Changes

2 comentarios
Título: Changes
Autor: Candy
Pareja: YooSu
Género: Angst, Romance, Slash.
Extensión: Oneshot
----

Había sido una hermosa tarde.

Finalmente el Yunjae aclaró su relación al resto del grupo quienes recibieron felices la noticia y a modo de “celebrar” decidieron salir.

Se notaba a leguas que la relación entre Yunho y JaeJoong no era algo reciente, que mantuvieron su secreto muy bien guardado…al menos eso creían ellos, pero Changmin fue el primero en notarlo meses atrás mientras que el Yoosu tardó un poco mas en darse cuenta.

Es que era tan evidente… las miradas cruzadas mientras comían, las caricias que no pasaban desapercibidas ante los ojos del maknae, esos motes llenos de cariño que usaban y los leves –pero obvios- sonrojos de Jae cada vez que Yunho se demostraba cariñoso con él frente a los demás.

Así como también se notaba que eran los más felices y afortunados. No importaba si hacían algo o no, si se quedaban en la casa mirando la TV todo el día, si salían a caminar por el parque o si cenaban afuera.. tan solo estando juntos ellos dos eran felices.

Pero para el Yoosu, no todo era color de rosas. Llevaban saliendo ya más de un año, al principio su relación perfecta. Yoochun amaba a su novio más que a nada en el mundo, por eso se aseguraba siempre de hacérselo saber de una forma u otra y Junsu daba la vida por él, preocupándose siempre en el más mínimo detalle para que su Chunnie estuviese feliz y a gusto. Pero de un momento a otro parecía que el intenso amor de Yoochun se desvanecía día a día..

-Oh que hermosa película!! El final casi me hace llorar jajajaja –bromeaba Junsu mientras salía del cine junto a sus compañeros- Que te pareció Chunnie? –se aferró al brazo de su novio tomándole la mano.

Sumido en sus pensamientos Yoochun reaccionó ante el fuerte agarre en su mano y fue ahí cuando cruzó mirada con el delfín que era pura alegría a comparación de él que solo caminaba como zombie sin prestar atención a nada ni nadie a su alrededor –si.. muy linda Susu..- mas no tomó la mano de Junsu ni volvió a mirarlo.. apresuró su caminar y adelantándose al estacionamiento, se perdió entre la multitud dejando atrás a un Junsu totalmente confundido que no comprendía lo que estaba pasando.

Hace semanas ya que Junsu nota un cambio de actitud en su novio. Especialmente esa noche en que todos se fueron del departamento dejando solos al Yoosu. El delfín se encontraba arreglando la mesa mientras esperaba impaciente que su novio llegara –Yoochun ah.. ¿dónde estás?- miraba su reloj buscando una respuesta. Habían quedado a las 9, ya era pasada y media y el ratón no llegaba.. tan preocupado estaba que no notó cuando la puerta se abrió dando paso a un Yoochun cansado y algo irritado.

-Llegué… -dijo en un susurro dirigiéndose a la sala esperando encontrar al resto allí, pero grande fue su sorpresa cuando al entrar vio la mesa arreglada, las luces bajas y el aroma a comida recién hecha que invadió sus sentidos por completo. Supuso que los demás no se encontraban pues solo vio a Junsu en el marco de la puerta de la cocina con los brazos cruzados mirándolo atentamente.

-Bienvenido Chunnie – le saludó acercándose a él besándolo en la mejilla- ¿Cómo te ha ido?

-Bien Susu.. gracias por preguntar- volvió a mirar la mesa y un poco a su alrededor… ¿por qué Junsu había preparado esto? ¿Y por qué el ambiente estaba tan íntimo...? –baby… ¿qué es todo esto? ¿Dónde están los demás?

El delfín abrió los ojos sorprendido… ¿en serio lo preguntaba? –Yoochun ¿estás bromeando verdad? –el ratón no quitó esa expresión de confusión, realmente… lo había olvidado por completo.. –ya... no importa. Siéntate, serviré la cena –suspiró y comenzó a servir la cena. Yoochun seguía sin entender, miraba la comida en su plato como si le fuese a dar una respuesta. Junsu notó lo silencioso que estaba todo, no se suponía que fuera así la cena... dejó los cubiertos en el plato y levantando la copa de vino miro a Yoochun que seguía sin prestarle atención –Feliz aniversario, Chunnie –el ratón alzó la vista y miró a Junsu... como pudo olvidarlo... era su aniversario! Sabía que lo había arruinado todo y que su novio por dentro estaba muy triste por más que mostrara esa tierna sonrisa.

Yoochun se levantó de la silla y se acercó a Junsu arrodillándose frente a él –Junsu ah- le tomó la mano y mientras acariciaba su mejilla –no se como pude olvidarlo... perdóname… –

Junsu miraba algo triste a su novio, le molestaba que se haya olvidado de algo tan importante, pero no podía odiarle ni mucho menos dejar de quererle –shh Chunnie, no pasa nada –besó la frente del mayor tomando su mano también.

-Feliz aniversario, delfín –buscó los labios de su novio quien se adelantó y lo besó tiernamente enredando sus brazos en el cuello del mayor –te amo Susu –dijo separándose y dedicándole una enternecedora sonrisa.

-Yo también te amo Chunnie –sonrió con aquel amor que le nacía naturalmente cada vez que estaba junto a su novio.

-----

Había pasado una semana de aquel día y desde entonces Yoochun no cambiaba su actitud. Cualquiera que lo viese pensaría que estaba en otro mundo, no prestaba atención y parecía aislarse cada vez más. Yunho y JaeJoong no notaron el cambio de ánimo del ratón, estaban demasiado enamorados como prestar la suficiente atención al resto del mundo. Hasta a Changmin se le hacía difícil acercarse a él y lograr tener una charla. Y Junsu… Junsu era el que más sufría, no solo porque le dolía ver así a su novio si no también porque todo el amor demostrado parecía irse con cada minuto del día… ya no se oía ese sincero “te amo” salir de los labios de su novio, ni mucho menos las caricias se hacían presentes a la hora de dormir. Besarse le sabía triste y su corazón se oprimía cada vez que Yoochun cerraba la puerta al irse sin mirar atrás.

Con el pasar de los días la existencia de Yoochun en el departamento era cada vez menor, ahora llegaba tarde casi todas las noches y un preocupado Junsu lo recibía de madrugada sintiendo en él el olor a alcohol y cigarrillo emanar de su ropa –Yoochun ah, por que haces esto... –pero no obtuvo respuesta, el ratón se desplomó en el sillón de la sala mascullando algo inentendible –Yoochun… -Junsu se acercó a él.

-No me molestes… –se giró en el sillón dándole la espalda, pero Junsu lo tomó de los hombros haciéndolo girar y que lo mirase –te dije que no molestes Junsu! –se semi incorporó quedando mas cerca de su novio.

-Que te sucede Yoochun? –preguntó preocupado al verlo reaccionar así, seguramente era el alcohol que había consumido… intentó acercarse más a él pero Yoochun se levantó tambaleante dirigiéndose al baño –Chunnie… -se apresuró a abrazarlo por la cintura forcejeando para que no camine más.

-No entiendes que no quiero que me molestes?! –gritó girándose quedando frente a él.

Junsu lo tomó por los hombros mirándolo a la cara –Yoochun basta! ¿Por qué haces esto? Que te suced… -sintió su mejilla arder y llevó su mano hasta allí donde Yoochun le había pegado… sus ojos llenándose de lágrimas y la mejilla enrojeciendo por el golpe… aún con la mano levantada Yoochun lo miraba ahora preocupado, había lastimado a su amor... la persona mas importante en su vida... le había pegado y no se pudo controlar…

-Ju..Junsu... –intentó acariciar la zona enrojecida pero Junsu retrocedió de él tapándose ahora la boca, conteniendo sus sollozos aunque las lágrimas ya surcaban su rostro... –baby lo siento, no quise hacer eso... –caminó hasta él sin embargo el delfín se alejó rápidamente metiéndose en el baño y cerrando la puerta tras él –Junsu ah!! Lo siento Susu! No fue mi intención... abre por favor… –Yoochun golpeaba la puerta esperando una respuesta… pero Junsu, sentado en el piso, lloraba amargamente incrédulo de lo que había pasado...

“Las lágrimas siguen cayendo, solo por poder estar cerca de ti,
Estoy empezando a querer una sonrisa, solo un poco…
Echaste todos esos días demasiado brillantes en una descolorida sombra”


El amanecer llegó ansioso despertando a Junsu que dormía en su habitación... sobó sus ojos y se dirigió a la sala. Aún podía sentir la mano de Yoochun en su mejilla... entristeció al recordar el episodio de la noche anterior. Se sentó en el sillón de la sala y prendió la TV... el sobre improvisado sobre la mesa ratona llamó su atención ... “Junsu” decía en un borde del papel, abrió la hoja y leyó atentamente:

“Junsu ah- perdón. Realmente nunca pensé que esto terminaría así, jamás quise hacerte daño y ayer a la noche me di cuenta que cometí el error mas grande de mi vida, herirte.
Perdón y mil veces perdón, pero no quiero seguir a tu lado de esta forma… no cuando se perfectamente que no estoy bien conmigo mismo. Si no puedo cuidarme y respetarme a mi mismo… ¿Cómo puedo pretender cuidarte y amarte a ti? Te mereces mucho más que esto Junsu. Eres la persona más hermosa y buena que conocí en mi vida… no me arrepiento de todo este tiempo a tu lado, pero no quiero hacerte mas daño con mi egoísmo.
Me voy lejos ahora, no se cuando volveré… tienes todo el derecho del mundo de odiarme y no querer verme nunca mas.
Espero comprendas que mi partida no es solo por mi bien, sino también por el tuyo. Mi amor por ti es verdadero Junsu, pero si me quedo ahora solo te haré mas daño…
Jamás dudes de mis sentimientos por ti baby...”


Junsu dejó el papel, mojado ahora por sus lágrimas, sobre la mesa y salió corriendo al estacionamiento, subió a su auto y condujo velozmente al aeropuerto. Pasó varios semáforos en rojo mas no le importó, solo quería encontrar a Yoochun antes de que sea demasiado tarde y lo deje quien sabe por cuanto tiempo. Llamaba insistentemente al celular pero no le contestaba –diablos Yoochun! –golpeó el manubrio y giró a la izquierda… a pocas cuadras de llegar. Aparcó el auto en el primer lugar que vio sin importarle demasiado, entró corriendo al hall del aeropuerto y comenzó buscar desesperado a Yoochun por todo el lugar. Estaba lleno de gente… se le hacía imposible registrar el rostro del ratón… miró la pantalla con los vuelos y como si de una corazonada se tratara, corrió hacia el arribo del vuelo a California.
Pasando apresurado entre los cientos de personas que había buscó incansablemente a Yoochun… los nervios comenzaban a afectarlo nuevamente y cuando estaba por rendirse, ahí lo vio… -Yoochun!! –corrió empujando a quien se interponía en su camino –Yoochun espera!! –vio como entregaba su boleto a la azafata y caminaba nuevamente adentrándose en el avión… Junsu llegó a la valla que los separaba pero… demasiado tarde… las puertas se cerraron frente a él… -No… Chunnie… -lágrimas corrían por su rostro al ver como su amor se iba sin poder detenerlo –no me dejes…Yoochunnie –lloró amargamente ante esa puerta que se acababa de cerrar. Con el corazón destrozado, se retiró del lugar y condujo a sin sentido hasta llegar a la orilla del río. El sonido del agua se mezclaba con su llanto y juntos creaban una triste melodía de la cual el viento era testigo… testigo de aquel amor perdido, que le fue arrebatado sin razón… de aquel chico, que amando pura y ciegamente, se dejó llevar por los más hermosos sentimientos que en su vida sintió…

“Mi corazón se rompe como las olas
Mi corazón oscila como el viento
Ahora mantén nuestra promesa de permanecer juntos, como un recuerdo nada más…
¿Puedes ver desde donde estés, aquella luna como la que tu y yo vimos aquel día?”



Fin.

2 comentarios:

  1. Anónimo3/06/2012

    que triste buaaa!!!!

    ResponderEliminar
  2. esto me hizo llorar y para variar de todo estoy escuchando It hurts de 2ne1 que vida *llora* de verdd esta historia es triste cielos

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD