Amor - Cap. 1

3 comentarios
Las razones


Volvió a pasar junto a él.

Con ese caminar seguro y airado, con esa expresión un poco seria. Ligeramente ocupado o metido en sus pensamientos. Y Jaejoong no acababa de entender por qué su mirada siempre terminaba por seguirlo hasta que se perdía en los pasillos.

Pasó una mano por su rostro y bufó, hastiado con tanta estupidez.

Y como cada tarde, ahí estaba ella.

La hermosa novia del envidiado Jung Yunho, la reina del Instituto del año anterior. Yoona resultaba ser un año mayor a Jung, y eso al resto de sus compañeros bastaba para que Jung se convirtiera en un ente de admiración, pero Jaejoong solo pensaba que era idiota atribuirle tanta admiración a un tipo solo por andar con una muchacha hermosa.

Por eso caminó sin cuidado, mirando disimuladamente, la manera en que Yunho sonreía. Acercándose a la bella muchacha, besando sus labios como saludo y subiendo al carro junto a ella.  Era detestable observar tanta perfección.

Y contradictorio al mismo tiempo, cuando la mayoría pugnaba por él como Rey del baile de ese año, aunque Yunho le hiciera mucha competencia, al ser más sociable que Jung, muchos lo postulaban a él, faltando incluso meses para el baile, como el futuro Rey del baile.

Pero a Jaejoong, eso le había dejado de importar hace mucho.






—Hace mucho que no eres ni la mitad de lo divertido que eras antes, Jaejoong.

Pudo escuchar, la voz de su amigo a su lado, pero ciertamente la mente de Jaejoong en ese momento solo se posaba en ese muchacho unos pasos más delante de él, que reía divertido rodeado tanto por chicos como por chicas. Y Jaejoong con botella en mano, solo podía pensar que odiaba a Yoona por poseer todo ese cuerpo solo para ella.

Diferente a lo que el licor en su mano le provocaba a su cerebro, o poca inhibición. Jaejoong siempre pensó en Jung como un ser detestablemente sexy. Y estaba casi seguro que Yoona, no sabía sacarle provecho a Jung como debería, y si lo hacía. Entonces Jaejoong, la odiaba un poco más.

—¿Jae me escuchas?
—No, déjame en paz.

Dejó la botella sobre la mesa, aquella cerveza a medio beber, luego de otras tantas que ya se encontraban en su organismo, su amigo solamente arrugó el entrecejo. Un poco ofendido tal vez, pero  Jaejoong solamente lo ignoró.

Sus pasos viajaron directo hasta él, con una sonrisa y una sugerente mirada bastó.

Por que Yunho no estaba precisamente sobrio, por eso reía tanto, por eso estaba tan empeñado en embriagarse, por que ese día, justo hoy. Yoona había terminado con él.





—No creo que esto esté bien…

Yunho se pegó a la pared, con los ojos un poco cerrados, mientras sentía las manos de aquel muchacho sobre su pecho, tocando lascivamente cada centímetro en su piel. Su mente no reaccionaba adecuadamente.

Y podía apenas sentir el aliento cálido de él, de Jaejoong susurrando palabras que él no lograba captar a la perfección. Incluso el ruido de la música que sonaba en aquella casa se le hizo poco perceptible.

—Un poco de sexo por despecho a nadie le hace mal.
—No soy gay.
—¿Y? Por esta noche, eso no importa.

Las manos de Jaejoong se posaron en sus mejillas presionando sus mejillas para que sus labios se abrieran, y la presta lengua de Jaejoong se internó en su boca. Yunho sintió incluso una punzada en su miembro, alterando su cuerpo entero. Despertando sus instintos.

—¿Solo por hoy puedo olvidarme que soy Jung Yunho?
—Puede incluso olvidar a esa tal Yoona, por que luego de hoy solo podrás pensar en mi.

Jaejoong sonrió confiado, y esos labios rojos e hinchados cerca de su boca fueron tentadores. Yunho recién captó el hecho de que Jaejoong era realmente atractivo, que su voz sonaba seductoramente apasionada.

Y que él podía perderse fácilmente en ese cuerpo.

Entonces por impulso propio decidió agarrar por la cintura a Jaejoong, y pegarlo a su cuerpo. Bruscamente sus miembros se encontraron, chocaron. Y ambos gimieron a pesar de que pretendieron que aquello no fuera percibido.

Pero Yunho pudo ver ese gesto en el rostro de Kim, mientras mordía su labio inferior y bajaba la cabeza. Yunho olvidó la conciencia e inhaló esa fragancia de licor, vio esos labios otra vez y apresó su boca una vez más.

Sintiendo que era delicioso, exquisito poder sentir ese cuerpo junto al suyo.


“¿De que planeta eres?
Que tus valores son tan diferentes”

Siguiente

3 comentarios:

  1. ooooooooooooooooooooooooh esta ya la e leído y es real mente hermosa

    ResponderEliminar
  2. Ohhh por dios!! Amé la ultima frase!! Siiii sexo por despecho *0*/ que mejor manera de superar un corazón roto (?) naaaah no es cierto pero... El Yunjae todo lo puede!!! Gracias por el cap!!

    ResponderEliminar
  3. Jae hiciste olvidar a Yunho que era hetero, jajaja, has convertido a Yunho en gay, al menos esta vez.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD