A Not So Pampered Pet. Cap 3

3 comentarios
“Relájate, gatito”

"¿Quieres ir a nadar?", Preguntó Junsu.

Jaejoong levantó la mirada desde donde estaba lavando los platos y se mordió el labio inferior.

"Por favor. Changmin es un cobarde y nunca nada conmigo. "

"Cállate, casi me ahogo cuando era un gatito."

"Ustedes pelean mucho", murmuró Jaejoong.

Junsu se ruborizó. "Yah! Tú también lo harás. A veces no hay nada más que hacer que pelear con él".

Jaejoong no estaba seguro de eso porque ellos estaban viviendo en lugar lujoso. Había muchas cosas que hacer por aquí.

"No es necesario que tengas que lavar los platos", dijo Changmin."Él tiene empleadas que hacen eso."

Jaejoong regresó al lavabo. "Yo... yo estoy acostumbrado a hacerlo."

"Sé que ya he dicho esto", dijo Junsu, "pero ese sándwich de pescado estaba realmente delicioso. Eres un gran cocinero. "

"Gracias".

"¿Cómo sabes que estaba delicioso?", Preguntó Changmin. "Tú tan sólo lo inhalaste. No tuviste tiempo de probarlo. "

Junsu hizo una mueca. "Ven a nadar, por favor."

"Nunca he… he nadado antes".

"¿En serio? Es muy divertido! "

"De… déjame terminar esto, y luego... voy."

Junsu saltó desde donde estaba sentado en la isla central. "Voy a secarlos por ti para que podamos ir más rápido."

"Hey, Yoochun tiene un lavavajillas."

"¿Qué? ¿En serio? ", Dijo Jaejoong, mirando a su alrededor.

"Sí", dijo Junsu señalándola,", pero ya casi estas terminando. Tomará menos de cinco minutos. "

Con Junsu secándolos y colocándolos en su lugar, tomó menos de cinco minutos.

"Vamos, vamos. "Junsu tiró del brazo de Jaejoong, llevándolo a través de la cocina. Cerca de la sala había una puerta hacia el balcón, mostrando un amplio patio. Una amplia piscina estaba justo en el medio. Jaejoong tragó saliva, mirando a lo lejos todos los árboles y el césped en los jardines. Se sentía como si fueran las únicas personas en el mundo entero. Había muchas flores.

Junsu se comenzó a reír y un rubor multicolor comenzó a mostrarse en Jaejoong. Se sacó la ropa en el camino y luego se lanzó desnudo a la piscina.

Jaejoong se mordió los labios y miró a Changmin mientras Junsu le gritaba que se diera prisa.

"No sé por qué te da vergüenza", dijo Changmin mientras se quitaba la camisa. "Eres una puta."

Jaejoong respiró hondo y se alejó de él, sonrojándose.

Changmin se acercó a la piscina, tan desnudo como Junsu. Su cola gris moviéndose de hacia atrás y adelante por la molestia. Se sentó en el borde y colocó los pies en el agua. Junsu le salpicó agua y luego nadó hacia él. Se colocó entre sus piernas y sonrió alegremente, sus labios se encontraron cuando Changmin se metió en la piscina.

"Hey", dijo Yoochun detrás de él.

Jaejoong se sobresaltó y se alejó, con los brazos cruzados.

"¿Qué pasa?"

Jaejoong hizo una mueca, y decidió que tenía que aprender a ocultar sus sentimientos de Yoochun. Él podría. Se ganó la vida en ocultar su verdadero yo de la gente, pero hacer eso con Yoochun... lo hacia sentirse mal.

"¿Vas a ir a nadar?"

Jaejoong negó con la cabeza.

"Jaejoong! ¡Vamos! Dijiste que lo harías! ", Gritó Junsu.

No volteó para Junsu pero si miró a los ojos de Yoochun.

Yoochun suspiró. "¿Qué te dijo Changmin?"

"Na… nada".

"Jaejoong." Yoochun tomó su cara entre sus manos. "No le hagas caso. Ese gato es demasiado inteligente por su propio bien, además él es una especie de bastardo. "

"Me llamó puta."

Yoochun apretó los labios. "Voy a hablar con él. Ve a nadar. "

"¿Quieres venir…"

"Oh, no. Yo no. No al agua. No, gracias”.

Jaejoong sonrió un poco. "Miedoso".

"Sí. Mucho. Mi hermano menor estuvo a punto de ahogarse cuando éramos pequeños, y sí... nunca más. "Se sentó en una cama de plástico.

"¿Así que te vas a quedar allí viendo a tres gatos desnudos nadando en tu piscina? Dios mío, eres un pervertido. "Jaejoong sonrió por la reacción de Yoochun. Tomó su camiseta y se la arrojó sobre la cara. "Tápate los ojos". Se deslizó fuera de su pantalón y luego “caminó” hacia la piscina. No había sido un bailarín de strip tease por las puras.

Junsu empezó a silbar, él sonrió y le lanzó un guiño a Yoochun por sobre su hombro. No se metió como Junsu lo hizo, pero se sentó y puso sus pies en el agua. Estaba más caliente de lo que esperaba, pero no estaba fría.

"No tengas miedo, Jaejoong!"

Él no lo tenía. En realidad no. Nunca antes había estado en agua más profunda que en la de una bañera.

"Es más profunda en el otro extremo", dijo Junsu, acercándose a él, "No vamos a ir hasta allá. Changmin puede tocar el fondo de esa parte, pero a él no le gusta mucho."

Jaejoong se metió en la piscina y se estremeció. El agua se sentía más fría en su pecho, pero el frío se desvaneció después de que se sumergió hasta los hombros. Siguió las enseñanzas de Junsu de como mover sus brazos y piernas y muy pronto estaba en una especie de nadando. Changmin se sentó en el borde de la piscina y se burlo de ellos.

Jaejoong no era de esas personas a las que odias de inmediato, pero Changmin estaba molesto.

"Cállate, Minnie!", Dijo Junsu. ”Tu ni siquiera lo intentas!"

En respuesta, Changmin sacó la lengua.

"¿Qué edad tienen los dos?", Preguntó Jaejoong.

Junsu se ruborizó, y luego miró hacia donde Yoochun estaba disfrutando el sol.

"Junsu tiene diecisiete años, a pesar de que actúa como un gatito y yo tengo quince años", respondió Changmin. "¿Cuántos años tienes?"

Jaejoong se mordió el labio y apartó la mirada. "No me lo van a creer."

"Sí, lo haremos."

"Tengo veintiuno."

La boca de Junsu se quedó boquiabierta. “De ninguna manera!"

Changmin entrecerró los ojos. "¿Cómo?"

Jaejoong se encogió de hombros. "Sobreviví".

"¿En la ciudad?"

"Sí".

"¿Tu solo?"

"Sí".

"Eso no es posible."

"Tal vez no para los gatos débiles", respondió con vehemencia Jaejoong. "Pero yo lo hice. Y mi amigo Jung Min tiene casi veintitrés. Se aprende a sobrevivir."

”Vendiendo tu cuerpo", espetó Changmin.

"Changmin!", Gritó de repente Yoochun.

Jaejoong se alejó de ellos, cruzando los brazos. "Como ya lo he dicho." Su voz se volvió fría. "Aprendí a sobrevivir".

Jaejoong fue a las escaleras y salió de la piscina. Había un montón de toallas en un banco, se acercó y cogió una, envolviéndola alrededor de su cintura.

"Espera, Jaejoong, no te vayas!", Dijo Junsu.

Jaejoong seguía caminando hacia la casa, tratando de no llorar.

"Changmin, eres una perra!"

Yoochun se puso de pie y siguió a Jaejoong a través de la casa hasta el dormitorio. Yoochun no dijo nada, lo cual se lo agradecía. Jaejoong fue directamente a la ducha para enjuagarse, y luego haciendo caso omiso a Yoochun, se acurrucó en las mantas y las almohadas de la noche anterior y comenzó a llorar.

Esto era tan extraño para Jaejoong. Hasta ayer, anoche, estaba orgulloso de lo que tenía. Sin embargo, ser traído aquí, demostrando que no tenía nada y saber que sólo era una puta para los que lo rodeaban le dolía mucho. Él no se merecía estar aquí. No como ellos.

Él se estremeció cuando la mano de Yoochun se posó suavemente en su rostro expuesto. Se posó justo allí, sin pasar por debajo de la manta. Jaejoong cerró los ojos dejando caer sus lágrimas.

"No escuches a Changmin, bebé. Voy a hablar con él, pero es que él solía ser el gato de un hombre rico por eso es muy malcriado. Los detalles no son muy claros, pero me dijo que otro gato entró en la tienda del hombre y Changmin trató de luchar, pero el otro era demasiado fuerte, un gato callejero. Él está muy enojado con el mundo ahora mismo, así que no creas que es sólo contigo."

" pero aún así me duele", Jaejoong susurró en la manta.

"¿Quiere que te deje solo?"

Jaejoong se sacó la manta del rostro y miró a Yoochun.

Yoochun no aguantó y rápidamente agarró a Jaejoong contra él, abrazándolo con fuerza. "Cariño, lo siento. Por favor, no seas tan duro contigo mismo. Lo que lograste en la ciudad como un gato es increíble. No lo compares con esto, o lo que sea que Changmin haya dicho. Tienes todo el derecho a estar orgulloso de lo que eres. "

"Y lo he dejado todo por..., dinero, para ser un animal de compañía. Yo... "Jaejoong quería volver a su apartamento cada vez que se sentía incómodo. Ahí se sentía seguro, protegido. Pero él sabía que le rompería el corazón a Yoochun.

"¿Qué quieres hacer?"

Jaejoong negó con la cabeza y se aferró a él.

"Sé que esto es una experiencia nueva para ti", dijo Yoochun, "pero este no eres tu, tan asustadizo. Incluso cuando vi que te atacaron, las dos veces, te defendiste. Tú eras más fuerte que ahora, si... si quieres, yo puedo... yo llevarte de vuelta. "

Los ojos de Jaejoong se abrieron de golpe. "¿Qué?"

"Tú... yo te llevaré a casa, no tienes que quedarte aquí..." Esta vez fue Yoochun quien se alejó.

Jaejoong se sentó y puso sus brazos alrededor del cuerpo de Yoochun. "Sería un estúpido si vuelvo ahí."

Yoochun se tensó.

"Y además yo no quiero", dijo Jaejoong rápidamente. "Yo... yo me quedaré aquí con ustedes. Eso es lo que quiero. "

Yoochun relajó su cuerpo y volteó la cabeza. Jaejoong le lamió la mejilla haciendo que Yoochun riera.

"Jaejoong", dijo Junsu desde la puerta.

Los dos voltearon. Sólo tenía puesto un par de pantalones de chándal. Su cabello estaba húmedo y por todo su rostro, las orejas gachas de la tristeza.

"Lo siento, Jaejoong."

"Su-ah, tu no hiciste nada malo", dijo Yoochun.

"Lo sé, pero Changmin es una perra a veces, yo lo deje y si yo lo…"

"No es tu culpa", dijo Jaejoong.

Junsu se acercó y Jaejoong extendió sus brazos, Junsu se rió nerviosamente pero se acercó más a ellos y se unió, Jaejoong lo abrazó muy fuerte.

"Gracias por ser amable conmigo, Junsu," dijo Jaejoong, frotándo sus mejillas con las de él.

Junsu ronroneó y trató de cavar más profundo en el cuello de Jaejoong. Jaejoong se echó a reír y tiró de él acurrucándose, Yoochun los miraba con una sonrisa. Jaejoong lo miró a los ojos y le devolvió la sonrisa, luego con sus garras recorrió la espalda de Junsu.

Junsu ronroneó por las caricias. "Vamos a los jardines", dijo. "Te vi mirándolos fijamente hace un rato y además podemos tomar una siesta en el sol. Changmin no es tan molestoso cuando esta en el sol. Parece que lo necesita”.

Jaejoong se encontró con los ojos de Yoochun y asintió. "Eso me dará un poco de tiempo para ponerme al día con unos papeles. Siwon me ha enviado cuatro mensajes de texto regañándome por eso”.

Junsu sonrió y se levantó de un salto y abrazó fuertemente a Yoochun. "Voy a ir a hablar con Changmin y luego nos encontramos en el patio. Los bosques están increíbles ahora mismo".

¿Los bosques?"

"Tengo un montón de terreno", dijo Yoochun. "¿Recuerdas los árboles que nos condujeron hasta aquí?"

Jaejoong asintió.

"Todo eso es mío. No sé qué hacer con esa parte, así estaba antes de que el terreno fuera mío. "

Junsu frotó otra vez sus mejillas y luego se puso de pie. "Date prisa. Estoy totalmente emocionado ahora mismo. "

"Ya te acostumbrarás a Changmin", dijo Yoochun cuando salió disparado fuera de la habitación. "O si no lo matarás en el intento".

Jaejoong sonrió y luego frunció el ceño. "tu ya has matado a alguien".

Una sombra oscureció el rostro de Yoochun. "Nadie se dará cuenta."

"Lo sé, pero..."

"No podía dejar que él te haga daño", dijo, con voz desesperada.

Jaejoong envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Yoochun con fuerza, la cabeza sobre su pecho. Yoochun se frotó la cara contra el pelo mojado de Jaejoong.

"¿Y si alguien se da cuenta? ¿Qué pasa si ellos se enteran?"

“Esas son cosas que prefiero no pensar, a menos que pasen. El tipo era basura de la calle. Sólo otro cuerpo más.”

Jaejoong levantó la mirada y entrecerró los ojos.

Yoochun rápidamente sacudió la cabeza. "Eso no es lo que yo pienso. Eso es lo que piensa todo el mundo. Y si fueras tú pensarían algo peor. Ellos podrían iniciar una investigación porque se trata de un cuerpo humano, pero si hubieras sido tú, muerto, obviamente violado y golpeado, a nadie le importaría. "

"A ti si", susurró Jaejoong y lo sostuvo con más fuerza.

Yoochun lo abrazó y le dio un beso en la oreja antes de lamerla.

Jaejoong se estremeció. "Deberías irte antes de que te distraigas."

"A mi no me importa", murmuró Yoochun. Su teléfono sonó en el bolsillo y suspiró. "pero a Siwon parece que si."

Jaejoong aprovechó el momento para levantarse. Frunció el ceño, dándose cuenta de que sus bolsos habían desaparecido. El pánico recorrió su cuerpo.

”Mandé a que lavaran tus cosas."

Los ojos de Jaejoong recorrieron la habitación, y allí en el estante estaban su escultura y sus libros. Suspiró por el alivio y luego agachó la cabeza sintiéndose culpable.

"No te preocupes", dijo Yoochun. "Lo entiendo, se que quieres ponerte ropa para no tratar de distraerme."

Jaejoong se maldijo cuando se sonrojó de nuevo.

(= ^ ェ ^ =)

Los tres pasaron el día en los árboles, trepando y persiguiéndose unos a otros, y Jaejoong hizo lo mejor para evitar hacer caso a los insultos de Changmin. Jaejoong nunca había tenido tanta diversión. Él antes sólo había corrido para escapar y nunca se había subido a un árbol.

El agotamiento lo alcanzó de forma rápida y se encontró con un montículo de hojas que estaban calientes por el sol y se recostó allí, mirando al Minsu persiguiéndose entre ellos. Estaba casi dormido cuando Junsu se dejó caer junto a él.

"¿Puedo hacerte una pregunta, hyung?", Dijo Junsu, sin mirarlo.

Jaejoong vio como Changmin se sentaba con las piernas cruzadas junto a Junsu. "Tal vez. ¿Qué pregunta? "

"Yo sólo..."

"Él quiere saber lo que es ser una puta."

" Changmin!", Dijo Junsu tratando de golpearlo pero Changmin lo esquivo y le sacó la lengua. "Dios, eres un idiota. En serio. ¿Por qué te amo? "

Changmin se encogió de hombros. "Porque soy perfecto".

Jaejoong se apoyó en un codo. Manteniendo sus ojos en Junsu, dijo, "Es... ustedes tienen que entender, que es todo lo que sabía. Me he estado vendiendo de una manera u otra desde que tenía diez años. "

Junsu hizo una mueca. "¿Diez?"

Jaejoong asintió. Se dio la vuelta recostándose y puso sus manos detrás de su cabeza. Cerró los ojos y dejó que el sol penetre su pecho desnudo. "Cuando eres joven, en la ciudad, una manera para sobrevivir es aprender a luchar, aprender a robar, aprender a correr y a huir. Es difícil. Algunos seres humanos se compadecen y te dan sobras de comida, pero una vez que ya no eres un gatito, te etiquetan como un perro callejero y... "Jaejoong respiró hondo contra los recuerdos de sus amigos muriendo por enfermedades. Sintió una lágrima por su rostro.

"Cuando tenía diez años, conocí a un hombre que me prometió comida si yo lo dejaba tocarme, así que lo dejé. En el proceso, yo me alejé de mi grupo porque yo estaba comiendo y ellos no, un día escuché a uno de ellos diciendo que me iban a matar, así que me fui y nunca volví. Ese hombre me mantuvo alimentado hasta que cumplí los doce años, pero cuando trató de atarme y mantenerme con él, me escapé. "

"¿Por qué?", preguntó Changmin. "¿Por qué te escapaste cuando tenías una fuente de alimento y un hogar?"

Jaejoong suspiró y no lo miró cuando respondió. "Él no me estaba ofreciendo un hogar", susurró Jaejoong, recordando las palizas del hombre y arrebatos repentinos. "Yo no quería que el me retenga. No quería usar una correa. Con suerte recibí una llamada de un oficial cuando tenía trece años, después de eso ahorré algo de dinero para registrarme y obtener una licencia. "

"¿con suerte?", dijo Changmin, voz llena de desprecio.


Jaejoong lo miró a los ojos. "La mayoría de los oficiales te pedirían sexo oral pero este no lo hizo. Tan pronto cuando obtuve la licencia, podía empezar a buscar un trabajo de verdad, pero un gato en la ciudad sólo es bueno para una cosa. Conocí a Yunho cuando tenía quince años, y me dijo que tenía suficientes strippers pero me puso en la cocina. Me gustó tanto. Aprendí a cocinar cuando vivía con el hombre de antes, así que Yunho me dejo hacer eso por un tiempo. No era como si yo no estuviera acostumbrado. A algunos de los clientes favoritos de Yunho les gustaba, y me daban dinero por los servicios que les ofrecía. Ahorré, conseguí un apartamento y... "

Junsu se acercó más a él. "¿No tenias miedo?"

"¿De qué?” Preguntó Jaejoong. Extendió la mano y acarició la cabeza de Junsu, alrededor de las orejas.

Junsu ronroneó y se arqueó por un momento. "No lo sé. Suena tenebroso. "

"A veces lo era. Cuando conocí a Yoochun, yo estaba siendo violado por tres hombres porque no pude llegar a casa antes de que ellos me alcanzaran. "

Junsu parecía que estaba a punto de llorar.

"Te lo mereces por…"

"Cállate!" Junsu casi gritó, dirigiéndose a su novio. Abofeteó a Changmin, dejándolo en estado de shock."No puedes decir eso. ¡No puedes! No es su culpa, tú sólo eres un príncipe mimado, así que cállate! "

Jaejoong trató de calmarlo y colocó al tembloroso gato en su regazo. Se aferró a la cintura de Jaejoong y jadeó palabras que no se entendían. Jaejoong le acarició la cabeza hasta que su cola dejara de azotarse por la agitación.

"Hey, está bien, Su-ah," dijo Jaejoong, abrazándolo con más fuerza. Pero el gato se negó a ser consolado. Jaejoong miró a Changmin en busca de ayuda.

Changmin estaba en conflicto. Él quería ir donde su novio, pero Junsu estaba molesta con él. Se encontró con los ojos de Jaejoong y desvió la mirada rápidamente.

"¿Cómo llegaron a vivir con Yoochun?", Preguntó Jaejoong, acariciando el cuello de Junsu. "Él me habló de ti, Changmin, pero de Su..."

"A Junsu lo golpearon y lo dejaron para que muriera", dijo Changmin.

Junsu se puso tensó en los brazos de Jaejoong.

"Yoochun lo encontró cuando era un gatito. Él... Él dice que tiene un hermano, que ambos estaban allí, pero él no puede recordar nada de él. "

"Yo, sí puedo", dijo Junsu. Se apartó. "Su nombre es Junho, me dijo que lo esperara, que iba a volver y cuando me desperté estaba en la casa de Yoochun".

Otra capa de lágrimas goteaba por sus mejillas.

”Yoochun se siente muy mal por eso," continuó Changmin. "No sabía que Junsu estaba con alguien".

"Espera, ¿Junho?", Dijo Jaejoong, Junsu giró hacia él. Con las manos en sus mejillas, le exigió. "¿Junho? ¿El nombre de tu hermano es Junho? "

"S…sí."

"¿Es de color percal como tu?"

Junsu asintió con la cabeza. "Si pero la mayoría de su color es marrón"

Jaejoong gritó, le dio un rápido beso en los labios y se levantó de un salto, corriendo por la casa. Después de un momento, escuchó a Junsu y Changmin corriendo detrás de él. Jaejoong se resbaló en los escalones del porche, a punto de caer, pero se equilibró cuando abrió la puerta.

"Yoochun!"

Dios, ¿dónde? ... Jaejoong no tenía ni idea en donde encontrarlo.

"Yoochun!"

"Está en el estudio, Jaejoong-shi," dijo una empleada señalando un pasillo.

Jaejoong fue por ahí, gritando su nombre otra vez."Yoochun!"

Una puerta se abrió y Yoochun salió corriendo. Jaejoong se deslizó sobre los azulejos, no se detuvo hasta que llego a él. Yoochun puso sus brazos alrededor de él y dio un paso atrás, sosteniéndolos.

"Jae, ¿Qué…"

"Tenemos que volver. Tengo que volver. Tengo que…"

"Hey, cálmate, ¿qué paso?" Yoochun tomó su rostro en sus manos y Jaejoong agarró sus muñecas.

"Junho, Junho está ahí. Y... "

"Espera, ¿qué?"

El pecho de Jaejoong estaba apunto de explotar. "El hermano de Junsu. Yo... el trabaja para Yunho! "

"¿Qué?", Dijo Junsu detrás de él.

Changmin lo apartó y se acercó a ellos. "¿Conoces al hermano de Junsu?"

Jaejoong asintió. "Es un stripper en el bar de Yunho, nosotros… él está allí."

"¿Estás seguro?", Preguntó Yoochun.

Jaejoong asintió de nuevo. "Una vez estábamos hablando y, quiero decir, la mayoría de los gatos en la ciudad no tienen familia y él dijo que fue abandonado junto a su hermano, pero cuando le pregunté acerca de su hermano se limitó a sacudir la cabeza por lo que asumí de que había muerto y nunca hablamos sobre eso. "

La boca de Junsu estaba abierta, y una lágrima resbalaba por su mejilla. "En realidad, Joongie, ¿no estas mintiendo?”

Jaejoong fue donde Junsu y meneó la cabeza. “No estoy mintiendo. Se parece a ti. Es un poco más alto, es más fuerte ya que ha estado en las calles. "

"Él está bien. No esta herido o enfermo, o... Oh dios”. Las rodillas de Junsu no pudieron más y Jaejoong lo atrapó. Changmin frunció el ceño y se alejó un poco de ellos. Jaejoong le entregó el cuerpo tembloroso de Junsu.

"Está bien, Su-ah. Cicatrices como la mayoría de nosotros tiene, pero está sano. Lo vi hace tres días"

Jaejoong volteó para ver a Yoochun. Tenía el ceño fruncido.

"Yoochun".

"Changmin," Yoochun dijo, "lleva a Junsu a su habitación y…"

"No, no, no", dijo Junsu. "¡NO! Sólo... “ Se soltó de Changmin y fue a Yoochun. "Por favor, por favor. Yo... "

Yoochun lo abrazó con fuerza. "Cálmate, Su-Ah, cálmate".

"¿Vas a ir por él, no?, por favor", dijo Junsu, levantando la cara manchada de lágrimas.

Yoochun limpió sus mejillas y asintió con la cabeza. "Por supuesto, Su-ah. Ve con Changmin, ¿de acuerdo? Voy a ir a buscarlo, pero tú te tienes que quedar con Changmin. "

Junsu asintió y lo abrazó con fuerza. "Gracias, Chunnie-ah".

Changmin lo tomó del brazo y Junsu se dejó llevar.

Yoochun resopló y se frotó las manos sobre los ojos.

"¿Estás bien?", Preguntó Jaejoong.

Yoochun asintió con la cabeza. "Nunca pensé que tendría un refugio de animales."

Jaejoong se congeló y puso sus manos sobre sus caderas."Vete a la mierda, Yoochun"

Yoochun sonrió. “Lo siento, Jaejoong. Tengo que hacer unas cuantas llamadas telefónicas. No puedo ir todo amable donde Yunho y preguntar por Junho,. Tú vas a venir conmigo, a pesar de que no quiero que lo hagas. "

"¿Por qué no quieres?"

Yoochun sonrió y lo acercó a su pecho. "Yo no quiero perderte. Si Yunho te encuentra... "

"No es tan malo como piensas," dijo Jaejoong contra su pecho."Él tiene sus reglas y requisitos, pero nunca nos hizo sentir como si estuviéramos atrapados allí."

"¿Nunca dijo que no podías irte?"

"No. Hicimos ciertos trabajos para él y sus amigos para mantener nuestro trabajo, pero él nunca dijo que no podíamos salir."

"Bebé, necesitamos un plan, y necesito algo de ayuda. "

"Pero…"

"No voy a correr el riesgo de perderte. Quiero que todas mis bases estén cubiertas.” Yoochun fue de nuevo a su estudio y Jaejoong lo siguió.

El gran estudio tenía una pared llena de libros. Una mesa cerca de la puerta estaba cubierta con más de ellos. Documentos cubrían la mesa principal. Había dos sillas de madera con tapicería de color marrón. Ambos también estaban llenos con pilas de libros.

"Dios, este lugar es un desastre", dijo Jaejoong.

Yoochun lo miró con las cejas arqueadas. “Las empleadas y mayordomos han aprendido a no tocar nada."

Jaejoong gravitó hacia una pared llena de diplomas enmarcados. Sus ojos se abrieron cuando los leyó, "Historia moderna, piano, música, un doctorado en filosofía, ¿cómo diablos... ¿cuántos años tienes?"

Yoochun sonrió cuando tomó su teléfono, pero no contestó.

Jaejoong soltó un bufido. Había un sofá de color marrón que parecía desgastado. Tenía la sospecha de que Yoochun había dormido mucho en este sofá. Jaejoong se subió en él. Sus ojos cerrados en éxtasis y ronroneó, haciendo círculos hasta que se acurruco cómodamente, escuchando la voz de Yoochun.

Jaejoong no tenía idea de cuánto tiempo había pasado cuando un dedo se colocó justo por encima de la parte superior de su pantalón. Jaejoong ronroneó, arqueándose al tacto. Otra mano acariciaba su trasero, deslizándose hasta la cola.

"Todo lo que haces es sexy", le susurró Yoochun. "Incluso cuando duermes."

"No estoy durmiendo." Jaejoong se estiró, puso sus brazos sobre su cabeza y se dio la vuelta con un maullido. Bostezó y terminó con una lamida de labios.

Yoochun gimió, sus labios presionados con los del otro. Un peso se apoyó sobre él, Jaejoong abrió las piernas, envolviéndolas alrededor de la cintura de Yoochun.

"Perdón, Park Yoochun-shi".

Yoochun se apartó y Jaejoong sonrió, volteó para mirar al mayordomo que se asomaba por la puerta.

"Choi Siwon devolvió la llamada y dijo que se reunirá a la hora y lugar de siempre."

"Gracias, Hyungjoon".

"¿Le gustaría que cerrara la puerta, señor?"

Jaejoong rió, cubriéndose la boca.

Yoochun lo miró y dijo, "Eso estaría muy bien."

La puerta se cerró y Yoochun besó de nuevo a Jaejoong. Apoyó su mano sobre el muslo de Jaejoong y luego la deslizó hasta su trasero.

Jaejoong no desconocía al placer, pero si desconocía esta desesperada necesidad de tocar a Yoochun, abrazarlo y nunca dejarlo ir. Era tan surrealista, y la parte lógica de su cerebro le decía que era demasiado bueno para ser verdad.

Yoochun lamió su boca dirigiendo sus labios al cuello de Jaejoong.

La parte lógica del cerebro de Jaejoong le dijo que ya se callara. Metió la mano entre ellos y desabrochó su pantalón. Yoochun boquiabierto se separó de su piel. Jaejoong se inclinó y presionó sus labios otra vez. Yoochun gimió, sin romper el beso enganchó sus manos en el pantalón de Jaejoong y se los saco.

Jae trató de envolver sus piernas alrededor de Yoochun otra vez, pero Yoochun agarró sus rodillas. "Espera. Tan sólo...déjame... "

Jaejoong se ruborizó bajo su mirada. Nunca se había sentido tan desnudo, tan expuesto. Tampoco tan amado. Su corazón se estrechaba, Jaejoong volteó la cabeza mirando a otra parte. Se estremeció cuando una mano subía y bajaba por su pecho. El calor se propagaba por todo su cuerpo, dejándolo escapar un gemido.

Cuando la lengua de Yoochun tocó a su pezón, el cuerpo de Jaejoong se levantó del sofá con un pequeño grito.

”Amor, shh, simplemente relájate."

Jaejoong no pensó que podría. Era demasiado bueno, demasiado, demasiado aterrador. Demasiado bueno para ser verdad. Se quedó sin aliento al decir el nombre de Yoochun, y cuando Yoochun miró hacia arriba, con la lengua alrededor de su ombligo, la mente de Jaejoong se quedó en blanco de nuevo. Había tanta dedicación y amor en sus ojos. Jaejoong gimió, revolcándose en el sofá.

Yoochun tocó la parte interna de su muslo y Jaejoong levantó su pierna apoyándola en el respaldar del sofá. La otra descansaba en la espalda de Yoochun.

Una lengua húmeda recorría la curva de su cadera bajando hasta sus testículos. Succionándolos ligeramente.

Jaejoong agarró el brazo del sofá, levantando las caderas con un gemido.

"Eres tan increíblemente hermoso, Jaejoong", dijo Yoochun."Cada vez que te toco, no lo puedo creer. No puedo creer que me lo permitas y no puedo creer que estés aquí conmigo.

Jaejoong no sabía cómo responder a eso. Por suerte, Yoochun aprovechó ese momento para succionar la erección de Jaejoong, así que todo lo que Jaejoong podía hacer era gemir.

No estaba acostumbrado a esto. Él no estaba acostumbrado a que lo complacieran y mimaran.

Yoochun dejó que su erección entrara profundamente, de manera lenta, su lengua lo recorría por completo, lamiendo, succionando, apretando sus testículos. Jaejoong estaba jadeando. Su cuerpo estaba tan sensible. ¿Cómo era posible eso?

Dedos pasaron por su entrada, gemía en silencio, moviendo sus caderas hacia abajo, separando las piernas un poco más. Yoochun gemía alrededor de su erección y se detuvo, sólo el tiempo suficiente para meter un dedo en su boca, empapándolo. Un dedo contra su cuerpo, Jaejoong gimió, ya que presionaba su estrecha entrada. Torciéndose.

Su boca se abrió, respiraciones hacían eco en el estudio. Se quedó sin aliento cuando un segundo dedo entraba él. Se movían, rozando su próstata cuando salían.

"Yoo… Yoochun".

Yoochun gimió demostrándole que estaba escuchando pero sus labios todavía estaban alrededor de la erección de Jaejoong, las sensaciones le robaron todo lo coherente y sólo levantó sus caderas, penetrándose a sí mismo en los dedos de Yoochun. Su orgasmo se notaba a través de su piel. Yoochun apretó su boca por un momento haciendo que Jaejoong gritara, puso su mano en la cabeza de Yoochun enredando sus dedos en la larga cabellera. El siguiente movimiento de los dedos hizo que sus pies y rodillas colapsaran. Yoochun gimió otra vez y Jaejoong lo jaló del cabello, gritando de placer cuando se vino en la boca de Yoochun.

Yoochun trago todo, sus dedos se movían lentamente dentro de Jaejoong.

Jaejoong mostraba que no estaba muerto con el ascenso y caída de su pecho.

Yoochun soltó su erección y Jaejoong gimió cuando los dedos se retiraron. Los labios de Yoochun viajaron por todo su cuerpo presionando contra sus pezones.

"Tenemos que irnos", dijo Yoochun.

Los ojos de Jaejoong se abrieron de golpe. "¿Qué?"

"Tengo que reunirme con Siwon a las seis. Son más de las tres y es un largo viaje de vuelta a la ciudad"

Jaejoong inmediatamente envolvió sus piernas alrededor de la espalda de Yoochun, abrazándolo. "Pero, házmelo. Tú... "

Yoochun movió su cadera, presionando su erección en el estómago de Jaejoong. "Más tarde, cariño. Puedo esperar"

Los ojos de Jaejoong se cerraron y…

”A menos que tu no puedas esperar" le susurró Yoochun con sus labios contra su mejilla. "¿Quieres que te penetre? Que te lo meta profundamente… "

Jaejoong se estremeció y asintió. "Oh, Dios, por favor."

Yoochun se comenzó a reír. "Lo haré pero mañana"

Jaejoong se quejó.

Yoochun le dio un beso. "Ya no eres una puta, mi amor. No quiero que te sientas como una y yo no haré que te sientas como una"

Jaejoong pensó en eso y luego asintió. Los sentimientos que Yoochun le daba no eran los que él esperaría si aún fuera una puta. Lo más cercano que se acercaba a este precioso y necesitado sentimiento era cuando estaba con Jungmin. Pero incluso eso era más amistad que amor. Una necesidad mutua que no sólo se basaba en pasión.

Yoochun se sentó y Jaejoong hizo un pequeño puchero mientras se subía al sofá. "Ve a vestirte, bebé. Tengo que recoger unos papeles"

Jaejoong suspiró y buscó su pantalón. Su pene todavía seguía erecto pero él se lo puso de todos modos. Yoochun se sentó en su escritorio y Jaejoong sonrió. Se dejó caer en sus manos y rodillas arrastrándose hacia él, maullando. Agitando la cola por encima de él.

Oyó el aliento de Yoochun y se frotó la cara contra su brazo. La mano de Yoochun aterrizó en su cabello, acariciando la base de sus orejas. Jaejoong se estremeció antes de dejar un beso en el brazo de Yoochun.

"No me siento como una puta", dijo Jaejoong. Se puso de pie envolviendo sus brazos alrededor de los hombros de Yoochun. Siguió su camino hasta que se sentó a horcajadas en el regazo de Yoochun. Su erección se asomaba por su pantalón desabrochado.

Los ojos de Yoochun se posaron ahí haciendo que trague saliva.

"Me debes una", susurró Jaejoong, acercándose a los labios de Yoochun. "Mañana, voy a montarte hasta que me desmaye".

"¿Qué pasa si yo me desmayo?" Susurró Yoochun. Sus labios apenas se tocaban.

Jaejoong sonrió y se relamió los labios, por lo tanto los de Yoochun también. "entonces te montare mientras estés inconsciente."

Yoochun gimió, trató de cubrir la distancia entre sus labios pero Jaejoong se río y se alejó.

"Diablos", murmuró Yoochun.

Jaejoong le dio la espalda y caminó a través del estudio. Se abrochó los pantalones por encima de su erección. Moviendo sus caderas al caminar, su cola agitándose detrás de él. Cerró la puerta callando los gemidos necesitados de Yoochun.

3 comentarios:

  1. waaa me encantooooo....contiii par de pervertidos calenturientos O///O espero q todo salga bien la busqueda de juhno haass ese changmin, ciempre con el mismo umor jejeje contiiiiiiiiii me facina este fic

    ResponderEliminar
  2. "entonces te montare mientras estés inconsciente."
    omg! morí!

    conti *--*

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estos dos, como disfrutan lindo, lindo gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD