El Flautista de Hamelin cap 2

0 comentarios
La música que nadie debería escuchar 



Vaya, vaya 15 minutos tarde…ahora si no se salva.

Y esta vez Changmin también, esto si que es nuevo, generalmente es Junsu quien llega tarde pero ahora se las ingenio para arrastrar a Changmin con el.



Me pregunto que va a pasar ahora.

Usualmente el profesor regaña a Junsu y de verdad parece que lo disfruta, porque se da su tiempo para darle razones por las que reprobara y su clásico sermón sobre la responsabilidad.

Pero eso no es lo interesante. Lo que de verdad me da risa es ver como Junsu, famoso por hablar hasta por los codos, se queda sin palabras cada vez que le llama la atención el profesor.



El siempre agacha la cabeza y dice “si, si, lo siento” y se sonroja. Verdaderamente divertido jajajaja.



Me acerco a los recién llegados para reírme en la cara de Junsu otra vez, me encanta como se sonroja y se apabulla cuando hablamos sobre temas relacionados con el profesor Park.



El primero que me ve es Changmin.

Esta realmente agitado, supongo que por tanto correr



-cállate... Me traes corriendo desde mi casa….y quieres que…. Hey Jae- alza la cabeza para saludarme mientras conversa con Junsu.



Vuelvo la mirada hacia Junsu quien se tumba en la banca respirando hondo



-Junsu de verdad me sorprendes, llegaste a la primera hora- digo burlón. El solo me hace una mueca y alza los pies en señal de desinterés



-cierra la boca, por lo menos no ha llegado el profesor-



Si que es distraído, si hubiera volteado antes de entrar se hubiera percatado de cómo el profesor y el se cruzaban mientras el entraba al salón, pero como siempre el cabeza de pez ni siquiera lo noto



-um um el profesor llego hace 15 minutos, solo que salio por unas laminas-



Junsu se altera de inmediato, veo como se sienta bien y me mira esperando que sea una broma, me le quedo viendo pero no puedo evitar emitir una risita. Changmin se da cuenta y me hace una mueca de disgusto “pequeño amargado” pienso, como esta vez el esta involucrado no le hace gracia pero días antes se estaba riendo como loco al ver como el profesor le cerraba la puerta en las narices a Junsu



Ahora el profesor Park entra con unas láminas, veo como Junsu se agacha un poco para evitar que lo vea



-Disculpen la tardanza es que no las encontraba- entra con una pila de papeles – bien, ahora necesito un voluntario para ayudarme a pegar las laminas, veamos- dijo mirándonos a todos



“de seguro va a ser…”



-¿Junsu?-



“lo sabia”



Ahora entablan una discusión como siempre, esta vez no es tan divertido como otras veces porque Changmin intervino y se torno un poco serio el asunto



-en cuanto a ti Junsu…te quiero ver después de clases- veo como el profesor le clava la mirada a Junsu y este solo se agacha y se desparrama en el asiento.

“upss esta vez si es malo”



Toda la clase Junsu estuvo como ido, no hablaba ni anotaba, solo se limitaba a mirar el pizarrón y suspirar. Changmin no le quitaba los ojos de encima, seguro que se siente culpable por lo que paso.



Termino la clase, todos tomaron sus cosas y estaban saliendo del salón, para dirigirse a la próxima clase, me levanto para dirigirme hacia Junsu.



- Junsu ahora que vas a hacer- trate de hacerlo reaccionar de su letargo hablándole en tono alto



-¿Y si hablamos con el?– Minnie quería arreglar las cosas, de hecho la culpa no es suya, solo que le toco la mala suerte de que justo hoy las cosas se hayan puesto serias



-no esto lo debo afrontar yo- Junsu reacciono y en su rostro vi un dejo de tristeza, pero decisión

-Hyung, De verdad lo siento, por mi culpa a pasado esto-

-No te preocupes Minnie la verdad ya me lo esperaba, y si no pasaba hoy pasaba otro día con o sin ti soy muy malo cumpliendo promesas-



¿Cumpliendo promesas?

Quise preguntarle a que se refería con eso pero no me atreví a hacerlo, parecía que Changmin sabia de que estaba hablando, siempre están juntos y no me extrañaría que el supiera muchas más cosas que yo.



-No te deprimas hyung, mira cuando salgas te invitare a comer algo realmente delicioso que vas a olvidar todo-

-¿Enserio?- repentinamente el rostro de Junsu se ilumino

-Valla enserio te sientes mal he- era rara esa proposición por parte de Changmin

-No te pongas celoso, como hoy me siento generoso también puedes venir con nosotros-

- cielos gracias pero tengo que ir a la biblioteca a buscar unas cosas- Era cierto, tenia tarea de otras materias y me había retrasado con un reporte, aunque me hubiera gustado distraerme un poco pero ni modo

-Tú siempre metido en los libros Jae-



.

-Bueno pues te espero abajo para irnos juntos hyung-



Changmin y yo nos quedamos en las escaleras, me despedí de él y me dirigí a la biblioteca mientras el se iba a la cafetería a esperar a Junsu.



Aunque algunos me hacen burla porque generalmente no soy de los que causan problemas y se la vive estudiando, la realidad es que me gusta divertirme: salir a pasear con mis amigos y tomarme unos buenos tragos, la vida nocturna de los bares y antros es lo mejor.



Creo que últimamente me hace falta un poco de acción.

Después de ese largo periodo de tristeza que deje hace poco…



Por culpa de….ese tonto…de verdad me lastimo…

El simple hecho de recordarlo hace que se me haga un nudo en la garganta



Pero eso ya esta atrás. Me decidí a olvidar completamente a ese idiota y empezar de nuevo.

El problema es que después de que él me abandono, la vida ya no me sabe igual.

Por más que intento buscar a una persona que ocupe su lugar, lo único que logro es encontrarme con nuevos patanes que me recuerdan a él.


Pero este no es el momento de pensar en esas cosas, ahora tengo que enfocarme en terminar la universidad para olvidarme de todo.


Llegue a la enorme biblioteca del campus, adoraba el aroma a papel y a libros viejos que esta despedida. Me dirigí al área de textos científicos y me encontré con una cara ya conocida



-Jae joong oppa-

-Hitomi, hola-



La chica de cabello negro azulado se me acerco para saludarme con una reverencia, como acostumbra

-te he dicho que no seas tan formal conmigo, casi somos de la misma edad-

-perdón, es que me gusta llamarte oppa-

Sonreí al ver la cara de coquetería que ponía.



Era una mujer atractiva, delgada aunque un poco bajita por su nacionalidad japonesa, pero no era mi tipo precisamente, más bien la consideraba una compañera muy divertida.

La conocí aquí, en la biblioteca, en un día no muy especial, le ayude con unos caramelos que se le habían atorado en la máquina de dulces que está afuera y desde entonces me la encuentro en todos lados.



-oppa es la segunda vez que te encuentro aquí, ¿te gusta estudiar mucho verdad?-

Me dice tomándome por el brazo

-no, es solo que tengo que hacer un trabajo y vine por información-

-¿quieres que te ayude?- me oprime con más fuerza, ella es así, muy empalagosa

- no te molestes, tengo que regresar en un rato con Changmin, solo vine por los libros- dije soltándome suavemente

-ash!!- dice haciendo un puchero – ¿es una excusa para que me aleje de ti?- me dice sonriendo pícaramente

-¿Qué?, claro que no es solo que esta vez un amigo tiene un problema y quiero ayudarlo-



-¿Changmin?- hace una cara de asombro. Changmin es del tipo que arregla sus problemas solo y es extraño que diga que tiene un problema tan abiertamente



-no, se trata de Junsu- Cuando corrijo ella respira hondo; comparten salón de clase en la tercera hora, y los conoce desde hace poco



-ha entonces el podrá esperar un momento mas- Hago una cara de extrañeza al oír ese comentario

- Digo, es que Junsu es un chico fuerte aunque no lo aparente - dice corrigiendo – mientras él está ocupado, que tal si mejor me acompañas a la puerta



-¿ya te vas?-

-sip, es que ya me están esperando y tengo que sacar una pila de libros, y sinceramente no creo poder con ellos- dice señalando con la mirada unas enciclopedias y varios manuscritos

-ha ya entiendo-

-por favor- junta sus manos mientras toma las mías

-bien pero más vale que sea rápido- digo soltándome



Sonríe y me da una pila grande de libros mientras ella carga con otra más pequeña.

Salimos de la biblioteca y nos dirigimos a la salida; no está muy lejos tan solo basta con caminar un poco a la izquierda de la biblioteca y se llaga rápido. Pero con una pila tan grande de libros, tal vez se tardaría más.

Estamos ya cerca de la puerta y diviso un auto deportivo color negro delante de nosotros.

Hay un hombre parado delante del auto, pero por la distancia no alcanzo a distinguirlo muy bien.



Veo como Hitomi levanta la mano en señal de saludo y el hombre le contesta.

Ya estamos muy cerca del auto y por fin lo diviso bien.



Es alto, delgado, moreno, con cabello corto pero peinado a la moda. Tiene un traje negro, una camisa del mismo color, una corbata morada y unos lentes de sol



“¿quien…es…él?”



-te tardaste mucho- dice quitándose las gafas y mirándome.



Sentí que me moría al sentir su mirada sobre mí recorriéndome de arriba abajo sin dejar de recargarse en el auto



-perdona, es que tenía que sacar unos libros- dice Hitomi mientras señala la pila que trae cargando con la mirada



El solo la observa por un momento y regresa su mirada hacia mí. “no lo soporto” pienso mientras bajo un poco mi rostro para ocultarme de su mirar.



-ha perdón, pero que grosera- dice mientras baja los libros al suelo



-Jae oppa te presento a mi esposo… Jung Yunho-



“¿esposo?”



Al escuchar esa palabra sentí un pequeño golpe en el pecho.



El se inclino un poco despegándose del auto.

Me quede callado por un momento, hasta que por fin reaccione.



-mm mucho gusto- digo inclinándome – soy Kim Jae Joong-

-ah eras tú- dice volviendo rápidamente hacia arriba y sonriéndome – eres el amigo del que Hitomi habla –



¿Ella le había hablado de mí?

Cuando lo escuche me sentí sumamente feliz, por lo menos ya había oído hablar de mi



-a si? ¿Y qué dice sobre mi?-

-muchas cosas- dice el sin dejar de mirarme

-oye! No te he dicho tantas- dice Hitomi dándole una palmadita en el brazo

Por un momento olvide que ella seguía allí



-además tú querías que te platicara todo de mí-

Y por otro momento olvide también, que él era casado. Pero, no podía dejar de mirarlo

“es tan sexy”

Esa forma de hablar, de moverse, de acomodar su cabello…es simplemente hipnotizante.

No quiero caer otra vez, no con alguien a quien acabo de conocer, no con alguien casado.

Veo como ellos discuten pero él no deja de verme por momentos con esos ojos pardos que posee…



“sigue mirándome…solo un momento más…”



Pareciera que me leyera los pensamientos. Se acerco a mí lentamente, lo mire directo a los ojos y el hizo lo mismo



-¿Te ayudo?- me dijo sin quitarme los ojos de encima

-ah… si- me quitaba uno por unos los libros que tenía en las manos y no la pila completa como lo hizo con su esposa.

“esposa” esa palabra me calaba muy dentro, me dolía ver esa felicidad. ¿O tal vez lo que me dolía era verlo a él con Hitomi?



Vi como el abría la puerta del auto y metía los libros en el, hizo lo mismo con la bolsa de Hitomi.



-Gracias Jae oppa, me tengo que ir. Espero que todo se arregle con Junsu-

-si...yo también- dije mientras miraba como ella se colgaba del cuello de Yunho y le daba un beso rápido en la boca.



Fue con eso que regrese a mi realidad… Estaba en la escuela, parado como tonto viendo como el hombre más atractivo del mundo se despedía de mí con una mirada y se metía en un auto deportivo que se alejaba a toda velocidad.



¿Pero…que era esto?, era un sentimiento que no había sentido ni con…el, si con el que me lastimo, me utilizo y del que creí estar enamorado. Pero que ahora al ver a Yunho, me hace preguntarme si lo que sentí antes era real, o si solo me lo invente yo para sentirme querido.


Ese encuentro me había dejado totalmente helado, era la primera vez que me había sentido así, tan rápido y me extrañaba y preocupaba.

No quería caer en lo mismo pero era inevitable, en cuanto lo vi desee besarlo, abrazarlo y hacer de todo con él. Me daba miedo pero al mismo tiempo me gustaba demasiado.

Jung Yunho… sospecho que esta noche no podre dormir por tu culpa.

.>>>>>>>>


Regreso a la cafetería y veo a Changmin sentado en una de las mesas, en mi cabeza todavía tengo la imagen de Yunho, pero trato de componerme un poco. Veo como esta pateando con el talón en el suelo en señal de desesperación, con su celular en la mano. Se ve que lleva tiempo esperándolo ¿Cuánto tiempo me tarde?



-Oye!! ¿Sigues esperándolo?- dije fingiendo naturalidad aunque podría jurar que me tembló la voz

-Si Jae, no sé qué rayos hace que tarda tanto- Changmin no lo noto, estaba sumido en sus frustraciones.

-no ha pasado tanto tiempo- dije mirando mi reloj

-por si no sabes leer ya paso ¡media hora!-

Me sobresalte al escuchar eso, de verdad perdí la noción del tiempo



-cálmate pareces novia celosa- Dije tratando de disimular



-Me tiene preocupado Jae, que tal si el castigo que le pusieron es muy duro, y si ahora si el profesor lo expulsa de su clase-

Me senté a su lado, se veía realmente preocupado y eso que Minnie no era así. Seria por que prácticamente el tuvo la culpa esta vez…..o por….la otra cosa.



Verlo así me recordaba todas esas charlas que él y yo teníamos acerca de Junsu, Changmin se expresaba de el de una forma peculiar y me llamaba mucho la atención que siempre fueran tan unidos.

Siempre tuve sospechas de esos dos, pero más de Changmin que de Junsu.



El podía ser realmente seductor cuando se lo proponía y me sorprendía el hecho de que Junsu jamás se diera cuenta de nada así que yo solo lo ignoraba.

Pero esta vez se le notaba más que otras veces y tenía tantas ganas de preguntárselo



-¿Cuándo piensas confesártele?- le dije, todo o nada, tenía que saberlo

-¿Qué?- se levanto inmediatamente, fue un movimiento arriesgado pero tenía mucha curiosidad

-¿cómo lo sabes?- lo sabía

Me lo acabas de confirmar-



Wow di en el clavo, a Changmin de verdad le gusta Junsu



-Nunca- dijo muy tranquilo

-¿Por qué no?- Me gustaría verlos juntos, al menos ellos si tenían la oportunidad de estar juntos, no como yo y mis amores imposibles



-Por que él es mi amigo y además no creo que él tenga esas preferencias-

-y qué? No pierdes nada diciéndoselo, como son tan amigos seguro que si te rechaza podrán superarlo porque primero que todo está la mistad y si te corresponde serán el doble de felices- Trate de animar a Changmin

-dije que no Jae joong. Yo soy feliz viéndolo como amigo, claro que sería fantástico si él y yo pudiéramos….lo que sea pero no quiero arriesgarme y perderlo… Lo quiero demasiado-



Nunca había oído a Minnie hablar así, me sorprendía mucho pero me alegraba por el

-pues haya tú-



Me levante y tome sus cosas, quería hacer algo bueno para distraerme y ayudar a Changmin también

-Vamos a verlo-

-Esta con el profesor Park- me miro interrogante

-precisamente, estoy seguro que después del regaño querrá alguien que lo consuele-







Lo tome del brazo y lo lleve hasta el salón…





_______________________________________________







Abrí los ojos, lo primero que vi fue el techo color azul ¿azul?

Voltee a mi lado derecho y vi a Junsu recargado sobre mi brazo durmiendo

Profundamente - ha ya recuerdo- dije agarrándome la frente. Me gire totalmente para ver su cara –Junsu…-le susurre

El no se movió, se veía tan lindo así que no quise intentar despertarlo más.

Pose una de mis manos sobre su cabeza y comencé a acariciar su cabello, lo deseaba como un loco, quería despertarlo y continuar lo que dejamos hace unas horas pero tenía que ir a dar clases, no tenía idea de que hora era pero por el color del día calculaba que eran alrededor de las 6 de la mañana, mi reloj biológico no me dejo seguir durmiendo mas.



Saque con cuidado mi brazo de debajo de Junsu y me senté en la cama. Volví a mirarlo y sonreí al ver como se rascaba la nariz todavía con los ojos cerrados.



Me acerque a él y le plantee un beso suave en la boca, el empezó a corresponderme suavemente aun dormido.



Ding Dong, el timbre de la puerta estaba sonando, me sobresalte y me aleje de Junsu,



¿Quién podría ser tan temprano?



Me acerque a la puerta hasta estar frente a la perilla, toc toc toc! Ahora no era el timbre el que sonaba, estaban dando duros golpes en la puerta que podía jurara eran de desesperación, vacile en abrirla así que solo pose mi mano sobre el picaporte.

Tenía un mal presentimiento



-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Junsu!!!!!!!!!!!!!!-



Se me congelo la sangre al escuchar ese grito, podía reconocer esa voz; Era Changmin quien estaba detrás de la puerta.



No me preocupaba el hecho de que me viera con Junsu sino el hecho de que yo era el profesor de ambos y que no estaba bien visto que un profesor se acueste con unos de sus alumnos y menos andarse exhibiendo enfrente de uno de sus amigos.



-Chunnie? ¿Qué pasa?- Junsu se había levantado por tanto alboroto

Cuando voltee a verlo para responderle un fuerte golpe se hizo sonar por la puerta

-¡¡¡¡¡Jun…suuuu!!!!-

-¿ese es Changmin?

-eso parece- me acerque a el para peinarle un poco el cabello –ya lleva un buen rato tocando-

- ¿si? Pero que quiere tan temprano-

-no se pero será mejor que me valla- dije poniéndome la camisa toda arrugada que traía el día anterior

-¿Por qué?-

-bueno pues por que hay clase por si lo habías olvidado – lo voltee a ver y vi como lanzaba un bostezo

-¿puedo llegar tarde profesor?-me dijo mientras se acercaba a mi solo con una cobija cubriendo la parte baja de su cuerpo y abrazándome por enfrente.



Levante su cara para poder besarlo pero… -¡¡¡Jun..suuu!!!!!!! ¡¡¡¡Abre la maldita puerta!!!!!!- me detuve al escuchar a Changmin, de verdad que algo le pasaba



Nos separamos, lo mire implorando por sus besos, pero el solo ponía atención a la puerta, pareciera que le extrañara mucho el comportamiento de su amigo mucho mas que a mi.



-¡¡ya voy!! – le grito mientras me soltaba poco a poco – creo que debo abrir ya-

-bien, entonces saldré por la parte de atrás- dije tomando mis cosas y pasando al lado de Junsu

-¡oye!- me grito deteniéndome, sentí que se acercaba y gire solo un poco mi cabeza

–te amo- lo sentí abrazándome por la espalda y depositando pequeños besos en ella



Al escuchar eso sentí que la felicidad me invadía de nuevo, siempre desee sentir algo como aquello al escuchar esa frase que antes no tenía sentido; pero que ahora saliendo de la boca de Junsu, estaba llena de esa pasión que el irradiaba y ese amor que yo sabía que sentía por mi.

Me voltee y lo bese en la boca, acaricie su espalda y lo pegue a mi, tanto que soltó la cobija que sostenía y puso sus manos por mi cuello



-yo también te amo- le dije separándome para mirarlo, se sonrojo al ver como yo lo recorría con la mirada de arriba abajo. Me disponía a besar su pecho cuando otro grito de Changmin volvió a interrumpirme. Esta vez si me moleste al escuchar eso y me separe de modo cortante



-¿te veré en la escuela no?- Dije dándole la espalda para no mostrarle mi molestia

-si, no tardare mucho-



Me dirigí a la parte trasera de la casa dedicándole una última mirada a Junsu despidiéndome con una sonrisa y salte la barda.




___________________________________________________________





-¿hola?- contesto el teléfono, es muy tarde y es raro que llamen a esas horas

-hola, ¿está Hitomi?-

-¿Quién habla?- esa voz se me hacia muy familiar

-Kim Jae joong- al escuchar ese nombre una extraña sensación de felicidad me invade sin razón

-Jae Joong, soy Jung Yunho- le dije esperando que el me recordara



Hay una pausa “seguramente no se acuerda”



-haa... Que tal-

-¿si te acuerdas de mi?-

-claro que si- Me alegro al escuchar eso

-quieres hablar con Hitomi verdad-

-no…bueno- creí que el había dicho que quería hablar con ella –de hecho, esperaba que…tú…contestaras-

Eso si que me sorprende, ¿De que querría hablar conmigo si nos acabamos de conocer?

-¿a si?- pues te escucho

-no puedo decirlo por teléfono, ¿podríamos vernos?-

-si…supongo- su voz suena nerviosa y me intriga mucho mas –¿quieres que te recoja en algún lado?-

-veámonos en el parque ¿si?-

-esta bien te veré allá en dos horas-

-bien…- cuelgo el teléfono



Hace tiempo que sentía curiosidad por el muchacho del que Hitomi tanto hablaba, decía que el la comprendía mejor que yo y que verlo la hacía muy feliz. Al principio me molesto un poco que me lo dijera cada vez que discutíamos, pero después de varias veces de que ella lo mencionara en lugar de sentir celos de él, me despertó una extraña curiosidad por saber quién era ese que soportaba a mi esposa y a su mal carácter.



Así que decidí seguirla a la escuela una vez, y fue ese día que lo vi por primera vez…

Estaba parado en los jardines solo mirando hacia el cielo.



Cuando lo vi me sentí muy extraño por dentro, sentí un calor en el pecho y mi corazón empezó a acelerarse al ver como se mojaba la cara con una botella de agua y sacudía su cabello de un lado a otro de una manera demasiado sensual en un hombre.

Para ese entonces yo no tenía idea de quién era el; solo sabía que me había causado extrañas sensaciones así que decidí alejarme lo más rápido posible de él.



Desde ese día había querido volvérmelo a encontrar pero me controle lo suficiente como para no hacerlo por el bien de mi familia, que en este caso es esa mujer que desde hace año y medio no reconozco como mi esposa, sino más bien como una extraña.

Pero que puedo hacer si ya me case con ella, además no soy gay, o eso creía cuando vi a Jae Joong, pero que estoy diciendo no soy gay y nunca lo sere…



-¿Quién era?-

-eran de la oficina- contesto rápidamente al percatarme de que Hitomi estaba parada en el marco de la puerta observándome fijamente

-ha- dice decepcionada – te vi tan pensativo que pensé que era alguien importante-



Me dice analizando mis reacciones

-quien iba a ser- digo volviendo a los papeles que están en mi escritorio. Al recibir esa respuesta me tuerce la boca y sale de la habitación.



Qué extraño que cuando estábamos en la escuela se porto tan cariñosa conmigo, y al regresar a casa estaba tan fría como siempre, de hacho se me hizo sumamente extraño que me rogara que fuera por ella a la escuela cuando generalmente opta por irse con sus amigas.



No se porque no le dije que era Jae Joong el que llamaba, no me gusta que ella hable tanto de el, lo mas extraño es que antes creía que era por que sentía celos de el, pero ahora no creo que sea eso, pero sino es eso, entonces ¿que es?



________________________________________________









-¡¡¡Maldición Junsu abre la puerta!!!-



No cabía del coraje, mis puños me dolían de la fuerza con la que golpeaba la puerta de Junsu, el frio de la mañana me pegaba en la cara pero por dentro me sentía ardiendo por la impotencia que sentía al ni poder evitar que Yoochun pasara la noche con Junsu, me maldije a mi mismo por no tener la suficiente fuerza para tirar la puerta en ese instante.



El auto de Yoochun estaba todavía enfrente de la casa de Junsu, lo cual me decía que el infeliz seguía ahí dentro.

Tenia que impedir que el estuviera sobre Junsu a cualquier costo.

Tóco muchas veces y no tengo respuesta, por cada minuto que pasa mi mente empieza a formular imágenes de los dos, y viene a mi mente la escena que presencie el día anterior en el salón.



Sigo tocando hasta que al fin escucho como quitan el seguro de la puerta y se abre un poco dejando ver una abertura por donde se asoma el pelo despeinado de Junsu y su ojo izquierdo



-¿Qué pasa Changmin?- no me ve a los ojos, lo cual me pone más furioso aun

-ábreme- digo buscando su mirada

-no puedo- me dice agachando la cabeza

-¡¿Por qué?!- digo acercándome a la puerta

-no estoy vestido- el abre unos centímetros la puerta y alcanzo a distinguir su pecho desnudo.

Me negaba a creerlo pero parecía que mis sospechas eran ciertas y me dolía muy fuerte en el pecho


-abre la puerta – le ordeno con la boca apretada, el se tarda en contestar, es obvio que estoy molesto y él lo nota de inmediato

-espérame un poco- Se voltea un poco para buscar algo y aprovecho para empujar la puerta con violencia aventándolo hacia atrás



Entro con brusquedad a su casa, el se tambalea un poco por mi empujón pero se compone rápido y veo como se sube la cobija que hace unos momentos tenia cubriendo sus piernas.



-¡¿Qué rayos crees que estás haciendo?!- digo gritándole mientras lo recorro con la mirada

-Changmin, cálmate ¿qué te pasa?- me mira extrañado con una cara de espanto; jamás me había comportado así frente a él, pero me sentía demasiado dolido para aparentar

-¡no finjas que no lo sabes!- digo furioso acercándome a él, Junsu retrocede y pone su mano en mi pecho para evitar que me acerque más.

Miro su mano para luego tomarla violentamente atrayéndolo a mí y pegándolo a mi cuerpo.

El lanza un grito por mi acción tan brusca y trata de zafarse por instinto con la otra mano haciendo caer la cobija que traía.



Lo miro ahora totalmente desnudo frente a mí y mis manos desean poder tocarlo, estaba a punto de hacerlo pero miro su expresión y siento un vuelco en el corazón.

Comprendí lo que estaba haciendo al fin y lo suelto rápidamente.


Me deje llevar por mi ira y estaba a punto de salirme de control, pero si Junsu iba a ser mío el se tenía que entregar a mí, y de verdad que lo iba a obligar a hacerlo.

Pongo mis dos manos sobre mi cara y me dejo caer en el suelo como un trapo.

Pasa un poco de tiempo, debieron haber sido unos minutos pero sentí que fueron horas.

Hasta que sentí la mano de Junsu sobre mi hombro, respire al sentir que todo iba de acuerdo al plan.



-Mi...nnie- sentí como temblaba su mano en mi hombro



-perdona- digo apenas audible



-no… entiendo nada- alzo la cabeza para mirarlo y veo como está parado a mi lado mirándome desconcertado



-yo tampoco- digo mientras siento lagrimas caer sobre mi rostro, se supone que esto no debería pasar, yo no tenía planeado llorar frente a el pero no puedo evitar dejar salir un poco de dolor de mi corazón, lo cual funciona de maravilla puesto que él se conmueve de inmediato



-dime qué te pasa- se agacha un poco para poder mirarme. Seco rápidamente las lágrimas de mi rostro, tomo su cara y la acerco a mí



-no me digas que de verdad no lo sabes- quería apresurar las cosas y para eso tenía que decirle todo, aunque me costara trabajo



-¿De qué hablas?- me decía mientras tomaba una de mis manos de su rostro



-valla, de verdad que no tienes idea- digo decepcionado apartando su mano de la mía



-¿Qué es lo que nos se?-



-te acostaste anoche con Yoochun verdad-



Mi afirmación lo dejo sin palabras, su rostro se torno pálido y dio un pasa para atrás

– Ya veo – digo mientras me levanto



-Minnie…yo…no- lo miro fijamente a los ojos por un momento.



De verdad que lo tome por sorpresa y ahora no tiene ninguna excusa.



-¿por qué dices eso?- trata de disimular



Ya es muy tarde para inventarme algo, lo agarre en la movida y quiere cubrirse pero nada de lo que diga me va a convencer, yo lo vi y nunca podre perdonarlo



-no me vengas con eso sí-

-de verdad que no se…- ese intento es demasiado y me vuelve a encender que lo niegue en mi cara cuando yo mismo lo vi besándolo



- ¡entonces de quien es el maldito auto que estuvo frente a tu casa toda la noche!-



El entiende que no puede ocultármelo más, solo Yoochun tiene un auto tan lujoso en la escuela y no es muy común que un profesor lo tenga.



-perdón…por no decírtelo ayer…es que todo fue tan rápido que…- me dice acercándose admitiéndolo al fin tratando de calmarme



-¡ni siquiera pensaste en mi verdad!- retrocede de nuevo al ver cómo me levanto y comienzo a gritar otra vez



– ¡¡¡¡estabas tan ocupado revolcándote con él para darte cuenta de que yo me estaba muriendo al saber que la única persona que he amado en mi vida se estaba acostando con el profesor enfrente de mi casa!!!-



Eso era totalmente cierto y me temblaba la voz al decirlo



-Changmin… ¿tú... me amas?- me dice con su cara de incredulidad. Me parte el corazón saber que no se había enterado hasta ahora



-¡¡¡si idiota!!!-



No lo resisto más y me lanzo sobre su boca para comenzar a besarlo como loco, Junsu al principio se resiste pero termina cediendo poco a poco.

Se queda inmóvil solo moviendo sus labios a la par de los míos, probar su sabor era justo como lo había imaginado, delicioso y caliente. Por cada segundo que paso besándolo me excito más y más, a la par que me enciendo del coraje de saber que Yoochun probo primero que yo su boca y todo su cuerpo.



La última sensación se empieza a apoderar de mi y Subo la intensidad de mi beso, lo obligo a abrir su boca para que yo pueda introducir mi lengua en ella; mis manos no podían mantenerse en un mismo lugar y comencé a acariciar su espalda mientras aprisionaba sus brazos en un agarre brusco



-no… espera- me dice separando su boca de la mía después de un rato de estar mezclando nuestros sabores, pero solo por un momento por qué no lo deje hablar y volví a aprisionar su boca con la mía mordiendo su labio inferior para que no pudiera moverse.

Empezó a tensar su cuerpo y a tratar de zafarse. Sabía que no debía pasar esto todavía pero la idea de que Yoochun lo haya poseído primero que yo me estaba matando y me obligaba a hacerlo mío a toda costa, a marcarlo para que nadie pudiera volver a acercársele.

Solté su boca y lanzo un gemido, lo tire con brusquedad sobre el suelo y en un movimiento rápido agarre el cinturón que probablemente era de Yoochun y amarre sus manos a la pata de la mesa.

-¡Changmin!- me gritaba desesperado- ¡ya basta!..¡No quiero! – Pataleaba tratando de zafarse con desesperación mientras yo lo acariciaba frenéticamente recorriendo todo su cuerpo de una manera que si yo lo hubiera razonado asustaría a cualquiera – ¡suéltame! ¡No por favor!- su voz sonaba entrecortada, se notaba que tenía miedo pero yo no podía detenerme y opte por callar su boca con mi mano.

Le quite la cobija por completo y pegue mis caderas a las suyas mientras besaba su cuello dejándole marcas en todos lados; lagrimas empezaban a caer por su rostro…



No entendía mi propio comportamiento, me estaba comportando como una bestia, pero entre mas se resistía mas deseaba poseerlo…



No podía controlarme, deseaba detenerme pero no podía hacerlo. Puse mis rodillas sobre sus piernas para evitar que se moviera mientras bajaba el cierre de mi pantalón con torpeza, Junsu no paraba de gritar y temí que alguien pudiera escuchar aquello así que tome una servilleta que estaba tirada en el suelo y la amarre alrededor de su cabeza para tapar su boca, antes de eso el me gritaba que no lo hiciera y lloraba pero no podía detenerme ahora y le tape la boca sin mirar sus ojos.

Termine de desabrochar mi pantalón y me lo baje lo suficiente para poder sacar el miembro que desde hace un rato tenia aprisionado en mi pantalón, empecé a frotarme contra él para que sintiera como me tenía.



-me… vuelves… loco- dije excitado mientras besaba su pecho con fuerza – y te atreviste… a romper mi corazón- dije mientras me pegaba a su miembro y lo rosaba una y otra vez.

-¡me lastimaste de verdad!- Abrí sus piernas con brusquedad e introduje de una sola estocada dos de mis dedos en su entrada, el se retorció por lo brusco de mis acciones y aun con mis dedos dentro de él me recosté un poco sobre sus caderas y empecé a lamerlo por todos lados que mi boca alcanzaba.



El lanzaba gritos ahogados en la servilleta y se retorcía una y otra vez tratando de quitarme de él.

Voltee a ver sus manos las cuales estaban ya lastimadas por tanto forcejear contra el cinturón, entonces saque mis dedos de dentro de él y subí por su cuerpo hasta llegar a sus muñecas ya rojas y comencé a besarlas sin desamarrarlas. Accidentalmente por estar haciendo eso baje la mirada y nuestros ojos se encontraron. Estaba tratando de evitar eso porque sabía que si lo volteaba a ver me convencería con la mirada de que me detuviera.



Me detuve en seco al ver cómo me miraba y las lágrimas seguían cayendo por su rostro mientras me imploraba que ya no siguiera con eso… Me partió el corazón verlo así, tanto que desee ya no hacerle eso, pero mi plan tenía que seguir hasta el final.

Me acerque a su boca y le quite la servilleta que tenía

-haa!!!!!!!!- apenas pudo decir entre sollozos – ¡suéltame ya!-

-Junsu…-


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD