Encendiendo el corazón Cap.1

6 comentarios
Me dejé caer pesadamente en mi asiento, estaba verdaderamente cansado…yo no era de las personas que mueren de sueño todo el día pero en esta ocasión sí, me había dormido tardísimo en la madrugada y todo por quedarme en la computadora…se me había pasado el tiempo sin darme cuenta, cuando miré el reloj me di cuenta de que eran casi las 4:00 am, inmediatamente apague la computadora y me metí a mi cama, solo me quedaban dos horas para dormir. Lo pero fue cuando mi mamá me despertó a gritos diciéndome que era tardísimo y que no iba a llegar al colegio si no me apuraba…miré mi reloj y me di cuenta de que eran las 7:20 am y tenía que estar en el colegio a las 8:00 am. Me bañé a la velocidad de la luz, me vestí, bajé corriendo las escaleras y me metí un pan a la boca. Cuando llegué al colegio felizmente aun no había tocado el timbre de entrada, así me senté en mi asiento.
-Rayos, de verdad siento que debo pegarme los parpados o me quedaré dormido- dije para mi mismo
Mi día había empezado bastante mal pero como para terminar de rematar mi mañana me di cuenta de que entraba por la puerta mi peor enemigo, era un arrogante, se creía la gran cosa por ser el más popular del colegio y por tener mucho dinero…la verdad no sé porqué es que era el más popular del colegio si era un imbécil, él creía que todo el mundo estaba a sus pies y que son un solo chasquido de sus dedos todos lo estarían rodeando viendo que es lo que se le ofrecía.
Simplemente evité seguir mirándolo para que no creyera lo que no es. Escuché unos pasos acercándose hacia mi pupitre, levanté la mirada para ver de quien se trataba y cuál fue mi sorpresa al ver de quien se trataba.
-hola Jaejoong- dijo con su asquerosa voz arrogante de siempre
-que es lo que quieres Yunho?-dije mirándole a los ojos poniendo mi peor cara
-uyyy, parece que estamos de malas el día de hoy-dijo burlonamente con una estúpida sonrisa en su rostro y tocando mi rostro
-déjame en paz-dije amargamente apartando su mando de un manotazo
-jajaja-rió fuertemente mirando a todos lo que estaban a su alrededor- algún día caerás al igual que todos los de este colegio
-eso jamás-dije muy molesto-jamás estaría contigo, me das asco, eres un imbécil y eres un arrogante
Él hizo un ademan de querer decirme algo más pero en ese momento entró el profesor cerrando la puerta y ordenando que cada uno se sentara en su asiento. Sólo le lancé una última mirada de desprecio antes de verlo partir rumbo a su lugar.
Me estaba quedando dormido, si sumábamos el hecho de no haber dormido casi nada mas la clase de matemática pues el resultado era: sueño total
Casi al terminar la clase, el profesor mandó un trabajo en parejas…yo creía que cada uno elegiría a su compañero pero NO, el profesor empezó a dar nombre
-Junsu y Kibum trabajan juntos-dijo el profesor-Yunho y Changmin trabajan juntos…no mejor Changmin tú trabajas con Yoochun y, Yunho, tú trabajas con…- dijo mirando a todo el salón-mmm…tú trabajarás con Jaejoong
En ese momento me quede sin poder respirar, no podía creer que me pasara esto a mi…no entendía porqué Dios me castigaba de esa manera, yo era un buen chico, no le hacía nada a nadie, no me metía con nadie, no le hacía daño a nadie…entonces ¿ por que es que recibía un castigo de este tipo? Quería gritar…ya era suficiente con verle la cara cinco veces a la semana, como para tener que verlo fuera del colegio. Tomé aire e intente controlarme
Al terminar la clase me acerqué al profesor para pedirle si es que me podía cambiar de compañero
-no-dijo el profesor sin dudarlo- tú sabes que no eres muy bueno en este curso y Yunho si lo es, así que te puede ayudar
-pero Changmin también es bueno en este curso, él podría ayudarme-dije con voz suplicante- Yoochun puede trabajar con Yunho
-he dicho que no- dijo sin siquiera pensarlo en momento- las parejas ya están formadas y no hay cambios. Tú vas a trabajar con Yunho y punto final
No lo podía creer, no podía creer que el profesor me hiciera esto…saqué mi inhalador de mi mochila y lo puse en mi boca. Por la rabia que sentía me había venido uno de mis ataques de asma.
A la hora del receso me encontré a Yunho, me dijo que hoy nos reuniríamos en su casa para hacer el trabajo…extrañamente me lo dijo en un tono muy frio y no en el tono burlón que suele usar.
Llamé a mi mamá para decirle que no iría a casa hasta la noche ya que teníamos que hacer un trabajo que nos había dejado el profesor.
Cuando terminaron las clases, lo esperé en el salón para que saliéramos hacia su casa. Ya me había resignado a mi cruel destino, no podía hacer nada para cambiar esta situación. Era mejor que tomara todo esto con calma, total sólo era un día.
Lo vi caminar hacia la puerta así que lo seguí, bajamos por las escaleras sin pronunciar ninguna palabra, fuimos hacia la salida del colegio y ahí había un carro, muy lujoso, estacionado. Abrió la puerta del carro y me dijo que entrara, fruncí el ceño pero no dije nada; sólo entré y el entró después de mi. En todo el camino me dediqué a mirar la calle por la ventana. Escuché que la puerta del carro se abría así que mire, Yunho ya había bajado así que me dispuse a hacer lo mismo, cuando saqué mi cabeza por la puerta puede notar una mansión enorme, era simplemente hermosa. Yunho solo me miró indicándome con esa mirada que terminara de bajar.
Caminamos por un jardín hermoso hasta que llegamos a la puerta, se abrió desde adentro…pasamos y me di cuenta de que era un mayordomo el que nos había abierto la puerta y nos esperaba parado muy elegante. Al ver hacia adentro de la casa, casi quedé con la boca abierta…si la fachada y el jardín me habían parecidos hermosos y gigantes, pues esto era mucho mejor, la casa era casi como un palacio, bueno eso es según mi parecer. Nunca en mi vida había visto una casa tan hermosa y gigante como esta. La decoración era sumamente elegante, cada detalle estaba hecho con el mejor de los gustos.
Lo único que me extraño es que Yunho no hubiera hecho alguna de sus bromitas desde la mañana, bueno…eso para mi era un alivio, el no tener que escucharlo era algo que me tranquilizaba mucho.
Un mayordomo nos indicó que el almuerzo estaba servido en la mesa, así que nos dirigimos hacia ella, al sentarnos quedé impresionado al ver la comida…la verdad es que se veía deliciosa y yo tenía mucha hambre ya que en todo el día solo había comido un pan. La comida estaba deliciosa así que comí todo lo que me sirvieron.
Luego de comer nos dirigimos hacia una sala en donde había una mesa en la cual empezamos a hacer el trabajo, la verdad es que yo no entendía nada de lo que me estaba diciendo, las matemáticas nunca me habían gustado y no las entendía. Yo sólo asentía con la cabeza fingiendo que entendía todo lo que él me estaba diciendo.
-no has entendido nada verdad ? -me dijo sin mirarme
-no-respondí con sinceridad aunque algo avergonzado
-no importa- dijo con voz grave- sólo hay que entregar este trabajo y así terminamos con todo esto
-de verdad que este tipo es raro-pensé-primero es un estúpido, patán, arrogante y se burla de mi, y ahora ni me habla
-ya terminé-apiló las hojas y las dejo en medio de la mesa
-ah ok-no le di importancia a lo que me había dicho- oye, donde está el baño?-pregunte distraídamente
-caminas por el pasillo, en la esquina doblas a la derecha, la primera puerta es el baño
Me levanté de la silla y me dirigí hacia el baño para refrescarme un poco el rostro. Cuando encontré el baño me di cuenta de que la puerta no cerraba así que fui nuevamente hacia donde estaba Yunho y le dije el problema que había en la puerta. Me acompaño al baño para ver si podía solucionar el problema. Movió la perilla para ver qué es lo que pasaba, yo estaba dentro del baño esperando a que terminara. Él entró al baño y cerró la puerta para ver si ya estaba solucionado el asunto de la puerta. Grande fue mi sorpresa al notar que movía la perilla varias veces y la puerta no se abría, lo miré con preocupación, él volteo hacia mi y me miro con los ojos como platos…rayos, no podía ser cierto, nos habíamos quedado encerrados. Esto si que era una verdadera desgracia…estaba encerrado en el baño con mi peor enemigo y no podía respirar. Sentía como el pecho se me iba cerrando y no podía respirar, empecé a ahogarme. Yunho se acercó corriendo hacia mi para ver qué es lo que me pasaba.
-dónde está tu inhalador? – preguntó con voz preocupada
-en mi mochila-respondí con un hilo de voz
-mierda-dijo-nuestras mochilas están en la sala
Me agarre de su hombro, ya no sabía qué hacer, me estaba desesperando…por lo general me pasaba esto cuando tenía una impresión muy fuerte o me enojaba mucho.
-intenta respirar por favor-dijo tratando de calmarme-sólo intenta respirar
Luego de un rato logré normalizar mi respiración. No sé qué es lo que le pasaba a Yunho este día pero logró que me calmara.
-ya te sientes mejor- dijo mirándome a los ojos
-si-respondí cansadamente, ese ataque de asma había sido horrible pero felizmente lo había podido controlar
- y ahora que vamos a hacer?- pregunté- como vamos a salir de aquí?
-no lo sé-respondió- ni siquiera tengo mi celular como para llamar a alguien de aquí para que nos saquen
-yo tampoco tengo mi celular-le dije antes de que me lo preguntara – pero no podemos pedir ayuda?- pregunté
- no creo que nos escuchen, por aquí casi no pasan las personas
-y entonces?- pregunté
-lo único que podemos hacer es esperar a que alguien venga por aquí
No respondí, solo me senté en la tapa del inodoro para esperar, él se sentó en el piso con la espalda apoyada contra la pared.
Estuvimos en silencio aproximadamente una hora, yo sólo jugaba con mis manos mientras que Yunho permanecía quieto con los ojos cerrados. Me acerqué a él para ver si se había dormido. Di un salto al ver como uno abría un ojo.
-qué pasa?- preguntó seriamente
-lo siento-dije alejándome de él- solo quería ver si estabas dormido
-no estoy dormido-respondió- sólo pensaba con los ojos cerrados
Luego de eso empezamos a hablar civilizadamente por primera vez. La verdad es que debo admitir que fue una conversación entretenida. Hablamos del colegio, de nuestras familias, de nuestros amigos, etc. Pero lo que no me atreví a preguntarle es por qué había dejado de insultarme y de actuar como un imbécil.
Ya habían pasado más de tres horas hasta que por fin escuchamos unos pasos, Yunho golpeó la puerta y por fin pudimos salir del baño
-señor, fui a ver si se les ofrecía algo mas pero no los encontré-dijo el mayordomo- asi que los empecé a buscar y por fin los encontré aquí
-no te preocupes- dijo Yunho- que hora es?
-las 9:00 pm señor- respondió el mayordomo
-vaya! Es muy tarde, mi mamá debe de estar preocupara-dije algo inquieto- debo irme a casa
- quieres que te lleve? – se ofreció Yunho cortésmente
-no te preocupes, yo me voy en bus
-ya es tarde como para que te vayas solo
-de verdad no te preocupes
-yo te llevo-dijo con voz autoritaria
-de acuerdo-dije sin poder contradecirle
A diferencia del viaje de ida, esta vez si hablamos mientras él manejaba. Era raro pasar de insultarnos a reírnos de lo que decíamos. Al llegar a mi casa me despedí de él inclinándome
-a fin de cuentas el día no ha sido tan malo como pensaba-pensé antes de meterme entre las sábanas de mi cama

6 comentarios:

  1. Anónimo3/13/2012

    ya se ve bueno espero que continue
    a la escritora que le heche ganas
    (SIP)

    ResponderEliminar
  2. Ohhh va por buen camino!! ^_^

    Me gusto... ya quiero saber porque el cambio tan repentido de Yunnie hacia Jae

    Please... actualiza pronto

    ResponderEliminar
  3. asdasd3/14/2012

    me encanto!! :DDDD esta muy bueno! :D

    ResponderEliminar
  4. ES hermoso por favor haz una CONTINUACION :D por favor me gusta mucho

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/15/2012

    por favor me gusta quiero conti >v<

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD