The Royal Pet: Cap 9

9 comentarios


La primera semana estaba por terminar, la primera de su prolongado castigo auto-impuesto, aquella semana había sido tal vez la semana mas difícil en su vida, pues era la primera vez que tenia que fingir tantas sonrisas cuando en realidad deseaba partirle la cara a su autoproclamado “dueño”, aquel ser tan arrogante y prepotente con sonrisa maligna que ahora le llamaba moviendo el dedo desde su trono real. Porque Yunho se comportaba y era tratado como alguien de la realeza, aunque si era el rey, el rey de los imbéciles, y ese era el único titulo que en este momento podía darle:

-¿Desea algo, hyungnim? –sonríe-

-Primero que nada, quita esa estúpida sonrisa –le mira desganado- Termina tu –le pone varios papeles en la mesa- Ya sabes que hacer –se levanta del sillón y se dirige al sofá de la oficina- tomaré una siesta, luego de que termines allí, despiértame para irnos a casa.

Changmin obedeció, tomo los papeles de la mesa y empezó a revisarlos pausadamente a lo que Yunho se perdió en los ronquidos en el sofá a unos metros de allí, en aquel corto tiempo había aprendido administración y gerencia, algo que no era su campo, obligadamente, ya que Yunho simplemente odiaba hacer lo que se supone era su trabajo.

Extrañaba su casa, y gracias a que habían concluido los exámenes, también habían terminado sus obligaciones con la universidad por lo que también echaba de menos a sus amigos, a todos los que llamo y preocupo y le habían regresado el mensaje alterados poco después, y con los que tuvo que disculparse. Gracias al cielo, los exámenes concluyeron antes de que atravesara por todos aquellos problemas, pues en ese entonces no hubiera tenido cabeza para estudiar. De esa forma, ahora pasaba las horas del día obedeciendo órdenes, muchas veces absurdas, venir de Yunho.

Aunque solo hayan pasado unos días ya se sentían como meses, y siempre regresaba tan cansado que una vez caía en su cama solo recordaba con la luz del día siguiente. En aquella habitación, en aquel edificio, aquel lugar en el que tanto había sufrido y que por lo visto seguiría padeciendo. Un paraíso convertido en infierno.

Se levanto luego de haber revisado y corregido los documentos que Yunho le había ordenado y se acerco hasta el lugar en el cual este descansaba pasivamente. Se mantuvo de pie a un lado del sofá observando su rostro, era la primera vez que lo veía sin el ceño fruncido o con aquella cara de pocas pulgas que traía siempre. Solo un rostro de tranquilidad, propia de alguien que esta teniendo una buena siesta. Un bello rostro, pues además de su horrible carácter y actitud, Yunho no estaba nada mal.

El menor sacudió su cabeza, asustándose por lo que estaba pensando en aquel instante, y suavemente comenzó a mover a Yunho para que se despertara, pero este no lo hacia, aunque ahora le estuviera golpeando un poco.

-Hyungnim –susurra- despierte, vamos… despierte…

Changmin apoyo una de las rodillas en el sofá, en un intento de moverlo mas fuerte sin ser demasiado brusco, pero en ese instante Yunho simplemente lo agarro de la cintura y termino abrazándolo mientras lo obligaba a acostarse a su lado. El menor se altero, pero cuando se movió bruscamente para intentar zafarse solo consiguió que Yunho lo apretara mas, y sus rostros terminaron peligrosamente cerca.

Yunho tenía los ojos cerrados y respiraba con calma, por lo que Changmin pudo concluir que seguía dormido, y ¡Vaya! Tenia una fuerza tremenda aun estando inconsciente, porque estaba tan sujeto a su cuerpo que apenas y podía moverse y muy incomodo, porque sentía su aliento golpearle la cara cada vez que exhalaba por sus labios entreabiertos.

-H-Hyungnim –le susurra- suélteme… hyungnim… despierte…

-mmm cinco minutos Jun… solo cinco minutos y prometo que te dejo ir –susurro Yunho aun inconsciente-

Changmin estaba a punto de entrar en pánico, cuando entre cortos parpadeos Yunho comenzó a despertar, entreabriendo los ojos y volviéndolos a cerrar, hasta que finalmente los abrió por completo y tardo un poco en reconocer el rostro a milímetros del suyo, un rosto pálido propio de alguien muerto del susto. Yunho bajo la mirada viendo como sus brazos le sujetaban fuertemente y luego volvió la vista al rostro de Changmin, esta vez, reconociendo perfectamente quien era y empujándolo de forma brusca haciendo que este último se golpeara la cabeza con la mesa de té cerca al sofá:

-¡¿Se puede saber que Mierda haces encima mío?! –Grita escabrosamente- ¡¿Acaso eres algún tipo de pervertido?!

-¡Claro que no! –Responde en un grito también- ¡Yo solo iba a despertarlo y usted termino agarrándome! ¡Fue usted no yo! Ah…

Changmin se coloco la mano en la nuca sintiendo el profundo y punzante dolor del golpe que acaba de recibir, le dolía como un demonio y el dolor aumentaba solo gracias al grito potente de Yunho.

-Tal vez… solo me confundió con alguien –logro responder aun soportando el dolor- me llamo Jun…

Yunho se quedo congelado mientras poco a poco recuperaba la calma, se aclaro un poco la voz y volvió la mirada a Changmin que seguía en el piso con la mano sobre su nuca:

-Como sea, levántate… nos vamos –dice arreglando su cabello y tomando el saco de su traje- y no te atrevas a pegarte a mi otra vez o te mato –le advierte-

Changmin intento levantarse, pero una vez se puso de pie, el mundo entero le dio vueltas, Yunho se percato inmediatamente y se apresuro hasta él sosteniéndolo antes de que volviera al piso:

-Ey, ¿El golpe fue tan fuerte? –Pregunta preocupado Yunho-

-No importa si es fuerte o no –responde Changmin- Cada vez que golpeo mi cabeza me siento así… se me pasara… solo permítame un minuto…

El menor tomo asiento un momento, gradualmente los mareos se detendrían y volvería a estar bien, siempre pasaba y estaba acostumbrado a ello. Yunho también se sentó, notablemente lejos mirándole algo intranquilo:

-Tú… ¿no recuerdas como paso tu accidente?

-¿Eh? –Levanta la mirada- ¿Cómo sabe que tuve un accidente?

-Recuerda que conocí a tu madre en el hospital, ella me lo conto.

-Oh, si, pues… no recuerdo nada del accidente, o de mi vida antes de aquel accidente, solo recuerdo cuando desperté en el hospital sin saber que había pasado. Los doctores dijeron que era una amnesia momentánea pero aun hoy, no recuerdo absolutamente nada y creo que es poco posible que vuelva a recordarlo…

Yunho le miro algo molesto de nuevo, pero solo se puso de pie y camino hacia la puerta. No sabia porque razón, pero le cabreaba que Changmin no le recordase, aunque el tampoco le hubiese reconocido en primer lugar, ahora si sabia quien era, por lo que sentirse ignorado en verdad le molestaba.

-Me iré en mi propio auto por lo que toma al chofer y dile que te lleve a casa –le menciona mientras se levanta rumbo a la puerta- Tienes el fin de semana libre, así que ve a recogerme al edificio el lunes… ve al hospital… a que te revisen…

Changmin solo observo la puerta cerrarse y se sintió extraño ante el cambio de actitud del líder, pero, al fin y al cabo, le había dado el fin de semana libre y podía respirar tranquilo al menos por aquellos cortos días. Miro hacia la ventana de la oficina, el cielo oscuro de la noche. Era su primera semana trabajando en aquel lugar y había sobrevivo. Pero, ¿Cuántas semanas mas le quedaban por soportar? Su padre apenas y pagaría la primera parte de la deuda, por lo que suspiro pesado tratando de resignarse y dándose ánimos de que en algún momento se acostumbraría a los tratos de Yunho.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


Yunho regreso a casa a la velocidad que su hermoso Ferrari F430 spider color negro recién comprado le dio, si que quería probar aquel juguetico sin ser atosigado por los estúpidos escoltas, dejándolos atrás en el primer semáforo en verde que encontró.

Llegó a la mansión Jung al corto tiempo, también quería descansar del edificio, por lo que por esa noche regresaría a casa. Estaciono el auto y subió directo a su habitación, sin detenerse a preguntar si había alguien en casa, pues desde siempre sabia que su padre rara vez dormía en aquella mansión.

Una de las sirvientas intento detenerle para decirle algo, pero el, solo ignoro a la muchacha sin darle tiempo de abrir la boca, pues solo una de sus miraditas de “Piérdete” basto para que huyera despavorida.

Entro a la habitación encontrándose con pilas de bolsas regadas por el piso, apilonadas una tras otra, se hizo un espacio y camino entre ellas dejando el maletín a un lado, sacándose el saco y desabrochando los primeros botones de su camisa. Imagino que aquellas bolsas eran regalos de su hermana, que se arrebataba a comprar y le traía regalos que el no pedía, ni se molesto en querer revisarlas, pues siempre compraba tonterías y solo terminaban en alguna caridad, en las manos de la servidumbre o directo a la basura.

Se sorprendió al ver un bulto moviéndose en su cama, nadie entraba a su habitación sin su consentimiento, por lo que una vez noto aquello, se apresuro hasta el lugar encontrándose con alguien a quien no esperaba ver:

-J-Junsu…

Junsu se movió al escuchar su nombre, y froto un poco sus ojos para poder verlo bien, se estiro como un gato mientras se sentaba en la cama, con la cara algo hinchada, dando prueba que durmió por un buen rato:

-Volviste… -sonríe- ah, que bien dormí –bosteza- me siento bien…

-Tu… -le mira- ¿Me estas hablando?

-No, imbécil, le hablo a la maceta del parque –se mofa- ¡Claro que te estoy hablando! –ríe- Ya te di una lección y ya descargue mi rabia, así que ya no hay porque pelear –sonríe- Yunho-ah, dame la bienvenida, acabo de volver de viaje…

Junsu se abalanzo hasta Yunho y le abrazo colgándose de su cuello, al líder le tomo por sorpresa el abrazo y termino por perder el equilibrio y cayó en la cama con el cuerpo de Junsu debajo de su cuerpo.

-Te extrañe, bribón… -le acaricia suavemente- no vuelvas a hacerme enojar…

Yunho se apresuro a responder el abrazo, sosteniendo a Junsu con fuerza mientras este empezaba a parlotear lo bien que la había pasado por aquellos días y que se había desvivido comprándole baratijas y trajes que tanto le gustaban. Como si nada hubiese pasado, actuando tan natural que estaba empezando a enojarlo:

-Cállate, me esta dando dolor de cabeza…

-¿Estas de mal humor?

-¡Tu me haces enojar! Vienes como si nada… al menos deberías disculparte…

-¿Y yo porque me tengo que disculpar? -deshace el abrazo- ¿no debería ser al revés?

-¿Por qué me tengo que disculpar? ¿Qué acaso yo les dije a esos bastardos que hicieran lo que hicieron?

-¡Pues ellos lo hicieron gracias al dichoso anuncio que hiciste! ¡¿No te sientes ni un poco culpable?! ¡¿En serio no aprendiste nada?! –le mira molesto- Yunho, ya es hora de que madures, no voy a estar toda la vida detrás de ti diciéndote lo que esta bien y lo que esta mal.

-¡Ya pague mi error! –Le grita- lo saque de un gran problema y con eso pague lo que le hice ¡¿estas feliz?! –Grita- ¡¿Por qué últimamente solo te vives amenazándome?!

-¡¿En que momento te he amenazado?! –Grita-

-Lo haces, es como si me estuvieras advirtiendo que vas a desaparecer, que me prepare –se levanta apresurado- ¡Antes no recuerdo una sola vez en la que hayamos peleado y últimamente parece que solo buscas excusas para llevártela conmigo! –Grita- ¡Si quieres mandarme al diablo solo hazlo de una maldita vez! Pero, no vengas aquí a abrazarme diciendo que todo esta bien, cuando todo es un maldito desastre…

-¿Se puede saber de que estas hablando?

-Sabes de que hablo –le mira serio- ¿sabes cuando fue la ultima vez que te toque? ¡Fue hace tanto que ni yo mismo lo recuerdo!

-Creí que te había dicho que dejaríamos eso…

-¡¿Me preguntaste mi opinión acaso?!-grita-

-¡¿Qué?!

-¡Mi opinión! ¡En ningún momento te di mi aprobación, de repente empezaste a rechazarme sin importar lo que hiciera! ¡¿Sabes lo frustrado que estoy con esto?!

-Hay, por favor Yunho, no vengas a decirme que no te has liado con alguna de las mujerzuelas que te rondan cada día, deja de mentir diciendo que te has aguantado, eso ni tú te lo crees.

-¿Crees que revolcarme con alguna de esas zorras me satisface en algo?

-¿Qué mier… -le mira indignado- ¡¿Y Desde cuando soy tu prostituta personal?! –Grita- Discúlpame, pero desde donde yo lo recuerdo soy tu amigo de la infancia, no soy tu puto…

-¡Ha! ¿Entonces me vas a decir que acostarte conmigo no te hace mi amante? ¿Qué eres entonces? O es que acaso ¿Te revuelcas con cada uno de tus amigos de la infancia también?

-Te estas pasando idiota –molesto-

-¡¿Qué quieres que crea entonces?! ¡¿Quién te hace el favor ahora?! ¡Dímelo!

Junsu perdió la última gota de paciencia y levanto la mano hacia Yunho dándole una buena bofetada, se apresuro a levantarse furioso, pero, fue interceptado por el brazo de Yunho que lo agarro antes de que pudiera irse:

-¿Crees que soy tan insensible? ¿Crees que porque me abraces solo pensare que eres mi amigo y que no puedo tocarte? Ya te toque, te he tocado mil veces, ya no puedo hacerme a la idea de que no puedo tener tu cuerpo.

-Jamás debí permitir que pasáramos es línea, ahora solo estoy tratando de arreglar las cosas…

-¡¿Arreglar que, maldita sea?! ¡Todo estaba bien!

-No, Yunho, nada estaba bien –le mira- antes de que termite mas enganchado contigo y no pueda dejarte ir preferí hacerme aun lado…

-¿Dejarme ir? ¡Hemos estado juntos de hace demasiado! ¡¿Quién te ha metido esa idea en la cabeza?!

-¿Para que continuar? Yunho, no quiero terminar sufriendo el día que no me puedas ver más, el día en que te fijes en otra persona… No quiero sentirme abandonado, así que continuemos nuestra relación como lo que siempre debió ser, como amistad y nada más…

-Junsu…

-No quiero ser aquí el único que se enamore y termine lastimado… no me hagas eso Yun –le toma el rostro- no me hagas golpearte, no me hagas enojar, solo dejémoslo aquí… -le mira- solo parémoslo aquí, y sigamos como si nada…

-¿Por qué te estas dando por vencido? –le agarra por el cuello- ¿Por qué si quieres que te deje, te apareces frente a mi y me miras con esos ojos? ¡Me estas provocando, animal!

Yunho tomo la cintura de Junsu y lo pego a su cuerpo, sosteniendo su cuello con la mano libre y acercándolo a su rostro, tomándole los labios, siempre firme y seguro, aun con todo lo que se habían gritado hace un momento. Junsu uso sus brazos como barrera, empujando a Yunho, pero una vez ambos cayeron de regreso a la cama y Yunho lo aprisiono completamente. Se dejo vencer por el dulce movimiento de su lengua en boca, que le tanteaba e incitaba de forma tan magnifica, siempre haciéndolo bajar la defensiva. Terminó por rodear su cuello con sus brazos, enredando sus piernas en sus caderas, sintiendo la presión de los dos miembros ya despiertos aun cuando ni siquiera estuvieran desvestidos. Después de todo, sus cuerpos ya se conocían, y ya reaccionaban con el más mínimo contacto.

-¿No me vas a detener? –Dijo suavemente Yunho cuando se separaron momentáneamente para tomar algo de aire-

Junsu no le respondió, solo le beso de vuelta, ansioso, completamente hambriento de placer. Hasta aquí llegaba su voluntad, y se sentía enormemente miserable por ser tan débil, pero ¿Qué podía hacer? Le amaba, le amaba demasiado para dejarlo ir.

Se puede olvidar si ya no se ama, pero no se puede renunciar cuando había tantos sentimientos de por medio, y era justamente eso lo que le molestaba, que estaba enamorado y que sus sentimientos no eran correspondidos.

Sabía perfectamente, en el límite de su relación, que fue quien empujo a Yunho hasta esto, que le provoco, que le ínsito hasta que lo logro meterlo en su cama. Por eso estaba seguro, que Yunho solo intentaba aferrarse a eso, a lo que él había provocado en su inconsciencia, cegado por el deseo que tenia por él, pero solo le quería como lo que era, su amigo de la infancia. Y le dolía hasta lo más profundo de su corazón, pero era la realidad y ya estaba demasiado grande para negarse a aceptarlo:

-ah… ahh Yunho-ah…

Yunho le tenía atrapado en su boca, si que sabía como hacerlo, como brindarle el mas delicioso placer y torturarlo al mismo tiempo, al tiempo que sorbía le preparaba, porque si algo caracterizaba al líder era su impaciencia, por eso le había rasgado la ropa, aquella preciosa prenda que había elegido luego de probarse muchas, su favorita, había terminado echo trisas y permanecía tirada en algún lugar del piso. El líder saco los dedos de su entrada mientras le abrazaba por la espalda y entraba firmemente sin dejar de besar su cuello y acariciar su miembro con la otra mano, le mordió el lóbulo suavemente a lo que aumento la velocidad de su mano e inicio las estocadas mientras Junsu se sostenía de las sabanas, sin contener los roncos gemidos, sin dejar de pronunciar su nombre, reafirmándole que era el solo él quien le estaba llevando al lugar más recóndito del universo.

Era su amigo, era su primer amor y era su amante, era todo lo que había deseado y que lastimosamente aun teniéndolo, no lo tenía. Pero exactamente, ¿Qué era lo que quería de Yunho? Quería algo que aun no le había entregado ni a él ni a nadie… sus sentimientos…

No podía permitirse ser tan egoísta, sabía que Yunho jamás se había sentido realmente enamorado de alguien, en gran parte porque lo monopolizo toda su vida y le limito a fijarse solamente en el, pero, quería que lo supiera, lo que era amar a alguien sin remedio, entregarse de corazón, desvivirse por alguien y estar dispuesto a dar todo por ello… Aun cuando tuviese que sacrificarse así mismo para que Yunho lograra madurar y salir de la burbuja en la que le había metido… Porque lo amaba tanto, que quería que fuese feliz, aunque estuviese lejos de sus brazos…

Y de esa forma, renuncio a estar a su lado, aunque se partiese el corazón a si mismo en mil pedazos…

-¿Junsu? ¿Dónde estas?

-Yoochun-ah… Sácame de aquí –susurra en un sollozo- por favor sácame de aquí…

-¿Qué te pasa? –Preocupado- ¿Dónde estas? –Hace una ligera pausa- ¿Estas con Yunho?

-…

-¿Junsu?

-Terminamos…

-¿Estas seguro que quieres terminar con el? ¿Ha sido Yunho quien te lo ha pedido?

-No… yo se lo pedí… -solloza- No me dijo nada y solo salí de la casa… Creo que… no quiere volver a verme…

-Junsu, ¿Qué fue lo que realmente le dijiste? Yunho, generalmente te ignora cuando le dices que quieres terminar con el.

-Le dije que me he enamorado de alguien… -solloza- y que estoy saliendo con esa persona ahora… que esta era nuestra despedida –rompe en llanto-

-Cálmate un poco –le habla amablemente- Sabes que Yunho no te creerá, a menos que le muestres a la persona el no tomara tus palabras…

-Si me creyó… -solloza- Porque le dije que la persona que amo… e-eres tú…

Yoochun se mantuvo en silencio, ya de por si Yunho no estaba en muy buenos términos con el, ahora definitivamente se los cargaría encima a ambos…

-Sabes bien que eso solo llevara a que el nos deteste a ambos… no podemos llevarnos mal, tenemos una sociedad…

-Es la única forma en encontré para que me creyera –solloza- por primera vez no se molesto, tampoco me grito –solloza- solo me dijo que no me volviera a acercar nunca mas…

-Por el momento dejemos las cosas así y esperemos a que se calme… iré a recogerte…

-No Yoochun-ah, esta vez, lo dejaremos así –se seca las lagrimas- yo también he renunciado a el, y aunque odiándome sea la única forma en que pueda librarlo de mi, entonces lo haré…

-Junsu…

-Solo ven por mi… me siento muy mal… no se que seré capaz de hacer si me quedo solo…

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞


Changmin termino regresando en autobús a casa, en verdad no soportaba las miradas curiosas de los vecinos cada que aquel lujoso auto se estacionaba frente a su puerta, así que se decidió a ir hasta la estación y recorrer de nuevo las frías calles de Seúl por la noche, algo que también sirvió para distraerse un rato. Hacia mucho que no se sentía tan tranquilo, de alguna forma extraña, luego de que la deuda no arriesgaba la vida de su padre ni de ningún miembro de su familia, lo que tuviese que sufrir por culpa de Yunho era en verdad poco. No era tan malo, si lo pensaba detenidamente, era fastidioso, infantil, prepotente, grosero, antipático, algo mimado e insolente, pero le ayudo al final de cuentas.

El autobús se detuvo unos minutos después y luego de bajarse, camino un poco hasta llegar a una farmacia donde compro algunos analgésicos para calmar el dolor de cabeza que le había entrado luego del golpe.

Se echo a reír al recordar la escena salida de un comic, pues la cara de Yunho cuando se dio cuenta a quien abrazaba era muy graciosa.

Se dio cuenta en ese instante que estaba solo, caminando por una oscura calle riéndose como un loco, y se toco levemente la frente pensando que estaba desvariando o tal vez tendría un poco de fiebre, porque le parecía gracioso algo venir de parte del rey de los imbéciles:

-Creo que la desesperación me esta volviendo loco –susurro-

Camino un poco mas a prisa hasta que por fin estaba cerca de casa, ya estaba imaginando el delicioso banquete que su madre le tendría preparado cuando lo vistiese entrar por la puerta.

Noto como frente a la entrada de su casa estaba estacionada una motocicleta y alguien estaba apoyada en ella fumando un cigarrillo. Era extraño ya que era algo tarde, aquel, estaba de espaldas por lo que no podía distinguir bien de quien se trataba, así que una vez estuvo cerca del sujeto, le hablo para llamar su atención:

-Disculpa, ¿Estas buscando a alguien en este vecindario? –pregunta amablemente-

Una última bocanada de humo dio el sujeto al cigarrillo y luego lo arrojo al asfalto para pisarlo, dándose la vuelta y acercándose a Changmin ligeramente, metiendo las manos en los bolsillos de su pantalón de denin azul oscuro y sonriendo ampliamente a lo que Changmin le lanzaba una mirada de estupefacción y sorpresa:

-Tiempo sin vernos… Changmin-ah…-sonríe- Te he extrañado…

En ese instante en que le vio a los ojos, le pareció mentira estar viendo a la misma persona, y de repente sintió como su corazón se reventaba a latidos sintiéndolo incluso en la garganta, ¿Era tal vez porque no le había visto en mucho tiempo? ¿La sorpresa que le producía verlo? O porque… justo apareciera cuando se suponía debía evitarlo:

-H-Hyung… -le mira desconcertado- ¿C-como… no… ¿Qué haces aquí?

Era tal vez porque estuviese nervioso de cómo explicarle su situación actual, pero una vez Jaejoong se acerco y le abrazo con tanta dulzura se sintió completamente mareado, con el aroma suave a cigarrillo su pelo ahora rojizo y sus brazos fuertes que le sostenían con firmeza, o la suavidad de la piel de sus manos que ahora le acariciaban la nuca… como si hubiesen pasado años desde la ultima vez que le vio:

-Vine a recuperar el lugar que creo eh perdido –susurra- y regrese para hacerte mío definitivamente Changmin-ah –le besa en la mejilla- No te dejare escapar…

Su voz, porque solo su voz le hacia sentir tan extraño, al punto que escasamente podía respirar, ¿Por qué estaba temblando? Como si las palabras que dijese no las hubiera repetido en muchas otras ocasiones, pero, por alguna razón esta vez las sentía calarle los huesos como en ninguna otra ocasión… como si su voz hubiese cambiado… como si a sus ojos todo el se viera diferente… pero… ¿Qué era diferente ahora?...

9 comentarios:

  1. el final del capi me mato!! *¬*
    me encanta este fic !!!!
    quiero saber que va a pasar ahora que llego Jae ¿?
    amo este fic!!!!! continua luego plis !!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/18/2012

    Yeay!!! por fin llegó JJ!!!

    ResponderEliminar
  3. aahhhhh que me muero por leer el sig capitulo >O<!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/19/2012

    Nesecito massss!!!! JJ a la carga!!!! XD (sorry por eso XD)ojala la continues pronto please

    ResponderEliminar
  5. amé el capítulo *o*
    queremos conti! >w<

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3/20/2012

    se supone q esto es homin y me tengo q mamar el hosu argggggggggg x__________x

    esto va tan lento... yunho es muy hdp cn changmin *se aburrió*

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3/21/2012

    Esto no es homin, en todo caso no sabemos en que quedara pues la autora no ha definido pareja .______. lee las parejas, tambien hay hosu, jaemin, Yoosu y Jaechun... Fighting autora! a mi me encanta que este fic sea tan intrigante y me muero por averiguar como queda todo!!!

    ResponderEliminar
  8. Mmmm pues que lastima que te parezca aburrida mi historia y lenta, estoy tratando de avanzar la trama todo lo que puedo y pues, no soy pan de dios para agradar a todos... creo que desde el principio lo dije, y lo reafirmo, la historia avanza conforme a mi imaginacion, no tengo el fic planeado, por eso no se que giros dara, eso depende de mi inspiracion, solo espero que sea como sea que termine, les guste la historia... que no haya quejas aun cuando no quede la pareja que ustedes desean... ACLARO JAMAS DIJE QUE FUERA JAEMIN o HOMIN, puede ser cualquiera de los dos... no etngo mas que decir...

    ResponderEliminar
  9. a mi me encantaaa!!
    es geniaal!!
    y eso de no saber con quien queda es woooo!!
    aunque quiero que quede jaemin!!
    y el hosu!! omg!!!
    quiero mas!!!
    y fighting!!
    ^^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD