Our Shelter - Cap. 2

9 comentarios

Capítulo 2.
-¡Oh, wow! ¿Ves, bebé? Hasta tienes una habitación propia. Y una muy bonita- la señora Kim tocó las cortinas, enamorándose de inmediato de la tela. Luego intentaría convencer a su marido de comprar cortinas tan elegantes para su salón de belleza, - Jaejoong, mira que increíble vista tienes. Puedes ver el pequeño lago y el camino que lleva de vuelta a la ciudad- La señora Kim estaba llena de alegría porque su hijo había podido entrar en esa escuela, sabiendo que si Jaejoong se graduaba ahí, en su futuro podía ser, bueno, cualquier cosa.
Jaejoong suspiró, ya empezando a aburrirse de los balbuceos sin sentido de su madre. Pero sabía que ella sólo quería lo mejor para él. Estaba orgullosa de que su niño por fin tuviera una oportunidad en la vida.
-Mamá, cálmate, sólo es una habitación- sonrió cuando vio las pequeñas, titilantes estrellas en los ojos cafés de su madre.
-Lo sé, pero, oh Dios, es incluso más grande que nuestra sala, bebé, - dijo, y Jaejoong resopló ante la observación. Claro que era más grande. Mierda, su nuevo baño probablemente era mayor que su vieja sala, su padre había echado el dinero por el drenaje. Dinero que heredaron de la abuela de Jaejoong. Debió ser usado para un nuevo inicio, un futuro brillante para su madre y para él. Pero no, ¡el cabrón disfrutaba de estar una semana en un puto casino! Que Jaejoong pudiera aún ir a esta famosa escuela se debía únicamente a su madre ya que ella había guardado en secreto algo del dinero de su marido.
-¿Podemos ya irnos? – era más una orden que una pregunta, el padre de Jaejoong ya estaba en la puerta con un cigarro en la mano, evidentemente no muy interesado en la vida de su hijo.
-Padre, no puede fumar aquí.
-Cuando arruines esto también, como siempre, lo mejor será que consigas un trabajo y rápido.
Seguro, Jaejoong había estropeado las cosas unas cuantas veces, ¡¿pero a quién demonios pensaba su padre que le hablaba?! Jaejoong sabía mejor que nadie que su padre mismo era un gran fracaso en persona.
-Sabes lo orgullosa que estoy de ti, sólo esfuérzate y da lo mejor, ¿hum? – ella besó su mejilla y le sonrió amorosamente, acomodando algunos de sus largos mechones de cabello oscuro detrás de su oreja. Con estas palabras de aliento dadas a su hijo, el señor Kim tomó la mano de su esposa y la jaló fuera de la habitación.
-Gracias, mamá.
-¡Vámonos ya!
***
-¿Dónde demonios está este maldito cuarto? Es como un laberinto – Jaejoong suspiró. No estaba seguro de en qué dirección debería de ir. Todo parecía igual para él. Mirando su reloj notó que ya no tenía ningún motivo para apresurarse. Ya iba 20 minutos tarde para su primera clase. Paseando por los pasillos el pelinegro se distrajo con unos extraños quejidos provenientes de uno de los salones. Siguió el sonido y se detuvo frente a una puerta de metal. Tratando de abrirla, Jaejoong sacudió el picaporte blanco. Miró una última vez tras su hombro, revisando que el corredor siguiese vacío, y se deslizó al interior.
Le sorprendió el frío viento que pasaba a través de su cabello al entrar en la oscura habitación. Jaejoong buscó el interruptor de la luz. Ahí estaba él, en un viejo corredor que no podía compararse con la docena de aquéllos limpios por los que acababa de caminar. La luz reveló unas escaleras, que llevaban a la azotea de la escuela. Increíble que semejante escuela tuviera aún una vieja y sucia escalera así. ¿Era seguro usarla siquiera? Jaejoong se preguntaba para qué era usado el dinero que todos los padres debía pagar para la educación de sus adorados hijos cada mes.
Inmediatamente después de que Jaejoong llegó a la azotea, un cachorrito corrió hacia él, tirando juguetón de sus pantalones. Jaejoong se inclinó, levantando a la bola de pelos.
-¿Qué estás haciendo aquí solito? ¿Dónde está tu amo? – Jaejoong miró alrededor y vio una cobija rosa junto con un platito de comida vacío y un gastado pato de peluche y felpa. Sostuvo al cachorrito como a un bebé, arrullándolo suavemente y acariciando su cabecita.
-Tienes hambre, ¿huh?
Bajando al cachorro, Jaejoong buceó en sus bolsillos. Lo único que encontró fue una vieja liga para cabello y una barra de chocolate. Nada que pudiera comer un perrito.
-¿Qué te parece si juntos te buscamos algo sabroso de comer?
El perrito movió la cola, Jaejoong lo tomó como un sí. Se apresuró en recorrer los pasillos de la escuela, tan silencioso como pudo, e incluso el perrito no hizo ni el más leve “guau”, como si entendiera que si ambos eran vistos por alguien, significaba problemas.
***
-Ve lo que hiciste, hacerme saltar la escuela en mi primer día – Jaejoong descansaba con el cachorrito en el pequeño lago que su madre había mencionado antes, disfrutando la pacífica atmósfera que los rodeaba.
-Cuando mi padre se entere de esto, me golpeara hasta matarme.
Y no era broma. Ya había pasado más de una vez que el padre de Jaejoong perdía el control, culpando a su hijo por su vida arruinada y sueños rotos. La señora Kim sólo podía observar, sin atreverse a interceder por él en contra de su marido iracundo.
-Será mejor que volvamos, antes de que tu amo llame a la policía.

***
*beep*beep*beep*
-¿Qué demonios…? – Jaejoong peresozamente abrió un ojo y se giró sobre su espalda, cruzando sus musculosos brazos sobre su cara, en un fallido intento de bloquear el sol que se burlaba de él. Intentando comprender de dónde provenía este alocado “beep beep” miró alrededor en su habitación. Sólo entonces se dio cuenta de que no estaba más en su hogar, sino recostado en una cama distinta, tamaño King-size para precisar. Jaejoong se irguió, golpeando con el puño el molesto despertador. Se levantó, tomando su iniforme escolar y se encaminó al baño que estaba conectado a su habitación. Una malhumerada cara lo recibió en el grande y ovalado espejo y le pareció que su cabello estaba huyendo de su propio rostro…se levantaba hacia todas direcciones.
-Madición, no tengo tiempo para darme un baño, una liga de cabello lo arreglará todo.
Usando su vieja liga, Jaejoong rápidamente se cepilló los dientes y se apresuró para llegar a la primera clase, el factor de que tendría que quedarse después de clases le llegaría a la mente después.
***
Las tediosas lecciones parecían eternas, la larga manecilla del reloj café en la pared simplemente no alcanzaba las doce. Los estudiantes no parecían siquiera intentar escuchar a lo que el maestro decía y se pasaban pequeñas notas unos a otros.
Jaejoong sólo quería saber: ¡¿dónde demonios estaba instalado el aire acondicionado?! ¿Estaba roto el maldito? ¿Dónde estaba el conserje? Incluso el maestro estaba sudando como loco. Ya se había quitado el saco y doblado las mangas de la camisa, pero aún había grandes, grises marcas de sudor en ella.
Yunho sabía que el hombre de verdad intentaba dar lo mejor para hacer las lecciones lo más interesantes posible y enseñarles al menos un poco de lo más importante del tema, pero aún él dejaba escapar su mirada a ratos hacia fuera de la ventana donde el refrescante, hermoso y azul lago se localizaba. Yunho intentó concentrarse de nuevo, pero falló. ¿Por qué tenían que sentarse ahí, sufriendo el calor? ¡Y lo peor era que tenía que ir a detención después de esto! Sin llamar la atención, Yunho se giró, mirando a su izqueirda, y ahí estaba Jaejoong, ése vándalo. Estaba ocupado echándose algo de aire frío en la cara con la mano. Pequeñas gotas de sudor recorrían su largo cuello, su clavícula y finalmente llegaban a su destino cuando se hundían en la tela de la camisa blanca de Jaejoong. A pesar de que el pelinegro se había atado el cabello, algunos mechones seguían sueltos, pegándose a su piel. Jaejoong humedeció sus labios. Esos suaves, rosados y rechonchos labios. Su rosada lengua se deslizaba sobre ellos en cámara lenta, como en esos comerciales de Coca-cola cuando el actor tomaba un gran trago. Yunho dejó que su mirada vagara hasta los ojos del otro. ¡Los cuales estaban abiertos completamente y lo miraban de vuelta, como si él fuera la persona más extraña del mundo!
Yunho jadeó y centró sus ojos en el pizarrón una vez más. Se sintió extrañamente acalorado de pronto. No podía soportar estar en este pegostioso salón un segundo más, junto con todos estos apestosos. ¡Y la presencia de ese bullicioso idiota era la peor parte! Si la campana de la escuela no hubiera sonado en ese momento, Yunho no estaba seguro de lo que habría hecho…
***
-¡Yah, Kim Jaejoong! – Yunho vio como el otro chico quería irse del salón también, - ¿Qué estás planeando hacer?
Jaejoong lo miró, desconcertado.
-Eso no es de tu incumbencia, nerd.
-Lo es, soy el representante de nuestra clase. ¿Ya se te olvidó que debemos esperar por la señorita Ming?
-¿¡De verdad no esperas que me quede aquí, en éste apestoso salón, contigo?! – Jaejoong quería reírse de este nerd, no podía hablar en serio.
-B-bueno, a fin de cuentas es tu culpa que tengamos que quedarnos, - Yunho se envalentonó. ¿De verdad acababa de objetarle algo a Jaejoong?
-Escucha, perdedor, - Jaejoong se detuvo frente a Yunho, quien estaba sentado aún en su escritorio, sus manos empezando a sudar, - si tú planeas perder tu tiempo aquí con esa molesta mujer, bien. Pero deja de interferir en mis asuntos.
-P-pero…te meterás en problemas o-otra vez… -Yunho se limpió las manos en los pantalones. No era difícil adivinar lo nerviosos que se pondrían los oponentes de Jaejoong. El pelinegro sonrió, inclinándose hacia él, Yunho tragó saliva y cerró los ojos con temor.
-Estoy en verdad conmovido por tu interés en mi bienestar, Yunho-ah~
Justo cuando Yunho creyó que no podía hacer más calor, sintió una nueva oleada de ardor estallando a través de su cuerpo.
-Y debido a que no podemos cambiar el hecho de que eres el lame-culos de los maestros, tendré que asegurarme de que no estés aquí para reportarle a la señorita Ming por qué me ausenté otra vez.
Yunho abrió sus ojos, sólo para volver a cerrarlos cuando sintió el cálido aliento de Jaejoong en su oreja. El cuerpo del castaño se apretó. La fragancia que Jaejoong usaba cosquilleó en la nariz de Yunho. Lo abandon la habilidad para concentrarse en lo importante.
-¿Eres un pervertido o algo?
-¡¿Q-qué?! – Yunho se sintió aturdido. Pero cuando el significado de ello le llegó a profundidad se balanceó levantándose de su silla, en shock, avergonzado, ¿descubierto? Jaejoong lo miraba con escepticismo, una ceja levantada.
-Deja de olerme, es asqueroso.
-¡Y-yo no…! – Yunho intentó defenderse, sin conseguirlo. Justo cuando Jaejoong quería responderle escucharon un familiar “click-clack” haciendo eco en el pasillo. Sin perder más tiempo, Jaejoong sujetó la mano de Yunho y abrió rápidamente la ventana.
-¿Qué estás ha--? – sin darle a Yunho la oportunidad de decir nada, Jaejoong empujó al pobre chico a través de ella. Por suerte para él, estaban en el primer piso. Jaejoong saltó tras él, aterrizando grácilmente entre los arbustos.
***
-Tú en verdad podrías haberme incluido en tu asombroso plan, sabes… -Yunho terminó de quejarse y empezó a limpiarse las hojas y ramas enredadas en su cabello. Jaejoong sin embargo estaba completamente impasible, y al parecer ignorar al otro era otra de sus habilidades especiales.
-¿Terminaste con tus lamentos sin fin? Deberías agradecerme, ¿ o aún quieres pasar los siguientes sesenta minutos en ese maldito cuarto?
Yunho se mantuvo en silencio, haciendo un puchero cuando notó que una hoja se había perdido en sus pantalones. De verdad odiaba a este tipo.
-Ahora, ya que aclaramos nuestra pequeña discusión, espero que ya tengas algo en mente sobre cómo pasar tu nueva libertad obtenida –bromeó Jaejoong.
-Creo que deberíamos correr.
-¡¿Qué?! – Jaejoong pensó que de verdad el otro había perdido la cordura, - Al diablo, yo no correré ahora. Eres de verdad extraño, ¿sabes…? ¡Whoa! – Jaejoong sintió como manos le sujetaban brazos y piernas, jalándolo hacia arriba.
-Ahora, ustedes dos no querrán perderse un baño en esa agua refrescante, ¿huh? – Algunos chicos de su salón y algunas chicas, que ya estaban en trajes de baño, los habían rodeado. Jaejoong trató de soltarse, pero él solo no tenía ninguna oportunidad de romper el agarre sobre él.
-¡¿Están locos?! ¡Déjenme en ir! – Jaejoong volteó a ver a Yunho, que ni siquiera intentaba liberarse, - ¿Eres estúpido? ¡Deja de permitir que la gente te haga lo que se les de la gana!
Yunho solo suspiró y no le respondió, tenía otros problemas en ese momento…

***
-En serio, si alguna vez planeas algo con tu super cerebro otra vez, no cuentes conmigo, ¿ok?
-¡Sólo cierra la boca!
Yunho intentaba cubrir su pecho desnudo con sus brazos, mientras Jaejoong y algunos otros chicos selectos recolectaban sus calcetines y camisas de la calle. Estaban ahí de pie, en medio de las calles y sólo llevaban sus ropas interiores puestas. Algunos de sus compañeros de clase pensaron que sería increíblemente divertido cuando dieran un pequeño paseo por la ciudad, persiguiendo el resto de su ropa, que les arrojaban desde un jeep.
-Voy a tener una neumonía gracias a tu estúpida idea.
-¡Vas a tener mi pie en tu trasero si no dejas de quejarte como marica todo el tiempo! – las mejillas de Jaejoong ardían un claro rojo por su enojo. Se detuvo y miró a un Yunho que aún intentaba cubrirse el cuerpo de los mirones, y al mismo tiempo intentaba ocultar su sorpresa de que el castaño usase trusa. Recolectó sus pensamientos y vociferó aún, - Tenemos una alocada temperatura cálida en este momento, tanto que incluso el plástico podría derretirse si lo dejas al sol, ¡¿y gimoteas sobre tener una maldita neumonía?! – Jaejoong estaba al límite, no sólo tenía que escuchar a ese molesto nerd, sino a los ciudadanos que les miraban y se burlaban.
Yunho hizo otro puchero. Era tan injusto que él tuviera que formar parte de esta humillación. “Esto es tan vergonzoso”, murmuró.
-¿Dices que esto es vergonzoso? Maldita sea, yo crecí aquí. ¡Toda esta gente me conoce!
Los ojos de Yunho se abrieron como platos. Ahora estaba ocupado en ocultar su risa que quería estallar fuera de su boca. Si Jaejoong lo escuchara reírse ahora, seguramente moriría.
-¿Cómo puedes…bueno…ef--?
-¿Quieres decir cómo un pobre vándalo como yo puede asistir a esta escuela?
Yunho asintió. Después de todo sólo las familias más ricas podían costearse a pagar esta escuela para sus hijos y Yunho simplemente no podía imaginarse como alguien que había vivido en esta pequeña ciudad era....bueno, rico. Sintió curiosidad.
-Eso no es asunto tuyo. Así que cierra el ocico de una buena vez y ayúdame a colectar tu ropa antes de que algunos autos las malluguen, - lo sujetó por el brazo a pesar de que aún hacía puchero y lo jaló adelante.
-Vamos, tenemos que alejarnos de estas calles. Conozco un atajo de vuelta a la escuela.
-Grandioso. Al menos sirves de algo…
Jaejoong lo miró, y Yunho simplemente sonrió inocentemente, - ¿Dije eso en voz alta?
-Tenemos que volver a través del bosque. Espero que no le temas a ensuciarte y que no te moleste que algunos bichos trepen por tus pies, “dude*”.
-¿Huh?
Jaejoong sonrió y se sintió mucho mejor cuando notó lo aterrado que se veía el otro. Podía acostumbrarse a esa expresión en la cara de Yunho. Finalmente hubo un poco de comfortable silencio que el pelinegro podía disfrutar.
***
*Dude: no encontré una palabra similar en español que fuera neutra. Es como “amigo”, pero en una jerga informal y urbana, como “wey”, “carnal”, etc.

Ah, finalmente terminé de traducir el segundo capítulo de este fic YunJae, que a mi gusto es muy, muy bueno :D siento la demora. Traducir es más laborioso que escribir desde cero. – Aemin.

9 comentarios:

  1. oooh!

    mi quiere sig. capo xD * corre por su silla para esperar* nah! es mi primer coment que escribo de este fico pero me encanto ^ O ^ please siguelo y no te preocupes traducir si es laborioso u.u pero aun asi gracias por traducirlo : )

    ResponderEliminar
  2. PORFA NO TE TARDES MUCHO EN LA TRADUC.....JAJAJA YA ME IMAGINES COSAS..........YA LE GUSTO YUNHO...YO LO SE JEJEJEJEJ

    MAS PORFA

    Y AEMIN QUIERO YOOOMINNNNNNNNNN PORFA ACTUALIZA LOS QUE TIENES O HAS ALGO SI PORFA

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/11/2012

    ah xfavor no dejes este fic!! lo amooo traducelo sip? jijiji

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/24/2012

    ¿Vas a seguir traducciendo este fic? espero que si, por favor. ¡Esta muy interesante!

    ResponderEliminar
  5. jaa yunho se quedo todo imbecil viendo a jaejoong sudar ._.
    wii yunho por fin tendra un amigo u_u XD
    Continua con la traducción si? u_u

    ResponderEliminar
  6. hay porfiiiiiiis siguela traduciendo

    ResponderEliminar
  7. Yunho es un tarado xD jajajaja bien Duhhhh el
    Me gusta como jaejoojg pierde la paciencia con el

    Siento q he leido estos capitulos, espero equivocarme


    Gracias

    ResponderEliminar
  8. estas asiendo un buen trabajo te esta quedado muy bonito sigue así y no dejes hasta terminar GRACIAS

    ResponderEliminar
  9. estas asiendo un buen trabajo te esta quedado muy bonito sigue así y no dejes hasta terminar GRACIAS

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD