Only for Me

3 comentarios

Nota de RUKI: Se recomienda leer primero el fic y luego escuchar el audio




Título: Only for Me 
Autora: Xini2Fisa
Couple: YunJae
Extensión: OneShot
Género: Asesinato


-¿Cómo te sientes?

-Bien

-Bien… –El  doctor suspiro –Te voy a hacer la pregunta más clara… ¿Cómo te sientes después de haber asesinado a tus mejores amigos? –las miradas de Jaejoong y del doctor se encontraron.

***FLASHBACK***

Yoochun y Jaejoong siempre han sido los mejores amigos desde la infancia, prácticamente habían crecido juntos y se querían como hermanos.

Al llegar a la universidad un tercero se unió a ellos, su nombre era Kim Junsu, que desde un principio se ganó la amistad de los mayores.

Con el tiempo entre Yoochun y Junsu creció un sentimiento mucho más grande que la amistad y Jaejoong aceptó felizmente la relación de ambos chicos.

Jaejoong, Yoochun y Junsu siempre salían juntos, todo a su alrededor eran risas y bromas, pero con el tiempo las salidas de a tres se volvieron de a dos. Yoochun y Junsu empezaron a tener salidas más privadas; Vivian juntos y con el tiempo Jaejoong se empezó a sentirse ignorado por ellos.

***************************************

Jaejoong estaba en su habitación pasando el rato, su salida con sus amigos se canceló ya que estos querían tener una tarde para ellos solos.

Te dejarán solo…

-¿Quién dijo eso? –Jaejoong se levantó sobre saltado de su cama.

Ellos te abandonarán…

-¿Quién está ahí?… si es una broma… es de mal gusto –Comenzó a buscar por toda su habitación la fuente de la voz.

Todos te abandonarán…

-¡Sal de donde estés! –Gritó.

Esa fue la primera vez que Jaejoong escuchó la voz en su mente; no le contó a nadie ya que pensaba que lo tratarían de loco.

Seguía escuchando las voces, pero el tan solo decidió ignorarlas.

*****************

El tiempo pasaba y las salidas de Yoochun y Junsu sin Jaejoong aumentaban y con esto también las voces, las cuales siempre repetían lo mismo “te abandonarán, estarás solo…”.

Las noches eran un tormento, no dormía, pasaba toda la noche dando vueltas por su habitación, las voces no lo dejaban en paz, su estado de salud se estaba debilitando como también lo hacía su estado mental.

-Por favor déjame en paz- Jaejoong estaba sentado en su cama con ambas manos en la cabeza – ¿Qué quieres de mi?

Ellos se van a deshacer de ti…

-No... Ellos son mis amigos… nunca lo harán –sollozó cubriéndose la cara con sus manos.

No tienes amigos… yo soy tu única amistad

-¡Basta!... por favor para…

Deshazte de ellos antes que ellos de ti…

-¡NO!

¡HAZLO!

-¡NO! –Jaejoong no paraba de llorar, se jalaba el cabello y la cabeza no paraba de darle vueltas.

Tu puedes Jaejoong

La mente de Jaejoong colapsó, no sabía quién era ni donde estaba, su mente estaba en blanco y no sabía lo que hacía. Se puso de pie y salió de su hogar, se dirigió al jardín de este y del garaje saco un hacha.

Disfrutarás hacer esto…

 Una sonrisa diabólica se formó en su rostro.

Con hacha en mano se dirigió a la casa que compartían sus mejores amigos, la cual para su suerte estaba a unas cuantas cuadras de la suya.

Al llegar, se tomó su tiempo para tocar, escondió el hacha tras su espalda, preparó una de sus mejores sonrisas y toco el timbre.

Luego de unos segundos Junsu abrió la puerta

-Jae…  ¿Qué haces aquí tan tarde? –Preguntó el menor muy preocupado por la visita tan inesperada de su amigo a altas horas de la noche.

-Nada… puedo pasar

-Claro adelante –Junsu se hizo a un lado para que Jaejoong entrara  a la casa y este caminó intentado cubrir el hacha con su cuerpo.

-¿Dónde está Yoochun? – Jaejoong preguntó  cuando llego a la sala de estar.

-Está en el baño, si quieres hablar con él lo puedo llamar

-Por favor llámalo

-Espera un momento -El  menor se dirigió al segundo piso, segundos más tarde llegó acompañado de su novio.

-Jaejoong amigo – lo saludó eufórico Yoochun – ¿Pasó algo?

-Eh?... no nada –sonrió –Junsu ¿Puedes traerme una taza de té por favor? –le habló al menor

-Por supuesto –se dirigió a la cocina

-Y bien Jae… ¿Qué te trae por aquí?

-Nada en especial

-mmm… como tu digas

El teléfono de la sala comenzó a sonar y Yoochun contestó dándole la espalda a Jaejoong

Es tu oportunidad… aprovecha
Jae se acercó lentamente y sacó el hacha de su “escondite”

-tan solo eran casas publi… -Yoochun colgó, pero no alcanzó a terminar la oración ya que Jaejoong le enterró el hacha en la caja torácica cuando este se dio vuelta –Jae... Jaejoong –Yoochun cayó lentamente, su ropa estaba bañada en sangre mientras Jaejoong tan solo sonreía diabólicamente.

Volvió a elevar el hacha en el aire para volverla a enterrar en el cuerpo de su amigo.

Junsu entró a la habitación presenciando la horrible escena, su mirada y la de su novio se cruzaron  y Jaejoong enterró el hacha a la altura de su cuello. Un chorro de sangre manchó toda la pared, salpicando también  el rostro y la ropa de Jaejoong.

Está detrás de ti

Jaejoong volvió a tomar el hacha, se dio vuelta y miro a Junsu quien aun no salía de su estado de shock, pero al ver que su amigo se estaba acercando, salió corriendo hacia la cocina.

-Vamos Junsu… esto va a ser muy entretenido –dijo entrando a la cocina, dejando un camino de sangre con su hacha.

-¡Aléjate de mí! –grito Junsu alejándose de su agresor. Intento huir, pero al hacerlo tropezó y Jaejoong aprovechó para cortarle a la altura de las rodillas –AAAAAAAAAAAAAAHH!! –gritó desesperadamente, la sangre corría por sus piernas, sus rodillas estaban totalmente destrozadas y el dolor era insoportable, sacando fuerzas se empezó a arrastrar por el suelo dejando un camino de sangre. Su rostro reflejaba miedo y desesperación.

-Nos vamos a divertir… vas a ir donde esta Yoochun –sonrió

-Por favor… ahhhh!!!!...detente Jae –lloraba Junsu

-Ustedes se buscaron esto –Su mirada era fría –Ustedes me abandonaron

-Jae… -las lágrimas caían por su rostro –eres… nuestro amigo

-CALLATE! –gritó, levantando el hacha al aire y dejándola caer con fuerzas sobre la cabeza del menor dejándolo sin vida inmediatamente.

La policía llegó a la hora después del asesinato, llevándose a Jaejoong preso.

La justicia lo internó en el hospital siquiátrico luego de haberle hecho varios exámenes mentales y haberle diagnosticado Esquizofrenia.

***FIN FLASHBACK***

-No siento nada… no siento dolor ni pena por haberlos matado.

-¿Acaso no los querías? –El doctor se levantó de su asiento y se acercó a donde estaba Jaejoong

-No los quiero… a la única persona que quiero es a ti… Yunho –ambos jóvenes compartieron miradas dulces.

El doctor Jung Yunho y el paciente Kim Jaejoong han tenido una relación amorosa desde que el segundo llegó al hospital siquiátrico. Se podría decir que el tiempo que Jaejoong pasaba con Yunho eran los únicos momentos de lucidez del mayor.
Desde la llegada de Kim, Yunho decidió ayudarlo a sobre poner su enfermedad mental, siempre estando a su lado y a su disposición.

Su amor era un amor secreto, nadie en el hospital sabía que mantenían una relación más allá de doctor-paciente. Pero aun así el amor que se tenían era  verdadero e incondicional.

*****************************************

Jaejoong se encontraba en la parte más lejana del jardín del hospital, su rostro demostraba cansancio, como siempre las voces y susurros no lo dejaban descansar y se sentía muy mal. No paraba de murmurar palabras incomprensibles, movía sus manos y pies hacia todas las direcciones.

-Jaejoong –Yunho apareció por detrás, haciendo volver a Kim al mundo real – ¿Te has tomado tus medicamentos? –se sentó junto a Jae que estaba debajo de un gran árbol.

-De que me sirve, las voces nunca me dejaran en paz –Su rostro estaba sudado y su respiración agitada. Yunho abrazo cariñosamente a Jaejoong, colocando su cabeza a la altura de su pecho

-Todo va a estar bien –acariciaba su cabello –sigue con el tratamiento y verás que ellas ya no te molestaran… siempre estaré a tu lado ayudándote

-Te amo –susurró Jaejoong

-Yo también te amo y por eso nunca te dejaré solo, se que la esquizofrenia no tiene cura, pero sabremos sobre llevarla –ambos se quedaron así por un tiempo, disfrutando de la compañía del otro. Ellos siempre trataban de aprovechar al máximo los tiempos de lucidez del mayor.

***************************************

Los días pasaban y el tratamiento de Jaejoong estaba dando buenos resultados.
Yunho y él siempre compartían momentos de amor, besándose, abrazándose, etc., pero siempre a escondidas.

Un día  llegó un nuevo paciente el cual estaría a cargo de Yunho, su nombre era Shim Changmin, paciente con bipolaridad.

Esta noticia no le agradó para nada a Kim, si bien el amaba a Yunho, también era muy posesivo con él; siempre que llegaba un nuevo paciente a cargo de Yunho, Jaejoong se encargaba de hacerle la vida imposible dentro del hospital, muchas veces  llegando a agredirlos físicamente.

Por esta razón Jaejoong era el único paciente de Jung, pero como su tratamiento estaba dando buenos resultados, el director del hospital decidió darle otro paciente más al menor.

Pronto Yunho se olvidará de ti
Esas eran las palabras que constantemente escuchaba Jaejoong

-¡Cállate! –esa simple palabra era la que siempre repetía como respuesta.

Los días pasaban y el tiempo que compartía con Yunho se habían reducido notablemente, el nuevo paciente  estaba siendo un estorbo.

El y Changmin se conocían, la habitación del segundo estaba cerca de la suya. Habían conversado varias veces mientras estaban en el jardín del hospital con los demás paciente.

La actitud cambiante de Changmin a veces traía problemas; podía estar de lo más agradable con Jaejoong y de un momento a otro se volvía salvaje, llegando agredir al mayor y cuando eso sucedía los médicos acudían de inmediato para separarlos y sedar a Shim.

**********************************************

Jaejoong se encontraba solo en el jardín, en el  mismo lugar que siempre ocupaba. El sol brillaba, en el cielo no había ni una nube

-Sabia que estarías aquí –dijo Yunho sentándose a su lado bajo el árbol.

-Ya no me vienes a ver como antes –dijo fríamente Jaejoong sin dirigirle la mirada.

-He estado muy ocupado últimamente y no he tenido tiempo para salir de la oficina.

Pronto te quedarás completamente solo

-Cállate –murmuró Jae –nunca estaré solo…

-No lo estarás –hablo Yunho, había oído todo lo que dijo Jaejoong –Yo siempre estaré aquí, te lo he dicho millones de veces, no importa lo que las voces te digan, nunca te dejaré.

-Estos días me has dejado solo…

-Es algo que no puedo evitar, he tenido mucho trabajo

Pronto él te cambiara por Changmin

-Pronto me cambiarás por Changmin –repitió

-¿Cómo puedes decir eso? –Lo abrazó –sabes que mi corazón te pertenece, no te cambiare por nadie.

-¿Me lo prometes?

-Te lo prometo – Yunho besó sus labios, fue beso suave, con este se demostraban el amor que sentían por el otro

****************************************

Jaejoong paseaba por los pasillos del hospital caminando hacia la oficina de Yunho, hoy día le tocaba revisión. Su tratamiento avanzaba favorablemente y esto lo hacía muy feliz, pero tenía que tener cuidado, cualquier emoción fuerte podía mandar todo lo avanzado al drenaje.

Estaba a unos cuantos metros de la oficina de Yunho, cuando la puerta de esta se abrió y Changmin salió muy contento seguido por Yunho quien también sonreía, al parecer algo interesante había pasado dentro de la habitación.

Esta situación molestó a Jaejoong, quien se dio media vuelta y se dirigió a su habitación, sin impórtale que tenía que ser atendido.

Te dije, el ya te cambio
Entró a su habitación dando un fuerte portazo y se lanzó a su cama

-Mentira…

Acaso no viste como sonreían… es obvio que algo pasó entre ellos

-No es cierto…

Ellos tuvieron sexo…

-¡NO!

Y Yunho lo disfrutó...

-¡Cállate!... el tan solo hace el amor conmigo…

Eso es lo que tú crees… el cuerpo de Changmin estaba sudado, mientras era embestido por Yunho… yo lo sé… ¿acaso no escuchaste como gemían con descontrol?

-¡Basta! –En la mente de Jaejoong comenzaron a aparecer imágenes de Yunho teniendo relaciones con el menor, podía oír sus gemidos –Basta –sollozó

Estuvo encerrado todo el día es su habitación, no dejaba que nadie entrara, ni siquiera cuando Yunho fue a esta a buscarlo por el chequeo médico. Todo el día estuvo luchando una batalla en su mente, la cual estaba perdiendo.

Entrando la noche intentó conciliar el sueño, pero le fue imposible, en su mente aun estaban las imágenes de Yunho y Changmin que el mismo  había creado.

Él te lo va a quitar…

-¡Cállate! –Gritó, lanzando el florero que estaba en su velador contra la blanca pared –Nadie me quita lo que es mío.

Eso es lo que tú crees… Shim Changmin te lo quitará, Yunho tan solo está jugando contigo

-¡Eso es mentira! El me ama, su corazón me pertenece –Gritaba a la vacía habitación –el dijo que siempre estaría a mi lado… ¡EL LO DIJO!

Jae, tu estas solo, la única persona que está a tu lado… soy yo
Jaejoong se sentó en la cama, sus manos sujetaban su cabeza.

-Él está conmigo… él siempre estará a mi lado no dejaré que nadie nos separe –Decía agitado.

¿Y qué piensas hacer para que eso no suceda?

-Dime qué puedo hacer

Tu sabes que hacer… deshacerte del estorbo, de la misma forma que lo hiciste con tus amigos

Jaejoong se puso de pie y se dirigió a la puerta de la habitación. Todos los pacientes dormían, tan solo tenía que ser cuidadoso de que los doctores en turno ni los guardias lo atraparan. Salió de su habitación y con paso firme camino por los oscuros pasillos del hospital.

En el transcurso del camino por su mente iban pasando miles de imágenes o más bien dicho recuerdos de como mato a sus mejores amigos, una siniestra sonrisa apareció en su rostro y su respiración se volvió más agitada...

Luego de unos minutos llego a la habitación de Shim Changmin, su mirada resaltaba odio y sed de matar.

Con facilidad forzó la puerta y pudo entrar. Vio  al menor dormir plácidamente y algo en su interior le dijo que lo que estaba a punto de hacer estaba mal.

¡No te arrepientas ahora!
Recuerda que él es tu enemigo, el te quiere robar lo que es tuyo.

-cállate –susurro, su mirada volvió a ser maliciosa.

Se acercó lentamente a la cama del menor, con su mano acaricio suavemente el rostro de este y tocó su cabello, hasta que llegó a la almohada, lentamente saco esta de su lugar.

Con almohada en mano, subió a la cama, colocando sus piernas a cada lado del cuerpo de Changmin y volvió a admirar su rostro dormido.

-Despierta –susurró melosamente, moviéndolo un poco, haciendo que Changmin abriera lentamente sus ojos

-Hyu… hyung  ¿qué haces aquí? –preguntó medio dormido

-Nada… tan solo vine a decirte adiós

- ¿Qué? ...  ¿Por… -no alcanzó a terminar la oración. Con un rápido movimiento Jaejoong colocó la almohada en su rostro ejerciendo fuerza.
Changmin movía sus piernas intentando quitar a su agresor de encima. Pero Jae tenía bien sujetas sus piernas al cuerpo del menor imposibilitando los movimientos bruscos que lo podrían haber sacado de encima de Shim.

Las manos de Changmin rasguñaban  el rostro blanco de Jaejoong produciéndole heridas con sus uñas, pero este no se inmuto, tan solo ejerció más fuerza.

-¡Muere! ¡Muere! ¡Muere! –repetía una y otra vez. Los gritos de Changmin eran ahogados por la almohada. Lentamente su cuerpo perdía la fuerza, sus piernas dejaron de moverse y sus brazos cayeron a cada lado de su cuerpo.

Jaejoong retiró lentamente la almohada del rostro del menor, lo había conseguido, había matado a Shim Changmin.

Dejo su “arma” a un lado y se dirigió a la salida sin antes echar un vistazo al cuerpo inerte de su víctima. Cerró la puerta y se apoyo en esta.

No fue tan difícil como pensabas ¿o no?... ¿Cómo te sientes?
-Me siento bien –su respiración era agitada –me… siento magnifico –comenzó a reír diabólicamente.

Me alegro

-Ahora nadie nos podrá separar… Yunho y yo estaremos juntos para siempre –su rostro reflejo tranquilidad.

Eso es lo que tú crees

-¿Qué quieres decir?

En este mundo van a existir cientos de personas que van a querer separarlos

-los matare… los matare a todos

¿Tú crees que esa es la solución?

-Ayúdame… dime qué puedo hacer.

Lleva  a Yunho a un mundo donde tan solo estén ustedes dos… haz que su corazón sea para siempre tuyo y de nadie más… sabes a lo que me refiero.

-Si… lo se

Entonces… ¿Qué esperas?

Caminó rápidamente por los pasillos del hospital, saliendo de la sección de los pacientes, para dirigirse en donde estaban las habitaciones de los doctores, para ser mas especifico, donde estaba la habitación de Yunho. No necesito forzar la puerta para entrar, hace tiempo que Yunho le dio una copia de la llave de la habitación.

Abrió la puerta lentamente, entro a la habitación de su amado y cerró la puerta con llave.

Vio a Yunho dormir, se acercó lentamente, se subió a la cama y comenzó a acariciar su rostro, bajando por su cuello, acariciando su pecho, se inclino un poco y comenzó a repartir besos por el rostro y cuello de Yunho, quien al sentirlo se despertó de inmediato.

-JaeBoo… ¿qué haces aquí? – preguntó dejándose llevar por los besos depositados en su cuello.

-Hace tiempo que no pasamos una noche juntos y no me podía dormir, así que vine a ver si me podías acariciar para conciliar el sueño –dijo lujuriosamente sin dejar de repartir besos.

-Sabes que hago todo lo que tú quieres –rápidamente cambio las posiciones quedando el arriba de Jaejoong. Besó sus labios apasionadamente. Sus manos recorrían todo el cuerpo de Jae por debajo de su ropa, pero este tampoco se quedaba atrás.

Poco a poco se fueron deshaciendo de la molesta ropa, hasta quedar completamente desnudos.
Yunho acariciaba el miembro de Jaejoong haciéndolo soltar varios gemidos que eran apagados por los labios de Yunho.

Jaejoong abrió mucha más sus piernas, Yunho se acomodó mejor entre ellas y empezó a mover sus caderas simulando embestidas.

-Aaaah!... Yun…Yunho… te necesito adentro –gemía Jae cuando sentía el miembro de Yunho rozar su entrada.

-Hace tiempo que no lo hacemos, debes estar muy apretado

-Y que esperas para abrirme –Yunho rio un poco, y le dio 3 dedos a lamer. Jaejoong los lamió gustosamente como si de una paleta se tratara. Cuando los dedos estuvieron bien húmedos los dirigió a la entrada de Jaejoong, entrándolos uno por uno –AH! –se quejo Kim.

-Calma ya pasara –beso sus labios amorosamente mientras movía los dedos en el interior de su amado. Cuando vio que ya estaba bien preparado saco los dedos y dirigió su erguido miembro a la pequeña entrada de Jae.

Al sentir la punta entrando a su interior automáticamente coloco sus piernas en la cintura de Yunho, ayudándolo así a penetrarlo

-Te dije que estarías apretado –soltó cuando ya estaba completamente dentro del mayor

-No esperes a que me acostumbre… muévete ahora… aah!

Yunho obedeció las palabras de su amor y comenzó a moverse, rápido y fuerte, golpeando reiteradas veces, ese punto que vuelve loco a Jaejoong.
-Ahí!!… justo ahí… aahh~… más rápido… más fuerte –los gemidos inundaron toda la habitación.}

-aah~… Jae… - La estrechez de Jaejoong le daba un placer asombroso al menor. Yunho quería que Jae disfrutara aun más, así que dirigió su mano al miembro desatendido de Kim y comenzó a masturbarlo a la misma velocidad y fuerza que las embestidas.

Se besaron lujuriosamente apagando sus gemidos, enredando  sus lenguas  con pasión, robándose el poco aire que tenían y luchando por el control.

Al poco tiempo alcanzaron el orgasmo juntos, Yunho dentro de Jaejoong y este en la mano y parte del torso de ambos.
Se volvieron a besar pero estaba vez con más calma antes de que Yunho saliera de su interior y se acomodara en su cama abrazando la pequeña cintura de Jae.

Es hora Jaejoong

-Espérame un poco, vuelo enseguida –Jae se levantó de la cama dejando a un somnoliento Yunho. Se dirigió a uno de los mueble de la habitación, como esta estaba oscura Yunho no podía ver lo que Jaejoong estaba haciendo, además sus ojos lentamente comenzaron  a cerrarse.

Jaejoong sabia por parte de Yunho que los médicos tenían permitido tener algún tipo de cuchillo o navaja para defenderse de los pacientes agresivos si la situación lo amerita. Buscó y buscó por los cajones hasta que por fin encontró una navaja suiza de 10 centímetros.

La tomó entro sus manos y volvió a sonreír maliciosamente. Volvió hacia la cama y se coloco encima de Yunho, quien el sueño le estaba ganando.

Besó sus labios, su cuello, lamió su pecho, bajando a la altura de su miembro y le dio una sola lamida, para luego volver a posicionarse en las caderas de Yunho.

-Veo que quieres el segundo round –Yunho rio, mantenía sus ojos cerrados, tan solo se dedicaba a disfrutar las caricias que le proporcionaba Jaejoong.

-Yunho… ¿tú me amas?

-Por supuesto que te amo

-¿Siempre estaremos juntos?

-Siempre Jae… siempre, toda la vida

Pero tú sabes que eso no pasará si no terminas tu trabajo

- Tu corazón me pertenece –pero esto no fue una pregunta, fue una afirmación; Jae acariciaba el pecho de su amante a la altura de su corazón.

-Sí, te pertenece…

-Lo sé… -con su mano derecha apuñalo a Yunho justo en el pecho –Tu corazón siempre me pertenecerá –enterró mas la navaja y depositó un leve beso en los labios de Jung.

Yunho tenía los ojos muy abiertos,  sin poder creer lo que estaba pasando.

-Jae… Jaejoong… que… que estás haciendo – De su boca comenzó a salir demasiada sangre y Jae tan solo enterraba más y más la navaja.
-Tu corazón me pertenece… tan solo estoy tomando lo que es mío –Susurró sobre los labios cubiertos de sangre de Yunho. Comenzó a abrir el pecho con la navaja –No dejare que nadie lo tomo…

-AAHHH!… Jae… deten… –Yunho apretaba los dientes por el dolor y no paraba de escupir sangre.

Jae con las pupilas dilatadas y una sonrisa adornando su rostro seguía abriendo más y más la herida, llenándose de la sangre de Yunho. Hizo un corte a lo largo dejando al descubierto su corazón que estaba dejando de latir.

-Esto me pertenece –le decía a Yunho, quien a estas alturas su vista se comenzaba a nublar, su respiración era pausada y su piel perdía color y calor –Te amo Yunho, pero no dejare que nadie tenga tu corazón y tampoco puedo dejar que nos separen… de esta forma tú y yo estaremos junto para siempre –sonrió, saco la navaja y con sus manos arrancó el corazón del cuerpo de Yunho quien presencio esta escena –Yunho dime que me amas – susurró abrazando posesivamente el corazón.

-te…te a… amo – Dijo con las pocas fuerzas que le quedaban, estas fueron las últimas palabras de Jung Yunho antes de morir, en su rostro se podía presenciar un camino de lagrimas.

A la mañana siguiente los doctores encontraron los cuerpos de Shim Changmin y Jung Yunho.

Jaejoong aun mantenía el corazón de Yunho en sus manos cuando lo encontraron sentado en su cama con las pupilas dilatas y cubierto de sangre.

Kim Jaejoong fue designado a una de las habitaciones de máxima seguridad del hospital, encerrado con camisa de fuerza y vigilado las 24 horas del día por un médico y un guardia.

Muchos dirían que Jaejoong debe sufrir ahí adentro, sin poder ver la luz del sol, sin poder respirar el aire fresco de afuera y sin poder recibir visitas de sus familiares.

Muchos dirían que Kim Jaejoong se había quedado completamente solo, pero se equivocan, el no estaba solo… a su lado estaba Jung Yunho…


Fin.

3 comentarios:

  1. Anónimo11/01/2012

    muy bueno
    no es en mala pero este me gusto muchisimo
    el Jae de loco genial

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11/03/2012

    OMG! me pregunto q te inspiró para escribir esto xD?
    me gustó mucho :DD la trama la tuviste de principio a fin y aunque odio ver a Yunho morir, aquí estuvo bien (de hecho, pude terminar de leerlo xD)
    felicdades! me gusto mucho! :DD

    ResponderEliminar
  3. Oh! my god!

    Le espera de 2 dias valio la pena, gomen xD yo tarde 3 dias en leerlo pero fiiu!~ fue el mejor fico ^ u ^ Aunque eso si algo sangriento pero bueno esa es la tematica no he podido escuchar el audio pero cuando no esten mis hermanos mayores lo oire ¬ ¬ Por cierto eres una autora muy buena a mi me encanto aunk no me gusta ver a mis niños muertos pero este es muy bueno y oh! my god~, los asesinatos estuvieron geniales (perdonen son los chicos pero no pude evitar imaginarmelo todo u.u) oh! Aigo~ Luego el final, el final Jae asesino a Yunho O.O, no me lo imaginaba ya >.<

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD