Love is a Force of Nature. Cap 31

0 comentarios
“El Legado”

La manera en que nos habló
Tú lo sentiste desde adentro
Dijo que dependía de nosotros
Dependía de nosotros decidir…
[The Warning, Nine Inch Nails]


Yunho sintió como la energía reaccionaba ante el nombre, transformándose en enormes llamaradas negras que ahora nacían de los alrededores de su cuerpo. Escuchó el aullido de su lobo interno fundiéndose con el del lobo de fuego, formando uno sólo, y entonces pudo controlarlas, la energía lo rodeaba y reaccionaba a sus instrucciones. Concentró las llamas alrededor de sus manos y luego las dirigió en dirección al híbrido en un fugaz movimiento. La criatura fue capaz de reaccionar, quitando el agua de las cadenas de Junsu en el momento exacto en que las llamas intentaron golpear su cuerpo. Junsu cayó al suelo, con el cuerpo ensangrentado pero aún consciente, mirando la interacción con ojos perplejos.

“B-Bastardo” masculló el híbrido. Yunho le sonrió de medio lado, volviendo a remeter contra él con otra carga de llamaradas oscuras. El híbrido levantó una nueva pared de agua como escudo y la colisión volvió a arremeter en una explosión de vapor, pero Yunho no tenía intenciones de bajar la guardia. Quería verlo quemarse ante sus ojos por el daño que le había hecho a Junsu.

“Creo que es mejor que te rindas” Yunho le dijo, pero esta vez no dirigió las llamas contra su cuerpo. Concentró su energía oscura, imaginándola formando un círculo alrededor de la criatura. Tal como lo supuso, su energía reaccionó ante su pensamiento, y observó el circulo alrededor de los pies del híbrido oscurecerse, la energía irradiando a su alrededor.

“Jamás me rendiré ante un hibrido de pacotilla como tú” le espetó y de pronto observó la energía rodear su cuerpo. Sus ojos brillantes se encendieron al levantar una nueva corriente de agua para contrarrestarlo, pero la energía ya lo había rodeado por completo y las llamas comenzaban a nacer de ella, el fuego llegando hasta sus ropajes y comenzando a quemarlo. Lanzó un grito, maniobrando con el agua, pero era ya completamente inútil. Chungho rompió a llorar desconsoladamente ante sus gritos, y justo cuando pensó que todo el fuego oscuro lo incineraría por completo…se abrió una zanja en la tierra, remeciendo los alrededores en un abrupto temblor, y desde las profundidades se alzó una mujer con cabellos de color platinado y vibrantes ojos color magenta, rechazando las llamas de Yunho con una pared de tierra…




“¿Qué diablos?” Yunho exclamó, lanzando un gruñido y concentrando sus energías nuevamente, dispuesto a volver a atacar. La pared de tierra se desvaneció en una densa nube de polvo y Yunho nuevamente se puso en guardia.

“No vine aquí a seguir peleando” alzó la voz al voltearse para mirar a Yunho, haciendo un gesto con la mano. “Te ruego que disculpes a Dakho, seguro que se equivocó al atacar a tu compañero”

“¡Claro que no!” restalló el híbrido, acercándose a ella. “Él quería llevarse a Chungho, lo quería vender a la Orden te lo aseguro”

“N-No” era la primera vez que Junsu volvía a hablar luego del ataque y su voz trajo de vuelta a Yunho, quien inmediatamente se acercó a su lado, ayudándolo a incorporarse. Junsu le sonrió, pasando una mano alrededor de su hombro para apoyarse mientras volvía a hablar.

“El niño estaba llorando cuando lo encontré, yo sólo quería ayudarlo”

“Miente” masculló el híbrido, ofuscado.

“¡Eso no te da derecho a atacarlo, desgraciado!” Yunho bramó, sulfurándose y volviendo a tomar una posición desafiante. “Debería incinerarte por el daño que le has causado”

“Caballeros” ella volvió a interrumpir, dando un paso hacia donde se encontraban. “Sugiero que guarden la calma, estoy segura que fue tan sólo un malentendido”

“No tengo ningún problema en pelear contra ambos” Yunho le dijo, sus ojos centellando al sentir la energía creciendo de su cuerpo. “Para mí será todo un honor acabar…con una mujer maldita” la atravesó con la mirada, desafiante, pero ella no pareció inmutarse.

“¿Mujer maldita?” Junsu le preguntó, desconcertado. Estaba completamente descolocado con semejante pelea y a estas alturas nada parecía tener sentido.

“Es una mujer que yace con demonios, Su” Yunho bajó el rostro para mirarlo. “Se entrega completamente y vende su alma para actuar como vehículo entre la tierra y el infierno. Son mujeres que aprenden a usar las energías oscuras y trabajan con la muerte. Una completa aberración”

“Y veo que has recitado perfectamente todo lo que te han enseñado desde la cuna” lanzó una risita, claramente no viéndose ofendida con la descripción.

“Tienes razón, soy una mujer maldita. Mi esposo fue un demonio, y gracias a su poder puedo manipular las energías y trabajar con los muertos. Mi nombre es Sakurazuka Hina, me presento y el joven a mi lado es Shin Dakho” ella bajó la cabeza en señal de saludo, volviendo a hablar con aire ostentoso. “Soy la líder de los hijos de ojos plateados”

“N-No” Yunho murmuró, incrédulo ante el título de la mujer. “Tú no puedes ser—”

“Y tú eres Jung Yunho” lo interrumpió, señalándolo con el dedo. “Yo te he visto, te he visto en sueños…los espíritus susurran tu nombre”

“Junsu, nos vamos” Yunho tomó a Junsu del brazo, dispuesto a no seguir escuchándola más. No entendía cómo una mujer maldita podía estar dentro de la comunidad de híbridos, ni menos cómo había llegado a ser su líder, pero la idea no le agradaba nada. Jamás seguiría a una mujer maldita, estaba en contra de sus principios. Su mano hizo presión contra la piel de Junsu, pero él lo retuvo.

“Quiero escucharla, Yunho” Junsu le dijo, buscando el contacto visual y rogándole que entendiera. Ella...era la líder de los híbridos y no podían dejar la oportunidad pasar. Sólo así podrían aprender más acerca de su nuevo potencial. Yunho había descubierto algo nuevo, una habilidad que estaba por sobre todas las otras, pero Junsu aún seguía sin saber nada sobre su condición…y no estaba dispuesto a perder la oportunidad.

Yunho lanzó un resoplido, frustrado, pero cediendo finalmente ante la mirada suplicante de Junsu. Observó de reojo sus sangrantes heridas y se sintió culpable, lo menos que podía hacer era aceptar.

“Habla” le dijo finalmente.

“Quiero que vengan con nosotros a la comunidad, hay muchas cosas de las que tenemos que hablar. Es momento de que aceptes tu destino, Yunho… ¿O crees que ese potencial que tienes dentro simplemente te fue otorgado por mera coincidencia?”

“¿Qué sabes tú de mi destino?” Yunho restalló.

“Sólo lo que me dicen los espíritus que susurran tu nombre, tú eres la revelación y ahora tendrás que escoger. ¿Confiarás en una mujer maldita y me acompañarás a la comunidad o simplemente seguirás con tu orgullo divino y escaparás como fugitivo?”

Yunho ya estaba odiando con todo su ser a aquella mujer, pero tenía que admitir que conociendo la comunidad de híbridos podrían tener una oportunidad…

“Iremos” fue su respuesta, acompañada de un suspiro. Junsu entrelazó sus manos y le asintió, estaba agradecido de que Yunho hubiese podido ver los beneficios de la visita.

“Excelente, pero antes voy a ayudar un poco a tu híbrido para remendar el daño que produjo el malentendido” sus ojos magentas centellaron y Junsu sintió una vibración fluyendo por todo su torrente. Subió la mirada para observarla y en ambas palmas estaba vibrando la energía color magenta. Junsu la sintió dentro de su cuerpo, tronando y haciendo eco…el hormigueo situándose en ambos tobillos y muñecas sangrantes, y sus heridas comenzaron a cerrarse casi por arte de magia. Suspiró de asombro y se palpó las muñecas, aún sorprendido al observar el cambio.

“Ahora, si fueran tan amables de seguirnos…”

Hina hizo un ademán con la mano y sus ojos volvieron a encenderse. Yunho observó la energía concentrarse a sus alrededor mientras un leve temblor azotó la zona. Ella separó ambos brazos y una gran zanja abrió la tierra, revelando en la orilla lo que parecían ser unas gruesas escaleras de piedra y comenzó a descender mientras Dakho y el pequeño la seguían de cerca. Yunho se acercó a la zanja, mirando hacia el fondo y no viendo absolutamente nada…pero Junsu lo jaló hacia el primer escalón y ambos comenzaron a descender lentamente hacia el fondo. Con un nuevo temblor la zanja se cerró, quedando todo por un segundo en completa oscuridad hasta que unas llamas comenzaron a iluminar nuevamente el camino, a los lados del túnel creado por la tierra yacía una hilera de pequeñas llamas color magenta.

Yunho y Junsu apresuraron el paso y realmente no pudieron distinguir la distancia, pero finalmente….la escalera terminó y salieron del túnel para revelar una enorme ciudadela debajo de la tierra. Yunho quedó tan perplejo que no supo explicar realmente lo que tenía ante sus ojos. Jamás se imaginó que la comunidad de híbridos estuviera bajo tierra.

Adentro, la luz que iluminaba la tribu provenía de un millar de antorchas de fuego resplandeciente situadas por todos los alrededores. Todas las edificaciones estaban hechas de piedra gruesa, maciza, y casi con aspecto de barro sólido que parecía ser bastante fuerte. Se abrieron paso ante la mirada expectante de todos los presentes; Yunho miraba de un lado a otro y podía sentir como los ojos de todos se clavaban en su figura y los murmullos…haciéndose cada vez más fuertes mientras seguían a Hina en silencio, quien los conducía hacia el fondo de la ciudadela, hasta una de las construcciones más alejadas de la ciudad. Observó que la ciudad contaba con una napa subterránea con una cascada que proporcionaba el suministro de agua perfectamente adaptada para el consumo a base de un pozo de piedras, y pudo percatarse de que el número de híbridos que habitaba no era para nada menor como él había pensado. Junsu pudo percibir su incomodidad, y apretó su mano con fuerza, medio sonriéndole para tratar de reconfortarlo y hacerle saber que él estaba a su lado y que no lo abandonaría. Yunho reflejó su sonrisa, estrechando sus dedos y retomando la marcha. Más y más gente salía de los alrededores, asomándose a ver con sus propios ojos a los nuevos extraños que ahora seguían a su líder.

Finalmente, ella se detuvo a las puertas de una enorme madriguera hecha con piedra gruesa. Largos tribales y figuras enigmáticas adornaban la piedra mientras que la entrada estaba iluminada por dos antorchas con un fuego ardiente.

“¿Cómo…han podido yacer bajo tierra todo este tiempo?” la pregunta se escapó de Yunho, incapaz de contenerla más ante el asombro.

“El refugio fue creado a base de energía y la grieta de la entrada reacciona a la gente que posee la semilla del Padre en el cuerpo. Ya lo entenderás muy pronto. ¿Entramos?” Hina les hizo un gesto con la mano mientras Dakho y Chungho entraban a la madriguera. Yunho y Junsu asintieron en silencio y la siguieron nuevamente hacia adentro.

El interior de la madriguera era mucho más grande de lo que aparentaba. En el centro había un largo futón hecho de pieles donde Chungho se fue a recostar. La cama estaba al fondo, pegada la pared y bastante amplia, cubierta en cuero grueso y piel. Al costado izquierdo yacía una mesa con sillas hechas de tronco de árbol; todo a su alrededor estaba adornado con largas y pequeñas velas ardientes, dándole al lugar un cierto tipo de misticismo que no hizo más que aumentar la desconfianza de Yunho.

“Tomen asiento por favor, pónganse cómodos” Ella avanzó hasta la mesa, sentándose en una de las sillas. Junsu fue el primero en avanzar, jalando de la mano a Yunho con él para tomar asiento en una de las sillas al frente de ella.

“Supongo que son muchas las preguntas que tienen que hacerme acerca de este lugar, pero antes de responderlas tengo que preguntarles algo. A ti Yunho, sobre todo” lo escudriñó con la mirada, clavando sus ojos magenta sobre los suyos.

“Pregunta de una vez” resopló.

“Tu lobo está de pésimo humor” Hina le dijo a Junsu, quién lanzó una risita nerviosa.

“Yunho dice que no confía en mujeres malditas” Junsu evocó sus palabras, apretando su mano con intenciones de calmarlo.

“Bueno, pero estás en la morada de una” esta vez le habló a Yunho. Él lanzó un suspiro, finalmente rindiéndose. Quería salir de esto de una vez por todas, así que dejaría de hacerse el difícil y escucharía lo que la mujer le tuviera que decir.

“De acuerdo, dejaré mi obstinamiento de lado para que hagamos esto por la paz” volvió a suspirar y Junsu le sonrió. “Te escucho”

“Muchas gracias” Hina esbozó una sonrisa, inclinando un poco su cabeza en gesto de agradecimiento, y luego continuó. “Pero antes que nada, quisiera saber… ¿Qué es lo que sabes sobre Akela, el primer hombre lobo?”

Yunho abrió los ojos de par en par al escucharla nombrar la leyenda. Y es que hace muchos años que no escuchaba a alguien si quiera mencionar algo sobre los comienzos de los licántropos.

“Sé lo que todos cuentan, la leyenda. Akela provenía de una tribu indígena que vivía en los bosques nativos. En aquellos tiempos, la humanidad se vio atacada por el incremento de criaturas de la noche que desangraban humanos y se esparcían como la misma niebla. Eran la progenie de Lilith, la primera esposa de Adán, que se dice que fue la primera vampiresa a su vez, y que esparció la semilla por el mundo, los hijos de la oscuridad. Ni siquiera las fuerzas celestiales daban abasto para contrarrestar el mal, tomando en cuenta que también había demonios a los que se debía controlar, por lo que se dice que el primer licántropo fue creado por orden divina. Akela fue otorgado con el regalo de la bestia a través de la visita de un arcángel que le dijo cuál sería su nuevo propósito en la vida”

Junsu escuchó, perplejo, el relato que Yunho había contado. Era casi como si hubiese vuelto a la niñez, a los momentos en que su hermano gemelo Junho le contaba historias de terror acerca de la aparición de Pie grande, Drácula, y todas esas criaturas que él creía que sólo eran producto de su imaginación. Pero aquí estaba, años después, escuchando la verdadera historia de los hombres lobo y escuchando…todo lo que el resto de la humanidad creía que era tan sólo producto de la ficción o de la religión, pero que en realidad…se vivía en carne y hueso, batallas que sólo las fuerzas sobrenaturales podían presenciar.

“Creo que te olvidas de un pequeño detalle, Yunho” Hina le sonrió de medio lado, sus ojos magenta resplandeciendo a la luz de las velas. “Akela no sólo fue otorgado con el regalo de la bestia. Para evitar que los vampiros lo intentaran matar en masa y no lo dejaran expandir el legado, Akela podía utilizar su fuerza bestial en forma de energía, se dice que hasta podía dar forma a un dragón de oscura energía y que su fuego podía arrasar con todo a su paso. Te falta la parte más importante de la historia: su caída y su muerte”

“Akela fue también el primer híbrido” Yunho balbuceó de abrupto. De pronto recordó a su padre contándoles a él y a Ji Hae la leyenda. Recordó su rostro enardecido al evocar la traición de Akela y como su caída lo llevó a la muerte…

“Precisamente” Hina asintió, aclarándose la garganta antes de volver a continuar.

“Akela logró transmitir la licantropía a un considerable número de personas en su tribu, enseñándoles y contándoles sobre su nuevo propósito. Como sabes, se asentaron en el bosque, reuniendo fuerzas para tratar de contrarrestar la creciente expansión de los vampiros sobre la tierra de los mortales. Pero como el mal no tiene límites…muchos de los demonios jugaron a favor de vampiros, abriendo portales y trayéndolos a estas tierras, donde la lucha se hizo mucho más real. Akela fue obligado a abandonar su tribu indígena en el mundo de los mortales para asentarse en el bosque de la tierra paralela, que fue creado exclusivamente como un lugar de transición y de entrenamiento. Dejó a su familia y amigos lejos, y también…dejó a su prometida, Jezabel, sola en la tribu y se dedicó a su nueva naturaleza. La noticia no tardó en llegar a oídos equivocados, porque el gran Akela, líder de los licántropos, estaba acabando con la plaga de vampiros con aterradora velocidad. El fuego de su energía los consumía sin que ellos pudieran sacar defensas algunas, y los licántropos comenzaron a aumentar en número. Fue entonces que la oscuridad se dejó caer sobre la tribu de donde Akela había provenido y su prometida, Jezabel, fue convertida en vampiresa”

“N-No” Junsu murmuró, impactado ante las palabras de Hina, y luego volteó a mirar a Yunho. “¿Tú estabas al tanto de todo esto?”

“Nunca supe la leyenda completa. Tan sólo sabía que el poder de Akela se había salido de control y para evitarlo un gremio de lobos llamado la Resistencia, que se oponía a las locuras de Akela, forjó con mismísima sangre de licántropo las únicas cadenas que pudieron contener su fuego. La llamaron ‘Espíritu Santo’”

“No te podrían haber contado nada más” Hina lanzó una risita, moviendo la mano de un lado a otro. “Pero eso no es importante, ahora sabrás el relato completo”

Yunho asintió y la dejó continuar.

“Jezabel fue transformada en vampiresa, y abrazó su condición con una gracia sobrenatural. Parecía que había nacido para ser una criatura de la noche, se dice que hasta el más fuerte de corazón de los mortales caía rendido a sus pies. Akela no fue la excepción, porque si antes la había amado, ni siquiera su nueva condición impediría que la dejase de amar. Jezabel sentía lo mismo por él, ambos se seguían amando, y Akela se maldijo una y otra vez por no haberla llevado consigo y transformado en mujer lobo para que dirigiera junto a él. Supongo…que nunca quiso exponerla, pero ya era tarde y no había vuelta atrás. Sólo les quedaba una cosa: volverse uno para que nadie pudiese volver a separarlos. Fue así como, en la pasión del amor, Akela le entregó su sangre a Jezabel, y Jezabel a su vez…permitió que Akela la mordiera y le clavara las uñas envenenadas. Al mezclar sus sangres y marcarse formaron un lazo. Akela y su lobo interno estaban en sincronía y ambos querían a Jezabel como unión, transformándose entonces en la primera pareja de híbridos. Como bien tú debes saberlo Yunho, cuando un licántropo elige a una unión el corazón y la bestia deben estar en sincronía con el elegido, de lo contrario el lazo es inestable”

“Lo sé” Yunho murmuró, y su expresión se tornó sombría, su voz bajando apenas un decibel…llegando a sonar raspada. “En la unión de los lobos, cuando el lobo muerde al elegido la persona pasa a conocerse como ‘Sangre de su Sangre’ en nuestra jerga. Es el paso previo al marcaje, pero es fundamental porque se produce el traspaso de fuerzas. Se le dio ese nombre porque la creencia era que ambas personas se fusionaban y pasaban a tener sólo una sangre, y al igual que la sangre…el lazo nunca deja de fluir, siendo la marca el último signo final de pertenencia”

“Nunca me hablaste de ello” Junsu miró a Yunho, frunciendo el ceño, y él simplemente se encogió de hombros. Luego, Junsu nuevamente volvió a dirigirse a Hina.

“¿Y qué es lo que sucedió después?” le preguntó, bastante interesado en el desenlace de la historia. Había algo que algo inquietaba; Hina había hablado de un fuego…y sus pensamientos inmediatamente viajaron al fuego oscuro que Yunho había hecho nacer. ¿Podría Yunho realmente tener alguna relación directa con Akela? El pensamiento lo seguía perturbando.

“A los ojos de sus licántropos, Akela había caído de la gracia y ya no obedecían sus órdenes. Jezabel también fue rechazada por su gente, y cuando Akela amenazó con quemar todo a su paso, aduciendo que no entendía cómo era posible que la lucha hubiese traspasado las fronteras siendo que en aquellas tierras no existían humanos, fue la primera vez que licántropos y vampiros llegaron a un acuerdo: Akela debía ser destruido porque su poder se había salido de control. Los lobos mandaron a forjar unas cadenas para tratar de contener de alguna forma a Akela. Apoyados por un linaje de lobos del bosque que podían vislumbrar atisbos del futuro, el grupo de licántropos que tuvo esa misión fue llamado la Resistencia. Las cadenas fueron forjadas por más de cien días y cien noches sin descansar. Cuando el metal estuvo resplandeciente, se hicieron sacrificios de los lobos más nobles y dignos de honor, vertiendo la sangre de sus venas por cada eslabón. La llamaron ‘Espíritu Santo’ porque al recibir la sangre, la cadena resplandeció y se tornó brillante. Atacaron a Akela entonces, muchos lobos muriendo incinerados en el fuego del dragón, pero los más valientes lograron encadenarlo. Las cadenas tenían tanta fuerza y determinación que pudieron evitar que Akela usara las llamas de su fuego para atacar. Jezabel fue la primera en morir desangrada a manos por sus propios pares, y mientras Akela observaba su muerte impotente, forcejando con las cadenas, los lobos de la Resistencia se abalanzaron contra su cuerpo, desmembrándolo. Sus últimas palabras agónicas fueron un juramento por venganza, y estas palabras: ‘La semilla es fuerte’”

Yunho meditó el relato en silencio. Era obvio que había muchas cosas que no les habían contado porque no les convenía, la cosa era dejar a Akela como un traidor y punto cuando la verdad era que tan sólo…había seguido a su corazón.

“¿Cómo es que tú sabes tanto de nuestra leyenda?” Yunho la cuestionó, aún perplejo con las palabras de la mujer.

“Porque he…absorbido muchas almas de lobos y he podido aprender muchas cosas de ellos” sus ojos magenta se oscurecieron con un brillo maléfico, casi como si ella les estuviese recordando que había yacido con un demonio. A Yunho se le erizó el vello de la nuca y cuando la volvió a mirar ella giró el rostro y el destello se había esfumado.

“¿Entiendes a dónde voy ahora, Yunho? Los híbridos son la semilla de la que Akela habló antes de su muerte. Son sus hijos, los que están dispuestos a pelear por el cambio”

“Aun así no entiendo por qué has mencionado el tema” Yunho le dijo, llevando su mano libre al nivel de su cuello y pasando una mano por su cabello, confuso.

“Por ti, precisamente” Hina volvió a sonreír al ver la mirada estupefacta de Yunho. “He tenido sueños, he visto a un lobo hecho de fuego negro y luego te he visto a ti. Tú eres, Yunho, la viva prueba de las palabras de Akela. Su semilla ha renacido en ti, tú tienes el fuego dentro”

Yunho parpadeó reiteradamente, prácticamente procesando de nuevo sus palabras. Había sido demasiada información, y realmente nada de lo que ella le estaba diciendo tenía sentido. ¿Cómo podía ser posible que él, un simple licántropo, pudiera tener realmente algo de Akela dentro? Akela el Viejo Lobo, el Grande, Padre del Fuego…No, era imposible…

“T-Tiene que ser un error” Yunho murmuró, aún consternado. “Y-Yo…no puedo ser lo que dices, es que nunca lo percibí, jamás pude sentir nada especial y no entiendo por qué ahora—”

“Tu poder reaccionó ante tu necesidad por ser más fuerte Yunho, es tan simple como eso” Hina lo interrumpió, su mirada suavizándose al verlo tan complicado.

“Sé que puede ser difícil de entender, pero yo puedo percibir que tú ya te has fusionado con tu poder, tan sólo te falta entrenamiento”

“El lobo…aquel lobo que viste en sueños, hecho de fuego oscuro, me habló cuando estaba herido. Me dijo que la tierra estaba pidiendo un cambio y que me daría la fortaleza para dárselo. Luego de eso me susurró su nombre y pude sentir la energía” Yunho le confesó finalmente, asintiendo en comprensión.

“Entonces ha comenzado, tan sólo faltas tú Junsu. Tú también debes entrenarte para que despiertes tu potencial”

“¿Yo?” Junsu la miró, perplejo, y ella asintió. “¿Tú…me puedes ayudar con ello?”

“Me temo que no, porque yo no soy una verdadera híbrida, pero estoy segura que podré encontrar a alguien que te ayude” sonrió, pero fue interrumpida por la voz de Yunho.

“¿Por qué quieres ayudarnos? ¿Tú que ganas con esto?” Yunho la encaró de abrupto, olvidándose por un momento de que había dejado que todo fluyera por la paz…

“Nunca creí que el lobo estuviera en paz por siempre” lanzó una risita y luego prosiguió. “Es muy sencillo. Aunque no lo creas, yo no elegí ser una mujer maldita. Vengo de una familia donde el pacto con el diablo se ha realizado por generaciones, y lamentablemente yo fui una primogénita mujer que tuvo que pagar el precio. Mi cuerpo y mi alma fueron vendidos a un demonio para pagar la deuda. Fue uno de los horrores de mi vida, ser la mujer maldita de un demonio…y para aprender toda la hechicería y las artes del mal tuve que pagarlo todo con sangre. Yo era el vehículo de mi demonio en la tierra para que él pudiera poseer humanos y torturarlos hasta la locura. No sabría numerar cuántas vidas mi demonio poseyó, pero finalmente fue atrapado por un exorcista humano en una de sus posesiones. Él sabía que yo moriría también apenas el exorcista lo hiciera revelar su verdadero nombre, porque estábamos ligados con sangre, así que…para salvarme y propagar su legado usó sus energías como un portal y me hizo aparecer aquí, donde no llegara su influencia, bajo tierra…en la tribu”

Yunho bufó, impaciente. Junsu lo miró de reojo, apretando su mano para calmarlo y luego asintiéndole a Hina, dejándola continuar.

“Sé que mis palabras no te hacen sentido” añadió, mirando a Yunho. “Pero tan sólo quiero luchar para que vampiros y licántropos puedan decidir por si mismos. Me parece sumamente injusta la represión que se les tiene a los híbridos, cuando debería ser decisión propia sobre todo en estas tierras que deberían ser neutrales…aquí no hay humanos que defender. Yo nunca tuve la opción de elegir, y a pesar de que no es lo mismo, quisiera…que todos tuvieran ese derecho”

“Para acabar con la represión tendríamos que sacar a Jaejoong y a Changmin del camino. Ellos son los principales influyentes y los que esparcen el odio mutuo por todas las tierras” Yunho le dijo, logrando finalmente simpatizar un poco con sus palabras al haber escuchado las razones de la mujer.

“Es precisamente lo que van a hacer tú y Junsu, les espera un trabajo en conjunto. ¿Tienen alguna idea?”

“Si” Junsu dijo y Yunho inmediatamente giró su rostro para mirarlo, una expresión de curiosidad adornado su rostro.

“Hace algún tiempo, tuve una conversación con una sirena que me dijo…que la clave para detener la guerra yacía en Jaejoong y Changmin. Creo que debemos…averiguar más acerca de su pasado, hay algo que me da vueltas y vueltas y no me deja en paz. Es imposible que se odien tanto sin ninguna razón alguna, y Yunho me ha dicho que Changmin le había confirmado que Jaejoong y él tenían un pasado…creo que esa es la clave, y por allí debemos comenzar”

“Es por eso que les digo que tendrán que hacer un trabajo en conjunto. Junsu, tú tendrás que ir a buscar la pieza clave para saber más acerca del pasado de Jaejoong, mientras que Yunho…tendrá que viajar a ambas comunidades de hombres lobos residentes en estas tierras y convencerlos de que dejen de apoyar al líder del bosque. Si dejas a Changmin sin aliados será perfecto para contratacar”

A Junsu se le iluminó el rostro, ya sabía a quién tenía que encontrar…

“Debo ir tras Yoochun, el mayordomo de Jaejoong. Él es el único que me puede dar la información que necesito”

Hina asintió, y luego volvió a mirar a Yunho, expectante.

“No será nada de fácil. La comunidad del norte y del sur son leales a Changmin hasta la muerte, pero voy a tener que hacer todo lo que sea necesario para que entiendan nuestras razones” lanzó un suspiro, consternado. Los objetivos estaban claros y ahora las cosas finalmente estaban tomando un rumbo fijo, debían actuar rápido y con precisión.

“Tienes que mostrarte como un nuevo líder Yunho, el líder que les dará a todos la libertad y la paz que esta tierra merece. Está bien que en el mundo de los mortales vampiros y licántropos se desgarren unos a otros, pero aquí…es otra historia. Ésta debe ser una tierra de entrenamientos y de decisiones propias, y habría sido así si Jaejoong y Changmin no tuvieran tanta influencia sobre sus pares, por eso…es momento de que ustedes les pongan un alto. La semilla es fuerte, y gobernará sobre los otros”

“No quiero gobernar sobre nadie, tan sólo quiero un poco de maldita paz y dejar de esconderme. Quiero que todos lo híbridos dejen de esconderse, estoy harto de la represión” Yunho resopló, suspirando en frustración. No quería ser un nuevo líder revolucionario, tan sólo quería terminar con las peleas de una vez por todas y devolverle a las tierras un poco de balance.

“Pues entonces, ya saben lo que tienen que hacer. Les ayudaré a acelerar el entrenamiento, porque a partir de ahora no habrá tiempo que perder. Yunho, te abriré un portal de energía que te ayudará a entrenar en solitario. El tiempo pasa más rápido de lo normal dentro de ella, dos a tres días serán prácticamente un mes de entrenamiento que te harán controlar el fuego por completo. Junsu, te conseguiré a un híbrido que te pueda ayudar con la parte bestial y luego vamos a trabajar en tus energías. Te enseñaré a escucharlas, y a usarlas como ofensiva. Cuando ambos estén listos, partirán a cumplir lo que hemos hablado. Hasta entonces, son bienvenidos a quedarse aquí, con nosotros”

Hina finalmente se levantó de su asiento, sonriendo ampliamente. Yunho asintió y se levantó junto con Junsu. Ella llamó a Dakho, quien se había quedado dormido con Chunho en el futón, y le dijo que los condujera a una de las madrigueras desocupadas. El entrenamiento comenzaría mañana, por lo que por ahora debían descansar. Dakho los condujo hacia una madriguera algo más pequeña que la de Hina, pero no menos acogedora. Tenía las mismas cosas, a excepción del futón que fue remplazado por una alfombra acolchada.

“¿De dónde sacan todo esto?” Junsu le preguntó a Dakho antes de que los dejara.

“Del mundo de los mortales. Hina puede manipular las energías para abrir portales y trae cosas de vez en cuando. Si me disculpan, estoy cansado y quiero dormir algo”




Y sin decir más, Dakho abandonó la cueva para dejarlos a sus anchas. Yunho inmediatamente se dejó caer sobre la amplia cama, suspirando pesadamente contra las pieles. No tardó en sentir a Junsu dejándose caer a su lado e inmediatamente buscó su cuerpo, rodeando uno de sus brazos por su cintura y apegándolo a él hasta quedar frente a frente.

“¿Ha sido mucha información para un solo día, no?” Yunho le preguntó, dejando descansar su frente contra la suya

“Si, pero confío en que todo saldrá bien. Sé que no tendrás problemas en convencerlos Yunho, tienes toda la convicción de un líder”

“Jé, pero no quiero serlo” Yunho resopló, acercándose a Junsu para darle un suave beso. “Tan sólo quiero estar tranquilo y que dejemos de escondernos. Quiero que estemos en paz” mordió su labio inferior y luego le sonrió, suspirando

“¿Este último tiempo ha sido un verdadero caos, no es así?” Junsu lanzó una risita, capturando los labios de Yunho en un beso un poco más largo, dulce y pausado.

“Tú eres mi paz” Junsu le susurró al separarse, rodeando los brazos por su cuello para enredar los dedos en su cabellera, sonriendo cuando Yunho lo estrechó contra su cuerpo, volviéndolo a besar.

“¿Realmente crees que podamos cambiar las cosas?” Yunho le preguntó cuando Junsu dejó descansar la cabeza sobre su pecho, el cansancio rápidamente haciéndole efecto; estaba exhausto por la pelea.

“Creo que ya hemos vencido bastantes obstáculos, ¿qué son un par más?” Junsu volvió a reír y se acurrucó más cerca del su cuerpo, dejándose arrullar por el tibio calor que lentamente comenzó a adormecerlo.

“Te amo” Junsu le susurró contra la piel de su pecho. “Y aún si no lográsemos nada, no me importa tener que esconderme…con tal de estar a tu lado soy capaz de soportar cualquier cosa”

“Cambiaremos las cosas Su, ya lo verás. Le devolveremos la neutralidad a estas tierras”

“Nunca he dicho lo contrario”

Yunho lanzó una risita, y revolvió cariñosamente los cabellos azabaches de Junsu antes de susurrarle.

“Te amo, descansa ya…mañana nos espera un duro día”

Lo sintió suspirar contra la piel de su pecho y Yunho inmediatamente cerró los ojos. Sus manos fueron a capturar la cintura de Junsu mientras lentamente sentía el cansancio haciéndole efecto y su mente finalmente se desconectó, dejándose vencer por el sueño.
-o-


Koiko: Ok, espero que muchas de sus dudas con respecto al origen de la licantropía y demases hayan quedado aclaradas. Y si, con esto estoy tirando todos los dardos hacia Yunho, él tiene directa relación con Akela y ha despertado su poder para un cambio, pero como ya me conocerán crear un cambio de semejante magnitud, sobre todo cuando hay cánones establecidos, traerá consigo un millar de complicaciones y conflictos internos que van a remecer a nuestros héroes x) estoy muy conforme con los giros que ya he escrito, espero que me sigan dando su apoyo aun cuando piensen que todo está perdido xd esto es realismo entremezclado con sobrenaturalidad, no lo olviden.
Y bueno, gracias nuevamente por leer y doblo la rodilla ante mis fieles seguidores que se dan el tiempo de escribirme un comentario <.3

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD