En el amor hay que perdonar - segunda parte

5 comentarios
¡Changmin! – gritó una voz de fondo, la vista se volvió negra para sacarme de ese lugar.

Estaba temblando, todo mi cuerpo estaba convulsionando de nervios, espanto… solo caminaba por caminar mientras una persona me llevaba aun lado de ella.

- tranquilo ya paso – susurro esa persona.
- jaejoong… ¡JAEJOONGIE-HA! – gritaba a todo pulmón mientras mi cuerpo se desvanecía.

Esa noche solo nombraba a mi Jaejoong una y otra vez, ¿estaba en crisis? No sabia porque, había pasado un gran susto, el peor de mi vida.

La luz del nuevo día me había pegado directo a mi cara, tratando de esconderme de esa luz me gire del otro lado.

- has despertado – habló una voz melosa.

Aun con los ojos cerrados tratando de abrirlos pero mis parpados no cedían, aun me sentía cansado. Imágenes me volvieron a golpear a la mente y comencé removerme.

- sshh tranquilo ya.. ya paso pequeño – “pequeño” resonó en mi mente y mis ojos ahora si se abrieron a mas no poder. Esa visión acuosa que no me dejaba ver con claridad, trataba de emitir una palabra pero todas atoradas en la garganta, no salía nada.

Una risita se escucho apenas para sentir como su tacto en mi cara se deshacía de mis lagrimas. Parpadee varias veces para enfocarme con el sujeto de enfrente, de nuevo mis lagrimas volvieron a nublar mi vista, no tenia control de ellas, salían por si solas y yo solo atinaba a hipar. Sus brazos me rodearon, era muy cálido como si fuese un cachorro, deje de lagrimear y sentir como esa calma me envolvía por completo.

- juro que no dejare que esto vuelva pasar minnie, es agonizante verte así pequeño.

Tomo de mi barbilla para darme un beso, uno delicado y tierno, con un poco de mordidas a mi labio inferior y roses con la punta de su lengua. Tranquilo, todo era sereno.

Sus grandes ojos miraban a los míos, era hermoso volver a ver de nuevo esas orbes negras que tanto me encantaban que estuvieran en cualquier momento encima de mi. Recuerdos como esos ojos me miraban con deseo, como esa mirada se volvía y se dilataba por tanta excitación.

“hermoso” susurre, su angelical sonrisa aprecio en esos dulces labios, deseaba, le deseaba.

- minnie – suspiró.
- házmelo.
- ¿uh? Tu que..
- tómame…

Sin mas palabras, solo asintió y se coloco encima de mi, sus labios contra mi cuello genero una sensación tan electrizante que solo suspire y temblé con aquello. Sus delicadas y bellas manos acariciaban mi vientre por debajo de la camisa, como se dedicaba a desabotonarme el pantalón para recorrer con libertad mis piernas con las que le encantaba perderse en ellas.

Subió de nuevo hasta mi rostro para besarme, con gusto recibí su miembro bucal en mi boca, demandante con todo lo que hacia, le gustaba hacerlo pero aun así quiera o no, cumplió cada uno de mis caprichos..

Recuerdo los primeros días de nuestra relación, yo simplemente me negaba a tener sexo con él, sabia que por naturaleza Jaejoong no podía mas, igual yo, le deseaba pero siempre le pedía que hiciera lo que quisiera para después obtener lo que el quería. Era mutuo, el era el que mandaba en la intimidad pero en fuera de eso el tenia que hacer lo que yo quisiera, era como un “acuerdo” tu haces esto por mi y yo lo haré por ti.. dar y recibir.

- ¿Qué es lo que quiere mi pequeño uh?... ¿Cuál es la condición para que me dejes tomarte? – besaba todo lo que tenia a su paso, no había rincón que no conociera de mi y yo de el.
- ninguna.. ah~ solo des-seaba que me ahh tocaras.. mhh
- mhh que deseoso, igual yo pequeño, no sabes cuanto esperaba por esto, estas tan delicioso.
- jaejoong-ah – solté en un bajo gemido.

Estábamos tan entrelazados de uno al otro, solo quería mas y mas de él, y cuando ya llegaba el momento de poder sentir por completo tocaron la puerta. Jaejoong solo gruño y grito furioso.

- ¿¡que demonios quieren!?
- jefe, tenemos que abandonar el lugar, al parecer el Blanco tenia alianza con otro Cartel después de los que nos deshiciéramos de los de anoche, creo pensar que… que hay soplones de los que están de nuestro lado.

“¿traidores?” susurro mientras que los pasos de los que estaban detrás de la puerta se retiraban. Su puño golpeo en el colchón, yo solo permanecía callado.

- no me importa que nos hayan descubierto, me repatea que tengo que dejar a medias lo que hago y mas cuando se trata de hacerte el amor minnie.

Volvió a besarme con cautela, de nuevo bajando del cuello y del cuello al pecho y de éste al abdomen.. paso su mano por arriba de mi evidente erección. Con una gran velocidad bajo el pantalón y mi bóxer y antes de que pudiera decir algo se lo llevo directo a su boca.

- ¡jaejoongie! – grite sorprendido.

Su ritmo era imparable, me removía por debajo, sabia que lo hacia de esa forma para que terminase pronto y si que lo haría. Succionaba tan fuerte y apretaba cruelmente mis testículos que en intento de gemir solo quedaban atorados en mi garganta.
Sin mas, me corrí con fuerza, el mejor orgasmo hasta ahora. Mi cuerpo temblando por esa delicia de clímax, que había olvidado por completo que estábamos corto de tiempo.

- minnie anda vamos, tenemos que movernos antes de que lleguen.

Me levante como pude aun con esas sensaciones, aun estaba en las nubes, solo miraba como Jaejoong se vestía y cubría su ardiente cuerpo, gemí de tan solo pensar que estuvo cerca nuestra unión. Jaejoong se percató de eso y solo mordió su labio con desesperación, sabia que aun traía esa excitación retenida.

- Changmin no vuelvas hacer eso que yo.. – gruño y tomo su cabeza.
- lo siento.
- no importa anda ya.

Salimos de la recamara para treparnos a unos de los coches con hombres armados. Aun no lograra calmarme, pero al ver que Jaejoong subía al mismo auto solo lo estreche junto a mi y el de la misma manera. El auto salio a gran velocidad mientras que por el retrovisor podía ver como otros autos venían de tras mientras otro de frente. Parecía un siervo asustado y mas lo fue cuando comenzó a escucharse tiroteos cerca de nosotros.

- ¡jefe nos atacan! – apreté con ,as fuerza la chaqueta que traía puesta.

Un disparo atravesó el vidrio hiriendo al copiloto, desgarrándose la garganta por la fuerte penetración de la bala yo simplemente veía estupefacto como se desangraba el hombre. Debido a que el vidrio estaba dañado era complicado poder ver y mas cuando se trataba de ir a una alta velocidad. Debía de conservar la calma, no quería poner de nervios a Jaejoong, mas de lo que estaba pero el sabia contenerse pero yo estaba viviendo algo que en mi vida creí que pasaría.

Me aleje de Jaejoong para cubrirme por mi mismo, tome de mi cabeza y me baje hasta el nivel de mis muslos, su mano acaricio mi espalda para acercarse al oído y susurrarme un “todo estará bien minnie, llegaras a salvo.. de eso me encargare yo aunque sea lo ultimo que haga”

El motor rugía, con cada aceleración y de nuevo disparos se volvían a escuchar, ahora habían dado el balazo aun punto clave. Hirieron al conductor desviándonos del camino, dimos demasiadas vueltas, mi cuerpo rebotaba por todas partes. No perdí en ningún momento la conciencia, estaba tan adolorido, me dolía a horrores.

Comencé a buscar una vida de escape y solo estaba la ventana, mi brazo estaba sangrando, de seguro otras partes también deberían de estar en el mismo estado pero antes de eso comencé a llamar a Jaejoong, gritaba su nombre con mi voz quebrada y no tenia respuesta, solo el viento que soplaba. No podía moverme, estaba aprensado con fierros, comencé a arrastrarme y así poder salir, seguía luchando hasta llegar a la ventana, la salida era muy estrecha pero logre salir.

Con ayuda de mis manos podía seguir arrastrándome, me gire para ver el coche y estaba realmente irreconocible, llamaba con dolor a Jaejoong pero seguía sin respuesta, no podía moverme pero tenia que buscarlo pero estaba tan aplastado todo que no lograba ver. Como pude le di la vuelta al coche para llegar al otro costado, pude divisar una mano que estaba cerca de la ventana así que me forceje hasta llegar a ella, la tome y comencé a examinarla para saber de quien se trataba, era blanca aunque estaba bañada en sangre parecía ser de Jaejoong pero no estaba seguro, trate de levantar lo que me impedía ver mas del cuerpo, solo una pequeña parte de una chaqueta negra podía distinguir y era justamente la manga larga que Jaejoong traía puesta. Con desesperación quería poder sacarlo de ahí pero se me hacia imposible por la condición en la que estaba.

Sonidos de llantas por la terrecería se escuchaba, puertas cerrarse y pasos acercarse en donde estaba.

- ¡los hemos encontrado! – gritaron.

Los hombres se acercaron, y me tomaron de los hombros para levantarme, me queje por el violento agarre. Otros hombres empezaron a rodear el coche y comenzaron a remover todo.

- ¡encontramos a uno! – grito uno de ellos – al parecer esta muerto.

Mis nervios me carcomían.

- puedo ver al otro pero esta demasiado aplastado como para poder sacarlo.

Olor a gasolina ya se hacia mas notable, probablemente el coche… explotaría en cualquier momento.

- esto huele a gasolina, no tarda en explotar.
- ¡tienen que sacar los cuerpos, necesito ver a esa persona destruida con mis propios ojos!

La persona que daba ordenes se acercaba en donde estaba, se veía joven.

- es el único sobreviviente jefe.
- si lo veo… ¿Cómo te llamas? – no sabia si responderle o no. Se trataba del enemigo, no debía decirle el nombre pero si no lo hacia me iría mal.
- Max.. me llamo Max.
- Bien Max.. después tendremos una charla – el joven hizo movió su cabeza hacia un lado dando la orden de que nos subiéramos al coche pero no quería hacerlo, quería saber si.. si Jae estaba.. vivo, al menos esa esperanza tenia.
- ¡Imbeciles! ¿Qué no pueden moverse mas rápido?
- los escombros no nos permiten sacar los cuerpos con libertad solo logramos sacar al que a usted le importa.

Mi cuerpo se tenso, quería volver, golpee a los hombres pero no tardaron en retenerme de nuevo.

- estate quieto niño – me forcejaba sin fuerza.

Por la ventana podía divisar como el cuerpo de ese malhechor se inclinaba hacia el cuerpo, mientras los otros hombres seguían sacando los otros cuerpos. Después comencé a escuchar el monologo de desprecio y superioridad de aquel ser.

- te dije que me vengaría, y que lastima que las personas que te acompañaban tuvieron que pagar junto contigo tu cobardía… para que aprendas a no darme la espalda, por que en la vida todo se paga.

Los hombres lograron sacar a los otros dos cuerpos mas pero ya no distinguía nada por las ventanas polarizadas que se habían elevado evitando que yo siguiera viendo.

- ¿Qué debería hacer contigo? Mmh seria bueno que te quemaras junto con tus compañeros o cortarte la cabeza como premio… tu cara es bonita, me encantaría tenerla como adorno en casa.
- jefe no tarda en explotar ¿Qué hará con el cuerpo?
- deberíamos colgar sus cuerpos en su territorio como forma de advertencia.

El chico se dio la vuelta y se monto al coche para irnos de ese lugar, en medio minuto de camino un estruendo se escucho y mi alma habían muerto también.


*Creo que no será un Two-shot lo extenderé talvez dos capítulos mas o quizás el tercero sea el desenlace depende de cómo ande mi cabecita n_n’

5 comentarios:

  1. Debes continuarlo .. Jaejoong no puede morir T_T
    He leído tus otras historias y me encanta como escribes *O*. Estaré esperando la continuación de esta T_T , no demores </3

    ResponderEliminar
  2. No puede ser que Jaejoong muera:( Esto estuvo bueno.

    Esperare el desenlace:)

    ResponderEliminar
  3. no Jae no puedes dejar a Min solito

    Waaaaaaaaaaaa continuación pliis

    me encanto T-T

    ResponderEliminar
  4. nooooooooooooo jae no puede morir as lo que sea pero que sigua vivo y pueda vivir von min porfa siiiiii
    esperare ansiosa el siguiente cap.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6/07/2014

    PLease sube el siguiente, necesito saber como termina!!! Jaejoong no puede morir no!! :'(

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD