A Not So Pampered Pet. Cap 2

5 comentarios
“Confía en mi, gatito”


La última cosa que esperaba Jaejoong era una motocicleta. Debería haberlo adivinado. Pelo largo, la pistola. Yoochun no parecía un típico abogado.

Jaejoong odió dejar sus cosas, porque eran cosas que el había comprado. Pero Yoochun dijo que no las necesitarían. Tenía muchos suministros en su cocina y Jaejoong tendría una cama adecuada.

Jaejoong empacó toda su ropa y zapatos, llenando sólo tres bolsos y luego guardó algunas cosas que quería. Había ahorrado para mandar a hacer una escultura de metal de un gato y un ser humano abrazados en el suelo. Ambos estaban sonriendo. Un momento que fue capturado para siempre en metal. Tenía un par de libros que eran sus favoritos y sus CDs pasados de moda pero que le gustaban. Yoochun dijo que tenía un reproductor de CD.

Los tres bolsos se sentían incómodos en su espalda, pero Yoochun no tenía otra manera de transportarlos. Jaejoong pensó en ir donde Yunho para despedirse pero Yoochun dijo que era una mala idea. Por más dinero que Yunho obtuviera de Jaejoong, él podría tratar de secuestrarlo y tenerlo para sí mismo.

Yoochun le dio un casco. Le aplastaba las orejas, pero sin el, Yoochun no hubiera prendido la motocicleta

El motor rugió y Jaejoong se aferró a la cintura de Yoochun, escondiéndose detrás de su espalda. Su corazón se aceleró y palpitaba más rápido cuando la moto volteaba en las curvas. Miedo, más de lo que él había conocido. Él... él no sabía nada de Yoochun. Por lo que sabía, Yoochun podría dirigir una red de esclavitud y lo iba a vender al mejor postor o el hombre era un sádico y lo encerraría en un sótano y lo violaría y lo azotaría y... Él había atado las manos de Jaejoong durante su primer sexo oral por lo que se podría decir que era un poco pervertido y travieso.

Se había pasado toda su vida tomando decisiones que le permitiesen ser libre y ahora estaba unido, atado y en la misericordia de este hombre. Tenía ganas llorar, pero el viento impedía liberar sus lagrimas sobre sus mejillas. Sus dedos se clavaron en el estómago de Yoochun fuertemente porque se estaban acercando cada vez más a la prisión de Jaejoong.

Estúpido. Simplemente estúpido por ir detrás un hombre sólo por una sonrisa bonita y por dinero.

Jaejoong no tenía idea de cuánto tiempo estuvieron así alrededor de colinas, edificios y casas. ¿Casas?

Jaejoong estaba sorprendido.

Estaban en una urbanización privada. Sólo las había visto por televisión. Era temprano y no había nadie en las calles. Jaejoong esperaba que él parara en una de las casas grandes, pero no lo hizo, condujo más allá hacia el campo. El campo. Una vez más, este lugar sólo existía en la imaginación de Jaejoong.

Yoochun desaceleró, silenciando el sonido de su moto, la luz intermitente de color rojo brillaba alrededor de ellos. Estaban en un camino de grava. A unos pocos metros por delante, una imponente puerta negra se elevaba por encima de ellos. Jaejoong se cubrió el rostro cuando Yoochun se detuvo. Digitó un código y abrió la puerta.

La moto era ruidosa en aquel lugar. Jaejoong se sentía muy pequeño cuando Yoochun condujo a través de los árboles. La oscuridad nublaba su alrededor, era irónicamente real. Tenía más miedo de todo este lugar vacío, de la oscuridad de la naturaleza, que estar caminando en un callejón en donde podría ser golpeado y violado.

Era el miedo a lo desconocido.

Jaejoong se estremeció y sostuvo firmemente a Yoochun.

Su voz le dijo algo por encima del ruido del motor.

Jaejoong dejó de verlo y cerró los ojos, lanzando su confianza y su vida a ese hombre desconocido que conducía la motocicleta.

Dios, era tan estúpido.

El sonido del motor hacia eco hasta que paró, Jaejoong se dio cuenta de que estaban en un garaje. Poco a poco soltó la cintura de Yoochun, inclinándose hacia atrás. Y luego se aferró otra vez cuando la moto se movió.

"Lo siento, el soporte".

Jaejoong asintió. Tenía los nervios de punta, y podía sentir la piel de su cola y orejas erizada.

Jaejoong con cautela se bajó de la parte trasera de la moto.

"¿Estás bien?"

Jaejoong asintió, pero hizo una mueca cuando Yoochun se acerco a él. Miró hacia abajo, no quería ver la cara de Yoochun. Yoochun desabrochó el casco y le levantó el rostro. El sonido del motor parecía que todavía hacia eco en el lugar.

"Deja que los lleve", dijo, agarrando los bolsos.

Jaejoong giró, manteniendo los bolsos detrás de él. Si Yoochun no era quien decía ser, Jaejoong todavía tenía tiempo de correr y tener todas sus cosas.

Yoochun frunció el ceño y Jaejoong negó con la cabeza, sin darse cuenta de que estaba retrocediendo hasta que choco contra la pared.

"Jaejoong", dijo Yoochun, preocupado.

Se dio la vuelta, luchando para evitar enroscarse en busca de protección.

Yoochun suspiró. "Yo quería tener esta conversación adentro, pero también la podemos tener aquí."

Jaejoong movió las orejas para demostrarle que estaba escuchando.

"No quiero que te sorprendas, pero yo tengo a dos gatos viviendo conmigo."

Jaejoong se sorprendió y sus ojos se cerraron hasta convertirse en rendijas.

"No es lo que piensas", dijo Yoochun rápidamente. "Te lo dije, soy un abogado. Yo defiendo a los gatos y estoy trabajando en cambiar las leyes para proteger sus derechos. "

"¿Qué derechos?" Jaejoong dijo, y luego se dio la vuelta.

"Eso mismo. Changmin fue acusado de robar en la tienda de su dueño y a Junsu lo encontré casi muerto en la calle por los golpes que tenía. Su dueño trató de reclamármelo, pero los defendí a los dos. Ellos no tenían donde vivir, por eso los deje vivir aquí.”

"Es un poco tarde para decir que no te creo", dijo Jaejoong.

"No, no lo es." Yoochun miró el suelo. "Dímelo y te llevaré de vuelta."

"¿Por qué no me lo dijiste antes?"

"Yo quería que vinieras conmigo."

Jaejoong se dio la vuelta y Yoochun continuó explicándole. ”Ellos se aman, no a mi. Nunca los he besado o tocado... "

"Así que yo soy tu puta. Gracias. "

"Jaejoong".

Él se estremeció ante la reprimenda en la voz de Yoochun. Pero él tenía razón. Jaejoong sabía en lo que se estaba metiendo cuando aceptó venir aquí.

"Por favor, dame una oportunidad. Puedes conocer al Minsu por la mañana, y... bueno, luego…"

Jaejoong se mordió el labio con el colmillo. Aún sin mirar a Yoochun. Él asintió una vez, y luego hizo una mueca cuando Yoochun se acercó.

"Um... sólo... bueno, sígueme."

Jaejoong esperó a que Yoochun le diera la espalda antes de seguir. Salieron del garaje por una puerta lateral. Yoochun apretó un botón y la puerta del garaje se deslizó hacia abajo.

La puerta dirigía hacia un largo pasillo con puertas cada veinte metros más o menos. Al final de este había otro pasillo y Yoochun giró a la izquierda, sólo avanzó unos metros más antes de abrir una puerta. La mantuvo abierta e hizo un gesto para que Jaejoong pasara, pero Jaejoong se detuvo y sacudió la cabeza. Él sabía el camino de salida, y no sabía lo que estaba más allá de esa puerta.

Yoochun sonrió con resignación y entró primero, Jaejoong lo siguió poco a poco. Se estremeció ante la repentina luz en la habitación.

Se quedó boquiabierto. Yoochun cruzó por la cocina más grande que jamás él había visto. Lo primero que notó fue la estufa a gas y la campana de acero inoxidable, luego el inmenso refrigerador. Una isla central, las encimeras oscuras y los gabinetes de color marrón. Todo era precioso y limpio.

Se encontró con los ojos de Yoochun. Y Yoochun sonrió. "La cocina".

Jaejoong asintió, lamiéndose los labios. Su apartamento podría haber cabido en esta cocina tres veces. Por lo menos.

Más allá de la cocina había una mesa de comedor, y un poco más allá había una zona con sofás, sillas, una mesa y una televisión enorme. Jaejoong sólo había visto la televisión en el bar de Yunho.

Aún tratando de mirar todo de una vez, Jaejoong siguió a Yoochun a través de la cocina, y luego por un pequeño pasillo. Se tropezó con un par de pasos, y Yoochun se acercó a él, pero Jaejoong retrocedió.

"equilibrio de un gato" susurró Jaejoong dándole una explicación. Él no quería que Yoochun lo tocara en ese momento.

Yoochun se sorprendió, pero asintió con la cabeza y le dio espacio a Jaejoong. Una gran escalera que llevaba hacia la parte de arriba, Jaejoong trago saliva. Había cuatro pisos y probablemente, un sótano. Subieron las escaleras. En el tercer piso, Yoochun giró a la izquierda y llevó a Jaejoong por un pasillo lujoso que era la mitad del tamaño de su apartamento. Había cuadros y tapices en la pared. Armarios, mesas y floreros de lujo, tanto que la cabeza de Jaejoong daba vueltas.


Segunda puerta a la izquierda. Yoochun la abrió pero esta vez no ingresó.

"tu habitación".

Jaejoong trago saliva una vez más, deteniéndose a unos metros de distancia.

Yoochun suspiró y dejó la puerta abierta, paso por su costado alejándose de Jaejoong.

Desapareciendo por el final del pasillo.

El corazón de Jaejoong se encogió. "Yoochun".

El hombre se detuvo, pero no se dio vuelta.

"Espera, yo... no te vayas. Por favor. "

Su espalda se levantó y cayó con un respiro profundo, pero se dio la vuelta.

"Por favor. Yo... lo siento. Tengo... tengo... "

"Miedo?" completó Yoochun.

Jaejoong asintió con la cabeza.


Volvió por el pasillo, y Jaejoong dejó que pase su brazo alrededor de su cuello y le de un beso en la frente. Bueno, se sorprendió pero sólo un poco. Yoochun lo volteó y lo dirigió hacia el dormitorio.

Una vez más, Jaejoong se detuvo y miró. El cuarto era fácilmente cinco veces más grande que el lugar donde vivía. La cama parecía del tamaño de su apartamento. Tenía cuatro postes en las esquinas, con un toldo de color azul claro, la gasa colgando alrededor de ella. Las sábanas eran de un azul más oscuro como el color de la almohada. Habían muchas almohadas, y de nuevo las paredes estaban cubiertas de arte: paisajes marinos y playas. En el otro extremo había dos puertas.

"Hay un balcón, con una silla y una mesa para que puedas descansar. El sol llega a ese balcón perfectamente a las diez de la mañana. "

Jaejoong se estremeció, preguntándose cuándo fue la última vez que se sentó ante el sol.

"La puerta del fondo es el cuarto de baño, ¿te gustaría tomar una ducha?"

Jaejoong se quedó inmóvil, incapaz de responder, pero Yoochun parecía entender. "La otra puerta es el armario. Es del tamaño de tu apartamento. "

Jaejoong resopló y luego miró hacia arriba. "Esto... es demasiado, Yoochun. Demasiado... "Se tapó la cara con el hombro de Yoochun.

Yoochun frotó su cara en la cabeza de Jaejoong, con sus labios capturó su oreja. Jaejoong se estremeció.

"te mereces más que esto, Jaejoong."

Él negó con la cabeza, y luego se dio cuenta de que estaba llorando. Se apartó de Yoochun y finalmente dejó caer los bolsos. Él no se merecía tantas cosas.

"Mi habitación está justo encima de aquí. Bueno, mi habitación es todo el cuarto piso. El Minsu comparte una habitación en el pasillo de abajo. Si... si no te sientes cómodo aquí, hay una casa de huéspedes, si quieres puedes vivir allí. "

Los ojos de Jaejoong se abrieron aún más. "¿Una... una casa?"

"Si tu quieres."

"Esto es mucho, demasiado. "Jaejoong se dirigió lentamente hacia el centro de la habitación, aturdido. Tenía miedo. Era consciente de Yoochun lo estaba siguiendo. Había espacio suficiente para poder esquivar a Yoochun y salir corriendo de la habitación. Pensó que él podría recordar cómo llegaron hasta allí. Escaparse para ser libre.

Pero en vez de hacer eso, sólo se mantuvo mirando la habitación.

El baño era enorme. Tenía dos lavamanos, en el otro extremo había una ducha, todo era de color azul. Azulejos azules y mostradores azules, y una puerta que dirigía al inodoro. Había una bañera gigante que parecía más complicada que una bañera normal.

Jaejoong tragó saliva y volvió donde Yoochun con los ojos muy abiertos.

Yoochun sonrió.

"Esto es demasiado, Yoo… Yoochun. Yo... no puedo vivir así. "

Él asintió con la cabeza. "Yo... lo siento."

Jaejoong se le quedó mirando y sonrió. "¿Por qué lo sientes?"

Se encogió de hombros, mirando a otro lado. "Quiero que seas feliz, que estés cómodo y... esto es todo lo que tengo para ofrecerte."

Jaejoong cubrió la distancia entre ellos. Abrazó con fuerza a Yoochun. "Esto es mucho. Es... lo siento. Estoy tan abrumado. "

Se abrazaron por un momento y luego Jaejoong se apartó. Levantó la cabeza y besó suavemente a Yoochun.

"Quédate conmigo, por favor, yo..."

Yoochun asintió con la cabeza. "Vamos a tomar una ducha, y deja que te mime como te mereces."

Jaejoong se estremeció, pero asintió. Se sentía nervioso e inseguro, pero dejó que Yoochun le quitara la camisa. Su piel se erizó de la anticipación. Yoochun se sacó su chaqueta y Jaejoong metió las manos bajo la camisa, en busca de calor. Yoochun lo sostuvo con fuerza, y luego beso su frente, susurrándole que se desvista.

Yoochun se apartó de él y se fue a la ducha. Llegó se abrió la llave. El agua cayó del cabezal en un flujo constante. Jaejoong se estremeció y vio como Yoochun se sacaba la ropa. Él hizo lo mismo. Yoochun probó el agua antes de entrar, se acostumbro a ella, y se sumergió. Jaejoong respiró hondo y se unió a él.

El agua casi quemaba en su piel. Jaejoong nunca había utilizado el agua tan caliente, y dio un salto alejándose de ella.

Yoochun lo miró, preocupado.

“Muy caliente”, Jaejoong le dijo

Yoochun sonrió y ajustó la temperatura de nuevo. Jaejoong la probó, no estaba tan caliente pero más de lo que el había probado antes. Se introdujo y se estremeció. Los brazos de Yoochun rodearon su cuerpo. ¿Esta mejor?


Jaejoong asintió. Pusó a Jaejoong debajo del cabezal, y Jaejoong cerró los ojos cuando el agua cayó por su cabeza y su cuerpo. Temblando se aferró a Yoochun, estaba llorando. Yoochun movía sus manos arriba y abajo de su cuerpo, desde la parte baja de su espalda hasta sus hombros, una y otra vez.

"¿Estás bien?"

Jaejoong asintió. "Lo siento".

"No te disculpes." Con una mano todavía alrededor de la cintura de Jaejoong, Yoochun alcanzó el champú. Lavó el cabello de Jaejoong, teniendo cuidado con las orejas y luego añadió acondicionar antes de colocar jabón por todo su cuerpo. Jaejoong se estremeció bajo las caricias, no por lujuria, pero si por incredulidad. Nadie había sido tan cuidadoso con él.

Tan pronto cuando terminó, besó a Jaejoong suavemente y le susurró en voz baja que esperara un momento. Rápidamente se enjuagó. Dejó a Jaejoong libre de jabón y luego cerró la llave.

El baño entero estaba lleno de vapor. Colgando cerca de ellos había dos batas de color azul oscuro y Yoochun agarró una y se la entregó a Jaejoong. Se la puso, ronroneando por la suavidad del material esponjoso. Se envolvió en ella con una amplia sonrisa y miró a Yoochun.

Yoochun rió. "¿te gusta?"

Jaejoong asintió con la cabeza.

"Entonces es tuya."

Jaejoong enterró su nariz en la suavidad. Olía a flores y árboles. Fresco. Nada como sus cosas. Se apartó de Yoochun antes de que pudiera llorar otra vez, y rápidamente salió del baño. Pero se detuvo a pocos metros de la habitación. No estaba seguro.

Yoochun se acercó por detrás y puso su brazo alrededor de sus hombros. Aplicó un poco presión y llevó a Jaejoong a la cama. Estaba temblando mientras subían al suave colchón. La cama era tan grande, y Jaejoong se detuvo, justo en el borde.

Yoochun se sentó de inmediato y lo miró con preocupación una vez más.

"Yo... no puedo. Es demasiado... es... "

Yoochun sonrió de repente. "Está bien. Levántate"

Confundido, Jaejoong se levantó de la cama. Yoochun tomó las almohadas y las arrojó sobre la alfombra. Quitó las mantas y el edredón. Las dobló y las puso en el suelo colocando las almohadas alrededor, algo así como si los estuviera encerrando, protegiéndolos en el interior.

Jaejoong cubrió su sonrisa con una mano, agitando las orejas y la cola. Se empezó a reír viendo como Yoochun se echaba en las almohadas encontrando una posición cómoda. Se apoyó sobre un codo y sonrió.

"¿Mejor?"

Jaejoong asintió con la cabeza. Se subió a las mantas, la seguridad volvió a él. Se arrastró hacia Yoochun, sonriendo cuando el otro tragó saliva. Sus labios se encontraron y Jaejoong dejó que los brazos de Yoochun lo rodearan. La parte traviesa de él estaba listo para tener sexo, pero Yoochun mantuvo el pequeño beso un poco más antes de romperlo.

"Trata de dormir. Ya es tarde. "

Jaejoong se preguntó si debería presionarlo al igual que lo hizo antes, y agradecerle a Yoochun con su cuerpo. Pero los ojos de Yoochun se cerraron echándose hacia atrás, colocando un brazo debajo su cabeza. Jaejoong sonrió y se acurrucó junto a él. El otro brazo de Yoochun frotaba su espalda. Jaejoong ronroneó, arqueándose ante las caricias, por la comodidad y no por la lujuria.

(=^ェ^=)

Jaejoong despertó, descansó bien y feliz. Después de un momento se dio cuenta de que la manta debajo de él no era suya y había alguien durmiendo a su lado. Se levantó rápidamente con un grito de asombro, parpadeando contra la luz del sol entrando a raudales por la habitación. Recordando la noche anterior dirigió su mirada hacia el durmiente Yoochun.

La respiración de Jaejoong se paró. El hombre era hermoso. Jaejoong sólo lo había visto en la penumbra. Su cabello largo estaba alrededor de él. Sus mejillas redondas y su labio inferior prominente que Jaejoong recordaba presionado contra sus propios labios. Todo en él gritaba sinceridad, confianza, amor, pero Jaejoong seguía teniendo dudas. Esperaba que Yoochun no sólo estuviera dibujando una falsa sensación de seguridad alrededor de él.

La pálida piel de Yoochun casi brillaba en la luz, el sol besaba sus pezones oscuros. Jaejoong se lamió los labios. Se alejó un poco más para ver realmente todo de él.

Los dos se habían quedado dormidos con las batas, y la de Yoochun estaba abierta. Su entrepierna estaba cubierta, pero su pecho y sus piernas estaban a la vista. Jaejoong se humedeció los labios otra vez.

Jaejoong con mucho cuidado se inclinó hacia delante. Agarró con dos dedos la tela y poco a poco la alejó, dejando al descubierto su pene. Aún más despacio, arrastrando los pies hacia adelante. No tocando en absoluto a Yoochun, Jaejoong se inclinó, con las manos justo al lado de su cadera. Sopló en el pene de Yoochun, casi riendo, ya que este se sacudió. Jaejoong lamió la punta. La levantó, con su lengua áspera, y luego la dejó caer. Lo lamió de nuevo. Se endureció y Yoochun gimió moviendo las caderas.


Jaejoong apretó sus labios contra el eje suave, y luego abrió la boca y lo chupó. Rodó la suavidad alrededor de su lengua. Un poco más tarde, se endureció. Y Yoochun gimió de nuevo. Jaejoong lamió un poco más, llevando una mano a los testículos de Yoochun.

"Uhmm, Jae. Dios. "

Jaejoong abrió los ojos y se encontró con la mirada cansada de Yoochun. Sus ojos se cerraron con un gemido y levantó su cadera. Una mano se posó en su cabeza ronroneando mientras Yoochun se aferraba de su cabello suavemente. Jaejoong se reajusto, ahora que Yoochun ya estaba despierto. Él se movió entre las piernas abiertas Yoochun, y con las manos firmes, flexionó sus piernas. Yoochun jadeó cuando su erección entraba más profundo en la garganta de Jaejoong.

Jaejoong lo miró de nuevo, suplicando con los ojos, los dedos agarrando su cabello. Sus caderas se levantaron lentamente, Jaejoong ronroneó de nuevo, animándolo a que siguiera.

"Diablos, Jaejoong."

Jaejoong cerró los ojos gimiendo con ganas de más.


Yoochun cerró los ojos y empujó su cadera hacia arriba. Jaejoong se quejo ante lo repentino pero tomó a Yoochun profundamente. Yoochun entendió el mensaje y empujó hacia arriba una vez más gimiendo hasta que la nariz de Jaejoong chocó con su estómago.

"Maldita sea", se quejó Yoochun. Su erección palpitaba y fluidos llenaban la boca de Jaejoong. Él gimió, rogando mientras penetraba la garganta de Jaejoong más rápido y con sólo unos minutos más, su orgasmo llegó, llenando la garganta de Jaejoong de semen.

Jaejoong ronroneó de nuevo al tragar, lamiendo suavemente, clavando los dedos en las caderas de Yoochun.

Yoochun jadeó y alejó apresuradamente a Jaejoong.

Jaejoong sonrió y se inclinó hacia atrás apoyándose en sus pies. Se lamió los labios, limpiándose de lo que faltaba.

"No, no... es que me queje", dijo Yoochun, "pero yo... yo no quiero que hagas eso."

Jaejoong se congeló y se mordió el labio inferior.

Yoochun respiró hondo y se levantó para sentarse."Esta es la razón", dijo acercándose.

Jaejoong gimió cuando Yoochun colocó sus dedos alrededor de su pene.

"No estas erecto. Deberías estarlo. Debes encontrar el placer en cualquier cosa que hagas y... bueno, tú no lo hiciste. "

Jaejoong miró hacia otro lado, sus mejillas se enrojecían de vergüenza.

Yoochun tocó su mejilla y le levantó la cara. "No te avergüences, Jae. No es tu culpa. Es a lo que estabas acostumbrado. "

"Pero yo..." se agarró de los hombros de Yoochun y luego agachó la cabeza frotándola contra la barbilla de Yoochun. "Yo quería. Yo que... quería... "

Yoochun envolvió con sus brazos el cuerpo de Jaejoong y lo abrazó. "No necesitas hacer eso para darme las gracias, ¿Ok? "

Jaejoong lo abrazó con más fuerza y asintió. "Yo... no lo hice. Te lo prometo. Yo sólo... es que estabas echado desnudo y... te veías tan hermoso". Sonrojándose de nuevo.

Yoochun se comenzó a reír y dijo: "Ok, Ok." Besó la oreja de Jaejoong, atrapando la suave carne entre sus labios lamiéndola.

Corrientes pasaron por la columna vertebral de Jaejoong mientras gemía, se frotó mas en el pecho de Yoochun. Una de las manos de Yoochun se deslizó por su espalda. Los dedos acariciaron la base de la cola y luego por el pelo, acariciándola como si fuera una erección.

Jaejoong ronroneó, lloriqueando por la atención. Estaba acostumbrado a que los hombres lo tocaran, pero no a como Yoochun lo hacia, con tanta ternura. Abrió las piernas, bajando un poco sus caderas empujó hacia adelante, frotando su erección contra el muslo de Yoochun.

Yoochun se alejó lo suficiente como para agachar la cabeza y colocar un beso en los labios de Jaejoong, gimió cuando Yoochun envolvió su mano alrededor de su erección, acariciándola ligeramente. Yoochun puso su otra mano en el pecho de Jaejoong empujándolo hasta que estuviera recostado sin separarse de sus labios.

"¿ahora puedo hacerlo yo?"

Jaejoong asintió, jadeando. Yoochun sonrió contra sus labios y movió su boca por el pecho de Jaejoong con una seria de besos húmedos. Pasó su la lengua por su clavícula y descendió a chupar sus pezones.

Jaejoong gritó, cerrando los ojos con la cabeza inclinada hacia atrás.

Yoochun le presto atención a ambos pezones, mientras que sus manos tocaban el resto de su piel. Pero no tocó la erección de Jaejoong, paso por su costado, atrayendo más gemidos de Jaejoong.

Hizo una pausa y Jaejoong abrió un poco los ojos.

Yoochun sonrió y lo besó. "¿Ves? Esto es mucho mejor". Sus dedos se envolvieron una vez más alrededor de la erección de Jaejoong acariciándolo.

Jaejoong gritó, sus codos colapsaron. Cayó de espaldas en la manta y se llevó las manos sobre la cabeza, agarrando una almohada mientras Yoochun besaba todo su cuerpo.

Cuando los labios se cerraron alrededor de la punta, Jaejoong echó para atrás su cabeza y gritó. Su erección palpitaba, y el calor envolvió la punta cuando Yoochun lo sacó un poco de su boca, Jaejoong soltó un grito desesperado. A Yoochun le dieron arcadas pero él no se apartó, tragando todo el semen de Jaejoong.

Jaejoong se derrumbó, su pecho subía débilmente con su respiración aún más débil.

Los labios Yoochun besaban el hueso de su cadera dirigiéndose hacia arriba por sobre su estómago y su pecho. Se colocó encima de Jaejoong, encerrando sus rostros en unas paredes de cabello. Jaejoong sonreía mientras se besaban. Se apartó y Jaejoong lo abrazó, escondiendo su rostro en el cuello de Yoochun.

Yoochun sonrió. "¿te sientes bien?"

Jaejoong asintió.

"Ahora que los dos hemos tomado desayuno, vamos a buscar algo para el almuerzo."

Jaejoong se comenzó reír.

"Puedes cocinar si quieres."


"¿En serio?"

"Sí".

"¿En esa cocina?"

"Sí", dijo Yoochun y se comenzó a reír. "Vamos." Se puso de pie y le ofreció sus manos a Jaejoong. Las tomó con una sonrisa y dejo que Yoochun lo jalara. Después de un rápido beso en la mejilla, Yoochun lo llevó a al vestidor. Una vez más, Jaejoong perdió su confianza y se quedó junto a la pared.

Yoochun sonrió y le tendió las manos. "Sí, soy rico. Supéralo".

Jaejoong trató de sonreír, mientras Yoochun lo arrastraba dentro del vestidor.

"Quédate ahí y se lindo por un momento." Él se dirigió a un armario y sacó un par de boxers. Se los lanzó a Jaejoong y dijo. "No hay mucha ropa aquí. Me gusta mantener algunas cosas por si acaso, pero... "

Los ojos de Jaejoong se agrandaron. El armario parecía completamente lleno. "¿Esto no es mucho?"

Yoochun sonrió. "Cuando veas mi armario, lo vas a entender”. Trajo un par de sudaderas y una camiseta. "Utiliza esto por el momento hasta que llegue Maia para lavar tu ropa."

Jaejoong agachó la cabeza y le susurró un gracias. La ropa era tan suave, incluso si eran tan simples. Acariciaron su piel y Jaejoong se estremeció.

Yoochun le tocó la mejilla de la preocupación.

Jaejoong se apoyó en ella.

"¿Te he dicho hoy día que eres hermoso?"

Jaejoong se sonrojó y negó con la cabeza.

"Eres hermoso".

"Tu también lo eres", le susurró Jaejoong.

Yoochun lo abrazo con fuerza por un momento, lo besó en la mejilla y luego lo sacó fuera de la habitación. Jaejoong se quedó pegado a su lado. Todo parecía menos siniestro en el día. La luz del sol se filtraba por las ventanas, tuvo que cerrar los ojos cuando llegaron a las escaleras. Todo el frente de la casa era de ventanas. Jaejoong se cubrió el rostro con el cuello de Yoochun mientras bajaban por las escaleras.


"te voy a advertir que el Minsu está probablemente en la sala principal, y que podrían estar un poco… ansiosos".

"Huh?"

"Ya lo verás."

La casa estaba muy iluminada y Jaejoong se dio cuenta de que no era debido a la electricidad. Los colores en las paredes eran suaves, los marrones ligeros de baldosas. Todo estaba muy bien decorado. Había tantas ventanas.

Jaejoong oyó el ruido de una pelea antes de entrar en la cocina. De inmediato vio dos figuras cerca de la televisión, gritándose el uno al otro acerca de algo, se escondió rápidamente detrás de Yoochun.

"Chicos", dijo Yoochun.

Ambos se detuvieron y voltearon, sus ojos se agrandaron y el más pequeño gritó el nombre de Yoochun y saltó del sofá, corriendo a saludarlo, el otro se acerco lentamente. Jaejoong se asomó por el cuerpo de Yoochun y se escondió otra vez cuando los vio.


El que estaba corriendo se detuvo, deslizándose sobre el piso de madera."¿Quién es?"

Yoochun se volteó y sacó a Jaejoong de su escondite, Jaejoong mantuvo su rostro oculto, pero pudo ver al gato a través de su cabello. Él era pequeño. Más pequeño que Jaejoong. Su cola y su cabello eran de color percal. Una oreja era de color marrón y la otra naranja con rayas blancas. El más alto tenía cola gris, orejas grises y el cabello de color gris oscuro.

"Él es Jaejoong", dijo Yoochun. "Él va a vivir aquí."

"Un cliente", preguntó el alto.

Yoochun negó con la cabeza. "Él es Junsu, y el más alto es Changmin."

Jaejoong levantó la cabeza, apoyándose contra el cuerpo de Yoochun dijo hola.

"¿Por qué estaban discutiendo?", Preguntó Yoochun. Dio un paso para alejarse, pero Jaejoong se aferró a su cuerpo, hundiendo la cara en el pecho de Yoochun otra vez.

Yoochun se rió, tomándolo de los brazos lo alejó un poco y le dio un beso en la frente. "¿No tienes miedo de caminar por oscuros callejones infestados de sanguijuelas, pero tienes miedo de conocerlos a ellos? Bueno, puedo entender eso. "

"¡Hey!", Gritó Changmin.

Yoochun sonrió y luego dijo: "¿No ibas a cocinar algo?"

Jaejoong se mordió el labio inferior y asintió con la cabeza. “¿Q.. Que debería…"

"Lo que tu quieras cocinar", respondió Yoochun.

"Es… esta bien".

Yoochun besó su mejilla.

Jaejoong vió la sonrisa de Changmin y se volteó, el rubor aumentaba en sus mejillas.

Yoochun tenía razón

Jaejoong hizo todo lo posible para no preocuparse demasiado. Le era permitido tener un poco de duda, pero Yoochun nunca le había hecho daño, y los gatos no se dañan el uno al otro. No tenía nada que temer. Eso esperaba.

Cocinar en una cocina enorme para tres gatos y un humano no era tan aterrador como entrar a un cuarto y ver a cuatro humanos que desean violarlo. Era diferente, pero no daba miedo.

(=^ェ^=) Siguiente

5 comentarios:

  1. haaaaa aparecio el minsu, que raro que ambos sean gatos XD, me encanto que estubieran discutiendo, jajaja como siempre.
    pobre jae que se siente inseguro, pero yoochun parece buena persona, no creo que le haga daño, el que si me da un poco de mala espina es yunho, que hara cuando descubra que jae se ha ido?
    ojala no les pase nada malo, ojala q en el proximo aya mas minsu y el chunjae lo ame jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/07/2012

    Wow conti amo el soulmate!!! <3

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/13/2012

    Genial~ me encanta! ^^ el chunjae la lleva! wiii~~ estare esperando la actu! gracias por los capitulos! bye bye! =^w^=

    ResponderEliminar
  4. *----------* Denmee mas para leer y juro que amare esta pagina de por vida (ya la ama pero la amara aun mas xD)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/01/2014

    Wooo en serio que Yoochun es un encanto aahhh tan concideraro amoroso lindo sexy aahhh que bello fic me encanta jae y junsu tan optimista Ninyia autora tienes Un diez traductora un mil jajjaja

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD