You Should Be Mine - Cap. 7

2 comentarios
Confrontaciones y Peligros.

Cuando Changmin despertó luego de un rato, Jaejoong se había ido de su camerino. Ahora su manager era el que permanecía sentado en su silla rotatoria, con la mirada perdida en algún punto desconocido de la pared.

Un súbito temor recorrió la espina dorsal de Changmin al darse cuenta de su manager probablemente se había percatado de todo lo que hicieron en ese lugar, por la forma tan taciturna en la que se encontraba. Pero, al redirigir la mirada a su cuerpo, Changmin pudo darse cuenta que estaba vestido y al mirar el tocador se percató de que todo estaba perfectamente ordenado. Al parecer Jaejoong había arreglado todo y se había marchado después de hacerlo.

—Oh, has despertado —exclamó su manager ligeramente nervioso al verlo levantarse del sofá—

—Uhm —respondió somnoliento Changmin— ¿Hace cuánto estás aquí Hyung? —Preguntó distraído, frotándose los ojos—

—Un par de minutos. Puedes dormir un rato más, aún quedan un par de horas para trasladarnos de locación —le animó al verlo tan cansado—

—Estoy bien, con esa siesta fue suficiente—

Su Manager no insistió más al verlo de pie estirándose vigorosamente y solo lo miró con fijeza para luego murmurar algunas cosas para sí mismo. Seguidamente, cuando Changmin estuvo lo suficientemente repuesto, soltó su pregunta.

—Y… ¿Qué tenía que decirte Jaejoong—Sshi?

Changmin palideció de inmediato.

Claro, Jaejoong probablemente había inventado la excusa de que tenían algo de qué hablar y por eso su manager salió del camerino sin rechistar, pero ahora no tenía ni idea como justificar la presencia del pelirrojo en su camerino por tan largo rato.

Sin embargo, mucho antes de que pudiera pensar que responder, su manager se respondió a sí mismo.

—Si te lo dijo solo dime si estás de acuerdo o no, no necesitas darle tantas vueltas.

Changmin por supuesto no tenía idea de lo que estaba hablando el hombre, pero ya que era la única forma de evadir su pregunta anterior, nerviosamente contesto:

—Sí, sí, no le vi problema —musitó sonriendo cansadamente— ¿Compras algo para mí? Tengo hambre…

Su manager pareció sentirse aliviado con su respuesta e inmediatamente  dio su afirmativa, abandonando el camerino de nuevo para cumplir complacientemente la orden de su cliente.

Changmin respiró tranquilo al haber evitado inteligentemente aquella confrontación directa. Esta era una de las cosas que debían dejar de hacer, aunque en esta ocasión se dejó llevar por las insinuaciones y coqueteos de ese pelirrojo, cualquier situación que saliera de los límites podía despertar sospechas.

Para Alivio de Changmin Jaejoong parecía comprender sus reglas, pero el actor no sabía que tanto podía llevar esa mentira por sí mismo.

Por ello, esta actuación tendría que llevarse más al plano de su vida diaria si quería no ser descubierto por su manager o cualquier otra persona en el set y eso era sin duda un dolor de cabeza.

[…]

Un par de días después, la extenuante jornada de grabaciones mantenía a los dos actores al filo del cansancio, ahora que gran parte del nudo de la historia había sido grabado, las escenas de transición tomaban mucho menos tiempo y el cambio de una locación a otra era agotadora. Changmin no recordaba a cuando fue la última vez que durmió en su apartamento y no en el interior de la van en la que era transportado.

Casualmente ahora que iba a ausentarse por un par de días Oonoki le había pedido mucho más tiempo en sus escenas para así no atrasar el cronograma establecido, y el actor por supuesto no podía negarse a tal decisión aunque eso llevara a todo el elenco a prácticamente dormir en el set.

—Hombre, estoy molido. Si no duermo al menos 6 horas en mi próxima siesta, colapsaré —refunfuño entre dientes Kuono Irochi, el actor que interpretaba el papel del padre de los hermanos en la serie— ¿Cómo la llevas muchacho? Te ves bien aunque supongo que no es así como te sientes —amablemente el hombre le dio unas palmaditas en el hombro a Changmin—

—Me disculpo por los inconvenientes, es por mi culpa que estamos tan apurados —se disculpó Changmin inclinándose hacia el hombre mayor—

—Nada de eso. Tú y ese punk llevan la carga más grande aquí, yo simplemente ya no soy tan joven como para seguirles el ritmo —Esta vez Kuono rió con fuerza— Trabajemos duro —Ante esa última frase el hombre se despidió al escuchar el llamado de uno de los asistentes de producción.

Changmin suspiró desperezándose un poco en una banca mientras veía al staff correr de un lado para otro.

Si podía escoger una parte que no le gustase de su carrera, esta era una de ellas. Estaba tan cansado que apenas podía mantener los ojos abiertos y por ello dejó caer su cabeza a un lado mientras poco a poco los sonidos del exterior se iban desvaneciendo lentamente.

Estaba teniendo un sueño profundo, aunque en realidad no sabía qué tipo de sueño era, se trataba de uno muy reconfortante.

Poco a poco, fue acomodándose más en su hombro hasta sentirlo más espacioso a un punto que ya ni siquiera parecía su propio cuerpo. En ese momento pensó que quizás había caído al suelo y se encontraba inconsciente, pero no sentía dolor en ningún lado y estaba más bien relajado, por lo que descartó esa idea rápidamente.

No quería abrir sus parpados pero necesitaba hacerlo si quería continuar su agenda del día, así que con lentitud se acomodó hasta darse cuenta que se encontraba completamente recostado en la banca donde en algún punto de su somnolencia se hallaba sentado antes.

— ¿Hng?—

Abrió los ojos paulatinamente pero pronto los volvió a cerrar al sentir una suave caricia en su frente que enviaba su pelo hacia atrás en un movimiento repetido. Se sentía bien, las manos que lo acariciaban eran grandes y cálidas por lo que dormitó un momento más antes de escuchar algunas risitas venir de alguna parte.

El actor acomodó su vista por completo y lo primero que observó fue el puente de la nariz de Jaejoong. Changmin solo arrugó el entrecejo un momento hasta luego girar su cabeza un poco y ver a algunas chicas del staff frente a ellos, riendo quedo mientras sostenían sus celulares al aire. Las mujeres, al notar al actor consiente, rápidamente escondieron sus móviles y se dispersaron en el acto.

Changmin arrugó un poco más el arco de sus cejas apartando de un manotazo la mano de Jaejoong que aún permanecía hundida en su cabello:

—Despertaste. — Jaejoong sonrió con despreocupación ante la horrible expresión de enfado de Changmin—

—Tu… idiota— pudo hablar, incorporándose lentamente mientras empujaba al pelirrojo a un lado hasta hacerlo caer de la banca— Joder, dame un respiro. ¿No puedes dejarme en paz ni cuando trato de descansar?— se quejó, organizando con los dedos su pelo medianamente revuelto—

—Te veías demasiado gracioso tratando de acomodar la cabeza en tu hombro, solo pensé que era doloroso que durmieras así y estabas tan profundo que ni siquiera notaste cuando te moví.

Aunque el pelirrojo parecía muy agraciado, Changmin no encontraba gracia en su chiste y por ello puso los ojos en blanco y se levantó de la banca dando fuertes pisotones.

Últimamente los rumores de que por fin los dos eran amigos estaban circulando entre el staff, y aunque aquello no era particularmente malo, si las personas veían este tipo de interacciones a menudo pasarían a pensar otras cosas. El actor sabía que se estaba preocupando mucho por nada, pero desde aquel día en su camerino no podía evitar que su cuerpo y el del cantante se atrajeran naturalmente. Después de todo algo de confianza había nacido en medio de tanta intimidad.

Jaejoong no hacía nada diferente a lo que hiciere antes de abiertamente confesarle que le gustaba, lo que varió fue la aceptación de Changmin hacia esos acercamientos. El alto ya no se veía capaz de evitarlos, íntimamente o por fuera, solo cuando era completamente consiente podía apartar sus toques o caricias casuales. El problema radicaba en que Jaejoong era impredecible y Changmin muy malo con los ataques sorpresa.

[…]

Finalmente la larga jornada concluyó cerca de las 8 PM.

Al día siguiente Changmin partiría a Corea y se ausentaría por un par de días, por lo que esta era la ocasión perfecta para descansar ya que el vuelo que debían tomar estaba programado para después del mediodía. Su manager se había ido un par de horas antes para hacer las reservaciones y demás papeleos del viaje, por lo que en esta ocasión el actor debía conducir a casa por su cuenta. Por ello, salió del estudio rumbo al estacionamiento, una vez terminó de despedirse de todos y tener una corta conversación con Oonoki.

Ya en el estacionamiento, Changmin comenzó a vagar buscando su auto, cuando repentinamente golpeó a alguien en el hombro en su apuro y la persona se quejó abiertamente por el golpe:

—Lo lamento. — se disculpó de inmediato el actor, percatándose de que se trataba de una mujer. Era pequeña, de pelo negro ensortijado y ojos saltones.

—No, no. Yo me he atravesado, lo lamento mucho. —Se disculpó nerviosa ella, inclinándose hacia el— uhmm… ¿Usted se encuentra ocupado ahora?

Changmin de inmediato quiso excusarse, pero ya que la había lastimado le respondió que no y ella pareció aliviada con su respuesta.

—Lo siento, sucede que estacioné mi auto muy atrás y he dejado caer mis lentes. Mi vista es tan mala que no puedo encontrarlos. No puedo conducir estando así, por lo que estaba tratando de buscar al guardia para que me echara una mano y he terminado chocándolo.

—Si es por eso puedo echarle una mano. —Exclamó sonriente el actor— Indíqueme donde estacionó y la ayudaré.

— ¡Se lo agradezco! Es por aquí, al final.

Changmin siguió a la mujer por el parking hasta llegar a las últimas plazas muy al fondo en un pequeño pasillo oscuro. No se veía nada por lo que Changmin recurrió a la luz de su celular cuando la mujer le indicó que se trataba de un Sedan azul. Se adentraron mas en la oscuridad hasta llegar al auto y Changmin se inclinó para ver mejor el piso cuando repentinamente sintió el impactar de algo duro con su cabeza y por este motivo quedó atontado. Inmediatamente dio la vuelta solo para recibir otro golpe en la cara, el tercero pudo esquivarlo usando su brazo.

—¡Ah!— La mujer se quejó cuando, en un descuido, el alto se levantó sosteniendo su mano en el aire, se escuchó el sonido de algunas cosas caer y rebotar en el piso mientras ambos forcejeaban, pero el golpe había afectado a Changmin y cuando una punzada de dolor lo atacó la mujer volvió a tirarlo al piso.

La mujer se recostó sobre el vientre del actor para inmovilizarlo y luego trató de hacerle tragar algo a la fuerza pero él apretó los labios y evitó que cumpliera su cometido.

Changmin sostuvo las muñecas de la mujer con fuerza, estaba haciendo un gran esfuerzo por no lastimarla ya que jamás le había puesto un dedo encima a una, pero aquella mujer era muy persistente y él se encontraba seriamente afectado por el fuerte golpe de su cabeza.

Finalmente las luces se encendieron y Changmin pudo percatarse del rostro contraído en una mueca de satisfacción de aquella mujer, era simplemente aterrador.

— ¡¿Changmin—Ah?! —Alguien gritó al fondo y de inmediato la mujer se levantó corriendo despavorida al verse descubierta.

Changmin también se puso de pie como pudo y trató de seguirla pero antes de avanzar observó a la distancia el llamativo cabello rojo de Jaejoong:

— ¡Jaejoong! ¡Esa mujer, Atrápala! —Gritó Changmin sosteniendo su cabeza, percatándose de que estaba sangrando— Ugh…

Jaejoong tardó en reaccionar, por eso solo logró sostener a la mujer por el brazo un momento, pero luego esta última alzó su mano libre y aruñó el rostro de Jaejoong cegándolo un instante lo que le permitió escapar de inmediato. Changmin jadeó sintiendo la punzada de dolor mucho más fuerte. Jaejoong que había corrido tras de la mujer se detuvo al ver al menor sangrando y se apresuró hasta el, sosteniéndolo por los hombros:

—Tenemos que ir a un hospital —afirmó el cantante una vez llegó, pero Changmin detuvo su marcha—

—Su bolso cayó allá atrás, tal vez tenga alguna identificación, vamos por él.

—Changmin, estas sangrando— insistió el pelirrojo, tomando al actor por el brazo y arrastrándolo—

—No voy a morir por un poco de sangre ¡Ven aquí!  —Changmin asió a Jaejoong por el brazo con igual de fuerza que el pelirrojo usara antes, y avanzaron en dirección al fondo del parking—

Tuvieron una corta discusión antes de que finalmente Jaejoong accediera a acompañarlo de buena voluntad a buscar el bolso. Cuando lo hallaron, encontraron a su lado un frasco abierto del cual salían muchas píldoras de color blanco. Jaejoong se inclinó hasta tomar una y rápidamente se giró hacia Changmin:

—Esto es éxtasis— El pelirrojo inmediatamente frunció el entrecejo revisando el interior del bolso que la mujer había dejado atrás.

 Adentro había muchos papeles, al leerlos con cuidado Jaejoong se dio cuenta de que se trataba del itinerario de grabaciones de la serie, un par de boletos de tren a Okinawa, y un escalofriante número de fotos de Changmin mientras salía y entraba al set de grabaciones. El cantante rebuscó más a fondo pero infortunadamente no pudo encontrar ninguna identificación.

—Parece que ella es la culpable de mi intoxicación en Okinawa. Una Sasaeng. —aseguró Changmin, nada escandalizado con su propia afirmación.

—Tenemos que informar a la policía —Mencionó Jaejoong en voz firme, pero Changmin negó de inmediato—

—La policía está atada de manos, se por su cara que era probablemente una menor de edad y la policía no hará nada distinto a establecer una orden de restricción que terminará violando.

— ¡Esa mujer casi te mata! ¡Pudiste haberte defendido! —gritó Jaejoong notablemente alterado—

—Si le tocaba un cabello ella me iba a denunciar y los cargos contra mi serían más severos que los que le podrían imputar a ella —expresó desganado, sintiendo la punzada de dolor nuevamente— Además era una mujer, no podía simplemente golpearla.

Jaejoong bufó ante Changmin, pero no pudo quejarse demasiado ya que el actor seguía sangrando y debían tratar eso de inmediato. Los hombres de seguridad se acercaron entonces informando que habían atrapado a la mujer cuando intentaba dejar el edificio sin identificación y de inmediato llamaron a la policía.

Mientras esperaban la llegada de los oficiales, un paramédico del set curó la herida en la cabeza del actor y desinfectó la herida en la mejilla de Jaejoong, al primero recetándole un analgésico para lidiar con el dolor. Afortunadamente el golpe no fue tan fuerte como para causar una herida de gravedad por lo que el paramédico les aseguró que una visita al hospital no sería necesaria, pero le recomendó a Changmin hacerse algunos exámenes si el dolor persistía más de una noche.

La policía llego un par de minutos después y junto a ellos, el manager de Changmin, que estaba horrorizado por el estado de su cliente y sorprendido por todo lo que había sucedido.

Los policías se limitaron a tomar las declaratorias de Changmin, Jaejoong y el cuerpo de seguridad. Se llevaron el bolso y su contenido como pruebas y de inmediato instauraron una orden de restricción diciendo que hablarían con los padres de la mujer y presentarían las evidencias en caso de que Changmin impusiera una demanda.

Cuando los oficiales se retiraron, los tres hombres permanecieron en el estacionamiento un rato. El manager aseguró que se encargaría de todo el asunto de la demanda y regañó a Changmin por salir solo del set sabiendo que estas situaciones ocurrían con frecuencia. Jaejoong que era testigo del regaño no pudo evitar sentirse incomodo por la forma tan natural en la que Changmin actuaba, como si esto no fuera un crimen.

—Después de unos años comienzas a acostumbrarte, me he mudado cientos de veces porque irrumpen en mi casa, bloquean mis llamadas, piden cosas a mi nombre, es todo un lio —respondió Changmin ante el cuestionamiento de Jaejoong— Tu no estarás muy alejado de eso una vez entres de lleno en este mundo. De hecho, para ti será mucho peor porque las fans encontraran más fácil acercarse a ti que a mí.

Jaejoong guardó silencio entonces, esta era la forma sutil en la que Changmin le anunciaba que se preparara para lo que le venía una vez debutase oficialmente.

Luego de que finalmente todo pareció volver a la calma, el manager que se había alejado para realizar una llamada se volvió hacia los hombres y les entregó un sobre a cada uno. Changmin la abrió dándose cuenta de que eran los boletos de avión y miro extrañado a Jaejoong al ver que también había recibido el mismo:

—No vi problema en reservarte un hotel ya que estaba allí, sé que solo permanecerás una noche en Seúl antes de ir a Chungnam, por lo que fue un proceso rápido.

—Muchas gracias Hyung —amablemente Jaejoong sonrió—

—Si no te importa podemos ir a recogerte, de hecho, te daremos el aventón si ya terminaste aquí,  así se dónde queda tu casa.

Mientras los dos hombres intercambiaban palabras Changmin mantenía la mirada enfocada en su sobre. Aquello indicaba que su manager estaba incluyendo a Jaejoong en el viaje y de inmediato sintió la vena de su ira reventando cuando supo que nadie le había informado de nada. Pero Jaejoong que lo estaba mirando de reojo le confirmo con esa mirada que no podía quejarse ni refutar, entonces el actor recordó que esa probablemente era la conversación a la que su manager se refería aquel día, y en la que él había asegurado estar de acuerdo con todo:

— ¿Nos vamos, Changmin?— Le llamó su manager—

El menor salió de su ensimismamiento y trató de calmarse un poco, asintió y se levantó rumbo a su auto mientras su manager tomaba las llaves. Jaejoong los acompañaba en el asiento trasero.

Mientras los dos hombres mantenían una animada conversación, Changmin cruzo los brazos en su pecho y se afirmó en el vidrio de la ventana del auto, cerrando los ojos para tratar de pensar en algo distinto del incidente y Jaejoong. Inevitablemente cayó dormido poco después.

[…]

Al día siguiente, Changmin despertó en la comodidad de su habitación después de un largo periodo sin estar en casa.

Luego de todo el incidente con la sasaeng, su cabeza dolía producto de golpe, pero gracias al efecto de los analgésicos el dolor era tolerable. A pesar de que el paramédico había asegurado que una visita al médico no era necesaria, su manager lo levantó temprano para ir a una revisión para descartar problemas y ahora estaba en su apartamento mientras su manager organizaba las maletas para el corto viaje. Changmin había perdido por completo el entusiasmo y lo cierto es que deseaba descansar un rato más, pero no podía alargar por más tiempo la conversación con sus padres.

Cuando todo estuvo listo un cuarto de hora después, se embarcaron en el auto y salieron rumbo al apartamento de Jaejoong.

Cuando llegaron, el despampanante cantante los esperaba en la puerta de su edificio, apenas con una maleta de mano. Llevaba puesto un sweter de color blanco esta vez, pero tenía un profundo escote en la parte frontal que era apenas cubierta por el juego de collares que colgaban en su cuello, además vestía un par de Jeans oscuros y sus botas de cuero. Tenía el cabello encrespado y desordenado, y sus ojos estaban ocultos bajo un par de lentes oscuros. Su atuendo esta vez era mucho menos extravagante, pero eso no quitaba lo particularmente llamativo que se veía de todos modos. Una vez llegó al auto, el cantante subió atrás saludando a ambos ocupantes del vehículo y se dirigieron a Narita en el acto.

[…]

El aeropuerto estaba particularmente vacío a esa hora por lo que no tuvieron ningún percance más que por una que otra fan que reconoció a Changmin y se acercó a saludar. Pasaron los controles habituales de seguridad y luego se sentaron juntos en la sala de espera mientras el vuelo partía.

Una vez sentados, el manager se ofreció a comprar bebidas por lo que rápidamente Jaejoong y Changmin quedaron solos, entonces el actor encontró la oportunidad perfecta para pedir una explicación:

—Ahora sí, ¿Me puedes explicar que haces aquí? —Preguntó ocultando su irritación detrás del par de lentes que también había traído consigo—

—Fue idea de Oonoki y no me pongas esa cara, te lo dije ese día cuando terminamos de “mimarnos”—Jaejoong dejó aflorar una sonrisa cómplice de sus labios y Changmin gruñó cruzando una de sus piernas—

—Tu idea fue distraerme con “eso” para que no reclamara nada ¿cierto?

— ¿La mamada? No, la verdad no pensé que te quedarías dormido. ¿Quieres una ahora? Los baños del aeropuerto son estrechos pero…

— ¡Tsk…! No me vengas con tus extrañas maquinaciones, mucho menos en un lugar público.

— Eres adorable —musitó el pelirrojo, expandiendo su sonrisa ampliamente—

— ¡Ahg! ¿Cómo es que todo te sale tan malditamente bien?— refunfuño el alto, moviendo sus piernas rápidamente— Joder, ¿a quien salvaste en tu vida pasada?

—Estas exagerando, hay muchas cosas que lastimosamente no salen como yo quiero —aseguró sonriente Jaejoong. Su mano suavemente se deslizó por el muslo del actor deteniendo el movimiento frenético de su pierna— Hago lo que puedo para sobrevivir…

—Lo que sea…

Changmin no decidió alargar más la discusión. Se levantó apartando la mano sobre su muslo, justo al tiempo que su manager se acercaba con tres refrescos en la mano y se los tendió a los hombres. Comenzaron a beber silenciosamente hasta que el aviso de salida del vuelo les hizo levantar del asiento.

[…]

Unas horas después el vuelo había aterrizado y era el momento de separarse. Jaejoong tomó un Taxi rumbo a su hotel y tanto Changmin como su manager se dirigieron a la casa de los padres del primero. Una vez ahí, Changmin fue recibido cálidamente por su madre y sus hermanas solamente, ya que su padre llegaría hasta entrada la noche.

Mientras almorzaban la discusión se centró en torno a los vecinos, la familia y las nuevas aventuras de sus hermanas en la escuela y el tema del nuevo proyecto fue dejado de lado hasta que la cabeza de la familia llegara.

Justo cuando estaban descansando en el patio, Changmin le aconsejó a su manager que fuera a casa por esa noche y que trataran el tema el día de mañana con más calma, después de todo, el hombre mayor tenia al menos tres años sin ver a su familia y Changmin creyó justo que pasara el primer día con ellos. El manager lo agradeció y se disculpó con la familia, regresando a su casa ya entrada la tarde.

—Te ves muy bien cariño, aunque un poco delgado— mencionó su madre tendiéndole un refresco y sentándose a su lado—

—Sabes que no importa cuánto coma, mi cuerpo no aumenta un solo gramo —sonrió el actor tomando un sorbo de la bebida—

—Ya que Papá llegará tarde hoy, ¿Por qué no sales un rato por ahí? No le dije a nadie que venias pero tus amigos estarán especialmente felices de verte.

—Vale, me lo pensaré. Dormiré un rato por el momento —Anunció levantándose para subir a su habitación.

Su habitación no había cambiado nada desde el día que la dejó hace más de ocho años, en su interior aún se encontraban vivos los recuerdos de su tranquila infancia, sus amigos y todos los proyectos de ciencias y matemáticas con los que ganó varios concursos.

Siempre fue un chico listo y justo por eso sus padres creyeron todo un desperdicio el que escogiera justamente aquella como su carrera de vida, pero aunque amara las ciencias, las artes siempre habían sido su pasión y en este momento no podía sentirse menos orgulloso de llevar la vida que llevaba.

Se recostó en su cama boca arriba, percatándose del poster que colgaba en su techo, era un poster de Mood, la que fue su banda favorita durante la secundaria. Changmin no recordaba tener un gusto particular por el rock solo hasta que escuchó el recital de la banda de Jaejoong hace ya bastante tiempo.

Luego de cambiar de ciudad, de compañeros, de amigos, sus gustos fueron modificándose hasta dejar completamente de lado aquella etapa rebelde suya, quizás por eso se sentía naturalmente cómodo al lado de Jaejoong, ya que de cierta forma el exteriorizaba parte de su interior que había muerto conforme fue “volviéndose  más adulto”.

En ese instante se detuvo un momento y cerró los ojos recordando aquel concierto, la voz de Jaejoong y el rugido de los  instrumentos, aquella combinación que hacía que su corazón saltara entusiasmado, ese sentimiento de euforia que hace mucho no sentía al ver a alguien actuar frente a sus ojos. Ese hechizo que el pelirrojo solía arrojar sobre sus espectadores para que ni por un instante se atrevieran a apartar la vista, su encanto, su sonrisa. Era un sujeto simplemente… indescriptible.

Fue entonces que Changmin levantó la vista al darse cuenta de la magnitud de sus propios pensamientos, la imagen de aquel sujeto había pasado de “simplemente irritante” a “simplemente indescriptible”, y no era solo eso, últimamente aun cuando el cantante no estuviera presente, su cabeza estaba llena de pensamientos suyos, y cuando estaban cerca era solo…

El sonido de su celular irrumpió sus pensamientos.

Hola— La voz ronca y arrulladora de Jaejoong se escuchaba algo adormitada—

Changmin que por alguna razón estaba raramente alterado sintió su corazón revolotear nervioso al escucharlo. Hábilmente lo ocultó con un tono de voz aburrido:

—Tsk ¿No tienes nada mejor que hacer que molestar?—Preguntó irritado—

Jajaja ¿Cómo no me esperaba una respuesta así? —Alegó entre risas el mayor— Simplemente estaba curioso sobre lo que estarías haciendo en este momento.

Changmin sintió el estremecimiento en su pecho de nuevo y como resultado su irritación se agrandó un poco más:

—Que no acabamos de vernos hace nada. ¿Por qué querías saber que estaba haciendo? –indagó molesto—

—Quien sabe. Supongo que, ya que últimamente nos hemos distanciado un poco, siento como si te extrañara. Me gusta pasar tiempo contigo.

El alto rió inconscientemente ante la cursi respuesta.

—Estás hablando como si estuvieras enamorado de mí, Jaejoong —Changmin quiso hacerle la broma al pelirrojo, pero lo que recibió luego de aquella afirmación fue un prolongado silencio— ¿Jaej…?

Y ¿qué si lo estuviera? —Murmuró el mayor con voz extrañamente profunda— ¿Qué pasaría si te dijera que estoy enamorado de ti, justo ahora?

Aquel enfrentamiento directo dejó al actor sin palabras, lo cierto es que no sabía que responder ante una situación así.

Si Jaejoong realmente estuviera enamorado… ¿Qué haría él en una situación así?

¿Changmin?

—Renunciaría o me negaría a trabajar contigo. Rompería cualquier lazo que nos una, porque eso sería romper las reglas de nuestro trato. Se acabaría, lo que sea que tengamos ahora.

Su tono de voz salió demasiado frio y rudo, Changmin lo sabía pero aun así no podía expresarse de otra forma. No entendía que era lo que estaba esperando de Jaejoong, pero él no era tan idiota como para ignorar el hecho de que estaría en cierta manera feliz si Jaejoong le asegurara que se había enamorado de él.

Eso lo asustaba.

¡Jajajajajajaja! – Jaejoong respondió con una risa amplia descolocando por completo al alto— ¡Pero mira lo serio que te lo has tomado! –El pelirrojo parecía incapaz de controlar su buen humor a lo que Changmin amenazó con colgar enseguida— Espera, espera –le detuvo aun entre risas— Hombre, no conozco a nadie en Seúl y estoy aburrido. Sé que estas con tu familia pero ¿Podemos vernos aunque sea un rato? Solo te llamé para eso.

Changmin bufó sin dar una negativa o afirmativa por lo que justo antes de colgar Jaejoong le aseguró que lo esperaría en un bar de Myeondong en un par de horas  y le envió un mensaje de texto con la dirección también, el actor colgó tirando el teléfono a un lado mientras colocaba un almohadón sobre su rostro.

— ¿Qué demonios pasa conmigo?—

Algo estaba mal consigo mismo, después no todo no había razón por la cual alterarse tanto por una broma, ni mucho menos para sentirse tan aliviado ahora que había hablado con el pelirrojo un rato.

¿Estaba en verdad perdiendo la cabeza?

2 comentarios:

  1. Anónimo5/14/2014

    Wow que bien que actualizaste me encanta esta historia y siempre revisó si has publicado por lo que me lleve una grata sorpresa, hay min mejor aceptar que y caíste, que feo lo de la sasaeng para mi ellas no son antis son delincuentes, me encanta que jaetenga ese. control en min, tal vez sea porque me encanta min de uke, bueno espero el próximo abrazos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/18/2014

    es genial,serio me encantaria que actualizaras mas a menudo,e hicieras mi aburrida vida mas interesante con tus jaemin fanfic.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD