Man I was so wasted. I don't remember a thing - Cap. 1

4 comentarios
 “Cómo empezó”

Cómo comenzó. Mi historia de amor eso es, solo porque diga historia de amor no esperen que tenga un final feliz, bueno veamos cómo empezó. Comenzó cuando estaba en una fiesta que dio una de las chicas populares, yo también estaba en el grupo de los populares, no era un deportista o algo parecido. Era básicamente popular por mi apariencia, se podría decir que luzco como un dios o así decían las chicas y aun me dicen. No puedo hacer nada al respecto, no que quiera hacerlo de todas formas.

Mi historia de amor, mi primer amor. Esta no es como cualquier otro tipo de historia de amor, como comenzó no fue por el lado brillante, tampoco el final. Pero me enamoré, y fue esa clase de amor que te quita el aliento que la mayoría de personas nunca siente. Ese amor que cuando esa persona te toca y tiemblas, sientes fuego que te recorre desde la nuca hasta la espalda. Si ese amor, ese amor que te hace capaz de ver en los ojos de los precipitantes y entenderlos, haciéndote sentir su dolor, volviéndote tan loco que aceptarías cualquiera de sus estúpidas locas ideas. Si, esa es la clase de amor de la que estoy hablando, no es bonito, realmente no lo es, pero sentí ese amor una vez y por poco me destruye, y sí que dejó una cicatriz. Una cicatriz tan grande que estoy realmente seguro nunca será borrada.

Veamos, ahora si la historia. Empezó un jueves por la noche, la chica que hizo la fiesta nos dijo que sus padres estaban en un funeral y que tenía la casa para ella sola. Ella personalmente me invitó. Cuando me preguntó, se acercó y me miró a los ojos, como si me prometiera que si iba esa noche, ella me daría toda su atención. Podía decir que ella me deseaba, y quería mi atención en ella.

Sonriendo acepté ya que todas las chicas en la mesa del almuerzo me dijeron suplicantes, por favor tienes que ir Jae Joong. Por favor Jae, se quejaban, y sabiendo que mis padres me dejarían ir decidí simplemente ir. Mi padre se volvió a casar hace tres años, y yo me llevo excepcionalmente bien con mi madrastra, incluso ya no la llamo madrastra. Mi hermanastro, Par Yoochun tenía la misma edad que yo, y estaba en el mismo año. Él era uno de los deportistas, más por su lado de jugador que por otra cosa, él decía que las chicas eran las culpables de su reputación. Se lanzaban a él y esperaban que él no comiera, ¡poco probable! Era un chico divertido, pero mente abierta, y bueno como un hermano debe ser o como yo supuse.

Él hubiera estado también en la fiesta esa noche, si no fuera porque estaba castigado por seis meses porque nuestros padres se enteraron que estuvo fumando y metido en drogas cuando ellos le habían dicho que no lo hiciera por su asma. Estoy muy seguro que aprendió su lección. Yo también bebo, jalo y fumo de vez en cuando.

Aunque me aseguro de no hacerlo seguido, realmente no quiero convertirme en un adicto. Solo fumo cuando mis amigos me pasan en las fiestas y tengo que aceptar, y bueno aspirar, bueno solo quería divertirme. También tomo cuando voy a fiestas, pero solo ahí. Mis padres confían en mí, y yo me aseguro de no dañar esa confianza.

Estaba sentado en una esquina del sótano tomando y hablando con una chica que se llamaba Soojin cuando Él, Jung Yunho el mariscal de campo de Seoul High se dejó caer al lado de Soojin. Lo miré y el ladeó su cabeza hacia mi sonriendo, estaba ebrio podía notarlo por la forma en que sonreía, y no era solamente el alcohol, tenía algo más en su sistema. Yo también había estado bebiendo como un pez, y el zumbido que sentía era genial, era una de esas noches que usualmente yo terminaba tirándome a alguien, o a tres o a dos.

Soojin se volteó hacia Yunho y le sonrió, y enredó sus delgados brazos alrededor de su cuello. ‘Yunho, bebé. ¿Quieres besarme?’ le preguntó, eso fue tierno nosotros habíamos estado divirtiéndonos hablando y besándonos y ahora ella me dejaba de lado así como así, pero ella estaba más que ebria así que entendía sus acciones. Pero de verdad, aun así me sentía ligeramente insultado.

Encogiéndome de hombros terminé el contenido de mi vaso de plástico, era todo tipo de tragos mezclados para hacer una potente combinación. Era mágico, todo mi cuerpo temblaba cuando se deslizaba por mi garganta.

‘Ack’, volteándome vi a Soojin levantarse con sus manos sobre su boca mientras corría alejándose de un sonriente Yunho. Él me vio mirándolo, y se volvió hacia mí. Se acercó, ‘Hola’. Sonrió, yo asentí.

‘Hola’, lo saludé de vuelta. Y bebí más de mi vaso, tendría que levantarme e ir por más ya que mi vaso estaba casi vacío. ‘Mi nombre es Yunho’, yo asentí. Todos sabían quién era él, era uno de los mejores jugadores de football que teníamos en la escuela, ¡era famoso!

‘Lo sé’, murmuré. Él aún tenía esa lánguida sonrisa en su rostro y sus ojos estaban cubiertos por una capa de humedad, estaba ebrio, y drogado hasta el suelo. ‘Tú no me tienes que decir tu nombre, Jaejung correcto’. Asentí, aunque no fuera una pregunta, estaba arrastrando sus palabras y a veces las juntaba. Juro que si no hubiéramos estado ebrios, no creo que hubiéramos alguna vez comenzado esto. Ni siquiera nos mirábamos en la escuela, o hablábamos, aunque estuviéramos en el mismo círculo. El círculo de los populares, yo estaba en el de los chicos bonitos, él en el de los deportistas. Y bueno, Yoochun estaba en el de los divertidos, jugadores que se veían bien, todos estábamos en el círculo popular pero de todas formas era diferente.

Se acercó aún más, nuestras piernas estaban unas contra las otras, también nuestros hombros, ahora que pienso en ello. Realmente él no estaba tan ebrio como aparentaba, y sabía lo que estaba haciendo, sin embargo cierta persona tuvo que decirme que él había estado interesado en mí desde el principio para que me diera cuenta. Mirando nuestras piernas tocarse, lo vi a los ojos. Y mi respiración se agitó, estábamos realmente cerca, si me hubiera acercado solo un poco nuestras narices se hubieran tocado, y también nuestros labios. Sin embargo firmemente, levantando mis cejas, esperé a que se alejara, pero no lo hizo solo me dio una sonrisa de suficiencia.

‘Okay, muy cerca’. Murmuré alejándome, pero su cabeza se acercó y antes de que lo supiera estaba presionando contra mi cuello y volviendo mi rostro de vuelta a la posición anterior. Realmente cerca de su rostro, mis ojos se abrieron de par en par. ‘Qué-qué estás haciendo.’ Traté de darle una leve sonrisa al final, pero en realidad salió como un gemido áspero. Levanté mi mano y la puse en su brazo, y estaba a punto de presionarlo y debilitarlo lo suficiente para que sus dedos dejaran de sujetar mi cuello cuando jaló mi rostro y me besó.

Y, sorprendentemente, no fue solo un beso. Fue ardiente, y bueno tosco, ya he tenido besos toscos antes. Cuando estás ebrio y besando, los besos, las caricias son toscas, aun así esto no me lo esperaba. Fue dulce, suave, terso, pero al mismo tiempo rudo era un vals de lenguas. El interior de su boca sabía a lo que había estado tomando, pero dulce al mismo tiempo. Mi cuerpo empezó a vibrar, eso fue excepcionalmente bueno, si hubiera sabido que besar a un hombre era así de bueno hubiera aceptado todas las invitaciones que tenía diariamente. ¡Era asombroso!

Cerré mis ojos y dejé que su brazo se deslizara por mi cintura y presionara su cuerpo contra el mío. Él era caliente, lo recuerdo, su aliento agitado contra mi mejilla cuando nos separamos para tomar aire. Recorrió su mano por mi cabello, y jaló mi cabeza nuevamente, y besó mi piel. Yo realmente no quería jugar, yo quería que me besara y quería capturar el momento, no quería ese sentimiento. Quería desaparecerlo, levantando su cabeza, presioné mis labios contra los suyos y los mordí.

Bueno así fue como empezó. Cuando abrimos nuestros ojos y nos miramos, los suyos estaban llenos de lujuria y deseo, sabía que los míos igual. Estaba duro y temblando por la represión de mis deseos y necesidades, mi jean apretado me estaba matando, y solo quería explotar, eso era genial, debí pensar eso por la droga en mi sistema sin mencionar la titánica cantidad de alcohol que había tomado.

De repente fue abrasador, el sudor que goteaba por mi rostro, y solo quise saltarle encima. Nunca había sentido eso en toda mi vida, me sentía como si…tuviera que vomitar, me alejé de él de un salto. Él se levantó de un brinco y fue corriendo tras de mi mientras yo iba corriendo por las escaleras del sótano hacia el baño. Vomité antes de llegar al baño, con mi mano tapando mi boca entré volando al baño desocupado y boté mis entrañas.

Cuando me di la vuelta, él estaba de pie junto a la puerta. ‘Estás bien’, preguntó preocupado. Tragando saliva, fui al lavado, luego de echarme un poco de agua al rostro y lavarme la boca lo miré en el espejo, sip mi cabeza se estaba aclarando.

‘Estoy bien,’ volteándome con mis dedos sujetos al borde del lavado le sonreí, él asintió y aclaró su garganta y sus ojos vieron por todas partes menos a mí. Una chica entró apresuradamente al baño, y me salvó, nos salvó. Rápidamente salí del baño hacia la entrada, hubiera manejado hasta allí pero sabía que iba a beber. Como siempre he hecho, llamé a Yoochun para que me recogiera.

De pie afuera, traté de recordar que fue lo que pasó, y todas las sensaciones que sentí. Las lenguas deslizándose, las manos en mi cuerpo y, ¡Woo! Fue tan solo ¡wow! No podía encontrar palabras para describir lo que pasó.



Al día siguiente en la escuela. Sentado en mi escritorio, hablando con Yumi, me di cuenta de algo. Teníamos clases juntos, y nunca lo había notado, ¡él! Cómo pasó eso, yo simplemente no lo sabía.

Mientras hablaba con ella, escuché.

‘Hombre estaba tan ebrio. No recuerdo nada. ¿Qué tal tú?’ Era la cara de Yunho, la otra persona con la que estaba hablando dijo igual de fuerte. ‘!Esa fiesta fue una bomba!’ y escuché el sonido de dos manos chocarse.

‘¡Hey! Yumi, tú también estabas ahí ¿verdad?’ Ella se dio la vuelta y le respondió a Yunho ‘si, estuve.’ Ella le sonrió, Yunho le hizo un guiño y dijo nuevamente.

‘Estaba tan ebrio. No recuerdo ni una sola cosa de lo que pasó.’

‘Yo también, fue solo una noche’, Yumi afirmó. Y él siguió preguntándole a la gente sobre la noche anterior, y siguió diciendo lo mismo, ¡Incluso me lo dijo! en el almuerzo, pero yo lo tomé como si nada después de todo. Yo recordaba lo que había pasado la noche anterior, y no era quien para decir que besé a un chico y lo disfruté mucho.

Pero me di cuenta que esa frase era algo, porque después de la segunda vez que nos besamos él dijo lo mismo.

4 comentarios:

  1. lo ame!!!!!!!!!!!!!! se convertira en uno de mis favoritos por q la historia es tan asddasdasd

    ResponderEliminar
  2. EEEEEEEEEEEEEEEE para mi que si recordaba todo lo que hizo nomas que se estaba asiendo el amnésico y bien que se comió a jae y no recordar nadie ni el se lo cree aaaaaaaaaah me encanto espero el siguiente capitulo hasta pronto bye

    ResponderEliminar
  3. Actu please!!! se quedó muy interesante~ ya me enganche con este fic ^^

    ResponderEliminar
  4. Es muy interesante, pero lo de "no final feliz" no me gusta....aún así me Arriesgaré y lo leeré....es muy bueno como para no leerlo...Gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD