Man I was so wasted. I don't remember a thing - Cap. 2

5 comentarios
“El verano comenzó”

La siguiente fiesta, y la siguiente vez que pasó. Danhee fue quien hizo la fiesta, y como siempre las chicas prácticamente me forzaron a ir, por supuesto que les pregunté a mis padres antes de ir, y si hubieran dicho que no pues no hubiera ido. No es como si fuera a morir de todas formas.

Ellos dijeron que si podía ir, prácticamente podía hacer todo siempre y cuando pasara los cursos con más de C, y fuera a la escuela, como si no me pudiera escapar. Y no convertí en un hábito el festejar cada noche, usualmente iba a fiestas tres veces al mes, y ese mes era mi cuarta vez. Fui porque, no lo sé, sabía que Yunho estaría ahí y supongo que quería verlo nuevamente, y tal vez podríamos besarnos otra vez, podríamos volver a capturar esa sensación, al juntarse nuestros labios, era simplemente que quería sentirlo otra vez.

Cuando Yoochun me dejó, se empezó a quejar. ‘¿Por qué tengo que volver a casa? Dios parece que están divirtiéndose. ¡Yo también quiero ir, Jaejoong!’

‘Qué’, respondí saliendo del auto. ‘Dile a mamá que me debería dejar ir a la fiesta contigo, y supervisarte’.

‘Pero no podría beber Yoochun, porque tú te tomarías todo el licor.’ Apretó los dedos al volante, mientras ponía los ojos en blanco. Me dio una sonrisa descarada, ‘te odio’.

Sonriendo, antes de cerrar la puerta dije. ‘¡Yo también te quiero!’ y la cerré con una gran sonrisa, me despedí de él con la mano, y él hizo el mismo gesto de vuelta con una sonrisa decorando su rostro. Al momento en que entré a la casa, un grupo de chicas volaron a mi lado, con sus vasos de plástico llenos de licor en la mano.

Miré alrededor buscándolo, y no lo vi. Encogiéndome de hombros, fui a bailar y beber, y comí algunos brownies, no eran brownies normales. Estaba volando como un demonio mientras caminaba rumbo al baño, cerré la puerta, y fui al lavado, luego de echarme agua a la cara levanté la cabeza al escuchar la puerta ser abierta, miré al espejo y nuestros ojos se encontraron. Fuegos artificiales explotaron en mi interior, y no pude evitar que mis labios temblaran con una ligera sonrisa, la cual rápidamente borré.

‘Hola’, dijo con un pequeño vaso de plástico en su mano. No sabía si estaba ebrio, y no me importaba porque no pensaba besarlo nuevamente. O así pensaba, incluso si lo quería besar, no se lo pediría, no podía aunque esa era la razón por la cual me encontraba allí para empezar y tenía tantas ganas de sentirlo. Apagué mis ganas y me di la vuelta. ‘Hola’, sonreí, secando mis manos con la toalla que estaba puesta sin cuidado sobre el colgador. Luego de secar mis manos, las metí en mis bolsillos y lo miré, mientras estaba de pie. Estuvimos allí de pie mirándonos durante un rato antes de que él se metiera y cerrara la puerta, eso me tomó por sorpresa aunque lo había estado deseando. Solo quería que me tocara y me dejara tocarlo, y me besara como la última vez. Eso era todo lo que podía pedir, lo necesitaba y habría hecho cualquier cosa para tenerlo.

Era como si pensáramos lo mismo porque ambos nos acercamos. Mi mano se deslizó por su cuello, y una de las suyas me sujetó la cabeza. Mientras que la otra descansaba sobre mi hombro, me tomó y jaló contra su cálido cuerpo, su aliento cálido sopló sobre mi boca separada, y antes de que cerrara los ojos pude ver la lujuria y el deseo que había en los suyos, ardiente y llameante, como un volcán a punto de explotar.

Presionó su boca contra la mía, se acomodó y deslizó su lengua dentro de mi boca. Empezamos a besarnos. No sé cuánto tiempo nos besamos todo lo que sé es que mi espalda estaba contra la pared y mis piernas estaban alrededor de su cintura y su mano bajo mi camiseta. Nos besamos, tocamos, e hicimos otras caricias, besamos el cuello del otro, el lóbulo de su oído, eso fue suficiente para hacer hervir nuestra sangre.

Estaba duro y listo para hacerlo, él también pero algo nos detuvo. Si no hubiera sido por los continuos golpes en la puerta, hubiéramos seguido atrapados en los brazos del otro, besándonos. Cuando nos separamos, luego de tomar aire, le abrimos la puerta a un chico, nos miró por un momento antes de volar al baño y vomitar. Salimos rápido, y fuimos por caminos separados por el resto de la noche.

Esa noche no pude parar de pensar en él, el beso, la forma en que me tocó. La sensación de su cabello entre mis dedos, su aliento contra mi cuello cuando me mordía allí, y las grandes marcas que dejó las cuales noté a la mañana siguiente mientras me lavaba los dientes. Su voz, sus dedos, manos, todo de él era intoxicante y yo quería más y más de él.

Al día siguiente en la escuela hizo lo mismo. Las mismas palabras, como si lo hubiera escrito. Preguntó, ‘sí que fue toda una noche ¿no? Hombre estaba tan ebrio. No recuerdo nada’, y todo lo que pude hacer fue gruñir en mi interior, me di cuenta que él sabía lo que había pasado anoche. Solo se estaba asegurando que nadie recordara o nos hubiera visto, y en ese momento pensé que él era un cobarde. Él se veía de la forma en que quería que la sociedad lo viera, debí ser más cuidadoso con mi corazón. Pero si todos pudiéramos proteger nuestro corazón cuando es más necesario, entonces nadie se enamoraría nunca.


Esto siguió así por siete meses, siete meses, y antes de que me diera cuenta ya era el último día de clases. Y la última fiesta del año escolar que nosotros los del 11vo año tendríamos. En la escuela aun no nos hablábamos, incluso ni nos mirábamos, pero aun así nos enredábamos. Cada vez nos acercábamos más a hacerlo, no lo hacíamos, incluso nos hicimos mamadas, pero luego actuábamos como siempre, ignorarnos era muy fácil, pero yo estaba enamorándome, y enamorándome de verdad. Yo quería que él hiciera algo. Yo quería hacer algo pero ¿qué? ¡¿Qué?! Yo simplemente no sabía, así que decidí ir a esa fiesta, Yoochun también iría ya que ya no estaba castigado y yo estaría ahí para asegurarme que no fumara o se drogara, y no tomara en exceso.

Ahí estaba yo sentado en una esquina de la oscura sala, la fiesta no era en el sótano, sino en toda la casa. La gente estaba en la piscina en el jardín trasero, algunos teniendo sexo, o besándose, tomando y bailando. Era divertido, porque desde ese momento ya no éramos menores. Y festejamos toda la noche, el último día de clases y al siguiente otoño, seríamos los reyes, los perros mayores. Podíamos tomar, tener sexo y diversión hasta el amanecer- bueno hasta que fuera hora de largarnos e ir a casa.

Ahí fue cuando lo vi, entrando a la casa con sus shorts mojados, y un cigarro entre sus dientes, sonriéndole a una chica mientras levantaba su vaso plástico. La chica fue hacia él, le dijo algo y bajó su mano y dio un sorbo al vaso, se dieron un beso rápido. Mi corazón dolió, ¿cómo pudo? Pero yo sabía la respuesta, él podía todo lo que quisiera. Yo no era su dueño, no estábamos saliendo solo tonteábamos, como él lo estaba haciendo con esa chica, le dio la hierba a un chico y se fue a bailar.

Una chica empezó a frotarse contra él, y no lo pude soportar más. No podía soportar verlos, me levanté y salí. Me senté en una esquina oscura levanté mis piernas y las abracé. Quería llorar, pero antes que pudiera hacerlo me encontré a mí mismo jalando el pasto del suelo y tirándolo. No había bebido en toda la noche, porque iba a manejar de regreso y ahí estaba yo vomitando. Pero las lágrimas no salían, aunque me quemaran los ojos.

‘Hey, ¿estás bien?’ Temblé al oír su voz. No era ese temblor agradable, era uno de disgusto, él se agachó a mi lado y empezó a frotar mi espalda. Retrocedí lejos de él, me levanté. Él me miró, y debido a que estaba oscuro, todo lo que pude ver fue su silueta, eso era todo lo que la luz me permitía ver, ya que el poste de luz estaba lejos de donde estábamos.

Apoyó su mano en su rodilla doblada y se levantó, mientras mantenía sus ojos sobre mí. ‘¿Estás bien? ¿Qué pasa?’ volvió a preguntar, y yo estaba clavado al lugar donde estaba parado, no me podía mover y me sentía atraído a él. Él y yo, no nos veríamos durante todo el verano, y bueno yo estaba enamorado de él.

Yo nunca había besado a un chico antes de él, nunca me había enamorado antes de él, y ahora me fijaba en él, él era un jugador y ¡por qué quería que quisiera y saliera conmigo! Era tan estúpido e irracional, quería ahorcarlo. Tragando saliva lo miré molesto, realmente quería hacerle daño, y luego me di cuenta. Él estaba ebrio, no solo ebrio también bastante drogado, por primera vez realmente estaba ebrio y drogado.

‘¿Estás bien?’ parpadeó y entrecerró los ojos, dio unos pasos vacilantes hacia mí. ‘Estás bien. Eso es lo que debería preguntarte yo a ti, y ¿estás bien? Pareces un poco…’ no pude terminar lo que estaba diciendo porque me besó. Su agarre en mi cuello era fuerte, como el acero, traté de soltar sus dedos. Pero me estaba besando realmente fuerte, más fuerte de lo normal, me presionó contra el lado de la casa y cerró su puño en mi cabello.

Me olio, y suspiró. ‘Te extrañé tanto’, dijo mientras mordisqueaba mi labio inferior. Rozó con su lengua mis labios, y yo me estremecí, esta vez era un temblor placentero, se sentía tan bien. Pero quería saber qué éramos, jalando su cabeza, le pregunté:

‘Yunho, ¿qué-qué somos?’ me alejó, pero en vez de besarme me abrazó muy fuerte. Como si me aplastara, no podía respirar pero no quería que me dejara ir, solo quería que me abrazara más fuerte, aunque me matara. Finalmente aflojó su abrazo, me besó suavemente en los labios dijo.

‘No lo sé, te voy a extrañar.’

‘¿Qué?’ pregunté confundido, había escuchado lo que dijo, no significaba nada. Solo estábamos tonteando, nosotros no íbamos a estar juntos. Qué estaba pensando, mi cuerpo se enfrió y quise ir a casa. Empujándolo me alejé, nunca miré atrás para asegurarme que no hubiese caído sabiendo que estaba tan tambaleante. Fui a buscar a Yoochun, lo encontré besándose con una chica, ella estaba usando un bikini minúsculo y él estaba mojado de pies a cabeza, al igual que ella. Jalándolo de la oreja lo saqué de ahí.

‘¡Qué haces!’ chilló cuando estuvimos afuera, no le respondí y seguí caminando. Corrió hacia mí y me jaló del hombro, me di la vuelta hacia él. ‘Regresa ahí y te irás caminando a casa’, con eso me di la vuelta y seguí caminando hacia la camioneta. Él estaba sorprendido, pero había oído mi tono frío y corrió hacia mí, sabía que iba enserio. Y así iniciaron mis vacaciones de verano.

5 comentarios:

  1. ¿Qué pasa con Yunho? ¿acaso no recuerda los morreos con JJ o no quiere hacerlo? ¬¬ que muchacho pa' lo más extraño~

    Ay Joongie, de quién todavía te vienes a enamorar T.T

    Gracias por actualizar~ me encantó este capítulo ^u^

    ResponderEliminar
  2. Omg
    Yunho se hace el idiota bien q sabe q hace con jaejoong y se droga y pone ebrio x lo mismo


    Pobre jaejoongie
    Ojala solucionen algo

    ResponderEliminar
  3. que pena que todo termine así sin una respuesta sincera para jae este yunho aun drogado o borracho si sabe muy bien que esta a siendo con jae nomas que lo toma de pretexto para que no se den cuenta de que esta enamorado de otro hombre pues se a de creer muy macho mmmmmmmmmmmmm sino por que siempre lo anda buscando y siempre es el el que besa a jae y lo extraña claro por que lo quiere como jae a el no seas tonto yunho y ya dile que lo quieres para que no sufra ninguno de los dos por no estar juntos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10/16/2013

    Asi es como imagino la relación de Yunho y Jae en el mundo real XD

    ResponderEliminar
  5. Que mal! Yunho sólo juega con el, digo no se puede esperar una relación sería con el mariscal de campo, pero por Dios! Al menos que no sea tan grosero y cínico! Esta lastimando a Jae, y hace que piense que es un cobarde. Lo es?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD