Love is a Force of Nature. Cap 22

5 comentarios
“Percepción”

Desearía que esto pudiera haber sido de cualquier otra forma
Pero es que yo simplemente no sé, no sé que más puedo hacer…
[Every day is exactly the same, Nine Inch Nails]


Junsu estaba sentado cerca de su ventanal mirando a Yunho dormir. Había sido lo más cuidadoso posible en no despertarlo, después de todo aún quedaba algo de noche y no tenía sueño, pero sabía que Yunho necesitaba recuperar fuerzas.

Esbozó una sonrisa al observar la tranquilidad de su rostro, la sabana apenas cubría su cintura y tenía el pelo aún mojado. Junsu observó casi en trance como su pecho subía y bajaba, su respiración armónica siendo el único sonido percibidle en la quietud de su habitación.

Dirigió la mirada hacia el ventanal, corriendo las cortinas con sus manos para observar el paisaje. Inmediatamente percibió que el amanecer estaba cerca y eso…indicaba que su tiempo con Yunho había llegado a su fin. En eso estaba, completamente sumido en sus pensamientos, cuando lo escuchó moverse sobre la cama.

“Junsu…” susurró con voz somnolienta, abriendo sus ojos y buscándolo con la mirada.

“Yunho” le dijo, sonriendo al observarlo bostezar. “No quería despertarte”

“¿Está amaneciendo, cierto?” Yunho le preguntó, sentándose en la cama y mirando hacia el ventanal.

“Aún no, pero ya no falta mucho” Junsu le contestó en voz baja, levantándose de la silla y caminando hasta la cama, deteniéndose a pasos de ella

“Ven…” Yunho acercó su mano a la suya, extendiéndosela. Junsu la tomó y se abalanzó a él, sentándose sobre su regazo y rodeando los brazos alrededor de su cuello, refugiando su rostro en el.

“No te vayas Yunho…no me dejes…” susurró, sintiendo su pecho contraerse. El apego que había establecido con Yunho parecía haber cobrado vida y ahora le reclamaba, Junsu se sentía horriblemente dependiente. Sin poder contenerse, se aferró con más fuerza a su cuerpo, las lágrimas deslizándose por su rostro.

“Junsu, mírame” Yunho le dijo, acariciando su espalda con sus manos. Junsu asintió, retirando su rostro de su cuello y mirándolo a los ojos.

“Tranquilo, no voy a dejarte. Ya no falta mucho… ¿Puedes sentirlo? Nuestras sangres…quemando con fuerza. Está creciendo Junsu, se hace más fuerte y con una vez más que lo hagamos habrá terminado” Yunho le sonrió, llevando las manos a su rostro y limpiando sus lágrimas ensangrentadas

“Si, puedo sentirlo…” le susurró, acercando sus labios a los suyos. “Lo siento quemándome en las venas y atormentándome cada vez que estás lejos…”

“Cómo quisiera poder terminar ahora el ritual y llevarte conmigo a donde nadie nos encontrará jamás” Yunho volvió a capturar sus labios, besándolo mientras sentía como las manos de Junsu se encargaban de retirar la sabana de su cuerpo para así poder sentir su piel contra la suya. Arrojó la sabana en menos de un segundo y volvió a rodear los brazos alrededor de su cuello. Yunho lentamente se extendió hacia atrás, desplomándose en la cama con él colgado a su cuello. Junsu comenzó a restregarse contra él, y Yunho inmediatamente sintió su cuerpo en llamas, endureciéndose apenas Junsu había comenzado con el contacto mientras continuaban besándose.

Junsu se percató de la rígida erección de Yunho nuevamente presionada contra su abdomen y lanzó un gemido dentro de su boca, separándose de sus labios para susurrarle.

“Yunho” dirigió su boca hasta su oído, jugando con su lóbulo. “Estás duro de nuevo…”

“J-Junsu, detente” balbuceó cuando Junsu le lanzó una sonrisa maliciosa y lentamente descendió la cabeza hasta su erección.

“N-No tenemos tiempo para—” fue interrumpido por un ronco gemido escapándose de sus labios al sentir que Junsu envolvía su erección, masajeándolo con su lengua y lamiendo la punta al sacarlo de ella.

“Lo siento, no te escuché… ¿Qué has dicho?” Junsu levantó la mirada hasta encontrarse con sus ojos. El fulgor dorado de los ojos de Yunho había regresado y sabía que...su lobo interno había despertado y estaba listo para devorarlo…

“Ven” gruñó, y estaba a punto de atraerlo hacia sí cuando lo observó levantarse de la cama.

“Yunho, creo que no tenemos tiempo para esto” Junsu sonrió. Amaba tentar a Yunho, amaba despertar todos sus instintos animales y transformarlo en la…bestia que era.

Lanzó una risita, y estaba por voltearse cuando sintió el olor de la sangre invadir sus fosas nasales. Yunho había abierto una herida en su muñeca y ahora dejaba caer pequeñas gotas de su sangre sobre su torso.

“Y-Yunho…” Junsu miró casi en trance como las gotas de sangre se deslizaban por su cuerpo, descendiendo por su perfecto abdomen y yendo aún más abajo...y la sed, comenzó a nublar cada uno de sus pensamientos…

“Debo irme ya” Yunho le sonrió, levantándose y buscando sus pantalones. Al instante Junsu se acercó a él, empujándolo a la cama y trepando a su regazo, lamiendo su torso como si estuviese deshidratado.

“D-Dios…Yun…ho…” Junsu gimió contra su piel, lamiendo cada gota de sangre que descendía por su abdomen y sintiendo como su sangre quemaba cada rincón de su cuerpo y lo excitaba al punto que ya no podía aguantar más.

“¿Mm?” Yunho volvió a sonreír, lamiendo la herida de su muñeca y cerrándola al instante. Sabía que una vez que Junsu probaba su sangre…enloquecía y terminaba rogándole que lo penetrara. Dirigió su erección a su entrada, rozándola e introduciendo sólo la punta de ella, causando que Junsu volviera a gemir y se retorciera sobre su regazo.

“Hazlo…” dijo en casi un jadeo. “H-Hazme tuyo Yunho…a-ahora…” Junsu cerró sus ojos, lanzando un agudo gemido al sentir el miembro de Yunho deslizándose hacia adentro.

Yunho inmediatamente aferró sus manos a sus caderas, jadeando ante lo caliente y estrecho que estaba y desplomando su cabeza sobre la almohada, lanzando reiterados gemidos al sentir que Junsu aumentaba el ritmo y lo montaba con mucha más velocidad, gimiendo su nombre en esa voz tan melodiosa que lo hacía perder toda la razón que le quedaba…

Yunho buscó nuevamente sus labios, levantando su rostro para capturarlos, pero Junsu inmediatamente dirigió sus labios a su cuello y le clavó los colmillos, buscando desesperado más de aquel elixir que lo volvía completamente loco. La punzada de dolor no tardó en desvanecerse; Yunho arqueó sus caderas hacia arriba, penetrándolo hasta el fondo y Junsu lanzó un agudo gemido, separándose de la herida e incapaz de reprimir los reiterados gemidos que escapaban de sus labios al sentir que Yunho se enterraba hasta el fondo de su cuerpo, mientras su sangre volvía a trastornar cada pensamiento de su cabeza.

Yunho se sentó en la cama, refugiando su rostro en su cuello y sus manos se aferraron a su cadera, levantándolo para nuevamente dejarlo caer sobre su miembro.

“¡AHHHH...YUNHO!” gritó al sentirlo enterrarse hasta el fondo de su cuerpo e inmediatamente sintió los dientes de Yunho desgarrar su cuello, volviendo a beber de su sangre mientras sus ojos dorados resplandecían al sentir que Junsu y él eran nuevamente uno…



Continuaron así por lo que para ellos les pareció una eternidad, demasiado perdidos en el trance…y cuando finalmente alcanzaron el clímax, el sol estaba a pocos minutos de salir.

Junsu descansaba su cabeza sobre el pecho de Yunho mientras él trataba de regular su agitada respiración. Podía escuchar el frenético latido cardiaco de Yunho volviendo lentamente a la normalidad y el sonido era más que apacible. Lanzó un suspiro mientras sus manos delineaban cariñosamente su marcado abdomen.

“Desearía que no tuvieses que irte” le susurró, algo apenado.

“Volveremos a vernos muy pronto, eso te lo aseguro. La luna llena ya esta cerca… ¿puedes sentir su energía?” le preguntó, acercando una de sus manos a la suya y entrelazando sus dedos.

“A decir verdad si” Junsu cerró sus ojos, apretando la mano de Yunho y concentrándose. Sentía como si…la energía de Yunho estuviese pronta a aumentar en intensidad…

“Entonces ya ha comenzado” le susurró. “Lo que hemos hecho ya está a punto de finalizar, por lo que…estoy en la obligación de preguntarte. Junsu, ¿Estás seguro de esto? Estamos a punto de terminar el ritual, pero si te arrepientes ahora y no vuelves a probar mi sangre podrás revertirlo y mi sangre eventualmente abandonará tu cuerpo, podrás…unirte a Jaejoong sin problemas” Yunho lanzó un suspiro y Junsu inmediatamente levantó su cabeza de su pecho para mirarlo.

“¿Pero qué cosas dices Yunho? Cómo si no supieras que yo estoy—” dijo, pero se vio seriamente interrumpido al ver que Yunho lentamente acercaba nuevamente sus labios a los suyos.

“¿Tú…estás…?”

“Perdido y—” se detuvo al sentir sus labios sólo a centímetros. “Completamente enamorado de ti…y ser uno contigo es lo único que quiero en esta vida” Yunho le sonrió, capturando sus labios en un suave beso, mordiendo su labio inferior al romperlo.

“Me alegra escuchar eso. Aunque de todas formas te hubiese secuestrado si me hubieses dicho que no estabas seguro” Yunho lanzó una risita, levantándose de la cama mientras Junsu se enredaba en las sabanas y lo observaba vestirse.

“¿Hay un…demonio viviendo aquí, cierto?” Yunho le preguntó al terminar de abrochar sus pantalones, volviendo a mirarlo.

“Si, Yoochun. ¿Cómo lo sabes?” Junsu lo cuestionó, reprimiendo un bostezo. El cansancio rápidamente apoderándose de su cuerpo.

“Puedo olerlo…pero es muy curioso que no se haya dado cuenta de mi presencia. Los demonios son muy sensibles a cambios de energía, y te aseguro que lo que acabamos de hacer debió haber desprendido una enorme cantidad de ella”

“No sé, quizás estaba ocupado. Últimamente Jaejoong le ha asignado bastantes quehaceres, a veces siento que abusa de él sólo porque es su mayordomo” comentó, girando su cuerpo para mirarlo. Yunho lentamente se acercó al ventanal, mirando hacia el exterior.

“¿Qué…sabes acerca de ese tal Jaejoong?” le preguntó.

“No mucho, aparte de que es un sádico y trabaja traficando criaturas” resopló.

“¿Nadie te ha contado algo sobre él que te haya llamado la atención?”

“Es curioso que lo menciones” comentó, lanzando un suspiro. “Hace un tiempo atrás tuve la oportunidad de hablar con una sirena. Es una larga historia…así que bueno, cuento corto, el asunto es el siguiente: Me dijo que…Jaejoong estaba en una situación muy parecida a la mía y que la clave para solucionar la guerra residía en él y en otra persona”

“Changmin” musitó Yunho y Junsu lo miró extrañado.

“¿Changmin?” preguntó, arqueando una ceja.

“Changmin me contó que Jaejoong y él habían tenido un pasado, y que él había sido quien asesinó a la ex líder de la comunidad de lobos del bosque” contestó, lanzando un suspiro y volviendo a caminar hasta la cama. Junsu inmediatamente se sentó al borde de ella, mirándolo con una expresión algo sorprendida.

“¿La asesinó?” preguntó y lo observó asentir. “Pero… ¿por qué razón lo haría?”

“No estoy muy seguro, pero tiene sentido. Si te pones a pensar, Changmin y Jaejoong siempre han sido los que han fomentando el odio mutuo entre vampiros y licántropos. Quizás…la razón por la que fomenten los conflictos es porque…tengan una especie de pasado que los vincule o algo haya pasado entre ellos que los haga odiarse y por ende, descarguen su odio queriendo eliminar a la raza del otro” le dijo, acariciando su rostro con sus manos. “Claro que es sólo una suposición, porque no puedo confirmar nada”

“Entonces, ¿tú crees que cuando la sirena me dijo que Jaejoong estaba en una situación muy parecida a la mía se debe a que…también se enamoró de un licántropo?”

“Si, es factible…salvo por un detalle, hay algo que llama mi atención. Cuando entré a esta mansión inmediatamente pude darme cuenta de que aquí vivía otro vampiro y un demonio. Pero…sus esencias no estaban diferenciadas la una de la otra, me explico…era como si fuesen una sola” Yunho lanzó un suspiro, sentándose a su lado mientras Junsu volvía a entrelazar sus manos.

“¿Qué sus esencias no están diferenciadas?” Junsu lo miró sorprendido, arqueando una ceja. “¿Cómo podría ser eso posible?”

“Si un licántropo nos encontrara juntos sabría que ya hemos cruzado la línea, porque nuestras esencias pierden su propia identidad y comienzan a mezclarse, siendo solamente una al finalizar el hibridaje”

“¿Estás insinuando…lo que creo que insinúas?”

“Estoy casi seguro que Jaejoong ha probado la sangre de aquel demonio, y él a su vez ha probado la suya. Sus esencias…casi no se distinguen”

“¿Qué, acaso el hibridaje entre vampiros y demonios es posible?” Junsu abrió sus ojos de par en par, perplejo ante las declaraciones de Yunho. Pero tenía sentido, tenía mucho sentido…e incluso explicaba por qué Yoochun había cambiado de actitud tan drásticamente…

“Es poco común, porque generalmente los demonios tienden a ser criaturas solitarias, pero si. La unión con sangre no es ningún juego, establece un vínculo tan profundo que une ambas naturalezas, mezclando también las propias habilidades”

“Yunho, el sol…” lo interrumpió. Junsu inmediatamente pudo percibir los rayos del sol acercándose peligrosamente, el alba a sólo un par de minutos. Su cuerpo le estaba exigiendo que entrase al letargo.

“Si, lo sé” lanzó un suspiro, girando su rostro para mirarlo. “Vuelve al bosque, un día antes de la fecha que Jaejoong eligió para su unión. Yo sabré cuando estés cerca y estaré preparado…porque una vez que terminemos el ritual tendremos que huir, no podremos regresar” Yunho lo abrazó, estrechándolo en sus brazos para luego liberarlo y acercar sus labios a los suyos.

“Prométeme que…todo va a salir bien…” le dijo Junsu, mirándolo con ojos anhelantes

“Hasta el momento hemos tenido suerte, esperemos que…nos siga acompañando y podamos terminar el ritual con éxito” Junsu acortó la distancia que los separaba, besándolo mientras una de sus manos se posaba alrededor de su cuello y acariciaba sus cabellos.

“Te amo…” le susurró Yunho al separarse. “Cuídate mucho y recuerda que nadie debe probar tu sangre”

“También te amo, ten mucho cuidado al salir” Yunho le sonrió, levantándose de la cama y caminando hasta el ventanal.

“Nos vemos” le lanzó una última sonrisa antes de retirar el pestillo del ventanal y lanzarse hacia el suelo. Al instante Junsu caminó al ventanal, cerrándolo y observándolo perderse entre los matorrales.

Junsu lanzó un suspiro, cerrando las cortinas e inmediatamente su habitación entró en penumbras. Su cuerpo…le estaba rogando descanso, así que sin perder un segundo más de tiempo se desplomó sobre la cama, sonriendo y enredándose en las sabanas. Siendo invadido por la esencia de Yunho que aún yacía impregnada sobre su cama...



xXx



Ji Hae esperó a que Yunho regresara a la colonia y estuviese ocupado entrenando lobos novatos para visitar a Changmin. Meditando bastante la situación antes de decidirse a hablar…

“Señor” susurró al asomar su cabeza por la madriguera.

“¡Ah, Ji Hae!” exclamó Changmin, sonriéndole y haciéndole una seña con la mano para que entrara. “Pasa, hace tiempo que no te veía… ¿Cómo has estado?”

“Bien, ya sabe…” contestó, aún nerviosa. Changmin tenía ese aire de soberbia que ponía nervioso a cualquiera. “Entrenando”

“Me alegro, tienes que fortalecerte para la guerra” le dijo, dejando los planos a un lado y girando su rostro para mirarla. “Ahora, dime. ¿Qué es lo que te trae por acá?”

“Si, bueno…yo quería hablarle de Yunho” contestó, su voz siendo casi un susurro.

“Claro, ¿Qué pasa con mi Alpha?”

“Sé que probablemente me va a odiar cuando le informe a usted sobre esto, pero…no puedo permitir que siga” murmuró y Changmin inmediatamente se paró de su asiento.

“¿Qué es lo que…no puedes permitir que siga?” él la miró fijamente a los ojos, escudriñándola con la mirada, y Ji Hae mordió su labio inferior con nerviosismo.

“Y-Yunho…ha estado viendo a alguien a espaldas suyas” balbuceó, desviando abruptamente la mirada de los quemantes ojos escudriñantes de su líder.

“¿Qué?” exclamó, sobresaltando a Ji Hae con la repentina alza en el tono de voz. “¿Cómo que ha estado viendo a alguien a mis espaldas?”

“Lo que escuchó. Lo he visto salir a horarios extraños y bueno…estoy en la obligación de informárselo”

“¿A quién ha estado viendo? ¿Es de aquí, de la colonia?” Changmin alzó aún más la voz, comenzando a sulfurarse. No podía creer que Yunho lo estuviese traicionando después de todo lo que había hecho por él, después de todos los privilegios que tenía, y a tan sólo días de su unión…

“No, no es de la colonia”

“¿Entonces de dónde es, de qué colonia de hombres lobo?” El rostro de Changmin pareció iluminarse por un segundo, como si hubiese vislumbrado la respuesta.

“No, no me lo digas…ya lo sé. Ha vuelto al sur a buscarlo, ¿No es así? Después de todo este tiempo…qué diablos, conozco su temperamento y en cierto modo sabía que no se quedaría de brazos cruzados”

“No, no…nada de eso, o por lo menos que yo sepa” Ji Hae negó con la cabeza, tragando saliva. “Y es que ese es el problema, señor…la persona que Yunho ve no es—” se detuvo, incapaz de continuar. Quizás…había cometido un error y contarle a Changmin había sido demasiado apresurado, pero ya era demasiado tarde. Changmin inmediatamente se acercó a ella y la tomó del brazo, su indignación evidenciándose en las duras facciones del rostro.

“Habla” masculló. “Quiero saberlo ahora” Changmin le apretó el brazo, mirándola desafiante. Ji Hae inmediatamente desvió la mirada y suspiró. Mentirle al líder era considerado como traición, ya no podía callar…había cruzado la línea.

“Es…un vampiro, Yunho ha estado viendo a un vampiro”

Changmin se quedó mirándola completamente en blanco, como si no procesara sus palabras, tardando unos segundos antes de comenzar a tratar de comprender…

“N-No…” balbuceó. “Eso no es posible, tú debes estar equivocada. Yunho jamás traicionaría a la colonia, él me lo demostró cuando aceptó mi voluntad y se transformó en alpha. No lo haría, ni menos con un—”

“Yo lo conocí, estuvo en la pelea de Yunho contra Sheik” Ji Hae lo interrumpió, decidida a no dar marcha atrás y confesarle todo lo que había presenciado.

“Cuéntame todo lo que sabes, y no omitas ningún detalle” Changmin suspiró y se dio la media vuelta, caminando hasta su cama y sentándose al borde de ella, llevando sus manos a su rostro, agobiado. No era posible, simplemente no podía procesar que semejante traición hubiese ocurrido frente a sus narices. ¿Desde cuánto tiempo Yunho se había estado riendo en su cara, haciéndole creer que todo estaba bien cuando en el fondo se andaba revolcando con una sanguijuela? Yunho era su alpha, su arma secreta, su futura unión y compañero para la vida…y ahora, ahora…

“Yunho al parecer lo conocía de antes, pero no estoy segura de donde. Lo he visto abandonar la madriguera en la mitad de la noche y el hecho…no dejó de llamarme la atención. Yo hasta ayer no estaba segura de nada, hasta que nuevamente volvió a abandonar la madriguera y decidí seguirlo. Lo seguí hasta una enorme mansión hacia el norte…donde termina nuestro territorio. Fue en ese entonces cuando vi al vampiro, le abrió el ventanal y lo dejó entrar…confirmando todas mis sospechas” Ji Hae sintió una terrible opresión en el pecho al confesarle a Changmin lo que había visto. Se sentía…horriblemente mal por haber traicionado a Yunho, pero aún tenía presente la promesa que le había hecho a su padre, la promesa de velar por el bienestar y la prosperidad de la colonia cueste lo que cueste…

“¿Se está…enamorando de ese vampiro?” Changmin le preguntó de frentón, su voz…cargada de dolor y amargura. Este era su fin, el fin de todos los planes y la grandeza que tenia pensado para la colonia del bosque. Changmin vio todos sus planes y sueños derrumbándose en segundos y la ira, y la sed de venganza tronaron por sus venas; su lobo interno rugiendo en agonía y demandándole la sangre de Yunho entre sus garras…

Ji Hae asintió con la cabeza, apenada e incapaz de mirar a Changmin a los ojos mientras volvía a hablar.

“Yo…nunca lo había visto así, es evidente que está completamente trastornado y sólo quiero…velar por el futuro de la colonia”

“El nombre, necesito saber su nombre…” Changmin se levantó, caminando hasta la mesa, tomando uno de sus lápices en sus manos y trazando unos dibujos sobre los planos, la mencionada mansión le llamaba la atención. Ji Hae lo observó dibujar en completo silencio, Changmin parecía estar señalando la frontera del bosque, trazando una especie de equis en los planos y escribiendo datos que Ji Hae no pudo descifrar.

“Junsu, Kim Junsu”

“¿Junsu has dicho?” Changmin abrió los ojos de par en par. El nombre le parecía horriblemente familiar hasta que lo recordó. Era…la futura unión de Jaejoong…

“Hiciste muy bien en decírmelo Ji Hae, no puedo estar más orgulloso de ti. Es una lástima que no seas tan fuerte como tu hermano, de lo contrario…podría unirme a ti” Ji Hae sintió un escalofrío erizarle el vello de la piel al escuchar aquellas palabras de su líder que parecieron casi cariñosas, su voz…sonando dulce tan sólo por un segundo para luego recuperar el rostro estoico y la mirada analítica que lo caracterizaba.

“¿Qué es lo que…hará con Yunho?” Ji Hae mordió su labio inferior. No quería que Changmin lastimara a su hermano, pero descifrar lo que pasaba por su cabeza era como tratar de encontrar una aguja en un pajal…

“Una emboscada por supuesto, necesito ver con mis propios ojos al vampiro con el que se involucra” masculló, volviendo a mirarla. “Puedes retirarte, yo te llamaré luego para informarte los pasos a seguir” le hizo una seña con la mano y justo cuando ella estaba por abandonar la madriguera le susurró.

“Ji Hae…no te atrevas a contarle a Yunho acerca de mis planes, de lo contrario…me veré en la obligación de matarlos a ambos”

Ji Hae asintió, y sin voltear a mirarlo se marchó, demasiado sobrepasada con la magnitud de sus actos…



xXx



Pasaron unos minutos y Changmin ya tenía reunido a los licántropos más antiguos de la colonia. Todos estaban alineados en fila, esperando sus órdenes.

“Nuestro macho Alpha, Jung Yunho, ha cometido la peor traición a la sangre…por lo que vamos a realizarle una emboscada. Kim Junsu es el blanco, un vampiro con el que se me ha informado que se involucra. Quiero…su cabeza en bandeja de plata…”

5 comentarios:

  1. KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!

    Se lo ha dicho Se lo ha dicho !!!! *rueda por toda la casa*

    Uff... Vaya pedazo de capitulo nos has dejado O_O
    Ya solo con que se hayan dado cuenta de Jae y Chunie me habia emocionado... Con lo que ha dicho JiHae ya.. !! *muere*

    No puedo esperar a ver la conti X___X Una emboscada!!

    Adoro tu fic enserio!! Muchisimas gracias por compartirlo! Me tienes adictada a la trama *___*!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11/17/2012

    No nos torture y actualiza prontooo ....este fic es genial!

    ResponderEliminar
  3. Oh! my god!

    Autora! como se atreve a dejarnos asi de clavas, esta bueno pasarme el frio aqui en mi cuarto valio la pena *llora* Aigo!~ Espero ver ya el proximo capo es que este fico es genial, ahora mi coment para este capo que estuvo excelente xD

    Aigo!~ Fue muy romantico el encuentro de Yunho y Junsu ah!, lo ame ♥ .... y mas de lo del ventanal ^ /// ^ .....

    Por otra parte mendiga hermana de Yunho como se atreve a traicionar a su hermano, como es posible aunque se lo prometa a mi padre pero primero esta Yunho digo mi hermano kekeke : O, men! ya la estoy empezando a odiar TT ^ TT

    Y luego la emboscada oh! my god! no pobre Yunho ojala no le pase nada, hasta me imagine la cara de Changmin cuando le dijeron la traicion de Yunho u.u

    Bueno espero otro capo xD, ya me estoy emocionando

    ResponderEliminar
  4. assdaasdaa OMG @_@ tengo tanto que decir pero aish es demasiado! muchas muchas emociones con un sólo cap te has pasado! @__@ bueno voy a tratar de resumir xD
    En primer lugar me sorprendió mucho que Yunho haya percibido lo de Jae y Chun o.o! están a un paso de conectar los puntos y su despedida fue tan romantica u.u...
    pero despues oh no con lo de Ji Hae ><! que tontaa es como hace esooo y pobre pobre Yun D:algo dijo Changmin sobre otra persona? D: un ex quizas? oh diooos no que emocionante!! y ahora con la emboscada esa :O!!!! tienes que actualizar lo mas pronto que estamos muriendo aqui!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11/25/2012

    es muy triste! porque no pueden estar juntos??? esta muy interesante! continualo pronto please!!! no puedo esperar *-*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD