El Tren - Cap. 3

3 comentarios
Lunes, hora de siempre, ajetreo de Seúl normal. Changmin de mal humor. Entró empujado por la multitud, a su vagón de costumbre, trató de dirigirse a sí mismo en medio de la gente y casi de un trompicón llegó a la ventana, cuando levantó sus ojos ahí estaba, Junsu, vestido con una camisa negra que le quedaba genial, la luz de la superficie había comenzado a iluminarlo al salir de la estación de su casa, sobre ésta llevaba un cárdigan masculino y plomo y unos pantalones jeans demasiado apretados, maldito es que esta noche iba a follar con alguien o qué?, estaba acostumbrado a verlo en sus pantalones de lino tan holgados del verano, los otros días no se había fijado en su ropa.

Le sonrió medio alegre y medio molesto, igual que el otro lunes, la multitud lo empujó contra la pared, pero él puso sus brazos a cada lado de Junsu, y así quedaron una vez más frente a frente.

Junsu sonrió sugerente, Changmin se veía mejor de lo que recordaba la semana pasada, sus brazos parecían más grandes, ya era un semental, qué más quería?. Cuando lo miró a los ojos durante el tramo en el que había luz, entendió que la emoción que veía en ellos era deseo, líquido y abrasador deseo. Los ojitos color chocolate del más alto le provocaban quedarse mirando sin final, tan expresivos, tan intensos, aquel magnetismo tan poderoso le impulsaba a jugar con fuego. Él ya sabía que el amor era algo al que si te entregabas con todo te dejaría sin nada, por eso prefería entregarse al deseo.

Este hombre normal, y con una vida aparentemente buena se había interesado en él, se conocían de una manera diferente, pero se conocían, sus gestos, en cada emoción o sentimiento, se habían observado un mes completo. Bajó de sus ojos a su nariz perfilada y aguileña, su piel era tostada y maravillosa, cuando fijó la vista en los labios (más le valía no haberlo hecho), el hombre alto se mordía el labio intentando reprimir un gemido, se estaba frotando ligeramente como el lunes pasado.

La semioscuridad del túnel empezó otra vez y Junsu no pensó, solo actuó, atrajo a su cuerpo el de Changmin un poco más con la mano izquierda, sin pedir permiso y a tientas en la oscuridad le bajó el zipper del pantalón, el ruido de esa acción fue amortiguada por el murmullo del gentío y el sonido propio de la máquina en movimiento. Fue muy veloz y preciso. Buscó y gracias a la vida el bóxer de Changmin tenía ese agujero delante del miembro, metió la mano, lo tomó y sin preámbulo empezó a masturbarlo, arriba, abajo, lento, lento, más lento, lento, rápido más rápido, suave, duro.

Changmin pensó que iba a desmayarse, el tacto de la mano de Junsu parecía candela, sobre la piel de su miembro, su manera de hacerle una paja en público era genial, se mordía los labios resecos, con toda la fuerza para no gemir, para no pedir más, era lo más erótico que había hecho jamás. Era demasiado placentero y no podía desfogarse. “Maldición”.

En el tramo del último túnel antes de su parada, se corrió en la mano de Junsu, tuvo que arrimarse contra el rubio pues sus pies no le sostenían lo suficiente como para permanecer de pie. Fue titánico el esfuerzo por reprimir el profundo gemido que nació de lo más hondo de su pecho.

Junsu sintió el peso de Changmin y su respiración rápida y agitada, que seguro el resto de gente también oía, se olvidó del mundo por un momento, y se dijo que le encantaría estar contra una pared en la misma situación pero ya sin tantos testigos, quería saber todo de este hombre, y a la vez lo quería lejos de la mierda que era su vida.

De nuevo en la superficie y con luz, la escena de Changmin medio derretido sobre él no era algo que la gente mirara bien, entonces tuvo una idea. La megafonía anunció su propia parada, una antes que la de Changmin y empezó a salir con el otro a cuestas.

- Sígueme la corriente….-.susurró a su oído.

- Este hombre no se siente bien, permiso, con permiso, permiso………………

No supo a cuanta gente golpeó con el maletero negro de Changmin, ni tampoco a cuantos les arruinó el calzado, pero con tal de librarse de la penosa situación Junsu, haría un buen teatro ese día gratis.

Ya fuera del vagón en el enorme pasillo de la estación, Changmin no sabía en qué estado estar, o si completamente emocionado, o molesto.

- Cómo se te ocurre hacer semejante cosa, delante de toda esa gente???!!!!!!

- Me vas a decir que no te gustó?..........

Esa era una respuesta que no se esperaba, la irónica sonrisa del otro lo excitaba mucho y lo desconcertaba, Junsu a veces se portaba tímido, y a veces era una zorra.

- Eres un pervertido, pero si no te gustó, solo no lo volveré a hacer….-dijo Junsu con tono inocente.

- Tomemos un café hoy, tras el trabajo…………-un minuto entero pasó-.……..Por qué no respondes???

- Por qué no me dices lo que en verdad quieres…-dijo Junsu en un tono molesto, quería espantar a Changmin, pero éste hombre era tan extraño-.

- Estas molesto?...

- Changmin por qué no dices que en lo que realidad quieres es llevarme  a tu casa y follar y ya?

- Tan mal piensas de mí?, en realidad piensas que soy solo un pervertido?...........

- No seas hipócrita, que más puedes querer de un hombre que no conoces nada y con el que solo has tenido contacto físico………

- No me conoces y ya me estás juzgando, no se te ocurre que podría querer decirte algo interesante y me rechazas sin pensar, además a ti también te agrada, no es que no me haya dado cuenta de cómo me ofrecías tu trasero el otro día…………..además lo de hoy, no te lo pedí……….por qué lo hiciste?....

- Eres insufrible……………………-al ver la expresión molesta de Changmin y entender que era serio en sus palabras y no era solo alguien que lo quería para follar, Junsu cambió su propia expresión de enojo y relajando su cuerpo dijo: dónde nos vemos……………???

Los súbitos cambios de humor desconcertaban, tanto como excitaban a Changmin, este chico no era alguien normal, no estaba en sus cinco sentidos, además lo agudo de su lengua expresaba ser un chico de firmes convicciones, se dio cuenta de que era muy buena señal.

- Eres extraño…………bueno, ah………….en……………

- Sé que lo tienes pensado, vamos dilo………………..-Junsu se dio cuenta de que Changmin había pensado en él desde que se conocieron, exactamente como él lo había hecho, tal vez más-.

-  En la cafetería “El Ángel” de la esquina de 56, te parece a las 17:45.

- Es la hora a la que tomamos el tren……………..

- Pues sí…………..iremos más tarde a casa.

- Iremos a tu casa?????

- Después del café cada quien irá a su casa, por qué te empeñas en torcer lo que digo?...-a Junsu le encantó ver la expresión de enojo de Changmin una vez más, se veía más sexy todavía.

- Jajajajaa, ok, a las 17:45 en la cafetería El Ángel……..cómo quieras, sabes cómo ir a  tu trabajo desde aquí?

- Pues claro………………………

- Entonces nos vemos, adiós Changmin.-sin saber por qué le nació de lo más profundo el deseo de picar más al hombre alto y le guiñó un ojo, se giró y se fue.

- Adiós Junsu…………-el guiño había dejado a Changmin con la boca abierta, y caliente como un carbón, maldito, cómo le había permitido tener tanto poder sobre él.

Mientras caminaba lentamente a su edificio que estaba bastante lejos, se había resignado a llegar tarde, un minuto, diez minutos, total ya era atraso. No pudo evitar recordar lo firme de las caricias de las manos del hombre, lo preciso de sus movimientos, lo atrevido de su actitud, lo altanero de sus palabras, la creatividad con la que los sacó del apuro de su cuerpo débil pos orgasmo. Este chico era genial y por fin iba a poder darle una forma al carácter del rubio melancólico.

La vibración que produjo en los oídos de Junsu la forma en la que Changmin pronunció su nombre al despedirse le había dejado desconcertado y con una sensación caliente en el pecho. Le había reclamado de la manera más maleducada que pudo imaginar, le había hecho acusaciones, y Changmin había sabido ver en medio de todas ellas, era un hombre diferente. Además le encantó lo mucho que había gozado mientras él lo masturbaba en la mañana, había dejado la pregunta de Changmin sin contestar, porque él mismo no sabía la respuesta, porqué había hecho eso?, suponía que solo había respondido al mudo pedido de los ojos de Changmin.

Mientras practicaba la coreografía para el siguiente estreno, se movía mecánicamente, al ritmo de la música, estaba reticente a dejar que Changmin ingrese a su mundo de dolor, sabía que esos ojos tan sinceros tenían mucha influencia sobre él, si hoy nada más le habían llevado a cometer esa locura, con un poco más de tiempo, qué más serían capaces de obligarle a hacer???, no quería pasar por ese periodo en el que busco refugio en el sexo, y se enredó con casi todos sus compañeros del grupo de teatro, hombres o mujeres sin distinción.

- Hey Kim????.............-una zapatilla de ballet fue estrellada contra su frente sudorosa……- No te pago para que vivas distraído, estás desperdiciando el tiempo de los demás?????

- Ehh………que auhhhh, no, además ni siquiera nos paga…………

- Qué dices malnacido……………pon atención. Compañía!!!!! –gritó el hombre mayor dirigiéndose al grupo de bailarines- gracias al estúpido de Junsu harán esto otra vez…………………..

- Pero nos tomará más tiempo…………….

- Pues no es mi culpa, es culpa de Junsu………………..


Más tarde en los camerinos.

- Cómo se te ocurre decirle eso a Lee So Man, y en su cara, puede despedirte y dejarte en el limbo…………….???? – le decía con una enorme cara de preocupación, su único amigo, Jaejoong, la única persona de su compañía de teatro con la que no había tenido un revolcón-.

- Ya lo sé…………..pero me agarró desprevenido…………

- Literalmente……………….pero oye a dónde vas?????


-
- Ya te contaré luego, adiós!!!!

La distracción de Junsu había provocado un retraso en el ensayo de 20 minutos, rogaba al cielo que Changmin no sea puntual, o que lo espere, en realidad quería tomarse ese café con él, corría como el viento en medio de la gente.

3 comentarios:

  1. Ahh se tiene merecido que le grite en su cara esas palabras y mas al Lee So Man ese... wooo Min salio ganado esta vez haha al pobre casi le da un infarto por la sorpresa y el placer, pero gracias a eso al menos ya hablaron un poco, ojalá que ahora con la tardanza de Junsu no se cague todo.
    Gracias por compartir.
    Pd: esa frasesita ' Vas mal Changmin, vas mal' me encanta xD

    ResponderEliminar
  2. ese susus si que es un arriesgado mira nomas lo que le hizo a min en frente de tanta gente
    que tal si los hubieran visto los de mas hubieran querido también algo de acción XD
    y por fin ya apareció jae ahora falta que se encuentre con yunho bueno es que amo el yunjae y ya quiero que entren en acción :)

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendio completamente esta faceta hot y arrebatada de Junsu, me habia creado una imagen melancolica y timida de el, al parecer el propio Min quedo sorprendido y a la vez encantado con esa demostracion manual de los diferentes matices en la personalidad de Susu.Me intriga conocer mas de ellos fuera del tren, que es lo que genera tanta tristesa en Junsu?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD