rostro ya conocido de aquel chico cargante denominado Park, que había importunado en alguna ocasión a Jaejoong, aunque a él no parecía molestarle.

— ¿Siempre estás aquí? — Yunho escondió aquella nota en el bolsillo de su pantalón e intento que sus ojos no se mostrasen húmedos.

Park, que estaba en pie frente a él, se veía igual de sagaz. En las anteriores conversaciones con él, Yunho llego a la conclusión de que era un chico bastante preocupado por Jaejoong pero también muy errado en casi todos sus comentarios.

— Me imagino… por esas muecas en tu cara, que no esperabas que Jaejoong se marchase… — comentó mientras con sus agraciados ojos analizaba el rostro de Yunho— y menos esperabas eso tras todo lo que le has defendido con esos puños…  — señalo sus manos y observo la reacción de sorpresa del moreno. — ¡Qué no te sorprenda de que yo lo sepa! en las calles los tipos no paran de comentar lo que paso con GangJa — explicó mientras tomaba asiento en la silla de enfrente  —Hoy he estado desayunando aquí, así que vi a Jaejoong —

— Siempre estás en este lugar para encontrarte con él ¿verdad? — recordó una pasada situación semejante — ¿Hablaste con él? —

— Es cierto, y ahora que él se ha marchado, la diversión también…, y dudo que yo vuelva a pasarme por aquí. Te dije que conozco a Jaejoong todo este tiempo, me permitirás decirte que le conozco mejor que tú…, — Yunho dudaba de eso… — y ya te advertí que era capaz de engañar con esos inmensos ojos. — Park tomo la cuchara sin permiso y la sumergió en el tazón — Seguramente él se canso de ti, Jaejoong es tan ambiguo… — comió de su plato sin permiso y comenzó a reír por aquella frase. Yunho apretó sus dedos conteniéndose.

— Jaejoong no me dijo nada, él está furioso conmigo, y  eso que siempre le he tratado bien… Pero tú le has hecho cambiar demasiado, Yunho — sus mullidas mejillas se llenaron de comida  — Vi como Jaejoong daba esa nota a la mujer. Su rostro estaba cansado, y sus pequeñas bolsas bajo los ojos se veían púrpura… ¿Estuvo toda la noche contigo y después se marchó? ¿Por eso te ves tan apesadumbrado?— preguntó.

Yunho silenció, pero Park había adivinado todo perfectamente.
¿Tanto podía decir el rostro de Yunho?.

Park continuó: — Me pregunto… cuantas veces tuvo que follar contigo para conseguir el suficiente dinero para correr fuera de aquí. O ¿Cómo crees que consiguió el dinero? —
Yunho arqueo sus cejas extrañado, no había pensado en ello…

Park se inclino y se acero a Yunho, al otro lado de la mesa: — Entre tú y yo… — susurró mirando a su alrededor — eso es lo único que Jaejoong ha estado haciendo todo este tiempo. Dudo mucho que fuese capaz de ganarlo de otra forma —

— ¡Oh! ¡No! — exclamó Yunho, saco deprisa aquella nota de su bolsillo y finalmente la concluyo de leer:

“Lo siento, Yunho-ah… Voy a seguir el camino que deje de lado.
Gracias por tu ayuda. Los sueños ante todo– Te quiero, Jaejoong”

Aquella frase de Park le había abierto las puertas de una opción impensable.
¿De que manera habría podido conseguir el dinero? “Dudo mucho que fuese capaz de ganarlo de otra forma” pareció ser la frase que le hizo entender que había sido engañado estúpidamente.

Yunho se sintió furioso, no por el hecho de haber sido utilizado o engañado, sino que, su furia se genero al saber que Jaejoong se alejó definitivamente, quizás para siempre.  Y cuando la humedad invadió sus rasgados ojos, lo vio todo claro…, había amado demasiado a ese frío chico, más de lo que había imaginado. Pero ¿de que servía saberlo ahora? Su corazón estaba enfurecido.
Lo mejor sería regresar a casa y comprobar como Jaejoong había cobrado por su cuenta aquel deshonesto ‘trabajo’ de anoche…


- Final del Vol. I- / - Continuará... - 

4 comentarios:

  1. Voy a morir !!!!!!! Sabes me encanta el fic es que siempre jae me sorprende estan descgraciado y a la vez lo entuendo tanto que ya no se que pensar, pobre yunho por que el esta sufriendo y ahhhh estare esperando la conti hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Oh no
    Ahora imagino q en la otra temporada jae sera un cantante famoso y yunho bailarin?

    waaa porfa q suban pronto la segunda temporada

    No puedocreer q jae abusara d la hospitalidad de Yunho
    Pero entiendo a jae, qiere cumplir sus suenos y ya no importaba d q manera lo lograria

    Seguro siempre recordara a yunho y le amara

    ResponderEliminar
  3. Kyaaa, estoy llorando, Pero Jae llegará el momento que el amor sea lo unico que puedsa llnarte...

    Sufro, suf, sufro

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12/16/2013

    Hola Himenie;

    En cuanto vi los últimos capítulos de la primera parte publicada, que estaba loca para leerlos, pero, lamentablemente, tuve una serie de percances y era incapaz. Ahora que finalmente los leí, le pido disculpas por la demora, gracias por continuar sin faltas en sus actualizaciones y nuevamente pido disculpas por no tener palabras para comentar aquí; si no...brillante!¡
    Felicitaciones, la primera parte de tu fic es magnífica!

    Voy a leer el primer capítulo de la segunda fase 'running'.

    Un abrazo y matta ne.
    Hanajima-san.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD