Last Heaven

2 comentarios

Nota de RUKI: Se recomienda leer primero el fic's y luego escuchar el audio


Título: Last Heaven
Autora: Adari Amani
Couple: JaeMin
Extensión: OneShot
Género: Asesinato, Lemon, Lime

“Cuando yazca debajo de la tierra,
mis equivocaciones no le causarán ningún problema a tu pecho”
               El Lamento de Dido; Dido y Eneas

Aún estaba algo adormecido, pero el frío que sentía su cuerpo semidesnudo le hacía temblar de manera que no podía conciliar totalmente el sueño. Su cuerpo estaba entumecido del lado en el que se apoyaba, con sus manos todavía atadas detrás de la silla.
Abrió lentamente los ojos, en realidad no quería abrirlos, no quería ver la realidad en la que estaba inmerso, quería dormirse de nuevo para jamás despertar. Pero ya hacía un buen rato que estaba jugando al muerto, y su cuerpo entumecido le pedía a gritos intentar remediar la situación. Abrió sigilosamente los ojos, casi tímidamente y vio una puerta abierta delante de él desde la cual llegaba el sonido del piano.
Su expresión era cansada pero el brillo taciturno de sus ojos negros escondía algo: la tristeza. Una tan profunda que le agotaba y desganaba a tal punto que incluso si su cuerpo ardía en dolor por sus músculos atrofiados el no encontraba el deseo ni la fuerza para intentar moverse.
De repente la música dejo de sonar y él se quedo mirando fijamente la puerta.
El joven de cabellos castaños entro a la habitación y se le quedo mirando un instante desde la puerta antes de sentarse en una silla cerca de ahí.
_ ¿Qué haces Changmin?- le pregunto mirándole desde detrás de los cabellos negro que cubrían su rostro.
Changmin se levanto y le enderezo la silla para que pudiera estar sentado. Luego volvió a sentarse.
Su cuerpo se sintió un poco aliviado por descargar la presión. Luego de inspirar hondo le volvió a mirar.
_ ¿No vas a contestar?
_ No estas preguntando lo que quieres saber de verdad.
_ ¿Qué podría querer saber más que esto?
_ Lo que te preguntabas ayer. Parecía que se te iba la vida intentando averiguarlo.
Su expresión quedo helada, en ese instante no respiraba. En sus ojos profundos el dolor afloraba como queriendo tragarlo.
_ ¿Qué hiciste?- su voz se quebró.
Torció una sonrisa mientras cruzaba sus brazos sobre el pecho.
_ ¡¿Qué hiciste?!- gritó abalanzándose hacia delante para alcanzarlo, pero solo logro caerse con la silla. Desde el suelo comenzó a retorcerse mientras las lágrimas afloraban como una tempestad- ¡Changmin! ¡Dime ¿Qué hiciste?! ¡¿Qué le has hecho?! ¡Contesta!
Saco del bolsillo algo que aventó junto a su cara. Él lo miro y vio el anillo manchado de rojo. Mordió sus labios y lloro silenciosamente.
_ Fue lo ultimo que vio, yo sabía que le quedaban unos segundos así que me senté a su lado a esperar. Ella estaba en silencio con la cara cubierta en lágrimas y sangre, pensé que estaba en estado catatónico por el dolor pero me di cuenta que miraba algo. Era su mano izquierda que deje a unos centímetros de ella a la altura de su cabeza. Ella miraba ese anillo que tenía puesto en el dedo. Supe que era algo que tú le habías dado, porque cuando la vi en el auto ella lo estaba mirando también, con una sonrisa tonta en el rostro…- se acomodó en la silla y miro hacia la ventana- Me molesto mucho esa sonrisa, creo que de no haberla visto en aquel momento no habría sido tanto lo que le hubiere hecho. Bastaba con alejarla de ti, pero me molestaba esa sonrisa y quería borrársela del rostro. Pensé que si sufría lo suficiente no volvería a sonreír nunca más, así que me esforcé en eso. Pero al final no lo logre- torció a mirarlo- ella sonrió sobre el final… estaba llorando, pero sonreía… Seguramente pensaba en ti y por eso sonreía, pero sabía que no volvería a verte por eso lloraba…
_ ¿Llamo mi nombre…?- preguntó con un hilo de voz.
_ Todo el tiempo…
Cerró sus ojos para contenerse, pero las lágrimas podían vencer a los párpados y derramarse sobre el suelo.
_ No tienes por qué ponerte así… Pronto habrá acabado para ti… Eres mi hyung y fuiste mi amigo… en honor a esa amistad te concederé un último deseo… Dime que ¿Qué deseas?
Jaejoong le miró por un instante y luego miro el anillo.
_ Pon ese anillo en mi dedo…
La expresión de Changmin se volvió severa, se abalanzó sobre al anillo, lo tomó y lo aventó por la ventana.
_ ¡No te burles de mí!- le dijo mientras le asestaba un patada en las costillas.
Jaejoong tosió en el suelo, Changmin tomo la silla y lo levanto con ella.
_ ¿Realmente no lo entiendes?- dijo inclinándose hacia el- ¿Cómo es que hallamos llegado a esta instancia y tu no sepas por qué?
_ ¿Lo has hecho por causa de ella?
_ No es lo que tú piensas…
Sostuvo su mentón con fuerza mientras se inclinaba hacia él cerrando la mandíbula con fuerza. En su mirada las lágrimas se agrupaban convirtiendo sus ojos en cristalinos manantiales. La casi sonrisa temblaba en su rostro mientras su corazón golpeaba con fuerza dentro de su pecho y el nudo de su garganta lo ahogaba lentamente.
Jaejoong le sostuvo la mirada con sus ojos cansados. Aquellos ojos negros no reflejaron ningún dolor, ningún arrepentimiento, ninguna culpa, ni siquiera el odio, mucho menos el amor. Solo estaba su propio reflejo inmerso en los ojos negros, ahogándose en ellos. Solo podía verse a sí mismo, su burda expresión contrariada entre la sonrisa apenas empezada en los labios y las lágrimas queriendo romper a mar.
Se vio en ellos, vio como lucía su rostro, vio como lucía él en ese momento y lo odio. El dolor ardió en aquella ira insensata que propicio un golpe en la aterciopelada piel de Jaejoong para conseguir apartar esos ojos de él. Busco un cuchillo sobre la mesa, aquel reflejo desaparecería cuando los espejos lo hagan. Así que lo empuño con fuerza y recogió por lo pelos la cabeza para encestar el golpe. Pero debajo de los mechones de cabello negro estaban sus ojos reflejándole de nuevo.
Dejo caer el cuchillo de sus manos mientras rompía a llorar cayendo de rodillas, apoyando su cabeza en su regazo.
_ ¿Por qué? ¿Por qué?- se preguntaba- ¿Cómo es que no puedo hacerlo?- las lagrimas fluían en un llanto desconsolado, rompían a mar en su misma desesperación- ¡¿Cómo es que puedes hacer esto?!- exclamó levantando su mirada a él, quien lo miraba inexpresivo sentado en una silla de madera con el torso desnudo y varios hilos de sangre bañándole el cuerpo- ¿No vas a decir nada?- preguntó agitado.
Se levanto y empezó a dar vueltas en la habitación, con el rostro húmedo por las lágrimas que todavía no se detenían.
_ Es porque siempre has sido así… que yo no logro estar en paz- le reclamo desde el medio de la habitación torciendo hacia él.
_ Dime ahora- finalmente dijo- ¿Qué has sentido?
_ ¿Qué he sentido?- replico- ¡¿Qué he sentido?!- exclamó- ¡¿No ves como me siento?! ¿Nunca has visto como me siento?
Jaejoong rehuyó la mirada dirigiéndola hacia la ventana que daba hacia el patio. Su rostro se ilumino con la luz blanca que por ahí entraba; mientras observaba el paisaje nevado de un lago en medio de las montañas.
_ ¡Mírame!- exigió mientras sacudía con fuerzas sus hombros dejándole marcas en su piel blanca- ¡Yo estoy aquí! ¡No estoy muerto! ¡¿Cómo puede ser que te de los mismo?! ¡Mírate!- de nuevo la conmoción apago su voz en llanto, cayo de rodillas sobre sus piernas y apoyo su cabeza en su regazo- mira lo que me has hecho hacerte…
Jaejoong lo miro de nuevo inexpresivo mientras sentía como las lágrimas le mojaban el pantalón con una calidez que pronto se esfumaba.
_ ¿Me dirás ahora lo que sientes…?
Sus convulsiones y su llanto se calmaron y mas serenado contestó mientras miraba a un punto perdido, aun apoyando su cabeza en su pierna.
_ La gravedad me abandonaba… cuando te veía- dijo con voz serena- si tu pudieras sostenerme, no me iría flotando a ningún lado… era como desfallecer, perdía las fuerzas poco a poco y esperaba expuesto a tu respuesta… como si me quedase desnudo parado en medio de la nada, una absurda tranquilidad que nacía de mis ansias, me decía que vendrías a cubrirme con tu piel… y entonces esperaba, espere largamente y tú nunca llegaste… empezaba a tener frío, a tener miedo, solo quería llorar… y lloraba largamente solo en los rincones… lloraba hasta desfallecer y me sentía mejor, me gustaba llorarte era mi manera de amarte… ¿Sabes? Cuando a veces desaparecía, estaba escondido llorando en un rincón, todos los días lo hacía. Odiaba que me interrumpieran, ese era mí momento, mi momento de amor… Cuanto te amaba- le dijo mirándole con lagrimas en los ojos, sonrió sutilmente y volvió a hundir la cabeza en su regazo- Te amaba tanto que me dolía mucho, era demasiado para mi joven corazón y por eso debía llorar mucho para liberarlo del ahogo en el que sumergías. Podía pasar toda mi vida así, anhelándote en el más absoluto silencio, saboreando cada instante en el que me mirabas, cuando me hablabas, cuando me sonreías, cuando decías que era tu amigo y me amabas… mordía mis labios para no gritarte que yo también te amaba ¡tanto que no cabía en mis palabras! Pero debía callar y verte esperar por una muestra de reciprocidad que no podía darte, porque sabía que no sentías lo mismo. No como yo lo sentía. Ese era mi dolor de todos los días y mi amarga alegría ¡ay, de mi amor agridulce por el que me perdí! Hyung… ¿Por qué? Dime- sostuvo su rostro con ambas manos, mirándole con ternura y dolor- por favor ¿dime por qué?- le suplicaba en lágrimas- ¡¿Por qué la amaste a ella?!- de repente pareció como si todo el dolor que guardaba se volcaba en un llanto inconsolable- ¡¿Por qué?! ¡Si yo te amaba más que nadie en este mundo!- se desmorono y quedó sentando frente a él en el suelo- ¿Cómo me pudiste hacer eso? ¿Cómo pudiste…?
Jaejoong le miro largamente pero su expresión no mostro cambio alguno.
_ ¿Sabes…?- murmuro mientras miraba hacia la nada- una vez soñé… soñé que estábamos juntos debajo de un árbol, tu sostenías mi cabeza en tu regazo y la acariciabas… me sentí tan feliz que desperté llorando… y llore más cuando me di cuenta que sólo lo soñaba… tu estabas compartiendo cuarto conmigo ¿recuerdas? Me preguntaste porque lloraba tanto y yo no podía contestar. Me abrazaste y te quedaste conmigo hasta que me dormí. He recordado esa sensación, la de tus brazos, todas las noches…
_ ¿Por qué no le dijiste a tu hyung lo que te pasaba Changmin? ¿Acaso no te dije que podías decirme cualquier cosa?- le pregunto.
_ ¿Y si me dejabas?- le miro largamente con expresión de dolor- ¿si ya no querías saber nada más de mí? Tenía miedo de perderte…
Agacho la mirada oscureciéndola en las tinieblas de su rostro.
_ ¿Ves? No he mentido… ni siquiera he podido hacerte daño… Quise, lastimarte, quise borrarte, quise hacerte sentir en la carne lo que ha sentido mi alma. Pero no puedo, no puedo… y vuelvo a preguntarme ¿Por qué no me amas?
Se levantó fue hasta él y abrió las esposas que ataban sus manos. Las cambio por un juego de grilletes que ataban sus manos por una cadena de cincuenta centímetros, la misma estaba prendida a otra cadena que conectaba con los grilletes de los pies también separados por una cadena de cincuenta centímetros.
_ Toca para mí…- le dijo.
Jaejoong le miró confundido.
_ Toca el piano que esta en la sala… toca para mí una sonata de amor… como si me amaras… toca para mí.
Jaejoong se levanto con dificultad por las heridas de su cuerpo, algunos cortes de navajas y varios golpes. Salió de ese cuarto que era como un depósito y fue hasta la sala de la cabaña donde encontró el piano contra la pared. Aquel pequeño esfuerzo de trasladarse le había robado sus fuerzas, se sentó con dificultad y comenzó a tocar entre gemidos por el dolor de sus heridas una sonata: Claro de luna de Beethoven.
Changmin se sentó en el sofá a solo unos pasos de él y le miro mientras tocaba, ahora más sereno.
La música angustiosa de la sonata se mezclo con los gemidos ahogados de Jaejoong por el dolor y los sollozos de Changmin que pronto lo embargaron de nuevo. La atmosfera se cargo del sonido de dolor y angustia que hechizaban sus mentes y las dirigían en espiral descendente.
Como un acto de pasión se envenenaba con el dolor y el odio, la angustia y el amor. El éxtasis que la música le provocaba se asfixiaba junto a su dolor. Changmin se hundía entre el éxtasis y la angustia, la sensación de placer y el más profundo dolor.
Súbitamente se levantó y fue hacia él y lo abrazo por la espalda con tal fuerza que hizo que Jaejoong soltase un gemido.
_ Hyung…- le susurro al oído con la respiración acelerada.
Jaejoong paró la música y se quedo inmóvil sintiendo como su respiración también se aceleraba.
_ En aquel momento- le dijo- te abracé con desesperación… no entendía tu dolor y solo quería apaciguarlo. Me desesperé al verte, al pensar que alguien podía hacerte daño, odie al mundo por hacerte llorar… ahora que lo sé, me odio a mi mismo… Mis brazos temblaron cuando te estreche con fuerza, queriendo retenerte a mi lado para siempre, queriendo guardarte dentro mío para que nadie más pudiera alcanzarte. Pero sentí culpa de aquel placer que me causaba tenerte en mis brazos, sentí culpa por sentirme de esa manera, mis sentimientos estaban equivocados, están equivocados, estamos equivocados… pero no quiero estar bien, no quiero estar en lo cierto si me gusta. Si me gusta estrecharte contra mi cuerpo y sentir tu respiración, tus palpitaciones ¡Ay, de mí cuando apasionadamente te abrace y me obligue a contenerme!- comenzó a hiperventilar mientras cerraba sus ojos apoyando su cabeza en la cabeza de Changmin que descansaba en su hombro- ¡El verte dormir y morder mis labios para que no te robaran un beso! ¡Un beso de tus labios húmedos, una caricia de tu cuerpo helado! Llenarte de mi calidez y arroparte en mis brazos ¡Todo eso estaba mal pero yo no quería estar bien!- exclamó.
Entonces Changmin lo beso apasionadamente, con tanto ardor que casi mordió sus labios rojos. Sus brazos lo envolvieron y lo hicieron caerse del banco al piso donde se monto sobre él para continuar besándole la boca, el rostro, el cuello… Saco las llaves de su bolsillo y le quito los grilletes. Jaejoong se irguió y le fue arrancando la ropa con la fuerza que le daba el éxtasis. Changmin se subió a él para continuar besándole su cuerpo, su rostro, sus miembros… pero Jaejoong lo aparto con fuerza.
_ Ve a la habitación- le dijo.
Changmin entre la confusión y el placer se levanto y fue hacia la habitación.
Jaejoong también se levanto, algo tambaleando por el dolor de su cuerpo paso su mano por sus labios y miro a su costado.
Changmin se sentó sobre la cama, Jaejoong llegó detrás de él desatando el cinturón de su pantalón.
_ Hyung…- murmuro con una sonrisa, todavía no creía lo que estaba sucediendo, pero no quiso detenerse  a pensarlo. Era el momento que había estado esperando y quería disfrutarlo. Pero había algo en la mirada de Jaejoong que lo inquietaba. Una mirada oscura sin un atisbo de ternura.
Con su pantalón desprendido fue hacia el agresivamente, lo empujo boca abajo en la cama y se subió sobre el.
Changmin soltó un gemido que intento ahogar mordiendo el acolchado blanco de la cama. El dolor que antes sentía su alma ahora se trasladaba a su cuerpo. Todas sus fibras temblaban en el placer y el dolor ¿si todo estaba mal desde un principio por qué ese momento iba a estar bien para él? La primera vez que lo tocaban de esa manera y el solo podía enmudecer en gemidos ahogados, mientras mordía el acolchado blanco. Pero eso estaba bien para él, porque detrás de todo eso escondía una sonrisa mientras los minutos pasaban y la luz blanca que entraba por la ventana encandilaba sus pupilas.
Su alma halada y herida, rasgada por la pasión en la cual sus cuerpos se trenzaron se adormecía en el vuelo de su esperanza desesperada. La mente no le respondía, se hundía bajo las aguas del naufragio, bajo la tempestad que derribo el barco donde viajaba su cordura. Derribando todas las barreras, hiriéndose mutuamente hasta llegar  a la absolución. Quemándose en las llamas de la pasión desenfrenada donde el alcanzo su felicidad.
Jaejoong se recostó sobre él, sujetando las manos de Changmin y estuvieron en silencio un momento mientras oían la respiración del otro, mientras sentían sus palpitaciones aceleradas, la piel que casi ardía.
El placer se había fundido con el dolor, y el amor con el odio. Todas las barreras se habían desmoronado y las distancias se habían desvanecido. Todos los opuestos se habían fundido en una ponzoñosa certeza de la que nadie sabía, de la que nadie entendía. Hundían sus mentes en la nada de sus pensamientos buscando luces en la oscuridad que cegaba sus ojos.
Todo lo que pudo ser, todo lo que era, mezclado cruelmente en la última parada hacia el infierno, en el último cielo donde ellos se encontraron para perderse para siempre.
_ ¿Estas bien?- le pregunto al oído.
_ Si…- susurro.
_ ¿Lo disfrutaste?
_ Si…
_ ¿Era esto lo que querías?
_ Hyung, yo te amo…
_ Entonces ¿Por qué me hiciste esto?
Lo miro confundido por la rendija del ojo.
_ Sí era esto lo que querías ¿Por qué la mataste? ¿Por qué me torturaste? ¿Por qué has hecho todo esto? Dime y no me mientas. No digas que fue por amor, dime la verdad.
Changmin quedo en silencio mientras miraba la nada.
Jaejoong se levanto y se subió el pantalón, Changmin hizo lo mismo e intento sentarse en la cama de costado.
_ ¿Qué dirás? Tienes que decirme algo- sus ojos se llenaron de lágrimas- he cuidado de ti por años, estuve para ti cada vez que lo necesitaste, deje muchas cosas de lado por ti ¿no era suficiente? Me has traído aquí y me has tratado como un perro, a mí, después de todo lo que hice por ti. Y si era así ¿Por qué tenías que matarla? Dime ¿Por qué la involucraste?- una lágrima surco su rostro.
_ Tú la involucraste- murmuro.
_ ¡No me digas esa mierda!- hizo una pausa para contenerse- Dime ahora porque has hecho esto ¡Dime la verdad! Fue por celos ¿verdad? Por eso la mataste… por eso me hiciste esto…
_ Te he dicho que te amo…
_ Si me amabas ¿Por qué me arruinaste la vida?
_ Para con esto…
_ Ya no queda ningún lugar para nosotros, todo se acabó para ambos…
_ Tú has querido que sea así…
Jaejoong se llevo la mano al rostro mientras esbozaba una expresión adolorida y las lágrimas fluían.
_ De todas las personas en el mundo, nunca imagine que fueras tú el que me fuera a hacer algo como esto… Yo hubiese dado mi vida por ti- le miro fijo- y tu solo has sabido responderme comportándote como una real mierda.
Changmin agacho la mirada y volvió a romper a llorar.
_ Jamás te lo perdonaré…
Le miro un instante y saco del bolsillo trasero de su pantalón la navaja que él había dejado en el sofá. Changmin le vio y trato de ir hacia la puerta pero Jaejoong se interpuso y la cerró. Caminaba con dificultad por lo que no podía moverse como antes.
_ Hyung…- susurro y al instante Jaejoong le clavo la navaja en el estomago.
Changmin puso su mano sobre la herida y vio la sangre.
_ Hyung…- susurro con una mano sobre la herida y con la otra extendida hacia él- muere conmigo…
_ Muere solo.
_ No… no quiero morir así…- dijo entre sollozos  mientras tambaleaba por la habitación- no se suponía que fuera así… tu ibas a morir y yo contigo… estaríamos juntos en la muerte…
_ Estarás solo.
_ ¡No!- exclamó derrumbándose sobre la cama.
Jaejoong lo acomodo sobre la cama que se cubría en gotas de sangre.
_ Quiero dormir- le decía mientras le miraba a Jaejoong sentado junto a él- para soñar que estamos debajo de ese árbol… para soñar que tu me amas y somos felices- entonces rompió a llorar amargamente mientras la sangre fluía llevándole su vida- ¿por qué? ¿Por qué me haces esto? Dime la verdad… ¿Es por ella?- le miro por un instante a los ojos inexpresivos de Jaejoong adivinando la respuesta y volvió a sollozar mientras iba perdiendo la conciencia.
_ No quiero morir así… - susurró débilmente hasta que la luz de sus ojos se apagaron derramando la última lágrima que surco su rostro.
Jaejoong le cerró los ojos con la mano y se le quedo mirando largamente. Luego fue hasta la cocina y tomo una botella de licor y un encendedor. Puso un pedazo de tela en el pico de la botella y le predio fuego. La llevo a la habitación y la hizo estallar en una pared de madera que rápidamente se envolvió en llamas. Él se sentó en un sillón en un rincón de la habitación mirando el cuerpo sin vida de Changmin. Y ahí se quedó mientras toda la habitación se envolvió en llamas, y luego toda la cabaña incinerando sus memorias.

FIN

2 comentarios:

  1. me hiciste llorar, realmente pude sentir el dolor de changmin. Excelente fic, buenísimo final realmente felicitaciones :DDD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD