Si me amas, demuéstralo

7 comentarios
Titulo: Si me amas, demuéstralo
Autora: ktta
Pareja: minsu, minjae
Género: slash, lemón
Extensión: oneshot
Advertencia: es mi primer lemon espero les guste :s y odiaran a JJ, pero por nada del mundo piensen que lo odio ese hombre es mi perdición en realidad.
------


Estoy harto Changmin, que no te das cuenta… eres el novio de Kim Jaejoong, sé que sonaré egocéntrico pero, soy el chico más guapo de la universidad, cualquiera querría estar conmigo, y tú que eres mi novio no sabes cómo tratarme, ¿es que acaso no me amas? –decía un ya irritado jae a su novio, quien lo miraba perplejo-

Jae…

¡Nada de Jae! ¡Estoy cansado de tener siempre que rogar demuestres un mínimo de preocupación por mi! Dime, ¿ya no me amas, es eso?

Jae, amor, no me digas eso, yo a ti te amo –sosteniendo entre sus manos el rostro de Jae- pero… simplemente no soy del tipo que sepa cómo expresar sus sentimientos

Pues lo siento Changmin –se libera del agarre bruscamente- no estoy dispuesto a tener como novio a un tempano de hielo –pronuncia esquivando su mirada-

¿Estás terminando conmigo? –un profundo temor de perder a Jae y la culpa llenaban sus pensamientos-

¡No! –respondió tajante-

¿Entonces? –inquirió expectante-

Digamos que esta es tu última oportunidad Min, una especie de periodo de prueba, no tengo idea de cómo lo harás, pero… espero que cambies tu forma de ser, no creo que sea mucho pedir considerando que lo harías por mi ¿no?, Solo espero lo básico, que te preocupes por mí, seas un novio caballeroso, y por sobretodo atento, sabes que me encanta que cumplan mis caprichos.

Yo…

Y bien, ¿aceptas este periodo de prueba? –mirándolo seriamente-

Está bien –dice aun no tan convencido-

¡Perfecto! Sorpréndeme amor, ahora me voy, debo ir al peluquero, te quiero – se apresuro a decir en tono alegre y meloso, dándole un fugaz beso y alejándose rápidamente del lugar, dejando a un Changmin mucho más que preocupado y confundido-

Y ahora ¿qué hare?… -pronunciaba completamente ido, mirando la dirección por donde su novio había desaparecido-

Sabía perfectamente lo complicado y narcisista que podía llegara a ser Jaejoong, pero la verdad ya estaba acostumbrado a su extraña personalidad, así se enamoro de él después de todo, cada vez que recordaba como inicio su noviazgo sentía sus mejillas arder, y unas molestas cosquillas en el estomago, es que desde que puso el primer pie en la universidad, supo que se enamoraría perdidamente de aquel chico ‘‘perfecto’’ a la viste de todo el mundo, por supuesto también supo desde el primer segundo, que aquel ser, a menos de que sucediera un milagro, jamás de los jamases notaria su insignificante presencia, y así fue los primeros meses, pero su notable desempeño académico lo hizo de alguna forma conocido, es bien sabido que en la universidad, no solo los guapos logran destacar entre la multitud, sino también aquellos con buenas notas. Fue gracias a esta condición, que su nombre llego por primera vez a oídos de Jae, quien por ese entonces estaba teniendo algunos problemas con un ramo, por tanto no dudo en buscar a Changmin. Su primera impresión acerca de Min disto bastante de lo que había imaginado, un chico de estatura promedio, lentes gruesos, rodeado de libros, y solitario, en pocas palabras lo que se conoce comúnmente como, un nerd. Mayor fue su sorpresa al encontrar al fondo del aula a un chico, descomunalmente alto, de piel ligeramente bronceada, y perfil perfecto, bastante guapo, demasiado para su gusto, ¿Cómo es que no lo había notado antes?, la actitud fría del muchacho fue lo que más lo impresiono y es que nadie, absolutamente nadie, podía permanecer tranquilo con la sola presencia del famoso Kim Jaejoong, pero el tal Changmin parecía ser un caso único en este mundo, puesto a que ni se inmuto cuando se presento frente a él y le pidió ayuda, simplemente acepto sin chistar. De esta manera su relación se hizo más cercana, Min lo ayudaba a estudiar una vez por semana, ante esta situación los comentarios y rumores no se hicieron esperar, bastante conmoción causaba en las chicas el ver la cercanía de aquellos dos chicos tan opuestos.

Pero, ¿cómo fue que terminaron siendo pareja?... Lógicamente merito de Changmin no fue, y es que si bien desde el primer minuto se había fijado en Jae, lo introvertido y poco expresivo de su carácter no le permitía demostrar sus nervios, ni siquiera el terremoto interno que sufrió la primera vez que Jae lo busco, ni su nerviosismo constante al estar con él, por fuera solo permanecía tan inmune y frio como se ve una estatua de yeso, simplemente no podía expresar sus sentimientos y menos en temas de amor o que implicaran a Jaejoong.

Por tanto podemos inferir que quien inicio esto fue el mismísimo y apoteósico, Kim Jaejoong, nadie podía negar que visualmente ambos hacían una pareja espectacular, y escuchar ese tipo de comentarios hacia que su ego aumentara aun mas si era posible, y es que si hay algo más importante para Jaejoong que ponerse su crema para el cutis todas las mañanas, ese es el qué dirán, eso más la disposición de Changmin a cumplir todas sus mañas sin decirle nada, fueron las principales razones para decidir que Changmin le gustaba mucho más que todos los demás chicos y chicas de la facultad, por tanto, un día luego de preguntar por la ubicación de Changmin, se dirigió con su conocido desplante avasallador, hacia los baños en busca de su cerebro con patas favorito, y ahí lo encontró solo y recién salido de la ducha, con tan solo una toalla amarrada a su cintura.

Esa, fue la primera vez que Jae pudo ver una expresión como dios manda por parte de Changmin, quien se encontraba notoriamente sonrojado y con la sorpresa dibujada en su cara, por su parte Jae se había quedado estático aun en la puerta, mirando boquiabierto el cuerpo de Changmin, jamás se imagino que el chico frente a él pudiera tener semejante cuerpo, ¡este tipo era como escultura hasta de cuerpo! no pasaron ni treinta segundos cuando Jae ya se encontraba colgando del cuello de Changmin, mientras lo besaba para sorpresa del chico. Un beso y un ‘‘Changmin desde ahora en adelante tienes el honor de ser mi novio’’ dio inicio a esa loca relación.



……………………………



¿Y que es lo que vas a hacer? –decía Junsu, el mejor amigo de Changmin

Junsu… si supiera que voy a hacer no te habría pedido ayuda –lo miraba irónico- menos a ti, con tan solo contártelo te estoy demostrando el grado de desesperación que tengo…

Si Jae supiera cómo eres en realidad no estaría contigo, de verdad que eres un pesado –molesto al sentir que su amigo lo menos preciaba-

No existe punto de comparación menso, es distinto hablar contigo a estar con alguien como Jae… -el rostro de Changmin demostraba una adoración casi ridícula-

¿Quita la cara de tonto quieres?, ¿de verdad no le puedes mostrar estas mismas caras a él? –Aun sin creerlo, mientras tomaban asiento en un banco dentro del campus-

No sé qué es lo que me pasa… es un sueño que alguien como Jae haya querido estar conmigo, si me pidiera el cielo se lo daría, de verdad, no hay nada que me no haría si es por él, pero…. ¿Cómo logro demostrarle mis sentimientos?, no tengo ni la menor idea de cómo se comporta un novio preocupado…. –sus palabras estaban cargadas de amor y desesperación a la vez-

Pfff… de verdad que en cosas de amor eres un completo idiota, ¿que no te escuchas hablar? Todo tu monologo fue demasiado meloso, en serio, ¿y no eres capaz de pensar en hacer algo lindo o decir algo parecido frente a tu novio?

Ya te dije, es muy distinto decir esto frente a Jae, me paralizaría, no alcanzaría a pensar en nada… -pese a que pensaba en un millón de formas para darle en el gusto a su novio, (terapia incluida) la verdad, sabía que nada espontaneo podría salir frente a él y eso lo desanimaba-

mmm… entonces deberías ensayar ¿no crees?

¿Ensayar? –dijo sin entender a Junsu, que lucía muy serio-

Tú me dices que nada te sale espontaneo con él como cuando lo dices estando conmigo ¿no?, entonces, anota todo aquello que te gustaría decirle en cierta situación y lo memorizas… también tendrías que observar y copiar cómo se comportan las parejas normales…

Junsu… no me ayudes tanto quieres –miraba a su mejor amigo como si lo que le dijo fuera una completa estupidez-

Te estoy hablando en serio Min, es lo único que puedes hacer en tan poco tiempo si es que no quieres que Jae te deje, el solo quiere ver un cambio, acciones, palabras y eso… vamos que no es tan complicado, cuando estas enamorado se da de manera natural el llamar a esa persona cada día, saber sus gustos, consentirlo, hacer cosas por él que lo hagan feliz… llévalo al cine o al parque… de compras, esa cosas….

Ensayar… -dijo mas en su susurro para sí mismo- ¿y con quien hago eso? Al espejo definitivamente no

¿Un peluche?... imaginación, hombre por dios…

Está bien, tú me ayudaras –un sonriente Changmin se pone de pie luego de tomar el último sorbo de su bebida y camina en dirección a la sala de clases-

¿Eh? ¿Qué?... ¡Min!, explícame eso –corriendo para alcanzar a su amigo-

Tú mismo lo dijiste Junsu, tengo que ensayar ¿no?, y solo contigo me salen las palabras, tú sabes mejor que yo de sentimientos, así que ensayaremos las cosas básicas que hacen los novios, y tú me enseñaras como demostrar mis sentimientos a Jae –afirmo un sonriente Min, luego de esto, siguió su camino sin mirar a su amigo, esperanzado y enfocándose en no perder su amor-

Yo y mis ideas… -un preocupado Junsu miraba la felicidad que parecía irradiar ahora a lo lejos Min-

Si bien la idea era una locura en sí, incluso digna de muchachitas de secundaria, no le quedaba ninguna opción viable para no perder a Jae, no tenía tiempo que perder así que empezaría su ensayo en ese mismo minuto, basto ver a Junsu entrar al salón e ir a su lado para darse el ánimo de comenzar imaginando todo lo que siempre le quiso decir a su novio.

De verdad que te ves muy lindo hoy…-dijo imaginando que era Jae-

¿Ah? –el sonrojo de Junsu era más que evidente, casi se cae sentado a su banco-

Junsu… estoy ensayando, ¿que no me seguirás la corriente? , ¿Por qué estas tan rojo?

Yo… -mentiría si dijera que no era por las palabras de Min, es que mas por sorpresa no lo podía pescar-

Junsu… -esperaba impaciente-

Eh… ¿gracias? –le dice sin saber que responder-

¿Gracias? –Con evidente disconformidad- ¿solo me dirás eso?

¿Y qué quieres que te diga?

No sé, pero dudo que Jaejoong me diga solo eso –pensativo-

Mira Min, tu eres mi mejor amigo así que te lo diré clarito, sabes perfectamente que tu novio ¡NO me agrada!, es un superficial que no se qué te hace que te pone estúpido, ¿si tanto te quiere porque te cambia? ¿Ah?

Ya sé todo eso Junsu… que no puedes solo ayudarme, sabes lo importante que es esto para mí –le pide sinceramente-

-Junsu lo mira fijamente- está bien Min te voy a ayudar, pero a mi manera no como reaccionaria Jae, es todo lo que te puedo ofrecer…

Gracias Su eres el mejor amigo

Eso ya lo sé –sonríe como niño pequeño-

…………………………. Primer ensayo………………………………

¿Y ahora qué hacemos? –le preguntaba Changmin a su amigo luego de salir de clases, hoy Jae irá a la casa de sus hermanas, así que debemos ensayar para nuestra salida de mañana

mmm… podríamos ir a tomar helado –los ojos de Junsu brillaban de emoción-

Perfecto, a Jae le encantara –decía un Changmin ilusionado- comenzando a caminar

Si claro… -básicamente la razón por la que Junsu no soportaba a Jae radicaba más que nada en la personalidad de este- ¡Ey Min! ¡Porque siempre te vas primero! –Corre a su lado-

Eres muy lento hyung –le dijo desinteresadamente una vez que Junsu lo alcanzo-

Muy mal min, cuando estas de novio con alguien lo más lógico es caminar de la mano de esa persona sabes –dice de forma inocente y tierna-

Oh, ¿así? –toma su mano, pero a forma de saludo-

No, mira así es mas romántico –entrelaza sus dedos- sonríe tímido, ante un Changmin que observa curioso la acción sin comprender en realidad tanta diferencia entre ambas acciones, peri si su amigo lo decía, por algo era-

Sin decir nada mas acomodaron el enlace de sus manos y comenzaron a caminar hablando de diversos temas, en algunas ocasiones Junsu respondía como si de verdad estuviera con su novio a lo que Changmin le impresionaba lo tierno que podía ser su amigo. Caminaron así durante un buen rato hasta que vieron una pequeña heladería, que sin ostentar ningún tipo de lujo en su escaparate logro captar la atención de ambos chicos, sin esperar más Changmin se vio arrastrado por un emocionado Junsu que lo jalaba de la mano.

Mira Min hay demasiados sabores y además es súper barato–miraba embobado-

¿Seguro que no te molesta venir aquí?

Claro que no, ¿de qué me ves cara? Mientras los helados estén bien debería bastar ¿no? -La sonrisa sincera de Junsu le llamaba profundamente la atención, ¿cómo era posible que fuera tan simple y a la vez tan complejo?-

Ciertamente quedaron encantados con aquel pequeño y hasta rustico lugar, los helados eran una delicia, la cantidad servida muy generosa, y los precios por demás convenientes, el tiempo se paso volando mientras conversaban de la vida, ya Changmin se sentía más seguro para su cita al otro día, su amigo le había dado algunos consejos sobre que preguntar, o como actuar, ya a la hora de irse, y recordando las palabras de Junsu, se paro en la espera de este, quien lo miraba sorprendido, y entrelazando sus manos salieron en dirección a la casa del mayor, una vez en la puerta de este y sin previo aviso, lo jalo del brazo y le dio un casto beso en la mejilla, imaginando feliz como seria hacer eso con Jae, acción a la que Junsu solo respondió con un gran sonrojo y bajando su mirada, ‘‘bye Min’’ fueron sus rápidas palabras antes de ingresar raudo a su hogar.

…………………………Primera cita……………………….

Esa mañana los ánimos de Min estaban por los cielos, inmediatamente luego de arreglarse, llamo a su novio para saber cómo estaba, y feliz le comunico que había pensado en tener una salida esa tarde.

La hora paso deprisa para Min, quien sin darse cuenta, ya estaba a las afueras de la universidad esperando a Jae, que al verlo ahí fuera en su espera sonrió a medida que se acercaba a él.

¿Lo siento esperaste mucho por mi? –un sonriente Jae lo miraba actuando coqueto ante la presencia de gran parte de sus compañeros-

No, no fue nada –y ahí iba otra vez, si bien sonrió al pronunciar esas palabras, no sonó como lo tenía planeado-

Y bien… dime, ¿qué tienes en mente que hagamos?

¿Tienes ganas de ir por unos helados?, el clima esta especial para una buena dosis de tu helado favorito ¿no? –‘‘eso es Min tu puedes, es lo mismo que ya hiciste ayer con Junsu’’ se repetía a sí mismo para darse valor-

Me encanta la idea, ¡vamos! –Antes que Jae empezara a caminar, Min tomo nerviosamente su mano y entrelazo sus dedos-

Tal como lo había hecho la tarde anterior con su mejor amigo, empezaron a caminar de la mano por las calles de la ciudad, pero la incomodidad no disminuía, tampoco lograron mantener una conversación amena a lo largo del trayecto, puesto a que Jae no paraba de hablar acerca de lo mal vestido de uno de sus compañeros, y de como muchos lo envidiaban, finalmente llegaron a la calle donde se ubicaban la mayoría de las heladerías, incluyendo la del día anterior, en el preciso instante en que Min conducía a su novio hacia esta, Jae paró en seco mirándolo incrédulo tanto a él como a el lugar, ‘‘Min, ni pienses que voy a entrar a esa pocilga, ¿que no ves que ese no es un lugar para mí? ¿Fue una broma cierto? ¿Cierto?’’ ante la cara de indignación que había adoptado Jaejoong, solo pudo asentir ante sus preguntas.

Finalmente fue el mismo Jaejoong quien eligió el lugar al que irían, por supuesto el sitio término siendo una cara heladería, con sabores internacionales, donde las porciones eran en tamaño chibi. Pese a que al parecer el ánimo de Jae había vuelto a mejorar, por su parte Changmin se sentía cada vez mas incomodo no solo con el lugar, sino también con la larga charla que le daba su novio acerca de la importancia de frecuentar ese tipo de sitios más seguido.

Ya al momento de retirarse del local, Min fue consciente de esperar por Jae para tomar su mano, acción que Jae rechazo, aludiendo a que con el calor sudaban mucho y era muy incomodo, sin lograr nuevamente una gran conversación llegaron al departamento donde vivía Jae.

Gracias amor, hoy me la pase muy bien, deberíamos tener más citas como estas -agregaba un Jaejoong que lucía cautivador a ojos de Changmin-

Me alegro que te gustara –fue la sincera respuesta de Min-

Y antes de que Min pudiera siquiera reaccionar, Jae se encontraba ya enrollando sus brazos alrededor de su cuello, para besarlo de manera sensual, un simple roce inicial, que adquirió fuerza a medida que Jae lamia y succionaba los labios ajenos que respondían ansiosos a sus incitaciones.

Ya debo irme amor, y sigue así que tu cambio me encanta –susurro aun cerca de su boca para despedirse con un último beso y entrar al edificio dejando a un Changmin rojo en plena calle-

Una tonta sonrisa se dibujo en su rostro, y se fue en dirección a su casa pensando que quizás no todo fue tan terrible.

……………………………….fin de la primera cita………………………………..



Min, aun no me cuentas como salio todo ayer –recordó Junsu a su amigo-

¿Y pretendes que me ponga a contarte todo en plena biblioteca? –señalándole el lugar en el que se encontraban, a lo que Junsu solo respondió con un bufido- ¡ya! Concéntrate que te tenemos un examen en menos de una hora-

Está bien -un lindo gesto con su labio hizo sonreír a Min, quien ya conocía lo cotilla que podía llegar a ser su mejor amigo-

Luego de rendir el examen, ambos chicos se dirigen hacia el comedor de la universidad, como era común, toman asiento al fondo de este ubicándose frente a frente con sus bandejas sobre cargadas de comida.

¿Y bien? –inquirió Junsu expectante-

-Min solo levanta su mirada y suspira- Junsu sabes perfectamente que odio hablar mientras como-

A mí no me puedes mentir Shim Changmin –mirándolo inquisitivamente- ¿que acaso no salio tan bien como nuestro ensayo? Sinceramente creo que el lugar era perfecto, ¿que no confías en mi acaso?

No es eso Su, es solo que no hay tanto que contar, fuimos a un lugar muy lindo… -Junsu lo interrumpe-

¿Un lugar muy lindo? ¿Qué acaso no fueron a la misma heladería? ¿Qué paso?

Paso que, jamás pensé que ese no sería un lugar apropiado para Jae, y no le gusto mucho al verla, así que fuimos a otra parte, solo eso

Así que no era el lugar apropiado para tu maravilloso Jaejoong ¿no? dime Min, que lugar sinceramente es apropiado para ‘‘el gran Kim Jaejoong’’ –muestra una notoria mueca de disgusto-

Ya Junsu, sabes que odio hables así de Jae –mirándolo molesto- en fin fuimos a un lindo lugar, tomamos helado, y después lo fui a dejar a su departamento

¿Y le gusto por lo menos la cita?

Bueno, si, -sonríe al recordar el final de su cita- le gusto mucho por lo que me dijo

No me digas que por fin te diste el valor de acorralarlo en la pared y…

¡Ya Kim Junsu! –le dice sonrojado-

No me digas que no tienes ganas –sonríe burlón-

No es eso Junsu, es solo que con Jae…. La cosa es distinta, no puedo ser un bruto

Si pero no por eso tienes que ser tan….

¿Tan?… sigue Junsu sigue –le dice retándolo con cara de pocos amigos-

Asssh Min, sabes a lo que me refiero, hasta miedo de besarlo te da para que no piense mal de ti, o no sabes cómo iniciar…

Ese definitivamente no es asunto tuyo Junsu, que yo sepa, yo no me meto en lo que tú haces con tu trasero, y para que lo sepas ayer nos dimos el mejor beso de mi vida –termino triunfal-

Al parecer la cita si dio resultado entonces –le sonríe amablemente, pero justo en ese momento se ven interrumpido con la llegada del mismísimo Jae-

¡Amor que bueno que te encuentro! –Decía el recién llegado, mientras se hacía espacio sentándose en las piernas de Min, y pasando los brazos por su cuello ignorando olímpicamente la presencia de Junsu- te fui a buscar a tu sala de clases pero ya no estabas, así que supuse que mi príncipe comelón estaba aquí en el comedor –explicaba casi coquetamente-

Apenas salí del examen vine aquí –respondía Min, mirándolo directamente un tanto apenado-

¿Donde guardas tanto eh? Porque definitivamente aquí no se acumula – decía, mientras pasaba una de sus manos por el cuerpo de su novio de manera sugestiva, mientras se acerca dándole un beso-

Junsu, que durante estos minutos se encontraba en el completo olvido, miraba atónito el actuar de Jae, completamente sonrojado, y molesto decidió interrumpir el ambiente, ya a esta altura ‘‘erótico’’ de la feliz pareja, basto ver como Min rodeaba el cuerpo de Jae para saber que era ahora o nunca, así que sin esperar más fingió una fuerte carraspera en la garganta, rompiendo así la burbuja que había creado la pareja.

Lo siento lamento interrumpirlos –dijo fingiendo una sonrisa de disculpa-

Claro se nota que lo lamentas, pero no te preocupes Junmo, puedo tener a Changmin así el día que quiera –pronuncio estas palabras con una mirada de desprecio y una sonrisa falsa-

Mi nombre es Junsu… -le corrige molesto-

Ah claro, lo siento Junsu en serio lo lamento, no soy bueno reteniendo nombres de gente que no es… de mi circulo, pero bueno –vuelve a ignorar a Junsu- amor te buscaba para disculparme

¿Disculparte? ¿Qué paso? –pronuncio mirándolo curioso, e ignorando a un Junsu que lo miraba con ira contenida-

Es que Yoochun me llamo por teléfono y me invito a salir, te juro que pensé en ti y le iba a decir que no, pero me invito a un club súper exclusivo…. Y tú sabes que esos panoramas son mi debilidad ¿no? … te prometo te compensare y saldremos el fin de semana al panorama que tu escojas –lo miraba con una sonrisa inocente, mientras se le acercaba para besarlo fugazmente-

Está bien amor, yo no tengo problema –decía un Changmin idiotizado ante su novio-

¡Eres el mejor! Amo que no me niegues nada –lo envuelve en un fogoso beso- bueno, ya debo irme porque seguramente me están buscando, ya sabes nadie puede vivir sin mi jajaja nos vemos amor… adiós Junmo – en menos de un segundo se paró de las piernas de su novio y sin mirar siquiera atrás salio despampanante y feliz ante la bella escena de amor que todos habían podido apreciar-

Al menos treinta segundos después Changmin pudo volver a recordar su nombre, y donde se encontraba actualmente, iba a pedir disculpas a su mejor amigo por la actitud de su novio para con él pero grande fue su sorpresa al percatarse que se encontraba solo en aquella mesa, Junsu se había ido y sabia él porque.

Asssh creo que tendré que comprar más chocolates –se decía a sí mismo preocupado, chocolates era lo único que Junsu no le tiraría por la cabeza ahora-

……………………………..



Ya Junsu, ¿no crees que estas exagerando un poco? –Medio gritaba mientras intentaba alcanzar a Junsu, quien caminaba raudo en dirección a su siguiente clase ignorando los intentos de conversación de su amigo- Junsu te estoy hablando, en serio, no exageres, mira lo que tengo para ti- ante estas palabras el aludido se gira ofuscado-

¿Me estás diciendo que no exagere? –Lo mira fijamente- está bien, te conozco, ¿no quisiste decir esas palabras, no Changmin? –Se cruza de brazos esperando su respuesta-

Aaasssh, sabes que no –baja la mirada mientras se revuelve el pelo inquieto-

Bien Min, dime lo que viniste a decir de verdad tienes toda mi atención

Yo… de verdad siento mucho lo que paso Su, eres mi mejor amigo, y sé que no te agrada la manera de ser de Jae… no estuvo bien que te ignorara así en el casino, y tampoco estuvo bien mi actitud, debí darme cuenta de lo incomoda que era la situación para ti –termina diciendo sinceramente-

Está bien Min, te perdono ¿Qué es eso que tenias para mí? –Pregunta luego de suspirar resignado-

mmm… ¿me perdonaras solo por lo que tengo para ti?, ya no te lo daré, ¿qué interesado no Junsu? Eres capaz de todo por unos chocolates –dice sonriendo, pero con tono de indignación-

No inviertas la situación Min, aquí quien está pagando culpas eres tú no yo, ahora dame los chocolates, ¡sé que tienes ahí mis favoritos! –Se lanza prácticamente sobre Changmin para arrebatarle aquellas delicias, pero este las esconde a sus espaldas-

Puedes ser tan infantil hyung –continua burlándose del mayor, quien ante esto sube su rostro luciendo una mueca de tristeza ante las palabras dichas- ya… Junsu solo era una broma toma ten tu chocolate…

¡Ja! Gracias Min –sonríe victorioso- ni el propio príncipe de hielo Shim Changmin puede con mi cara de pena –sigue su camino comiendo aquel dulce recién obtenido, dejando a un Min impresionado-

Nunca cambiaras hyung… -sonríe mirando a su mejor amigo alejarse-

………………………



Ya iban más de quince minutos de clase, pero Changmin no lograba prestar atención, sus pensamientos en ese instante se encontraban divagando en que tipo de panorama era conveniente para su cita con Jae ese fin de semana, cuando de pronto recordó el cómo, su novio había mencionado hace unas semanas, lo mucho que le gustaría ir al parque de diversiones ante esta posibilidad escribió rápidamente en un papel la frase ‘‘Junsu, ¿te animas a ir hoy conmigo al parque de diversiones? Una vez recibido el mensaje la respuesta de su amigo no se hizo esperar ‘‘hoy no puedo Min, debo hacer la tarea de inglés, sabes lo mucho que me cuesta ese ramo’’ leído aquel mensaje lo siguiente que haría estaba contra todas sus políticas ‘‘dame tu libro’’ escribió muy a su pesar, y le entrego el papel a un Junsu sorprendido al leer estas palabras, pero que sin chistar le entrego su tarea, en menos de diez minutos, esta ya estaba terminada en manos de Changmin. ‘‘¿Tanto así necesitas esa cita, como para que estés dispuesto a hacer mi tarea?’’ –Contesto aun perplejo Junsu- ‘‘sabes que si Junsu, estoy hecho un lio’’ –se sincero Changmin- ok, ok vamos –escribía Junsu en aquel papel, preguntándose porque nunca podía decirle que no, a su mejor amigo-

………………………………



¡Eres un anciano!, no solo en actitudes Min –gritaba un hiperventilado Junsu, mientras corría como niño pequeño por el lugar-

Su, ya no puedo mas –declaro Changmin mientras corría al baño-

¿Eh? ¿Estás bien min? –se acerca a su mejor amigo para verificar su estado, al encontrarlo intentando pasar las nauseas arrodillado frente a un baño, se arrodilla a su lado para darle pequeñas palmadas en la espalda, mientras apartaba con la otra mano, aquellos cabellos que le tapaban los ojos-

Junsu, mejor espérame fuera, esto es asqueroso

Sabia de sobra lo escrupuloso y vergonzoso que podía ser min, por tanto prefirió guardar silencio pero sin moverse de su lado, después de todo el malestar de Changmin era su culpa, fue él quien lo había llevado por todos los juegos extremos corriendo de aquí para allá.

Permanecieron durante unos minutos en aquel baño hasta que las nauseas desaparecieron, pero por precaución al salir decidieron sentarse en una banca cercana, solo por si acaso, Junsu aun seguía sobando la espalda de Min, quien se limitaba a mirar hacia abajo y respirar pausadamente.

Min... ¿aun te sientes mal? Si quieres o dejamos hasta aquí… -intentaba convencerlo preocupado, pero Min lo interrumpe antes de terminar su frase-

¡No! No Su, no es necesario, ya estoy mejor debo hacerlo, sino como lo hare con Jae

Min… ¿cómo puedes ser tan tonto y tan tierno a la vez? –Y ante un Min sorprendido, toma con ambas manos su cara mirándolo fijamente- él no se lo merece

Junsu… -pronuncia cansado-

Ya lo sé, tu lo amas, solo no hagas que me preocupe así por ti ¿bueno?

-inesperadamente fue el mismo Min, quien envolvió a Junsu en un fuerte abrazo- lo siento Su… - luego de unos minutos añadió- ¿qué te parece si mejor vamos por un juego de puntería? -pregunto pensando en que la actitud tan tierna, y preocupada de Junsu merecía un premio-

Vamos -respondió separándose del abrazo con una sonrisa-


Sin nada más que decir, ambos chicos buscaron un juego de tiro, ya al encontrar uno la idea de Changmin era lograr ganar algún peluche para Junsu, y de paso, así practicaba para ganar uno después para Jaejoong, pero, no contaba con que su puntería fuera tan mala, que en más de veinte intentos no pudiera dar siquiera a uno de los tarros que debía derribar, incluso había alrededor algunos presentes, que apostaban si se rendiría o no, la situación era sumamente vergonzosa, pero no se rendiría, puesto a que todo este esfuerzo era por su cita con Jae, por suerte, ahí estaba junto a él su fiel amigo, apoyándolo y haciéndole barra con baile y gritos incluidos, que sobra decir lo hacían reír, ‘‘vamos vamos Changmin, tu puedes Changmin’’ era la canción que repetía Junsu, canción extrañamente parecida a los gritos de apoyo en los partidos de Slam Dunk, esta peculiar barra, no solo hacía reír a Min, sino a todos los presentes, quienes murmuraban sobre lo paciente y amoroso, que era aquel chico con su novio, finalmente ante los gritos y aplausos, de su ya a esta altura ‘‘público’’, logró por fin derribar todos los blancos, ganando un peluche gigante con forma de delfín, que Junsu recibió saltando como niño pequeño para terminar lanzándose sobre él con peluche y todo, en un abrazo de agradecimiento que logro enternecer a todos los presentes, luego de eso y en vista de todo el tiempo que pasaron en ese juego dieron por terminada la tarde dirigiéndose a la casa de Junsu, ambos sumidos en una animada conversación y reviviendo las anécdotas del día, cuando por fin llegaron a la casa del mayor, este se pone frente a Min para hablar.

Gracias por todo Min de verdad me divertí mucho hoy

En realidad yo te tengo que dar las gracias Su, no solo me ayudaste a ensayar la cita, sino que también me ayudaste cuando me sentí mal

Cierto… y pudiste ensayar tu cita –pronuncio un tanto desanimado-

Su… -inquirió preocupado, ante el cambio de actitud de su amigo-

Gracias por mi regalo también Min, se llamara XIA –dijo mostrándole el delfín y sonando más animado- adiós Min espero tengas una gran cita –pronuncio rápidamente antes de depositar un beso en la mejilla del más alto y entrar al hogar dejando a un Min contrariado por aquella actitud pero por sobre todo por aquella acción-



………………………………segunda cita…………………………………….



Esto es maravilloso amor, gracias por hacer mi deseo realidad –pronunciaba besando a su novio-

Espero lo disfrutes al máximo, nos subiremos a los juegos que tú quieras -respondió rozando su nariz en el cuello de Jae-

Me encanta ser lo más importante para ti amor… ¿porque lo soy cierto? –Dijo acariciando los labios de Min con la punta de su nariz-

Y… yo, yo te amo –pronuncio poniéndose inmediatamente rojo-

Eres tan lindo Min, sabes, siempre pensé que no existiría nadie que me valorara como en realidad merezco, doy gracias de haberte encontrado… bueno, dime ¿qué te parece si empezamos por los juegos de altura? –dijo emocionado-

Oh claro –respondió temeroso, pero emulando una sonrisa-

Vamos entonces, no sabes cómo amo los juegos extremos –pronunciaba exaltado, mientras tiraba a Min-

Una hora después Changmin se encontraba sumamente mareado, llevaba ya un buen rato aguantando las nauseas que le causaban todos aquellos juegos en altura, Jae por su parte parecía no percatarse del evidente malestar que aquejaba a Min, ya al bajar del juego en que se encontraban Changmin no pudo seguir aguantando.

Lo siento amor, no me siento bien –dijo antes de salir casi corriendo en dirección al baño-

Que te sucede… -su pregunta fue interrumpida por el sonido de lo que supuso, fue un Min vomitando dentro del baño- oh… eh… te espero afuera mejor, esto es un poco asqueroso –sin esperar, como para escuchar alguna respuesta, salio del baño rápidamente-

Por su parte, si bien Changmin no esperaba que su novio tuviera la misma actitud de Junsu, porque, sinceramente hasta el sentiría asco, francamente se sintió un poco decepcionado, ¡quizás si Junsu no hubiera sido tan tierno!, unos minutos más tarde, luego de enjuagarse la boca hasta el cansancio, salio del lugar en busca de su novio, sin encontrarlo por ninguna parte, y sin indicio de su paradero, marco su número de celular sin tener respuesta, cuando de pronto, unos brazos lo rodearon por la espalda.

¿Amor estas mejor? –Le pregunto su novio ubicándose frente a él-

Jae, te estaba buscando, ¿dónde estabas?

Es que como te demoraste tanto, aproveche y fui al xtreme fall, supuse que contigo seria imposible ir –tomo su mano para guiarlo-

Oh, ya veo –un poco desanimado- ¿y ahora donde vamos?

mmm… debe haber algún juego donde no te sientas mal ¿no? -no pudo evitar sonar un poco decepcionado-

Podríamos ir al tiro al blanco, hare lo mejor que pueda para ganar un peluche para ti –intento sonreír, pero la preocupación e inseguridad de la situación le estaban pasando a cuenta-

Eso sería genial amor, quiero un peluche de león –dijo ya mas emocionado-

Lastimosamente para Changmin, su plan no funciono como lo había ensayado, luego de tan solo cinco minutos intentando ganar el peluche para Jaejoong, este ya se había aburrido, tan solo lo esperaba a un lado con una evidente mueca de frustración, por su parte, el encargado del puesto miraba a Min sin poder creer que ese chico volviera a insistir así por un peluche, y aun más descarado encontró que lo hiciera ahora con diferente pareja, finalmente luego de unos minutos, Jaejoong se acerca de improviso y sin siquiera fingir su tono afronta a Min.

En serio amor, ¿cuánto más piensas seguir intentándolo? No te preocupes, si no le das, no le das y punto –le dio un rápido beso en la mejilla y se acerco al dueño de aquel puesto- disculpe nos podría vender aquel peluche de león-

Lo siento joven pero esos peluches no están a la venta, son los premios del juego –dijo esquivo el encargado de aquel puesto-

Le daré el doble del dinero, ¿no vio todo el rato que mi novio estuvo jugando? –Su tono de voz sonó un poco más desagradable-

Ya le dije, los premios no están a la venta –frente a esta negativa, Jaejoong se alejo molesto del lugar llamando a Min para que lo siguiera-

Hey joven –llamo el señor a Min- sé que no debería meterme, pero, no debería engañar al chico del otro día así, y menos con alguien como este engreído por muy guapo que pueda ser, deberías valorar a quien de verdad te quiere, se notaba que el ‘‘chico barra’’ te quiere de verdad y que es muy puro, no lo hagas sufrir. –Dijo el encargado a un sorprendido Changmin-

¿Chico barra? Oh, no se equivoca… Junsu, no… -el mismo encargado lo interrumpe adivinando sus palabras-

No me digas que no sabías que ese chico te quiere, ¡por dios muchacho, todos los que estábamos aquí pudimos notar el amor que siente el ‘‘chico barra’’ por ti! –agrego sorprendido-

¡Changmin, vamos! –Grito ya desde lejos un Jae molesto-

Sin siquiera volver a mirar al hombre a su lado, corrió en dirección a su novio, pensando que quizás Junsu era demasiado afectuoso, lo suficiente como para dar a entender algo que no es, pero todas aquellas cavilaciones se vieron interrumpidas al ver la cara enfadada de Jaejoong, no podía negarlo, gran parte de su cita se la había pasado mal, y eso sin lugar a dudas debía haber molestado a Jae.

El resto del camino de regreso, Min en un intento desesperado por cambiar el ánimo de su novio, decidió desviar su atención hacia el tema favorito de Jaejoong, es decir… el mismo Jae, y termino preguntándole como había sido su salida con Yoochun, que le había parecido la estética y el entorno del lugar visitado, para fingir interés en su respuesta, que logro cambiar por completo el ambiente, Jae le contaba con lujo de detalle, sobre lo chic del lugar, la posibilidad de hacerse de conexiones sociales, y un sin fín de cosas que simplemente dejo de escuchar, hasta que la conversación se desvió a como se desenvolvía Min en el entorno, con quienes, lógicamente afectando a Junsu quien no era del agrado de Jaejoong.

Ahora que lo pienso amor, deberías dejar de juntarte con el tal Junmo ese –dijo con indiferencia- de verdad no entiendo que una persona como tú, pueda juntarse con alguien tan poca cosa, simplemente pienso, que si no eres más popular es por su culpa, si la gente lo llega a reconocer, es si es que por su trasero –agregó aun mas despectivamente-

Jae… -paro incomodo-

Hay Min, no es necesario que me digas nada, se que puede que hasta lastima por él sientas, después de todo, no es inteligente como tú, no es guapo como yo, ni mucho menos popular, hasta antisocial es y no quiero ni imaginar cómo será su ambiente normalmente… -agregaba poniendo incluso mueca de asco-

¡Ya basta! –lo interrumpió, no tan firme como quiso sonar-

¿Me acabas de gritar? –Lo miro indignado- ¿tú me acabas de gritar a mi?

Jae… yo… yo lo siento no fue mi intensión

Eres la primera persona que me trata de esa manera Min, ¿acaso fue por defender a tu amiguito ese? –todo en su postura indicaba la ira que sentía-

Yo, no es eso, quiero decir, sí… amor es Junsu, no Junmo y es mi mejor amigo, te agradecería respetes eso –el malestar interior crecía en Min, sentía que debía proteger a su amigo, pero… como hacerlo del mismo Jaejoong-

… dejemos el tema hasta aquí Min, no quiero acabar peleando después de una cita, no te diré mas por hoy, pero quiero dejar claro que no me arrepiento de decir la verdad, ahora lo mejor será que entre, puedes irte –dijo de forma casi soberbia-

Adiós Jaejoong… -ante la sorpresa de Jae, que esperaba una disculpa y actitud conciliadora por parte de Changmin, este solo se dio media vuelta y se fue rumbo a su hogar sin mirar atrás-

Acabas de arruinar mi cita Junsu… y esto no se va a quedar así, Changmin es solo mío, y yo soy lo más importante para él – pronuncio con resentimiento Jae, no se lo esperaba pero Junsu, había resultado un punto de quiebre en su relación, de ahora en adelante debía estar pendiente de él.

…………………..............fin de la segunda cita………………………………..



Ya voy, ¡ya voy! –Gritaba Junsu bajando las escaleras de su casa, corriendo ante los insistentes toques del timbre- quien… ¿Min? Que haces aquí –dice sorprendido de ver a su amigo-

¡Ya porque te demoras tanto en abrir a puerta! –Lo regaña y entra a la casa-

Min no deberías estar ahora con… con tu novio –se voltea para cerrar la puerta-

Lo siento Su… -se acerca y lo abraza-

Min ¿qué pasa? -dice ya a estas alturas un asustado Junsu- ven, vamos a sentarnos y me cuentas que pasa –señalo el sofá-

Pasa que siento que esto no está funcionando Su, es más fuerte que yo –dijo aun sin darse a entender a cabalidad-

¿Qué paso hoy Changmin? –Inquirió al suponer que la actitud de su amigo tenía algo que ver con su cita-

Pasa que… no logro sentirme cómodo en la citas con Jae, pasa que hay veces que pienso que no le importo, y debo pedirte disculpas Su… -pronuncio aquello incomodo-

¿Y eso porque?

… o que pasa es que… hoy Jae dijo algo feo de ti, y yo no tuve el valor de defenderte como un verdadero amigo lo habría hecho… lo siento Su, tu eres muy importante para mí, siempre estás ahí cuando te necesito… -agrego apenado-

Oh… Min, no quiero decir algo que te haga sentir peor, mejor nos vemos pasado mañana en clases, mis padres no están y no quiero que a chismosa de a vecina les diga que hice quizás que cosas aquí –dijo intentando cambiar el tema-

Junsu… Su…

Diablos Min, que quieres que te diga –lo miro un tanto desesperado-

No quiero que te enojes conmigo –busco la mirada de su amigo-

No me enojo contigo Changmin, al contrario lo hago conmigo mismo por no poder gritarte un par de verdades –Junsu hacia un esfuerzo por no decirle todo lo que pensaba a Min-

Creo que me sentiría mejor si lo haces sabes, así no tendría este sentimiento de culpa –levanto el rostro de Junsu para que lo mirara-

Eres… ¡eres un idiota Min! Ya no puedo aguantar más, sino te sientes bien en esas citas es porque, no eres tú, ¿Qué no te das cuenta? La verdad es que Jae no te quiere tal cual eres, solo espera que cumplas con sus deseos y sus tontos estándares, y no, en realidad NO te quiere, no le importan tus sentimientos, pero ahí vas tú como idiota y lo idolatras, porque eso es, eres un fan mas del todo poderoso y popular Kim Jaejoong, en el fondo no eres más que un maldito superficial que está dispuesto a todo por el, ¿crees que me interesa que ese descerebrado hable mal de mí? Lo que me duele es que tu no hayas sido capaz de defenderme, y así, me haces odiarme a mí mismo por no poder odiarte porque… -y aquellas palabras que se había negado incluso así mismo, estaban ahí, porque aunque no quisiera decirlo, ya no aguantaba más, ya no podía-

¿Por qué? –Pese a sentirse como un imbécil, en el fondo, sabia que todo lo que Junsu le decía era cierto, el mismo lo había pensado en un par de ocasiones, pero… necesitaba escucharlo de alguien más-

Porque… -era consciente de que dichas esas palabras no había vuelta atrás- … porque estoy enamorado como un idiota de ti… por tu culpa y de tus dichosas citas me confundí hasta este punto, en que no dejo de pensar en ti, y soy tonto sabes, porque aunque me duela verte con el imbécil de Jaejoong, solo quiero que estés feliz –hablo sin pensar, y se asusto al ver el estado de shock de Min, solo en ese minuto se percato de sus palabras- L... Lo siento Min, creo que no soy el indicado para ayudarte mas, será mejor que te vayas –pronuncio esquivando su mirada-

Changmin simplemente no podía procesar nada en ese minuto, se sentía muy confuso ante la confesión de Junsu, de forma casi autómata se puso de pie y camino en dirección a la puerta. ‘‘Es ahora o nunca’’, fue e pensamiento de un tembloroso Junsu.

¡Min! –Grito casi en una súplica-

Ante el llamado de su amigo, sin darse cuenta de lo que hacía, freno su camino volteándose, en ese instante Junsu se lanzo a sus brazos prendándose de su cuello y uniendo sus labios, apenas un leve roce, que el mismo Junsu se encargo de profundizar al atrapar el labio inferior de Changmin y juguetear con él para posteriormente incitar el movimiento, dulce y cálido eran las dos palabras que ocupaban los pensamientos de Changmin, y es que era tanto el asombro, que aun no caía en cuenta que aquel que fuera su mejor amigo por años, lo estuviera besando, cuando por fin pudo ser consciente sintió un leve cosquilleo debido a ese tierno beso, no había lenguas incluidas, Junsu tan solo lo besaba aprisionando y moviendo sus labios de manera tierna y sutil, con un grado de entrega desconocido para Changmin, era como si ese beso dejara salir todos sus sentimientos y a la vez fuera una despedida, esta idea lo asusto, y sin ser dueño de sus actos sus brazos rodearon la cintura del más bajo, atrayéndolo aun mas a su cuerpo y comenzó a corresponder aquel beso. Allí estaban ambos de pie abrazados mientras se besaban, no era un beso necesitado, sino un beso que implicaba descubrimiento, sus labios se movían a un compas lento, y fue el mismo quien inicio el beso quien lo separo, no sin antes mirarse mutuamente sorprendidos.

Y…yo… lo siento, no debí hacer esto -pronuncio luego de separarse, notoriamente nervioso, y sin saber hacia dónde mirar-

Creo que lo mejor será que me vaya…. Ya es muy tarde… -respondió en el mismo estado que el mayor-

Claro… -sin dar más tiempo, Changmin se dio media vuelta y camino hacia a puerta-

… Nos vemos Su…- dijo mirando hacia el piso antes de salir-

Nos vemos Min… - fue a suave respuesta de Junsu-

Luego de que Changmin se fuera, permaneció en aquella puerta al menos unos diez minutos, tiempo en que repaso todo lo que le había dicho a su amigo esa noche, había llegado a ser incluso hiriente con respecto a sus juicios sobre su relación, no podía evitar sentirse mal por como lo trato, y a la vez estaba sumamente avergonzado por todo lo que le dijo con respecto a sus sentimientos, ¿Cómo es que habían llegado a este punto? Siempre supo que Min seria su mejor amigo hasta el final, y es que ambos se complementaban a la perfección, pese a la difícil personalidad de su dongsaeng ya conocía cada una de sus manías y sus gustos, y sabia llevarlo, pero… desde que habían iniciado la idea de las citas, algo había cambiado, en realidad, nunca le gusto que Min fuera pareja de Jae, desde un principio noto lo viciada que podía llegar a ser esa relación, pero luego de ver todo el esfuerzo que ponía Changmin por darle en el gusto a la persona que amaba, no podía parar de pensar que Jaejoong no lo merecía, eso sumado a lo mucho que disfrutaba los ensayos de citas con Min, lograron hacerlo cuestionar sobre sus sentimientos, y es que no podía evitar sonreír como poseso cada vez que estaba con el menor, el verlo en esa faceta había despertado un cumulo de emociones que jamás había sentido, y cuando menos se lo imagino, se dijo así mismo que no se lo podía seguir negando, se había enamorado de Shim Changmin, pero tal cual como acepto sin remedio sus sentimientos por el menor, acepto a su vez lo imposible que seria que Min se fijara en él, no cuando eres el novio de chico más guapo y codiciado de la ciudad, y menos aun cuando te desvives por darle en el gusto, y antes de iniciarse sus sentimientos se vieron truncados, pero… esa noche no pudo seguir callándolos, ver sufrir así a Min lo llenaba de odio por Jaejoong, puede que aquel beso y esa rara confesión por su parte acabara definitivamente su lazo con Changmin, pero, no se podía seguir dañando así mismo.

Finalmente luego de unos minutos subió a su cuarto y se tiro en su cama, sobre aquel lindo delfín llamado XIA, abrazándolo, mientras las sensaciones de aquel beso llenaban su cabeza.

No debí hacerle eso a tu padre, ves lo que me hace hacerle –lo miro cabizbajo para luego enterrar su cara en el, tan solo debía dormir… dormir y olvidar-

………………………………………………….



Aquel domingo tres chicos se encontraban en un debate interno, todos con la misma pregunta… ¿Qué debo hacer?

Ya al iniciar aquel lunes se veía a un Jaejoong dispuesto a actuar, nadie se interponía en sus deseos, y el tal Junsu ese estaba siendo un distractor en su relación con Changmin, uno que no estaba dispuesto a soportar, ese mismo día se encargaría de enseñarle a Changmin quien era la persona más importante en su vida, y si su plan salía bien seria el mismo Min, quien se alejaría de Junsu.

Al ser lunes sus horarios de universidad iniciaban más tarde, Junsu se encontraba sentado en una pileta en medio del patio, mientras que Jae se encontraba a unos cuantos metros frente a él, su miraba intercalaba entre el hall de aquel edificio y una sonrisa burlona a Junsu. Luego de unos minutos, apareció en la entrada tan puntual como siempre Changmin, quien venía inmerso en sus pensamientos sin notar la presencia de ninguno de los dos, eh ahí él porque se asustara tanto cuando Jae corrió a él abrazándolo y dándole un zendo beso frente a todos, demás está decir que como siempre, cada acción que hacia el famoso Kim Jaejoong era vitoreada por sus compañeros, todos los presentes comentaban esta acción, era como si la actividad rutinaria se hubiera detenido, puesto a que nadie se movía, y en medio de ese extraño ambiente, un Junsu con el corazón roto, salio en busca de algún buen escondite dentro de aquella universidad, sabía desde un principio que no debía ilusionarse, que Min jamás podría corresponder sus sentimientos, pero, luego de aquel beso, su corazón guardaba una mínima esperanza, ahora ya todo estaba dicho, por cómo Jaejoong se comportaba con esa sonrisa al mirarlo, ya sabía que Min lo elegiría a él.

……………………………………………………….



¿Qué estás haciendo Jae? –le cuestiono un sonrojado Min al darse cuenta de lugar en el que estaban y que todos los miraban-

Qué te parece que hago amor –lo mira seductoramente- beso a mi novio, para que todos sepan a quien le perteneces –fingió un puchero inocente-

Jae… -no sabía cómo hablarle-

Amor, se lo que me vas a decir –dijo conciliador, para así poder manipular el enojo de Changmin- pero… medite estos días y no dije las cosas más lindas, te hice enojar y no quiero eso, no te lo mereces ¿me perdonas? –Lo miro con una cara radiante de felicidad, de aquellas que usaba para dejar al mundo a sus pies-

De verdad… ¿de verdad lo sientes? –dijo esperanzado en esos ojos que lo miraban risueños-

Por supuesto amor, nadie puede terminar una cita así, y menos con un dulce como tú, me sentí muy frustrado y después entendí que nuestra entrega en esta relación debe afianzarse ¿no crees? –Choca sus narices a medida que pronuncia esa frase, con una sonrisa traviesa en su rostro-

¿Afianzarse? –le dice con duda- ¿qué quieres decir?

Hay Min, nosotros jamás habíamos peleado antes, creo que el problema es la influencia de las personas a nuestro alrededor, y lo medite y es mi culpa, pese a ser mi novio descuide tu entorno, creo que debemos darnos un tiempo solo para nosotros sabes, dejar de lado al resto… tu eres el único indicado para mi, y el único para ti, tú me amas ¿no? Olvidémonos de resto por un tiempo –lo envolvía con sus brazos y sus palabras-

Yo… -de verdad quería creerle-

¿Tu? –Le dice coquetamente, para besarlo a medida que acerca sus cuerpos- Min, no puedo soportar más esta lejanía, ¿quieres venir conmigo a mi departamento? –Lo mira fijamente a medida que se muerde el labio inferior-

Está bien amor, iré a dejarle mi tarea a... -en ese momento recordó el rostro de su mejor amigo- … en atención al estudiante y vuelvo -dijo con menos animo-

Una sonrisa casi maquiavélica se asomo en el rostro de Jaejoong a observar a Changmin correr en dirección a una de las oficinas.

Ya verás Kim Junsu, te erradicare de la vida de MI Changmin, dame solo un par de semanas y no se acordara ni de tu existencia.

………………………………….

Jae… ¿estás seguro que quieres hacer esto? –Pronuncio para soltar un fuerte suspiro-

Si, Min, estoy seguro –dijo envuelto en la atmosfera-

Desde que habían abandonado la universidad el ánimo de Changmin, no había vuelto a ser el mismo, incluso luego de llegar al departamento de Jae, este se había mantenido casi ido a ojos de Jae, quien estaba seguro que lo que rondaba los pensamientos de su Min, era nada más ni nada menos que Junsu y eso sinceramente lo enervaba, no podía permitir que Min le diera tanta importancia a ese simplón, debía adelantar su plan, estaba seguro que luego de darle a Min ‘‘lo que todo chico quiere’’ no volvería a pensar en aquel don nadie, así lo había preparado todo, una vez que llegaron a su departamento y tras haberlo invitado a ver una película había iniciado una serie de mimos y toques que dieron paso a besos cada vez mas subidos de tono terminando así con Changmin sentado en el sillón y un Jae a horcajadas sobre Changmin moviéndose sugerentemente a medida que lo besaba y recorría su torso con las yemas de los dedos deteniéndose intencionalmente en su pecho, y el elástico de su ropa interior.

Ah Min… -suspiraba a medida que intensificaba el movimiento de sus caderas, ocasionando así una deliciosa fricción en sus respectivas intimidades-

mmm… -fue la respuesta que dio Min, antes de tocar el trasero de Jae con ambas manos y acercarlo aun mas a su ya evidente erección-

Si que estas motivado amor –dijo con tono de autosuficiencia a medida que tocaba el miembro de Changmin por sobre la ropa- ¡aaahh! –Dio un sonoro gemido al sentir una mano de Min, acariciando su trasero, y la otra sobre su propia erección-

El movimiento era cada vez mas frenético, los besos cada vez más profundos y el toque de sus manos era cada vez más intenso, Jaejoong se encontraba envuelto en una sensación exquisita, y podía sentir a Changmin como con esos besos hurgaba y buscaba por algo cada vez más profundo, no podía creer lo que bien que se sentía y eso que aun llevaban sus ropas puestas.

mmm… Min… -susurro al interrumpir ese beso, puesto que necesitaba recuperar oxigeno-

Oh, Su…

Solo ese diminutivo basto para parar todo movimiento proveniente de Jaejoong, quien lo miraba con una expresión desencajada.

¿Qué fue lo que dijiste Changmin? –Dijo ya en cólera-

Jae, yo… -fue inmediatamente interrumpido-

¿Me acabas de llamar Su?... ¿estás pensando en ese idiota mientras me tocas? No me digas que imaginabas que se lo hacías a él –Gritaba un Jaejoong fuera de sus cabales-

No Jae, no es… -¿cómo podía explicar lo inexplicable? ¿Verdaderamente estaba pensando en Junsu?-

¿Es que acaso a él te lo pensabas llevar a la cama como lo ibas a hacer conmigo?... no, seguramente el muy infeliz ya corrió a que te lo follaras ¿no?, claro, nadie con un trasero así puede no darle un uso… ¿dime que tan perra puede ser? –Le gritaba con desprecio-

¡Ya basta! ¡Junsu no ha hecho nada de lo que estás diciendo! Junsu… -y ahí estaba todo, Junsu era la persona más importante para él, más allá del mismísimo Jaejoong-

Junsu, ¿qué?, termina tu frase Changmin, ¿me vas a decir acaso que el infeliz ese es mejor que yo? -decía como si la respuesta fuera algo obvio-

La expresión de Changmin demostraba haber resuelto el mayor acertijo de su vida

Si… -dijo aquello mas para el mismo que para Jae- SI, Junsu… él es quien a pesar de todo siempre está ahí para mi, quien que comprende y acepta tal cual soy adaptándose a mí, nunca intento cambiarme como tú, es quien pese a no ser mi novio valoro todo este tiempo cada una de los sacrificios que hice por ti, y quien arriesgo sus propios sentimientos y felicidad por verme feliz a mi… -decía todo eso sintiéndose el peor idiota del mundo- y yo soy un imbécil que jamás aprecio a quien estaba a su lado…

Vete de mi casa Shim Changmin, vete y no vuelvas nunca más, no te quiero volver a ver en mi vida, ahora me doy cuenta de todo, tu, no mereces estar con alguien como yo… -la frialdad en sus palabras asombro al mismo Min quien solo podía pensar en una cosa en ese momento-

Gracias… nunca recibí un amor sincero de tu parte, pero gracias a ti lo encontré… -dijo antes de salir corriendo de aquel lugar-

……………………………………………………….



Llevaba ya varias horas en busca de Junsu, había visitado desde su propia casa a todos los lugares que este frecuentaba, incluido el parque donde se conocieron cuando apenas eran unos niños, pero nada, se sentía tan tonto por cómo había terminado todo, si bien era cierto que cuando estaba besando a Jae no pensaba en sí que era a Junsu a quien besaba, lo cierto era que en medio de todo lo que ocurría añoraba la mezcla llena de amor y ternura que le dio el toque y el beso de Junsu, y por más que lo buscara en Jae simplemente no pasaba de subir el mero erotismo del momento.

Se encontraba preocupado si Junsu no aprecia y no le contestaba el teléfono, lo más probable, era que haya visto lo que paso en la universidad, y si es así… lo había dañado una vez más.

Aquella mañana, si bien aun no era consciente de lo que sentía por su amigo, había tomado la determinación y el valor, para terminar su relación con Jaejoong, pero al escucharlo hablar así y ver su falso arrepentimiento, habían logrado hacerlo caer una vez más en sus encantos.

Piensa Changmin, ante todo eres su amigo, deberías saber cómo encontrarlo en este tipo de situaciones –se decía en voz alta - … si estaba en la universidad al minuto del espectáculo que dimos, lo más probable es que quisiera escapar de ahí y dejar de vernos, pero al estar nosotros en pleno hall, debió internarse en el lugar… debió haber buscado un lugar donde estar solo… en su casa ese lugar es el baño, pero en un sitio lleno de estudiantes no es una opción supongo… -pensaba- ¿podría ser?

Ante la repentina idea que llego a su cabeza giro y camino con paso firme en busca de Junsu.

……………………………………………



¿Se puede saber que estás haciendo escondido aquí Kim Junsu? –Dijo al encontrar a aquel muchacho sentado entre los libreros de la biblioteca, casi dormido-

Min… -pronuncio asustado- … ¿no se supone que estabas con tu novio?

Ah cierto, pero no, estoy aquí contigo –lo observaba fijamente a medida que se sentaba frente a él-

No deberías estar aquí Min, no es bueno para ninguno de los dos, Jae podrías molestarse –pronuncio mirando el piso-

Sí, creo que se enojara, pues ni modo, y a ti, ¿Por qué no te hace bien? –Levanto su rostro para que lo mirara a los ojos-

Ya lo sabes Min… -dijo sonrojado-

Dilo Junsu quiero escucharlo –expreso sinceramente, mas, ante la mirada interrogante de aquel chico frente a él agrego- por favor Su, necesito escucharte.

… te amo Changmin

Ninguno de los dos rompía aquella mirada, ambos permanecieron así unos segundos, hasta que las manos de Min tomaron la cara de Junsu y lo acerco para besarlo, iniciando un beso en un principio entablado solo por Min, pero que luego de los primeros roces Junsu correspondía nervioso ante la ansiosa boca de su dongsaeng, quien con el paso de los minutos introdujo su lengua en la cavidad ajena, era como si quisiera tomar posesión de todo su ser. Junsu se sentía en un sueño y pese a ser consciente de que quien más sufriría al final prefirió no pensar y abandonarse a ese beso, se mantuvieron unidos durante varios minutos en los cuales el beso se hacía cada vez más profundo. Ahora Junsu estaba apoyado en la pared con Min completamente sobre él, pero ya ninguno podía seguir sin tomar una bocanada de aire, con pesar rompieron el contacto y se separaron respirando de forma agitada.

No me hagas esto Min, no lo hagas mas difícil….

Yo también te amo Su –le dice sonriente-

¿Qué? –lo mira estupefacto-

Lo explicare los más simple posible para que tu diminuto cerebro lo entienda –se burlo dándole un ligero toque en la punta de la nariz-… Jaejoong y yo terminamos, digamos que estábamos en una situación un poco candente y termine gimiendo tu nombre, empezamos a discutir, y a medida que te defendía… me di cuenta de lo estúpido que fui todo este tiempo al no darme cuenta de mis sentimientos –dijo ya serio y con culpa-

Hey tu –llamo la atención de Min con una traviesa sonrisa en el rostro, y lo jalo de la camisa acercándolo- quiero mi compensación por todo lo que me has hecho sufrir –sonaba serio, pero su rostro decía otra cosa-

¿Así? ¿Y cómo quieres que te compense? –Pronuncio de manera seductora a medida que tomaba posición sobre Junsu-

Para empezar quiero un beso –dijo aquello con un leve sonrojo-

No te preocupes Su me asegurare de pagar toda culpa y sufrimiento con mi cuerpo –dijo antes de atrapar sus labios-

Un beso rápido, tanto sus labios como sus lenguas no se daban tregua, las manos de Junsu rápidamente viajaron al cuello del más alto rodeándolo y acariciando el inicio de su fuerte espalda por debajo de la camisa, Min jugaba con la cintura de Junsu, la verdad es que quería acariciar aquel trasero, pero la posición en que se encontraban se lo impedía, se separo un poco para acomodarse en la pared, dejándolo sorprendido y asustado, pero inmediatamente lo volvió a jalar dejándolo sobre él, ‘‘lo siento, pero muero por tocar tu trasero’’ agrego causando la risa de su amigo, quien al sentir las manos de Min acariciando sus glúteos dejo escapar un fuerte gemido.

Guarda silencio, no querrás que alguien nos encuentre así –le dijo un sonriente Changmin, mientras seguía tocando aquella parte de su anatomía-

Ah… dudo que alguien venga estamos al final y esto es una biblioteca Min -respondió casi entre jadeos-

Perfecto entonces –dijo con una mirada llena de deseo-

Rápidamente sus manos se adentraron en la ropa interior de Junsu tocando directamente ese trasero que lo volvía loco, el mayor por su parte, se encargaba de quitar la camisa del más alto, sus manos recorrían con cuidado ese amplio pecho a medida que su lengua lamia, la sensación era embriagante para ambos, sin más tiempo Min termino de desvestir a Junsu para tocar, lamer, morder, y succionar todo a su paso. ‘‘Anda Su, termina lo que ibas a hacer’’, pronuncio con voz ronca Min, al ver las manos de Junsu en el borde de sus pantalones, y dándole un beso, termino de quitarlos ‘‘Su, me pones tan caliente’’ le dijo entre besos a medida que estimulaba ambas intimidades, Junsu simplemente se limitaba a gemir y suspirar, las sensaciones que lo invadían eran demasiadas para ser su primera vez, pero cuando sintió una humedad recorrer su miembro, no pudo evitar soltar un gritillo ‘‘Ahh Min’’, Changmin recorría y succionaba su erección, no había nada que se comparar con esto.

Ya… Min –suplico tirando su cabeza hacia atrás por el placer-

¿Que pasa Su? –Inquirió con saña-

Te quiero dentro maldito pervertido –respondió adivinando las intensiones de Min-

Con una gran sonrisa en el rostro Min acerco sus dedos a Junsu, quien rápidamente los metió en su boca para dejarlos lo suficientemente húmedos, una vez listos Min introdujo con cuidado el primero causando una contracción y fuerte dolor en el más bajo, quien mordía sus labios para evitar las lagrimas al sentirlo ya dentro. El segundo y posteriormente tercer dedo se movían ya, y dilataban su entrada, pasados unos minutos donde literalmente Min lo embestía con su mano el dolor empezaba a quedar atrás.

Y… ya min estoy listo, te quiero a ti –dijo mordiendo su labio-

Escuchar estas palabras lo encendieron aun más, su propia erección ya no podía esperar más, recostó a Junsu completamente en el piso y abriendo sus piernas empezó a introducir su miembro en su entrada. Junsu cerraba sus ojos no imagino que dolería tanto, pero la idea de tener el miembro de Min lo excitaba aun mas, esperaron unos minutos a que la irrupción fuera menos molesta y cuando se sintió más relajado fue el mismo Junsu quien inicio el movimiento ‘‘ahhh’’ gimieron al unisonó, los movimientos que se iniciaron de manera lenta y pausada fueron cobrando velocidad y profundidad a medida que el mismo Junsu clamaba por mas ‘‘Min… más rápido’’ ‘‘Junsu… mmm… Su’’ eran los gemidos que salían de sus labios, las embestidas cada vez eran mas frenéticas y a su vez marcaban el ritmo con el que Changmin masturbaba el miembro de Junsu, unos cuantos minutos mas y Junsu termino manchando sus vientres, por su parte Min continuo las embestidas acompañado de los jadeos de Su, hasta que alcanzo el orgasmo llenando el interior del más bajo. Permanecieron en silencio unos cuantos minutos recuperando la respiración, para terminar besándose pausadamente.

Esto fue lo mejor que me ah pasado en la vida –dijo el mayor completamente feliz-

De haber sabido que podías ser así de sexy te habría violado hace mucho –aseguro Min, antes de volver a besarlo-

No es violación si yo también quiero bobo –lo abrazo aun mas- creo que ya es hora de irnos, es tarde y deben estar por cerrar-

Es cierto vamos –apoyo Changmin-

Ahh, gimió Junsu al sentir como el miembro de Min salía de su interior, luego de limpiarse y vestirse, tomaron sus cosas y salieron de la biblioteca. Min se vio obligado a ayudar a Junsu, quien aun sentía un fuerte dolor impidiéndole caminar bien, así termino cargándolo en su espalda y caminando en dirección a su hogar.

Fuiste un desconsiderado con mi pobre trasero –dijo Junsu haciendo puchero-

Lo siento Su, pero tú me haces actuar así, te prometo que para la otra seré mas gentil

¿Para la otra? ¿Piensas que habrá más? –Fingió sorpresa mientras sonreía abrazándose al cuello de min-

Por supuesto, muchas más, todos los días si es posible, y más de una vez –pronuncio con una gran sonrisa-

¡Ya! ¿Quieres una relación amorosa o maratones constantes de sexo? –Le golpeo el hombro-

Te amo Su –dijo aquello sonriendo y confirmando implícitamente las palabras de Junsu-

Yo también te amo Min –le dio un beso en la mejilla mientras compadecía a su pobre trasero-



Fin

7 comentarios:

  1. Waaaaaaa que bonito jaja si tienes razón mendigo Jae pero bueno terminaron juntos Junsu y Changmin kawaii me hubiera gustado ver una escena donde los vea a los 2 asi juntitos y que hierva de coraje XD jaja muy bueno

    ResponderEliminar
  2. same here aghna, malvado jae tdo concentido odié a este jae u.u
    que lindos su y min super bueno el fic ^^

    ResponderEliminar
  3. OMG lo ame, yo siempre pongo a jae tan maldito, me encata q sea asi xDDD pero tampoco lo odio
    jajajaja me ha encantado, tan bonito el minsu es hermoso me encanta esta pareja, sigue escribiendo fics porfa ^^

    ResponderEliminar
  4. Aww TO* que hermoso! Yaaa Min es tan lindoo y Junsu tan tierno, mis vidas,les adoro

    ResponderEliminar
  5. la verdad ame escribir esta historia! JJ lo amo de verdad pero no pude evitarlo jajajaja me encanta el minsu y espero haber cumplido xd

    p.d: sé que kiimiko es una amante del minsu y si te gusto me siento pagada en serio! también me encantan tus historias!

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaja, espero que sigas escribiendo fics, estare al tanto ^^, q bueno q tambn te gusten mis fics, ahora he tenido ganas de leer un fic minsu, xq lei un jaesu taaaan triste, q me he angustiado asi que vine a leer este fic tan bonito *-*

    ResponderEliminar
  7. Me gusto mucho este fic al final triunfo el amo de Changmin y Junsu , Jae si que es un fivo jiji gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD