The pain of let you go

7 comentarios
Titulo: The pain of let you go
Autor: Narah
Pareja: JaeMin
Género: Slash / Angst
Extensión: Oneshot
----

Tomo una gran bocanada de aire y giro la llave, la cerradura cede y ese acto normal se me hace tan extraño ahora, la casa se ve invadida por un silencio sepulcral, pero aun sigue siendo tal y como la recordaba, pienso que tampoco podían darse tantos cambios en dos semanas...


Dos semanas...


Es el tiempo exacto en que todo nuestro mundo dio un giro de 180 grados, realmente parece que han pasado años y que un huracán ha destruido nuestra vida completamente.
Todo me parece igual y todo me parece distinto a la misma vez...debo salir pronto de aquí antes de que me asfixie en mi propio dolor, antes de que lleguen y empiecen los reproches en cuanto me vean.

Abro la maleta vacía que llevo y empiezo a colocar mis cosas, meto dentro la ropa como puedo sin tan siquiera quitar los percheros, quizás en otro momento me habría tomado la molestia de acomodar la ropa en la maleta, habría matado a quien le hiciese la más mínima arruga a mi camiseta favorita de Armani, pero ahora...ahora solo quería irme de aquí lo más pronto posible.

Soy el único que ha tenido valor de venir, Junsu y Yoochun dijeron que preferían venir cuando las cosas se calmaran, ahora se podían apañar con lo que tenían.
Aun así, se que no he venido por valentía, ni tampoco he venido porque no soy capaz de estar sin mis pertenencias, sé que he venido por ti, porque deseaba verte una vez más aunque ahora me odies más que nunca.

Encuentro en un cajón una camiseta tuya, recuerdo que me la dejaste en uno de los viajes durante la última gira y me la quede por que me sentaba de maravilla...dude entre si guardarla en tu armario de nuevo o guardarla en mi maleta.

''Deseas algo suyo''

Así que opte por la segunda opción.

Demonios... ahora es cuando maldecía haberme comprado tanta ropa, como iba a meter todo aquello en la maleta, tendría que dejar lo menos importante, fui devolviendo algunas cosas que ya no me ponía en el armario.


-Será mejor que no te dejes nada aquí Jaejoong, ya no hay suficiente espacio para tus cosas.

Me dio un vuelco el corazón, aquella voz...su voz, el corazón me comenzó a latir con demasiada fuerza y no supe si era producto del susto que me había dado o porque era él.

Él estaba recargado en el marco de la puerta con los brazos cruzados, su mirada no era diferente a la usual, pero yo le conocía bien, oh si, demasiado bien, y su mirada si bien era inexpresiva, veía que en el trasfondo había frialdad, impasibilidad, odio, tal vez el odio que sentías hacia mi era uno de los sentimientos mas profundos que habías conocido a mi lado.

– Yo...– tenia la garganta seca, tuve que aclararme la voz – no quería molestar, me iré pronto.

''Mentiroso, sabes perfectamente que querías verle''

– Junsu y Yoochun vendrán después, ellos preferían...

– No me importa – cortaste mi frase, tu voz era tan tajante.
Odiaba a mi mente y a mi corazón masoquistas que querían verte de nuevo, oír tu voz una vez más, aspirar ese aroma varonil...por última vez.
Te tumbaste en tu cama con una sonrisa cínica y te dedicabas a vigilar todos mis movimientos, no hacías más que ponerme nervioso, pero en esa mirada ni siquiera había el cinismo que intentabas reflejar, solo veía dolor...dolor y nada mas, había un profundo vacío en tus ojos. Te dirigiste hacia la mesilla de noche que compartíamos y que estaba entre tu cama y la mía , abriste el segundo cajón, el que era tuyo y empezaste a tirar todas las cosas que encontrabas allí, las reconocí enseguida.

– No tienes que hacer eso...no...no es necesario.
– Sí que lo es, no quiero nada de ti aquí, ni un recuerdo, ni un regalo, ni una misera foto, no quiero nada que sea tuyo...y créeme Jaejoong, si fuese capaz de arrancarme el corazón , lo haría también para poder olvidarme de ti.

''No rompas a llorar Jae, no llores, no llores''

Changmin tenía toda la razón para estar así, pero debía decirle tantas cosas, tenía tantas ganas de abrirle mi corazón y enseñarle el dolor que llevaba por dentro.

Me acerque con miedo a recoger todas las cosas que estaban esparcidas por el suelo, si tu no lo querías, yo sí, yo quería eso regalos que te había hecho porque no quería olvidar toda la locura y pasión que vivimos en su momento.

''Admítelo Jae, todo aquel amor que vivisteis''

Cuando me acerque a ti te vi tan de cerca, me sentía tan frágil bajo aquella mirada acusatoria, mire tu mano que reposaba en la cama y que estaba empuñada como si te estuvieses conteniendo para no asestarme un puñetazo. Hice algo que no debí pero que no pude negarme hacerlo, toque tus nudillos que estaban blancos por la fuerza que ejercías, fue una ligera caricia.

– Changmin...

Apartaste tu mano bruscamente y tu mirada se volvió fulminante.

– No me toques, no vuelvas a tocarme.
– Porque no me entiendes Changmin, ¿por qué no puedes apoyarnos maldita sea? Sabes que llevamos razón.
– Porque este grupo ha sido algo por lo que he luchado, era mi sueño y tu te has encargado de destruirlo, ¿debo darte las gracias?
– Yo también he luchado por esto, sabes por todo lo que he tenido que pasar, pero no a este precio. Sabes que esto no esta bien, que el cabrón de Lee Soo Man solo se mueve por dinero.
– Nos ha ayudado Jaejoong, siempre.
– ¡NO! Lo único que hacía era explotarnos a cambio de un puñado de dinero, y ese siempre ha sido el motivo de tanta protección para con nosotros, pero realmente le importamos una mierda Changmin, en cuanto le dejéis de ser útil os dará por culo y os dejara en la calle, ¿no lo ves?
– ¿Y qué? Sabes que no vais a poder contra él, todo lo que somos es por él, no puedes morder la mano del que te ha dado de comer.
– Todo lo que somos es por nuestro esfuerzo, por nuestro talento y podremos salir adelante solos sin su ayuda y sin su dinero.

Como podía estar ciego, porque no era capaz de darse cuenta de que era mucho peor si estábamos separados.

– ¿Has terminado? Te puedes ir ya?
– Changmin basta por favor, yo...no quiero que me odies, ¿sabes lo duro que ha sido hacer esto sin tu apoyo? Yo no quiero tu odio.
– Por que no pensaste eso antes de hacer esta estupidez.
– Creo que la gran estupidez ha sido venir aquí, en serio, no quería molestaros dile a Yunho que podemos hablar cuando quiera y espero que tu puedas perdonarme algún momento.

Cogí mi maleta, probablemente no había terminado de recogerlo todo pero me daba igual, me tenía que ir o se me caería la mascara de dureza que me había puesto.

– No te odio, no puedo – aquello fue casi un susurro, pero me basto para reavivar mi corazón.
–¿Sabes porque llegue a odiarte? – solo le miré atento a sus palabras, él mismo respondió su pregunta – Porque me quitaste lo único bueno que había encontrado en la vida, porque despertarme pronto para cumplir horarios, grabar hasta tarde, ensayar hasta que tuviese ampollas en los pies, porque todo eso se convirtió en una rutina, pero nada de eso me importaba si cada mañana me levantaba con la sonrisa de mi razón de vivir, con el motivo de mi existencia...

...tú.

– ¿Pero ahora es muy tarde no? Ahora no hay marcha atrás Changmin, ahora viene la demanda, no podremos vernos porque sabes que ese cabrón os va a prohibir cualquier contacto con nosotros.

Me acerque a ti dudoso, mis piernas temblaban ligeramente, pronto me di cuenta que temblaba todo mi cuerpo y la mano que alzaba para llegar a tu rostro lo hacía aun mas, pero nunca llegue a tocarte porque retrocediste un paso.

– No
– Por favor, es mi última petición...por favor.

Asentiste ligeramente, roce tu rostro, ese cosquilleo familiar en la boca de mi estomago, toque tus parpados, que mantenían tus ojos cerrados, seguramente guardando esas caricias, escondí un mechón de pelo tras tus orejas, temblaste ligeramente y como si pudiese no contenerte más me besaste, como si fuera la última vez y se te fuese la vida en ello.

''Probablemente lo era''

Te quedaste cerca de mí, suspirando y jadeando sobre mis labios, luchando por normalizar tu ritmo respiratorio.
– No te vayas, no me dejes, no quiero olvidarte ni quiero deshacerme de tus recuerdos, yo no te odio, no te atrevas a dejarme Jaejoong.
– Sabes que es irrevocable, no podemos hacer nada, ya la demanda esta puesta, si volvemos todo estará perdido.
– No importa, no importa, los cinco podremos con esto, no se que voy a hacer si ti, yo no puedo ser nada sin ti.
– Entonces ven conmigo
– Jae no...No me pidas eso, aquí hay muchos proyectos, no podemos dejar todo a medias, las cadenas de televisión, las discográficas vinculadas, toda SM se nos echara encima. Si os quedáis aquí podemos protegernos entre nosotros.
– No Changmin, aquí ya no hay cabida para Junsu, Yoochun y para mi, Lee Soo Man solo nos tratara peor después de esto.

Me dolía tanto irme pero ahora ya no había marcha atrás, no podía hacer nada, toqué tu frente con la mía y tus labios con la punta de mis dedos, esos labios resecos que eran mi perdición.
– Lo siento...lo siento mucho Changmin, yo no quería causarte este dolor, te amo, nunca jamas lo olvides, incluso si después encuentras a otra persona, alguien menos egoísta y que no te haga daño, alguien que pueda hacerte realmente feliz...no me olvides por favor.

Apretaste tus labios contra los míos una vez mas, sabiendo que correspondía a mis palabras.
Me aleje y abrí la puerta, nunca me había costado tanto decir adiós, miré en la lleves aquella foto que tenía colgada, éramos tu y yo hace unos años, estábamos felices, aquella escena era tan distinta y tan poco familiar a la escena de ahora.
Dejé las llaves en la mesita de la entrada y salí cerrando la puerta despacio, como si al cerrarla totalmente se acabase todo, cerrando también mi corazón que se había quedado allí dentro, contigo, en ese último beso.
Me quede recargado en la puerta y me sorprendió el puñetazo que se escucho en la puerta, ese grito desgarrador que me llegó tan profundo, como si desgarrase mi alma también, y ese susurro detrás de la puerta.

– Yo también te amo Kim Jaejoong, siempre lo haré.
Me sentía como un niño pequeño, desprotegido, solo, quería salir corriendo de allí, como si lo único que necesitase fuese el abrazo de mi madre y que me dijese que todo estaba bien, como cuando las pesadillas me invadían por la noche, pero no había nadie, opte por abrazar mis rodillas con aquella dolorosa lágrima cayendo con rebeldía sobre mi mejilla.





N/A: Sé que lo de la demanda es un tema delicado, espero que a nadie le haya molestado que me haya centrado en ese tema ^^.

7 comentarios:

  1. Me encanto T_T
    me hizo llorar porque desde la misma manera , yo describo todo lo sucedido con la demanda

    todo parece tan real
    me gustaria que lo siguieras ..

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. por favor síguelo, para mí el tema de la demanda también es muy sensible, pero quedó tan...real, me hiciste llorar y solo quisiera leer un poco más
    gracias por compartir esto con nosotras

    ResponderEliminar
  3. Recién lo leo, buena esta posibilidad siempre cruzó mi mente, y como haya sido me conmovió tu manera de verlo. T_T Sigue escribiendo JM♥

    ResponderEliminar
  4. Que triste fue esto:'(

    Pero aun me gusto aunque verá preferido un final feliz.

    ResponderEliminar
  5. :( triste, este tema me pone muy sensible, pero aun asi me gusto...

    ResponderEliminar
  6. T___T demasiado doloroso... la separación de ellos es algo que no puedo superar, pero los amo a cada uno...

    ResponderEliminar
  7. ;_; !!!! weee?? wee?? tubo k terminar de esta forma... ;_; !!!!! , me has roto mi ilusión vale? xDDD!! ~~ definitivamentee me encantoo... ;_;!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD