Soledad - Prólogo

2 comentarios
Una sonrisa apareció en mi rostro al ver aquel edificio, después de mucho tiempo de esfuerzo por fin lograría trabajar en aquella compañía.

Entre con aquel traje, que aunque me molestaba era necesario, me quede con la boca abierta al entrar, aquel lugar era un lujo total.

-El jefe quiere verte- La voz de aquella asistente me saco de mis pensamientos y solo la seguí, se paro frente a un escritorio y le susurro algo, a lo que supongo que era su secretaría del presidente y ella asintió.

-Señor el nuevo empleado esta aquí- Dijo a través de un intercomunicador, y se pudo escuchar una voz masculina con un “adelante” –Shim Changmin, puedes pasar-

Yo solo asentí y lentamente abrí la puerta, siempre había sido un chico tímido por lo cual entre despacio.

-Siéntate- La voz de mí ahora jefe se escucho, pero no podía verlo, ya que estaba de espaldas y solo podía ver el respaldo de su silla, por lo cual tome asiento frente al escritorio –Creí que no te volvería a ver Changmin, has crecido mucho-

Aquellas palabras me desconcentraron ¿Me conocía? Pero aquella respuesta fue contestadla al girar aquella silla, quedando de frente con aquel hombre.

En ese momento entre en shock, intente decir algo, pero solo salían balbuceos, podía sentir como mi cuerpo temblaba

-A mí también me alegra verte- pude escuchar su tono irónico en aquellas palabras, pero no me importo, yo solo quería salir de ahí.

-Yu… Yunho- No pude decir más, su nombre fue lo que escapo de mis labios.

Pude ver cómo iba a decir algo más, pero la voz de su secretaria lo interrumpió

-Disculpe, pero el señor Park quiere hablar con usted-

-Dígale que estoy ocupado
-

No se escucho más y una vez más se quedo viéndome con una sonrisa que me ponía los nervios de punta.

-Has crecido mucho Min, y hasta puedo jurar que estas más algo que yo- Podía sentir su mirada recorrer mi cuerpo y eso hizo que me pusiera más nervioso- Eso sí, no has cambiado nada, sigues igual de tímido-

Aquellas palabras hicieron eco en mi cabeza y recupere mi compostura, no dejaría que se volviera a burlar de mí.

-De que quieres hablar-

Pude ver la confusión en su rostro debido a mi cambio de actitud.

-Bueno, solo quería platicar, cuando vi tu nombre en la lista quise volver a verte-

-Lo siento Yunho, pero si no es por algo profesional no quiero que hablemos, lo que paso entre nosotros fue hace mucho tiempo y es mejor no mezclar lo profesional con lo personal
- Pude ver su cara de estupefacción y supe que había logrado mi objetivo, le había enseñado que no era más aquel niño de 19 años –Así que si no tienes nada que decirme me voy-

Estaba dispuesta a salir de ahí cuando la puerta se abrió inesperadamente

­-Yunho necesito que…-

Aquella persona que había entrado inesperadamente a la oficina calló al quedarse frente a frente conmigo, y fue cuando me di cuenta que el destino realmente me odiaba

-Min-

-Chun-


Fue lo último que pudimos decir al vernos después de 12 años, pero el gritó de Jaejoong nos distrajo.

-¡Yoochun! - ambos nos tapamos los oídos, cuando quería, Yunho podía ser muy escandaloso- Te dije que estaba ocupado, ahora siéntate- Yoochun tomo siento a un lado de mi.

-Yo los dejo solos- Me disponía a pararme cuando nuevamente fui detenido.

-Tú también siéntate- Me disponía a reclamar, pero no me dejo- Ya que Yoochun interrumpió- Pude ver como lo fulminaba con la mirada y Chun tan solo se encogió en su lugar- Hablaremos de trabajo, ahora que es tan importante para que entres así en mi oficina-

-Bueno yo solo necesitaba los papeles de la hotelería-

Ante aquello Yunho lo volvió a fulminar con la mirada, pero no dijo nada, se paró de su asiento y fue a un archivador.

-Has crecido mucho Min- Voltee y me encontré con un sonriente Yoochun.

-Si me lo han dicho mucho­

-¿A sí? - Yo asentí

-Este día ha sido de puros reencuentros-

Nuestras miradas nuevamente se cruzaron y me di cuenta que aun después de tanto tiempo sus ojos mantenían aquella tristeza.

-Min yo quería…-

-No importa Hyung- Lo interrumpí- Eso fue hace mucho- Un suspiro salió de sus labios

-Gracias- pude sentir su mano en mi mejilla y cerré los ojos dejándome llevar por la sensación, hasta que un carraspeo hizo que los abriera.

Frente a nosotros estaba un muy molesta Yunho, y eso hizo que Yoochun me soltará.

-¿Se conocen? -

Los 2 asentimos automáticamente

-Somos amigos- Le dije y pude ver como Yoochun sonreía

-Amigos desde que teníamos 5 años- Y nuevamente nuestras miradas de conectaron

-Bien toma- Yunho dejo los papeles sobre el escritorio- Ahora largo-

Yoochun asintió

-Ahora podre trabajar- Se puso de pie e hizo una reverencia a Yunho, y luego otra a mí.

-Hyung ¿Podemos hablar? Tengo algo que decirte- El asintió y miro a Yunho

-Cuando termines de hablar con él búscame, estaré con Junsu- Yo asentí y el salió de la oficina.

-A sí que son amigos­- La voz de Yunho me saco de mi mundo gire mi vista hacia él y asentí, un suspiro salió de mis labios esta sería una larga charla

------------------------------------------------------------------

Una vez que logré salir de aquella oficina me dirigí donde se encontraba Junsu, y de paso compre un ramo de flores, y ahí estaba Yoochun frente a una lapida, donde estaba inscrito el nombre de “Kim Junsu”

De los ojos de Yoochun salían lágrimas mientras dejaba un ramo sobre la lapida.

Las cosas no siempre fueron así, los 3 éramos muy unidos Junsu Yoochun y Yo fuimos los mejores amigos y nuestros años juntos fueron de lo mejor, lástima que no todo dura para siempre.

2 comentarios:

  1. Qqqqqq osea q?? Mi susu ya no esta en su mundo xq :( y chunni tiene esa tristeza en los ojos x junsu q triste m gustaaa seguiré en mi lectura

    ResponderEliminar
  2. O_o susu muerto? Nooooooooo!!!
    Xq? Xq? Tienes q ser tan cruel!!!
    Pero esta muy intensa....seguire leendo...

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD