Love is a Force of Nature. Cap 33

0 comentarios
“Consciencia”

Pero para todo lo que aspiro
Soy realmente un mentiroso…
Y se me están acabando las cosas que puedo hacer.
[Where is Everybody? – Nine Inch Nails]


Una semana transcurrió desde que Yunho entró al portal y cada día que pasaba sin su retorno para Junsu era prácticamente un infierno. No estaba realmente al tanto de lo dependiente que se había tornado, pero la ausencia de Yunho lo estaba destrozando. Por las noches su cuerpo ardía y quemaba por el de Yunho…no sentirlo a su lado era casi tan agonizante como estar sin sangre, pero Junsu sabía que no podía hacer nada al respecto y sólo podía confiar…confiar en sus capacidades y en su retorno.

Durante la semana transcurrieron bastantes cosas. Hina le había dicho que contactar con sus energías le tomaría tiempo, por lo que no volverían a intentarlo hasta que ella percibiera algún cambio. Junsu aún no había sido presentado a toda la comunidad, pero había podido conocer al amigo de Yunho que en algún momento él había mencionado. Choi Minho era su nombre, y estuvo prácticamente en shock cuando Hina le contó quién era Junsu y con quién se había unido. Minho resultó ser un joven bastante agradable y quiso saber al instante la historia de Yunho y él. Junsu le contó cómo habían sido las cosas, que él había sido traído a estas tierras en contra de su voluntad y que con Yunho habían decidido escapar y ahora querían erradicar la represión de los híbridos y quizás brindarle un poco más de paz a las tierras. Minho le subió el ánimo varias veces, aduciendo que si la misión había sido otorgada a Yunho, él seguramente triunfaría.




La unión de Minho fue la encargada de enseñarle a contactarse con la naturaleza de lobo. Ichihara Harumi era una híbrido vampiresa de rasgos japoneses muy marcados, a Junsu realmente le recordó a Sivela, por su largo cabello con rizos, sólo que su cabello era oscuro y resplandeciente. Junsu comprendió fácilmente la razón por la que Minho había caído rendido a sus pies, además de ser bella era muy sociable; características que brillaban y se destacaban por sobre todas las otras cosas.

Harumi le enseñó que para hacer contacto con su nueva parte bestial tenía que aprender a escuchar sus propios sentimientos. Generalmente para los licántropos, su lobo interno era como otra voz además de la consciencia y que les hablaba en su propia lengua, llegando incluso a tomar el control de sus actos si el dueño no tenía la suficiente fuerza para imponerse sobre él, la parte bestial estaba conectada con el deseo de lucha y el instinto asesino que aflora. Junsu tuvo que aprender a reconocer entre todas sus emociones, tuvo que escuchar el tronar de sus venas cual rugido que afloraba cuando Harumi lo incitaba a luchar, cuando ella le decía que era débil y que no estaba a la altura de Yunho. Que para ser la persona que lo apoyara tenía que fortalecerse, porque Yunho tenía demasiado poder y semejante fuerza tenía que ser contenida.



No fue tarea fácil, pasaron días en que Junsu peleaba con Harumi y aún no lograba concretar nada. Tuvo que practicar a diario, meditando y agudizando sus propios sentidos antes de volver a enfrentarla, tratando de no derrumbarse tanto ante el fracaso y enfrentándola al día siguiente con aún más fuerza. Al séptimo día finalmente lo consiguió y afloró cuando Harumi puso en duda el amor que Junsu decía sentir por Yunho, cuestionando su decisión de escape netamente por conveniencia. Fue prácticamente un shock cuando Junsu sintió la energía concentrada en sus manos, alargando sus uñas para formar gruesas y macizas garras. Harumi le sonrió, orgullosa, alargando sus propias garras también para enfrentarlo cuerpo a cuerpo. La batalla fue ardua y agotadora; Junsu le ganó por tan sólo un pequeño descuido de su parte que le otorgó la brecha para propinarle el arañazo que la hizo caer al suelo y pudo así empuñar sus garras al nivel de su cuello, probando su victoria.




Si, Junsu había progresado y ya estaba listo, pero la realidad de la situación era perturbadora. Pasaban los días y Yunho no retornaba. La angustia y la inseguridad crecían en el ambiente hasta el punto en que Junsu realmente no sabía cómo actuar.




Hina había venido a visitarlo a la madriguera, para comentarle la actual situación. Junsu se encontraba sentado en el borde de su amplia cama con las pieles cobijadas a su alrededor, tratando de encontrar algún atisbo de la esencia de Yunho para darle fuerzas…

“Hola” ella lo saludó con el mismo aire ostentoso de siempre. No por nada los híbridos la respetaban como su líder, hasta la forma en que caminaba irradiaba seguridad.

“Hina” Junsu bajó la cabeza en señal de reverencia; movimiento que fue rápidamente imitado por ella.

“Traigo noticias” le dijo, comenzando a caminar por la madriguera. “La situación en la superficie está empeorando. Algunos de los híbridos que han salido han tenido encontrones con licántropos, y encontrones que han sido con intención de matar. No te lo hubiese comentado si la situación fuese de poco peso, pero ayer recibí la noticia de que tuvimos una pérdida por lo que es tiempo de actuar. Sé que…estas muy inestable porque no tienes a Yunho a tu lado, pero es momento de que te anuncies frente a todos y des los pasos a seguir”

Junsu abrió los ojos de par en par al escucharla, consternado. No estaba preparado para enfrentar la situación, de hecho…en estos momentos era un verdadero desastre emocional al no tener a Yunho a lado. No tenía idea de cómo iba a manejar a una masa si ni siquiera era capaz de darle estabilidad a su propio ánimo…

“H-Hina, yo no—”

“Tú eres la unión de Yunho, Junsu. Todas las cosas que han sucedido desde que tú llegaste a estas tierras han sido por algo. Yo no estoy dudando de las capacidades de Yunho, solamente sabía que le iba a costar porque está luchando contra él mismo, y eso lo llevará a vencer sus propias debilidades. Percibí en Yunho la sobrenatural energía que no es producto de alguna magia o hechizo, sino que nace de su propia fuerza. Él es la promesa de la que Akela estaba hablando y tú…tienes que ser su soporte Junsu, tienes que ser capaz de proyectar ambas convicciones y dirigirlas en pro de una acción. Son una misma persona partida en dos, tú tienes su esencia y su sangre, por ende…estás completamente capacitado para guiar”

Junsu la escuchó y comprendió que estaba en lo cierto. Él le había prometido a Yunho que avanzarían en esto juntos, y ahora había llegado el momento de concretar sus decisiones. Junsu tenía que enfrentarse ante la gente para hacerlos entender que eran dueños de sus propias vidas y que no podían permitir seguir postergando su futuro. Estaban en todo su derecho a salir hacia la tierra con la frente en alto, pues eran mucho más que vampiros y licántropos. Ellos eran…el futuro, el futuro de una nueva fuerza. Algo que podría incluso…cambiar la perspectiva de las cosas.

“Tienes razón” Junsu asintió, poniéndose de pie y con las pieles cubriendo sus hombros. “Voy a hacerlo, Hina. Lo haré por Yunho y porque ya es tiempo de proyectar lo que ambos queremos para estas tierras, pero para hacerlo necesitamos la ayuda de todos ya que romper los paradigmas requiere un gran movimiento de masas”

“Ese es el Junsu que yo quería escuchar, con el fuego de determinación centellando en sus ojos” Hina le sonrió ampliamente y le hizo un gesto con la mano.

“Sígueme, le diré a Dak-ho que reúna a nuestra gente”

Junsu la siguió en silencio, aún con un poco de nerviosismo revolviéndole las entrañas pero ya con la determinación clara. Estaba consciente de lo que esto significaba, era una oportunidad para derribar años y años de represión contra los híbridos; Yunho le había dicho que tan sólo quería algo de paz, pero Junsu ya sabía que en la vida nada era fácil. Luchar por la paz que ambos tanto anhelaban los llevaría a enfrentarse contra cielo, mar y tierra e incluso contra la mismísima muerte.




La inseguridad volvió a invadirlo al estar frente a la aglomeración de gente; ojos plateados resplandecientes escudriñándolo con la mirada mientras se paraba al lado de Hina, escuchándola hablar. Había llegado el momento y ella lo estaba anunciando como la nueva promesa, la semilla de la cual Akela había hablado y que los guiaría a la creación de un nuevo orden.

“Kim Junsu” exclamó con aire ostentoso, manos haciendo un gesto para que avanzara hacia adelante. “Posee la sangre y la esencia de la semilla de Akela; la semilla que yo misma he visto con mis propios ojos y que ahora se encuentra luchando por el derecho de controlarla. Ustedes me acogieron cuando yo era tan sólo una joven dañada y perdida; poderes fragmentados a causa de la perdida de mi esposo. He hecho lo posible para guiarlos bien y les estaré eternamente agradecida a Dakho, mi unión híbrida, por todo lo que ha hecho por mí” Dakho le sonrió con Chungho entre sus brazos mientras ella volvía a hablar.

“Y es por eso que quiero llevarlos hacia un nuevo futuro, uno donde tengamos que dejar de escondernos. Cuéntales, Junsu, hasta dónde llegaremos”

Junsu avanzó hasta quedar al lado de Hina, sólo un paso más adelante. Observó a la multitud expectante y finalmente se dio el último coraje para comenzar a hablarles.

“No sé si soy…lo que estaban esperando, creo que ni siquiera cumplo con sus expectativas, ustedes tan sólo me ven como un joven híbrido normal” lanzó una risita algo nerviosa. “Pero debo decirles que todo lo que ha dicho Hina es cierto. Yunho, mi unión, posee algo dentro de su cuerpo que es absolutamente distinto a cualquier habilidad o energía que ustedes hayan podido presenciar. Su don fue otorgado por un sólo propósito: esparcir el legado de Akela y tomar el lugar que a los híbridos les pertenece por derecho. Nosotros…estamos un paso más arriba de los vampiros y los licántropos, y es por eso que nos temen…temen nuestra fortaleza, temen darse cuenta de lo excepcional que puede ser la mezcla de nuestras razas, es por esa razón que quieren reprimirnos, porque saben que si nos llegásemos a expandir…sería el fin de ambas hegemonías”

Junsu escuchó los murmullos de la gente y súbitamente se alzó una voz desde la multitud.

“Todos estos años hemos vivido en paz aquí abajo sin complicaciones... ¿Para qué arriesgar un posible exterminio si podemos mantener nuestra tranquilidad?”

Más murmullos crecieron ante la pregunta. Junsu lo escuchó y reflexionó la respuesta, volviendo a hablar con seguridad.

“Porque eso sería darles exactamente lo que quieren. Llevan años aquí abajo, en estas condiciones…siendo perseguidos y cazados hasta la muerte si se atreven siquiera a aparecerse, cuando ninguno de ustedes ha cometido ningún crimen y tan sólo han seguido a su corazón. ¿Realmente quieren mantener este estilo de vida? ¿Quieren vivir sometidos y discriminados, encarcelados bajo tierra por siempre? Creo que ya es hora de que abran los ojos y dejen de seguir menospreciándose, es momento de que vayan a la superficie y caminen por las tierras con la frente en alto y no con miedo. Ellos no son más fuertes”

Junsu se enorgulleció con su respuesta; algunos murmullos cesaron pero otra voz se alzó y ésta vez articuló con ácido.

“Te has proclamado como la unión del Lobo de Fuego, y dices que su sangre corre por tus venas…demuéstralo entonces, muéstranos las energías que se equiparan con su fuerza. Si son uno sólo tú también debes poder alzar el fuego de su sangre. Queremos ver tus llamas” muchas voces hicieron eco del mismo sentimiento y comenzaron a exaltarse con la petición. Junsu abrió los ojos de par en par y miró a Hina completamente desesperado y buscando el apoyo. Ella inmediatamente se aproximó para hablar.

“Junsu no puede despertar las energías porque aún le falta entrenamiento, pero eso no le resta méritos su condición”

Más murmullos se escucharon, pero esta vez de inseguridad y desconfianza. Después de todo, la gente no confiaba en él si no tenía cómo demostrar su fuerza, sólo mostrando el verdadero poder realmente lo aceptarían. Junsu comenzó a ponerse nervioso, más aún cuando escuchó a otra voz de abrupto bramar.

“Dices que nuestros enemigos no son más fuertes, pero aun así fueron capaces de acabar con Akela y Jezabel a pesar de su omnipotencia. No nos has demostrado nada de poder, ni siquiera un atisbo de energía dentro de cuerpo que se equipare con el potencial que se dice que posee el Lobo de Fuego, aun cuando te has proclamado como su unión. Tus ideales son muy altos, jovencito, y al parecer…estás solo en esto”

“¿Quién dijo que está solo?”




En ese momento, se abrió una grieta en la atmosfera y una oscura energía se desprendió de ella. Una figura saltó desde la grieta rodeado de una densa neblina negra. En un remezón, la grieta se cerró tan rápido como había aparecido, disipando la niebla. Junsu abrió los ojos de par en par cuando Yunho finalmente fue presentado ante sus ojos. El cabello le había crecido más abajo del cuello y tenía atisbos de barba adornando su rostro; Junsu pudo observar todas las heridas de quemaduras que adornaban su torso junto con las manchas negras que estaban plasmadas por toda la fábrica algo rasgada de su pantalón mientras él caminaba pausadamente hasta su lado, siendo escudriñado por toda la multitud.

“Lamento haber tardado tanto…” Yunho le murmuró cuando llegó a su lado, acercándose para entrelazar una de las manos a la suya y luego finalmente voltear a mirar a la congregación. Junsu le sonrió, radiante, y prácticamente sintió que le hubiesen devuelto el alma al cuerpo con apenas ese gesto.

“Supongo que nadie les ha dicho mi nombre” Yunho habló hacia la gente, lanzando un suspiro. “Mi nombre es Jung Yunho, pero la gente ya me conoce como el Lobo de Fuego. Soy la unión de Junsu y como pueden ver, soy distinto a ustedes. Mis ojos no son completamente plateados y tengo algo dentro, un fuego que responde a mi llamado y que los guiará para salir de la represión”

Los murmullos se incrementaron al punto de un barullo estruendoso, pero Yunho los silenció a todos al hacer aparecer una llama negra en su mano libre. Ambos ojos disparejos resplandeciendo mientras el fuego seguía emanando de su mano.

“Sé que tienen miedo, nunca es fácil generar un cambio, pero confío en que podemos hacerlo juntos. Tengo esto dentro, este poder…y es tan sólo con el propósito de ayudarlos, para que rompamos los esquemas, pero necesito la colaboración de todos o de lo contrario esto no funcionará. Necesito saber ahora si están dispuesto a pelear por algo mejor o no”

Yunho desasió el fuego tan rápido como lo había empezado y no tardó en escuchar a la gente reaccionando a su llamado, su nombre siendo exclamado entre los presentes como la nueva revelación. Junsu apretó su mano con fuerza al escuchar el apoyo de la gente; ya lo habían logrado y ahora era tan sólo cuestión de dirigir.

“Entonces” Yunho dijo luego de haber agradecido el apoyo. “Vamos a salir a la superficie y esta vez…no nos vamos a esconder. Ya no nos podrán detener”




El estruendoso ruido de excitación fue tan estridente que Yunho se sintió emocionado al observar la respuesta de la gente. ‘Mi gente’…pensó al volver a estrechar la mano de Junsu. Giró el rostro para observar a Hina sonriéndole, complacida, junto con Dakho y Chungho a su lado. Los híbridos estaban depositando toda su confianza en él y en sus objetivos, y Yunho se aseguraría de hacerlo todo valer.


xXx



Junsu regresó a la madriguera luego de la reunión. Hina le había arrebatado a Yunho, aduciendo que tenía que evaluar la magnitud de su habilidad y Junsu ni siquiera fue capaz de despedirse. Estaba tan frustrado que se paseaba como fiera enjaulada por el lugar. Ansiaba estar con Yunho, su cuerpo le dolía y le reclamaba por su sangre y su calor; tantos días de espera lo habían dejado prácticamente famélico, a pesar de que había consumido sangre de animales…nunca, nunca se podría saciar.

“¿Junsu, puedo pasar?” la voz de Harumi lo sobresaltó. Junsu se paró en seco, volteando el rostro para verla asomando la cabeza por la entrada de la madriguera.

“Claro, pasa” Junsu le hizo un gesto con la mano. Harumi avanzó hasta su lado mientras Junsu le indicaba que se sentara, haciendo él lo mismo en el borde de la amplia cama cubierta con pieles.

“Quería saber como estabas. No tenías muy buena cara cuando Hina pidió hablar con Yunho” Harumi le arqueó las cejas, clavando los ojos en los suyos con expresión de preocupación.

“Ah, era eso” Junsu suspiró, pasando una mano por sus mechones azabaches. “Bueno…la verdad es que jamás pensé lo difícil que sería estar lejos de Yunho. Nunca pensé que me sentiría así de dependiente, cada día que estuve separado de él fue prácticamente un calvario. Ella ni siquiera me dejó saludarlo y tan sólo lo arrastró”

Junsu frunció el ceño, su expresión comprimiéndose. Harumi no pudo evitar lanzar una risita; Junsu reflejaba a un niño pequeño al que le han quitado su juguete favorito en una forma de castigo o algo parecido.

“Tiene que ver con el hibridaje, y también con lo que sientes por él. Tú estabas en agonía porque sabías que Yunho estaba vivo en algún lugar, lejos de ti, y te plagabas la cabeza con pensamientos. Tu agonía más la conexión que te vincula a él son los causantes de que sientas semejante urgencia. Lo pasaste tan mal porque fueron varios días de incertidumbre”

“Si, exactamente” Junsu agachó la vista. “Bueno pero por lo menos ya ha regresado, y hemos obtenido el apoyo de la gente que era lo fundamental”

“Hiciste un magnifico trabajo allá afuera, debo decirlo, a pesar de que te atacaron bastante con cuestionamientos. Se nota que ambos tienen muy claro los objetivos y estoy segura que la tribu seguirá a Yunho hasta la muerte. Ya lo ha probado, quién diría que podríamos volver a ver semejantes habilidades luego de tantos siglos de represión”

“Eso espero, porque obtener esa habilidad…el fuego oscuro, a Yunho le habrá costado sangre, sudor y lágrimas. Estoy seguro que las heridas que tiene en el cuerpo no se quitarán, si casi parecía como si se las hubiesen hecho a hierro ardiente” Junsu mordió su labio inferior al recordar la imagen de Yunho y su torso magullado. El sólo recuerdo le produjo escalofríos.

“Toda fuerza tiene un costo, Junsu” el rostro de Harumi adquirió una expresión sombría mientras volvía a hablar. “No creas que obtener fortalezas sale gratis. Dakho, la unión de Hina, tuvo que pagar el poder otorgado con más que sangre”

“¿Qué has dicho?” Junsu arqueó las cejas, sus palabras lo habían tomado por sorpresa. Y es que nunca se imaginó que Dakho hubiese tenido que pagar algún tipo de precio por aquella extraña habilidad que lo hace tornar el agua en un arma letal…

“No sé si comentarte esto, pero ahora que lo saqué a la luz supongo que no puedo retractarme” Harumi lanzó un suspiro, comenzando a jugar con sus dedos en un gesto que parecía nervioso. “Cuando Hina llegó a estas tierras, la gente de la tribu la acogió al percatarse del tipo de persona que era, y de todos los conocimientos que tenía con respecto a energías y a hechicería, como bien sabes las mujeres malditas son fuentes de magia negra también. Un día, Dakho fue a visitarla para pedirle ayuda. Su unión había sido herida en combate con ácido de licántropo y él sabía que ella moriría si no hacían algo para frenar la quemadura interna; el problema recaía en que ella estaba embarazada, llevaba su pequeño hijo en el vientre”

Junsu abrió los ojos de par en par, confundido. “Yo pensé que las vampiresas no podían concebir…”

“Estás en lo correcto, pero las vampiresas híbrido sí. Al atar ambas sangres te devuelven la mitad de la vida por lo que es suficiente para traer otra, ¿no sé si me explico?”

Junsu asintió, dejándola continuar.

“Hina le dijo que la vida sólo podía pagarse con la muerte. Ella podía salvar una vida, pero inevitablemente la otra tendría que morir para pagar el pacto”

“¿Y Dakho…qué hizo?” Junsu comenzó a sentir un nudo en la garganta.

“El hijo de Dakho estaba próximo a nacer, y él sabia que si su unión se salvaba quedaría con terribles secuelas a causa del ácido, pues ni siquiera la magia más oscura puede devolver la carne a su forma”

“¿Pero no que la saliva de los licántropos tiene propiedades curativas?” Junsu inquirió.

“La tiene, pero el ácido ya se había expandido por todo el torrente, quemando entrañas y todo a su alrededor. Era tan sólo cuestión de horas para que se hiciera ceniza”

Junsu tragó saliva, no le estaba gustando nada el rumbo que parecía tomar el relato. “Entonces…Dakho debería haber muerto junto con ella, pero en cambio está aquí. ¿Cómo ha sido posible?”

“Porque Hina le dio la opción. Ella necesitaba el hibridaje para ser aceptada como una más de la tribu; podía salvarle la vida al niño, pero Dakho tenía que pagar el precio”

“La vida de su unión” Junsu murmuró, casi para si mismo.

“Y la suya también” Harumi agregó, dejando a Junsu atónito.

“No entiendo…”

“Dakho salvó la vida de su hijo, permitiendo que Chungho naciera, pero para ello tuvo que otorgarle su alma a Hina. Se convirtió en un engendro al perder la gracia, y es por eso que Hina le enseñó a manipular una energía, transmitiéndosela de su propia fuerza”

Junsu se quedó en silencio, perplejo y meditando la historia. Jamás se imaginó todo el sufrimiento y dolor que debió haberle costado a Dakho tomar semejante decisión. Estaba seguro que para obtener fortalezas se pagaba costos altísimos…y un escalofrió lo recorrió de pies a cabeza al pensar el tipo de infierno que Yunho debió haber soportado para domar semejante carga.

“¿Lo entiendes ahora? La fortaleza sólo puede pagarse en altos costos, y usualmente esos costos están llenos de sangre. Nosotros los híbridos pagamos el costo al ser fugitivos y recriminados, pero hay algo en tus palabras que tiene mucha razón. Nosotros no buscamos la unión de razas opuestas tan sólo por fortalezas, nosotros…lo hacemos tan sólo porque seguimos al corazón”

La miró a los ojos y vio el fuego plateado centellando dentro de sus iris mientras ella le sonreía con determinación. Junsu entendía sus palabras perfectamente, y ahora era tiempo de salir a la superficie, llevar a la tribu a romper los límites auto delimitados y mostrarles al resto que su gente…no tenía nada de que avergonzarse.

“No podría estar más de acuerdo” Junsu reflejó su sonrisa, reprimiendo un bostezo. El cansancio del día le estaba pasando la cuenta, y por lo visto Yunho se tardaría más de lo esperado.

“Bueno, me voy. Necesitas descansar, y estoy consciente de que se nos vienen días bastante intensos”

Harumi volvió a sonreírle al acercarse para abrazarlo. Junsu la estrechó y le agradeció entre sus brazos. Harumi se deslizó del abrazo con gracia y luego finalmente caminó hacia la salida de la cueva, haciéndole un gesto con la mano en señal de despedida.

Junsu suspiró, gateando hasta el centro de la cama y enredándose en las pieles, dejando descansar su cuerpo. Aún se sentía algo perturbado por la crudeza del relato sobre Dakho, pero estaba seguro que todos los costos pagados serían recompensados.


xXx



“Siento haberte tomado por sorpresa Yunho, pero necesito hablar contigo de un asunto con urgencia” Hina suspiró, dándoles unas palmadas en el futón para que Yunho tomara asiento junto con ella.

“Claro. ¿Pasó algo grave?” Yunho se sentó, escudriñando al rostro de Hina y comenzando a sentirse algo inquieto.

“No es grave, tan sólo necesito averiguar un par de cosas y espero que tú puedas dilucidar mis dudas”

“Si puedo ayudar con gusto lo haré” Yunho asintió y ella sonrió.

“Verás…cuando realicé el entrenamiento para despertar las energías de Junsu, él tuvo problemas con ello y no pudo activar nada. El asunto me perturba, porque tomándome a mi como ejemplo, cuando uní mi sangre a la de Dakho el traspaso de mis energías a su cuerpo fue instantáneo y fue así como él pudo aprender a controlarlas, pero en el caso de Junsu yo…no percibí nada, ni siquiera un atisbo de energía dentro de su cuerpo”

Yunho abrió los ojos de par en par al escucharla, lentamente comenzando a procesar la situación. Había previsto esto…estaba consciente de ello, pero muy en el fondo…quiso creer que todo saldría bien y que el hibridaje se había completado con éxito a pesar de todo.

“¿Pero ha podido sacar garras o—?”

“Ese no es el problema” Hina lo interrumpió, haciendo un ademán con la mano. “Junsu es un híbrido y puede sacar garras, de lo contrario no habría adquirido aquel color de ojos, tan sólo que aquel asunto me perturba…el que tus energías no hayan sido traspasadas a él. ¿Tuviste algún problema durante el transcurso del ritual?”

Y es en ese momento que todo le hizo sentido: los rugidos de su bestia, las protestas y el resistir…todo lo que le costó someterla para acallar su voz y utilizar su poder para marcarlo, pero…su lobo interno nunca había sido acallado, no podía ser acallado…y en cierto modo había tomado parte. No quería a Junsu como pareja…no lo había aceptado, Junsu no era la Sangre de su sangre, tal como el lobo de fuego le susurró cuando apareció ante sus ojos. Si su lobo interno lo había rechazado, y el poder de Yunho recaía dentro de su bestia…las energías no se transmitieron a él y Yunho tan sólo le transfirió la esencia de su naturaleza…pero nada más.

“Yunho” Hina le insistió al verlo sumido en sus pensamientos y con la mirada perdida. Yunho subió el rostro para mirarla y le asintió.

“Ya sé lo que ha pasado. Mi lobo interno no quería a Junsu como pareja, de hecho…me reclamó constantemente cuando estuvimos en el ritual de unión y yo tuve que utilizar todas mis fuerzas para someterlo…pero por supuesto que no se iba a quedar tranquilo. Como está en desacuerdo con mi decisión y no acepta a Junsu como igual, y mi poder junto con el fuego nacen de la fuerza interna de mi bestia, las energías no se traspasaron a Junsu y sólo le transmití mi esencia”

“P-Pero…eso es imposible” Hina murmuró, descolocada. “Por lo que tengo entendido…el lobo interno se adecua a los requerimientos del hombre a menos que haya encontrado a alguien antes al que quiere como igual y lo convierta en su Sangre” el rostro de Hina se iluminó y sus ojos se clavaron en Yunho en la evidente interrogante.

“¿Tú…te habías unido a alguien antes?”

“Lo siento, pero no voy a hablar más” Yunho se levantó de abrupto, no queriendo revelar nada acerca de su pasado, pero ahora todo estaba tan claro como el agua. Yunho comprendía a la perfección la razón por la que Junsu no había adquirido sus habilidades…el aullido de su lobo clamaba otro nombre, eso era una consecuencia para toda la vida y tendría que cargar con la cruz. Quiso marcharse pero al instante fue interceptado por Hina y bufó.

“Tan sólo quiero entender, Yunho” ella le tomó el brazo, reteniéndolo. “Esto puede ayudar a Junsu también”

“Junsu no es Sangre de mi sangre” confesó finalmente, el tono amargo y apesadumbrado, como si se sintiera culpable por no poder cambiar su situación, pero ¿Qué podía hacer? estaba en su sistema, no podía ir en contra de sus propios instintos, así como no podía cambiar lo que era: un hombre lobo que luchaba en contra de su propia naturaleza…

“Y de mi pasado sólo te diré que…no pude realizar el marcaje sobre su piel pero nuestros lobos se mordieron en luna llena, y el vínculo…es tan vitalicio como la sangre que fluye por mis venas. Es por eso que…mi lobo interno no puede aceptar a Junsu como unión verdadera”

Se desasió del amarre, saliendo de la madriguera completamente acechado, y Hina pudo percibir su inquietud. Había reabierto una herida en Yunho, una herida que por lo visto llevaba cerrada por años…

-o-


Koiko: Viernes por la noche y como sábado tengo panorama no voy a estar en condiciones de actualizar les traigo el capi adelantado e.e xd
Sólo un par de cosas que decir con el cap, y aquí estoy tirando los dardos directos a la no activación en las energías de Junsu. Yo dije que el lobo interno de Yunho iba a tener mucho que ver en los conflictos de la trama, pero básicamente porque Yunho es un hombre lobo, vive con su lobo interno y eso no lo podrá cambiar jamás, entonces aquí la naturaleza sí que tiene que ver entre los conflictos de nuestros héroes. Ya nos vamos acercando directo a los rumbos que tendrán que tomar Yunho y Junsu, y aún queda mucho hueso por roer…la montaña rusa está reecien subiendo la colina :B
El próximo capítulo será más largo, y los siguientes van netamente dirigidos a los respectivos lugares a dónde irán nuestros héroes x) no se preocupen, actualizaré seguido para poder avanzar más rápido porque mientras más escribo más lejano me parece el final y agh, la historia tiene vida propia en serio u.u pero bueno! Su autora no los defraudará…espero n-nU
Y como siempre, gracias a todos los que se dan el tiempito de escribirme algún comentario por cualquiera de los sitios en que se postea el fic <.3 nos leemos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD