Soledad - Epílogo

3 comentarios
Había pasado 1 semana desde que encontré a Junsu, había aceptado a vivir con nosotros con la condición de ayudarnos a pagar la renta y al final aceptamos, estaba feliz de que mi amigo estuviera vivo, y aunque le conté lo que había hecho Yoochun había omitido qué él lo había hecho.

Una sonrisa apareció en mi rostro al ver aquel edificio, después de mucho tiempo de esfuerzo por fin lograría trabajar en aquella compañía.

Entre con aquel traje, que aunque me molestaba era necesario, me quede con la boca abierta al entrar, aquel lugar era un lujo total.

-El jefe quiere verte- La voz de aquella asistente me saco de mis pensamientos y solo la seguí, se paro frente a un escritorio y le susurro algo, a lo que supongo que era su secretaría del presidente y ella asintió.

-Señor el nuevo empleado esta aquí- Dijo a través de un intercomunicador, y se pudo escuchar una voz masculina con un “adelante” –Shim Changmin, puedes pasar-

Yo solo asentí y lentamente abrí la puerta, siempre había sido un chico tímido por lo cual entre despacio.

-Siéntate- La voz de mí ahora jefe se escucho, pero no podía verlo, ya que estaba de espaldas y solo podía ver el respaldo de su silla, por lo cual tome asiento frente al escritorio –Creí que no te volvería a ver Changmin, has crecido mucho-

Aquellas palabras me desconcentraron ¿Me conocía? Pero aquella respuesta fue contestada al girar aquella silla, quedando de frente con aquel hombre.

En ese momento entre en shock, intente decir algo, pero solo salían balbuceos, podía sentir como mi cuerpo temblaba

-A mí también me alegra verte- pude escuchar su tono irónico en aquellas palabras, pero no me importo, yo solo quería salir de ahí.

-Yu… Yunho- No pude decir más, su nombre fue lo que escapo de mis labios.

Pude ver cómo iba a decir algo más, pero la voz de su secretaria lo interrumpió

-Disculpe, pero el señor Park quiere hablar con usted-

-Dígale que estoy ocupado-

No se escucho más y una vez más se quedo viéndome con una sonrisa que me ponía los nervios de punta.

-Has crecido mucho Min, y hasta puedo jurar que estas más algo que yo- Podía sentir su mirada recorrer mi cuerpo y eso hizo que me pusiera más nervioso- Eso sí, no has cambiado nada, sigues igual de tímido-

Aquellas palabras hicieron eco en mi cabeza y recupere mi compostura, no dejaría que se volviera a burlar de mí.

-De que quieres hablar-

Pude ver la confusión en su rostro debido a mi cambio de actitud.

-Bueno, solo quería platicar, cuando vi tu nombre en la lista quise volver a verte-

-Lo siento Yunho, pero si no es por algo profesional no quiero que hablemos, lo que paso entre nosotros fue hace mucho tiempo y es mejor no mezclar lo profesional con lo personal- Pude ver su cara de estupefacción y supe que había logrado mi objetivo, le había enseñado que no era más aquel niño de 19 años –Así que si no tienes nada que decirme me voy-

Estaba dispuesto a salir de ahí cuando la puerta se abrió inesperadamente

-Yunho necesito que…-

Aquella persona que había entrado inesperadamente a la oficina calló al quedarse frente a frente conmigo, y fue cuando me di cuenta que el destino realmente me odiaba

-Min-

-Chun-

Fue lo último que pudimos decir al vernos después de 7 años, pero el gritó de Yunho nos distrajo.

-¡Yoochun!- ambos nos tapamos los oídos, cuando quería, Yunho podía ser muy escandaloso- Te dije que estaba ocupado, ahora siéntate- Yoochun tomo siento a un lado de mi.

-Yo los dejo solos- Me disponía a pararme cuando nuevamente fui detenido.

-Tú también siéntate- Me disponía a reclamar, pero no me dejo- Ya que Yoochun interrumpió- Pude ver como lo fulminaba con la mirada y Chun tan solo se encogió en su lugar- Hablaremos de trabajo, ahora que es tan importante para que entres así en mi oficina-

-Bueno yo solo necesitaba los papeles de la hotelería-

Ante aquello Yunho lo volvió a fulminar con la mirada, pero no dijo nada, se paró de su asiento y fue a un archivador.

-Has crecido mucho Min- Voltee y me encontré con un sonriente Yoochun.

-Si me lo han dicho mucho

-¿A sí?- Yo asentí

-Este día ha sido de puros reencuentros-

Nuestras miradas nuevamente se cruzaron y me di cuenta que aun después de tanto tiempo sus ojos mantenían aquella tristeza.

-Min yo quería…-

-No importa Hyung- Lo interrumpí- Eso fue hace mucho- Un suspiro salió de sus labios

-Gracias- pude sentir su mano en mi mejilla y cerré los ojos dejándome llevar por la sensación, hasta que un carraspeo hizo que los abriera.

Frente a nosotros estaba un muy molesto Yunho, y eso hizo que Yoochun me soltará.

-¿Se conocen?-

Los 2 asentimos automáticamente

-Somos amigos- Le dije y pude ver como Yoochun sonreía

-Amigos desde que teníamos 5 años- Y nuevamente nuestras miradas de conectaron

-Bien toma- Yunho dejo los papeles sobre el escritorio- Ahora largo-

Yoochun asintió

-Ahora podre trabajar- Se puso de pie e hizo una reverencia a Yunho, y luego otra a mí.

-Hyung ¿Podemos hablar? Tengo algo que decirte- El asintió y miro a Yunho

-Cuando termines de hablar con él búscame, estaré con Junsu- Yo asentí y el salió de la oficina.

-A sí que son amigos- La voz de Yunho me saco de mi mundo gire mi vista hacia él y asentí, un suspiro salió de mis labios esta sería una larga charla

Todo quedo en silencio después de eso, podía sentir su mirada que recorría mi cuerpo y a pesar de que no me ponía incomodo aquello me incomodaba y hacía que me pusiera molesto.

-¿Y quieres agregar algo más?-

-Sabes, eh pensado unas cosas, y realmente quiero que empecemos de nuevo- Dijo extendiéndome una mano –Tu sabes-

-No, no se Yunho- Le dije comenzando a hartarme de su actitud –Ya te lo dije no quiero saber nada de ti, a menos que tenga que ver con el trabajo-

Estuvo a punto de decirme cuando su celular comenzó a sonar-

-Permíteme- Se levanto por su aparato y estuve a punto de escabullirme pero supuse que no era la forma de comenzar en mi nuevo trabajo- ¿Sí?- Contesto el teléfono –Hola Heechul- Sonrió y supe que era su novio -Lo siento, no podré ir contigo- sonrió y aquello se me empezaba a ser detestable ¿Tenía que estar ahí escuchando su conversación? –No, ya tengo a alguien con ir- Cuando dijo eso me vio y yo fruncí el seño, aquello comenzaba a darme mala espina.

Luego colgó y se me quedo viendo con su estúpida sonrisa

-¿Qué?- Le dije ya harto-

-¿Qué no escuchaste la conversación?-

-Claro que no- Le mentí -¿Crees qué soy de las personas qué escuchan conversaciones ajenas?-

-Bien- Suspiró- Aquí tengo 2 entradas para el teatro- Me dijo enseñándomelas –Y Heechul acaba de llamarme para saber a qué hora pasaba por mí-

-¿Y yo que tengo que ver en esto?-

-Quiero ir contigo, dejaré a Heechul por ti Changmin- No pude evitar reírme y aquello él hizo una mueca -¿Qué es tan gracioso? Estoy hablando enserio-

-Jajaja ja, si claro- El estomago comenzaba a dolerme y las lágrimas amenazaban a salirme de la risa –Sabes, esto es tan… no tengo palabras- Sonreí –No soy un estúpido para volver a caer en el mismo juego Yunho- Me levante –Así que si no te importa tengo cosas que hacer nos vemos- Volví a reír- Regresar conmigo Jajaja ja, si como no-

-----------------------------------------------------------------

Una vez que logré salir de aquella oficina me dirigí donde se encontraba la tumba de Junsu, y de paso compre un ramo de flores, y ahí estaba Yoochun frente a una lapida, donde estaba inscrito el nombre de Junsu, tenía que hacer que quitaran esa lápida.

De los ojos de Yoochun salían lágrimas mientras dejaba un ramo sobre la lapida.

Recordar que las cosas no siempre fueron así, y los 3 éramos muy unidos, que Junsu Yoochun y Yo fuimos los mejores amigos era agradable, nuestros años juntos fueron de lo mejor, lástima que no todo dura para siempre.

Me acerque lentamente y Yoochun lo notó, sonrió triste viendo nuevamente la lápida de Junsu.

-Changmin, realmente no sé como pedirte perdón, te lo estoy pidiendo frente a Junsu, yo hice todo por una estúpida pelea y solo quería restregárselo en la cara- Comenzó y sentí un nudo en mi garganta –Cuando me enteré que estaba muerto, todo, todo se cayó, sentí tanta ira contra mí, no merecía verte a la cara ni la de Junsu, y simplemente huí, soy un maldito cobarde- Rio un poco- Junsu y yo llevábamos 1 año de novios y jamás te dijimos, no recuerdo porque y lo ame tanto, cuando me dijiste que te gustaba creo que debí decirte que amaba a Junsu, y cuando peleábamos te use, por lo que me dijiste, use tus sentimientos y no te culparía si me odiaras-

-No importa- Le dije aún con ganas de llorar, la verdad es que solo quería que me pidiera perdón –Ya te perdone desde hace mucho- Le sonreí y el hizo lo mismo y miró que traía un ramo de flores.

-Son para Junsu- Yo negué y él me miró curioso -¿Entonces?-

-Para alguien muy especial-

Camine entre las lápidas con el siguiéndome de cerca, y me detuve en aquella que decía “Jung Ji Hoon” y dejé las flores.

-¿Quién es?- Me preguntó curioso-

-Mi profesor de Finanzas-dije –Y mi ex- Ante aquello último se sorprendió y yo reí

-Jamás creí que llegaras a hacer eso-

-Yo tampoco- Sonreí –Pero así pasa- El solo asintió

-¿Qué le paso?-

-Cáncer- Fue lo único que dijo y el tampoco dijo algo más sobre eso, al parecer entendió.

-Y sobre lo que me ibas a decir- Oh eso, sonreí, y es que a pesar de todo tenía que decirle que Junsu estaba vivo, tal vez no por él, si no por Junsu, era quien estaba sufriendo todo esto, y merecía estar junto a Yoochun.

-Te tengo una sorpresa- Yoochun me miro no muy convencido y asintió.

--------------------------------------------

Así fuimos hacía mi departamento que compartía con Jaejoong y ahora con Junsu, bien podía vengarme por todo lo que me había hecho Yoochun, pero Junsu, quería ver nuevamente aquella gran sonrisa en su rostro.

Así que una vez enfrente abrí la puerta del departamento.

-¡Estoy en casa!- Grité y entre, seguido de Yoochun –Toma asiento, iré por tu sorpresa- El me obedeció y yo fui a mi recamara a ver si estaba ahí, y sonreí al verlo dormido –Hey, Junsu- lo removí un poco y el abrió lentamente lo ojos y me sonrió.

-Min, ¿Qué tal tu primer día de trabajo?- Me pregunto sentándose en la cama y yo bufe

-Horrible, pero eso no importa ahora, te tengo una sorpresa-

-¿Sorpresa?- ladeo un poco su cabeza y yo asentí, no pude evitar reír cuando vi sus ojitos brillar de la emoción -¿Qué es?-

-Si te dijera ya no sería sorpresa- Hizo un puchero –Anda vamos- Le tape los ojos con mis manos para que no pudiera ver, me detuve cerca de la sala donde Yoochun estaba de espaldas –Hey- Le llamé y al girar su vista yo destape los ojos de Junsu.

¿Tengo que decir que fue lo que paso?

Bueno el punto es que a ambos les salieron las lágrimas y literalmente Junsu se abalanzo a Yoochun, haciendo que este callera y blablablá una escena cursi y romántica, al final Junsu se me pego como lapa diciéndome mil veces gracias, y yo solo quería empujarlo.

Al final Yoochun y Junsu se fueron, la verdad es que no se que pasara con ellos en el futuro, y si Yoochun algún día le contara a Junsu lo que hizo, la verdad aquello dejo de importarme hace mucho, como dije mi prioridad es Junsu y su felicidad, tampoco sé si regresarán algún día como dije ya nuestros lazos ya no son los de antes, nuestra vida ya está hecha y no podremos volver atrás por todo lo que hicimos y las decisiones que tomamos.

Cuando se despidieron Junsu me dijo algo que aún rebota en mi mente una y otra vez:

“Fui a tu casa, y tu padre me dijo que él y tu hermana están esperando a que regreses, considéralo”

No sabía qué hacer, tal vez sería bueno ir a ver a mi hermana, a mis padres se podían ir a freír espárragos tal vez suene cruel, pero realmente solo de acordarme de ellos me hacía enojar y suspire.

En eso estaba cuando escuché la puerta siendo abierta, suponía que era Jaejoong, pero me extraño que en lugar de entrara haya gritado mi nombre

-¡Changmin!-

Así que me camine hacía la entrada y me sorprendí ante la escena, ahí estaba Jaejoong parado con el seño fruncido junto a Yunho que parecía estar nervioso junto a Jae.

No pude evitar imitar a Jaejoong y fruncir el seño

-¿Qué haces aquí Yunho?- Se removió incomodo

-Te lo dije, vine a que vayamos al teatro- Intentó tomar mi brazo y yo solo retrocedí enojado

-Vete Yunho, no sé qué es exactamente lo que te pasa, si no entiendes o si tu inútil cerebro no procesa lo que te dije, pero te lo repetiré, no quiero saber nada de ti, a menos que sea para el trabajo- Pude ver la sorpresa de Jaejoong, la verdad me sorprendía que no haya dicho o hecho nada.

-Pues tu vas a ir conmigo Changmin, no sé si sepas con quien estás hablando, nadie, pero nadie me dice que no ¿Entendiste?- Esto ya era el colmo, sentí como me agarraba del brazo y comenzó a jalarme, odie que tuviera más fuerza que yo.

Luego sentí que alguien me detenía del otro brazo, gire y vi a Jaejoong, Yunho se quedo de piedra, al parecer Jaejoong lo intimidaba.

-¡Ya es suficiente!- Fue su grito -Changmin entra al departamento- Me dijo serio, y yo negué

-Es mi problema Hyung- Le dije el solo me sonrió.

-Bien, pero yo te ayudo ¿Me dejas?- Aquella sonrisa me causo escalofríos y yo solo pude asentir –Oh, esto lo voy a disfrutar más que la primera vez- A que se refería con eso. Yunho retrocedió unos pasos, pero Jaejoong se movió rápido y solo pude ver a Yunho caer al suelo por un golpe, -¡Ahora lárgate!- Pude ver el terror en su rostro, se levanto rápidamente y salió corriendo.

No pude evitar reírme ante aquello, si antes estaba enamorado de él aquello había hecho que lo amara más. Se dio la media vuelta, y me vio con aquella sonrisa, que me hacía suspirar, aquella donde se le notaban sus 2 hoyuelos y sentí mis mejillas arder.

-Entremos- Le dije, y el solo asintió.

Entramos al departamento y lo escaneo con la mirada.

-¿Y Junsu?- Preguntó al no verlo y no escuchar ruido.

-Se fue Hyung- Me miro con interrogación –Hoy en el trabajo no solo me entere de que Yunho es mi jefe, si no que Yoochun es el Director de un hotel en Busan- Abrió los ojos sorprendido y yo sonreí –Los 2 se fueron a Busan, Junsu me pidió que te agradeciera- El solo asintió

--------------------------------------------------------

Ambos estábamos en el sillón, viendo una película que sinceramente deje de ponerle atención hace mucho tiempo, fingía verla y giraba de vez en cuando a ver a Jaejoong, la verdad es que comencé a sentir algo más que amistad hace como año y medio, poco después de que Rain falleciera, podía ver como se preocupaba por mí, dejaba que llorara en su hombro cada vez que lo recordaba.

Y a pesar de qué en un principio le eche la culpa de él por no decirme, creo que Rain hizo lo correcto, no sé qué es lo que hubiera hecho si hubiera sabido de su enfermedad, tal vez estar todo el tiempo a su lado y fingir a todo momento una sonrisa que él sabría que era falsa, tal vez por eso lo hacía no quería verme sufrir por él, sabiendo que yo podía seguir con mi vida y él no.

Y luego me di cuenta que lo que sentía por Jaejoong ya no solo era amistad.

-¿Sucede algo?- La voz de Jaejoong me saco de mis pensamientos y me di cuenta de que no había parado de dejar de verlo y no pude evitar sonrojarme y bajar la cabeza.

-No, solo estaba pensando- El asintió no muy convencido y regresó a ver la película, lo imite, aunque inútilmente, ya que había perdido el hilo de la película hace mucho.

La verdad es que ya se me hacía difícil fingir, no podía dormir en las noches, incluso a veces me levantaba y entraba a su habitación para verlo dormir, realmente esto me tenía de los nervios.

Pero no podía decirle, no podía, simplemente no podía, porque tenía miedo de que me rechazara y decidiera dejarme al enterarse de mis sentimientos o si tal vez empezamos algo tenía miedo a que las cosas no funcionaran y al final me dejaría solo.

Tal vez si me hubiera interesado antes en Jaejoong, antes de que pasara por todas mis relaciones fallidas, tal vez en este momento no tendría tanto miedo de decirle. Porque sabía que no podía aguantarme mis emociones toda la vida, por mí el secreto se iría a la tumba, pero sabía que un día ya no aguantaría más.

----------------------------------------------------------------

Estaba en una junta, trataba de esconder mi sonrisa y evitar reírme, pero era un poco imposible, todos miraban con curiosidad a Yunho quien estaba dando una conferencia, pero lo que llamaba la atención de todos es que tenía el labio partido.

Jaejoong a veces era temible cuando le sacaban de sus casillas, ese día que vino Yunho, Jae dijo:

“Esto lo voy a disfrutar más que la primera vez”

Y le pregunte a que se refería con eso, y algo tímido me contesto que había ido a la Universidad y lo había golpeado, y que no me había dicho nada porque creyó que me enojaría con él, pero como enojarme, es más me hubiera encantado verlo, y aún más a Yunho con la nariz rota, y por eso no podía evitar sonreír y reír bajito.

Al final acabo la condenada junta después de 3 horas en que no se ponían de acuerdo, ya estaba cansado y harto y prácticamente arrastraba los pies hasta el departamento y en cuanto entre prácticamente me avente hacía el sillón.

Poco después escuche la puerta siendo abierta, Jaejoong había llegado

-Changmin ¿Estás dormido?- Me preguntó, y estaba a punto de no responderle pero supe que no podía

-No, solo estoy muy cansado y no llegue a mi cama- El rió un poco

-¿Quieres que te de un masaje?- Aquello sonaba tentador

-Claro-

Ante aquello me levante rápidamente y el rio un poco más, me dirigí a mi habitación para ponerme algo más cómodo y dejar mi pecho descubierto para que Jaejoong me diera una masaje en la espalda, pero recordé algo que me había dejado de preocupar hace mucho tiempo… Mis cicatrices, no había dejado a Jaejoong verlas, y no tenía ganas de que me inundara de preguntas que no contestaría y al final terminaríamos peleando.

Suspiré porque realmente quería ese masaje, mi espalda me lo pedía a gritos pero no quería, nadie sabía de mis cicatrices excepto Yoochun y Junsu, con Yunho aunque tuve intimidad con él jamás vio mi espalda, y con Rain, bueno jamás estuve con él y suspire, tendría que resignarme a no recibir un buen masaje.

Me puse un pantalón y una playera holgada y salí con mi mirada baja.

-Changmin ¿Qué paso?-

-Nada- dije con una sonrisa forzada

-Bien, acuéstate para que empiece el masaje-

-¿Eh?, no, no es necesario Hyung, mejor me iré a dormir- Me miro extrañado

-Pero…-

-De verdad estoy cansado, nos vemos mañana Hyung-

No lo deje continuar, porque si lo hacía terminaría, camine directo a mi habitación, esta vez dejándome caer sobre la cama, y suspire, realmente las cosas se ponían complicadas.

-----------------------------------------------

Aquel día había llegado temprano del trabajo, tenía ya un año trabajando, agradecía que Yunho no había vuelto a molestarme porque no sabría cómo lidiar con él en el trabajo.

Y aquel día había decidido confesarme con Jaejoong, y es que ya no aguantaba todo esto que estaba sintiendo, así que decidí hacer de comer, no era tan bueno como Jaejoong, pero suponía que podía hacer algo comestible, y aunque no era muy mi estilo trate de que pareciera algo romántico así con velas y toda la cosa…

Sí me sentía un estúpido. Así que a último momento decidí quitar las velas, realmente esto me tenía mal

Los nervios regresaron a mi cuando escuche la puerta siendo abierta

-¿Changmin?- Trague nervioso y continúe con lo que estaba haciendo, lo sentí entrar a la cocina y sentí como mis manos temblaban -¿Estás cocinando?-

-- Dije fingiendo restarle importancia –Hoy llegué temprano y solo se me ocurrió- el me vio con incredibilidad, pera luego sonreír.

-Oh esto es épico- Se burlo

-Se que no es tan bueno como lo que cocinas, pero hago el intento-

-Lo sabremos si no muero por intoxicación- Lo fulmine con la mirada

-¡Ya! Todavía que hago de comer- El sonrió

-Es venganza- dijo revolviéndome el cabello y yo bufé –Apresúrate que tengo hambre- Si, se estaba vengando, cada vez que él hacía de comer yo le decía lo mismo, pero no era igual él estaba acostumbrado yo no.

Pero aun así le agradecí a que me fastidiara porque realmente aquello me había relajado.

Comíamos, y pude ver como abría los ojos sorprendido al probar un poco.

-Oye esto esta bueno- Dijo comiendo más –Deberías de hacerlo más seguido, oh ayudarme- Yo bufé.

-No te acostumbres solo lo hice porque llegue temprano y estaba aburrido-

-Creo que llamare a tu trabajo para que te saquen más temprano- Y yo solo lo mire enojado.

Terminamos de comer y sabía que era hora de decirle lo que tenía planeado.

-Hyung- Me miró y aquello hizo que los nervios regresaran –Yo… yo quería decirte algo-

-Te escucho-

-Bueno, es que yo… yo solo quería decirte… bueno es difícil de decir… desde hace tiempo yo… y es que… bueno tu sabes… ya no podía… pero…-

-¡Changmin!- Me asuste ante su grito –No te estoy entendiendo nada- Lo sabía por los nervios solo estaba balbuceando.

-Lo siento- Baje la mirada

-Está bien, respira ¿vale?- Asentí, y así lo hice –Ahora sí, dime-

-Yo… yo solo- Changmin estrello su mano contra su cara al ver que otra vez comenzaba a balbucear, volví a tomar aire y lo dije de corrido –YoqueríadecirtequemegustastalvezteamoHyung- Jaejoong se me quedo viendo y parpadeo varias veces.

-Changmin- Me puse nervioso ante lo que me pudiera decir

-¿Sí?-

-No te entendí nada- Y azote mi cabeza contra la mesa –Tu tienes la culpa por decirlo demasiado rápido-

-Yo- Suspire –Hyung, tu… tu me gustas- Solté, y ante aquello abrió los ojos sorprendido –Tal vez sea más que eso yo… te amo- Susurre aquellas palabras bajando la mirada, hubo un momento de silencio y sentí un nudo en mi garganta y comencé a ver borroso y Jaejoong no decía nada –Yo…-

No pude decir más, ni tampoco continuar ahí, así que salí corriendo.

----------------------------------------

Y nuevamente estaba ahí, sentando frente aquel rió, el mismo que había visto todas mis penas desde que tenía memoria, y ahí estaba con una nueva, si bien Jaejoong no me había respondido su silencio me había dado la respuesta.

De vez en cuando secaba las lágrimas que salían de mis ojos, porque había echado a perder mi amistad que tenía con él, con la única persona que había estado conmigo, que me había apoyado, todo lo que había temido se había cumplido ¿Ahora que iba a ser?

Poco después sentí a alguien se sentaba junto a mí, y vi a Jaejoong, rápidamente gire mi vista y limpie el rastro de lagrimas.

-Vete- pero ignoro mis palabras.

-Recuerdo que aquí te conocí- Suspiré al parecer quería olvidar todo lo que le dije y le seguí la corriente, si así lo recuperaba no me importaba.

-Claro qué no, nos conocimos en la escuela- Sonreí triste –Aquí me viste gritarle a la nada- Reí un poco –Creo que en ese momento pensaste que era un jodido loco- Escuche su risa.

-Te equivocas- Lo voltee a ver y no pude evitar sonrojarme al ver aquella hermosa sonrisa, jamás lo había visto sonreír así –Si, te vi gritarle a la nada, sí creí que estabas loco- Él rió y yo bufe- pero no te conocí en el colegio, cuando entré ya te conocía- Lo mire curioso y el volteo a verme –Te conocí el día que trajiste a tu hermanita por primera vez- No pude evitar abrir los ojos sorprendido

-Pero- ¿Cómo es que no lo había notado?

-Tú estabas aquí sentado con Yoochun- Entre en pánico al recordar ese momento, al recordar lo que le había dicho a Yoochun- Te le confesaste, recuerdo que en ese momento quería escapar y al final escuché todo- Suspiro.

-Porque no te fuiste-

-Estaba allá arriba- Dijo señalando una rama del árbol –Si me bajaba arruinaría todo- No pude evitar sonrojarme ante aquello- En ese momento sentía que era heterosexual, tenía una linda novia y todo era normal, pero con el tiempo me di cuenta de que era bisexual- Sentí una punzada en mi corazón al escuchar lo de la novia.

-¿Y qué pasó?-

-Me enamore- Otra vez esa horrible punzada –Me enamore de un chico, y pues no volví a saber de mi novia excepto por una carta de que había terminado conmigo, pero no me importo- Sonrió –En ese momento era feliz-

Todo quedo en silencio, quería preguntarle quien era y mis instintos asesinos me decían que fuera y lo golpeara quien quiera que fuera, y otra parte de mí no quería saber nada más del tema.

-Aquel día- Volví a escuchar su voz –te veías feliz, lleno de vida al estar con Yoochun y con Junsu, y luego cuando entré a la escuela, vi que eras diferente, no sonreías, eras un antisocial, y todos querían tu cabeza por ser un año menor que ellos- Rio –Y me causaste curiosidad- Hizo una pausa –Luego un día te vi sentado solo, sin Yoochun y Junsu y creí que era mi oportunidad para acercarme a ti y paso lo que dijiste- Me quede de piedra, realmente todo eso no sabía, realmente no había notado a Jaejoong -Y me acerque no solo por averiguar lo que pasaba contigo, si no porque esa curiosidad hizo que me gustaras Changmin-

Voltee a verlo sorprendido y me veía con una gran sonrisa, realmente estaba estupefacto ¿Había escuchado bien? O realmente el estar enamorado de él me estaba afectando la cabeza.

-¿Qué?- Fue lo único que pude decir y el bufó.

-Shim Changmin- Me dijo tomándome de los hombros –Estoy enamorado de ti, desde hace casi 8 años ¿Ya?- Yo negué divertido sin que lo notara, estaba feliz y era divertido verlo frustrado –Bien, creo que esto será mejor- Y mi estomago comenzó a dar vueltas cuando subió su agarre a mi rostro y su aliento fue a dar contra mi rostro.

Al final nuestros labios se juntaron en un pequeño beso, ¡Dios! Era lo máximo, no podía creer que Jaejoong había estado tanto tiempo enamorado de mí, si yo ya no podía soportarlo con 2 años, no sabía cómo se sentía él por casi 8 años. ¿Cómo no lo había notado en todo ese tiempo? Solo un imbécil como yo.

Nos separamos con una sonrisa en nuestros rostros y no pude evitar abrazarme a él

-¿Por qué jamás me dijiste nada?- Él suspiro.

-Principalmente por miedo- Aquello lo entendía yo estaba igual –En un principio eras muy arisco conmigo, no querías ni hablarme ¿Recuerdas?- Asentí un poco al recordarlo –Entonces tuve que ganarme tu confianza, luego cuando iba a decírtelo estabas saliendo con Yunho, y aún así te lo iba a decir, pero tú me dijiste que te casarías con él, todo se derrumbo para mí en ese momento-

Fue cuando recordé que Jaejoong había llorado cuando le conté sobre mi compromiso con Yunho, y ahora todo tenía sentido.

-Lo siento- Murmure

-No te preocupes, no sabías nada de eso- Sonrió –Luego comenzaste a salir con Rain y pues todo lo que paso- asentí y suspiré acurrucándome en su pecho, aspirando aquella colonia y sonreí

-Hyung- El me miro y yo sonreí para besarlo una vez más, este beso fue un poco más profundo, abrí la boca para tomar aire y luego sentí como la lengua de Jaejoong entraba, y un gemido de sorpresa salió de mis labios.

Nos volvimos a separar, ambos con la respiración entrecortada, pero aún con una sonrisa en nuestros rostros-

-Vamos a casa- Me dijo levantándose y yo negué con la cabeza´

-Antes quiero ir a hacer algo ¿Me acompañas? -Él sonrió y asintió

-----------------------------------------------------

Nos detuvimos frente aquella casa, sabía lo que Jaejoong estaba pensando.

-¿Realmente quieres hacerlo?- Yo asentí.

Las palabras de Junsu no me dejaban en paz, tenía 23 años y había dejado de ver a mi familia cuando cumplí 18, llevaba 5 años sin saber nada, en ese momento creo que a quien más quería ver era a Seo Yin, mi hermana.

Toque el timbre y mis nervios aumentaron, escuche a alguien correr tras la puerta

-Me acabo de arrepentir Hyung- Le dije –Creo que mejor nos vamos- Pero en ese mismo instante que di la vuelta la puerta se abrió.

-¿Sí?- Escuché una voz, y tal vez no esté en lo correcto, pero creo que era mi hermana, que ahora ya era mayor de edad, con lentitud gire y pude ver la sorpresa en sus ojos -¿Changmin?- yo solo pude asentir, y al poco tiempo ya la tenía abrazada a mí, y solo pude sonreír y abrazarla.

Esa era mi hermanita

-Has crecido mucho- Le dije con una sonrisa, separándola de mi cuerpo

-Tú también, hasta te ves decente- Escuche la carcajada de Jaejoong y termine fulminándolo con la mirada.

-¡Ya!- Pero se hizo la desentendida

-¿Quieren pasar?- Preguntó o más bien se veía que estaba suplicando y yo asentí, pude ver como un brillo aparecía en sus ojos.

Entré a aquella casa que no pisaba desde hace 5 años, sentía el nerviosismo recorrer mi cuerpo, realmente no me importaba ver a mi hermana, pero mis padres eran otra historia diferente, sobre todo de mi madre, no quería escuchar sus gritos y que al final terminaran por correrme de nuevo, de repente sentí la mano de Jaejoong, gire a verlo y me sonrió.

-No te preocupes, estoy contigo- Sonreí

-¡Papá!- Escuché el grito de mi hermana mientras nos sentábamos en la sala – ¡Alguien vino a vernos!-

-En un momento bajo- Escuché su voz

-Que sea rápido antes de que se arrepienta- Rio un poco

-Vale vale, voy bajando- Lo vi bajar por las escaleras –No sé porque alguien se puede arrepen…- Se quedo callado y estático cuando me miro -¿Changmin?- Y nuevamente asentí, y cuando me di cuenta, mi cuerpo era abrazado por el de mi padre –No vuelvas a desaparecer así- Me dijo y aquello me causo un malestar

-Ustedes me corrieron- Susurre.

Me soltó y lo vi negar con la cabeza.

-Fue tu madre- Susurro –Ella me dijo que tu escapaste de la casa, hasta que me dio que realmente te había corrido- Sonrió triste –Yo no sabía nada de eso Changmin, ni yo ni tu hermana-

-¿Dónde está ella?-

-No lo sé, nos divorciamos hace tiempo- Me sorprendió aquello –Lo importante es que estas aquí con nosotros, y quiero pedirte perdón por todo lo que te hice- Y deje que me abrazara nuevamente –Lo siento-

-No importa- Cerré mis ojos y sonreí.

Estuvimos un rato en esa posición hasta que mi padre notó a Jaejoong.

-¿Quién es?- Preguntó

-Oh, perdón, el es Jaejoong mí…- Me detuve ¿Qué éramos?, pero en ese momento Jaejoong se puso de pie e hizo una reverencia de 90°

-Soy Jaejoong, el novio de Changmin, un placer Señor- Me quede un poco paralizado y pude ver la sorpresa en los rostros de mi hermana y mi padre, pero sentía como mi corazón comenzaba a agitarse de felicidad.

Nadie dijo nada al respecto después de eso, el resto de la tarde estuvo lleno de historias de lo que había pasado en los últimos 5 años, de chistes y risas, y algunas insinuaciones de parte de mi hermana que nos hacían sonrojar a Jaejoong y a mí.

Esa tarde me sentí como me sentía con la familia de Jaejoong, feliz y contento de saber que alguien aparte de Jaejoong se preocupaba por mí.

-------------------------------------------------

Llegamos a nuestro departamento, realmente estaba feliz, había sido un gran día. Jaejoong era mi novio y tenía de regreso a mi familia, no pedía más que eso.

De repente sentí los brazos de Jaejoong sobre mi cintura, me estaba abrazando y solo pude sonreír.

Gire para besarlo y lentamente se fue tornando más y más profundo, y el calor rápidamente se apodero de mi cuerpo, sentí a Jaejoong nuevamente sostener mi cintura y yo me abrace a su cuello, y un gemido escapo de nuestras bocas cuando nuestros cuerpos se rozaron, aquello me hizo avergonzarme cosa rara, porque jamás me había pasado con nadie, intente separarme de él…

…Pero Jaejoong me lo impidió y volvió a besarme.

Para cuando me quise dar cuenta, estaba sobre la cama de su habitación y Jaejoong sobre mi cuerpo.

-Hace tanto que quería hacer esto -Me susurró en mí oído, sintiendo como mi miembro crecía aún más.

Sentí sus manos recorrer mi cuerpo sin tapujo, y aquello me excitaba aún más, una de ellas comenzó a acariciar mi miembro sobre mi ropa y yo solo podía gemir sin control, sin embargo algo hizo clic en mi mente cuando sentí como Jaejoong intentaba quitar mi polera.

-No, espera- Le dije deteniéndolo, pude ver su respiración agitada y la duda en su rostro –Yo lo siento- Intente ponerme de pie pero Jaejoong, me regreso a la cama.

-¿Qué pasa?- Pregunto preocupado -¿Hice algo mal?- Me sentí culpable y solo pude negar con la cabeza -¿Entonces? ¿Qué pasa Min?, estás actuando igual que cuando intente darte aquel masaje- Abrí los ojos sorprendido y me arrepentí de hacerlo, porque Jaejoong había descubierto que algo no estaba bien

-No sé de qué hablas- Intente volver a ponerme de pie pero nuevamente me lo impidió

-Quítate la polera- Me dijo

-¿Para qué quieres que me la quite?-

-Min, hazlo o lo hago yo- Me dijo serio, pero no lo hice, no quería que me viera –Bien te lo advertí- Y comenzamos a forcejear, él intentando quitarme la polera y yo tratando de dejarla en su lugar, estaba logrando mi cometido y Jaejoong comenzaba a desesperarse -¡Suficiente!- Terminó gritando para luego ponerse de pie y salir de la recamara.

Suspire algo aliviado de lograr mi cometido y al mismo tiempo me sentí culpable de haberme peleado con Jaejoong, pero no quería que se enterara, no me gustaba mi cuerpo lleno de cicatrices, y no quería que Jaejoong las viera

Y sin embargo aquella tranquilidad duro poco, al poco tiempo entro Jaejoong, y un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando lo vi con unas tijeras en sus manos

-¿Qué, qué vas a hacer con eso?-

-No me importa como tenga que hacerlo, me estas ocultando algo, y si no quieres hacerlo por las buenas, lo haremos por las malas, no me importa si tengo que romperte esa polera-

Tragué hondo, no podía hacer nada porque si me movía mucho Jaejoong podría lastimarme con las tijeras, pero intente alejarme antes de que llegara a mí.

Pero Jaejoong como siempre era demasiado rápido y nuevamente me apreso contra la cama.

-Espera Jaejoong-

-Guarda silencio, y no te muevas-

Tuve que obedecerlo, cerré los ojos al escuchar como las tijeras cortaban la polera, y luego pude ver como las dejaba aún lado para tomar los 2 trozos de tela que se había convertido mi polera y terminar de rasgarlo hasta dejarme descubierto.

Pude ver como con su mirada recorría mi pecho ahora desnudo, y pude ver la duda en su rostro.

-No se para que te quejas tanto - Rogaba y rogaba que no viera mi espalda -no tienes nada- Dijo con el seño fruncido y fue cuando me di cuenta aquellos ruegos no fueron de ayuda –A menos qué…gírate-

-¿Para qué quieres que me gire? Ya viste que no tengo nada-

-¿Tenemos que pasar por lo mismo Changmin?, solo gírate-

-No quiero, déjame en paz-

Pero Jaejoong era terco, y nuevamente comenzamos a forcejear y mis defensas cayeron cuando Jae tomo mis piernas y me giro, termine boca abajo.

Solo pude enterrar mi cabeza en la almohada cuando escuche aquel sonido de sorpresa, las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos.

-Changmin- Escuche su susurro, sabía que estaba impactado, sabía cómo estaba mi espalda, se veía horrible aún a pesar de los años.

Y como pude me levante y corrí hasta mi habitación, dónde me recargue en la puerta dejándome caer al piso y mis sollozos se escucharon por la habitación.

No supe cuanto tiempo paso, ni en qué momento termine en mi cama, pero podía ver que ya era noche, suspire un poco y volví a acurrucarme en mi cama no sabía qué hacer ahora que Jaejoong había visto mis cicatrices. Y solo cerré los ojos para poder volver a dormir.

Fue cuando escuché la puerta siendo abierta, y me escondí más entre las sabanas, fingiendo dormir. Sentí como Jae se sentaba junto a mí y comenzaba a acariciar mi cabello

-Lo siento- Lo escuché susurrar –Creo que no debí obligarte a mostrar algo que no querías- Su voz se escuchaba cansada –No supe reaccionar adecuadamente- Suspiro –Pero el hecho de que me ocultaras algo, realmente no me agradaba, solo lo siento Min-

Sentí como se ponía de pie y lo tomo por sorpresa, giro a verme y yo baje la mirada

-Yo lo siento- Le dije –No debí habértelo ocultado-

-¿Me estuviste escuchando?- Yo solo asentí

Todo quedo en silencio después de todo

-Jae yo…- Me calló colocando un dedo sobre mis labios

-No importa- Me sonrió y luego sentí sus labios sobre los míos y sentí como mi corazón comenzaba a latir de felicidad –Es tarde- Me dijo con una gran sonrisa –Vamos a dormir ¿De acuerdo?- Yo asentí y me hice aún lado para que entrara y así lo hizo.

Esa noche dormí entre sus brazos y no podía estar más feliz.

---------------------------------------------------------

Las caricias habían comenzado en aquella sala, viendo una película como cada fin de semana.

Aquello que había iniciado como una casto beso se volvió más profundo con el paso del tiempo, sus manos comenzaron a recorrer mi cuerpo y las mías el suyo.

Eun un movimiento mi cuerpo se encontraba sobre el sofá y el suyo sobre el mío, el beso se rompió y su boca bajo por mi cuello.

Mi cuerpo inmediatamente se tenso en cuanto sus manos comenzaron a acariciar bajo mi polera y lo noto.

-Tranquilo- Susurro y lentamente la fue retirando hasta que me dejo sin mi escudo.

Una sonrisa apareció y aquello me acelero el corazón, aunque el miedo aún permanecía en mí.

Sus manos recorrieron mi pecho, al igual que su boca, haciendo que pequeños gemidos comenzarán a salir de mi boca. Un grito escapó cuando mordió uno de mis pezones, mientras pellizcaba el otro con una de sus manos. Su otra mano bajo lentamente por mi abdomen y gemí cuando la sentí bajo mi ropa interior.

Todo aquello era un cumulo de sensaciones que al final terminó en un orgasmo.

Mi respiración era agitada y mientras recuperaba el aliento pude ver a Jaejoong quitándose su ropa y gire mi vista, a pesar de que llevaba mucho tiempo verlo así, no podía evitar sentir nerviosismo, es más, me daba cuenta de que mientras se tratara de Jaejoong el nerviosismo siempre estaba ahí.

Aquello me hacía sentir feliz porque sentía que él era el correcto y que esta vez no me había equivocado.

Salí de mis pensamientos cuando Jaejoong se recostó sobre mí y su cuerpo desnudo rozo el mío, que aún traía mis pantalones.

Sus manos nuevamente bajaron y desabrocharon el pantalón lentamente acaricio mi miembro que poco a poco comenzaba a despertar debido a sus caricias.

En un movimiento saco el pantalón junto con mi ropa interior y así ambos quedamos completamente desnudos.

Pude sentir como su mirada recorría mi cuerpo y solo pude sonrojarme un poco

-¿Listo?- Fue lo que me susurro en mis oídos y solo pude asentir. Lentamente sus manos recorrieron mi cuerpo hasta llegar a mis piernas y un gemido de sorpresa escapó de mis labios cuando las tomo firmemente y me giro, quedando boca abajo, quedando mi espalda descubierta y nuevamente mi nerviosismo regreso, sentí como mi cuerpo temblaba.

Tranquilo- Y al parecer el también, sentí como sus dedos acariciaban mi espalda, y al poco tiempo su boca dejaba pequeños besos sobre ella, era como si acariciara cada una de mis cicatrices –Me gusta tu cuerpo –Me susurró –Todo de ti me gusta y no cambiaría nada- Sentí mis ojos arder por lo que me dijo, al mismo tiempo co0mo su peso iba desapareciendo.

Al poco tiempo aquellos besos se convirtieron en lamidas, sus manos bajaron hasta mis nalgas y los gemidos nuevamente comenzaron.

Sentía su miembro rozar mi trasero y aquello me ponía ansioso al mismo tiempo que me desesperaba que Jaejoong fuera tan lento.

Traté de acelerar las cosas un poco, así que moví mis caderas hacía atrás y sentí como su miembro resbalaba contra mi trasero, gemí ante la sensación, al mismo tiempo que pude escuchar algo así como un gruñido de su parte y sonreí, repetí el acto.

-Detente- Pero no le hice caso, y tomó mis caderas deteniendo mi movimiento –Eres muy desesperado- Me dijo aún sosteniendo mis caderas con una mano y con la otra comenzó a repartir caricias sobre mis nalgas.

-Y tu muy lento- Le dije frustrado –Solo hazlo-

Pude escuchar su risa y solo me frustro más, estaba a punto de reclamarle y sin embargo solo un gemido escapó de mis labios cuando aquella rugosa y caliente lengua recorrió mi entrada.

Solo podía gemir ante aquella lengua y sus dedos que se intercalaban. Pero aquello ya no me satisfacía, quería más.

-Hazlo- No súper si fueron mis pensamientos o si realmente lo dije, pero sentí su cuerpo y mis ansias crecieron cuando sentí su miembro en mi entrada.

A mis oídos llegó el eco de un gritó, y supe que era yo, había gritado porque el imbécil de Jaejoong había entrado de una y tenía tantas ganas de patearlo en ese momento

Mierda- Fue lo que pude decir ante el dolor en mi parte baja -¿No pudiste ser más cuidadoso?- Hablé con dificultad

-Tú fuiste el que me dijo que me apresurara-

Y podía jurar que en ese momento sonreía maliciosamente y solo lo pude maldecir mentalmente.

-Solo muévete- Fue lo que se me ocurrió, tal vez si lo hacia el bendito dolor desaparecería.

-¿Sabes de qué me eh dado cuenta?-

-¡¿Qué?!- Le respondí de mala gana, porque no se movía.

-De que tienes un carácter del demonio- Dijo inclinándose sobe mi cuerpo –Pero al mismo puedes ser tan tierno- Me susurró y yo solo pude bufar ante su comentario fuera de contexto.

-Y tú hablas mucho- El rió –Ahora cierra el pico y muévete-

-¿No puedes pedir las cosas por favor?- Dijo y escuché como tronaba la boca, pera luego sentir sus manos sobre mi cadera –Sabes, eh esperado esto por años Min, y quiero disfrutarlo-

Y así dio la primera estocada…

Lentamente las embestidas fueron aumentando en velocidad y fuerza, y yo solo podía gemir.

Solo escuchaba mis gritos, sus gemidos y como sus caderas chocaban contra las mías.

Prácticamente mis sentidos estaban en como el miembro de Jaejoong llegaba hasta lo más profundo de mi interior, haciendo que las fuerzas de mis piernas y brazos que me sostenían lentamente se disminuían.

Sus manos tomaron mis caderas y un gritó escapó cuando Jaejoong alcanzó aquel punto que me enajenaba por completo.

Fueron un par de aquellas embestidas cuando sentí un escalofrió recorrer mi columna y un calor se acumulo en mi vientre bajo, fue inevitable llegar a mi orgasmo.

Así como mis brazos no soportaron más y me desplome sobre el sofá.

Prácticamente mi trasero quedo el aire porque Jaejoong sostenía mis caderas mientras embestía una y otra vez. Poco después sentí aquella presión dentro de mí y supe que al fin Jaejoong había terminado dentro de mí y luego su peso muerto cayo aplastándome contra el sofá, no me importo, solo pude sonreír, estaba feliz y no pedía más.

-¿Estás bien?- Lo escuché preguntarme y solo pude asentir –Ven- Dijo parándome del sofá y ambos caminamos hacía una de las habitaciones ¿Cuál? No sé, en ese momento no me importaba.

Solo sé que me encuentro recostado sobre su pecho, con una gran sonrisa en mis labios, aún no entiendo como no había visto a Jaejoong antes como más que un amigo, pero tal vez mi miedo a la soledad era mayor que poder estar así con él.

Pero ahora podía estar tranquilo, porque Jaejoong está a mi lado como siempre lo ah estado todo este tiempo y estoy seguro de que lo estará en el futuro, y aquello hace que todos mis miedos desaparezcan.

Porque al fin y al cabo nunca estuve solo.

FIN

3 comentarios:

  1. Oh my god sun!
    Para comenzar debo decir que me traume cuando Junsu se murió yo estaba así T3T porque lo amo, es mi bias xD pero ahh cuando apareció otra vez y se fue con yoochun fui feliz y por la parte de Changmin maldito Yunho como le hizo eso, y rain para que se moría ahh lo bueno fue que se enamoró del que lo amaba mi Joongie, ahh que bonito, gracias por compartirlo de verdad. Fue muy bonito.

    Te dejo amor <3

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/13/2014

    ahhhh que bello final!!! gracias!!!!!! fue muyyyy lindoooo!!!! los amoo!!

    ResponderEliminar
  3. Waahhhh T_T shoro shoro....q final mas bello....

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD