Circo de medianoche. Cap. 1

1 comentarios
El circo


El tren marchaba normalmente por las vías, con su siempre sonido de las ruedas y el vapor marcando su trayecto, los chicos sentados en una esquina jugando cartas y bebiendo vino, riendo unos con otros.
-¿crees que ganemos lo suficiente?

-por supuesto, la ciudad a la que vamos es muy…ehhh….¿como se dice?

-¿rica? ¿poderosa? ¿surtida?

-¡eso! ¡surtida! Tienen los mejores productos en la ciudad

-a mi me importa mas la plata que podamos ganar

-no seas tonto, ¿Cómo vas a ganártela si estas en los huesos? Además, después de esta iremos a la ciudad de los árboles…

-¿ciudad de los árboles? ¿así se llama?

-como crees, así le dicen, la verdad no se ni como se llama, le dicen de esa manera porque esta rodeada de árboles de todas clases, y ahí si que hay plata, ¿Por qué crees que el patrón decidió venir primero aquí? Pues por lo mismo que te dije yo, quiere que todos estemos en las mejores condiciones para que asombremos a todos con nuestro gran espectáculo…

-ahhh….así que es una estrategia….

-claro, no por nada le ha sobrevivido el negocio por tantos años…

Siguieron charlando el resto del camino, planeando que comprarse con lo que les pagaran y abonar un poco a su deuda que tienen con el jefe, pues todos los involucrados en este trabajo es por deuda propia o heredada y deben trabajar para saldarla.
Llegamos en la noche a un terreno lo bastante amplio para establecernos, en cuanto el tren paro todos bajaron listos para hacer su parte, incluso los animales de exhibición, era una rutina que todos sabíamos a la perfección.
Primero, sacar todo lo necesario para montar nuestro espectáculo, extender entre todos la carpa y colocarle las cuerdas para atarla a los postes que la sostendrán durante nuestra estancia, postes que ya otros se habían encargado de enterrar en el suelo duro con ayuda de los elefantes, una vez colocadas todas las cuerdas las jalábamos entre todos, levantando poco a poco la carpa.

-¡Ayumi! ¡ata ese lado al poste!

-¿¡así!?

-¡no, mas para la izquierda!
El grupo de acróbatas siempre se encargaba de atar fuertemente la carpa, subía por los postes con gran agilidad llevando una cuerda consigo y las ataban.
En cuanto terminamos de montar todo abrimos los vagones para bajar a los animales, dejarlos respirar el aire fresco, a los mas mansitos podíamos dejarlos libres pues nunca se alejaban demasiado mientras que a los mas salvajes los atábamos con una cadena dejándoles espacio suficiente para que corrieran y se ejercitaran.

Me encantaban mucho todos los animales, eran unas bestias increíbles, muchas veces desee ser un león o algo parecido, tienen una mirada desafiante, muchas veces escuche a la gente decir que un animal no puede sostenerle la mirada a un ser humano, pero no es así, lo he notado cuando miro a los ojos a cualquier animal, en especial a los leones, no es que ellos no puedan sostenernos la mirada, mas bien el ser humano no puede sostenerle la mirada a ellos, cuando vemos a otra persona podemos imaginarnos que pasa por su mente, que es lo que nos dice al vernos, pero cuando vemos a un animal su mirada no nos dice nada, no sabemos si van a atacar, si se van a retirar o simplemente nos están viendo, lo se, le tememos a aquello que no podemos entender, a lo que desconocemos.

Para mi cualquier animal es mejor que un ser humano, ningún otro animal caza a otro solo para divertirse, lo hacen por supervivencia, eso lo aprendí cuando fuimos al norte, cerca del mar, había un grupo de elefantes marinos tranquilamente en la playa cuando de pronto salio de las olas una enorme orca, ni siquiera yo, que estaba lejos, la vi venir, atrapo a uno y lo arrastro hacia el mar, para su manada, y así lo repitió una y otra vez, recuerdo que quise ir y ahuyentarla para que dejara en paz a los elefantes marinos, pero me quede petrificado con lo siguiente que vi: toda la manada de orcas ya había comido y aun quedaba un elefante marino en su poder, estaba en medio de todas ellas, creí que pelearían por el, pero muy por el contrario, comenzaron a jugar con el, dándole leves empujones dentro del mar, “que hipócritas” pensé, primero juegan y luego se lo comen, pero una vez que todas le dieron un empujoncito la mayor de ellas lo llevo a la orilla y le dio un ultimo empujon que lo llevo directo a la playa, hacia su grupo, y una vez que se reunio con ellos la orca desaparecio en el mar.

Fue algo increíble, nunca pense que existiera ser tan magnifico, y cuantos mas no existiran por el mundo, he conocido a muchos otros, mejores que los humanos, pero es como una vez me dijo nuestra hechicera Iu:

“-Por cada bebe que nace en el mundo, significa que Dios aun confía en nosotros”

Supongo que tiene razon, cada persona que veo sentada a mi lado es uns gran persona, nunca le han hecho mal a nadie.

-¡a descansar muchachos! ¡mañana es la gran funcion!
Todos sonríen y asienten, vamos hacia nuestras pequeñas carpas que hemos colocado para nosotros detrás de la mas grande, al lado del tren ya vacio, no sin antes asegurar a cada animal, pues ya hemos tenido problemas antes, asegurandonos de cerrar perfectamente cada jaula y de que no pasen frio.

-¿cress que venga mucha gente?- me pregunta un chico nuevo cuando estamos en las literas.

-por nuestro bien, eso espero.

Todas las luces se apagan y me dispongo a dormir todo el día, pues nuestro circo solo da funciones a media noche, es como nuestra marca distintiva, nuestro circo es nombrado “Circo de medianoche” ….

1 comentarios:

  1. Suena interesante, sobre todo por que sale Ayu :D (lol)

    Veremos que pasa...

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD